999 Alterna: Capítulo 6: Asesinato y asesino



Parte 1

―Estoy un poco decepcionado, ―se rió Ace mientras se sentaba en la cama―. Dije que estaba seguro de que todos ustedes regresarían por mí, pero no pensé que todos regresarían tan pronto.

Después de decir eso, se volvió hacia la puerta sin número entre las puertas [3] y [7]. El resto de nosotros habíamos regresado a esta habitación por allí.

Rodeamos a Ace y le contamos todo lo que había sucedido, hasta el más mínimo detalle. Ace escuchó atentamente, su rostro todavía estaba hinchado por despertar. Aunque parecía un poco atontado, los engranajes en su mente parecían girar con normalidad.

Después de escuchar los informes de ambos grupos, Ace dijo: ―Entonces parece que nuestro camino a seguir ha sido determinado.

―… ¿Eh? ¿Qué quieres decir? ―Lotus ladeó la cabeza confundida.

―Esas llaves que acaban de descubrir. Si usamos esa llave negra, ¿no podremos ir más allá de la pequeña habitación de hospital en el piso de abajo?

Como dio a entender Ace, había una puerta negra al final del pasillo, un piso más abajo. La llave negra debería poder abrirla. Inconscientemente cerré mis puños.

―Entonces, ¿qué hay de la llave que encontramos en el quirófano? ―Seven preguntó.

―No creo que hayamos visto una puerta amarilla en ningún lado… ―dijo Akane. Pensé en dónde habíamos estado y tampoco recordaba haber visto una puerta así.

―Caramba. Todos necesitan estar al tanto de las cosas. ―Dijo Ace con exasperación mientras nos miraba al resto de nosotros.

―El ascensor, ¿verdad? ―Santa respondió de repente―. Si mal no recuerdo, la puerta del ascensor en la Cubierta C era amarilla.

―Ah… Eso es correcto. ―Dije. Pensé en el ojo de la cerradura justo debajo de los botones de llamada del ascensor.

Había otra puerta en la Cubierta C pintada completamente de negro. Teniendo en cuenta el diseño del barco, probablemente era el otro lado de la puerta en el pasillo de la pequeña habitación del hospital. Entonces ese pasillo estaba conectado a la escalera central. Si regresamos a la escalera central y tomamos el ascensor desde allí, entonces podríamos escapar con bastante facilidad.

―Ahora que lo hemos resuelto, apresurémonos. ―Dijo Seven, mientras giraba su cuerpo para mirar hacia la puerta blanca que conducía al pasillo con la pequeña habitación del hospital.

―Esperen. ―Clover interrumpió abruptamente. Tenía una expresión severa en su rostro―. ¿Qué pasa con la puerta [3]?

―¿Qué pasa con eso? Es lo mismo que las puertas [7] y [8]. Volverías de regreso a esta gran habitación. No tenemos ninguna razón para buscar allí. ―Respondió Seven.

―Hay una razón. Al menos para mí.

Las lágrimas brotaron de los ojos de cachorro de Clover, que miraban con impotencia a Seven. Incluso un gigante sería incapaz de ceder ante esa mirada.

―Sí… supongo que tienes razón. Lo siento —susurró Seven en tono de disculpa, rascándose la cabeza―. Snake podría estar detrás de la puerta [3].

Clover asintió profundamente.

―Muy bien. Entonces me uniré a ustedes. ―Dijo Ace, levantándose de la cama―. He descansado lo suficiente. Ahora es el momento de actuar. Seven, nos echarás una mano, ¿no?

―¿Eh … yo? ―Seven preguntó con una expresión en blanco.

Rápidamente hice el cálculo.

[4] + [1] + [7] = 12

1 + 2 = [3]

Seven parecía haber hecho lo mismo.

―Tch. Así que es por eso —dijo Seven, bajando los hombros con resignación. Se ajustó el gorro―. Si es más rápido para mí ir contigo, entonces vámonos.

Seven se acercó a la puerta [3] y tocó el <RED>.

―… ¿Eh? ―Seven hizo pucheros―. Esta cosa está rota, ¿no?

No importa cuántas veces haya intentado escanear su brazalete, no apareció ningún asterisco.

―Muévete. Déjame intentarlo. ―Dijo Clover. Después de acercar su muñeca izquierda al escáner, apareció un asterisco en el panel de visualización―. Está funcionando bien.

―¿Entonces mi brazalete está roto?

Luego, Ace tocó el <RED> y se iluminó un segundo asterisco.

―Sí, entonces soy solo yo…

Clover tiró de la palanca mientras Seven escaneaba su brazalete. La puerta se abrió sin problemas.

―¿Qué? ¿Por qué? ―Seven preguntó.

―Todo parece estar bien. ―Dijo Clover, mirando hacia el pasillo más allá de la puerta―. Necesito encontrar a mi hermano.

Se preparó para dar el primer paso a través de la puerta.

―Niña, espera. ―Gritó Seven―. Deberíamos tener más cuidado. Si mi brazalete está roto, entonces tendremos problemas si el <DEAD> no funciona…

Sin embargo, sin prestar atención a las palabras de advertencia de Seven, Clover atravesó la puerta.

―¡Hey, espera!

El sonido de la activación del dispositivo de detonación resonó.

―Bien entonces. Supongo que debo rezar para que mi brazalete no se haya roto. ―murmuró Seven con una burla.

―Sí. ―Dijo Ace, preparándose para entrar por la puerta.

Seven se volvió hacia el resto de nosotros. ―Bueno, entonces volveremos en un santiamén.

―Ten cuidado. ―Dijo Lotus.

―¿Oh? No esperaba escuchar esas palabras de tu boca. ―Dijo Seven mientras se giraba con una sonrisa―. ¿Finalmente te enamoraste de mí?

―¡N-No me malinterpretes! Estaríamos en problemas si ustedes tres murieran. ―Lotus respondió en voz alta, con las venas abultadas en su frente―. Junpei, June, Santa y yo no podemos abrir la puerta [9] con nosotros cuatro.

―Oh, eso es lo que quisiste decir. ―Dijo Seven. La puerta se cerró de repente, ocultando la cara sonriente de Seven.

