Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 09 – Capítulo 16


Capítulo 16 – Hitouban primera parte

 

El extraño rumor aparentemente llegó hace unos veinte días.

 

El primer testigo fue un sirviente que terminó el trabajo.

 

Había estado caminando distraídamente bajo la luz de la luna cuando algo blanco flotaba en el aire. Cuando se concentró en ello, una única máscara blanca pura salió a la luz.

 

¿Era una broma de alguien? El sirviente estaba exhausto; trató de ignorarlo. Cuando pasó, la máscara se dio la vuelta y lo miró.

 

El sirviente se asustó y salió corriendo.

 

A la mañana siguiente, el sirviente se calmó. Pensó que debía haberla confundido con otra cosa debido a su cansancio. No obstante, cuando fue al lugar donde vio la máscara anoche, no había nada ahí.

 

A partir de entonces…

 

La historia de la extraña máscara podía ser escuchada frecuentemente por muchas personas además del sirviente.

 

Algunas personas iban hacia un sonido misterioso y veían una máscara sonriente. Algunos verían un rostro volando en el cielo.

 

Y en este último par de días, había una historia sobre la cabeza de una mujer volando por un pasillo.

 

Por lo que algunas personas lo decían.

 

Que la cara debía ser un hitouban.

 

〇●〇

 

Hitouban. Un tipo de monstruo. Hasta donde Maomao sabía, era un monstruo cuya cabeza volaba por la noche con orejas en lugar de alas.

 

“Y entonces, me habló de ello”, dijo Rihaku.

 

“¿Quién lo hizo?” Preguntó Maomao.

 

“Una niña sirvienta. Ella se encariñó conmigo después de que le diera un caramelo.”

 

(No es una mascota.)

 

Parece que Rihaku se había vuelto muy bueno en el trato con los niños desde que visitó el Rokushoukan.

 

(Si a las kamuro no les agradara, no lo llevarían con Pairin-neechan.)

 

Estaría bien si no mostrara esa habilidad en las lejanas tierras de la capital oeste, pensó Maomao. ¿Ser la escolta del médico charlatán fue tan aburrido estos últimos días?

 

“Por supuesto, no pensé que fuera un tipo de monstruo. Pero con la personalidad de la muchacha, te molestaría si lo dejaras en paz, ¿verdad?”

 

(No, incluso si dices eso.)

 

Si no se lo dijera, no se molestaría por ello. Él se lo explicó detalladamente.

 

Como resultado, Rihaku volvió por la noche después de decirle a Maomao lo que le preocupaba. Si sabía que Maomao estaba cansada, debería haber esperado hasta mañana…

 

.

 

.

 

.

 

Al día siguiente, cuando estaba desayunando con el médico charlatán y Tenyuu, una pequeña niña nerviosa apareció en la oficina médica temporal.

 

“¿Dónde está el Oficial Militar-sama?”

 

La niña entró pálida buscando a alguien. Parece que el oficial militar que le prohibió la entrada no era el oficial militar del que hablaba.

 

“Si estás preguntando por Rihaku-sama, él no está aquí.” Maomao la entendió de inmediato. Rihaku hacía la guardia por la noche, así que había un oficial militar diferente por la mañana.

 

La niña de la que habló anoche, ¿podría ser esta?

 

“O-, oh, ¿en verdad?” Desanimada, la niña miró hacia otro lado.

 

Maomao miró al médico charlatán y a Tenyuu.

 

“Entonces, ¿vamos a donde está Rihaku-sama? Te mostraré el camino.” Maomao iba a guiar a la niña a la habitación de Rihaku, recordando que el médico charlatán tenía miedo de Rihaku, pero de repente se detuvo en su camino. “…¿Dónde duerme Rihaku-sama?”

 

“Mmm.” Tenyuu hizo un gesto grosero con su palillo. Era la habitación más cercana a la entrada en la planta baja.

 

“Entonces, te mostraré el camino”, dijo Maomao.

 

“¿Es así? Muchacha, ¿vas a dejar tu tazón?” preguntó el médico charlatán.

