999 Alterna: Capítulo 3: Infección: pandemia



Parte 1

Un largo pasillo se extendía al otro lado de la puerta.

Parecía que continuaba durante al menos unos cientos de pies antes de llegar a su final. Innumerables puertas se alineaban a ambos lados del pasillo, pero a diferencia de las que habíamos visto anteriormente, todas estaban hechas de madera hecha jirones.

El pasillo era lúgubre, a pesar de estar iluminado por lámparas en las paredes, y olía levemente a moho. Si bien ningún cadáver yacía en el suelo como con la puerta [5], el ambiente aquí tampoco era exactamente acogedor.

Pero ahora no era el momento de dudar. De los cuatro, Santa y yo éramos los únicos chicos. Santa no parecía del tipo confiable. No podía permitirme mostrar mi miedo o de lo contrario Akane se preocuparía cada vez más.

Descansé mi mano en mi pecho y después de calmar mi corazón palpitante, lentamente di un paso adelante a través de la puerta. En ese momento, un pitido electrónico frío sonó desde mi muñeca izquierda. Un símbolo de calavera rojo brillante comenzó a parpadear en el centro de mi brazalete. Parecía que el mecanismo de la bomba de tiempo se había activado.

Akane y Lotus me siguieron a través de la puerta.

―¡¿Qué es esto?! ¡No puedo soportarlo! ―Lotus gritó, notando la calavera en su brazalete.

―¡Santa, date prisa! ―Grité. Santa no se había movido al otro lado de la puerta.

―… No te impacientes. ―Se burló Santa―. Si me quedo aquí, todos ustedes explotarán.

El color desapareció del rostro de Akane. ―Santa, ¿qué estás…

―Sólo estoy bromeando. ―Santa se encogió de hombros y cruzó la puerta. Inmediatamente después, la puerta numerada se cerró con un estruendo.

Cerré mi puño y lo enfrenté. ―Idiota, ¿qué crees que estás…

―Ahora no es el momento para eso, ¿sabes? Si no encontramos ese <DEAD>, los cuatro vamos a explotar. ―Dijo Santa con una sonrisa.

No quería admitirlo, pero tenía razón. Golpearlo podía esperar; nuestra prioridad ahora era detener la detonación.

La cacofonía de pitidos de nuestros cuatro brazaletes resonó en el aire.

―¿Dónde está el <DEAD>? ―Lotus gritó con nerviosismo.

Echando un vistazo rápido alrededor del área, no pude ver nada que se pareciera a un <DEAD>. El pasillo simplemente se extendía sin fin.

―No me digas … ―Me mordí el labio, mirando alrededor a todas las puertas alineadas a ambos lados del pasillo―. No puede estar en una de estas habitaciones … ¿Verdad?

―¡No puedes hablar en serio! ¡¿Cuántas habitaciones crees que hay aquí?!

A primera vista, parecía haber unas 14 o 16 habitaciones… aunque obviamente no tuve tiempo para contarlas todas. Salté a la puerta más cercana y agarré el pomo de la puerta. Lo giré frenéticamente en ambos sentidos, pero la puerta se negó a abrirse. No parecía que estuviera bloqueada. Más bien, podía sentir que había una placa de hierro o algo que la cerraba con pernos desde el otro lado.

Al darme la vuelta, vi a Akane y Lotus luchando con puertas diferentes.

―¡No es bueno, no se abre! ―Lotus exclamó.

―¡Ni siquiera se mueve! ―Akane gritó, luchando por contener las lágrimas.

Mirando por encima del hombro de Akane, vi un panel redondo al final del pasillo.

―¡Ahí está! ¡Lo veo! ―Grité con nerviosa anticipación y comencé a correr. Le di un codazo a Lotus y Akane mientras pasaba junto a ellas, y todos corrimos hacia el dispositivo que tenía nuestro destino en sus manos.

Puede que haya sido solo mi imaginación, pero sentí que el intervalo entre cada pitido de nuestros brazaletes se estaba acortando.

―¿Cuánto tiempo nos queda? ―Pregunté mientras corría, sin dirigir la pregunta a nadie en particular.

―¡No lo sé! ―Lotus gritó.

―¡Nuestro límite de tiempo es de 81 segundos! ―June respondió.

―¡¿Eres estúpida?! No crees en serio que eso es lo que está preguntando, ¿verdad?

Debe haber pasado al menos un minuto desde que entramos por la puerta. No nos quedaba mucho tiempo.

El <DEAD> estaba ubicado al final del pasillo, en la pared izquierda.

―¡De prisa! ―Grité.

Me abalancé sobre el dispositivo y golpeé con la mano el panel del escáner como si lanzara un puñetazo. Akane y Lotus fueron las siguientes, casi tropezando una con la otra tratando de escanear sus muñecas en el dispositivo.

―¡Santa! ¡Deja de joder!

Se quedó a poca distancia mirándonos. Rápidamente agarré su muñeca izquierda y la lancé hacia el <DEAD>. Después de confirmar que los cuatro asteriscos habían aparecido en el dispositivo, tiré de la palanca.

La cacofonía de pitidos de nuestros brazaletes terminó. Nos desplomamos impotentes en el suelo, respirando con dificultad.

Parte 2

―…Lo hicimos.

Secando el sudor de mi frente, eché otro vistazo a la zona.

Al final del pasillo había una puerta gruesa de roble. Por alguna razón, estaba completamente cubierta de pintura roja.

Recordé haber visto puertas similares en la cubierta A y en la cubierta C. El de la cubierta A era morada y el de la cubierta C era negra.

Volví a recomponerme y decidí empezar a investigar la puerta roja. Parecía estar bloqueada, ya que no se movía cuando intenté empujar o tirar de la manija de la puerta en forma de barra. Cerca de la manija había un ojo de cerradura, que descansaba debajo de una especie de monitor LCD.

Intenté tocar suavemente la pantalla. De repente, se escuchó un fuerte efecto de sonido de fanfarria de trompeta y apareció un texto naranja en el monitor.

~ ¡Pregunta! ¿Cuál es el nombre de este barco? ~

Me quedé estupefacto, mirando el monitor.

¿Qué diablos es esto? ¿Responder a este acertijo nos permitiría seguir adelante?

―¿Qué es eso? ―Preguntó Akane, mirando el monitor detrás de mí. Debió haber recuperado finalmente el aliento―. ‘¿Cuál es el nombre de este barco?’ … ¿Es esto algún tipo de rompecabezas?

―¿Tu sabes la respuesta?

―Por supuesto no. Pero… ―Akane señaló el botón <RESPUESTA> ubicado debajo del texto de la pregunta―. ¿No aparecerá la respuesta si presionas esto?

―No, no lo creo. Probablemente necesitemos ingresarlo nosotros mismos.

Apreté el botón. Apareció un teclado en la pantalla, reemplazando el texto de la pregunta.

Pulsé la tecla [A] y apareció un mensaje. [SE REQUIERE LA LLAVE ROJA PARA INTRODUCIR UNA RESPUESTA.]

―Parece que no podremos responder hasta que insertemos una llave. ―Dije.

―¿Eso significa que hay una llave roja escondida en algún lugar por aquí? ―Preguntó Akane.

Me di la vuelta y miré a las puertas. Lotus estaba inspeccionando cada una cuidadosamente.

―No sirve de nada. Ninguna de estas se abrirá. ―Suspiró Lotus, volviendo a donde estábamos―. Solo quedan dos.

Lotus señaló las dos puertas más cercanas a la puerta roja. Ambas tenían una placa de oro pegada al marco de la puerta, que aparentemente indicaba el número de la habitación. La placa de la puerta a mi izquierda indicaba [B92], mientras que la de mi derecha era [B93].

Ninguna de las otras puertas parecía tener placas. No había duda de que había un significado especial detrás de esto.

―Intentemos abrirlas. ―Sugerí.

Puse mi mano en el pomo de la puerta de la habitación 92, mientras Lotus se acercaba a la habitación 93. Ya habíamos logrado pasar con seguridad a través de la puerta numerada. Comparado con eso, esto debería ser un paseo por el parque.

Lotus y yo nos miramos y asentimos. Comenzamos una cuenta regresiva rápida y luego simultáneamente empujamos las puertas.

―… ¿Eh?

Contrariamente a mis expectativas, la puerta cedió sin resistencia. Después de haber presionado demasiado peso contra la puerta, me estrellé contra el suelo.

―¿Estás bien? ―Preguntó Akane, corriendo a la habitación detrás de mí.

―Estoy bien. Solo un pequeño rasguño. ―Respondí.

Me di la vuelta y noté que la puerta del otro lado del pasillo también estaba abierta de par en par. Más allá, Lotus estaba sentada en el suelo, boquiabierta.

―… Se abrió. ―Dijo.

―Seguro que lo hizo.

―Me pregunto, ¿Es esto también parte del plan de Zero? Me estoy hartando de que nos esté tomando por tontos.

Era razonable que Lotus asumiera tal cosa. Sin embargo, mientras nuestros caminos fueran limitados, no tenía sentido intentar ir en contra de las órdenes de Zero.

―De todos modos, debería haber alguna pista en una de estas habitaciones que nos guiará hacia adelante. ―Continuó Lotus―. Revisaré esta, así que te dejo esa a ti.

―Entendido. ―Dije con un asentimiento―. Haznos saber si encuentras algo parecido a una llave. Podría ser algo que pueda abrir la puerta del pasillo.

―Por supuesto. ―Lotus se puso de pie, salió de la habitación y comenzó a darle un codazo a Santa, que había estado junto al <DEAD> todo el tiempo―. ¿Cuánto tiempo planeas estar sentado ahí?

―Yo … tengo un cuerpo débil. ―Respondió Santa.

―Estás lleno de mentiras, ¿no? Deja de holgazanear y ven conmigo. ―Lotus agarró violentamente la tela alrededor del cuello de Santa y tiró de su cuerpo detrás de ella.

