Súper Gen Divino – Capítulo 741: Lago Helado


Quinto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

El bosque subterráneo de bambú era enorme, pero no tenía ningún pilar de piedra o estalagmitas significativas para sostenerlo. Sosteniendo esa enorme caverna estaba el propio bambú, ya que los innumerables brotes de bambú se elevaban del suelo y sostenían el techo.

Han Sen había viajado treinta millas a través de ese reino subterráneo, pero aún no había visto el final. Se veía casi igual, también, la única diferencia que notó fue en la temperatura. Cuanto más profundo iba, más baja parecía ser la temperatura.

Los matorrales de bambú negro a su alrededor se hicieron más densos, y después de otras cincuenta millas, los tallos de bambú eran tan gruesos como los troncos de los árboles.

La escarcha cubría el suelo y la temperatura había bajado a lo que sería un nivel insufrible para la mayoría de la gente. Han Sen procedió, sin inmutarse y sin agobios, y no pasó mucho tiempo antes de que se aventurara en un área totalmente cubierta de hielo. El bambú allí era más grueso que nunca, y se necesitarían tres hombres adultos, con los brazos extendidos, para rodear un solo brote.

“Si hay gusanos de seda oscuros aquí, me pregunto qué tan grandes son.” Han Sen usó su Aura Dongxuan para investigar pero no pudo ver a través del bambú negro para saber si había o no gusanos de seda dentro.

Sin embargo, en lo profundo de este maravilloso bosque de bambú, Han Sen se las arregló para detectar una fuerza vital en particular. Esa fuerza era como un arroyo de agua de manantial, y tenía curiosidad por saber qué tipo de criatura poseería una fuerza vital tan tentadora.

Han Sen se acercó a él con un moderado estado de alerta y caminó a través del bosque de bambú con un poco más de cuidado y precaución. Encontró una pradera vacía entre los brotes de bambú.

La pradera estaba rodeada por el grueso bambú, pero ni uno solo de los brotes crecía en la pradera.

A pesar de poseer Músculo de Hielo y Hueso de Jade, esa área helada y la fuerza vital que se arremolinaba a su alrededor hacía que Han Sen temblara de frío. La energía que había seguido era extraña, de hecho.

Mientras se acercaba a la pradera, los ojos de Han Sen permanecían fijos en ella en profunda observación y contemplación. Estaba muy helado y en el centro había un lago frío, pero no totalmente congelado. En el lago, una planta que parecía un narciso descansaba. Las flores eran blancas.

Han Sen había visto su buena parte de flora extraña anteriormente, y aunque el narciso era extraño de ver allí, no destacaba o incluso lo ponía nervioso.

Si había una súper criatura protegiendo al narciso, Han Sen se alegraría.

Pero no era así, ya que no podía espiar la presencia de ninguna súper criatura alrededor del lago. Lo que Han Sen vio, sin embargo, fue un hombre sentado junto a las aguas tranquilas. Mirando fijamente al narciso sin moverse, y esto sorprendió a Han Sen.

Han Sen podía decir que era un humano debido a su atuendo, llevaba un traje de batalla humano. Las criaturas y los Espíritus no se pondrían lo que ese hombre llevaba puesto actualmente.

“¿Por qué hay otra persona aquí?” Han Sen usó el Aura Dongxuan para observar al tipo y los resultados le sorprendieron. Tenía una gran fuerza vital, una que estaba lejos de ser débil.

El hecho de que este lugar tuviera una persona viva de verdad sorprendió a Han Sen, ya que creía que era la primera persona en pisar ese lugar. Después de todo, la única entrada que conocía era la que había hecho el escorpión purpura de doble cola. Pero no era como si hubiera llegado al final de ese lugar, y tal vez más adelante había otra entrada más accesible.

“Amigo, ¿cómo te llamas?” Han Sen caminó cuidadosamente a través del hielo e intentó saludar al hombre.

