Súper Gen Divino – Capítulo 740: Gusano de Seda de Hielo


Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen guardó su energía e inmediatamente se retiró, y luego usó su Músculo de Hielo y Hueso de Jade para desbloquear su cerradura genética.

Aunque su Sutra Dongxuan y su Músculo de Hielo y Hueso de Jade eran comparables después de desbloquear su cerradura genética, todavía había algunas diferencias notables. Su Músculo de Hielo y Hueso de Jade se centraba en mejorar su séptimo sentido, aunque aunque no era tan detallado como su Sutra Dongxuan, tenía un mayor alcance. El alcance de la mejora del Sutra Dongxuan al séptimo sentido se limitaba a la amplitud del Aura Dongxuan.

Han Sen exploró el bosque de bambú con atención, como si hubiera activado el modo dios. Con sus sentidos, fue capaz de determinar que algo viajaba hacia él a un ritmo rápido. Actualmente estaba a tres millas de distancia, pero esa distancia se acercaba rápidamente.

Han Sen pudo sentir su tamaño aproximado, y dedujo que era del tamaño de un gato doméstico promedio. Su forma era circular, como los gusanos que acababa de cosechar. Lo que no era, era lento. A diferencia de los bichos mencionados, lo que venía hacia él era muy rápido. Como un conejo loco, venía corriendo.

“¿Es un gusano de seda oscuro divino?” La idea de esto hizo a Han Sen bastante feliz.

Mientras el tiempo pasaba, la amenaza invisible cerró la brecha entre ellos. Cuando emergió, Han Sen pudo finalmente ver que era una larva extra-grande. Su cuerpo brillaba como el hielo. Un aura de escarcha lo rodeaba, y dejaba un rastro de hielo a su paso.

Han Sen cambió su cerradura genética al Sutra Dongxuan y tomó una lectura de la criatura helado que se había acercado. Su fuerza vital era mucho más poderosa que la de una mutante, y de hecho era muy probable que fuera un gusano de seda de clase divina.

La felicidad en el corazón de Han Sen se había prendido, así que convocó su ballesta Pavo Real y la cargó con una saeta de acero Z. Apuntó al bosque de bambú, y cuando estuviera lo suficientemente cerca, apretaría el gatillo y rápidamente terminaría con su vida. Más que nada, quería ver si había un espíritu de la bestia que se pudiera obtener de ella.

Sin embargo, a medida que la distancia entre Han Sen y el gusano de seda de hielo se hacía cada vez más pequeña, empezó a sentir que algo no estaba del todo bien. Cuanto más se acercaba, más fuerte era la fuerza vital del gusano de seda. Pronto superó la medida de cualquier criatura divina con la que hubiera tratado antes.

“¿Es una súper criatura?” La cara de Han Sen cambió. Lo escaneó varias veces para obtener una lectura más precisa, pero aún así lo dejó tan desconcertado como siempre. Definitivamente no era una súper criatura.

“¿Divina berserker, tal vez?” Han Sen entrecerró los ojos. Rara vez se encontraba con criaturas divinas berserker en la naturaleza, así que se sorprendió al descubrir una aquí, de entre todos los lugares.

Viendo al gusano de seda de hielo acercarse cada vez más, se había acercado a menos de mil metros de Han Sen. Apuntó su ballesta Pavo Real, pero luego escuchó más ruidos del bosque de bambú.

¡Ruidito! ¡Ruidito!

Ahora parecía que un coro entero de criaturas corría frenéticamente por el bosque. En eso, la cara de Han Sen cambió. Ahora veía un gran número de gusanos de seda de hielo emerger de algún lugar del bosque de bambú. De su rápido e inicial recuento, se las arregló para contar un centenar de ellos.

“¡Imposible! ¿Cómo puede haber tantas criaturas divinas berserker en un solo lugar?” Han Sen se sorprendió con razón. No lo asustaron, ya que sabía que no eran rivales para él, sólo pensó que el número de ellas era aterrador.

Han Sen podía aceptar la presencia de una docena de criaturas divinas, pero las criaturas divinas berserker eran mucho más raras. La proporción entre divinas y divinas berserker era de cien a uno. Pero ahora, unas divinas berserker estaban emergiendo como un grupo masivo. Si había tantas criaturas divinas berserker, entonces tenía que haber miles de gusanos de seda divinos ordinarios en algún lugar de la zona.

Aún así, tal ocurrencia tenía que ser imposible.

Los gusanos de seda de hielo que estaba percibiendo eran más fuertes que la mayoría de las criaturas divinas. La fuerza de su flujo de energía no estaba muy lejos de la shura con cuernos de sangre que había encontrado no hace mucho tiempo.