―… ¿Estarán bien? ―Akane murmuró con ansiedad.

―No tienes que preocuparte por nada. ―Respondió Santa, señalando el <RED>―. Revisa la pantalla.

A sugerencia de Santa, me volví para mirar el dispositivo. La pantalla mostró <CUPADO> con la primera letra “O” cortada. Parecía que el cableado de la pantalla estaba parcialmente desconectado. Por eso no se iluminó el primer asterisco.

El pitido intermitente del otro lado de la puerta se detuvo abruptamente. Debieron haber logrado detener la cuenta regresiva de la detonación.

―Eso es un alivio. ―Suspiró Akane, presionando ambas manos contra su pecho.

―Ahora bien, ¿deberíamos hacer nuestro movimiento también? ―Lotus dijo, dándole la espalda a la puerta numerada.

―’Hacer nuestro movimiento’ … ¿Dónde?

―Ustedes son lentos. ―Dijo Lotus con frustración―. Solo estaríamos perdiendo el tiempo esperando, ¿verdad? Para ayudarnos a movernos de manera más eficiente más adelante, deberíamos seguir adelante y explorar las nuevas áreas.

De su escote, sacó la llave negra que había agarrado en algún momento y sonrió.

Parte 2

―Pasaré. No quiero desperdiciar mi energía. ―Dijo Santa mientras estaba acostado en una cama―. Todos ustedes pueden manejar la exploración por su cuenta. Esperaré aquí a que regrese el grupo de Seven.

Lotus abrió la boca. ―Mira aquí, pequeño…

―¿No sería una buena idea? ―Akane intervino de repente, cuando Lotus estaba a punto de saltar hacia Santa―. Si no hay nadie aquí cuando el otro grupo regrese de detrás de la puerta [3], creo que se preocuparían. Hagamos que Santa vigile aquí.

―…Supongo que tienes razón. Bien. Entonces los tres iremos a explorar. Santa, no hagas nada estúpido. ―Dijo Lotus, antes de caminar rápidamente hacia la puerta blanca. Akane y yo la seguimos unos pasos atrás. Los pasos de Akane eran ligeros y su condición parecía normal.

Atravesamos el pasillo con innumerables puertas, bajamos las escaleras y nos apresuramos hacia la puerta negra al final del pasillo.

―¿Tu fiebre ha mejorado ahora? ―Le pregunté a Akane mientras caminaba.

―Si. Ha estado completamente bien desde antes. De hecho, siento que mi cuerpo es más ligero y saludable que antes. ―Respondió Akane enérgicamente, doblando los brazos como para mostrar sus bíceps. Ella no parecía estar presionándose a sí misma.

Mi mirada gravitó naturalmente hacia sus elegantes dedos. Recordé que era bastante hábil tocando el piano, algo de lo que fui testigo de primera mano a través de numerosas actuaciones privadas.

―¿Aún tocas el piano?

―Uhm … Sí. ―Respondió Akane después de un momento de vacilación.

―Recuerdo que siempre me contabas tu sueño de ser profesora de piano. ¿Vas a algún tipo de escuela de música ahora?

Tenía la intención de preguntarle a Akane casualmente, pero por alguna razón ella no respondió.

―… ¿Akane?

Ella miró a lo lejos con una expresión en blanco.

―¿Qué pasa, Akane?

―Nada … No es nada. ―Respondió Akane, sacudiendo la cabeza como si estuviera un poco perturbada―. Por alguna razón mi memoria es un poco confusa …

―Oye, no me digas que tú también tienes amnesia ahora. ―Respondí en broma. Pero la mirada seria en el rostro de Akane no desapareció. Empecé a preocuparme―. Ahora que lo mencionas, ¿no dijiste también que no recuerdas mucho de cuando el tipo de la máscara de gas te secuestró?

―Sí … recuerdo vagamente que eso sucedió, pero … se siente como si fuera algo salido de un sueño …

―Podría ser un efecto secundario del gas anestésico. ―Intervino Lotus frente a nosotros―. Eso es lo que podría estar borrando tus recuerdos recientes.

―No, esto ha estado sucediendo desde antes de eso … He tenido este sentimiento con más frecuencia estos días.

―¿Has ido a ver a un médico?

―Uhm …

Akane parecía nerviosa. Ni siquiera debe recordar eso. Su deterioro de la memoria era más grave de lo que había imaginado inicialmente.

―¿Recuerdas tu ceremonia de mayoría de edad? ―Pregunté, temiendo lo peor. (TN: Las ceremonias de mayoría de edad se llevan a cabo en todo Japón todos los años en enero para celebrar a aquellos que han alcanzado la edad adulta a la edad de 20 años)

―¿Eh?

―Deberías haberlo celebrado el año pasado. ¿Recuerdas algo de entonces?

―…No. ―Ella parecía bastante sorprendida por la verdad. Ella me miró con los ojos muy abiertos.

―¿Dónde fuiste a la escuela preparatoria?

―…

Ni siquiera pudo contestar eso.

―¿Qué hay de la escuela secundaria?

―Lo siento … no lo sé.

Akane se cubrió la cara de vergüenza. Me sentí culpable por interrogarla así, pero quería saber todo lo posible sobre su condición. Tenía que llevarla a ver a un médico tan pronto como escapemos de este barco.

―¿Y la escuela primaria?

―Yo sé sobre eso. ―Dijo Akane, esbozando una sonrisa por fin―. Todavía recuerdo todo muy claramente de las veces que jugué contigo.

Entonces eso significaba que sus recuerdos de antes de hace nueve años todavía estaban intactos. Exactamente lo contrario de la amnesia de Seven.

―Es posible que tenga amnesia anterógrada. ―Dijo Lotus―. Ocurre cuando el hipocampo del cerebro está dañado, lo que causa problemas con el almacenamiento adicional de la memoria. ¿Cuánto puedes recordar con claridad?

―Me despedí de Junpei y me mudé a vivir con mi padre… Fue entonces cuando me enfermé. Después de eso, todo es confuso …

―Eso lo confirma. Esa enfermedad debe ser la causa. ¿Cuántos años atrás fue eso?

