999 Alterna: Capítulo 5: Premonición: Déjà vu



Parte 1

Persiguiendo el gran cuerpo de Seven, corrí a toda velocidad hacia el espacio tenuemente iluminado.

Sorprendentemente, corrió mientras llevaba a Clover indiferente bajo el brazo. El hombre tenía una fuerza tremenda.

―¡Solo tenemos 81 segundos! ¡Nos estamos quedando sin tiempo! ¡De prisa!

En poco tiempo, llegamos al final del pasillo. A la izquierda había una puerta cubierta de manchas negras. Junto a ella, en la pared, estaba nuestro objetivo: el <DEAD>.

Ni siquiera tuvimos tiempo de recuperar el aliento. Cada uno de nosotros golpeó nuestras muñecas izquierdas contra el panel del escáner del <DEAD>. Después de tirar de la palanca, la cuenta regresiva de detonación de nuestros brazaletes se detuvo abruptamente.

―Hah … se detuvo. ―Seven se secó el sudor de su cuello y suspiró aliviado―. Me siento más cerca de la muerte. No importa cuántas veces tengamos que pasar por eso, nunca me voy a acostumbrar.

Estaba completamente de acuerdo.

―No tiene sentido estar parado. Vamos a movernos. Dijo Seven, mientras miraba el pomo de la puerta al lado del <DEAD>.

No había otras puertas a la vista. No tuvimos más remedio que continuar por el que teníamos delante.

Se colocó una placa de metal en la puerta, con las palabras [Sala de operaciones] inscritas en ella. Probablemente había equipo quirúrgico detrás. No parecía una habitación agradable. Sentí un escalofrío recorrer mi columna.

Seven agarró el pomo de latón. Las bisagras de la puerta emitieron un crujido similar al gemido de una anciana ronca.

Reforzando mi resolución, di el primer paso a través de la puerta.

Un objeto parecido a una cama bastante grande descansaba en el centro de la habitación. Había una persona tendida encima. Tragué saliva y dejé de caminar. Clover dejó escapar un breve grito detrás de mí.

La figura que estaba encima de la cama, no, la mesa de operaciones, yacía perfectamente quieta. Las intensas lámparas fluorescentes incrustadas en el techo iluminaban el abdomen de la figura.

Las pinzas y el bisturí del costado reflejaban la luz de las lámparas y emitían un brillo plateado amenazador.

Parte 2

―… ¿Ese tipo está muerto? ―Seven pasó a mi lado hacia la mesa de operaciones. Seven examinó el rostro de la figura y escupió, su aliento apestaba a humo―. Maldito Zero, tratando de asustarnos. Nada más que un muñeco estúpido.

―… ¿Un muñeco? ―Me acerqué vacilante a la figura en reposo. Era un modelo humano anatómico con músculos visibles, algo que había visto con bastante frecuencia en la clase de ciencias en la escuela hace mucho tiempo.

Pero saber que era un modelo no lo hacía menos espeluznante. Como prueba de ello, Clover miró lejos de la mesa de operaciones sin acercarse ni un centímetro.

―¿Por qué está esto aquí? ―Pregunté.

―¿Quién sabe? ¿No es simplemente Zero jodiendo de nuevo? ―Seven dijo con un tono molesto, antes de sacar al muñeco de la mesa y dejarlo caer al suelo―. ¿Qué diablos es esto?

Aunque podía soportar mirar el modelo anatómico sin mucha reacción, Seven, de pie frente a la mesa de operaciones vacía, ahora tenía una expresión de miedo. Miré por detrás de él y vi las siguientes palabras garabateadas en rojo en la mesa:

No somos conejillos de indias.

En el contexto de la habitación, las palabras parecían escritas con sangre. Sentí una mirada poderosa desde algún lugar, y al girar la cabeza, vi el modelo anatómico acostado de lado, mirando en silencio en mi dirección. No somos conejillos de indias, pareció lamentarse el muñeco.

