Súper Gen Divino – Capítulo 756: Puñetazo Trueno Sónico


Sexto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

La última vez que Han Sen vio Puñetazo Trueno Sónico, quiso comprarlo. Pero en ese momento, buscaba habilidades para ser usadas por su otro yo, Dollar. Por lo tanto, terminó comprando el Puñetazo Disco Elefante.

Esta vez, Han Sen era libre de comprar Puñetazo Trueno Sónico para él mismo, en el Pabellón Santo. Habiendo hecho eso, estaba ansioso por comenzar a practicarlo.

Han Sen leyó las instrucciones de Puñetazo Trueno Sónico y se dio cuenta de que principalmente causaba daño usando el poder elemental del trueno. En las instrucciones, sin embargo, se detallaba que se podía aumentar su potencial fusionando el trueno con el elemento sónico.

La mayoría de la gente sólo podía llegar a poseer y ejercer un poder elemental. Se sabía que los evolucionados más talentosos poseían dos elementos diferentes, pero Han Sen nunca antes había visto la combinación de los elementos trueno y sónico utilizada.

Han Sen podía simular los poderes de trueno del zorro plateado y el poder sónico de Tañido Fúnebre, así que nada le impedía intentarlo. Con esos dos poderes elementales combinados como base para su Puñetazo Trueno Sónico, Han Sen tenía grandes expectativas.

Después de comprar la habilidad y su solución genética, Han Sen no dudó en tragársela a la primera oportunidad que tuvo. Simuló el elemento del trueno del zorro plateado y se puso a practicar.

Han Sen había pasado la mitad del día entrenando, y su cuerpo ya empezaba a zumbar con la estática. Cuando movía sus puños, crepitaciones y chispas de electricidad saltaban y se movían.

Pero la fuerza del trueno permanecía en su cuerpo, no podía dispararla como un proyectil.

Durante los siguientes ocho días, Han Sen practicó frenéticamente Puñetazo Trueno Sónico en la ciudad de Yellowstone. Usando el elemento del trueno como base, sólo le tomó tres días para completar el aprendizaje de la habilidad.

Pero no tendría sentido usar el Puñetazo Trueno Sónico tal como estaba. Su poder en bruto era similar al de Puñetazo Disco Elefante, y por lo tanto no sería suficiente para dañar a la hada.

Sin embargo, mientras Han Sen simulaba su poderes sónico y de trueno, surgió un problema. Cuando Han Sen lanzaba ambos elementos, le resultaba difícil combinarlos en el Puñetazo Trueno Sónico al que aspiraba.

Han Sen podía usar su elemento de trueno para lanzar el Puñetazo Trueno Sónico, y podía usar su elemento sónico para lanzar el Puñetazo Trueno Sónico, con cada uno de ellos adherido a su respectivo elemento y cualidades.

Pero a pesar de las veces que lo intentara, Han Sen no podía conseguir lanzar Puñetazo Trueno Sónico bajo la fusión de los elementos trueno y sónico.

Tratar de encontrar las proporciones y el equilibrio correcto era difícil.

Han Sen convocó a Ángel Santa y lo practicó con ella, esperando que pudiera ganar suficiente experiencia para mejorar.

Zhou Yumei estaba aburrida, mientras se sentaba en el banco de la plaza. Cada día, todo lo que había para entretener sus ojos era Han Sen practicando y entrenando sus habilidades con la Ángel Santa. Ella no entendía por qué Han Sen todavía requería tanta práctica, a pesar de su ya increíble fuerza.

Ella realmente quería que Han Sen le mostrara una salida, ya que él se escabullía a la Alianza por su cuenta con frecuencia.

Zhou Yumei había pedido eso muchas veces, sin éxito. El método de Han Sen para regresar a la Alianza, sin embargo, era simple. Cada vez que quería regresar, convocaba a su Ángel Santa y hacía que contuviera al espíritu del salón espiritual. Mientras estaba ocupado, Han Sen podía marcharse corriendo a través del teletransportador.

Y a pesar de sus repetidas súplicas, Han Sen se negó a llevarla con él. Cada vez que regresaba, lo hacía en posesión de una abundancia de bocadillos. Sin embargo, no eran regalos para ella. De hecho, eran lo contrario. Por un precio muy alto, le vendía esos bocadillos, y la cantidad se anotaba como una deuda en su contrato como una cuenta.

“¡Qué hombre tan horrible!” Zhou Yumei masticaba los bocadillos que no podía rechazar, mientras miraba con desdén a Han Sen y a la Ángel Santa.

De repente, sonó un gran trueno. El puño de Han Sen lanzó un rayo como un sol plateado.