Siempre que no hubiera conflicto de intereses, Han Sen no estaba dispuesto a hacer otro enemigo. Después de todo, conocer a otros del mismo tipo en un lugar como el Desierto Negro era algo encantador. E incluso una simple correspondencia o diálogo con alguien de su propia clase era lo suficientemente agradable.

El hombre no respondió a Han Sen, sin embargo, y parecía como si estuviera durmiendo. Por supuesto, Han Sen no podía decirlo correctamente, ya que el hombre estaba mirando hacia el narciso. Su posición sugería que la había estado observando, pero de espaldas a Han Sen, no podía estar seguro. Tampoco podía deducir completamente cómo era la persona.

“Amigo, vengo sin motivo de alarma. No quiero hacerte daño y me he encontrado vagando por aquí por mi propia voluntad y curiosidad. ¿Te gustaría tener una charla? Si no, estaré encantado de irme.” Han Sen continuó hablando mientras se acercaba al hombre.

Aún así, no hubo respuesta. No se dio la vuelta ni dio ninguna reacción. Todo lo que hizo fue seguir mirando al narciso en el lago.

Han Sen continuó su acercamiento, a pesar de la falta de compromiso de la otra persona. Por ahora, estaba empezando a ser un poco desconcertante, y Han Sen sintió que algo no estaba del todo bien.

Han Sen se acercó pero no se acercó al hombre. No se acercó a él de frente, y en su lugar caminó alrededor de él un poco, para que pudiera verlo desde el lado.

Cuando lo vio más claramente, Han Sen se sorprendió… no era un hombre vivo. La ropa del hombre estaba bien, pero el cuerpo en el interior estaba congelado. Era como una estatua de hielo.

El hecho de que sólo su carne se hubiera congelado era extraño, de hecho. Su ropa ni siquiera tenía una mancha de escarcha sobre ella. Además, no entendía por qué la fuerza vital dentro de él parecía girar y sugerir que era una persona viva.

La cara de Han Sen se volvió rápidamente sombría. El hombre frente a él usaba un traje de batalla, pero su modelo era algo que procedía del siglo anterior. Parecía ser una reliquia de hacía más de cien años.

“¿Cómo puede este hombre estar congelado aquí? ¿Está vivo o muerto?” El corazón de Han Sen había sufrido una conmoción, y al inspeccionar a la persona, notó algo en su bolsillo.

A juzgar por su forma, parecía ser un cuaderno o una cartera. Han Sen se acercó un poco más e intentó sacarlo del bolsillo, ya que estaba muy interesado en una pista que le dijera quién era esa persona.

De repente, el corazón de Han Sen saltó dentro de su pecho y el zorro plateado en su hombro se puso de pie en alarma. Su pelo estaba todo erizado, e hizo gruñidos de precaución hacia el agua del lago.

Han Sen se retiró sin titubear y miró fijamente el lago helado.

¡Splash!

El agua del lago se elevó repentinamente en mil hilos aéreos, con Han Sen como objetivo.

Han Sen intentó evadirlos, pero los hilos de cristal eran más rápidos que Han Sen. Convocó su Ardiente Púa de Rex y la hizo girar hacia los hilos de cristal que venían hacia él.

¡Pang!

La Ardiente Púa de Rex golpeó contra los hilos como carbón encendido lanzado al agua. Muchos de los hilos de hielo se evaporaron en vapor, pero eran demasiados, y venían de todas las direcciones. Rápidamente se envolvieron alrededor de Han Sen y se enredaron como una telaraña.

Han Sen sintió como si un aire helado comenzara a invadir su cuerpo. Había demasiados hilos, y no importaba cuanto balanceara su Ardiente Púa de Rex, los hilos que golpeaba no eran suficientes. Más y más hilos se abrían paso a su alrededor, drenándolo de calor.

No pasó mucho tiempo antes de que los hilos lo envolvieran por completo, envolviéndolo en una especie de capullo. Sus manos estaban atadas y ya no podía arremeter contra él con la Ardiente Púa de Rex.

Al zorro plateado tampoco le iba muy bien. Siguió disparando a los hilos con su rayo de plata tanto como pudo. No fue efectivo para poner fin a su incesante avance.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s