―Eso fue justo después de graduarnos de la escuela primaria, ¿verdad? ¿Así que hace nueve años? ―Tragué saliva―. Y hace nueve años fue cuando …

Akane asintió en silencio. ―Fui hospitalizada con Fiebre del ángel … Los recuerdos después de eso … yo …

Sus mejillas se pusieron rojas. Eso no era una buena señal. Su fiebre podría regresar en cualquier momento.

―Fiebre del ángel … ¿No dijeron que el virus llega al cerebro del paciente en la Etapa 3? ―Lotus se volvió hacia nosotros―. ¿No debería ser eso lo que causó el mal funcionamiento de su hipocampo?

―Pero… ―No estaba de acuerdo con la teoría de Lotus―. Desde que llegamos aquí, June no ha mostrado ningún signo de pérdida de memoria. Recuerda los apodos de todos, entiende completamente el juego nonario, se comunica normalmente …

―No … ―Akane negó con la cabeza―. He tratado de ocultarlo, pero nada de eso es cierto. Mi memoria se vuelve confusa en ciertos puntos … Hay un lapso total en mi memoria desde el momento en que registramos la habitación 92 juntos, hasta que pasaste por la puerta [7] …

Eso coincidió con el período de tiempo en el que desapareció. ¿Dónde estaba Akane y qué estaba haciendo durante ese tiempo? No pensé que la teoría de la amnesia anterógrada de Lotus pudiera explicarlo todo.

No pude encontrar las palabras para consolar a Akane, que se quedó quieta, luciendo abatida.

El tiempo pasaba silenciosamente, era un silencio sofocante.

Parte 3

Finalmente, llegamos a la puerta negra.

Afortunadamente, esta vez, no había ningún monitor configurado para mostrar una pregunta. Después de insertar la llave, la puerta se abrió sin problemas.

Una escena familiar se extendió ante mis ojos. Mientras cruzaba la puerta, vi la lujosa escalera central. Según la pared de nuestra izquierda, estábamos en la Cubierta C.

―Se siente como si volviéramos al punto de partida. ―Dijo Lotus, agarrándose a la barandilla mientras miraba hacia los niveles inferiores.

El reloj de pie mostraba la hora un poco más de las dos. Quedaban menos de cuatro horas. No podíamos permitirnos perder el tiempo.

―¿Dónde está el ascensor? ―Lotus me preguntó.

―Aquí.

Pasé por la escalera central y caminé hacia donde las dos puertas del ascensor estaban una al lado de la otra. Tal como había visto antes, había un pequeño ojo de cerradura debajo del botón de llamada.

Saqué la llave de mis jeans y la metí en el ojo de la cerradura. Las lámparas alrededor del ascensor de repente se encendieron todas a la vez, como si despertaran de un sueño profundo.

―Dulce, parece que está funcionando.

―Muévete.

Lotus me empujó a un lado y presionó el botón [arriba]. El sonido de los motores en marcha reverberó a nuestro alrededor y, con el claro sonido de una campana, se abrieron las puertas amarillas del ascensor a nuestra izquierda.

Entramos los tres. Había botones para las cubiertas [A] a [E], pero inmediatamente presioné el botón [A]. Las puertas se cerraron y comenzamos nuestro lento ascenso.

―Este ascensor seguro que se está tomando su tiempo. ―Dijo Lotus con una expresión molesta.

Aunque solo había dos pisos entre la cubierta C y la cubierta A, todavía teníamos que llegar a nuestro destino.

Mirando el perfil de Lotus, de repente recordé la historia de Clover de antes.

―Los niños que fueron secuestrados se dividieron en dos grupos y comenzaron el Juego nonario en diferentes áreas.

―Al parecer, dos murieron durante el juego. Uno de ellos fue Nona. Ella era solo una niña de ocho años y la más joven entre los participantes.

¿Debería decirle a Lotus la verdad? ¿O sería mejor callar?

Mientras vacilaba, el ascensor finalmente se detuvo en la cubierta A.

En el momento en que salimos, nos encontramos con una puerta de hierro que bloqueaba nuestro camino. El número [6] estaba garabateado al azar en su superficie.

Lo encontramos. Otra puerta numerada.

Pero eso no fue todo. El camino que salía del ascensor se detuvo en la puerta [6] al final del pasillo, pero a la derecha estaba la puerta [2], mientras que la puerta [1] estaba a la izquierda, ambas igual de imponentes. Un <RED> estaba equipado al lado de cada una de las puertas. Revisé la parte inferior de cada dispositivo solo para asegurarme, pero todas las placas de circuito estaban perfectamente en su lugar.

―Regresemos. Deberíamos contarles a todos los demás sobre esto. ―Dije, dándome la vuelta para caminar hacia el ascensor.

―Un momento. ―Dijo Lotus, deteniéndome en seco―. Los tres podemos abrir la puerta [1].

[5] + [6] + [8] = 19

1 + 9 = 10

1 + 0 = [1]

―¿Realmente estás comenzando esto de nuevo? Olvídalo. Incluso si dejamos atrás a los demás, no podríamos abrir la puerta final. ―Respondí, harto de su egoísmo.

―Lo sé. Solo tenía ganas de señalar la posibilidad …

―Nos vamos.

Tiré del brazo de Akane y nos dirigimos al ascensor. No dispuesto a quedarse atrás, Lotus se apresuró a seguirnos.

Regresamos a la cubierta C y bajamos. Me volví para mirar el ascensor, y de repente un pensamiento apareció en mi mente.

―Espera un segundo. ―Le grité a Lotus, que estaba a punto de caminar de regreso al pasillo.

―¿Qué es?

―Tal vez podamos usar el ascensor para ver los pisos inferiores …

―No seas estúpido. Las cubiertas inferiores están todas inundadas. ¿Estás pidiendo ahogarte?

―Pero mira de cerca. Las paredes y el suelo del interior del ascensor están completamente secos. Creo que vale la pena intentarlo.

Presioné el botón triangular al revés con mi dedo índice. Las puertas se abrieron una vez más.

―June, espera aquí.