―O-Oye, basta. Bien, lo entiendo. Iré, iré. Solo para.

Dejar a Santa con Lotus fue probablemente lo mejor.

―Akane, vamos.

Después de susurrar en el oído de Akane, entré más profundamente en la habitación.

Parte 3

Inconscientemente dejé escapar un suspiro.

La habitación en la que me había despertado era realmente un espacio sencillo, adornado con nada más que una litera triple. Sin embargo, la habitación en la que me encontraba ahora estaba amueblada no solo con una cama doble, sino también con un escritorio y un sofá. Si hubiera estado confinado aquí, probablemente habría podido despertarme al menos un poco más cómodamente.

―Esta debe ser un camarote de segunda clase. ―Dije, acercándome a una ventana circular. El exterior de la ventana estaba bloqueado por una placa de hierro, lo que hacía imposible observar lo que sucedía más allá del cristal.

―¿Es esto un rompecabezas? ―Preguntó Akane.

Agarró una bola de madera que descansaba sobre una almohada. La superficie de la bola tenía un patrón complejo de cortes, lo que sugiere que podría dividirse en múltiples partes más pequeñas.

―Déjame ver.

Pensando que podría haber una llave escondida adentro, intenté desmontar la bola. Se separó prolijamente en siete partes distintas, pero no había rastro de una llave.

―No hay suerte, eh. ―Murmuré, volviendo a montar rápidamente la pelota.

―¡Guau eso es increíble! ―Akane dejó escapar un comentario de asombro ante mi destreza―. Siempre fuiste hábil en este tipo de acertijos, ¿no es así Junpei? Una multitud siempre se reunía a tu alrededor durante los descansos entre clases … ¿Cuál era ese rompecabezas que siempre solías hacer?

―¿Te refieres al cubo Rubik?

El cubo Rubik es un rompecabezas tridimensional ideado por el arquitecto húngaro Erno Rubik. Cada uno de sus lados estaba formado por 3 x 3 = 9 cuadrados, y puedes alinear los colores girando las diferentes caras del cubo. Aunque era un diseño simple, era un juguete bastante complejo.

Cuando estaba en la escuela primaria, el cubo Rubik ganó una gran popularidad y me cautivó de inmediato. Enterré mi nariz en guías de solución y estudié fervientemente el rompecabezas, incluso renuncié a dormir por ello … Ni siquiera he estado cerca de mostrar el mismo entusiasmo o pasión por cualquier otra cosa en mi vida. Como resultado, terminé siendo capaz de resolver el cubo Rubik más rápido que nadie en mi clase.

Incluso ahora, probablemente podría resolver el rompecabezas en cinco minutos más o menos. Sin embargo, a diferencia de mis días como leyenda de la clase, probablemente nadie más me elogiaría por ello. Incluso si tuviera la habilidad de resolver el cubo Rubik, no me reportaría ningún punto en la búsqueda de trabajo.

―¡Junpei, mira!

Mientras estaba allí suspirando, Akane señaló la pared. Allí colgaba un gran marco. En él había un boceto de un barco.

―¿Podría ser este un mapa de este barco? ―Ella preguntó.

―Este barco debe ser enorme entonces.

Acerqué mi rostro al dibujo. A juzgar por el número de habitaciones, era un barco de tamaño considerable.

―¿Podría ser algún tipo de crucero de lujo? ―Preguntó Akane.

―No, las decoraciones aquí son demasiado anticuadas para eso.

Eché otro vistazo a la habitación. Daba la impresión de que estábamos en el mundo de una película estadounidense de antes de la guerra, o que nos habíamos perdido en algún museo. Tenía una atmósfera distintiva, pero se excedió un poco con la estética retro.

―Ahora que lo pienso, Zero mencionó la historia del Titanic antes, ¿no? ―Dijo Akane.

Pensé en lo que había dicho Zero.

―El 14 de abril de 1912, el legendario transatlántico Titanic chocó contra un iceberg. Dos horas y 40 minutos después, se hundió hasta el fondo del Océano Atlántico Norte.

Zero había sacado a relucir el Titanic en su explicación del juego de manera bastante desordenada, sin ni siquiera una transición.

―¿Podría ser que este barco tenga algún tipo de conexión con el Titanic? ―Sugirió Akane.

Ella tenía razón. De lo contrario, Zero no habría tenido ninguna razón real para hacer referencia deliberada al Titanic.

Pensé en el mensaje en la puerta que bloqueaba nuestro progreso.

~ ¡Pregunta! ¿Cuál es el nombre de este barco? ~

―¿Y si…? ―Dije―. … ¿Y si este barco es en realidad el Titanic?

Akane me miró a la cara por un momento y parpadeó con una expresión extraña en su rostro. … O eso pensé, hasta que ella comenzó a sonreír un momento después.

―Junpei, siempre estás tan lleno de bromas, ¿no? ―Akane se rió dulcemente.

Su sonrisa pura e inocente me obligó a reír. Eso por sí solo fue suficiente para hacerme sentir como si la energía burbujeara dentro de mí.

―No quise decir eso como una broma ―Dije―. Creo que en realidad es posible.

―¿Estás diciendo que viajamos en el tiempo antes del hundimiento del Titanic el 14 de abril de 1912?

―No, eso no… ―Respondí mientras continuaba buscando en la habitación―. ¿No lo sabias? Existe una teoría de conspiración en torno al hundimiento del Titanic. Es una teoría bastante conocida.

―¿Teoría de conspiración? ¿Quieres decir que el Titanic chocando contra un iceberg fue una trampa tendida por alguien?

―Bueno, al menos eso es lo que sugiere la teoría que circula. ―Personalmente no creía en la teoría, pero seguí explicando―. El Titanic fue el segundo de tres barcos gemelos. Los tres eran completamente iguales, por dentro y por fuera. Uno de esos barcos gemelos, el Olympic, fue construido un año antes que el Titanic …

Sin embargo, el Olympic se vio envuelto en dos accidentes en el lapso de ese año y sufrió daños en su casco que le impidieron navegar con seguridad. La empresa propietaria del barco, White Star Line, enfrentaba dificultades financieras y tenía problemas para decidir qué hacer con el Olympic. Repararlo o deshacerse de él habría requerido una gran suma de dinero. Por lo tanto, la compañía decidió disfrazar el Olympic como el Titanic recién construido y permitió que se hundiera a propósito para cobrar el dinero del seguro … Tales rumores oscuros envolvieron el hundimiento del Titanic.

―Es la primera vez que escucho de esa historia. ―Dijo Akane con duda en su voz―. ¿Es realmente cierto?

―Hay muchas razones para dudarlo. ―Respondí―. El propietario real del Titanic era un tipo llamado John P. Morgan, que invirtió una tonelada en transporte marítimo. El barco aparentemente incluso tenía una habitación exclusiva solo para él. Por supuesto, planeaba estar a bordo para el viaje inaugural del barco, pero afirmó haberse enfermado y cancelado justo antes de zarpar. Esa decisión le salvó la vida milagrosamente.

Mientras hablaba, volteé el colchón. Todavía no habíamos encontrado ninguna pista que nos pudiera sacar de aquí.

―¿Estás insinuando que él sabía que el barco se hundiría desde el principio? ―Preguntó Akane―. Me suena más a una coincidencia …

―Bueno, todo el asunto de enfermarse fue una mentira. Morgan estaba disfrutando de unas vacaciones en el extranjero durante el viaje del Titanic.

―…

―Algunos de los amigos de Morgan también se encontraban entre los que decidieron no emprender el viaje en el último minuto. Me parece que deben haber obtenido información de él de antemano.

En realidad, fue el Olympic el que se hundió, no el Titanic. Si esa fuera la verdad, entonces el verdadero Titanic cambió su nombre y continuó operando como el Olympic.

―El Olympic estuvo activo durante 20 años más. Sobrevivió durante la Primera Guerra Mundial y aparentemente continuó funcionando hasta 1935. ―continué―. Partes del Olympic fueron subastada. Con el interior original del Titanic aún intacto, actualmente se está utilizando como restaurante del crucero Celebrity Millennium que se construyó en 2000, entre otras cosas.

—Pareces saber bastante, Junpei. ¿Dónde aprendiste todo esto? ―Preguntó Akane mientras miraba debajo de la cama.

―Bien…

Me quedé sin palabras. Akane tenía razón en preguntar. ¿Cómo sé todo esto?

No tenía ningún interés particular en los barcos. Todo lo que realmente sabía sobre el Titanic era que era el título de una película exitosa.

―… Es de conocimiento común. ―Mentí, pensando que sería más fácil que tratar de buscar una respuesta yo mismo―. De todos modos, si el interior del Olympic retirado todavía se usa hasta el día de hoy, no sería extraño si el barco real todavía existe, ¿verdad?

―Bueno, si lo pones de esa manera … ―Akane se llevó el dedo índice a los labios y miró hacia arriba. Parecía estar reflexionando sobre algo―. ¿Recuerdas la escalera que subimos corriendo? Tenía la sensación de que la había visto en alguna parte antes, y lo he estado pensando todo este tiempo, pero …

―¿Te acuerdas de algo?

―Es como la escalera del Titanic que vi en la película.

Como nunca antes había visto la película Titanic, la epifanía de Akane no me llegó en absoluto.

―¿Eh? ¿No la reconoces? ―Akane parecía sorprendida―. Es incluso parte de la última escena de la película llena de emociones. Cuando el interés amoroso se acerca a DiCaprio, que espera frente al reloj antiguo… Soy una gran fan de la película, así que la tengo en DVD. ¿Quieres verla conmigo alguna vez?

―Claro. ―Respondo. Con un trago, continué la frase en mi mente. Si hay un ‘algún momento’ después de todo esto …

―Si este barco es realmente el Titanic original que se cambió en secreto, creo que hay una alta probabilidad de que este sea el Olympic. ―Sugirió Akane.

