999 Alterna: Capítulo 8: Zero, la mente maestra



Parte 1

Corrimos detrás de Seven, por el pasillo. En poco tiempo, una vista familiar apareció a nuestra izquierda: la escalera central. Cuatro placas de hierro en forma de abanico sellaron el techo, lo que significaba que Ace solo podría haber escapado escaleras abajo.

―¡Junpei, la Cubierta E! ―Akane gritó desde atrás―. ¿Recuerdas esas barras de hierro cuando bajamos a la Cubierta E? No podíamos pasarlas en ese entonces, pero ahora …

Pensé en lo que habíamos visto. Las barras de acero estaban pintadas de índigo. ¿No era del mismo color que la llave que encontramos en la sala de control?

―¿Quién tiene la llave índigo?

―Lotus.

Por lo tanto…

―¡Démonos prisa!

Bajé corriendo las escaleras de dos en dos. Mientras me movía, eché un vistazo al reloj del rellano. Eran las 4:45. Solo quedan 75 minutos.

Llegamos al ascensor, cuya pantalla mostraba que estaba detenido en “E”. Los dos deben haber bajado a la Cubierta E.

―Oye, ¿no se supone que la Cubierta E esté bajo el agua …? ―Seven preguntó.

Lamentablemente, no hubo tiempo para explicar la situación. ―¡No te preocupes, solo date prisa! ―Respondí, empujando a todos al ascensor. Entré al último y presioné el botón E sin demora.

La jaula inició su lento descenso. Seven debió haber dudado de mis palabras, mientras abría la boca para prepararse para respirar profundamente.

Después de un rato, el ascensor llegó a la Cubierta E. Todos salimos a trompicones del ascensor.

―No puedo creerlo. ¿La Cubierta E está realmente bien? ―Seven dijo, mirando alrededor con los ojos bien abiertos en estado de shock.

Los demás reaccionaron de manera similar. Eso era natural, ya que habían llegado a la conclusión de que este piso estaba completamente sumergido.

Tal como había sospechado Akane, ahora parte de los barrotes que habían estado bloqueando el camino estaban abiertas, abriendo un camino a seguir. Pasamos por los barrotes y continuamos por el pasillo. Mi corazón palpitaba, impulsado por una extraña mezcla de esperanza y miedo. Por otro lado, me temblaban las rodillas, pero no por la emoción.

Solo entre tres y cinco personas podían entrar por una puerta numerada. Incluso si pudiéramos alcanzar a Ace y Lotus, solo un máximo de cinco personas podrían seguir adelante. Por lo menos, dos de nosotros nos quedaríamos atrás. Cuando llegue ese momento, ¿podremos mantener la calma?

Finalmente, llegamos al final del pasillo. Ante nosotros había dos puertas de madera, una recta al frente y otra a nuestra izquierda. Akane intentó abrir la del enfrente, pero no se movió. A continuación, miré la puerta a la izquierda. Golpeé mi cuerpo contra ella con toda la fuerza, y cedió mucho más fácilmente de lo que había imaginado, provocando que cayera en la habitación.

―Ow … ―Un dolor agudo palpitó en mi mejilla; debe haberse raspado contra el suelo. Mientras aún estaba acostado de espaldas, dejé escapar un pequeño gemido.

El techo era bastante alto y se extendía decenas de metros. Los paneles geométricos de vidrieras incrustadas brillaban intensamente.

Mientras me frotaba la mejilla, me senté y miré a mi alrededor. Un altar con una cruz blanca a un lado de la habitación fue lo primero que me llamó la atención. Una especie de ataúd descansaba en un rincón cercano.

―¡Suéltame! ―El grito de Lotus resonó desde el otro lado de la habitación.

Me di la vuelta y mis ojos se abrieron en shock.

Innumerables tubos plateados apuntaban hacia el techo, era un órgano de tubos. Había visto uno similar antes en la capilla de mi barrio.

Un monitor grande, de aproximadamente un metro de alto y tres metros de largo, se colocó a la izquierda del órgano.

[4121]… [4120]…

Los números de cuatro dígitos descendían en silencio. Lo más probable es que mostrara cuántos segundos nos quedaban. Aproximadamente 68 minutos.

A la derecha del órgano había una puerta numerada. Como las anteriores, la enorme puerta doble de hierro se mantuvo firme con un aire imponente.

Garabateado en la puerta con pintura roja estaba el número [9].

Ace y Lotus se pararon frente a él. Ace tenía una mirada frenética en su rostro, mientras intentaba repetidamente tirar de la palanca del <RED>.

―¡¿Por qué?! ¿Por qué no abre? ―Ace gritó con impaciencia. Con su atención centrada en tratar de abrir la puerta, no se dio cuenta de que el resto de nosotros nos habíamos reunido en la habitación.

Ésta era nuestra oportunidad.

Intercambié miradas con Seven y ataqué en el momento en que Ace bajó la guardia. Seven derribó a Ace al suelo y yo le quité el cuchillo de la mano.

―¡Lotus, por aquí! ―Akane gritó, poniendo a Lotus a salvo lejos de Ace.

Logramos tomar la delantera.

―¿Por qué? ¿Por qué…? ―Incluso mientras Seven sujetaba los brazos de Ace, Ace murmuró repetidamente para sí mismo, con los ojos bien abiertos.

―Oye, Junpei, préstame tu chaqueta. ―Dijo Seven.

Me quité la chaqueta y se la entregué. Con el cuchillo, lo cortó y lo usó como una cuerda para atar los brazos y piernas de Ace. Eso le impidió interferir con cualquier otra cosa.

Como si hubiera perdido el ánimo, Ace bajó la cabeza y continuó murmurando: ―¿Por qué? ¿Por qué?― a él mismo.

―Finalmente lo logramos. ―Dijo Seven, de cara a la puerta [9].

―Si.

Mientras un torrente de pensamientos se precipitaba a mi cabeza, al mismo tiempo, mi cuerpo se tensó. Solo cinco de nosotros podríamos sobrevivir. La verdadera batalla acababa de comenzar.

―¡Junpei, mira hacia allá! ―La voz de Akane resonó detrás de mí.

Me di la vuelta y miré en la dirección que estaba señalando.

―…¿Qué?

Dudé de mis propios ojos. Directamente frente a la puerta por la que entramos, en la pared opuesta, colgaba una cortina de encaje blanco. Se balanceaba con el viento que soplaba desde fuera de la habitación, levantándose para revelar lo que ocultaba.

Detrás había otra puerta numerada. Era una puerta lo suficientemente pequeña como para confundirla con una ventana. En su superficie, garabateado con pintura roja, estaba el número [9].

―… ¿Qué significa esto?

Instintivamente, nos quedamos mirando en silencio, estupefactos por la recién descubierta puerta [9].

Parte 2

Existía una segunda puerta [9].

Su tamaño y forma eran diferentes a los de las puertas numeradas que habíamos encontrado antes, pero había un <RED> adecuado instalado al lado.

―¿Por qué hay dos puertas [9]? ―Lotus preguntó en estado de shock―. ¿Podría ser que una es real y la otra una trampa?

―No lo creo. ―Respondió Akane, acercándose a la puerta cubierta por la cortina―. No sería propio de Zero introducir un elemento de suerte al final del juego.

―Apuesto a que ambas son reales. ―Agregó Santa―. Zero nunca dijo que solo hay una puerta [9].

Recordé las palabras de Zero.

―La salida está escondida en algún lugar de este barco. Busquen una puerta. Busque una puerta que lleve un [9].

Santa tenía razón; Zero no mencionó nada acerca de que solo había una puerta. Sentí brillar sobre nosotros rayos de esperanza.

―Entonces dividámonos en un grupo de tres y cuatro …

―Eso no funcionará. ―Dijo Clover, agachándose junto al altar. Señaló el suelo junto a ella―. Mira.

Me acerqué a ella y vi muchas operaciones matemáticas inscritas a sus pies. Usó su pendiente en lugar de un bolígrafo. La razón por la que no había dicho nada durante un tiempo fue probablemente porque estaba descubriendo todas las combinaciones posibles para abrir la puerta [9].

