Súper Gen Divino – Capítulo 750: Pedida


Séptimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Proponer matrimonio no era algo que le resultara fácil a Han Sen. Matar a una súper criatura era más fácil para él, porque al menos tenía algo de experiencia en eso, en contraposición a los deberes y responsabilidades maritales.

“Pedida.” Han Sen buscó la palabra en el internet, y el término generó miles de millones de resultados.

Todos esos diferentes métodos de hacerlo le hicieron ponerse bizco. Había tantas formas diferentes, todas grandes y románticas a su manera, pero la cantidad total le hizo imposible decidirse.

Durante un tiempo, de todos modos. Pronto, encontró uno que le convenía. Pidió un anillo, y mientras esperaba que se lo entregaran, se puso a formular su plan.

Al día siguiente, Han Sen visitó la oficina de Ji Yanran. “Nena, ¿te gustaría cenar conmigo esta noche? Yo invito, yo cocinaré.” Preguntó, mientras parpadeaba los ojos.

“¡Claro!” Ji Yanran respondió, mientras trabajaba. No sabía que su verdadero deseo había sido vendido por Annie, así que no sospechaba nada demasiado extraño.

Han Sen solía cenar con ella frecuentemente. Cenar en la cafetería de la base no era nada privado y romántico, así que a menudo iban a sus propias habitaciones. Por lo tanto, cenaban juntos en sus habitaciones a menudo.

“Ven más pronto, te estaré esperando.” Dijo Han Sen, después de escuchar su respuesta. Entonces volvió a su habitación y puso en marcha su plan.

El plan de Han Sen era simple. Iba a hornear unos cuantos pasteles y poner el anillo en uno de ellos. Cuando Ji Yanran encontrara el anillo en el pastel, podría proponerle matrimonio.

Era un método simple pero encantador. Después de todo, seguía en la base y no quería causar un gran alboroto o una escena.

Preparó la mesa de la cocina por la noche, y justo cuando estaba dando los últimos toques, llegó ella. Como de costumbre, ella esperó en el sofá hasta que Han Sen terminó de hacer la cena.

“He horneado algunos pasteles, deberías probarlos.” Han Sen trajo unos cuantos pasteles que ya habían sido hechos. Para mejorar su apariencia, Han Sen los había moldeado con moldes únicos.

Los pasteles tenían formas de animales, flores y corazones. Llevó los pasteles frente a Ji Yanran, con el anillo escondido en el del corazón.

En la bandeja que le presentó, Han Sen había puesto el pastel de corazón más cercano a ella. Pensó que sería más fácil para ella alcanzarlo.

“¡Esto es tan lindo! Nunca pensé que pudieras hacer algo así.” Le dijo Ji Yanran con un tono alegre, mientras recogía el pastel con forma de conejo con una cara feliz.

“Hay muchas cosas que puedo hacer y crear que tú aún no conoces. Estoy seguro de que sabrás de ellas en el futuro.” A Han Sen no le importó su elección incorrecta. Sabía que ella disfrutaba de sus postres, y por su tamaño relativamente pequeño, sabía que Ji Yanran terminaría comiendo algunos más.

“Está bastante bueno.” Ji Yanran se lamió los dedos después de comer el pastel, mostrando que realmente lo disfrutaba. Luego, extendió su mano y seleccionó otro pastel.

“¡Esta tortuga también se ve muy linda!” Ji Yanran eligió su segundo pastel, y no era el corazón otra vez.

“Sí, lo es.” Dijo Han Sen, mientras la alegría y la expectativa de su corazón se desvanecía.

“¿Por qué estás parado mirándome? ¿No deberías estar en la cocina, terminando la cena?” Ji Yanran miró a Han Sen de forma extraña.

“Estoy esperando que examines cada uno de mis pasteles.” Han Sen sonrió suavemente.

“Son dulces y suaves, deberías hacer unos cuantos más en el futuro.” Dijo Ji Yanran, después de comerlos.

“¿Y?” Preguntó Han Sen.

“Eso es todo. Ahora ve a hacer la cena. Una vez que terminemos, todavía tengo que volver al trabajo.” Dijo Ji Yanran, con un tono que sugería un poco de prisa.

Han Sen no quería estropear el anillo oculto, ya que quería que fuera una sorpresa. En silencio, regresó a la cocina con la decepción en su corazón. Para sí mismo, dijo, “Realmente no tengo experiencia. ¿Por qué iba a crear tantos pasteles para ella? ¡Debería haber hecho sólo dos!”

Sin embargo, era demasiado tarde para que se arrepintiera ahora mismo. En la cocina, activó su cerradura genética para vigilar a Ji Yanran. Si ella descubría el anillo, él podía ir corriendo y hacer la pregunta.

Después de comer el segundo pastel, Ji Yanran alcanzó otro. Como dijo anteriormente, le encantaban los postres, aunque no siguieran a la cena. Los pasteles sólo necesitaron dos mordiscos para terminar. Y fue fácil para la gente comer algunos a la vez, especialmente para ella.

Pero esta vez, Ji Yanran no escogió uno de su propia elección. Había empezado a leer un libro, y dejó que su mano extendiera la mano por uno.