―Urgh …

Escuché un doloroso gemido justo a mi lado. Levantando la cabeza, vi a Seven agachado a mi lado, con las manos presionadas contra su sien.

―Aoi … Lightno … Naka … Ne.

Un revoltijo de sonidos ininteligibles salió de su boca.

―¿Seven? ¿Qué pasa?

―… No es nada. ―Respondió Seven mientras se ponía de pie, respirando profundamente.

No había forma de que no fuera nada. Su rostro se puso pálido y sus labios, morados. Gotas de sudor grasiento salpicaron su frente.

―… Un pequeño dolor de cabeza, eso es todo. ―Miró alrededor de la habitación y frunció el ceño―. Es algo que pasa todo el tiempo, así que no te preocupes por eso. … Cuando empiezo a recordar el pasado, mi cabeza siempre palpita.

Así es, Seven tenía amnesia. Me preguntaba cómo se sentiría no tener ningún recuerdo de nada más allá de hace nueve años.

―¿Puede contarme más sobre tu condición? ―Pregunté―. ¿Ni siquiera recuerdas tu propio nombre?

―Si. Quién soy, dónde viví, qué clase de vida tuve, no recuerdo nada de eso. Hace nueve veranos, me lavé en las orillas de la playa de Kujukuri y fui rescatado por un pescador que pasaba por allí. Todo lo que tenía puesto era una camiseta rota y unos vaqueros. Ni siquiera llevaba zapatos.

No tenía posesiones con él. Todo lo que tenía en el bolsillo era solo un recibo arrugado de una tienda de conveniencia.

―Ese recibo me dijo que compré un almuerzo para llevar en una tienda de la ciudad. Confiando en eso, me fui a Tokio, pero no pude averiguar nada. Todavía no tengo pistas.

―Ya que te duele la cabeza, eso significa que estabas cerca de recordar algo ahora, ¿verdad?

―Si. De hecho, sucedió algo similar en esa enorme habitación del hospital. Es la primera vez que lo siento con tanta frecuencia. ¿No se llama esto, déjà vu o algo así? Yo … me he sentido como si conociera este barco de algún lugar antes.

De pie en un rincón de la habitación, Clover escuchó nuestra conversación. Noté que su expresión facial cambiaba ligeramente.

―Esa enorme habitación hospital de antes y esta sala de operaciones … las conozco de alguna parte. ―Como si otro dolor de cabeza hubiera comenzado a asaltarlo, presionó sus manos contra su cabeza―. Aoilightnonakane … Aoilightnonakane …

Continuó repitiendo las mismas palabras una y otra vez, como si recitara un encantamiento.

―¿Qué estás diciendo? ―Pregunté.

―No tengo ni idea. Pero creo que puede estar relacionado con la razón por la que perdí mis recuerdos.

Aoilightnonakane… ‘¿En medio de la luz azul, eh’? ¿Qué significa eso? (TN: Junpei interpreta la frase como 青 い ラ イ ト の 中 ね [aoi raito no naka ne], que literalmente se traduce como “en medio de la luz azul”)

Parte 3

―Lo siento. No debería haber estado hablando de algo así en un momento como este. Busquemos esa salida.

Mientras Seven se secaba el sudor, respiró hondo unas cuantas veces. Su cabeza debe haber dejado de doler.

―Ahí. ―Clover dijo de repente, señalando una cortina de tela que se alineaba en parte de la pared.

No lo había notado hasta ahora, pero una puerta rosa estaba al otro lado de la cortina. Un monitor LCD colgaba del pomo de la puerta.

Caminé hasta la puerta e intenté girar el pomo, pero parecía cerrado y no se movía. Como era el caso antes, esta puerta probablemente estaba preparada para abrirse una vez que encontráramos la llave y respondiéramos correctamente la pregunta.

Queriendo saber la pregunta antes de hacer cualquier otra cosa, toqué el monitor. Toda la pantalla emitió un resplandor blanco azulado y apareció el texto de la pregunta.