[1] + [3] + [5] = 9

Restante: [4] + [6] + [7] + [8] = 25

[3] + [7] + [8] = 18

Restante: [1] + [4] + [5] + [6] = 16

[4] + [6] + [8] = 18

Restante: [1] + [3] + [5] + [7] = 16

[5] + [6] + [7] = 18

Restante: [1] + [3] + [4] + [8] = 16

[1] + [3] + [6] + [8] = 18

Restante: [4] + [5] + [7] = 16

[1] + [4] + [5] + [8] = 18

Restante: [3] + [6] + [7] = 16

[1] + [4] + [6] + [7] = 18

Restante: [3] + [5] + [8] = 16

[3] + [4] + [5] + [6] = 18

Restante: [1] + [7] + [8] = 16

―¿Lo ves? ―Dijo Clover, señalando las operaciones―. Estas son las únicas ocho combinaciones posibles. No existe una combinación en la que ambos grupos tengan una raíz digital de [9].

―Así que, si tres personas avanzan por una puerta, cuatro se quedarán atrás, o si cuatro avanzan, tres se quedarán atrás … ―murmuré. Clover respondió asintiendo.

―¿Estás segura? ―Lotus preguntó dubitativa―. No pasaste nada por alto, ¿verdad?

No requirió pensar mucho para darse cuenta de eso. Para abrir una puerta [9], los números de los brazaletes del grupo deben sumar un múltiplo de nueve. En otras palabras, 9, 18 o 27. Dado que la suma de nuestros siete brazaletes era 34, si formamos un equipo con una suma de 9, los números de los brazaletes restantes sumarían 25. Eso haría una raíz digital de [7], que no podía abrir ninguna puerta. Hacer una suma de grupo de 18 dejaría 16. De manera similar, hacer una suma de grupo de 27 dejaría 7. Las raíces digitales de los grupos terminarían como [9] y [7] respectivamente, pase lo que pase.

―Mierda. Si tan solo estuviéramos todos aquí. ―Se quejó Seven.

Una conmoción pasó por mi cabeza. Seven tenía razón. Había dos puertas [9]. Eso significaba que los nueve que nos habíamos reunido en la escalera central al principio podríamos haber escapado.

Si los nueve nos hubiéramos dividido en grupos de cuatro y cinco, uno de esos grupos tendría una raíz digital de [9], entonces la raíz digital del otro grupo también sería [9].

―El Juego Nonario … fue creado para que todos pudieran escapar. ―Murmuré sin pensar.

Zero no estaba mintiendo. Nunca dijo que había solo una puerta [9]. Naturalmente, los jugadores atrapados en el juego comenzarían a pelear. Un equipo intentaría derrotar al otro mediante la traición, el engaño u otros métodos tortuosos. En ciertos casos, se puede derramar sangre o se puede producir una masacre.

Y luego, los jugadores que sobrevivieran finalmente llegarían a esta habitación y se darían cuenta de que había dos puertas [9], y, por lo tanto, cualquier asesinato no tenía sentido. Entonces serían asaltados por la culpa y se volverían locos. Esa puede haber sido la verdadera intención de Zero al realizar este juego.

―Oye, espera un minuto. ―Dijo Lotus a mi lado, mientras yo estaba en estado de shock―. No necesitamos llevar a ese bastardo, ¿verdad? ―Hizo un gesto con la barbilla hacia Ace, que colgaba la cabeza con las piernas y los brazos aún atados―. ¿No podemos llegar a algún lado con solo nosotros seis?

Entendí sus sentimientos. Sin embargo, incluso si fuera un hombre inmoral con la sangre de otros tres en sus manos, dejarlo atrás para escapar nos haría culpables del mismo crimen.

En realidad, sería imposible independientemente. Incluso si dejamos atrás a Ace, todo lo que haríamos sería limitar nuestras combinaciones posibles de ocho a cuatro. Sería imposible que los seis pudiéramos escapar.

Después de que le expliqué eso a Lotus, sus hombros se hundieron y se revolvió el cabello con frustración. Ella gritó: ―¡Odio todo esto! ¡Hemos llegado hasta aquí solo para morir!

―Oye, ¿qué pasa con el chico [9], Kubota? ¿No podemos usar su brazalete? ―Seven sugirió.

El rostro de Lotus se iluminó. ―¡Así es! ¡Me olvidé por completo de eso!

―Odio decirlo, pero eso no nos servirá de nada. ―Respondí, negando con la cabeza.

Tal como Ace había explicado en la sala de control, agregar [9] a cualquier número no afecta la raíz digital. Usar el brazalete [9] no cambiaría nada.

―¡Qué demonios! ―Lotus gritó, frunciendo el ceño a Ace―. ¡¿Qué tiene de todopoderoso el [9]?! ¡Es solo un número inútil!

―Si tan sólo mi hermano estuviera aquí … ―Clover murmuró con una mirada de dolor en su rostro.

Ella tenía razón. El número de brazalete de Snake era [2]. Si estuviera aquí, la suma de todos nuestros números de brazalete sería 36, ​​lo que haría posible dividirlo en dos grupos, cada uno con una raíz digital de [9].

Si solo Snake estuviera aquí …

No, espera.

Llevé mi mano a mi barbilla. ¿No le quitaron el brazalete [2] a Snake y lo movieron junto al hombre muerto en la sala de rayos X, Nijisaki? Si ese fuera el caso …

―¡Podríamos salvar a todos! ―Grité, causando que todos me miraran con perplejidad―. ¿No está el brazalete [2] en la sala de rayos X?

―Ah …

―¡Voy a correr a buscarlo! ―Antes de que las palabras salieran volando de mi boca, ya estaba saliendo de la capilla.

―Espera, yo también voy. ―Dijo Seven desde atrás.

―No, Seven, por favor quédate aquí y asegúrate de que Ace no intente hacer algo.

No podíamos bajar la guardia solo porque estaba atado. Si sucediera algo, Seven sería el único que podría hacer algo al respecto.

―¡Entonces iré contigo!

Giré mi cabeza y vi a Akane corriendo detrás de mí, jadeando pesadamente.

Parte 3

―Es muy peligroso. Quédate con todos los demás. ―Empujé a Akane hacia atrás después de presionar el botón de llamada del ascensor. La espantosa vista en la sala de rayos X sería demasiado para ella.

A pesar de mi advertencia, Akane infló su pecho y me miró directamente a los ojos. ―Me siento más segura cuando estoy contigo, Junpei. No quiero dudar de los demás, pero Zero podría estar entre ellos … y además …

Hizo una pausa y dio un paso hacia mí.

―¿Y además…?

―Hay algo que realmente quiero decirte. ―Murmuró.

―¿Qué es?

Tan pronto como pregunté, las puertas del ascensor se abrieron. Después de subir, presioné el botón hacia la Cubierta C. Pero por alguna extraña razón, no pasó nada. El botón no se iluminó como antes.

―Maldición. ¿Qué está pasando?

No importa cuántas veces presione el botón, nada cambió. Me volví más impaciente a cada segundo. Renunciando a la Cubierta C, probé el botón de la Cubierta D, esperando que eso funcionara en su lugar. Se iluminó correctamente y las puertas del ascensor se cerraron. La jaula inició su lento ascenso.

Dejé escapar un suspiro de alivio y apoyé la espalda contra la pared.

―Junpei, estás sangrando! ―Akane gritó con preocupación, tocando mi mejilla.

―¿Oh eso? Me raspé en el suelo cuando entré en la capilla.

―¿Estás bien?

―Es solo un rasguño. ―Dije, dándome una palmada en la mejilla―. ¡Auch! ―El corte fue más profundo de lo que pensaba, enviando intensas señales de dolor a mi cerebro. Hice una mueca de shock.

―No te esfuerces. No quieres contraer una infección. Déjame echar un vistazo más de cerca.

Akane de repente acercó su rostro al mío.

―O-Oye …

Un dulce aroma se deslizó por mis fosas nasales. Me quedé paralizado en el lugar, incapaz de mover un músculo.

Siento que esto ha sucedido antes …

Experimentando una extraña sensación de déjà vu, miré los labios brillantes de Akane en silencio.

―Sabes, algo así sucedió antes. ―Akane sonrió, como si hubiera leído mi mente―. ¿Recuerda? Fue justo antes de graduarnos de la escuela primaria …

Una escena pasó por mi mente.

