Súper Gen Divino – Capítulo 753: Cazador de Dioses Luo


Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Todo el mundo estaba quieto. Todo el salón estaba en silencio y muerto, se podía oír caer un alfiler.

La familia Ji era muy noble y muy religiosa. El abuelo Ji poseía la más alta autoridad y liderazgo. Nadie podía creer que estaban viendo a esa venerada figura arrodillarse entre lágrimas ante la madre de Han Sen. Y a pesar de su desafío, la llamó ‘Dama’

Incluso Han Sen estaba petrificado. No esperaba que el jefe de la familia Ji llorara frente a su madre como un niño.

“¿Quién es usted?” Luo Sulan parecía un poco preocupada, con el hombre delante de ella. Extendió su mano e intentó levantarlo. Sus labios se levantaron un poco cuando habló, lo que le indicó a Han Sen que estaba mintiendo, y de hecho sabía quién era él.

“Dama Lan, soy Ji Yanwu. Soy el tercer hermano. Hace treinta y cuatro años, tuve la suerte de encontrarla en el Pabellón del Agua Celestial. Sólo tenías once años, y estabas al lado del Señor Haitang. Si no estuvieras usando el broche del Sagrado Corazón Haitang ahora mismo, casi te habría faltado el respeto. Por favor, perdóname.” El abuelo Ji todavía no se levantaba.

“¡Ah, es el tercer tío Ji! ¡Levántate! No puedo aceptar tal reverencia hacia mí. Me disculpo por no reconocerte, porque en ese entonces aún eras un joven con cabello negro. No puedo creer que en todos estos años, ahora soy una mujer de mediana edad. Además, el tiempo le ha quitado el color a su cabello.” Luo Sulan ayudó a levantar al abuelo Ji.

El abuelo Ji, de vuelta en sus dos pies, preguntó emocionado, “Dama Lan, ¿cómo está el señor Haitang?”

“El cuerpo del abuelo aún está sano, pero se está haciendo viejo y no sale mucho.” Luo Sulan sonrió débilmente mientras hablaba.

Ver al abuelo Ji charlar con Luo Sulan desconcertó a la familia Ji, y de repente no entendieron lo que estaba pasando. Incluso Han Sen estaba desconcertado, su boca estaba abierta de par en par, asombrado.

“¿Por qué la familia de mi madre de repente parece tan poderosa? ¿Realmente provengo de una familia rica? ¡No puede ser! Si lo fuera, ¿por qué crecería en tal pobreza? Muchas veces, casi perdemos nuestra casa.” El corazón de Han Sen ahora rebosaba de innumerables preguntas.

“¿Este niño es tu hijo?” El abuelo Ji miró a Han Sen con ojos exuberantes y amables. Lo miró más brillantemente que a sus propios hijos.

“Sí, este es mi hijo. Su nombre es Han Sen.” Luo Sulan sonrió y le dio a Han Sen otra presentación.

“No es de extrañar que sea tu hijo. Es un chico tan inteligente, y ha logrado tanto a su edad relativamente joven. Su futuro será de grandeza, y es una magnífica fortuna que Ji Yanran se case con él.” El abuelo Ji felicitó a Han Sen como si fuera la persona más inteligente del universo.

“Padre, ¿quién es este?” Ji Ruozhen no podía permanecer más tiempo en silencio. Quería entender mejor la familia con la que se iba a casar su hija.

No era sólo Ji Ruozhen quien quería una explicación, eran todos los presentes. Todos miraban a Han Sen y a su madre con perplejidad, ya que lo que acababa de suceder en los últimos minutos era demasiado difícil de creer. Ahora, realmente querían saber quién era la madre de Han Sen para que el abuelo Ji se comportara así.

“Ruozhen, vamos a convertirnos en familia de la Dama Lan. Todos ustedes deben ser amables entre sí.” El abuelo Ji se veía completamente encantado, y continuó diciendo, “¡Somos tan afortunados!”

“Padre, ¿quién es el Señor Haitang?” Ji Ruozhen conocía bien a su padre, y su comportamiento no sería tan exuberante si fuera un cualquiera. Para incitar tal reacción, la persona a la que se refería tendría que ser alguien de estatus legendario o mítico.

Los ojos del abuelo Ji parecían complicados ahora, como si se asomaran a su propio pasado lejano. Era como si estuviera en un sueño feliz, haciendo un viaje por el camino de sus recuerdos. “Su nombre puede no ser uno que despierte los recuerdos, pero sabes quién es. Hace mucho tiempo que protege a esta familia. En solitario, llegó a la cuarta zona e incluso reclamó un refugio para sí mismo en la zona de los semidioses.”.