Debajo del sofá, dentro de los cajones del escritorio, detrás del gran marco … Mientras Akane y yo seguíamos charlando sobre el Titanic, buscamos en cada rincón de la habitación. Pero no encontramos nada digno de mención.

―No sirve de nada. No hay nada aquí. ―Suspiró Akane, colocando su mano en su cintura―. Me pregunto cómo van las cosas por parte de Lotus. ¿Vamos a ver cómo están?

Cuando Akane estaba a punto de salir de la habitación, grité: ―Oye, Akane.

Se detuvo, solo volviendo la cabeza para mirar hacia atrás.

―¿Te sientes mejor ahora? ―Pregunté, preocupado.

―No hay problemas en este momento. ―Dijo con una sonrisa, balanceándose alrededor de ambos brazos.

―Aun así, realmente no creo que sea normal tener una fiebre que aparece y desaparece así. ¿Has tenido algo como esto en el pasado?

―Por favor, no te preocupes por mí. De verdad, estoy bien. ―Akane ahora giró todo su cuerpo hacia mí y comenzó a caminar―. Aunque me vea así, en realidad no me he enfermado mucho en el pasado. … Oh, pero hubo una vez en la escuela primaria cuando tuve que ir al hospital.

Akane se detuvo justo frente a mí y se puso de puntillas, examinando cuidadosamente mi rostro.

―Junpei, te has vuelto muy alto. Aunque yo era más alta que tú en ese entonces.

―Bueno, ¿no es eso normal? Después de todo, soy un chico.

De pie tan cerca de Akane, comencé a sonrojarme. Mi mirada incontrolable se movió rápidamente alrededor, ya que no pude mirarla directamente a los ojos.

―Junpei, ¿estás bien? Tu cara de repente se ve muy roja.

―B-Bueno, solo he tenido que ser hospitalizado una vez desde que nací.

―¿Eso fue por comer demasiado? Siempre te comías todo lo que no podía terminar en la escuela.

―Todavía como mucho, pero no me hospitalizaron por eso. Tuve fiebre del ángel.

Fiebre del ángel era una enfermedad viral transmitida por el aire. Una vez contraído, tendrá una fiebre de aproximadamente 104 grados Fahrenheit (40 °C) que durará más de dos días. También se formaría una hinchazón en forma de anillo de unas cuatro pulgadas de diámetro en la parte superior de la cabeza y, dado que se parecería a un halo, la gente comenzó a llamar a la enfermedad fiebre del ángel.

La tasa de infección de la enfermedad fue alta. Hace diez años, hubo una epidemia en la que más de 5000 personas fueron hospitalizadas solo en Japón. Después de eso, la tasa disminuyó año tras año, y actualmente solo unos pocos cientos de personas contraen la enfermedad anualmente.

Contraje fiebre del ángel hace solo un mes. No escuché nada sobre nadie que se haya infectado en la región, así que todavía no estoy seguro de cómo y dónde contraje la enfermedad.

Normalmente, recibir una inyección y descansar unos días sería suficiente para afrontarlo, pero en raras ocasiones los síntomas pueden empeorar y provocar complicaciones neurológicas. Tuve mala suerte y terminé siendo uno de esos casos raros, por lo que me vi obligado a quedarme en el hospital durante dos semanas. No era una amenaza para mi vida, pero debido a algunos efectos secundarios del medicamento, me quedé vagando por el espacio entre la realidad y el mundo de los sueños durante aproximadamente una semana.

Me pregunto cuántas pesadillas tuve durante ese tiempo. Soñé con mi ciudad natal siendo destruida por un tsunami y con mis padres asesinados sin piedad por un ladrón.

Si solo esto fuera un sueño.

El pensamiento pasó rápidamente por mi mente. Sin embargo, el aire frío golpeando mi piel, la incomodidad del brazalete alrededor de mi muñeca izquierda, el dulce aroma de Akane flotando sobre mí… Todo esto no podría haber sido percibido como otra cosa que la realidad.

―…Eso también.

Las palabras de Akane me sacaron de mi espiral de pensamientos.

―¿Eh? ¿Qué es? ―Pregunté, perdiendo lo que había dicho Akane―. Lo siento, ¿podrías repetir eso?

―Como estaba diciendo, yo también fui hospitalizada por Fiebre del ángel. Hace nueve años, justo después de mudarme con mi padre. ―Dijo Akane. Por alguna razón, su voz sonaba de alguna manera alegre―. Junpei, tal vez lo contraje de ti.

―No, eso es imposible, ya que solo contraje la enfermedad el mes pasado… ―Mientras hablaba, me di cuenta de algo curioso de antes―. Akane … ¿recuerdas lo que dijo Clover cuando tu fiebre alcanzó su punto máximo antes?

―¿Hmm? ¿Dijo algo entonces?

―Si. Recuerdo que ella dijo: ‘Podría ser fiebre de ángel. Lo tuve hace mucho tiempo y tenía síntomas similares’.

―¿Clover también?

―De los nueve de nosotros, tres tuvimos fiebre de ángel en el pasado. ¿Es esto realmente solo una coincidencia?

―Clover y Snake son hermanos, ¿verdad? Entonces es probable que Snake también contrajera la fiebre del ángel en el pasado.

Es posible que nos hayamos topado con el vínculo que nos conectaba a los nueve.

―Démonos prisa y averigüémoslo. ―Dije. Agarré el brazo de Akane e intenté sacarla de la habitación. Sin embargo, ella simplemente se quedó allí y no se movió. No solo eso, ella me miró con miedo en sus ojos.

―Akane, ¿qué pasa?

―Si los nueve hemos tenido fiebre del ángel en el pasado … ―Akane tragó saliva y dudó por un segundo. Una expresión de dolor se formó en su rostro―. … entonces tal vez nos pongan en cuarentena.

Parte 4

Una brisa fría sopló entre los dos.

Solté su brazo y negué con la cabeza.

―¿En cuarentena? De ninguna manera. ―Mi voz inconscientemente se hizo más fuerte―. Eso es imposible. ¿Porque nosotros?

―¿Sabías? El virus de la fiebre del ángel permanece latente dentro de mí. También está dentro de ti … El virus no ha sido completamente erradicado de nuestros cuerpos. Solo ha cesado su actividad y permanece en una especie de estado de sueño.

Yo sabía tanto. No era inusual que los virus hicieran eso. Por ejemplo, el virus de la varicela permanece latente en el sistema nervioso y puede reaparecer décadas después, una vez que detecta vulnerabilidades en el sistema inmunológico de su huésped. Eso es lo que causa el herpes zóster.

Akane continuó: ―Aún se desconoce mucho sobre el virus la fiebre del ángel, y solo hay una comprensión limitada de cómo se activa. Si el virus reactivado resulta ser algo que el mundo nunca ha visto antes y se convierte en una amenaza para la humanidad …

―Entiendo esa parte. ¿Pero crees que nos secuestraron porque somos portadores de la enfermedad?

Akane asintió.

―Entonces, ¿por qué solo nosotros nueve? Se infectaron toneladas de personas.

―… Junpei, fuiste hospitalizado, ¿no?

―Si.

―Las personas que tuvieron que ser hospitalizadas por la fiebre del ángel solo deberían haber sido pacientes que alcanzaron la etapa 3 de la enfermedad o más allá, aquellos que experimentaron síntomas neurológicos. Probablemente hubo alrededor de 10,000 personas con la etapa 1 de la enfermedad, pero solo unas pocas llegaron a la etapa 3. Quizás 100 personas más o menos. Muchos de ellos murieron … no es difícil creer que los atributos de la enfermedad varían drásticamente entre la etapa 1 y la etapa 3.

―¿Qué estás diciendo? ¿Que aquellos de nosotros que llegamos a la etapa 3 tenemos algo dentro de nosotros que puede usarse como un arma biológica horrible? ¿Por eso nos ponen en cuarentena?

―Bueno, es solo una especulación …

―Lo estás pensando demasiado. No hay forma de que eso sea posible.

Quería negar con vehemencia su afirmación, pero las palabras que salieron de mi boca no fueron exactamente convincentes. Akane y yo teníamos el virus de la fiebre del ángel en nuestros cuerpos. En este momento, ¿qué porcentaje de la población mundial portaba la etapa 3 del virus? No sabía el número exacto, pero lo más probable es que fuera una de cada varios cientos de miles de personas. Era imposible que los dos nos hubiéramos encontrado aquí por pura coincidencia. Si los otros siete también fueran portadores, entonces no podría haber más dudas. Significaría que estábamos reunidos en este barco porque todos llevamos el virus de la fiebre del ángel. ¿Por qué razón? Cuarentena: esa era la única explicación que tenía sentido.

―Espera. Entonces, ¿cuál es la razón de esta configuración? ―Pregunté, todavía queriendo dudar de la teoría―. ¿Cuál es el punto del Juego Nonario?

―No lo sé … ―Akane miró hacia abajo y comenzó a negar con la cabeza.

¿Era el punto de hacernos jugar este juego para recopilar algún tipo de información de nosotros? No, tal vez ni siquiera había un significado detrás de este juego en primer lugar. Tal vez fue configurado como camuflaje para que no pensemos demasiado en las razones reales detrás de esto.

Cuando se enfrentan a situaciones extremas, los humanos exhiben habilidades extraordinarias: el poder absoluto de las personas en la escena de un incendio, por ejemplo. Si simplemente estuviéramos confinados aquí, aprovecharíamos desesperadamente todo nuestro conocimiento combinado para escapar. Pero, ¿qué pasa con nuestra situación actual? Con todos nosotros, en cambio, esforzándonos frenéticamente por despejar el juego de Zero, perdemos de vista nuestro objetivo colectivo y terminamos corriendo por la vía que Zero nos había fijado.