Un gusano de seda estaba por delante del resto, y la distancia entre él y Han Sen era ahora de menos de quinientos metros. Usó su ballesta Pavo Real, apuntó y apretó el gatillo.

En lugar de especular, Han Sen quería matar a uno y descubrir la verdad.

La dura cuerda se movió y la saeta de acero Z alzó el vuelo. Era como un rayo de luz, viajando quinientos metros en un parpadeo. Atravesó el cuerpo del gusano de seda de hielo y lo inmovilizó en el suelo.

Han Sen se sorprendió deliciosamente, pensando que los gusanos de seda eran más fáciles de matar de lo que inicialmente imaginó que serían. Si era una criatura divina, esperaba que fuera capaz de reaccionar o incluso de evadir la saeta. Pero no lo hizo, fue golpeado y murió, así de simple.

«Cazada Bestia Mutante Gusano de Seda Oscuro. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Consumiendo la carne de Bestia Mutante Gusano de Seda Oscuro hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos mutantes.»

Han Sen se congeló repentinamente con la mandíbula abierta. Estuvo así durante bastante tiempo.

“Esto no está bien. Esto no puede estar bien. ¿Cómo puede ser un gusano de seda mutante? ¿Cómo puede una criatura de clase mutante poseer una fuerza vital tan alta?” Han Sen no podía creer que el obeso gusano de seda de hielo fuera la misma criatura que los Gusanos de Seda Oscuros de antes.

Pero el anuncio en su cabeza no podía ser incorrecto. Era una regla del mundo que él habitaba. Si decía que había matado a una criatura mutante, entonces había matado a una criatura mutante.

Viendo que se acercaban más y más gusanos de seda, Han Sen corrió para matarlos a todos. Eran gusanos de seda oscuros de clase mutante, los mismos que había matado dentro y fuera de los brotes de bambú anteriormente.

Han Sen estaba perplejo, y aún no podía pensar en una razón por la cual sus cuerpos serían tan diferentes. La fuerza vital de sus cuerpos era mucho más fuerte, y no había ninguna razón discernible por la que estas criaturas mutantes pudieran poseer tal fuerza.

“Esto no está bien. ¡Realmente no está bien! Esto es extraño. Es una locura. Estas cosas son extrañas. ¿Cómo pueden los gusanos de seda dentro del bambú respirar hielo también? Ni siquiera las criaturas divinas pueden hacer algo así. Debe haber una fuerza externa que afecta a estos pequeños bichos de hielo, una de la que aún no me he dado cuenta. Sea lo que sea, les está imbuyendo una fuerza aterradora.” Han Sen mató a los cien grandes gusanos de seda que se acercaron y se las arregló para obtener un espíritu de la bestia adicional.

Han Sen rápidamente la convocó para que echarle un vistazo. Su definición era la misma, pero su apariencia física era diferente. La cabeza era más grande y el cuerpo era prácticamente de hielo.

Han Sen la arrojó a una pared como antes para comprobarla. Era mucho más poderoso que los otros, y la niebla helada que desató tenía un radio de tres metros. El aire helado en sí mismo era mucho más poderoso, también.

“Si ambos son gusanos de seda oscuros mutantes, ¿por qué hay una diferencia tan clara entre los dos? Si maté a los bebés antes, y a los maduros ahora, no debería afectar al espíritu de la bestia que acabo de recibir. Las espíritus de las bestias no tienen en cuenta la edad de la criatura. Este misterio se hace más profundo, me pregunto, ¿cuál es la causa de esta curiosa anomalía?” Han Sen observó los tallos de bambú con una cara desconcertada y un corazón inquisitivo.

“Tengo que examinar y analizar esto más a fondo. Tengo que profundizar y averiguar qué está afectando a estos extraños gusanos de seda. Los gusanos de seda tienen grandes genes, pero es una raza grande y no todos pueden ser de clase mutante, seguramente. También tiene que haber otros comunes y corrientes. El hecho de que todos estos sean gusanos de seda oscuros de clase mutante es casi increíble.” Han Sen reflexionó un poco más, pero luego decidió avisar al zorro plateado para que se le uniera. Con el zorro plateado, viajó más profundamente en el bosque de bambú.

Por miedo al zorro plateado, todos los gusanos de seda se escondieron. Si no podían escapar, se escondían en sus brotes de bambú y temblaban, lo que incluso hacía que los tallos temblaran, produciendo un ruido como el crujido de las hojas en el viento.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s