~ ¡Pregunta! ¿Cuál es el nombre del humo blanco que te hizo dormir? ~

Recordé cuando la figura de la máscara de gas me secuestró. El gas blanco que brotó del bote en forma de granada. En el momento en que inhalé ese gas, perdí el conocimiento. Lo más probable es que fuera algún tipo de gas anestésico. Entonces, ¿la respuesta sería simplemente gas anestésico? No, eso sería demasiado simple.

―No tiene sentido quedarse aquí y pensar. ―Dijo Seven, mirando el monitor detrás de mí―. Tenemos que encontrar esa llave primero.

Los tres nos separamos y buscamos la llave. Desde que pasamos por la puerta [7], Clover había permanecido distraída y no ofreció ayuda alguna, pero ahora, como si se diera cuenta de que avanzar era la única forma de encontrar a Snake, buscó con entusiasmo junto a la cortina.

Decidí mirar dentro del botiquín. Sin embargo, como si estuviera sellada mágicamente, la puerta de vidrio del gabinete no se abría.

―La llave está aquí. ―Dijo Seven, incapaz de seguir mirando en silencio. Metió el brazo en el pequeño espacio entre el botiquín y la pared y sacó una pequeña llave.

―… ¿Por qué? ―Pregunté con la boca bien abierta, mirándolo con sorpresa.

―Hay algunos venenos fuertes en este gabinete. Sería malo que la gente les pusiera las manos encima, así que por eso la llave estaba escondida en este espacio— respondió Seven como si fuera obvio.

―No, eso no es exactamente lo que quise decir … ¿Por qué sabías dónde estaba la llave?

―Oh … ―Los ojos de Seven se agrandaron, y rápidamente miró entre la llave y el espacio detrás del gabinete―. ¿Por qué lo sabía?

De alguna manera, él mismo parecía ser el más sorprendido.

―¿Entonces he estado en este barco antes?

Respondí: ―¿Pero no es este barco un barco hospital? ¿Por qué habrías necesitado subir a bordo antes?

Nadie debería haber sabido dónde estaba escondida la llave del gabinete, a menos que estuvieran conectados de alguna manera a este barco. Entonces, ¿eso significaba que Seven era médico? No, no parecía el caso en absoluto.

―… Esper ―murmuró Clover, mientras estaba agachada buscando en el suelo―. Seven, ¿eres por casualidad un Esper?

Parte 4

Las repentinas palabras de Clover me sorprendieron.

―Esper … ¿Estás hablando de alguien con poderes psíquicos o algo así? ―Seven soltó una carcajada―. Si eso fuera cierto, me teletransportaría contigo fuera de este barco ahora mismo.

―No estoy bromeando. Creo que podrías tener el poder de la precognición.

―¿Que te da esa idea?

―Experimentar el déjà vu es una forma de precognición. Dijiste que habías visto este quirófano antes, ¿verdad? Probablemente sea porque has percibido lo que pasó hoy en un sueño.

―Sí claro.

―¡Pero también fuiste el primero en notar que mi hermano no podía ver!

No creía necesariamente en la precognición, pero como dijo Clover, Seven fue el primero en señalar la ceguera de Snake. Hasta que Snake lo admitió, no había notado nada extraño en sus ojos.

―Eso no es precognición. Es la intuición de un detective … ―Seven se quedó paralizado. Abrió los ojos de par en par y miró al vacío―. … ¿Detective?

Repitiendo la palabra que salió a trompicones de su boca, Seven se llevó la mano a la frente. Su cabeza debe haber comenzado a palpitar de nuevo.

―¿Era detective? ―Luchó por recordar algo, pero no pareció terminar bien―. Maldición. No puedo recordar.

Sacudió la cabeza con gran fuerza. Grandes gotas de sudor corrían por su frente, alcanzando su mejilla y la parte de atrás de su cuello.

―Por favor. ¡Usa tus poderes para averiguar dónde está mi hermano! ―Clover rogó con ojos de cachorro.