 

“Lo limpiaré, así que por favor déjalo como está.”

 

“Si no vas a comer, puedo guardarlo.” El médico charlatán le mostró una sonrisa alegre y limpió el tazón de Maomao.

 

“Esta niña es un extraño. Estará bien dejarla entrar, me pregunto…”

 

A diferencia del médico charlatán, Tenyuu tocó un punto doloroso.

 

En una situación normal, Maomao estaría de acuerdo con las palabras de Tenyuu.

 

Pero, ella consideró que el asunto que Rihaku se había esforzado en consultarle.

 

(¿Vino a hablar conmigo, pensando que esto sucedería de antemano?)

 

Mientras Maomao gimoteaba, condujo a la niña a la habitación de Rihaku.

 

“Yo”.

 

Rihaku estaba despierto. Se estaba frotando los ojos somnoliento, obviamente con el final de su turno de noche. Su habitación tenía una cama y un cajón. ¿No se esforzó el médico charlatán en redecorar esta habitación también?

 

“Oficial Militar-Samaa”. La niña se acercó a Rihaku que estaba en la cama. “Apareció de nuevo.”

 

“¿Lo hizo?” preguntó.

 

“Sí, sí, la cabeza de una mujer.”

 

“¿Dónde apareció?”

 

“Fuera de la finca. El abuelo jardinero estaba tan asustado que perdió la sensibilidad en sus piernas.”

 

“¿Es así? Lo tengo. ¿Dónde está el abuelo jardinero?”

 

“Sí. Está barriendo el jardín con la cara pálida.”

 

“Lo tengo. Bien, un caramelo para ti.”

 

“Yayy”.

 

La niña salió de la habitación.

 

Maomao miró fijamente a Rihaku. “Rihaku-sama, tengo que confirmar una cosa.”

 

“¿Qué cosa?” dijo.

 

“¿Es esto una investigación, en lugar de mera curiosidad?”

 

“Oh, ya lo sabes”, admitió Rihaku, sin dar señales de ocultarlo.

 

(Esa es la razón por la que apenas habló con el médico charlatán y Tenyuu.)

 

Naturalmente, dejando de lado al médico charlatán, con Tenyuu sería difícil hablar.

 

Pero ella pensó que Rihaku tendría una mejor manera de abordarlo. Ella pensó que él esquivaría la pregunta por un poco más de tiempo.

 

“¿No puedes hacerlo con más delicadeza? Es muy sospechoso”, dijo.

 

“No, quería hacerlo al principio.” Rihaku sonrió irónicamente. “Siento que realmente no puedo llevarme bien con esa persona Tenyuu. No es que discutamos, pero es difícil mantener una conversación. ¿Entiendes lo que quiero decir?”

 

“….”

 

Fue como Maomao lo percibió.

 

“En otras palabras, un tipo de persona que normalmente mantiene las distancias, pero que se encuentra cerca por lo que es difícil el hablarle. Todavía estarías bien con alguien con quien puedes discutir, pero la otra persona no tiene la personalidad para hacer tal cosa. ¿Es eso lo que estás diciendo?” preguntó.

 

“Sí, lo entiendes. No es vago. Es sólo que no puedo ver su núcleo. Puedo ver las ramas, pero el tronco, nope”. Rihaku instintivamente vio a través de la verdadera naturaleza de Tenyuu. “Las acciones de la muchacha parecen salvajes pero hay una lógica detrás de ello. Se siente como veneno o medicina.”

 

“Te ruego que cambies el orden de las palabras a medicina o veneno*.” Maomao le pidió que la reconsiderara. De todos modos, ella entendió la razón detrás de las pobres acciones de Rihaku. “El carácter de Tenyuu tiene un poco de culpa, pero no creo que sea tan preocupante.” (EZ: *LOL, para mi ella es; veneno o veneno más venenoso XD)

 

Se convirtió en médico de la corte, y si su identidad no hubiera sido verificada, no sería llevado a la capital oeste aunque sea por la escasez de personal.