―Oye, ¿qué planeas hacer? ―Lotus gritó, alborotando su cabello.

―Exploración.

―¿En serio? Todo debajo de nosotros está completamente sumergido.

―Entonces comprobemos esa teoría.

―… ¿Comprobar?

―Si hacemos esto …

Entré al ascensor con un pie, giré mi cuerpo y presioné el botón [E].

Rápidamente aparté mi cuerpo y salté del ascensor. Las puertas se cerraron y el ascensor comenzó a moverse.

Agudicé mis oídos. El sonido de las puertas abriéndose resonó vigorosamente desde abajo. Al escuchar eso, presioné el botón del triángulo invertido una vez más. En poco tiempo, las puertas del ascensor se abrieron. Como esperaba, no había ni una sola gota de agua dentro.

―¿Pero cómo? ―Lotus preguntó, sus ojos se agrandaron en estado de shock.

―Si la cubierta D está sumergida, ¿cómo puede la cubierta E que está aún más abajo estar completamente bien? ―Preguntó Akane. Ella también pareció sorprendida, como si hubiera sido poseída por algo.

―El hueco del ascensor y parte de la cubierta E deben ser una especie de espacio cerrado sellado. Es como sumergir un frasco en agua. Hay una parte de la cubierta E que no está inundada.

―Ya veo. Así que es por eso que este barco todavía está a flote. ―Dijo Lotus, golpeando su puño en su palma al darse cuenta.

―Sí, probablemente sea eso. ―Asentí con la cabeza, dando un paso hacia el ascensor―. Bien, entonces iré a ver cómo está ahí abajo. June y Lotus, ustedes dos esperen aquí …

―P-Pero … ―Akane frunció el ceño.

―Estará bien. Escucha lo que digo. ¿Entendido? ―Puse mis manos sobre los hombros de Akane, antes de darme la vuelta rápidamente y saltar al ascensor.

Pulsé el botón [E] y las puertas empezaron a cerrarse. Por otro lado, Akane parecía estar un poco conmocionada, y de repente…

―¡Yo también voy!

Se deslizó por la abertura que se encogía y maniobró hacia el ascensor. Entré en pánico e intenté abrir las puertas, pero era demasiado tarde.

Las puertas de acero se cerraron por completo y la jaula comenzó a descender con nosotros adentro.

―Caray … No seas tan precipitada. ―Le dije.

Llevé mi mano a la cabeza de Akane y revolví su suave cabello. Ella me miró y se rió alegremente.

―¿Te acuerdas? Cuando me quejé de no haber visto nunca un delfín antes … Junpei, dijiste: ‘Entonces te llevaré al acuario durante las vacaciones de primavera’. Entonces me sentí tan feliz.

―Ahh … supongo que sucedió algo así, eh.

Cuanto más hablaba con Akane, más lentamente resurgían los recuerdos perdidos de mi infancia.

Akane continuó: ―Pero mi madre falleció repentinamente y tuve que mudarme con mi padre … Al final, nunca pudimos ir juntos, ¿verdad?

―… Ese fue un momento difícil. ―dije, desviando mi mirada de ella.

―No, en absoluto. ―Negó rápidamente―. Creo que mi mamá podría enojarse conmigo en el cielo por decir esto, pero estaba encantada de reunirme con mi papá y mi hermano. No los había visto desde que era pequeña.

―… ¿Hermano?

―¿Eh? ¿Nunca lo mencioné? Tengo un hermano que es tres años mayor que yo, llamado Aoi. No lo había visto desde que nos separamos cuando tenía cuatro años.

Era la primera vez que oía de él, pero por alguna razón, el nombre Aoi me sonó.

―¿Te has llevado bien con tu padre y tu hermano?

Akane ladeó la cabeza ligeramente, y sus ojos temblaron de soledad.

―Lo siento … no lo recuerdo.

―Ah, eso es correcto.

Sonó una campana y el ascensor se detuvo. Estaba seguro de que todo estaba bien, pero no podía quitarme la ansiedad de ver cómo se abrían las puertas.

No había nada fuera de lo común. El agua no se veía por ningún lado y, como en los otros pisos, los pasillos se extendían una y otra vez, sin un final a la vista.

La electricidad también funcionaba normalmente aquí, ya que los pasillos todavía estaban tenuemente iluminados.

Agarré la mano de Akane y salimos al unísono del ascensor. Un silencio desconcertante llenó toda la zona.

Miré por el pasillo. Las barras de color índigo bloquearon el camino hacia adelante. Desafortunadamente, parecía que no podíamos continuar.

―Estamos … en medio del océano, ¿verdad? ―Preguntó Akane, mirando a nuestro alrededor.

―Si.

―Entonces puede que haya delfines nadando junto a nosotros, más allá de estos muros. ―Dijo Akane con una sonrisa―. Lo siento… sé que podrías enojarte conmigo por no hablar en serio, pero creo que estoy un poco emocionada. Hoy se sienten como las vacaciones de primavera después de nuestra ceremonia de graduación de la escuela primaria, y estoy en una cita en el acuario con Junpei …

De repente, las lágrimas corrieron por su rostro.

―… Si tan solo esto fuera un sueño. ―Continuó Akane, dejando escapar pequeños sollozos―. Me he reunido con Junpei después de todo este tiempo, pero … por qué … por qué tuvo que resultar así …

Al ver su rostro llorando, una ola de emociones se apoderó de mi corazón. Montando esas emociones, la abracé.

Los latidos del corazón de Akane, su calidez … Lo sentí todo en mi cuerpo.

―… ¿Junpei?

―No te preocupes. Esto es un sueño. Hemos estado dentro de una pesadilla todo este tiempo.

El interior de mis fosas nasales comenzó a doler. Mi pecho se sentía pesado, como si estuviera lleno de plomo.

―Vayamos al acuario una vez que despertemos de este sueño. ¿Está bien, Akane?

―…Bueno.

Escuché su voz tímida surgir de alrededor de mi pecho.

Parte 4

Después de regresar a la cubierta C, Akane y yo volvimos a encontrarnos con Lotus y nos dirigimos hacia la gran habitación hospital.