… Esto era una trampa. Para evitar que ideemos planes de escape que no habían tenido en cuenta, Zero presentó este juego de supervivencia como cebo. En el momento en que nos aferramos a él, comenzamos a caminar hacia la muerte.

―… ¿No es inútil? ―Murmuré.

―¿Eh? ―Akane inclinó la cabeza con preocupación.

―Zero dijo: ‘Busque una puerta que lleve un [9]’. Lo llamó la ‘salida’. Pero tal vez esa puerta ni siquiera exista.

―¿Qué quieres decir?

―Quizás el único final que nos espera sea la muerte.

El agarre amenazante de la desesperación se arrastró lentamente por mi cuerpo desde mis piernas. Pero no tenía forma de luchar contra eso.

―Junpei … Por favor, no digas cosas así. ―La voz de Akane sonaba ronca. Ella me miró con una expresión triste.

Por favor, no me mires con esos ojos. Mi pecho se sentía como si estuviera a punto de estallar. Rápidamente desvié mi mirada.

―Junpei … No es propio de ti rendirte tan fácilmente.

―No nos hemos visto en nueve años. ¿Qué sabes realmente de mí?

―No sé nada. Pero el Junpei de la escuela primaria …

Las palabras de Akane se cortaron de repente. La miré. Su mano estaba sujetando su frente. Dejó escapar un gemido doloroso y comenzó a tambalearse hacia atrás como si estuviera sufriendo de anemia. Si terminaba cayendo, se estrellaría la cabeza contra la esquina del escritorio.

―¡Cuidado!

Mis brazos se dispararon hacia adelante en un intento por sostenerla. Pequeños gemidos de dolor que emanaban del cuerpo de Akane me golpearon como la luz del sol.

Estaba sucediendo de nuevo.

Tenía la cara enrojecida y volvió la fiebre alta. En comparación con antes, su condición también pareció tener algunos cambios leves.

―¡Akane, aguanta!

La llamé, pero su cuerpo flácido solo pudo emitir una reacción lenta. Intenté tocar su mejilla, pero sus ojos no se abrieron. Solo pude escuchar su jadeo pesado. Grandes gotas de sudor se formaron en su frente.

Después de que la coloqué con cuidado sobre la cama, Akane comenzó a murmurar repetidamente. Un síntoma de la fiebre del ángel. Sin embargo, se suponía que la fiebre del ángel solo estaría activa una vez antes de quedarse inactiva; debería haber sido incapaz de reactivarse.

―…Junpei. ―Akane pareció haber recuperado la conciencia por un momento. Sus labios secos comenzaron a moverse suavemente―. ¿Dónde estás? Junpei…

Como si estuviera medio dormida, Akane extendió la mano con los ojos cerrados. Me agarré con fuerza a sus brazos delgados y elegantes. El brazalete en su muñeca parecía terriblemente restrictivo. Quería romperlo en ese mismo momento, pero no había posibilidad de que eso tuviera éxito.

―… ¿Te acuerdas de los conejos que cuidamos en la escuela primaria? ―Akane dijo débilmente.

―Sí, por supuesto que lo recuerdo. Te esforzaste mucho en cuidarlos —respondí, acariciando suavemente su brazo.

―Junpei … Cuando los conejos murieron … lloraste conmigo … y compartiste mi enojo … Tan pronto como nos enteramos, el resto de nuestros compañeros reaccionaron con disgusto y se negaron a acercarse a ellos … Pero Junpei, no eras como los otros… Así es… ¿No fuiste tú también quien me ayudó a hacer una tumba para ellos? Gracias … No pude mostrar adecuadamente mi gratitud en ese momento … Pero me sentí realmente feliz.

Akane tosió repetidamente. Sonaba como si estuviera sufriendo.

―Eso es suficiente. No deberías estar hablando tanto. Descansa aquí un rato. ¿Hay algo que quieras que haga por ti?

―…Tengo sed.

―Es porque estás hablando demasiado. Espera, encontraré algo para beber.

Sin embargo, no vi nada como un refrigerador aquí. ¿Quizás al otro lado del pasillo? De mala gana dejé el lado de Akane y comencé a caminar fuera de la habitación.

―…Junpei. ―El discurso de Akane sonaba más como murmullos en este punto―. En ese entonces … No te rendiste en absoluto.

―… ¿En ese entonces?

¿De qué estaba hablando ella?

Antes de salir de la habitación, decidí dar la vuelta y comprobar el estado de Akane por última vez.

―… ¿Eh?

Dudé de la vista ante mis ojos. Su cuerpo parecía transparente, ya que podía ver la pared al otro lado de ella.

Me froté los párpados y traté de confirmar lo que había visto. Debo haberme equivocado. Sin lugar a dudas, Akane tenía que estar acostada allí. Debo haber estado exhausto. …Por supuesto. No sería natural que alguien se mantuviera completamente cuerdo después de haber sido arrojado a una situación como esta.

Mientras cruzaba el pasillo hacia la habitación 93, vi por el rabillo del ojo el <DEAD>.

Antes, apenas habíamos podido detener la cuenta regresiva de detonación. ¿Pero fue eso realmente lo mejor? ¿No habría sido más fácil para todos nosotros haber muerto allí y evitar el sufrimiento que nos esperaba?

Esos pensamientos intrusivos asaltaron mi mente.

Si todo lo que nos esperaba era la muerte, entonces nuestros esfuerzos eran inútiles. Cualquier esperanza a la que nos aferráramos solo nos lanzaría más profundamente a la desesperación.

Quizás no sería tan malo morir aquí.

Ese era mi estado de ánimo en ese momento.

Incluso si de alguna manera pudiera sobrevivir y escapar, solo me esperaban días aburridos, llenos de la presión cada vez mayor para encontrar un trabajo. Sin esperanzas o sueños para el futuro, simplemente holgazaneando cada momento de cada día … Si tal vida fuera todo lo que pudiera vivir, estaba claro para mí que morir aquí sería mucho más placentero.

Escuché un sonido detrás de mí. ¿Akane se levantó de la cama?

―… ¿Akane?

Me di la vuelta y me asomé a la habitación 92.

Pero Akane no estaba por ningún lado.

Parte 5

―¡Akane!

Corrí hacia la cama y rasgué las sábanas de la cama. Toqué el colchón con la palma, pero estaba frío.

Algo no estaba bien. Akane estaba, sin duda, acostada aquí hace un momento. A pesar de eso, no pude sentir el calor de la cama.

Asumiendo lo peor, busqué debajo de la cama e incluso detrás del sofá, pero no la encontré por ningún lado.

Escaneé la habitación. No había ningún otro lugar donde Akane pudiera esconderse. ¿Salió al pasillo? No, si lo hiciera, me habría fijado en ella de inmediato.

―¡La encontré! ¡La llave roja!

Mientras estaba allí estupefacto, Lotus entró corriendo, jadeando.

―Estaba pegada con cinta adhesiva detrás de un marco grande. Esto es todo lo que necesitamos, ¿verdad? ―Mientras recuperaba el aliento, rápidamente miró alrededor de la habitación antes de fruncir las cejas con preocupación―. … ¿Eh? ¿Dónde está June?

―Ella se ha ido. ―Respondí, con los ojos fijos en la cama. No había nada más que pudiera decir.

―¿Ido…? ¿Qué quieres decir?

―No lo sé. Le volvió la fiebre … Dijo que tenía sed, así que salí de la habitación para buscar algo para beber … Pero de alguna manera desapareció en ese corto tiempo.

―¿Qué? ¿A dónde iría ella? Si ella no está aquí, entonces todo lo que queda es la habitación 93 … ―Lotus hizo una pausa por un momento e inclinó ligeramente la cabeza―. Pero si hubiera ido allí, la habría visto.

―Déjame buscar allí, por si acaso.

Salí de la habitación y entré por la puerta al otro lado del pasillo.

El interior de la habitación 93 era exactamente el mismo que el de la habitación 92. Un diseño retro. Incluso las cortinas y las fundas de edredón eran idénticas. Sin embargo, en lugar de un mapa del barco, una especie de extraña imagen abstracta en blanco y negro estaba enmarcada en la pared.

Santa estaba sentado en el sofá con la barbilla en las manos, mirando en silencio la imagen. (NTE: Para quien le interese. Esta es la imagen que ve Santa, intenten averiguar que es.)

―¿June vino aquí? ―Pregunté.

Ninguna respuesta. Estaba seguro de que me escuchó, pero ni siquiera pestañeó.

―Ese punk ha sido así todo el tiempo. No me ha ayudado en absoluto. ―Se quejó Lotus, con una expresión amarga visible en su rostro―. Me pregunto si realmente le importa sobrevivir.

Esas palabras se sintieron como balas disparadas directamente hacia mí. Sentí mi corazón hundirse.

―De todos modos, como pensaba, ella no está aquí. Miremos en otra parte —sugirió Lotus, después de realizar una búsqueda superficial por la habitación.

―¿Pero dónde?

No había ningún lugar donde esconderse en el pasillo.

―Quizás deberíamos revisar cada puerta una vez más ―Dijo Lotus―. Una de ellas puede haberse desbloqueado.

Salió corriendo de la habitación tan pronto como terminó su oración. Quería correr tras ella, pero me congelé. Probablemente era inútil. Incluso si Akane hubiera podido entrar a una de las otras habitaciones, primero habría tenido que salir al pasillo. Pero yo estaba parado ahí afuera, y no había forma de que no la viera salir de la habitación.

―…Oye. ―Santa de repente habló―. ¿Qué ves en esa imagen?

―¿Qué?

―Te lo estoy preguntando. ¿Qué ves en esa imagen?

―Sólo algunas manchas en blanco y negro. ―Respondí, lanzando un rápido vistazo a la imagen―. De todos modos, ¿de verdad crees que tenemos tiempo para apreciar el arte? Necesitamos encontrar a June …

―Lo sé. Su paradero, eso es. ―La boca de Santa se torció en una leve sonrisa―. ¿Quieres saber?