―Lo siento, pero todo lo que tengo es un cuerpo grande. No tengo poderes psíquicos ni nada. Además, cosas así ni siquiera existen, ¿verdad? ―Seven respondió sin rodeos, mientras se limpiaba el continuo flujo de sudor con el dorso de la mano.

―¿No crees en la precognición? ―Preguntó Clover, alzando la voz―. ¿A pesar de que hay toneladas de clarividentes en el mundo?

―Son todos fraudes.

―Claro, algunos de ellos pueden ser fraudes, ¡pero hay muchas personas que no lo son! ―Clover se puso nerviosa y su voz se convirtió en un grito―. ¿No lo sabes? ¡Alguien incluso predijo con precisión el hundimiento del Titanic!

―¿Qué? ¿Qué diablos estás diciendo?

―No es mentira. Está escrito allí mismo en un libro publicado catorce años antes del incidente.

Yo lo sabía. Era una novela titulada Futilidad, escrita por un autor estadounidense llamado Morgan Robertson. En él, un gran transatlántico de pasajeros se hundió tras chocar con un iceberg.

Si ahí era donde terminaran las similitudes, entonces fácilmente sería descartado como una mera coincidencia. Pero de alguna manera, el nombre del barco, la ruta del océano, el momento del desembarco, las especificaciones del barco: la eslora, el desplazamiento, la velocidad máxima, el número de pasajeros y tripulación, incluso el número de botes salvavidas equipados en el barco, todo era inquietantemente similar a las características del Titanic. Desde el lugar del accidente, hasta la razón detrás del incidente, incluso las partes dañadas del barco, era casi como si la escena hubiera sido elaborada por alguien que había presenciado el accidente con sus propios ojos.

… ¿Eh?

Me sentí estupefacto.

Ha pasado de nuevo. ¿Por qué sé estas cosas?

―¿Qué pasa Junpei? Tu cara no se ve tan bien. ¿Está cansado?

Volví al presente y vi a Seven escudriñando mi rostro.

―No es nada.

Sacudí mi cabeza vigorosamente. El conocimiento del Titanic parecía fluir sin esfuerzo en mi mente, como resultados de búsqueda en una computadora. Si les dijera la verdad, rápidamente me etiquetarían como un esper. Probablemente era mejor para mí quedarme callado.

―Busquemos esa llave rosada. ―Dije, cambiando de tema. Tomé la llave del botiquín de la mano de Seven y abrí la puerta de vidrio.

―Seven, por favor dímelo. ¿Dónde está mi hermano?

Aún sin querer dejarlo ir, Clover continuó molestando a Seven.

―Primero tenemos que abrir esa puerta. Si quieres ver a tu hermano, ayúdanos a encontrar esa llave.

Mientras sacaba cuidadosamente los frascos de medicamentos del armario, la voz perpleja de Seven llegó a mis oídos. Dado que las etiquetas estaban escritas de lado, no pude averiguar qué estaba escrito en ellas.

Después de mover todas las botellas del estante inferior del gabinete al suelo, miré dentro y noté una pequeña llave.

―¡La encontré! ―Grité mientras agarraba la llave. Seven y Clover se acercaron rápidamente.

―Bien hecho, Junpei. ―Dijo Seven, dándome palmaditas en la espalda con tanta fuerza que empecé a toser.

―Pero esa llave … no es del color correcto. ―Señaló Clover. Ella estaba en lo correcto. La puerta estaba pintada de rosa, pero la llave que encontré era amarilla.

Intenté usar la llave en la puerta, pero la forma no encajaba del todo y quedó atrapada a mitad de camino en el ojo de la cerradura. Nuestra emoción duró poco.

Cediendo a la frustración, intenté arrojar la llave al suelo. Sin embargo, mi agarre era débil y la llave voló de mi mano hacia los frascos de medicamentos. Golpeó uno de los viales que había colocado en el suelo, haciendo que el vidrio se rompiera en pedazos diminutos.

―…Oh. ―Un suspiro escapó de mis labios. ¿Cuánta suerte tuve? Una llave rosa apareció en el centro del líquido derramado. Debe haber estado escondido dentro del vial.