Los dos estábamos sentados en lo alto de una pequeña colina. Contemplamos en silencio el sol de la tarde, que se ponía lentamente más allá del paisaje urbano distante.

―¿Estás bien? ―Preguntó Akane, con preocupación en su voz.

―Es solo un rasguño. ¡O-Oww!

―No estás bien en absoluto. Es porque eres demasiado imprudente. ¿Qué estabas pensando, enfrentándote a cinco estudiantes de secundaria así?

―Vamos, ¿qué más podía hacer? No podía dejar que se fueran.

Los recuerdos enterrados en lo profundo de mi cerebro se filtraron lentamente en mi conciencia, como una dulce melodía que fluye de una caja de música.

El incidente del asesinato de los conejos que ocurrió en nuestro último año de la escuela primaria. Sucedió el último día de nuestro primer periodo y dediqué todo mi tiempo libre a dar vueltas e interrogar a los adultos sobre el caso. Finalmente, a principios de marzo, pocas semanas antes de nuestra graduación, había determinado a los posibles culpables: una pandilla de estudiantes de secundaria.

Tan pronto como Akane y yo llegamos al parque, se rumoreaba que andarían por ahí, vimos a un grupo de estudiantes de secundaria junto a un arbusto empapando a un gatito con aceite.

―Qué cruel … ―Dijo Akane, cubriendo su rostro.

―Oigan, ¿qué están haciendo? ¡Paren! ―Mi cuerpo se movió antes de que pudiera sentir ira o miedo. Cogí al gatito y se lo arrojé suavemente a Akane.

―Después de que me arrojaste el gatito, corrí a la estación de policía más cercana y llamé a un oficial. Estaba realmente sorprendido. Tu cara estaba tan hinchada que parecía un globo. A pesar de que no podías estar de pie, todavía estabas tratando de agarrar a esos estudiantes de secundaria.

Miré hacia abajo.

―Mientras trataba tus heridas en la colina, te pregunté: ‘¿No pudiste escapar?’ ¿Recuerdas lo que dijiste? Dijiste, ‘No, podría haberme escapado’, como si nada estuviera mal.

―No, podría haberme escapado.

―¿Por qué no lo hiciste?

―No soy bueno para rendirme. No podría perdonar a esos matones por matar a esos conejos que eran tan preciados para ti. No estaría satisfecho hasta que se inclinaran ante ti.

―Supongo que sucedió algo así. ―Sonreí, rascándome debajo de la nariz. Fue un poco vergonzoso escuchar esa vieja historia.

―Junpei, no has cambiado nada desde entonces. Sigues siendo torpe, imprudente, demasiado confiado en los demás …

―¡Oye, ninguna de esas son cosas buenas!

―Oh, supongo que tienes razón. ―Akane sonrió―. Pero estoy aliviada de poder volver a verte.

De repente, miró hacia otro lado como si se tragara sus palabras.

―… ¿Akane?

―Um, yo … tengo una última cosa que realmente quiero decirte … ―Ella vaciló.

―No digas ‘última’ así. ―Esbocé una sonrisa―. Podremos vernos tanto como queramos una vez que esto termine.

―¿Eh?

―También tengo algo que quiero decirte. ―Apoyé una mano en el hombro de Akane y sonreí―. Simplemente no ahora. Te lo diré solo una vez que escapemos de este barco. Así que, por favor, espera hasta entonces para decírmelo a mí también.

―…

Akane me miró y asintió.

Con perfecta sincronización, como si hubiera esperado pacientemente a que terminara nuestra conversación, la puerta del ascensor se abrió.

―Vámonos.

Corrí hacia la escalera central, tirando de Akane de la mano. Justo cuando estaba a punto de bajar las escaleras, me detuve. La vista ante mí me tomó por sorpresa.

―De ninguna manera … ―La voz de Akane resonó detrás de mí.

Pequeños trozos de madera estaban a la deriva, arrastrados aquí desde otro lugar. Nuestras caras conmocionadas se reflejaron en el agua frente a nosotros. El nivel del agua había subido, provocando que la Cubierta C quedara completamente sumergida. Probablemente por eso no se encendió el botón de la Cubierta C en el ascensor. Un dispositivo de emergencia debe haber activado y sellado las puertas del ascensor en la Cubierta C.

―¿Por qué el agua llega hasta aquí? ―Pregunté, aunque sabía que era una pregunta inútil.

Ya sabía la respuesta: era obra de Zero. Debió haber ajustado la cantidad de agua que entraba en el barco para que se hundiera una vez que se alcanzara el límite de tiempo.

Esto significaba que sería imposible recuperar el brazalete de la sala de rayos X … No, no debería rendirme. Debe haber alguna otra forma.

―Vayamos a la sala de control y busquemos algo que podamos usar. ―Sugerí.

Subimos corriendo las escaleras hacia la Cubierta A, abrimos la puerta morada y entramos en la sala de control.

―¿Que planeas hacer? ―Preguntó Akane.

Ignorando su pregunta, comencé a buscar en los cajones y estantes.

―No me digas … ¿planeas bucear allí?

Como siempre, Akane era aguda de mente. Probablemente ella infirió la respuesta de mi expresión.

―¡Eso es imposible! ¿Hasta dónde tienes que nadar para llegar hasta la sala de rayos X? ―Su tono se volvió más frenético.

―No te preocupes. Sería estúpido si me sumergiera allí sin nada —respondí mientras buscaba profundamente en los estantes―. Espero que haya un tanque de aire o algo por aquí …

―¿Alguna vez has usado uno?

―No, nunca.

―Sin un entrenamiento formal, no hay forma de que puedas bucear tan bajo el agua. Deberíamos renunciar al brazalete y regresar a …

Las palabras de Akane se cortaron abruptamente. Poco después, escuché un ruido sordo.

―…¿? ―Me di la vuelta y encontré a Akane tendida en el frío suelo―. ¿Hey, qué pasa?

Corrí hacia ella y sentí su mejilla enrojecida. Estaba en un calor abrasador, había vuelto a tener fiebre. No podía abandonarla para ir a la sala de rayos X.

―¿Puedes caminar?

―¡AAAAAHHHHHHHH!

Akane se convulsionó. Ella gritó mientras todo su cuerpo se retorcía de dolor. Sus labios, no, todo su rostro, se estaban volviendo morado. Esto era completamente diferente a antes.

―¡Akane, mantén la calma!

―Junpei … ahora lo recuerdo. ―Una tenue luz brillaba detrás de sus párpados casi cerrados. En medio de su respiración agitada, empezó a murmurar tonterías―. Así es … yo … yo he sido un fantasma.

―¿Qué estás diciendo?

―Lo siento … Junpei … Todo lo que está pasando esta noche … fue … por mí … ―Las lágrimas corrieron por el rostro de Akane.

―¡Resiste! ¡Akane!

―Por favor … No te preocupes por mí … Estoy bien … Nos estamos acercando a la singularidad … así que mi existencia es confusa …

Más frases sin sentido salieron de la boca de Akane. Su mente estaba confundida.

―¡AAAAAHHHHHHHH!

Ella convulsionó de nuevo. Todo su cuerpo se inclinó hacia atrás mientras gritaba de agonía. Sus ojos muy abiertos estaban fijos en su lugar, como los de un cadáver. Ella estaba echando espuma por la boca, con una cantidad antinatural de burbujas cubriendo los bordes de sus labios.

Sería peligroso si se mordiera la lengua. Miré a mi alrededor en busca de algo que pudiera ayudar a mantener su boca abierta.

En el siguiente instante, el sonido de una pequeña explosión, como el de un globo al estallar, resonó.

―… ¿Akane?

Me di la vuelta con gran vacilación.

El cuerpo de Akane, que yacía en el suelo hace un momento, no estaba a la vista.

Parte 4

Me lancé al lugar donde acababa de estar Akane y tanteé por el suelo con las palmas. No pude sentir nada de calor, como cuando ella desapareció del camarote de segunda clase.

―¡Akane! ―Grité. No hubo respuesta. Salté fuera de la sala de control y entré en la sala de navegación. También vacío.

¿Qué demonios le pasó a ella?