Volvió la cabeza hacia mí y comenzó a juguetear con su cabello plateado.

―¿De verdad lo sabes?

―Uh Huh.

―Eso es una mierda total. ¿Cómo podrías saberlo?

―Eso no importa. Ya sea que me creas o no, eso depende de ti. Pero quieres saber a dónde fue, ¿verdad?

Santa no era un tipo en el que se podía confiar en absoluto, pero escuchar lo que tenía que decir por ahora no podía hacer daño. Asentí.

―Pero no te lo voy a decir gratis.

Lo imaginé. Dejé escapar un suspiro. ―¿Tú quieres dinero? Entonces olvídalo …

―Respóndeme. ¿Qué ves en esa imagen? ―Repitió Santa, haciendo un gesto hacia la imagen abstracta con la barbilla.

―Ya te dije. Solo algunas manchas incoloras. ―Respondí sin rodeos. Entretenerlo con una respuesta seria no tendría sentido.

―Lástima, respuesta incorrecta. Claro, a primera vista, puede parecer que alguien ha salpicado de blanco y negro por todas partes, pero no es así. Es una ilusión.

―… ¿Una ilusión?

―Hay algo escondido en él.

Miré fijamente la imagen una vez más, pero no importaba cuánto volviera la cabeza o entrecerrara los ojos, no podía ver nada excepto una mancha de formas sin sentido. Esto tenía que ser solo una pieza de arte abstracto al azar. Santa estaba diciendo gilipolleces.

―Me rindo. ―Levanté ambas manos en el aire en señal de derrota, ansioso por terminar las cosas rápidamente. Pensar que Santa sería sincero conmigo era una tontería. Era una pérdida de tiempo.

―¿Has oído hablar de la teoría de Sheldrake?

Las palabras de Santa me sorprendieron. Podría haberlo ignorado, pero por alguna razón, me sentí intrigado por la mención de la teoría de Sheldrake.

―Pero supongo que la gente lo conoce mejor como teoría del campo morfogenético. ―Continuó Santa.

―Morfo … ¿qué? ―Pregunté con franqueza.

―Teoría del campo morfogenético.

No entendí el término en lo más mínimo.

Santa continuó: ―En pocas palabras, es una teoría que cuestiona si las estructuras o patrones de comportamiento de los organismos se transmiten a través de un campo invisible al ojo.

―Eso no es nada simple.

―Lo es si no eres un idiota. ―Refutó Santa, encogiéndose de hombros―. ¿Oíste entonces de la sincronicidad? Incluso tú tienes que saberlo, ¿verdad?

Asentí. ―Es cuando imaginas que algo está sucediendo y luego sucede coincidentemente en la realidad, o cuando tú y alguien más actúan exactamente de la misma manera por casualidad … ¿Eso es lo que quieres decir?

―A medias, pero te equivocas en la otra mitad. La sincronicidad no significa que las cosas sucedan por casualidad. Es un fenómeno que proviene de la capacidad de enviar información a personas u otras cosas lejanas a través de un campo especial.

―Sí claro. ―Resoplé.

―No te jodo. ―Santa continuó divagando, casi como si fuera una persona completamente diferente a la anterior―. Un día, un mono en una pequeña isla frente a la costa de la prefectura de Miyazaki de repente comenzó a lavar sus patatas antes de comerlas.

―¿Qué? ―Me desconcertó el repentino cambio de tema.

―Cállate y escucha. Los otros monos de la isla empezaron a copiar lentamente el comportamiento de ese mono. Una vez que el número de monos que lavaban sus patatas llegó a 100, todos los monos de la isla de repente empezaron a mojar sus patatas en agua antes de comerlas. Pero eso no es todo. No te cagues, pero después de eso, los monos del monte Takasaki, lejos de la prefectura de Oita, también empezaron a lavar sus patatas. ¿Sabes por qué?

―No estoy aquí para jugar a las 20 preguntas contigo. ¿Puedes ir al grano de una vez?

―Hay un campo que puede transmitir los pensamientos y comportamientos de los monos. A través de eso, el pensamiento ‘las patatas lavadas tienen un sabor delicioso’ se envió a los monos que estaban lejos.

―Eso es imposible. Suena a telepatía. Tiene que ser una especie de coincidencia, o una historia inventada …

―Si. Esa historia sobre los monos era una completa mentira y luego se demostró que no era cierta.

Al escuchar esas palabras, toda la energía escapó de mi cuerpo. ―¿Me estás jodiendo?

―Sin embargo, en 1983, un biólogo británico llamado Sheldrake pudo probar magistralmente la existencia del campo. Él usó esta imagen. ―Santa volvió a señalar la imagen abstracta.

El parloteo de Santa me desconcertó. Su historia parecía no tener fin.

―Sheldrake realizó un experimento a través de una cadena de televisión británica. ―Continuó explicando Santa.

No tenía idea de que Santa fuera tan hablador. Si bien una parte de mí estaba harta de él, por alguna razón, me sentí extrañamente hipnotizado por su historia, así que no pude ignorarlo.

―Preparó dos imágenes como esta. Llamemos a la primera imagen A y a la segunda imagen B. Mostró ambas a unas mil personas que vivían en el extranjero, en algún lugar donde las señales de la estación de televisión no podían llegar. Les preguntó qué vieron. Aproximadamente el 9.2% de las personas respondieron correctamente para A y aproximadamente el 3.9% para B.

Santa habló rápidamente.

―Dos días después, la imagen B y su respuesta se presentaron en un programa de televisión. Cerca de dos millones de personas estaban mirando. Después de esta transmisión, la cantidad de personas que sabían la respuesta correcta a B se disparó.

―Pasaron otros dos días. Una vez más, los participantes fueron reclutados para el experimento. Por supuesto, ninguno de ellos había participado la primera vez y ninguno vio la transmisión de televisión. Se les mostraron las mismas dos imágenes de la primera prueba, y esta vez, el porcentaje de personas que respondieron correctamente aumentó para ambos: 10% para A y 6,8% para B.

―El aumento del 0,8% para A estuvo dentro del margen de error del experimento. Pero lo importante aquí es el gran aumento en el porcentaje de respuestas correctas para B. Incluso un idiota como tú debería saber el significado detrás de esto, ¿verdad?

―¿La información se transmitió a través de algún campo invisible?

―Bingo. ―Santa cerró los ojos con satisfacción.

Era una historia absurda, pero eso no significaba que fuera algo de lo que burlarse. No sabía por qué, pero el nombre Sheldrake se quedó en el fondo de mi mente y no podía sacarlo fácilmente.

―… ¿Y? ―Pregunté―. ¿Qué tiene que ver todo eso con la desaparición de June?

―Nada. ―Respondió Santa, entreabriendo los ojos.

―¡¿Qué?!

―Correcto. Querías saber dónde desapareció June.

―Espera. Entonces, ¿por qué diablos te lanzaste a esta larga historia sobre Sheldloquesea y su sincronicidad?

―No sé. Solo porque sí. ―Respondió con indiferencia―. Esa imagen me recordó esa historia.

―¡Maldito…! ―Yo echaba humo. Ni siquiera la persona más paciente del mundo podría mantener la compostura con este tipo.

Antes de que yo vuele en pedazos por una bomba, este idiota podría hacer que los vasos sanguíneos de mi cabeza exploten primero.

Parte 6

Lotus regresó a la habitación. ―¿Qué pasó? ¿Por qué estás gritando?

―No es nada. ―Dije, conteniendo mi ira y recuperando el aliento―. ¿Encontraste algo?

―No. Pensé que tal vez esta llave podría abrir una de las otras puertas, pero ninguna de ellas se movió.

Había esperado tanto, pero mis hombros se hundieron en la decepción al escuchar la noticia.

―¿Qué hay de la puerta al final del pasillo? ―Pregunté.

―No he comprobado allí todavía. Pensé que todos deberíamos estar juntos si íbamos a pasar por eso.

―Ya tuve suficiente de esta habitación. ―Dijo Santa mientras se ponía de pie―. Sigamos adelante y crucemos esa puerta.

―No, aún no. Todavía tenemos que encontrar a June. ―Dije, cerrando mi puño.

―Pero ella no está aquí. Ella podría estar al otro lado de esa puerta.

―¿Cómo llegaría sin llave? Además…

Solo aparté mis ojos de ella durante unos segundos. Durante ese tiempo, estaba parado en el pasillo. Le habría resultado imposible atravesar la puerta.

―June no está aquí. Estás perdiendo el tiempo buscándola. ―Santa se inclinó y empezó a arreglar sus cordones.

―Tú…

―Bueno, te dije que me escucharas. Como en realidad no descubriste la imagen oculta en la imagen, no estoy obligado a decirte … Pero lo que sea. Yo hablaré. Ella desapareció en alguna parte.

―¿Dónde? ―Pregunté, reprimiendo mi ira.

Santa tomó su dedo índice y señaló por encima de su cabeza.

―…¿?

―Al otro mundo.

Finalmente perdí la paciencia. Todo mi mundo se puso rojo, y antes de darme cuenta, le había dado un puñetazo a Santa en la cara.

Voló sobre el sofá en el que estaba sentado y golpeó la pared. Algo se le cayó del bolsillo al impacto. Rebotó en la alfombra y rodó hasta donde yo estaba.

―¡Junpei, cálmate! ―Gritó Lotus.

―Lo siento … estoy bien … estoy bien ahora.

Mientras recuperaba el aliento, recogí el pequeño objeto a mis pies. Era una pieza de plata elaborada con la forma de un trébol de cuatro hojas. Era del tamaño de un guisante, pero estaba exquisitamente hecho hasta los más finos detalles. La letra <R> estaba grabada en la parte posterior.

―Devuélvelo. Mantén tus manos fuera de lo que no es tuyo.