El puño demoledor se clavó en un pilar de un metro de ancho y un metro de grosor. Fue aniquilado.

Una réplica siguió al aterrador golpe, que hizo temblar a Zhou Yumei para que dejara caer sus bocadillos por todo el suelo. Sus oídos zumbaron y su energía fue perturbada. Cayó al suelo, escupiendo sangre.

Tardó un rato en ponerse de pie, y sólo pudo hacerlo cuando su energía empezó a volver a la normalidad y el sonido se había disipado. Miró a Han Sen, que miraba sorprendido a su propio puño.

Puñetazo Trueno Sónico, ¿eh?. Parece que finalmente le he cogido el tranquillo. La combinación de los elementos sónico y trueno es realmente bastante feroz. Dejando a un lado el aumento del daño, parece que puedo incluso perturbar el flujo de energía de mis oponentes. Este golpe es casi tan poderoso como el Golpe del Elefante-Rex.” Han Sen estaba encantado. Después de su constante práctica, finalmente había completado su entrenamiento de Puñetazo Trueno Sónico.

Sin embargo, había un aspecto negativo, el golpe le drenaba todo su poder. Costaba incluso más que el Golpe del Elefante-Rex. A pesar del constante abastecimiento de energía por parte de Fuerza Sol de Jade, todavía tenía escasez.

Pero eso hizo poco para obstaculizar su excitación. Si ese golpe podía perturbar el flujo de energía de la pequeña hada, abriría la posibilidad de un fiero ataque de la Ángel Santa. Con un poco de suerte, eso sería suficiente para vencerla.

Han Sen se tomó un descanso. Todavía quería practicar un poco más, pero por el momento, tendría que esperar a que su energía regresara.

Sólo logró realizar su golpe deseado una vez. Era demasiado arriesgado salir ahora, esperando que su próximo intento también fuera un éxito. Tenía que asegurarse, sin importar el tiempo que le tomara, de que había perfeccionado la ejecución de Puñetazo Trueno Sónico.

Zhou Yumei se sentó en la cima de una torre de piedra, viendo a Han Sen practicar en la distancia. Después de lo que pasó la última vez, no quería sentarse muy cerca de donde él estaba entrenando.

Aunque Han Sen no hablaba mucho con ella, y no era amable cuando lo hacía, ella apreciaba la compañía que tenía. Estaba encantada de no estar sola en esa ciudad desierta.

Tenía la sospecha de que el hombre estaba obsesionado con el combate. Eso le deprimía un poco el espíritu, y esperaba que él pudiera tomarse un tiempo libre de vez en cuando para pasar un rato con ella, o al menos para hablar un poco.

Obviamente, Han Sen estaba más interesado en practicar una habilidad de combate que en interactuar con ella. Practicaba la habilidad todos los días, y sólo hablaba con ella brevemente durante sus descansos. Sin embargo, esos pequeños trozos de conversación eran los momentos más felices y brillantes de su día.

Ese hombre era capaz de tomar sus preocupaciones y tirarlas a la basura, pero al mismo tiempo, también podía hacerla sentir triste.

Recientemente, ella había notado que su dedo anular ya no estaba vacío, tenía un anillo puesto. Ver eso la hizo enojar.

De repente, otro fuerte rayo rompió los cielos. A pesar de que estaba sentada a una buena distancia, todavía tenía que poner sus manos sobre sus oídos mientras la energía dentro de su cuerpo sucumbía a la confusión.

Después del fuerte ruido, Zhou Yumei inmediatamente corrió hacia él. Sabía que cada vez que Han Sen lanzara ese puñetazo, necesitaría un largo descanso.

“¡Oye! Entonces, ¿qué clase de habilidad estás aprendiendo? Se ve un poco patética, ¿no es así? ¿Qué hace, asustar a la gente con un salto? ¿Qué tal si me dejas enseñarte algunas habilidades reales?” Zhou Yumei corrió directo a Han Sen y habló en un tono orgulloso.

Han Sen le sonrió pero no dijo nada. La mujer ya estaba en sus veintes, pero su personalidad aún no se había puesto al día, era un poco infantil, pensó.

Viendo a Zhou Yumei así, Han Sen tuvo un recuerdo de sus días de niño. Recordaba cuando una vez intimidó a una chica, todo porque le gustaba.

“Estoy bien, gracias. Me temo que no tengo tiempo para practicar tus verdaderas habilidades.” Dijo Han Sen fríamente. Ya podía lanzar Puñetazo Trueno Sónico perfectamente, y una vez que su energía se hubiera recuperado esta vez, se iría. Iba a intentar su siguiente pelea contra el hada.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s