Ya nada tenía sentido. Solo aparté los ojos de Akane durante uno o dos segundos. No importaba lo rápido que se moviera. Incluso si hubiera una puerta oculta cerca, no hubo tiempo suficiente para que ella desapareciera de la sala de control.

Crucé la sala de navegación y abrí la puerta de la cabina del capitán. Nada había cambiado; el hombre seguía tendido en el suelo, con un hacha tendida cerca.

El brazalete de su muñeca izquierda me llamó la atención. Recuperar el brazalete en la sala de rayos X era ahora una tarea imposible, pero ¿podría este brazalete ser útil?

—Si deseas salvarla …

―… ¿Eh?

Miré a mi alrededor, reaccionando a la voz que creí haber escuchado hace un segundo. Pero todo lo que vi fue el cadáver ensangrentado en el suelo. No podría haber hablado en este momento, ¿verdad?

—Si deseas salvarla, lleva el brazalete a la capilla …

No fue solo mi imaginación. La voz resonó claramente en mis oídos.

―¿Quién eres tú? ―Contuve la respiración por un segundo, moviendo solo mis ojos de izquierda a derecha. ¿Estaba Zero en las cercanías?

―No hay tiempo. De prisa…

La voz no provenía de ningún lugar en particular. Resonó directamente en mi mente.

―… Esto no puede ser real.

Cubrí ambos oídos y volví a escanear mi entorno.

―De prisa…

Incluso con mis oídos tapados, la voz no sonó ahogada. No había duda de ello. No podía creerlo, pero la voz venía de mi cabeza. ¿O podría ser que mi mente se estaba volviendo loca?

—Date prisa … Se acaba el tiempo …

Me sentí obligado a escuchar la voz. Cogí el hacha de mis pies y …

―¡HRAAAH!

La balaceé a la muñeca izquierda del cadáver con todas mis fuerzas. Hubo un fuerte sonido de carne picada. Un líquido tibio me salpicó las mejillas, pero no podía dejar que eso me desconcertara. La muñeca del cadáver todavía estaba conectada a su brazo. Levanté el hacha una vez más y la bajé, apuntando al mismo lugar. Esta vez, sentí que se cortaba por completo. La mano cortada flotaba sobre el creciente charco de sangre.

Después de quitar el brazalete de la mano, salí corriendo de la habitación y me dirigí al ascensor. Apreté los dientes, mirando al frente.

Decidí no ocupar mi mente con pensamientos innecesarios.

Porque sabía que, a menos que permaneciera indiferente, mi sentido del yo se derrumbaría en un abrir y cerrar de ojos.

Parte 5

Cuando regresé a la capilla, cubierto de sangre, las miradas asustadas de todos se clavaron en mí.

―O-Oye, ¿qué pasó?

―¿Dónde está June?

Les expliqué a todos cómo era imposible recuperar el brazalete [2] debido a que la Cubierta C estaba inundada, cómo Akane de repente colapsó y desapareció ante mis ojos, y cómo había tomado el brazalete del cadáver en el camarote del capitán.

―¿Así que la abandonaste y volviste aquí? ―Seven preguntó, agarrándome por el cuello―. ¿No es ella importante para ti?

―… Ella ya no está viva. ―Aparté la mirada y negué con la cabeza―. Ella era un fantasma.

―¿Qué diablos quieres decir?

―Seven, ¿no te has dado cuenta? Murió en este barco hace nueve años. Ella es Akane.

El color desapareció de su rostro en un instante. ―¿Entonces ella es la chica de aquel entonces…? Pero eso es…

―Akane Kurashiki. Ese es su verdadero nombre.

―¿Akane … Kurashiki? ―El rostro de Ace se contrajo. Sus sospechas con respecto a Akane se habían confirmado como ciertas―. Esa chica… ¿era Akane Kurashiki? De ninguna manera. En el experimento de hace nueve años, ella …

―¡Sí, la mataste! ―Grité, deteniéndome antes de actuar sobre el odio que brotó dentro de mí. Ahora no era el momento de pelear.

―Espera, no tengo ni idea de lo que están hablando. ―Dijo Lotus con impaciencia―. ¿June ​​es un fantasma? ¿Ella realmente murió hace nueve años? ¿En serio? Esto es ridículo. ¡La toqué! Su cuerpo era real, incluso se sentía cálida.

―¿Alguien ha demostrado alguna vez que los fantasmas no tienen cuerpos físicos? ―Santa murmuró―. Solo estás haciendo suposiciones.

―Entonces, ¿qué estás diciendo? ¿Qué Zero capturó un fantasma y le puso un brazalete?

―Oye, creo que tenemos algo más importante que discutir. ―Interrumpió Clover―. Ahora que June se ha ido, ¿eso no lo cambia todo?

Todos los ojos estaban puestos en Clover.

―¿Verdad? ―Clover continuó―. Mira, nuestros seis números suman 28. Para formar equipos con una raíz digital de [9], las sumas tienen que ser 9 o 18. En ese caso, los números de los miembros restantes sumarían hasta 19 o 10, lo que da una raíz digital de [1].

―No es bueno. No todos podemos pasar.

―Pero, si dejamos a él atrás … ―Clover lanzó una mirada a Ace.

[3] + [4] + [5] + [7] + [8] = 27

2 + 7 = [9]

―¡Los cinco podemos escapar! ―Lotus gritó de júbilo, con los ojos brillantes―. Ahora que está arreglado, apurémonos y …

―Espera. ―Interrumpí―. ¿Estás realmente de acuerdo con eso?

―¿Qué estás diciendo? Ese bastardo es un asesino. No hay razón para salvarlo a él también, ¿verdad?

―Pero no tenemos derecho a juzgarlo.

―¡Ya basta de tu ingenuidad! ¡Al sacrificarlo, el resto de nosotros podemos salvarnos!

―La tabla de Carneades. ―Murmuró Santa.

―Carn … ¿qué?

Sabía a qué se refería Santa. Un hombre que apenas había escapado de un naufragio se aferra con vida a una sola tabla de madera en el mar. Aparece otra persona y hace un gesto para agarrarse de la misma tabla. Pero la tabla no podría sostenerlos a los dos. Después de considerar sus opciones, el hombre tomó la decisión de empujar al recién llegado, enviándolo a su muerte. El hombre es salvado y finalmente juzgado en un tribunal, pero al final, es declarado no culpable de ningún delito.

Además, este principio se ha integrado en el sistema legal de Japón.

Artículo 37 del Código Penal: Un acto inevitablemente realizado para evitar un peligro presente para la vida, el cuerpo, la libertad o la propiedad de uno mismo o de cualquier otra persona no es punible únicamente cuando el daño producido por dicho acto no exceda del daño que se debe evitar…

Pero incluso si eso era lo que estipulaba la ley, incluso si supiéramos que el sacrificio era un asesino atroz, no me atreví a enviarlo a la muerte.

―¿Entonces crees que hay otra manera de salvarnos a todos? ―Lotus preguntó, todavía molesta.

―Bien…

―¿Crees que tenemos tiempo para desperdiciar pensando en otra alternativa? Si no tienes una idea mejor, deberíamos elegir la opción que salve a la mayor cantidad de personas posible, ¿verdad?

―… No me importa si me dejan atrás. ―Dijo Ace en un tono hosco.

―¿Ves? ¡Incluso él está de acuerdo! ―Lotus señaló a Ace.

―Déjame darte una advertencia. ―Declaró Ace con una sonrisa de desprecio en su rostro―. No espero que Zero tenga el menor interés en dejarnos vivir.

―¿Por qué dices eso? ―Seven miró a Ace.

―Ninguna puerta se abrirá. Conmigo, Lotus y el brazalete [9], deberíamos haber podido abrir la puerta numerada, pero no se movió.

―¿Esta cosa no está rota? ―Preguntó Seven, llevándose a la cara el brazalete [9] que le había quitado a Ace.

―No, el asterisco apareció como de costumbre. No hubo ningún problema con la autentificación.

―Vamos a intentarlo. Clover, échame una mano.

Caminé hacia la puerta numerada junto al órgano de tubos, arrastrando a Clover. Escaneé mi propio brazalete, antes de hacer que Clover escaneara el suyo.