De repente, la pieza de plata fue arrebatada de mis dedos. Miré hacia arriba y vi a Santa allí parado.

―Aunque supongo que podría enviarlo como regalo a June en el cielo.

―Estúpido, si sigues jodiendo así …

―No estoy jodiendo. ―Santa se frotó la mejilla derecha y comenzó a sonreír―. Lo entiendes, ¿verdad? No hay forma en el infierno de que alguien pueda simplemente levantarse y desaparecer de un espacio cerrado como este a menos que sea un fantasma. Así que June era un fantasma.

―Eso es suficiente. Tú…

Estaba preparado para enviar a Santa a volar una vez más, pero Lotus inmovilizó mis brazos por detrás. Intenté canalizar energía hacia la parte superior de mi cuerpo para sacudirla, pero no pude avanzar. Ella era más fuerte de lo que parecía.

―¡Lotus, suéltame!

―¿Y qué crees que lograrás con eso? Tenemos que encontrar a June y rápido.

―Pero este bastardo …

Este bastardo era el único al que no podía perdonar.

―¿Alguna vez escuchaste la historia del fantasma que apareció en el Titanic? ―Santa escupió en la alfombra. Su saliva estaba teñida de rojo con sangre. El interior de su boca debe haber sido cortado. Se lo merece.

―Ya tuve suficiente de tus historias de mierda.

―Ustedes dos se dan cuenta de que este es el Titanic, ¿verdad?

―¿Qué crees que estás diciendo? ―Lotus respondió―. Claro, la gran escalera se parece a la de la película … ¡Pero ese barco se hundió hace unos 100 años!

―Aparentemente, había una momia cargada en el Titanic que fue robada de una pirámide. ―Continuó Santa, ignorando a Lotus―. Ya ves, esa momia tenía una historia algo turbia. Las personas asociadas con ella encontraron sus desafortunados finales uno tras otro.

―¿Estás diciendo que la momia hizo que el Titanic se hundiera?

―Ya es suficiente. ―Interrumpí―. Lotus, no tiene sentido escuchar las historias de mierda de este tipo. Simplemente está disfrutando de jodernos.

―Hubo algunos pasajeros en el Titanic que informaron haber visto un fantasma la noche antes de que el barco se hundiera. Podría haber sido el espíritu de la momia deambulando.

―¡Cállate!

―Esa momia era la princesa del Templo de Amon-Ra, y era toda una belleza. Al igual que June …

―¡Cierra la boca! ¡June no es un fantasma, y ​​no hay forma de que sea una momia!

Si tuviera que escuchar más tonterías de Santa, terminaría golpeándolo hasta la muerte. Pateé el suelo y salí furioso de la habitación.

―¿Dónde estás? ¡June! ―Grité mientras corría por el pasillo―. ¡June! ¡Por favor! ¡Respóndeme!

Sacudí todos los pomos de las puertas mientras pasaba corriendo junto a las puertas. Pero ninguna de ellas se abría.

―… ¡Akane! ―Grité su nombre una y otra vez. Llegué a la puerta numerada al final del pasillo y caí de rodillas, fatigado―. Maldita sea … ¿A dónde fuiste?

Incapaz de reprimir mis emociones explosivas, golpeé el suelo con todas mis fuerzas.

―… Tal vez Zero se la llevó. ―Lotus dijo vacilante detrás de mí. No sabía cuándo había llegado.

―¿Cómo? ¡Estaba parado justo afuera de la habitación! ―Grité. Mi garganta se había cortado en alguna parte, por lo que el sabor de la sangre impregnaba mi boca.

―¿Y si hubiera una puerta oculta dentro de la habitación? Zero podría haberla usado para tomar a June.

Abrí mucho los ojos y miré a Lotus. Su sugerencia no era imposible. ―Entonces busquemos esa puerta y…

―Eso no nos servirá de nada. Incluso si encontráramos una puerta, probablemente estaría cerrada con llave.

―No lo sabremos a menos que lo intentemos, ¿sabes?

―Junpei, cálmate. No nos queda mucho tiempo. No tiene sentido perder una o dos horas buscando una puerta oculta. Necesitamos movernos de manera más eficiente.

―¿Eficientemente…? ¿Qué estas sugiriendo?

―No obtendrás una respuesta gritando a todo pulmón. June ya no está por aquí. Así que no deberíamos perder más tiempo aquí, tenemos que continuar por la puerta de al lado. Tal vez haya algún tipo de pista más allá.

Mientras escuchaba a Lotus, recuperé la compostura. Si Zero había tomado June, entonces debe haber algún significado detrás de eso. Ella no estaba en un grave peligro, ¿verdad? Quizás era más seguro para ella que seguir jugando este juego. Me di cuenta de que sería mejor para nosotros seguir avanzando, y si terminábamos concluyendo que Akane todavía estaba en esta área, siempre podríamos regresar.

―…Bien. Vámonos. ―Me puse de pie.

¿Qué estaba pensando? ¿No habría sido tan malo morir aquí? No tenía ningún uso para pensamientos tan cobardes en este momento. Incluso si la muerte era el único destino que nos esperaba, no quería que me mataran sin saber nada en absoluto. Quería al menos descubrir la razón por la que estábamos aquí antes de mi muerte.

Caminé de regreso por el pasillo por el que había corrido antes y llegué a la puerta al final.

―Nos vamos. ―Dijo Lotus. Insertó la llave roja que había encontrado detrás del marco grande en el ojo de la cerradura y la giró hacia la izquierda.

Otro efecto de sonido de trompeta resonó y el monitor sobre la manija de la puerta comenzó a mostrar el mismo texto de antes.

~ ¡Pregunta! ¿Cuál es el nombre de este barco? ~

Presioné el botón <RESPUESTA> debajo del texto con mi dedo índice. La pantalla parpadeó y ahora mostró un teclado. Al mismo tiempo, apareció un símbolo de calavera en el brazalete de mi muñeca izquierda, y el familiar pitido comenzó una vez más.

―¿Qué? ¿Qué está pasando? ―Lotus preguntó frenéticamente. Su brazalete también tenía la misma calavera roja intermitente.

Volví a mirar el monitor.

[79]… [78]… [77]…

Había comenzado una cuenta atrás en la parte superior derecha de la pantalla. Mientras lo miraba, los números seguían disminuyendo. El límite de tiempo debe haber sido el mismo que cuando pasamos por la puerta numerada: 81 segundos.

―Está bien. Debería detenerse una vez que ingresemos la respuesta correcta.

Con una mano temblorosa, guie mi dedo índice hacia la tecla <T>. Teniendo cuidado de no escribir la palabra incorrectamente, escribí <TITANIC> y presioné la tecla Enter.

Sonó un zumbido y la palabra <ERROR> cubrió la pantalla.

―¡¿Espera, por qué?! ―Lotus gritó, su expresión se volvió sombría―. ¿Qué hay de esa gran escalera entonces? ¡Todo sobre él grita el Titanic!

Lancé un vistazo a la parte superior derecha del monitor. Quedaban menos de 60 segundos.

―¿Qué vamos a hacer? ―Preguntó Lotus, sacudiendo mi cuerpo violentamente.

―Oye, ¿qué carajos está pasando? ―Santa salió corriendo de la habitación 93 preso del pánico, ya que finalmente debió haber notado que el brazalete se había activado. Su mejilla derecha donde lo había golpeado estaba roja e hinchada.

―¡Cállate! No puedo concentrarme. ―Volví al teclado y traté de ingresar <OLYMPIC> esta vez.

―¿Olympic? ¿Qué es eso? ―Preguntó Lotus.

―Era un barco construido al mismo tiempo que el Titanic, un barco hermano con exactamente el mismo diseño interior y exterior.

¡Por favor funciona!

Lleno de esperanza, presioné la tecla Enter.

Pero el cruel timbre sonó y la palabra <ERROR> volvió a cubrir la pantalla.

―¡Mierda! ―Expresé mi vergüenza e ira en la puerta. A diferencia de cuando había golpeado a Santa antes, mi puño ahora se entumeció de dolor―. ¿Por qué no está bien?

Estábamos a menos de 40 segundos. Este era el final. Estaba sin ideas.

―¿Había otros barcos como el Titanic? ―Lotus gritó.

―Bueno … ―De repente miré hacia arriba.

―El Titanic fue el segundo de tres barcos gemelos. Los tres eran completamente iguales, por dentro y por fuera.

¿No era eso lo que le había dicho a Akane?

… ¿Tres barcos hermanos?

Lo que significaba que, además del Olympic, había otro barco que era idéntico al Titanic.

Piensa. Si sabes que había tres barcos gemelos, entonces debe saber el nombre de los…

El intervalo entre cada pitido se estaba acortando. Quedaban menos de 20 segundos.

―Suficiente. Muévete. ―Incapaz de esperar, Santa me agarró del brazo.

―¡Espera, dame un segundo! ―Sacudí su mano y comencé a martillar ágilmente el teclado. Escribí <BRITANNIC> y presioné la tecla Enter.

Sin pensarlo, cerré los ojos. Pero no se oyó un timbre. Miré nerviosamente el monitor y vi la palabra <OK> iluminarse en la pantalla. El pitido de nuestros brazaletes se había detenido.

El sonido de la cerradura al abrirse resonó en la puerta.

―¡Hurra! ―Lotus prácticamente saltó hacia mí―. ¿Cómo lo supiste?

―Bien…

Evité dar una respuesta directa. Después de todo, yo mismo no lo sabía. Estaba más sorprendido que nadie. Ni siquiera había oído hablar del Britannic antes. ¿Cómo supe tal cosa?

… No, pensar en eso podía esperar. Teníamos que buscar a Akane.

―Vámonos. ―Poniendo un fuerte agarre en la manija de la puerta, empujé la puerta con fuerza para abrirla.

Parte 7

Entramos en un amplio pasillo.