Justo cuando estaba a punto de dar un paso adelante para recoger la llave, el humo blanco comenzó a brotar vigorosamente del piso mojado. El líquido debe haber sido uno que se vaporiza a temperatura ambiente.

El olor a aceitunas dulces llenó el aire. Recientemente había olido el mismo aroma.

La imagen de la figura de la máscara de gas apareció en mi cabeza. La granada de gas que sostenía en su mano derecha … El humo blanco que salió de ella …

Toda la sangre de mi cuerpo se enfrió de repente.

Este era el olor del gas anestésico que inhalé en ese momento.

Tanto Seven como Clover parecían haber llegado a la misma conclusión.

―¡Esto no es bueno! ¡Aguanten la respiración y corran!

Antes de que Seven pudiera terminar su oración, cerré mi boca y corrí.

Parte 5

Volviendo a la forma en que entramos en la habitación, irrumpimos en el pasillo.

Cerré la puerta detrás de mí y dejé caer mi cuerpo contra la pared, respirando con dificultad.

—Ese olor … —murmuró Clover.

―Sí, no hay duda al respecto. Es el gas anestésico con el que Zero nos puso a dormir.

El humo blanco se filtró en el pasillo a través de los huecos alrededor de la puerta. Solo sería cuestión de tiempo antes de que se llenara toda el área.

―No tenemos otra opción. Tenemos que volver corriendo, aguantando la respiración, y abrir la puerta rosa. ¿Están listos los dos? ―Seven dijo, quitándose el gorro y llevándolo a su boca.

―¿Pero qué pasa con la pregunta? ―Preguntó Clover, con la voz temblorosa.

Le di unas palmaditas en el hombro. ―No te preocupe. Obtendremos la respuesta comprobando la etiqueta del vial roto.

―Muy bien, dividamos nuestros roles. ―Dijo Seven―. Ustedes dos corran hacia esa puerta rosa. Iré a recoger esa llave y la arrojaré. Luego leeré lo que está escrito en la etiqueta y ustedes dos lo escribirán en la pantalla.

Clover y yo asentimos simultáneamente. Si las cosas iban bien, podríamos pasar a la habitación de al lado en unos diez segundos. Definitivamente podríamos contener la respiración durante tanto tiempo.

―¿Entendido? Entonces vamos.

―Espera. ―Clover detuvo a Seven y sacó algo parecido a un colgante de su bolsillo. Lo sostuvo cerca de su pecho y cerró los ojos en oración.

―¿Qué tienes ahí?

―Es un amuleto.

Clover abrió las manos, revelando una pieza de plata en forma de trébol de cuatro hojas. ¿No tenía Santa un accesorio como ese también?

―Verás, cada hoja de un trébol de cuatro hojas tiene un significado: esperanza, fe, amor y suerte. No debes perder nunca la esperanza. Lo importante es tener fe y tener amor. Cuando se cumplen todas esas condiciones, la buena suerte nunca se queda atrás. Mi hermano me enseñó eso.

―¿Puedo ver eso por un segundo? ―Pregunté.

Después de que Clover me entregó la pieza de plata, le di la vuelta. La letra <R> estaba grabada en la parte posterior.

―¿Recibiste esto de Santa?

―¿Eh? ¿Por qué preguntas eso?

―Oh, es solo que él tenía lo mismo.

―¿Qué? Así que Santa también fue parte de ese experimento hace nueve años …

―Nos estamos quedando sin tiempo. Tenemos que irnos. ―La profunda voz de Seven interrumpió a Clover.

… ¿Ese experimento de hace nueve años?

Lo que dijo Clover me intrigó, pero nuestra principal prioridad era salir de aquí. El humo blanco estaba llenando el pasillo de manera lenta pero segura.

―Tres, dos…

Con su mano en el pomo de la puerta y una expresión nerviosa en su rostro, Seven comenzó a contar hacia atrás.

―Uno…

Tomé una respiración profunda.

―¡Cero!

A esa señal, la puerta se abrió de golpe.