“¿Cazador de Dioses Luo?” La cara de Ji Ruozhen cambió repentinamente. Antes de que pudiera decir algo más, ya estaban saliendo gritos de varios rincones de la audiencia de Ji. Todos miraban a Han Sen y a su madre con una tremenda conmoción.

La cuarta zona no era un lugar para humanos comunes. Las élites de los semidioses sólo podían arañar una existencia allí. En al cuarta zona, a lo largo de la historia, los humanos sólo habían logrado reclamar diez refugios para sí mismos. Los humanos de clase semidiós sólo usaban esos lugares como refugios, para poder permanecer vivos.

Nueve refugios de semidioses humanos fueron el fruto de un esfuerzo cooperativo entre muchas facciones diferentes de la Alianza. Pero uno de esos refugios fue reclamado en solitario, por un semidiós humano. Luchó por él durante cuatro días y cuatro noches. Esa persona era un enigma, y la mayoría de la gente sólo conocía su apellido. Prefería ir solo, y no amaba nada más que matar a seres que eran más grandes que él. Con el tiempo, esto le valió el título de ‘Cazador de Dioses Luo’.

Aunque Cazador de Dioses Luo era una persona violenta con una personalidad extraña, era un protector. Y aquellos que le juraron lealtad a él recibirían su tutela.

“En aquellos días, salimos de caza. Fuimos a tomar un refugio de la realeza en la tercera zona de El Santuario de Dios, yo con algunos tíos. Salimos victoriosos, pero sólo por un breve tiempo. Nuestra propiedad de ese lugar duró durante diez días antes de que ocurriera la cosa más miserable. Una bestia descendió de los cielos y arrasó con nuestro nuevo hogar. Abrumó las fuerzas de nuestro refugio, y tan demoníaca era esa criatura, que no parecía probable que nuestra combinación pudiera matar o incluso detener su ataque. Yo y dos mil miembros de mi familia parecía que íbamos a ser asesinados por esa cosa, pero fue cuando el señor Haitang apareció. Vino solo y con un solo golpe, le cortó la cabeza a ese monstruo. La familia Ji se salvó. Sin el señor Haitang, no habría familia Ji. No estaría vivo ahora mismo, si no fuera por ese hombre.”

El abuelo Ji miró las caras de su familia y dijo, “El señor Haitang salvó a nuestra familia.Si alguien aquí no trata a la Dama Lan con el respeto que merece, será sujeto a la disciplina familiar.”

Ji Ruozhen y todos los demás rápidamente estuvieron de acuerdo, pero en sus corazones, pensaron, “¿No fuiste tú el que se presentó, hirviendo de rabia al principio?”

Han Sen sintió que estaba soñando. Hace diez minutos, la familia Ji estaba acosando a su madre. Ahora, todos la estaban alabando.

Al ver a su madre rodeada de repente por gente que la miraba como a una diosa, no pensó que lo que estaba viendo era real.

“¿Mi madre es realmente la hija de Cazador de Dioses Luo?” La cabeza de Han Sen estaba llena de preguntas.

Las discusiones sobre el compromiso se reanudaron, y parecían ir bien. El abuelo Ji se hizo a un lado, escuchando atentamente. Al final, Luo Sulan tenía la última palabra en todo. La familia Ji no se opuso a un solo deseo suyo.

El abuelo Ji le dio una invitación para quedarse a dormir, pero ella rechazó la oferta. Así que, más tarde, Han Sen y su madre dejaron la casa de la familia Ji juntos. El abuelo Ji se aseguró de que todos los miembros de la familia se despidieran con cariño al entrar en su nave.

“Mamá, te has estado escondiendo mucho de mí.” Ahora, cuando sólo estaban ellos dos, Han Sen comenzó su interrogatorio.

Luo Sulan simplemente sonrió en respuesta, diciendo, “¿Qué te he ocultado?”

“Nunca me dijiste que mi abuelo era el Cazador de Dioses Luo.” Han Sen estaba ansioso por saber más.

“No lo oculté, supongo que nunca hablé de ello. Si quisieras saberlo, te lo habría dicho.” Luo Sulan parpadeó.

Han Sen no supo qué decir en respuesta. Después de unos momentos de silencio, tenía una pregunta que quería hacer. “Si tu familia es tan poderosa, ¿cómo pudimos ser intimidados por nuestros segundos tíos y tías?”

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s