El aire se sentía más frío que antes. No sabía si nos estábamos acercando a la salida o si el aire acondicionado era más fuerte aquí.

Todas las puertas que se alineaban en los lados izquierdo y derecho del pasillo estaban cerradas, y terminamos entrando por la única que podíamos abrir. Como dijo Lotus, Zero nos tenía en la palma de su mano, lo que no me hizo sentir cómodo. Pero como solo había un camino a seguir, no tenía sentido quejarse.

Crucé la puerta con cuidado y revisé el interior de la habitación. Había un refrigerador grande y una cocina de gas, y mostradores con vajilla cuidadosamente organizada. Inmediatamente me di cuenta de que estaba parado en una cocina.

―Oh. ―Los hombros de Lotus se inclinaron por la decepción.

―¿Esperabas algo más? ―Santa se rió con desprecio cuando entró en la habitación después de nosotros.

―¡Bueno, por supuesto! ―Lotus levantó la voz, sus ojos miraban a Santa―. Una salida de aquí, para empezar.

―Como si fuéramos capaces de escapar tan fácilmente. ―Murmuré para mí mismo, antes de gritar a todo pulmón―. ¡June!

Sin embargo, la única respuesta provino de un eco en las paredes, sin respuesta de la propia Akane. Abrí todos los gabinetes y cajones a la vista, pero no había ningún lugar donde esconder a una persona.

―Junpei, por aquí. ―Dijo Lotus, de pie frente a una puerta más adentro de la habitación.

La puerta, que estaba pintada de verde, se destacaba claramente de todo lo demás. Se instaló un monitor familiar sobre el pomo de la puerta.

―No otra vez… ―Francamente, estaba harto. No quería volver a experimentar ese tipo de tensión nunca más.

Lotus agarró el pomo de la puerta e intentó girarlo, pero simplemente traqueteó y no mostró signos de abrirse. ―No es bueno. Necesitamos otra llave.

Me acerqué a la puerta y toqué la pantalla. Como era de esperar, apareció una nueva pregunta.

~ ¡Pregunta! ¿Cuál es la espantoooosa enfermedad que los conecta a los nueve? ~

―Fiebre del ángel ―Dije sin dudarlo.

―¿Eh? ¿Que acabas de decir? ―Lotus preguntó en respuesta.

Ahora que lo pensaba, estaba tan angustiado por la desaparición de Akane que me olvidé por completo de confirmar con los demás.

―June y yo estábamos discutiendo algunas cosas antes en la habitación 92. ¿Por qué Zero nos reunió a los nueve aquí? ¿Y cuál es la conexión entre nosotros?

―¿Y? ¿Lo averiguaste?

―Mientras hablábamos, hubo algo de lo que nos dimos cuenta por coincidencia… Tanto June como yo habíamos sido hospitalizados en algún momento por la fiebre del ángel. June ​​hace nueve años y yo hace un mes.

El color de su rostro cambió ligeramente.

―… Bueno, eso pasa, ¿verdad? ―Lotus se encogió de hombros―. Después de todo, hubo una epidemia de fiebre del ángel hace nueve años. Hasta ahora, ha habido casi 10,000 personas que contrajeron la enfermedad. Eso es solo una coincidencia …

―Ambos llegamos a la etapa 3.

Lotus arqueó las cejas y me miró con expresión rígida.

―Era extremadamente raro que los pacientes con la enfermedad alcanzaran la etapa 3. Probablemente ni siquiera 100 casos. Muchas de esas personas también deben haber muerto, así que ¿no es natural pensar que el número de personas vivas que alcanzaron la etapa 3 es mucho menor que eso? Y da la casualidad de que dos de nosotros estamos en este barco. ¿De verdad crees que es una coincidencia?

Lotus siguió mirándome y no trató de responder. Mirando con atención, noté que sus labios temblaban levemente. Ni siquiera necesitaba preguntar. Ella debe haberse dado cuenta ahora.

―No sólo somos June y yo. Clover también mencionó que tuvo fiebre del ángel en el pasado, aunque no sé en qué etapa. ―Miré a Santa, que estaba agachado y miraba dentro del refrigerador, y continué―. Santa, ¿tú también lo has tenido?

Santa me miró con expresión molesta. ―¿Qué?

―También has tenido fiebre del ángel en el pasado, ¿verdad?

―Si. ―Santa asintió mientras se rascaba el cuello―. Hace nueve años, cuando se extendió como la pólvora. Lo cogí de mi hermanita.

Debido a su actitud poco cooperativa con el grupo, lo catalogué como hijo único, por lo que me sorprendió escuchar que tenía una hermana menor.

―¿Qué etapa?

―No sé.

―¿Fuiste hospitalizado?

―¿Quizás durante unas dos semanas?

―Entonces tuviste la etapa 3. ―Todas mis dudas se cimentaron en certeza. Como sospechaba. Lo que nos conecta a los nueve es …

―Espera. ―Interrumpió Santa, sacando salchichas envueltas del refrigerador―. ¿Crees que puedo comer esto? ―Acercó su nariz a ellas e hizo una mueca―. Ugh, no importa. Está totalmente podrido.

Si le prestara más atención, hubiera querido golpearlo de nuevo. No quería lastimar innecesariamente mi puño, así que lo ignoré y me volví hacia Lotus.

―Lotus, tú…

―Odio arruinar tu genial deducción aquí, Sherlock. ¿Pero no estás olvidando algo importante? ―Santa tiró la bolsa de salchichas y comenzó a caminar hacia mí―. La gran mayoría de los diagnosticados con fiebre del ángel eran niños. Es solo en casos muy raros que alguien mayor de 20 años como tú se infecta. ¿No hubo nadie mayor de 25 años que contrajo la enfermedad? ―Dijo Santa, lanzando una mirada a Lotus―. La enfermedad se diagnosticó por primera vez hace doce años. No hay forma de que la tía de aquí fuera menor de 25 en ese entonces.

―¿Podrías dejar de llamarme ‘tía’? ―Después de levantar la voz, Lotus se enfurruñó contra la pared de sartenes. Se cruzó de brazos y continuó―: Pero tiene razón. Nunca he tenido fiebre del ángel.

Parte 8

Dudé de mis oídos.

―De ninguna manera. ―La desesperación me asaltó desde dentro. La teoría que había elaborado con tanta confianza se derrumbó debajo de mí.

―Pero Junpei, tu razonamiento no está mal. ―Agregó Lotus.

Incapaz de entender lo que quería decir, ladeé la cabeza. ―… ¿Qué quieres decir?

―Mi hija era una paciente en etapa 3 de la enfermedad. ―Lotus miró fijamente al vacío. Tenía una expresión sombría en su rostro―. Lo cogió hace nueve años, como June y ese diablillo incompetente de allí. … Si estuviera viva, tendría aproximadamente tu edad.

―… ¿Ella murió?

Lotus asintió con la cabeza, su mirada todavía estaba vacía. ―Probablemente…

―¿Probablemente?

―Ella desapareció. Inmediatamente después de que se recuperara de la enfermedad.

―¿Eh?

¿Qué significaba esto? Pensé que su hija había muerto por la fiebre del ángel, pero ahora me di cuenta de que ese no era el caso.

―¿Recuerdas la serie de desapariciones de niños en la ciudad hace nueve años?

Después de que Lotus lo mencionó, los recuerdos del caso aparecieron en mi cabeza. ―Dieciséis niños y niñas desaparecieron repentinamente una noche, ¿verdad?

Todos volvieron inesperadamente dos días después, por lo que el caso no causó gran revuelo en los medios. Pero como los niños que desaparecieron tenían más o menos mi edad, me dejó una gran impresión.

Continué: ―Cuando se les preguntó, todos y cada uno de ellos afirmaron que fueron capturados por extraterrestres o algo así.

Debido a que todos los niños regresaron ilesos, la investigación policial terminó sin llegar a una conclusión adecuada. Es probable que la verdad todavía esté envuelta en tinieblas hasta el día de hoy.

―¿Todos salieron ilesos? No, eso es una mentira descarada. ―Lotus frunció los labios y una expresión de angustia se extendió por su rostro―. Mi hija desapareció ese mismo día. Pero ella nunca regresó a casa.

Lotus se atragantó antes de que pudiera terminar su última oración.

―¿Hablaste con la policía?

―¡Por supuesto! Pero no me escucharon en absoluto. Sospecho que fue porque trabajaba en el negocio del entretenimiento nocturno y era una madre soltera divorciada que vivía con su única hija. Me seguían diciendo sin pelos en la lengua: ‘¿No eres tú la razón por la que desapareció?’.

Sus ojos se llenaron de lágrimas, pero pronto esas lagrimas comenzaron a fluir por su rostro.

―Ella no desaparecería por su propia voluntad. Ella era una buena chica. No hay forma de que ella se escape y me abandone. Decidí que no podía confiar en la policía, así que contraté a un detective para que investigara a fondo el paradero de mi hija y buscara a los otros 16 niños que habían desaparecido el mismo día. Pensé que definitivamente habría algún tipo de conexión.

―¿Descubriste algo?

―Los otros niños habían sido pacientes en el mismo hospital en algún momento. Mi hija no fue diferente. Fue hospitalizada allí cuando contrajo la fiebre del ángel.

―¡¿Qué?!

―Después de investigarlo aún más, descubrí que todos los niños tenían fiebre del ángel. No solo eso, sino que todos alcanzaron la etapa 3.

No pude evitar sentirme asombrado. ―Nada de eso se informó en las noticias. ¿Nadie se dio cuenta?

―No me costó mucho averiguarlo. No creo que los medios ignoraran el hecho. Creo que había una orden de mordaza en vigor. Debe haber habido algunas fuerzas poderosas en juego. Me pregunto si también es por eso que se interrumpió la investigación policial. ―Lotus continuó su confesión, dejando escapar el sedimento que se había acumulado en su corazón durante todos estos años―. Después de que ella desapareció … perdí las ganas de vivir.