―Seven, déjame tomar prestado ese brazalete [9] por un segundo.

―Por supuesto.

Seven me arrojó el brazalete y lo agarré con la mano derecha. Lo llevé al <RED> y apareció el tercer asterisco en su pantalla.

[5] + [4] + [9] = 18

1 + 8 = [9]

Se habían cumplido todas las condiciones para que la puerta se abriera. Pero cuando tiré de la palanca, no pasó nada.

―¿Ves? ―Ace sonrió―. Que desafortunado. Todo lo que queda por hacer es esperar nuestra muerte.

¿Por qué no se abrió la puerta? No estaba satisfecho con la conclusión de Ace.

Frente al <RED>, golpeé la puerta. De repente, por alguna extraña razón, apareció otro asterisco en la pantalla.

―¿Que está pasando? ―Lotus preguntó, acercándose a la puerta con una mirada de confusión.

―Oh … debe ser esto.

Inmediatamente me di cuenta de la causa. El brazalete ensangrentado dentro del bolsillo de mi chaleco se había acercado lo suficiente al <RED> para ser escaneado.

―Oh, ¿es eso? Pensé que había algún truco oculto en esta puerta, pero no es así. ―Lotus se burló.

Por capricho, bajé la palanca.

La puerta de repente se abrió con un chirrido.

Todos miraron hacia adelante, sorprendidos y maravillados.

Pasaron nueve segundos y la puerta se cerró una vez más. Nada de esto tenía sentido. ¿Que acaba de suceder?

La pantalla del brazalete ensangrentado que saqué de la cabina del capitán estaba agrietada, por lo que ninguno de nosotros podía decir su número. Sin embargo, dado que escaneó con éxito en <RED>, debe haber un número asociado con él.

―Espera … ―Mirando fijamente el brazalete [9] que le había pedido prestado a Seven, pensé en una posibilidad―. Tal vez sólo tal vez…

Puede que fuera una idea descabellada, pero valía la pena probarla.

Le pedí a Clover que escaneara su brazalete una vez más. Parecía desconcertada, pero siguió mis instrucciones y llevó su brazalete al <RED>.

―Lotus, ¿puedes ir a continuación?

―¿Yo? No veo el punto, pero como sea.

Lotus acercó su brazo al escáner. Apareció un segundo asterisco.

Sin dudarlo, empujé el brazalete [9] contra el <RED> y envolví mis dedos alrededor de la palanca.

―¿Qué estás haciendo? Eso no funcionará. Con Clover, yo y el brazalete [9] … ¿No hace eso, una raíz digital de [3]?

Ignoré a Lotus y tiré hacia abajo. La puerta se abrió una vez más.

―Eso pensé … ―Murmuré.

Lotus se acercó a mí. ―¿Eso pensaste? ¿Te importaría ser un poco más específico para mí?

―Este brazalete que tenía Kubota. ―Dije, levantando el brazalete [9]―. Su número no es [9]. En realidad es [6].

Mientras le expliqué, volteé el brazalete en mi mano al revés. El [9] en la pantalla se convirtió en un [6].

[8] + [4] + [6] = 18

1 + 8 = [9]

―Dado que el diseño de el brazalete es simple, con protuberancias solo a la izquierda y a la derecha, su forma no cambia si lo giras 180 grados. Por eso nadie se dio cuenta. Incluso el propio Kubota probablemente pensó que su número de brazalete era [9].

Tenía mucho sentido que Ace no pudiera abrir la puerta [9] con Lotus. El número de brazalete que pensó que era [9] era en realidad [6], por lo que la puerta no se habría abierto.

―Supongo que si ese fuera en realidad el brazalete [6], entonces Clover y yo podríamos abrir la puerta con él … ¿pero no hay algo raro? ―Preguntó Lotus, inclinando la cabeza―. Ese tipo desaliñado con el brazalete [9] … Kubota, ¿verdad? Cuando abrió la puerta [5] al principio, lo hizo conmigo y con June.

―Sí, no cuadra. ―Seven frunció el ceño―. Si el número de brazalete de Kubota era [6], entonces [6] + [8] + [6] es 20, dando una raíz digital de [2]. No obtienes [5] con eso.

―No, algo anda mal. Eso significa que hay dos brazaletes [6], ¿verdad? Zero no mencionó al principio que ‘cada uno de ustedes posee un brazalete numerado único.’ ¿No se repite ni uno solo de estos números?

―¿Dónde nos deja eso?

―El brazalete de Akane … June también estaba al revés. Su número no era [6], era [9]. Eso permitiría que la puerta [5] se abriera, ¿verdad?

―Lo que estás diciendo suena lógico al principio, pero hay muchos agujeros en tu teoría. ―Dijo Clover. Como había hecho antes, usó su pendiente para rayar algo en el suelo.

Primera puerta: [4]

Miembros: Santa, Junpei, June, Lotus

[3] + [5] + [6] + [8] = 22 → 2 + 2 = [4]

Segunda puerta: [8]

Miembros: Santa, June, Lotus

[3] + [6] + [8] = 17 → 1 + 7 = [8]

Tercera puerta: [6]

Miembros: Ace, Santa, Junpei, June

[1] + [3] + [5] + [6] = 15 → 1 + 5 = [6]

―Estas son todas las puertas numeradas por las que pasó June, y todas las personas con las que pasó. ¿Me sigues?

―Si.

―Sin embargo, si el número de brazaletes de June fuera en realidad [9], ninguno de estos cálculos cuadraría.

Clover revisó las operaciones, reemplazando [6] por [9].

Primera puerta: [4]

[3] + [5] + [9] + [8] = 25 → 2 + 5 = [7]

Segunda puerta: [8]

[3] + [9] + [8] = 20 → 2 + 0 = [2]

Tercera puerta: [6]

[1] + [3] + [5] + [9] = 18 → 1 + 8 = [9]

―¿Ves? Una raíz digital de [7] no abriría la puerta [4]. Lo mismo ocurre con la segunda y la tercera puerta: la raíz digital no coincide con los números de las puertas.

―Echa un vistazo más de cerca a cada operación. ¿Notaste algo? ―Pregunté.

―No, ¿qué?

―Hay un [3] en cada operación, ¿verdad? Santa se ha agrupado con June cada vez.

―¿Qué estás insinuando? ―Preguntó Seven, una expresión sombría estaba formándose en su rostro.

―Piensa por un segundo. Cuando June, Clover y yo intentamos abrir la puerta [6], Santa se entrometió de repente.

Miré a Santa. Estaba apoyado contra la pared y mirando al vacío, completamente imperturbable por mis palabras.

―El número del brazalete de Santa no es [3]. En realidad es …

Tomé prestado el pendiente de Clover e hice revisiones adicionales a las operaciones en el piso.

―Mira. Ahora, las raíces digitales coinciden con los números de las puertas, ¿no es así?

Primera puerta: [4]

[0] + [5] + [9] + [8] = 22 → 2 + 2 = [4]

Segunda puerta: [8]

[0] + [9] + [8] = 17 → 1 + 7 = [8]

Tercera puerta: [6]

[1] + [0] + [5] + [9] = 15 → 1 + 5 = [6]

―¿No es [3], sino [0]? ―La voz de Clover temblaba―. Entonces eso significa …

Todos nos volvimos hacia Santa. Sin dejar de mirar al vacío, sonrió y movió lentamente los labios.

―Felicidades.

Empujó la parte superior de su cuerpo fuera de la pared y lentamente desvió su mirada hacia nosotros.

―Bonitas deducciones. Tienes razón en lo que dices. Soy Zero.

Parte 6

Sentí un temblor en el aire a nuestro alrededor.

Todos miraron a Santa en estado de shock. Incluyéndome a mí.

Después de un breve silencio, Seven abrió la boca para hablar. ―Entonces tú … debes ser Aoi, ¿Verdad? ―La ira, la piedad y la compasión se combinaron para formar la compleja expresión plasmada en su rostro.

―¿Oh? Lo recordaste. ―Santa, que nunca pareció mostrar sus emociones, ahora tenía una sonrisa radiante en su rostro, como si hubiera cambiado de personalidad por completo.

―¿Aoi? ―Lotus preguntó.

