El extra que nunca muere: Capítulo 7 – 3


<Capítulo 7: Evan D. Sherden, Colisiona – 3>

 

EZ: 2/2


Su grupo consistía en un viejo caballero escolta, una misteriosa mujer con capucha y un deslumbrante y hermoso niño. Esta extraña combinación atrajo mucha atención en el restaurante. (EZ: Parece el comienzo de un chiste Jajaja; Un viejo caballero, una encapuchada y un niño entraron a un bar… XD)

 

Pero, nadie se acercó a ellos. Fue principalmente por la espada de aspecto letal que el caballero llevaba en su costado.

 

“¿Es usted el Joven Maestro Evan de la familia Sherden? Muchas gracias por invitarme a su mesa. Invitar a una plebeya como yo a su mesa…”

 

“No. Tú eres una sacerdotisa de la Iglesia de la Tierra”.

 

“¡Espera!”

 

¡No había forma de que la reconociera tan fácilmente, de inmediato! Serpina, que pensó que su identidad estaba oculta mientras revisaba a sus oponentes, escupió algo de la cerveza que había ordenado.

 

El escolta que estaba devorando las brochetas la miró con recelo, y luego volvió a las brochetas.

 

“Serpina Belline, ¿verdad? Es un honor conocerla.”

 

“¿Pero cómo es que sabe mi nombre? Sólo soy una sacerdotisa ordinaria…”

 

“¿…Sólo una sacerdotisa ordinaria? ¿Una sacerdotisa común? ¿En serio?”

 

“Sí. ¿Por qué lo pregunta?”

 

Serpina le preguntó gentilmente. Evan se sorprendió al oír que ella era una sacerdotisa. Esta información era bastante diferente de lo que él sabía de ella.

 

‘Serpina Belline. Cabello castaño oscuro y ojos rojos. Su apariencia también es correcta, así como su nombre.’

 

¿Cómo supo ya lo de Serpina? Por supuesto, ella era uno de los personajes principales de la serie Gran Guerra Yo-Ma.

 

¡Ella era una arzobispo de la Iglesia de la Tierra, que apareció en Gran Guerra Yo-Ma 4 y jugó un papel muy impresionante!

 

Veamos aquí. La primera aparición de Serpina como Arzobispo(a) en Gran Guerra Yo-Ma 4 fue después de 478 años del gran poder terrenal. Ahora es sólo 463 años del gran poder terrenal.’ Evan jadeó. ‘¡Faltan 15 años para su primera aparición en el juego! ¡Qué, entonces, sólo tiene 18 años ahora! ¡Apenas es una adulta!’

 

No se veía muy diferente, así que pensó que ya tenía un alto estatus en el templo.

 

Evan se dio cuenta de que había cometido su mayor error. Si todavía era sólo una sacerdotisa y no una arzobispo(a) con un nombre conocido, entonces es de esperar que se sorprenda al ser llamada por una persona desconocida, ¡al azar!

 

En cuanto a la Sra. Sherden, la esposa del Marqués, se puede decir que era una tramposa de edad. Era sorprendente que tuviera el mismo encanto y belleza, sin ningún cambio, durante mucho tiempo.

 

“Siento si ha entendido algo mal, Joven maestro*. Sólo soy una sacerdotisa común perteneciente a la Diócesis de Sherden de la Iglesia de la Tierra.” (EZ: Si se vuelven [y o harán] más cercanos cambio su forma de nombrarlo a Maestro nada más como con shine, belois y meybell)

 

“…No, deberías tener un puesto importante en la Iglesia. Sólo me asombra el hecho de que una persona con tan grandes habilidades sea una simple sacerdotisa.”

 

“¿Mis habilidades? El hecho de que me haya llamado por mi nombre la primera vez y que ya sepa tanto de mí es muy extraño, Joven maestro…”

 

Serpina estaba conmocionada hasta la médula. ¡Esto es tan extraño! ¡Nunca he hecho nada que pudiera haber sido reportado al Marqués! ‘Más bien, siempre me siento avergonzada porque no he sido capaz de hacer mucho como sacerdotisa.’