Después de decir esas palabras, Lotus comenzó a frotar su muñeca derecha. No lo había notado antes debido a sus muchos accesorios, pero tenía una serie de cicatrices resultado de cortarse la muñeca.

―… Solo quería sentirme en paz. Pero cada vez, fallaba. Cuando me llevaban al hospital, el médico siempre decía “¿Tú otra vez?” Con un suspiro. Soy torpe con todo, así que no terminaría muriendo por muchas veces que lo intentara… Entonces conocí a una chica en el hospital. Se parecía a mi hija … Era una chica bastante extraña.

Lotus dijo que no podía conciliar el sueño, por lo que se escabulló de su habitación del hospital y fue a dar un paseo por el jardín. Fue entonces cuando vio a la niña. La niña tenía alrededor de la edad de la escuela secundaria y estaba agachada debajo de un gran árbol de ginkgo, llorando.

―¿Qué pasa? ―Lotus se acercó a la chica y preguntó.

La niña miró hacia otro lado y dijo repetidamente: ―No quiero morir. No quiero desaparecer de este mundo.

―Dado que el hospital albergaba a muchos pacientes con cáncer terminal, pensé que ella era uno de ellos. Ella era todo lo contrario a mí. Solo pensé en lo mucho que quería morir y desaparecer, pero ella parecía completamente dedicada a la idea de sobrevivir hasta el amargo final. Si fuera posible, habría cambiado mi vida por la de ella. Ella me enseñó sobre el sentimiento de alegría que surge al despertar cada mañana y darse cuenta de que todavía estás vivo. Sobre cómo solo entonces me di cuenta de lo feliz que era tener un cuerpo sano. Ese momento fue una experiencia verdaderamente enriquecedora. Fue entonces cuando tomé una decisión. Sabía que mi hija probablemente ya no existía en este mundo. Pero no pude seguir llorando por eso. Tenía que seguir viviendo, viviendo la vida que mi hija no pudo.

Lotus se secó las lágrimas de la mejilla con el dorso de la mano y, después de recuperar el aliento, comenzó a sonreír tímidamente. ―Lo siento. Soy una idiota por haber hablado de mí misma en un lugar como este. Todo esto fue solo una de las locas historias inventadas de esta tía. Por favor, olvida todo lo que dije.

Después de sollozar, dijo: ―Ahora, volvamos a buscar esa llave―. Su voz estaba teñida de una forzada sensación de alegría.

―¿Qué le pasó a la chica que conociste debajo del árbol de ginkgo? ―Pregunté.

Lotus negó con la cabeza. ―Ella me dio las ganas de vivir. No podía soportar irme sin agradecerle, así que pregunté en la recepción del hospital por ella, pero no pudieron encontrar ningún paciente que coincidiera con su descripción. Como se parecía a mi Nona, usé una foto y fui preguntando, pero no tuve suerte.

―… ¿Nona?

―Oh lo siento. Nona es el nombre de mi hija. Me encanta la canción ‘Sukiyaki’, ¿has oído hablar de ella?

―¿Ese hit japonés de Kyu Sakamoto? (NTE: aquí la canción para quien quiera oírla. Al parecer el titulo fue cambiado a “Sukiyaki” para comodidad de los norteamericanos, el nombre original es “Ue o muite arukou” que se traduce como “miro hacia arriba mientras camino” la canción ha tenido varias versiones en varios idiomas por varios artistas (demasiados) aquí la versión de Selena)

―Si. Dado que el nombre de Kyu Sakamoto en japonés contiene el carácter de ‘nueve’, decidí nombrar a mi hija Nona.

Incliné mi cabeza en confusión. No lo entendí.

Ella continuó: ―Es latín. El prefijo de nueve.

Lotus se sumergió en una explicación detallada. El prefijo de uno en latín es “uni”, como en unicornio. Dos es “bi”, como en números binarios. Tres es “tri”, como para trío, triple o triángulo. Luego, hay “quadri”, “quinque”, “sex”, “sept” y “octo” es para ocho, como en octágono. Y, por último, “nona” es para nueve.

―Oh, ¿es por eso que se llama Juego Nonario? ―Pregunté.

Lotus asintió. Según ella, “Nonario” significaba “de nueve cosas” o “relacionado con el sistema numérico de base 9”.

Éramos nueve. Nuestro límite de tiempo era de nueve horas. Para finalmente escapar de este barco, necesitábamos formar una raíz digital de [9] y abrir la puerta [9]. Todo involucró al número 9.

―Me parece molesto que este juego comparta un nombre con mi hija. ―Dijo Lotus mientras miraba dentro de un armario cercano―. Voy a vivir y escapar de este barco. En ese entonces juré que viviría una larga vida por mi hija. ―Continuó con una sonrisa―. Tal vez la chica que conocí en ese entonces era el fantasma de Nona … Me pregunto sobre eso hoy en día.

―Eso es suficiente con las historias de fantasmas. ―Respondí con una carcajada. Antes de darme cuenta, la oscuridad en el aire se había disipado.

―Creo que probablemente hay un más allá. ―Dijo Lotus―. Incluso ahora, a veces siento que mi hija me mira. Se siente muy cálido. Estoy segura de que ella me está mirando … y siempre me anima, ‘¡Sigue, mamá!’ Por eso no puedo defraudarla.

―Sobreviviremos y escaparemos de aquí. Sin lugar a duda.

Así como Lotus fue animada por esa chica curiosa, ¿El fantasma de Nona? – Me sentí empoderado después de escuchar la historia de Lotus. Era demasiado pronto para rendirse. Para Lotus, para su hija desaparecida, para Akane, para los demás en este juego, para mi papá, para mi mamá, para mis maestros, para mis amigos, para todos con los que estoy conectado, y para mí, tenía que sobrevivir. no importa qué.

―…Lo encontré.

Escuché a Santa murmurar desde lejos. Me di la vuelta y vi una llave verde volando hacia mí en el aire.

―Buen descubrimiento, Santa. ―Cogí la llave y me levanté.

―No es como si estuviera tratando de ayudar. Tenía hambre y estaba buscando algo para comer. ―Dijo.

Como de costumbre, tenía una expresión amarga en su rostro y hablaba descaradamente. Pero esta vez, no me sentí irritado. Estaba de pie frente al lavavajillas. No podía haber encontrado comida allí.

―Tu hermana debe tener dificultades, tener un hermano mayor rebelde como tú. ―Se rió Lotus.

―No tengo. No tengo una hermana.

―¿Qué? Pero antes …

―Ella murió de fiebre de ángel. ―Agregó Santa bruscamente.

Tenía su habitual cara de póquer, pero esta vez, lo noté. Pensé que era una persona completamente fría de corazón, pero por un momento, pude vislumbrar el profundo dolor en sus ojos. Probablemente era el verdadero Santa. Probablemente solo estaba fingiendo ser duro.

―Vámonos.

Me paré frente a la puerta verde e inserté la llave que recibí de Santa en el ojo de la cerradura. La pantalla cambió para mostrar el texto de la pregunta.

~ ¡Pregunta! ¿Cuál es la espantooosa enfermedad que los conecta a los nueve? ~

Sin dudarlo, escribí <FIEBRE DEL ÁNGEL>. Mi brazalete empezó a parpadear en rojo, pero no me preocupé. Después de todo, tenía plena confianza en la respuesta.

Después de presionar la tecla Enter, la puerta se abrió de manera algo anticlimática. Lotus silbó.

―Vamos a movernos. ―Dije.

Justo cuando llevé mi mano al pomo de la puerta, escuché el sonido de una puerta abriéndose en algún lugar detrás de mí. Me di la vuelta, pero la entrada a la cocina estaba cerrada.

Los pasos resonaron.

Los tres intercambiamos miradas. Alguien más estaba aquí. Quienquiera que fuera caminó lentamente por el pasillo que llevaba a la cocina.

―… ¿Podría ser Zero?

Lotus se preparó para lo que vendría. Santa expresó una mirada inusual de preocupación.

Los pasos se detuvieron justo frente a la entrada de la cocina. Los tres enfocamos nuestras miradas allí. En poco tiempo, el pomo de la puerta se movió …

―¿Junpei? ―Akane asomó la cabeza por la puerta abierta.

―¿Aka… no, June …?

Mi mente no podía procesar la situación lo suficientemente rápido. Me quedé allí paralizado, mirándola en estado de shock.

―¡Junpei! Estoy tan aliviada… ―Akane cruzó la cocina y voló hacia mí, al borde de las lágrimas.

―O-Oye … June …

Mientras lloraba como una niña, empezó a palmear mi pecho. Por lo que podía decir, su fiebre había bajado.

―Dejarme atrás así… ¡eso es terrible! Me sentí completamente impotente.

―¿Dónde has estado todo este tiempo?

―¿Qué estás diciendo? He estado durmiendo en la cama. En la habitación 92.

―¿Qué? Pero…

―Me quedé dormida un poco… Y cuando me desperté, todos se habían ido. Me quedé impactada.

Todavía no podía comprender lo que había sucedido. Por lo menos, me di cuenta de que Akane no estaba mintiendo.

―Me alegro. Ahora podemos seguir adelante sin preocupaciones. ―Dijo Lotus.

Mientras permanecía inmóvil en estado de shock, Lotus puso su propia mano en el pomo de la puerta y abrió la puerta.

―Vamos, June. ―Dije.

Pensar en todo esto podía esperar. En este momento, teníamos que centrarnos en completar este juego de forma segura. Eso debería ser lo único en nuestras mentes a medida que avanzamos.

―¡Si!

La respuesta de Akane estaba llena de energía.

Parte 9

… ¿Hace nueve años?

Después de escuchar sus conversaciones, finalmente entendí todo.

No puedo creerlo

¿Quién es el responsable de esta travesura?

…Dios.

Esa fue la única respuesta que entró en mi mente.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s