“Corazón… corazón… corazón… toma el corazón… ¡no!” Han Sen rezó más fuerte que nunca, mientras el sudor goteaba de su frente en anticipación. Intentó que ella fuera a por el corazón, pero acabó eligiendo la flor.

Cuando Ji Yanran terminó el pastel, sus manos hambrientas se deslizaron por la bandeja para obtener más. Él apretó su puño, renunciando al deseo de rezar. Esta vez, quería realmente doblar la voluntad de su mente a la suya.

Pero Ji Yanran no volvió a elegir el corazón.

¡Pang!

Han Sen golpeó el fregadero cuando su corazón comenzó a partirse en dos. Pensó, “Las probabilidades están todas equivocadas. ¿Cómo puede ser que ella no lo haya elegido todavía?”

“¿Qué estás haciendo ahí?” Ji Yanran preguntó, después de escuchar un ruido.

“Nada. ¡Sigue comiendo, mi amor!” Después de cubrirse el puño, dudaba de que las cosas fueran a salir como él las había previsto. Había ocho pasteles en total, y si no elegía el correcto pronto, estaría llena antes de poder probarlos todos.

Han Sen quería darse una bofetada a sí mismo. Cuestionó la decisión que lo llevó a hacer ocho.

“Necesito aprender de mis errores y hacerlo mejor la próxima vez.” Han Sen cambió de opinión, optando por no hacer una propuesta la próxima vez. Si eso sucedía de nuevo, las cosas sólo podían empeorar.

Han Sen estaba tan nervioso en la cocina, viendo a Ji Yanran terminar su actual pastel. Aún no había encontrado una solución.

Después de que se lo tragó, Han Sen pensó en una manera. Rápidamente salió corriendo y recogió el pastel del corazón delante de ella.

Han Sen no tenía otra opción. Esto era lo que tenía que hacer.

“¡No puedo! ¡Estoy tan llena! ¡Si como más, no me entrará la cena!” Ji Yanran suplicó, mientras se frotaba la barriga.

Han Sen se sintió condenado al escuchar esto. Todo su cuerpo se congeló frente a ella.

“Por favor… Come otro.” Han Sen acercó el pastel de corazón frente a su boca y le dijo, con una mirada lastimera…

Ji Yanran, al ver la cara de Han Sen, se habría sentido mal al rechazarla. Aceptó el pastel de corazón y le dio un pequeño mordisco.

“¡Cómetelo! ¡Cómetelo!” El corazón de Han Sen estaba llamando a los altos cielos. Él miraba sus labios como si tuviera fiebre. En el momento en que sus dientes descubrieran el anillo, él se arrodillaría y le propondría matrimonio.

Ji Yanran realmente había comido demasiado, sin embargo. Y todo lo que tenía era un mordisco como de conejo. Roció la torta lentamente, y parecía que le tomaría un tiempo alcanzar el anillo.

Han Sen se estaba impacientando, así que tragó su saliva.

Ji Yanran notó la intensa mirada de Han Sen a sus labios, e incluso los pequeñas mordiscos que hacia. Su cara se puso roja, pensando que él mismo tenía hambre. No de comida, sino de sexo. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que lo hicieron, después de todo.

Ella había estado muy ocupada en los últimos tiempos, y no pasaba mucho tiempo con Han Sen. De repente, Ji Yanran agarró a Han Sen por el cuello y comenzó a besarlo.

Han Sen estaba congelado, no estaba seguro de lo que estaba pasando. Ver que el anillo estaba cerca de ser descubierto, y que la situación se convirtiera de repente en eso fue confuso.

Pero Ji Yanran estaba excitada. Sus manos se metieron en sus pantalones y agarró la ‘Púa de Rex’.

“Mmm…” Hacía tanto tiempo que Han Sen no tocaba a una mujer. Quería alejar a Ji Yanran para terminar con la pedida, pero no pudo hacerlo.

Rápidamente, los dos rodaron juntos en el sofá.

Era como un huracán, o una fuerte marea. Cuando las cosas se calmaron, Han Sen sostenía el cuerpo de Ji Yanran mientras estaban juntos en el sofá. Ji Yanran estaba acostada sobre el cuerpo desnudo de Han Sen, con el sudor corriendo por su cuerpo. Era como una gata perezosa, sin querer moverse.

La mente de Han Sen finalmente regresó al pastel del corazón. Lo agarró y le sacó el anillo.

Ji Yanran vio a Han Sen sacar el anillo del pastel y lo miró incrédulo, con los ojos bien abiertos. No estaba segura de la expresión que debía tener, pero todo lo que pudo mostrar fue una mezcla de alegría abrumadora y un shock sin palabras.

Su plan se había arruinado, así que Han Sen tomó el anillo y lo puso en su dedo. En voz alta, proclamó, “¡Ji Yanran, cásate conmigo! Quiero tener sexo contigo por el resto de mi vida.”

¡Pang! ¡Ay!

Ji Yanran se enojó tanto que echó a Han Sen del sofá. La caída casi le rompe las nalgas.

“¡Vete al infierno!”

 

 


4 comentarios

  1. Sos realmente un dealer… Me das lo justo para darme ese colocón semanal que necesito…
    Pero cuando se acaban los capitulos me mueroooo 😦

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s