De vuelta en la habitación del hospital, Ace, Clover y Seven habían regresado sanos y salvos y se habían unido a Santa.

Sin embargo, algo en ellos se sintió mal. Seven tenía una expresión sombría en su rostro, mientras que el rostro de Ace había perdido completamente el color. Clover parecía tan frágil que parecía estar a punto de desvanecerse.

Santa, con la misma expresión apática de siempre, se volvió para mirarnos.

―¿Paso algo? ―Pregunté conteniendo el aliento.

―… Snake está muerto. ―Murmuró Santa, mirando hacia arriba con los brazos cruzados.

―Qu- ―Un escalofrío recorrió mi cuerpo. Sentí palpitaciones en el corazón que me impedían respirar adecuadamente. El sudor frío brotó de mi frente y la parte posterior de mi cuello.

Akane y Lotus parecían tener la misma reacción. Ninguna de las dos se movió ni un centímetro, mientras la desesperación recorría sus rostros.

―E-Estás bromeando, ¿verdad?

―Si eso es lo que piensas, ¿por qué no lo ves por ti mismo? ―Dijo Seven. Estaba temblando, con ambas manos apretadas en puños.

―Pero tendríamos que pasar por una puerta numerada …

―No hay necesidad de preocuparse por eso. ―Respondió Ace. Señaló la puerta sin número―. Metimos una almohada en el hueco de la puerta. La cerradura no está activada, así que puedes pasar por allí.

―¿Y entonces?

―La sala de rayos X estará a tu izquierda. Abrimos esa puerta resolviendo la pregunta en el monitor, para que puedas abrirla con bastante facilidad.

En otras palabras, podríamos entrar a la sala de rayos X sin tener que pasar por una puerta numerada.

Ace continuó: ―Encontrarás el cadáver adentro, donde están las siete muñecas espeluznantes.

―Entendido. Iré a comprobarlo.

Lotus, Akane y yo nos saludamos con la cabeza antes de dirigirnos hacia la puerta sin número.

Al entrar al pasillo, una puerta de hierro apareció a nuestra izquierda. No pudimos abrirla antes, pero como había dicho Seven, la puerta ahora se abrió con facilidad.

Armándome de valor, salté por la puerta.

―… Ugh. ―Akane inmediatamente hizo una mueca y se llevó las manos a la boca mientras entraba en la habitación detrás de mí.

―¿De dónde viene este mal olor? ―Lotus la siguió, pellizcándose la nariz.

Un hedor antinatural llenó la habitación. El hedor a sangre, el hedor a carne podrida, el hedor a excrementos humanos, el hedor a algo que se quema – todo eso y más asaltaron mis fosas nasales.

Demasiado pronto me volví incapaz de soportar el olor, no tuve más remedio que cubrirme la boca con la palma de la mano. Mientras reprimía las náuseas que brotaban de mi interior, miré alrededor de la habitación.

―¿Qué es eso?

No pude evitar temblar ante la espeluznante vista ante mí.

Siete modelos anatómicos estaban disfrutando de la luz roja que se emitía desde el techo, todos mirando en la misma dirección. Se pegaron en la cabeza fotografías de cada uno de nuestros rostros.

¿Cuándo se tomaron estas fotos? Mordí mi labio con rabia. La modelo con el rostro de Akane mostró una sonrisa radiante.

Lotus con sus labios fruncidos, Seven con una mirada feroz en sus ojos, Santa con su sonrisa sarcástica, Ace con los ojos cerrados y Clover con una expresión cursi – Snake y el hombre con el brazalete [9] no estaban presentes.

Me volví para mirar hacia donde las siete figuras dirigían sus miradas. Había una partición de tela que dividía la habitación. La pared detrás de ella estaba salpicada de sangre fresca. Según el lugar donde las salpicaduras eran más pronunciadas, se hizo obvio dónde estaba el cuerpo de Snake.

―June, espera aquí. ―Me di la vuelta para dirigirme a Akane.

―Pero…

―Por favor, quédate callada y haz lo que te digo.

Mientras mantenía a Akane hacia atrás con mi palma, caminé con cautela hacia la partición. Lotus me siguió, aferrándose a mi espalda.

Agarré la partición con ambas manos. Con vacilación, miré detrás de ella.

Mi corazón se detuvo. Mi cuerpo se congeló. Parecía que el tiempo también se había congelado.

Una vista de pesadilla se extendía más allá de la partición, una que haría que cualquiera se estremeciera de terror. Toda la zona era un mar rojo. Trozos de carne e intestinos estaban esparcidos en charcos de sangre.

Una cabeza. Ambos brazos. Ambas piernas. Un torso.

Una sección del torso se había abierto por completo, los intestinos rosados ​​se extendían desde el interior.

Trozos de carne cubrían las paredes circundantes. Moco amarillo goteaba por todas partes, como si las babosas hubieran corrido desenfrenadas por la habitación.

―¿Q-Qué diablos es esto? ¡¡¡No…!!!

Incapaz de soportar la grotesca escena, Lotus huyó de la habitación. Inmediatamente después, escuché el eco de los vómitos a través de los pasillos. Esa fue la reacción natural. Era extraño que pudiera permanecer tan tranquilo como estaba.

―Lotus, ¿estás bien? ―June salió de la habitación para cuidar de Lotus. Por el momento, no tendría que preocuparme por su regreso.

Me volví para examinar el cadáver una vez más. Partes de él se habían quemado hasta quedar negras. La cabeza parecía tener lo peor, como si hubiera sido encapsulada por llamas al rojo vivo, se parecía a una cabeza de fósforo completamente quemada.

Junto a la cabeza estaba la muñeca izquierda del cadáver. Debe haber sido arrojado allí por el impacto de la explosión. Un hueso blanco y rígido sobresalía de la sección transversal donde había sido arrancado.

Contemplé el cadáver como un todo. La masa de carne estaba cubierta por ropa quemada y hecha jirones. Una corbata de color rojo vino, una camisa de vestir ensangrentada, una chaqueta azul marino con líneas amarillas y pantalones grises. Lo había visto todo antes. No había duda de que el cadáver pertenecía a Snake.