 

“Sin embargo, sé que. Lo siento. Soy un oficial militar, así que pensé en ello como lo haría en una batalla”.

 

“¿Como lo harías en una batalla?”

 

“Sabiendo que el es alguien a quien siempre puedo confiar mi espalda.”

 

“…”

 

Ella no podía decir nada sobre el instinto salvaje de Rihaku.

 

De todos modos, decidieron dejar de lado la conversación sobre Tenyuu por ahora.

 

“De todos modos, ¿la investigación sobre el hitouban vino del Príncipe de la Luna?” preguntó.

 

“Sí, sí, esa persona Jinshi-sama.”

 

Rihaku dejó caer el nombre que notablemente ya no se puede escuchar de personas no relacionadas en los últimos tiempos.

 

“¿No sería mejor que lo mencionaras primero anoche?”

 

“Fue mi error, mi error. La investigación sobre la cabeza salió ayer después de eso. Estamos hablando de la muchacha después de todo; una vez que estás interesada en algo, tratas de entrar en acción, olvidándote de dormir o comer, ¿verdad? Me dijeron que no te forzara”.

 

Extrañamente, Jinshi había tomado en consideración sus necesidades. A pesar de que sus peticiones irrazonables eran las mismas de siempre.

 

(Y esta vez, se trata de una cabeza voladora, huh.)

 

Aparentemente, su tema de traer una historia de fantasmas seguía siendo el mismo.

 

“Es misterioso”, dijo él.

 

“¿Qué? Una cabeza voladora ya es misteriosa por sí misma, sin embargo”, dijo ella.

 

“Se trata de eso, sabes. Cuando escuché la historia por primera vez, la máscara estaba flotando, pero las historias recientes tienen más sobre una cabeza voladora.”

 

“…oh vaya vaya.”

 

“¿Es una historia interesante, me pregunto?”

 

Escuchando una voz detrás de ella, Maomao se giró sorprendida.

 

Era Tenyuu. Estaba sonriendo.

 

¿La falta de cambio de expresión de Rihaku se debió a que había asumido que esto pasaría?

 

“Es de mala educación escuchar a escondidas, ¿sabes?” Dijo Rihaku.

 

“No, no. Sólo me preocupaba por qué ustedes dos siempre estarían charlando solos. Quiero decir, es una doncella soltera”, respondió Tenyuu.

 

“Ah, no hay nada entre nosotros.” Maomao y Rihaku negaron al mismo tiempo.

 

“Eso pensaba. Yo tampoco lo pensé.” Tenyuu entró en la habitación de Rihaku sin reservas.

 

“¿Qué pasa con el médico de la corte-sama?” Preguntó Maomao.

 

“Se está preparando para el té de después de la comida. Me dijo que te llamara,” dijo Tenyuu.

 

Qué forma tan ser el médico charlatán. Probablemente estaba esperando que los pacientes vinieran mientras charlaban sobre el té.

 

“Así que. La historia de la cabeza voladora. Suena interesante. Bueno, entonces, ¿me pueden dejan entrar en ella?” Preguntó Tenyuu.

 

“De ninguna manera”, dijo Maomao.

 

“¿Por qué?” La cara de Tenyuu se derrumbó.

 

“Pareces tener los labios sueltos.”

 

“No los tengo.”

 

“Parece que te aburrirás de ello y luego lo dejarás salir.”

 

“Eso podría pasar.”

 

Rihaku le estaba dejando a Maomao el asunto de Tenyuu. Parece que realmente no puede tratar con este tipo de persona.

 

“Soy útil. Sólo soy inútil si piensas que no puedo ser usado o que soy peligroso. ¿Estás diciendo que no puedes usar las tijeras con habilidad también?” Dijo Tenyuu.

 

“….”

 

Maomao miró a Rihaku. Su cara le decía que se lo dejaba todo a ella.

 

“Por favor, no te metas en el camino”, dijo.

 

“Muy bien”.

 

Hubo un brillo en los ojos de Tenyuu.

 

 – mis pensamientos:

Tres partes. ¿Alguna idea de lo que es realmente el hitouban?


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s