 

Pero, fue Dain, no Evan, quien asintió como si entendiera por qué Serpina estaba tan avergonzada.

 

“El Joven maestro Evan tiene la capacidad de ver a través de las personas y sus cualidades.”

 

Serpina se sorprendió, con los ojos bien abiertos. Dain nuevamente asintió con una mirada seria.

 

Dain siguió a Evan a todas partes y lo acompañó a diferentes lugares. Había empezado a creer que la única conclusión a la que podía llegar observándolo constantemente. Evan miró a Dain con una expresión temblorosa.

 

‘Soy capaz de reconocer a personas con antelación sólo por mi conocimiento de la serie Gran Guerra Yo-Ma. Si las personas siguen sospechando de mí por ser extraño y raro, podría revelar mi identidad…’

 

Cuando intentó encontrar explicaciones para las cosas que había hecho hasta ahora, no pudo encontrar ninguna. Sobre Shine y Belois, por supuesto. Incluso Bernard y ahora el dueño de este restaurante.

 

Evan tuvo que admitir para sí mismo que había estado haciendo cosas sospechosas, bastante descaradamente. Dain no exageró cuando dijo que Evan tenía una habilidad especial para encontrar gente con talento. Bueno, para reducir las sospechas tenía que…

 

‘Bueno… Ok, debería parar ahora.’

 

Evan miró a su alrededor por un tiempo y trató de actuar inocente, aunque sabía que la sacerdotisa se convertiría más tarde en un personaje importante.

 

Intentó comerse los pinchos, para escapar de la realidad.

 

Las exquisitas especias le llenaron la boca al instante y luego desaparecieron. Los ingredientes tenían sabores exóticos, y en general, Evan comió un festín picante y lleno de especias.

 

“Maestro*… ¡Es tan delicioso!” (EZ: *Creo que acá Evan le habla al dueño del restaurante)

 

Por supuesto, las habilidades culinarias del Chef Monstruo eran notables, ya que cocinaba los pinchos horneándolos adecuadamente. También hizo la mayoría de los sabores e ingredientes.

 

Pero la carne fresca de un monstruo del calabozo era tan deliciosa como una comida hecha en el cielo.

 

La Mantis Oscura vagaba por el piso 31 del calabozo de Sherden. Era famosa por sus afilados brazos en forma de hoz, que representaban una amenaza. Pero la suave carne escondida entre las escamas de sus brazos y piernas era famosa por ser lo suficientemente deliciosa como para ser llamada un manjar.

 

‘Si fueras un jugador normal, no comerías estas cosas aunque te estuvieras muriendo. Pero eso no significa… ¡Si estoy comiendo esto, no significa que quiera morir! ¡Quiero vivir!’

 

Evan hizo una vaga expresión al recordar: Cuando regresaba del trabajo en su vida pasada, abría felizmente una botella de soju con carne de cangrejo, del Rey Cangrejo, y los comía mientras jugaba los juegos de Gran Guerra Yo-Ma.

 

Tal vez porque había despertado esos recuerdos, ¡ahora quería comer de repente una comida aún más deliciosa!

 

“Joven Maestro, ¿realmente cree que tengo talento? Sólo soy una sacerdotisa con un poder divino un poco superior a esta edad…”

 

Serpina trajo a Evan de vuelta a la realidad, con su pregunta. Evan masticó la carne de su boca, jurando no hablar tan descaradamente antes de pensar la próxima vez. Por ahora, tenía que manejar a la chica frente a él.

 

“Bueno, bueno… Claro. Mi hermana tiene talento. Puedo afirmarlo.”

 

“Oh, gracias por decir eso, Joven Maestro. Pero hay una cosa sobre la que aún no puedo decidirme. ¿Me dirá qué sería lo correcto…?”