Parte 6

La habitación estaba tan completamente blanca que no podía ver a dónde iba.

Tirando de Clover por el brazo, avancé hacia la puerta del objetivo, chocando mi hombro contra la pared varias veces en el camino.

―¡Junpei! ¡Estoy tirando la llave!

En medio de la neblina blanca, vi una silueta grande y oscura. Desde esa dirección, una llave rosa voló hacia mí en un arco parabólico. Tan pronto como lo atrapé, la metí en el ojo de la cerradura.

La pantalla mostró la pregunta. Pulsé el botón <RESPUESTA> y nuestros brazaletes empezaron a parpadear.

―¡Seven, la respuesta! ―Grité.

―Dame un minuto. El humo lo bloquea, así que no puedo ver … Aquí está.

―¡De prisa!

Sentí que mi respiración se hacía más pesada a cada segundo.

―No soy bueno en inglés. S … Sop … “

―¡Sophoril! ―Clover gritó―. ¡La droga que Ace se inyectó antes! ¡Sophoril estaba escrito en el frasco!

―Así es. Sophoril, ¡tiene que ser eso! ―La voz de Seven resonó desde el interior de la niebla.

La parte superior de mi cabeza comenzó a palpitar debido a la falta de oxígeno. Estaba cerca de mi límite.

Lleno de esperanza, escribí <Sophoril> y presioné la tecla Enter.

El temporizador de detonación se detuvo y la puerta se abrió.

―¡Seven, la puerta está abierta! ¡Date prisa!

Los tres nos tropezamos el uno con el otro mientras atravesábamos la puerta. Después de respirar profundamente para reponer mi suministro de oxígeno, cerré la puerta detrás de mí. Afortunadamente, esta puerta se cerró perfectamente y no tenía huecos, evitando que el humo blanco se filtrara.

Miré alrededor. Un pasillo oscuro y lúgubre se extendía interminablemente ante mis ojos.

―… Necesito un descanso. ―Dijo Clover, agarrándose el pecho de dolor mientras se agachaba en el frío suelo.

―Entonces espera aquí. Junpei, cuida de Clover. Voy a seguir mirando a mi alrededor. ―Con esas palabras, Seven corrió por el pasillo.

Viendo como su figura se encogía, dejé escapar un gran suspiro. Aunque pudimos superar el peligro de manera segura, mi corazón todavía se sentía nublado.

¿Cuántas veces más tendremos que probar esta ansiedad?

Tenía la sensación de que el objetivo aún estaba lejos de nosotros.

Sin embargo, el límite de tiempo era lo único que se acercaba.

Parte 7

Llamé a Clover, que estaba agachada en el suelo, mirando el colgante de trébol en su mano.

―¿Qué? ―Respondió ella, sin dejar de mirar fijamente el pequeño objeto.

―Mencionaste algo extraño antes, sobre algún tipo de experimento hace nueve años. ¿Qué quieres decir con eso?

La amnesia de Seven, la desaparición de la hija de Lotus, Snake, Santa, Clover y la fiebre del ángel de Akane, todo ocurrió hace nueve años. Ya no había ninguna razón para dudar de que había algún secreto que conectaba todo.

―No es nada. Olvídate de que dije algo —respondió Clover secamente—. Sin embargo, eso solo me hizo sentir más curiosidad.

―Dime. ¿Cuál fue exactamente el experimento hace nueve años?

Cuando apretó su puño derecho alrededor de la pieza de plata, sus labios temblaron. ―¿Me prometes que no se lo dirás a nadie?

―Sí, lo prometo.

―¿De Verdad? No puedes decírselo a nadie, ni siquiera a June.

―Me quedaré callado.

―Yo … puedo confiar en ti, ¿verdad?

Abrió su mano derecha una vez más y silenciosamente miró el trébol de cuatro hojas. Después de un breve momento, volvió su mirada llorosa hacia mí, como si hubiera fortalecido su resolución.

―Bien. Te contaré lo que pasó en este barco hace nueve años …

―Espera, espera. ¿Este barco?