―Por qué … Por qué tuvo que pasar esto …

Junté mis manos por Snake y miré hacia arriba.

Lo que parecían ser números estaban garabateados por toda la pared salpicada de sangre.

5… 2…

El resto estaba cubierto de sangre.

¿Qué significan estos números?

La intriga llenó mi mente, pero casi había alcanzado mi límite. No podía soportar quedarme en la habitación por mucho más tiempo.

―Maldita sea, esto es horrible.

La voz de Santa vino detrás de mí. Me di la vuelta y lo vi contemplando el espantoso cadáver con el mismo semblante frío y tranquilo de siempre.

―¿Por qué estás aquí? ―Pregunté.

―Pensé en comprobarlo por mí mismo. ―Sin dudarlo, Santa entró en un charco de sangre.

―¿Qué pasó con no querer ensuciarte los zapatos?

―Eso ya no es importante. Todos serán asesinados a este ritmo. Tengo que investigar un poco si quiero sobrevivir, con o sin nadie más.

Mientras decía eso, pateó el cadáver de Snake. El torso se torció en una forma grotesca cuando algo dentro fue aplastado con un resonante “splat”.

Mi estómago gruñó como un perro. Algo agrio agitó mis entrañas. No pude soportarlo más.

Dejando atrás a Santa, salí volando de la sala de rayos X.

El hedor a sangre que había llenado mis fosas nasales no desaparecía.

Cada vez que ese olor metálico llegaba a mis pulmones, la escena dentro de la sala de rayos X me venía a la mente. ¿Cuántas veces tendría que soportar estas náuseas?

Parte 5

Después de regresar a la gran habitación del hospital con Akane y Lotus, mi mirada se dirigió ante todo a Clover.

Estaba sentada en el borde de una cama, con la cabeza gacha. Sus ojos apagados y hundidos miraban sin rumbo fijo al suelo. Aparte de su respiración rítmica como una máquina, no mostró reacción alguna. Su cuerpo se veía tan frágil que incluso un solo toque pudo haber sido suficiente para romperla.

Muy pronto, Santa regresó. Sus zapatos estaban completamente empapados de sangre. Solo verlos me dio náuseas.

Los siete nos habíamos reunido una vez más en la habitación del hospital.

―¿Lo entiendes ahora? Es verdad. ―Dijo Seven mientras se acercaba a mí. Por consideración a Clover, bajó la voz a un susurro―. Snake fue asesinado.

―¿Asesinado?

―¿Crees que murió de otra manera? Necesitas al menos tres personas para abrir una puerta numerada. Quienquiera que fuera hizo Snake usara el <RED> con él y abriera la puerta [3]. Y luego lo empujaron.

―Eso es terrible … ―Akane se cubrió la cara.

La puerta se habría cerrado después de nueve segundos. Por sí mismo, Snake no tendría salida. No, probablemente no se habría rendido. Incluso si se hubiera dado cuenta de la inutilidad de sus acciones, habría entrado en la sala de rayos X para buscar el <DEAD>.

Para desactivar la bomba de tiempo del brazalete, todos los que se autentificaron en el <RED> también deben tocar el <DEAD>. Snake no habría podido hacer nada en su situación. Entonces, después de 81 segundos …

Mientras la espantosa imagen de la sala de rayos X volvía a aparecer en mi mente, negué vigorosamente con la cabeza.

―¿Quién haría algo así…? ―Lotus murmuró.

―Se necesitarían al menos tres personas, incluido Snake, para abrir la puerta numerada. Un culpable más Snake no sería suficiente para abrir la puerta. ―Respondió Seven con brusquedad―. Este fue el trabajo de varias personas.

Me crucé de brazos. ―Hay algo que quiero confirmar primero.

―¿Qué?

―¿Cuándo exactamente fue asesinado Snake?

―Debe haber sido cuando todos se separaron para buscar las placas de circuitos del <RED>. No pudimos encontrar a Snake después de eso.

―Así que todo el mundo se fue por su cuenta buscando las placas de circuitos en diferentes áreas. Eso significa que nadie tiene una coartada, ¿verdad?

―Si. Cualquiera de nosotros podría ser culpable.

―¡E-Espera un momento! ―Akane gritó nerviosa―. ¿Qué pasa con ustedes dos? Están hablando de esto como si fuera obvio, pero están diciendo que hay un asesino entre nosotros, ¿verdad?

―Sí. Y no solo uno, debe haber al menos dos entre nosotros. ―Respondió Seven.

―Seven, es suficiente. ―Reprendió Ace―. ¿Qué se gana sembrando las semillas de la sospecha? ¿No estamos jugando directamente en las manos de Zero?

Seven no pudo evitar mostrar vergüenza en respuesta a la dura reprimenda de Ace.

―¿Qué quieres decir con jugar directamente en las manos de Zero? ―Preguntó Lotus, inclinándose hacia adelante con curiosidad.

―Estoy diciendo que esto es solo otra parte del plan de Zero. ―Continuó Ace con el ceño fruncido―. No debemos olvidar que todavía estamos jugando al juego de Zero. Y dado que este es un juego, seguramente habrá ganadores y perdedores. Los que escapan por la puerta [9] se convierten en vencedores; los que fracasan se convierten en perdedores. Zero está tratando de obligarnos a competir por la victoria.

―En otras palabras, estás diciendo que Zero está tratando intencionalmente de provocar la disensión entre nosotros … ―Resumió Akane.

―Exactamente. Por eso debemos evitar caer en la trampa de sospechar unos de otros. Si no confiamos el uno en el otro y no nos unimos, caeremos directamente en la trampa de Zero.

―¿Entonces la muerte de Snake …? ―Preguntó Lotus.

Ace asintió. ―Correcto. Lo más probable es que también fuera obra de Zero.

―Eso tiene que ser. ¡Ace tiene razón! ―Akane dijo de acuerdo.

―Por encima de cualquier otra persona, debemos sospechar del propio director del juego. Después de todo, él es quien nos secuestró a todos en primer lugar.

Ace y Akane tenían razón. Sin embargo, ahora más que nunca, no pude evitar sospechar de los que me rodeaban.