 

Serpina suspiró tristemente, vaciando la jarra de cerveza cuidadosamente. Sólo de pensar en cómo la había tratado el Obispo, su dolor de cabeza empeoró.

 

Lo que la frustraba en ese momento no era la disminución de las ofrendas, sino el choque ideológico entre los retorcidos pensamientos del Obispo y la doctrina de la Iglesia que ella tenía que defender.

 

“¿Qué es entonces?”

 

“Bueno, uh…”

 

Serpina no pudo encontrar una razón para evitar compartir detalles de su problema con Evan, quien era uno de los dueños de la farmacia Brotherhood. No importaba si él era una simple marioneta. Se podía iniciar una batalla entre el templo y el Marqués.

 

Los ojos de Evan brillaron momentáneamente, sabiendo que no era una pequeña preocupación, pero asintió suavemente sin mostrar sus emociones.

 

“Está bien si no puedes contarme sobre ello. Come algo delicioso y diviértete.”

 

“Oh… Gracias”.

 

En ese momento, el dueño vino con una bandeja llena de pinchos y la puso sobre la mesa. Miró a Evan, Serpina y Dain y luego dijo, pasando por ahí,

 

“Como el joven maestro Evan confía en ti, puedes comer cómodamente aquí.”

 

“¿Sí? Oh, gracias…”

 

“Maestro, ¿debería traer otra cerveza aquí? Creo que su hermana se está quedando sin alcohol.”

 

“Sí, tienes razón. Trae más para mi hermana.”

 

“Aquí”.

 

“Oh, uh. Sí. Gracias”.

 

Treinta minutos habían pasado desde entonces. Serpina, después de vaciar su cuarta jarra de cerveza y comer un total de cuatro brochetas, se había emborrachado y enojado. También se había comido una brocheta completa de Mantis Oscura.

 

“El Obispo, ese maldito hombre sin inspiración, ese gordito, ¡está lleno de codicia!”

 

“¡Así es, sus dos mejillas están abultadas como una rana!”

 

“Ya que estamos en un tema así, ¿cree que está bien ser gordo? ¡Ni siquiera puedo pensar en engordar!”

 

“¡Sí, tienes razón, hermana! No estás gorda.”

 

“Siempre quiero ser así. ¡Quiero ser delgada y estar guapa!”

 

“Sí, sí, te ves muy bien. Te ves, bien hermana”.

 

Serpina estaba muy irritada, y fue probablemente porque siempre había sido silenciosa y decente. Cuando llegó el licor, lo bebió tan pronto como se sirvió e incluso pidió un poco más.

 

Al principio, no se atrevió a emborracharse delante del Joven Maestro Evan, pero ya era demasiado tarde una vez que habían empezado.

 

‘Porque es una sacerdotisa bendecida por Dios, el mismo, y se emborrachará con una sola orden.’

 

Cuando la embriaguez por la bebida se hacía severa, era tratada como una condición anormal que podía ser superada rápidamente con un simple hechizo de bendición de un sacerdote. Pero la razón por la que no estaba sobria era que no quería enfrentarse a la realidad. Quería escapar de ella.

 

“¡Debería dejar mi trabajo en el templo y convertirme en escritora!”

 

“Entonces serás bienvenida. ¿Te gustaría servirme directamente como mi propia sacerdotisa? Te proporcionaré tal posición.”

 

“¡Oh, estoy siendo reclutada por el Marqués! ¡Mi suerte finalmente ha florecido…!”

 

Después de beber cerveza con Evan más de una docena de veces, sacudió la cabeza durante unos minutos. Se sentía tanto bien como mal.

 

“Pero no puedo hacer eso… me comprometí a hacer que el templo vaya en la dirección correcta. Soy muy fiel”.

 

“Puedes tener buena comida como esta todos los días si trabajas para mí.”

 

Serpina suspiró profundamente. Evan extendió cuidadosamente la mano hacia la jarra de cerveza que había delante de ella, pero fue detenido por Dain. Le ofreció beber un poco más.