―Así es. Mi hermano participó en el experimento del Proyecto Nonario a bordo de este barco.

La sorprendente revelación fluyó de su boca.

―¿Proyecto … nonario?

―Hace nueve años… Mi hermano desapareció sin previo aviso. Dos días después, regresó repentinamente y le dijo a la policía que había sido secuestrado por extraterrestres y llevado a Marte, pero me dijo la verdad a mí y solo a mí.

―¿Eh? Entonces eso significa que Snake estaba …

―Si. Fue una de las víctimas del caso de secuestro en serie de hace nueve años. Mi hermano y los demás fueron confinados en este barco y se vieron obligados a convertirse en sujetos de prueba. Fueron amenazados de muerte si le decían a alguien la verdad, por eso inventaron juntos esa historia sobre los extraterrestres.

―Sujetos de prueba … ¿Qué se vieron obligados a hacer?

―El juego nonario.

―… ¿Qué?

―El propósito del juego era explotar el poder de controlar libremente a los humanos.

―…

―Usaron la teoría de Sheldrake para lograrlo. Escuché todo esto de mi hermano.

Su historia estaba por todos lados, así que no pude entender ni pensar en lo que estaba diciendo. Pero finalmente me estaba abriendo su corazón, y dudé en hacer cualquier pregunta que pudiera delatar eso. Por ahora, decidí esperar hasta que terminara de hablar. Contuve mi deseo de interrogarla y seguí escuchando con atención.

―¿Conoce la teoría de Sheldrake? ―Preguntó Clover.

―Describe cómo la información sobre algo que le sucede a una persona se transmite a través de un campo especial a otros que están lejos, ¿verdad? Santa me lo explicó antes.

Fue la razón por la que grupos de monos que vivían muy lejos unos de otros empezaron a comportarse de repente de la misma manera. La razón por la cual un aumento en la cantidad de personas que sabían la respuesta a una pregunta llevó a un mayor porcentaje de respuestas correctas entre las personas que no deberían haberlo sabido. Santa me había dicho con orgullo que la teoría de Sheldrake explicaba todo eso y más.

―Santa … Entonces él fue uno de los participantes de hace nueve años. ―Murmuró Clover.

―¿Porque tiene el mismo accesorio de plata que tú?

―Mi hermano fue el que hizo esto ―Dijo Clover, frotando la pieza de plata con las yemas de los dedos―. ¿No es asombroso? Su discapacidad no se interpone en nada. Hizo este accesorio solo con su mano derecha. <R> es la primera inicial real del nombre de mi hermano. Hizo nueve de estos y se los metió en el bolsillo con la intención de regalármelos para mi noveno cumpleaños, pero luego fue secuestrado… Mi hermano se los entregó a los demás participantes que conoció como muestra de amistad. Aunque me los hizo como regalo … Mi hermano es un tipo muy agradable.

Su mirada estaba teñida de soledad.

―¿Podría contarme más sobre el Proyecto nonario? ―Pregunté, sintiendo una sensación de hormigueo en lo profundo de mi pecho.

―Los niños que fueron secuestrados se dividieron en dos grupos y comenzaron el juego nonario en diferentes áreas. ―Dijo Clover―. Las reglas eran exactamente las mismas que las de ahora. Aquellos que escaparan por la puerta [9] serían puestos a dormir una vez más y enviados de regreso a casa … pero algunos no regresaron.

―¿Eh?

―Al parecer, dos murieron durante el juego.

Mi corazón empezó a latir dos veces más rápido.

―¿Sabes sus nombres?

―Los sé, ya que mi hermano me lo dijo. Una de ellas era Nona. Ella era solo una niña de ocho años y la más joven entre los participantes.

Lo había temido tanto.

Lotus tenía razón. Su hija no fue contada entre las víctimas del caso de secuestro en serie.

―¿Y el otro?

―Era una niña que acababa de ingresar a la escuela secundaria. Si mal no recuerdo, su nombre era …

Tan pronto como Clover comenzó a pronunciar la letra “A”, los pasos resonaron desde muy lejos.