―Él fue parte de ese experimento hace nueve años. ―Respondió Seven―. Pero él era solo un niño en ese entonces.

―No teníamos apodos estúpidos en ese entonces, así que nos llamábamos por nuestros nombres reales. ―Agregó Santa, antes de volverse hacia mí―. ¿Qué tal si les digo mi apellido también? Es Kurashiki. Soy Aoi Kurashiki.

Cuando me di cuenta del significado de su nombre, me golpeó una ola de conmoción. Satisfecho con mi reacción, Santa dio una pequeña sonrisa.

―Así es. Soy el hermano de Akane.

―Entonces … Esa hermanita tuya que murió hace nueve años …

―Si. Esa fue Akane.

Un escalofrío recorrió mi cuerpo. Tenía la piel de gallina por todas partes. Me temblaron las rodillas y sentí que no podría permanecer de pie por mucho más tiempo.

―Pero … ella nunca mencionó nada sobre que tú seas su hermano. ―Le dije.

―¿Qué esperabas? El impacto de lo que sucedió hace nueve años hizo que la Akane que conocemos perdiera todos sus recuerdos desde el momento en que ella y yo nos conocimos.

Lo que Santa dijo no tenía ningún sentido. En esa misma oración, mencionó cómo Akane murió hace nueve años, además de cómo ahora sufría de amnesia.

―¿Entonces eres el cerebro detrás de este juego? ―Seven preguntó.

Santa asintió. ―Me alegro de que todos parezcan disfrutarlo. Parece que todo mi arduo trabajo valió la pena.

―¿Por qué hiciste esto? ¿Venganza por lo de hace nueve años?

―En parte es eso. Nunca podría perdonar a los cuatro detrás del Proyecto Nonario, los que mataron a mi hermana. ―Santa lanzó una mirada a Ace―. Gentarou Hongou. Quería que sufrieras un destino peor que la muerte, así que hice que Kubota se uniera a ti en el juego. ¿No fue divertido?

―Tú … no puedo creer que seas Aoi … ―Ace, Hongou apretó los dientes con frustración.

Santa sonrió. ―Aww, entonces no te diste cuenta después de todo. Bueno, eso no es ninguna sorpresa. No me reconocerías por mi rostro y mi voz no había agravado hace nueve años.

―Pero debo decir, Señor Hongou, superó mis expectativas. Todo lo que hice fue dejar un simple mensaje debajo de tu almohada. “Si buscas la salvación, obtén la victoria en este juego”. Y, sin embargo, tus acciones me sorprendieron a cada paso. Todo lo que has hecho encaja perfectamente en mi plan. En realidad, estaba asustado por cómo todo estaba funcionando casi demasiado bien.

―…

―Una vez que te diste cuenta de que Kubota, el jefe de investigación y desarrollo de tu empresa, estaba en el juego, sospechaste que era Zero. Incluso si no lo hacías, te preocupaba que empezara a parlotear sobre cosas de hace nueve años. Por eso le proporcionaste información falsa sobre las reglas del Juego Nonario y lo enviaste a la muerte.

―Hmph, así que estuve jugando en tus manos todo este tiempo. ―Se burló Ace de sí mismo.

Santa continuó, ―Luego, matar a Nijisaki era otra parte de mi plan. Había drogado a Nijisaki de antemano y lo había mantenido oculto. Mientras todos estaban ocupados buscando las placas de circuitos del <RED>, puse a Snake a dormir con gas anestésico, le quité la ropa y el brazalete de su brazo protésico, antes de despertar a Nijisaki y llevarlo a la puerta [3].

―Espera, eso no puede ser correcto. ―Ace intervino―. El número real de brazalete de Kubota era [6], no [9], ¿correcto? ¿Por qué se abrió la puerta numerada?

La pregunta de Ace tenía sentido. Para matar a su antiguo subordinado vestido con la ropa de Snake, había usado el brazalete de Kubota.

[1] + [2] + [9] = 12

1 + 2 = [3]

Pero, en verdad, el número de brazalete de Kubota era [6]. Su raíz digital habría sido [9], por lo que la puerta no debería haberse abierto.

[1] + [2] + [6] = [9]

―Simple. No fue solo Nijisaki. También drogué a Musashidou e hice que los dos se pararan frente a la puerta [3].

―¿Por qué los dos?

―Necesitaba el brazalete de Musashidou si quería que tuvieras éxito en tu plan de asesinato, ―Dijo Santa, señalando el brazalete con la pantalla rota en mi mano.

Hace un momento, Clover y yo no podíamos abrir la puerta [9] con el brazalete [9], porque el número del brazalete de Kubota era en realidad [6]. Pero una vez que trajimos el brazalete con la pantalla rota, la puerta se abrió. Entonces eso significaba

[5] + [4] + [6] + [3] = 18

1 + 8 = [9]

El capitán: el número de brazalete de Musashidou era [3].

―Oh, ya veo. ―Murmuré, dándome cuenta del truco de Santa―. Después de volver a colocar las placas de circuito, escaneaste el brazalete de Musashidou en el <RED>, ¿verdad?

Antes de que Ace ejecutara su propio plan, el <RED> ya había escaneado el brazalete [3] de Musashidou. Eso resultaría en una raíz digital de [3].

[3] + [1] + [2] + [6] = 12

1 + 2 = [3]

―Precisamente. ―Afirmó Santa.

―Por alguna razón, el borde izquierdo de la pantalla junto a la puerta [3] no se iluminaba. Eso también fue obra tuya, ¿no? Cortaste esa parte del circuito para ocultar el hecho de que ya se mostraba un asterisco.

―No esperaría menos de ti, Junpei. ―Santa aplaudió y asintió con satisfacción―. Después de que terminé de preparar la habitación hospital, llevé a Musashidou de regreso a la cabina del capitán.

―¿Eh? Pero la puerta negra que conducía al camarote del capitán estaba cerrada con llave y el ascensor no funcionaría a menos que tuvieras la llave amarilla …

―Soy Zero. Por supuesto que prepararía una llave maestra para mí. ―Respondió Santa con orgullo―. Y así, el escenario estaba listo para que Hongou confundiera al hombre en el camarote del capitán con la mente maestra y lo matara en defensa propia. A decir verdad, no estaba seguro de si funcionaría. Pero como dije, superó mis expectativas. En el momento en que vi el lamentable cadáver de Musashidou, quise darle un aplauso a Hongou por su impecable actuación.

Detrás de sus palabras, todo el cuerpo de Santa parecía exudar un aire de ira.

―Oye, ¿te importaría explicar algo más? ―Lotus interrumpió―. ¿Cuál es la razón detrás de este Proyecto Nonario? ¿Qué es exactamente lo que traman estos empleados de Cradle Pharmaceutical?

―Hongou, ¿quieres encargarte de esto? ―Santa se volvió hacia el hombre que todavía tenía la cabeza gacha.

Ace no respondió.

―Supongo que tengo que dar todas las explicaciones yo mismo. ―Suspiró Santa―. Los investigadores de Cradle Pharmaceutical estaban desarrollando una vacuna para la fiebre del ángel cuando descubrieron una sorprendente coincidencia entre los pacientes que habían alcanzado la Etapa 3.

―… ¿Una sorprendente coincidencia?

―Es decir, la percepción de todos se hizo más aguda.

―¿Qué?

Nadie, excepto Lotus, se sorprendió. Podría haberme dado cuenta de los extraños cambios que estaba experimentando mi propia mente.

―Determinaron que la presencia del virus de la Fiebre del Ángel cataliza algún tipo de cambio en el cerebro, y así, tenían evidencia de trabajo de la teoría de Sheldrake.

Santa lo dijo sin dudarlo, encendido de rabia.

Parte 7

Santa explicó elocuentemente los detalles del Proyecto Nonario.

Para resumir todo esto…

Imagínense que la respuesta a cierto problema se revela hoy a un millón de personas. Entonces, incluso si no obtuvieras ninguna información nueva, sería más probable que resolvieras ese problema mañana.

O imagina que ahora mismo, un millón de personas hacen el pino a la vez. Entonces, incluso sin ningún conocimiento de lo que había sucedido, sería más probable que pudieras pararte de manos mañana.

La fuente de estos fenómenos es un campo especial, uno que transmite información relacionada con el pensamiento y el comportamiento humano.