Sin pensarlo, solté: ―¿Qué pasa si Zero es uno de nosotros?

Parte 6

¿Qué pasa si Zero es uno de nosotros?

Mis palabras solo hicieron que todos los demás se congelaran en su lugar. Nadie dijo nada en respuesta. Sin embargo, las pupilas de todos se movieron rápidamente, intentando leer los corazones de los demás.

Cada vez que los ojos de una persona se cruzaban con los de otra, la atmósfera de la habitación se volvía más rígida e incómoda.

―… J-Junpei, ¿qué estás diciendo? ―Dijo Akane, incapaz de soportar más el silencio―. ¿No escuchaste lo que dijo Ace hace un rato?

―Sí, debe ser. ―Continuó Ace―. Decía que debemos evitar sospechar imprudentemente el uno del otro, o de lo contrario …

―¿Imprudentemente? No hay nada imprudente en ello —le interrumpí―. Tengo pruebas.

―¿Qué quieres decir con pruebas? ―Seven preguntó.

Saqué mi muñeca izquierda. ―Nuestros brazaletes. ¿Por qué la detonación está controlada por una cuenta regresiva automática?

Pensé que Zero estaba observando cada una de nuestras acciones desde la distancia. Pero si ese fuera el caso, todo lo que tendría que hacer sería detonar remotamente la bomba apropiada cuando se rompiera una regla. Ese sería el método más sencillo y seguro.

―Sin embargo, en realidad, Zero saltó a través de un montón de aros para configurar estas bombas de tiempo controladas por brazaletes. ¿Por qué es eso?

Nadie respondió.

―No son solo los brazaletes. Se puede decir lo mismo de casi todo en este juego.

Los muchos artilugios instalados en todo el barco eran todos autónomos. Todo había sido programado para proceder mecánicamente, sin necesidad de que Zero interviniera directamente. ¿Por qué fue eso? ¿Por qué Zero iría tan lejos para configurar estos molestos dispositivos?

Solo una respuesta tenía sentido.

―Ya veo. Por eso crees que Zero se esconde entre nosotros. ―Santa sonrió con frialdad―. Si se está moviendo junto con nosotros, sería difícil para él monitorear de cerca todas nuestras acciones o controlar las cosas de forma remota. Es por eso que todo en este barco tuvo que configurarse para funcionar de manera autónoma … Eres más inteligente de lo que pensaba.

No podía tomar ese elogio como otra cosa que desdén.

Continué: ―Creo que la teoría de Seven de que ‘el asesino de Snake está entre nosotros’ y la teoría de Ace de que ‘Zero mató a Snake’ son correctas. Zero es uno de nosotros.

Nadie refutó mi argumento. No sabía si estaban convencidos o no. Todos continuaron mirando en silencio, con expresiones severas pegadas en sus rostros.

Parte 7

Lo que parecía un silencio eterno finalmente fue roto por el reloj antiguo en la escalera central que marcaba la hora.

El sonido profundo y pesado de la campana sonó tres veces. Solo quedaban tres horas.

―Solo estamos perdiendo el tiempo discutiendo aquí. Debemos seguir adelante― Dijo Ace, mirando a todos a su alrededor.

―Pero…

Mi intento de refutación solo se encontró con su mirada aguda y penetrante. Mi cuerpo inconscientemente se estremeció ante su mirada autoritaria.

―¿No te das cuenta de lo peligroso que es fisgonear en las cosas? Nuestro destino está en manos de Zero. ¿Qué harías si pudiera detonar las bombas dentro de nuestros cuerpos con solo presionar un botón?

La opinión de Ace tenía razón. Provocar descuidadamente a Zero no era una buena idea. Hacerlo retroceder demasiado en una esquina solo lo desesperaría.

Zero tenía que ser uno de nosotros. Quería revelar su identidad lo antes posible, pero Ace tenía razón: teníamos que callarnos y seguir adelante.

―Oh, es cierto. ―Lotus aplaudió al darse cuenta―. Me olvidé por completo de contarle a todo el mundo por todo lo que pasó con Snake… Pero lo encontré. El siguiente conjunto de puertas numeradas.

Reclamando todo el mérito para ella, Lotus infló el pecho con orgullo.

―¿Es broma? ―Seven preguntó.

―No lo es. Vengan, síganme. ―Lotus abrió la puerta blanca y comenzó a caminar por el pasillo que conducía a la escalera central. Seven, Ace y Santa hicieron lo mismo. Clover, sin embargo, no se movió de la cama.

―Clover, vamos también. ―Akane descansó suavemente su mano sobre el hombro de Clover.

―… Déjame en paz. ―Dijo Clover con indiferencia, manteniendo la mirada apuntando hacia abajo―. Ya no me importa lo que me pase. Si ya no puedo estar con mi hermano… no puedo seguir viviendo. Me quedaré aquí, para siempre …

―No creo que eso sea lo que tu hermano hubiera querido. ―Dijo Akane, mostrando preocupación―. Zero quiere que te quedes atrás y te desesperes. ¿No quieres rebelarte contra eso? Detengamos sus planes, de una vez por todas.

―Realmente no me importa eso …

―¿No quieres seguir viviendo por tu hermano?

Los hombros de Clover se crisparon.

―Quiero seguir viviendo. ―La apelación de ojos brillantes de Akane a las emociones de Clover me robó el corazón. La chica segura que estaba allí no era la misma chica tímida con la que crecí. Ella continuó―: No quiero morir en un lugar como este.

Con una mirada de determinación, Akane volvió la cabeza hacia el techo vacío. Su tenacidad por vivir encendió un fuego en mi corazón, inspirando un estallido de nueva energía dentro de mí.

Akane tiene razón. Nunca aceptaríamos morir aquí. Me juré a mí mismo.

―No debes perder nunca la esperanza. Lo importante es tener fe y tener amor. Cuando se cumplen todas esas condiciones, la buena suerte nunca se queda atrás. ―Dije, caminando hacia Clover―. Clover, eso es lo que me dijiste. No puedes rendirte aquí.