 

“¿No hay nada que pueda hacer para ayudar a mi hermana y salvar a la Iglesia?”

 

“Pero si me ayudas, y el Obispo se entera, me echarán de la Iglesia.”

 

De hecho, en la época de Gran Guerra Yo-Ma 4, Serpina Belline sirvió como arzobispo(a) en el cuartel general de la Gran Iglesia de la Tierra, que no estaba en la mazmorra de la ciudad Sherden.

 

Sus esfuerzos y talentos brillaron ahí, y luego trajo una revolución a la Iglesia de la Tierra desde el principio. Irónicamente, como resultado, el Rey Demonio la atacó. El cuartel general sufrió un serio golpe y fue completamente destruido en las etapas tempranas y media de Gran Guerra Yo-Ma 4.

 

La supervivencia de Serpina de los remanentes de una terrible destrucción hizo que respirara en la atmósfera, que había estado completamente congelada hasta entonces.

 

El puesto de Serpina en el cuartel general la salvó de ser demolida completamente por las fuerzas del Rey Demonio.

 

El cuerpo de Evan se puso tenso.

 

Cuando supo de Bernard, se emocionó un poco al pensar en conocer a una celebridad. Si podía influir en Serpina también y tocar ligeramente su corazón, podría dar un gran giro a la historia de Gran Guerra Yo-Ma. Evan podría incluso afectar el futuro, más a través de ella que incluso con Bernard.

 

‘¿Debería enviarla así, a la sede de la Iglesia de la Tierra…? Pero como resultado de su camino al cuartel general, es destruido en Gran Guerra Yo-Ma 4. Por eso no debería hacer eso… Es imposible para ella dejar la Iglesia de la Tierra como está actualmente…’ Evan cayó en este dilema durante mucho tiempo. Entonces el caballero escolta Dain dijo en voz baja,

 

“Debería hacer lo que crea correcto”.

 

“¿Eh?”

 

“Si sigue lo que cree que es correcto, todos lo creeremos también y lo seguiremos. Todo funcionará perfectamente. Ya lo ha hecho en el pasado, y funcionará en el futuro.”

 

“Gracias, Dain.”

 

Si Evan no hubiera sido consciente de los otros personajes del juego, no podría haber puesto a Shine bajo su mando. Además, como la Bruja Sangrienta Belois también estaba bajo su mando, ¿no había sido ya alterada la historia de Gran Guerra Yo-Ma 3? Decidió que no actuaría de forma estúpida, como no hacer las cosas de forma diferente, ¡por miedo a cambiar la historia de la serie!

 

“Hermana”.

 

“Um… ¿Sí?”

 

La dulce voz de Evan abrió los ojos de Serpina. De hecho, tenía una voz fascinante como la suya, junto con cientos de callejones sin salida relacionados con la política.

 

“Hermana, si no puedes cambiar todo con sólo tu propio poder, ¿por qué no dejas que alguien te ayude?”

 

“¿Pero en quién debo confiar…?

 

“En mí”.

 

Una sonrisa apareció en la cara de Evan, sin que se diera cuenta.

 

“O también puedes confiar en el Marqués.”

 

“¡Pero él es el que siempre declara que la política y la religión deben estar separadas…!”

 

“Hermana, puedes trabajar con nosotros ‘Anónimamente’. Esto asegurará tu protección personal, y también te ayudará a servir al interés público.”

 

Estaría a salvo aunque ofendiera a alguien con su estatus o causara un caos si ocultara su identidad.

 

‘No lo sé con seguridad. Tal vez hablemos de nuevo.’

 

La sonrisa maliciosa del pequeño diablo llenó la mente de Serpina.

 

“Ahora sé cuál es el problema y cómo resolverlo”.

 

El evento gratuito del templo se celebró al día siguiente.

 

Mientras Evan empezaba a hacer planes por su cuenta.


Anterior | Indice | Siguiente

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s