¿Y si hubiera un solo individuo con un poder igual al de ese millón de personas juntas? ¿Qué pasaría si poseyera la extraordinaria habilidad de hacer que todos los demás se pusieran de manos simplemente haciendo el pino el mismo?

También trabaja de la otra manera. ¿Qué pasaría si hubiera una persona completamente normal que se sintiera obligada a hacer el pino después de recibir una señal débil de otra persona que acaba de hacerlo?

Se consideraría que el primero tiene la capacidad de transmitir información a través de este campo especial; el otro, la capacidad de recibir información a través del mismo campo.

Ahora bien, ¿qué pasaría si un transmisor y un receptor estuvieran emparejados? Lo más probable es que el transmisor pueda controlar al receptor a su gusto.

Para probar esta teoría, se reunieron dieciocho niños que estaban infectados con el virus de la Fiebre del Angel. Todos habían alcanzado la etapa 3 de la enfermedad. A través del experimento de Ganzfeld, se determinó que cada uno de ellos era un transmisor o un receptor. Los transmisores formaron el Grupo Q y se enviaron a un sitio de experimentación en la ciudad, mientras que los receptores formaron el Grupo A y se enviaron al Britannic. (NTE: Experimento ganzfeld (del alemán «campo homogeneizado»), es una técnica empleada en el campo de la parapsicología para probar la percepción extrasensorial de las personas. Se utiliza una estimulación sensorial parcial para producir un efecto similar al aislamiento sensorial (PES). Básicamente te cubren los ojos y te ponen auriculares con ruido blanco (estática))

A partir de investigaciones anteriores, los diseñadores del proyecto habían descubierto que la capacidad de acceder al campo se veía reforzada por dos factores: la epifanía y el peligro.

Al agonizar por un problema difícil, hay momentos en los que de repente se le ocurre la respuesta. Eso es “epifanía”. La información obtenida a través de epifanías se transmite y recibe más fácilmente a través del campo. Presentar una fuente de “peligro” fortalece aún más el acceso al campo.

―…

Todos parecían desconcertados, pero Santa siguió hablando.

―Y así, Hongou instaló varios artilugios en este barco y llenó todo de rompecabezas. Era necesario resolverlos para continuar.

Por supuesto, los diseñadores no descuidaron el aspecto del peligro. Más específicamente, volaron parte del Britannic y obligaron a los niños del Grupo A a jugar al Juego Nonario a bordo del barco que se hundía. Llevaron a los niños a sus límites, todo en un esfuerzo por sacar sus habilidades latentes.

Mientras tanto, los niños del Grupo Q fueron confinados a un simulacro de experimento en la ciudad en un lugar llamado Edificio Q. Fue diseñado para parecerse al Britannic hasta el último detalle: los artilugios instalados en el edificio eran exactamente los mismos que los del Britannic.

―¿Por qué hicieron eso?― Preguntó Clover.

―¿Saben cómo el Apolo 13 se recuperó de su accidente y regresó sano y salvo a la Tierra? ―Santa respondió.

Su pregunta salió de la nada.

―Los empleados de la NASA tenían una réplica que imitaba perfectamente el interior del Apolo 13. Lo usaron para recrear el accidente y averiguar la mejor manera de controlar el daño, y luego compartieron sus hallazgos con los astronautas a bordo de la nave espacial real. El edificio Q y el Britannic se utilizaron de forma similar para el experimento.

Hongou les dijo a los niños en el Edificio Q lo siguiente.

―Resuelvan los rompecabezas en cada habitación. Una vez que lo hagan, transmitan las respuestas a los niños del Grupo A. Si tiene éxito, ellos pueden seguir adelante. De lo contrario … el Britannic se hundirá y enviará a todos a sus tumbas en el mar.

―Eso es horrible … ―Lotus se agarró el pecho y luchó por controlar su respiración. Las lágrimas brillaron en sus ojos. Su pequeña hija había sido arrastrada a este vil proyecto y perdió la vida. Ni siquiera podía comenzar a imaginar el dolor que estaba sintiendo―. Qué estúpido… ¿Transmitir pensamientos a través de un campo especial? Eso es imposible…

―¿Qué estás diciendo? ¡Mi proyecto era perfecto! ―Ace respondió. Se volvió hacia Seven con un brillo depravado en sus ojos―. Si no hubieras interferido, el experimento habría sido un éxito.

―Todavía hay algo que no entiendo. ―Dijo Seven, sin prestar atención a Ace―. ¿A dónde fue Snake?

―Sí, ¿dónde está mi hermano? ―Clover gritó.

―No te preocupes, no le haría daño a un viejo camarada. ―Respondió Santa―. Echa un vistazo más de cerca a esta habitación más tarde. ¿Esas son todas sus preguntas?

―Tengo una más. ―Agregó Lotus―. ¿Por qué tuvimos que involucrarnos en esto? Si tu objetivo era la venganza, ¿por qué no te limitaste a apuntar a los cuatro detrás del Proyecto Nonario? No veo cómo estamos relacionados.

―En realidad, diría que todos ustedes son mucho más importantes que esos imbéciles. Necesitaré que todos cooperen y muestren un poco de esfuerzo en un momento. ―Dijo Santa, sonriendo―. Oh, parece que es casi la hora. Tengo que irme.

Mirando en silencio la cuenta regresiva al lado del órgano de tubos, Santa metió la mano en el bolsillo derecho de su pantalón.

[2010]… [2009]…

Sacó algo negro y brillante y se echó a reír. El resto de nosotros tragamos saliva. Era una pistola.

―Esto no es un juguete.

Apuntó al techo y apretó el gatillo. Sonó un disparo y la habitación brilló.

―Tengo un último regalo de despedida para todos ustedes. ―Santa lentamente nos apuntó con el cañón y arrojó uno de los brazaletes que tenía en su poder. El brazalete de Kubota [9] — no, el brazalete [6].

―Clover, te he hecho algo imperdonable. Snake es demasiado inteligente para su propio bien. No podía dejar que descubriese mi plan y se convirtiera en un obstáculo. Así que decidí usarte como rehén.

―… ¿Qué quieres decir?

―Al igual que con Hongou, preparé un mensaje debajo de la almohada de Snake. ¿Recuerdas esa tarjeta que mostró? Eso fue todo.

―Pero, lo único que estaba escrito en él eran las reglas del Juego Nonario …

―Nop. Decía: ‘No menciones nada acerca de hace nueve años. Si lo haces, mataré a tu hermana’.

―Entonces, ¿por qué mintió?

―Probablemente para evitar que todos ustedes hagan algo precipitado. Atravesar una puerta numerada sin entender las reglas del juego sería un suicidio. Aun así, no podía simplemente admitir la verdad. Si hubiera confesado conocer las reglas como participante anterior, te habría puesto en peligro de ser asesinada. Entonces, como último recurso, hizo lo que hizo. Tengo que reconocerlo, es bastante inteligente.

Santa jugueteó dentro de su bolsillo durante unos segundos, antes de sacar otro brazalete. ―¿Sabes a quién pertenece esto?

Giró la pantalla hacia Clover. Tenía el número [2].

―…Mi hermano.

―La última vez que revisamos el cadáver de Nijisaki, lo saqué a escondidas. Puedes tenerlo.

Clover dio un paso adelante para aceptar el brazalete, pero en un instante, Santa la agarró con fuerza de su brazo extendido.

―Vamos.

―… ¿Eh?

Manteniendo el arma apuntando hacia nosotros, Santa dio un paso hacia las puertas dobles. ―Junpei, tira ese brazalete numero [3] aquí.

Con Clover como rehén, mis manos estaban atadas. Le tiré el brazalete con la pantalla rota a Santa.

[3]. Clover [4]. [2]. Y Santa [0]. Su raíz digital era [9].

―¡No, voy a sobrevivir!

De repente, Ace se puso de pie de un salto. De alguna manera se había apoderado del pendiente de Clover y había cortado sus ataduras. Estábamos tan preocupados por escuchar el monólogo de Santa que apartamos nuestros ojos de Ace.

Dejando escapar un rugido bestial, recogió el brazalete [6] del suelo y golpeó a Clover con su cuerpo.