Con su mano derecha, Clover se aferró al colgante que se balanceaba alrededor de su cuello y lentamente miró hacia arriba.

―Hermano … ―Se secó las mejillas manchadas de lágrimas con la otra mano―. Tienes razón… si muero aquí, entonces no podría decirle a nadie más sobre lo maravilloso que era mi hermano …

Akane la ayudó a levantarse de la cama. Una sonrisa incómoda apareció en el rostro de Clover.

―Gracias … me siento mejor ahora.

Aunque tenía un ligero tambaleo en su andar, parecía tranquila mientras caminaba hacia la puerta blanca. Akane y yo la seguimos de cerca, apoyándola a ambos lados.

Una vez que llegamos a la puerta blanca, Clover se dio la vuelta para mirar la puerta [3].

―Hasta luego, hermano. ―Se frotó los hinchados ojos rojos mientras le ofrecía sus palabras de despedida a Snake. Una sensación de solemnidad llenó el aire.

―Ahora, apurémonos. ―Akane tomó a Clover de la mano y la guio a través de la puerta.

Parte 8

Mientras las seguía a las dos por el estrecho pasillo, los pensamientos corrían por mi cabeza. Aunque Ace había advertido sobre lo peligroso que era fisgonear en las cosas, no pude evitar preguntarme sobre la verdadera identidad de Zero.

―Necesitas al menos tres personas para abrir una puerta numerada. Los culpables usaron el <RED> con Snake y abrieron la puerta [3]. Y luego lo empujaron.

Las palabras de Seven resonaron en mi mente. Si su teoría era correcta, eso significaba que al menos dos personas eran responsables de la muerte de Snake.

Si es así, ¿Dos personas podrían haber abierto la puerta [3] con Snake?

Primero, pensé en las posibles combinaciones si dos personas fueran responsables. El número de brazalete de Snake era [2]. ¿Qué otros dos brazaletes harían una raíz digital de [3]?

No fue un cálculo difícil. Para hacer una raíz digital de [3], los números de los brazaletes tendrían que sumar 12. Como sabía que uno de los números era [2], los otros dos tendrían que sumar 10. Había sólo dos combinaciones posibles.

El primero era [4] y [6] —Clover y June. No, eso era imposible. No hay forma de que June sea Zero.

Lo que dejaba sólo una combinación más: [3] y [7] —Santa y Seven.

Si solo hubiera dos culpables, esa sería la única combinación posible.

Ahora bien, ¿y si hubiera al menos tres culpables? Primero, pensé en las combinaciones de números de brazaletes, incluido el de Snake [2], que sumaban 12.

[2] + ([1] + [3] + [6])

[2] + ([1] + [4] + [5])

Nuevamente, solo había dos combinaciones posibles. Sin embargo, ninguno de estos podría ser posible. Seguro que yo no era Zero, y era difícil pensar en Akane como culpable.

Entonces, ¿qué pasa con las combinaciones que sumaron 21? Este cálculo requirió un poco más de esfuerzo, pero de alguna manera pude resolverlo todo en mi cabeza.

[2] + ([4] + [7] + [8])

[2] + ([5] + [6] + [8])

[2] + ([1] + [3] + [7] + [8])

[2] + ([1] + [4] + [6] + [8])

[2] + ([1] + [5] + [6] + [7])

[2] + ([3] + [4] + [5] + [7])

Seis combinaciones posibles. Tiré todas las combinaciones que me incluían a mí o Akane.

[2] + ([4] + [7] + [8])

[2] + ([1] + [3] + [7] + [8])

Una vez más, solo quedaron dos combinaciones posibles. Como sería difícil imaginar que Clover fingiera su dolor, taché la primera combinación en mi mente. Eso dejó solo una combinación: Ace, Santa, Seven y Lotus. Esto también era imposible. Si los cuatro estaban conspirando juntos, entonces fácilmente deberían haber podido llevar a cabo un complot aún más complicado. Por ejemplo, cuando Ace, Clover y Seven fueron a registrar la sala de rayos X, ese habría sido un momento oportuno para matar a Clover.

Esto significaba que la combinación Santa-Seven era la más sospechosa. Tenía que estar atento a ellos dos de aquí en adelante.

Abriendo la puerta negra, llegamos a la escalera central y finalmente alcanzamos a los cuatro que iban delante. Todos entramos arrastrando los pies en el ascensor y nos dirigimos a la cubierta A.

Después de salir del ascensor, tomé la iniciativa de Lotus y guie a todos hacia las puertas numeradas.

La puerta [6] estaba de frente.

La puerta [1] estaba a nuestra izquierda.

La puerta [2] estaba a nuestra derecha.

Las grandes puertas de hierro se mantuvieron firmes, como despreciando nuestras asustadas figuras.

―… Esto hace ocho de ellas ―Dijo Lotus mientras se frotaba la muñeca derecha.

―¿Ocho? ¿Ocho qué? ―Seven preguntó, frunciendo el ceño.

―Vaya, eres lento. El primer juego de puertas fue [4] y [5]. Luego vinieron [3], [7] y [8]. Y ahora, [1], [2] y [6]. Eso significa que ya hemos encontrado ocho puertas, ¿ves?

―Ah, supongo que tienes razón. …Espera un segundo. Entonces eso significa que la puerta que sigue es …

―Sí. Creo que es muy probable. ―Lotus se cruzó de brazos y sonrió―. La siguiente puerta numerada es la [9].

Estábamos cerca de la meta.

Sentí un latido ansioso en mi pecho. Al mismo tiempo, una inquietante sensación de miedo recorrió mi cuerpo.

Solo cinco de nosotros podíamos pasar por la puerta [9]. Dos de nosotros nos quedaríamos atrás.

En poco tiempo, tendríamos que tomar esa decisión.

¿Podré mantener la calma cuando llegue ese momento?

Parte 9

En secreto le confié a mi hermano todas las cosas inexplicables que han estado sucediendo con mi cuerpo.

Sin embargo, simplemente se rió de todo.

No me cree en absoluto.

Por supuesto.

No puedo culparlo.

Después de todo, ni siquiera yo creo completamente todo lo que ha estado sucediendo.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s