Cerró la boca y nos vimos obligados a interrumpir nuestra conversación.

Parte 8

Agudicé mis oídos.

¿Eh? Algo se sentía mal.

Escuché varios juegos de pasos.

―¡Junpei!

Al escuchar la voz de Akane, mi cabeza volteó en esa dirección. Pensé que mis oídos me estaban engañando, pero allí estaba ella, en carne y hueso, de pie junto a Seven. Santa y Lotus estaban cerca.

―Nos cruzamos más adelante. ―Explicó Seven.

―Esto es sorprendente. No esperaba que nos volviéramos a encontrar tan pronto. ―Dijo Lotus.

―Oye, ¿no te lo dije? Hasta que encontremos la puerta [9], no nos mantendremos separados por mucho tiempo. ―Dijo Seven mientras jadeaba, hinchando orgullosamente su pecho―. Incluso si nos separamos, nos volveremos a encontrar en otro lugar en poco tiempo. De lo contrario, nadie podría abrir esa puerta [9]. Así es como está configurado este juego nonario.

―Pasamos por un quirófano. ¿Dónde exploraron todos? ―Le pregunté felizmente a Akane, mientras las lágrimas corrían por mi rostro.

―Un laboratorio. Había productos químicos y un montón de equipo extraño … y también había una computadora.

La pregunta que tuvieron que responder para abrir la puerta fue, como antes, la misma que nos hicieron nosotros. Akane recordó el nombre de la droga con la que Ace se inyectó, así que lograron escapar.

―Encontramos esto en uno de los botiquines. ―Agregó Akane, sacando una llave negra de su bolsillo―. Es diferente a la llave que usamos para abrir la puerta del laboratorio. Creo que podemos usarla en algún momento más adelante.

―Nosotros también tenemos una. ―Dijo Seven, agitando la llave amarilla.

―¡Oh, todos ustedes también pudieron encontrar una llave!

―¡Por supuesto! Nunca pase por alto ninguna pista, no importa cuán pequeña sea, es un principio básico de la investigación criminal. ―Dijo Seven, resoplando por la nariz.

―Seven, ¡suenas como un detective! ―Comentó Akane.

―S-Sí … ―Murmuró Seven, una mirada preocupada estaba formándose en su rostro―. Junpei, encárgate de esto. No soy bueno manteniendo seguros los objetos pequeños.

Seven me arrojó la llave y rápidamente me la metí en el bolsillo.

―¿Seguimos con esto? ―Instó Lotus―. A este ritmo, es posible que podamos escapar más rápido de lo esperado.

Lotus corrió por el pasillo jadeando, y el resto de nosotros hicimos lo mismo. Nos aseguramos de revisar todas las puertas que pasamos por el camino. Sin embargo, todas estaban cerradas con llave y no pudimos abrir ninguna.

No importa cuántas esquinas giráramos, solo teníamos una ruta a seguir. Seguimos caminando.

Finalmente, llegamos al final del pasillo.

Ante nosotros había una gran puerta de hierro. Parecía una puerta numerada en forma, pero no tenía un número rojo pintado, ni un <RED> al lado.

Seven agarró la manija. La puerta no estaba cerrada con llave y se abrió automáticamente. Probablemente había un sensor instalado, que abriría la puerta después de detectar la presencia de alguien.

Los seis atravesamos la puerta a la vez.

―… ¿Qué?

Sin necesidad de mirar alrededor de la habitación, inmediatamente me di cuenta de dónde estábamos.

Una habitación blanca. Innumerables camas apiñadas juntas. El hedor a desinfectantes.

En el centro de la habitación, Ace se sentó en una cama, estupefacto.

Capítulo 9

Sentí una intensa ola de shock invadirme.

La verdad detrás del Proyecto nonario.

―¡No, eso no puede ser correcto!

Grité fuertemente.

―Por favor … que alguien me salve …

Sin embargo, esas palabras no lograron llegar a una sola alma.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s