Santa no pudo reaccionar lo suficientemente rápido para contraatacar, ya que Ace le arrebató a Clover.

Ace tiró a Clover hacia la otra puerta [9], antes de escanear el brazalete [6] y el brazalete [2] en las manos de Clover.

―Que desafortunado. Parece que yo soy el ganador de este juego. ―Declaró Ace.

Santa le apuntó con el arma mientras Seven blandía el cuchillo de Kubota, pero con Clover en la línea de fuego, Ace era intocable.

Ace escaneó su propio brazalete y bajó la palanca.

[6] + [2] + [1] = [9]

Mantuvo a Clover a su alcance. Debió haber planeado tirar de ella a través de la puerta, usándola como escudo entre él y nosotros. Pero si lo hacía, Clover explotaría. No podía quedarme de brazos cruzados.

Justo cuando estaba a punto de saltar para rescatar a Clover …

―… No se abre. ―Dijo Ace, congelado en su lugar. La puerta numerada permaneció inflexible―.¿Por qué no se abre?

Ace soltó a Clover y tiró de la palanca con ambas manos.

―¡Clover, vuelve! ―le grité.

Al momento siguiente, un disparo resonó en la habitación.

El brazalete [6] que Ace poseía cayó al suelo. Su cuerpo se desplomó hacia adelante, mientras presionaba ambas manos contra su muslo.

―¡Aargh! ―Ace gimió de dolor. Un líquido rojo brotó de entre sus dedos―. ¿Por qué…?

Abrió mucho los ojos y miró a Santa con expresión de asombro. ―Yo sólo … quería ver las caras … las caras de las personas …

Se arrodilló, toda la energía fue drenada de su cuerpo. ―Si obtuviera la capacidad de acceder al campo … podría distinguir entre rostros humanos … ―Incluso mientras todo su cuerpo se estremecía de dolor, continuó hablando―. Al mirar en la mente de los demás … podría aprender … cómo otros reconocían rostros humanos … así que …

―¿Llevaste a cabo ese horrible experimento solo por eso? Solo para satisfacer tus deseos egoístas, Akane …

―No entiendes mi dolor … mi soledad … de no poder distinguir rostros … y no poder leer las emociones de nadie …

La sangre fluyó por el suelo frío. Mientras nos fijamos en él, Santa aprovechó la oportunidad para tomar a Clover de nuevo entre sus manos, apuntando con el arma a su sien.

―Ahora, esto es la despedida.

Con Clover como rehén, Santa se acercó a las grandes puertas dobles. Clover no hizo ningún intento por resistirse, su fuerza de voluntad se había ido por este giro inesperado y desconcertante de los acontecimientos.

Una vez que llegaron a la puerta, Santa escaneó el brazalete [3] que tenía en su poder en el <RED>. A continuación, escaneó la muñeca izquierda de Clover, luego el brazalete [2] en su mano izquierda. Finalmente, llevó su propio brazalete al dispositivo y agarró la palanca.

―No hay bomba en mi estómago, pero también podría ceñirme a las reglas.

[3] + [4] + [2] + [0] = [9]

La puerta se abrió lentamente.

―Junpei. ―Santa me miró a los ojos mientras retrocedía hacia la puerta―. Te dejo el resto.

―… ¿Eh? ―Tan perdido y confundido como estaba, de alguna manera pude responderle―. ¿Qué quieres decir con eso?

―Pronto lo descubrirás. Solo hay una forma de salvar a mi hermana fallecida … de salvar a Akane.

Esas fueron las últimas palabras de Santa para nosotros antes de arrastrar a Clover a través de las puertas abiertas.

―Espera … Espérame … ―Arrastrando su pierna derecha, Ace intentó perseguirlos―. No quiero morir aquí … no quiero morir … No me dejes …

Ace se deslizó por las puertas que se cerraban y desapareció de la vista.

―Ah… ―Mi advertencia ya no podía alcanzarlo―. Idiota, si atraviesas una puerta numerada sin autentificarte …

La puerta [9] se cerró con un ruido sordo.

Exactamente 81 segundos después, el último grito de agonía de Ace llenó el aire.

Parte 8

Seven, Lotus y yo éramos los únicos tres que quedaban en la capilla. La pantalla junto al órgano de tubos marcó de [1832] a [1831]. Apenas nos quedaban 30 minutos.

Incapaces de procesar los eventos que habían ocurrido tan rápidamente, nos quedamos allí en silencio.

Pero si no hacíamos algo pronto, estábamos condenados.

La puerta que conducía al ascensor se cerró de repente con un ruido sordo.

―¡Mierda! ―A pesar de saber que era inútil, corrí hacia la puerta y traté de abrirla―. Maldita sea, no se moverá.

―¿Qué? ¿Entonces estamos atrapados aquí? ―Lotus gritó.

―Parece que sí. ―Escupió Seven.

Me di la vuelta y corrí hacia la puerta [9] más pequeña escondida detrás de la cortina. Seven y Lotus me siguieron.

Comencé a llevar mi mano hacia el <RED>, pero rápidamente me detuve. No tenía sentido. Los tres no podíamos abrir la puerta [9].

[5] + [7] + [8] = 20

2 + 0 = [2]

―¡Espera! Si usamos ese brazalete… ―Lotus señaló un brazalete en el centro de la habitación. Era de Kubota, Santa nos lo dejó como regalo de despedida. Su número era [6].

Rápidamente hice algunos cálculos en mi cabeza. Solo hubo una combinación que hizo una raíz digital de [9].

[5] + [6] + [7] = 18

1+ 8 = [9]

Seven y yo miramos a Lotus al unísono. Ella parecía haberse dado cuenta de lo mismo.

Ella nos dirigió una sonrisa irónica y frunció los labios. ―Bueno, esto apesta. Casi llego al final, pero creo que aquí se acabó el juego.

―Lotus…

―Está bien, adelante. Es frustrante, pero si esa es la única opción que queda, no tengo otra opción.

―¡No hay forma de que podamos hacer eso! ―Seven dijo antes de que pudiera abrir la boca. Miró a Lotus directamente a los ojos.

―Qué sorpresa. ¿No estás contento de finalmente deshacerte de una molestia como yo?

―¡Tonta! ―Seven gritó, haciendo que Lotus se estremeciera. Él desvió la mirada y murmuró―: Si no estás cerca … Si no estás, entonces … estaré en problemas.

―…’En problemas’?

―Si. Sin gente mala como tú, me quedaría sin trabajo.

―… ¿Eh?

―De todos modos, no podemos dejarte atrás. ―Dijo Seven, rascándose debajo de la nariz.

Lo miré y asentí. ―Exacto. Encontremos una manera para que todos podamos escapar.

―Estoy asombrada. No hay forma de salvarlos a ustedes dos de su estupidez. ―Lotus dejó escapar un suspiro exagerado y nos dio la espalda―. …Seriamente. Ustedes son unos idiotas.

Sus hombros se sacudieron muy levemente. Seven y yo nos miramos e intercambiamos una sonrisa.

Cuando de repente…

―Está comenzando.

Una voz murmuró dentro de mi cabeza. La misma voz que escuché en la cabina del capitán.

—Finalmente está comenzando.

Una sirena sonó en el aire a nuestro alrededor. Instintivamente, volví mi mirada hacia el altar. El suelo se abrió y una cápsula en forma de cúpula se elevó desde abajo.

―¿Que es eso? ―Lotus preguntó en un tono temeroso.

―Tch. Está saliendo, ¿eh? ―Seven chasqueó la lengua.

―¿Qué? ¿Qué está pasando?

—El experimento final del destino.

―El comienzo del experimento final. ―Murmuré.

Seven me miró en estado de shock. ―¿Cómo…?

Una intensa ola de déjà vu inundó mi mente.

Yo mismo no lo entendí.

Pero lo había visto en alguna parte antes.

Había algo dentro de la cápsula, estaba seguro de eso.

Parte 9

Está comenzando.

Finalmente está comenzando.

El experimento final del destino.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

  1. Tan confuso. A pasado un tiempo desde que sentí que de alguna manera lo comprendía, pero a la vez tenia la sensación que no entendía nada. Bueno, supongo que no me queda mas que esperar al próximo capitulo, no..?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s