El extra que nunca muere: Capítulo 7 – 1


<Capítulo 7: Evan D. Sherden, Colisiona – 1>

 

EZ: 2/2


Las lecciones de alquimia comenzaron al día siguiente. Después de ordenar a los diseñadores exclusivos de la familia que hicieran nuevos uniformes para el personal de la Farmacia Brotherhood, Evan reajustó su horario de mañana y tarde para tener tiempo de aprender alquimia durante una hora, todos los días.

 

“¿Sabes cómo llegó a existir la ‘alquimia’?”

 

“¿No empezó con personas tratando de hacer oro?”

 

Al menos así era la historia de la alquimia en la vida pasada de Evan en la Tierra. Adivinó que no sería tan diferente en el mundo de la serie Gran Guerra Yo-Ma.

 

“Cierto. Los humanos tenían dos sueños—uno ser perfectos. El segundo era hacer oro, el metal perfecto, de todos los demás materiales imperfectos a través de la ‘purificación’. Por supuesto, no sé si el deseo de llegar a ser perfecto en la existencia era más significativo que hacer mucho dinero produciendo oro, o no”.

 

“La humanidad se ha vuelto más próspera como resultado de todos los experimentos que llevaron a cabo para hacer oro. De hecho, la investigación en alquimia ha sido más fructífera en los últimos años que tratar de encontrar diferentes formas de producir oro. Los alquimistas recorren un camino… que se dice conduce a la invención de nuevas pociones y herramientas mágicas”.

 

Eso fue justo. Tanto en la realidad como en el juego, la alquimia no alcanzó el objetivo de producir ‘oro’ o el ‘Elixir de la vida’.

 

Cuando se trataba de estar en un mundo de fantasía, el Elixir (la poción para la vida inmortal) podía existir. Curiosamente, en los juegos de Gran Guerra Yo-Ma, había muchas misiones para encontrar o crear el elixir, pero todas fracasaron.

 

“Se dice que es mejor aprender alquimia práctica o alquimia demostrada que soñar con adquirir el Elixir.”

 

Evan, en su vida pasada, como Yeo Banmin, también había dominado la alquimia en el juego. Pero la Piedra Filosofal o el Elixir no podían ser creados. Si eso no era suficiente evidencia convincente de los límites de la alquimia, ¿entonces qué era?

 

Fue irónico que mientras practicaba la alquimia, Evan tuviera que negar la ‘purificación’, que era la base de la alquimia. Pero no lo olvidó.

 

Evan se reía de esto cuando Bernard lo miró con una expresión sombría. Evan se vio obligado a tragar saliva por la poderosa mirada del alquimista. Él dijo,

 

“El hecho de que la alquimia llegó a existir debido al sueño de un humano de hacer oro y ganar la vida eterna es la raíz de todo este aprendizaje. Estos ideales deberían afectar lo que ya sabes y lo que aprenderás en el futuro.” Evan habría negado las palabras que estaba escuchando, si hubiera sido un jugador. En cambio, cayó en un extraño sentimiento.

 

‘Mirando al legendario alquimista Bernard García, que realmente cree en la alquimia y ha vivido según esos principios toda su vida, me pregunto si es posible crear el elixir en un mundo donde viven y respiran todo tipo de milagros. Lo tendré en cuenta.’ Evan pensó seriamente eso por un momento, y luego asintió. Sólo entonces Bernard pareció satisfecho.

 

A Bernard le gustaba que Evan no sólo estuviera de acuerdo con él, sino que pensara por un tiempo en la alquimia en sí misma. La elaboración de pociones y la magia ahora eran diferentes de los viejos tiempos, así que los jóvenes sólo se interesaban por lo que tenían frente a ellos.

 

‘Este niño siempre ha sido diferente de los demás, desde el principio…’ Bernard apretó los puños y miró a Evan, que parecía decidido.

 

No estaba tratando de enseñar a Evan, como un favor a cambio de los nuevos uniformes. Por supuesto, era cierto que estaba agradecido por ellos*, pero no era más que una excusa. (EZ: *Un Anciano de cultura XD)

 

‘Es un chico inusual. Tiene un gran sentido de la presencia, y cada día se hace más fuerte y rápido… Aunque le enseñe el conocimiento en las pociones, puede que yo también aprenda de él.’

 

Evan pensó que era el único que se beneficiaba de esto, pero no era así. Era un trato de doble sentido.

 

A cambio de darle a Evan alas para volar, Bernard planeaba investigarlo, poco a poco, tratando de acercarse a Evan.

 

“Bien, entonces empecemos de inmediato. Hoy comenzaremos con simples pociones y placas de metal.”

 

“¿Ya vamos a tratar con el metal?”

 

“Esto es algo que he preparado. ¿Sabías que a los herreros les gusta mucho el metal refinado por los alquimistas? La calidad de las armas producidas por ese metal es diferente a las otras… Esto es porque el proceso de refinación es laborioso y largo.”

 

Fue una buena idea abstenerse de vender materiales importantes para la alquimia, produciendo tal metal. Por supuesto, Evan tenía mucho dinero, ¡así que no tenía que preocuparse por eso!

 

“OK, no tenemos mucho tiempo. Para terminar las lecciones de hoy en menos de una hora, tienes que moverte alocadamente.”

 

“¿Es eso posible…?”

 

“¡Es posible! Tengo la capacidad de…”

 

“No, es mi habilidad ahora mismo lo que cuenta…”

 

Los primeros años de vida de Bernard García no existían en la serie Gran Guerra Yo-Ma. Por lo tanto, no había manera de saber de antemano cómo era su enseñanza.

 

Pero Evan fue capaz de responder a estas preguntas después. Este inspirador abuelo era un psicópata pervertido que se consideraba a sí mismo y a sus estudiantes, robots, ¡mientras hacían alquimia!

 

“Para un alquimista, la puntualidad es vital. ¡Tú elaboración de pociones no debería cambiar ni en 0,1 segundos!”

 

“¡No, no es así! Pensé que ya sabías cómo hacer esa poción. ¡Tienes que tirarla ahora y hacerla desde cero!”

 

“No, no es perfecta. La elaboración de pociones no tiene sentido a menos que sea perfecta. ¡Practicar la alquimia significa alcanzar los niveles de perfección!”

 

“¡No! ¡No quise decir que sólo las proporciones deben ser perfectas! ¡Esto es inútil!”

 

Evan trabajó duro durante una hora. Se sorprendió cuando Bernard declaró que la clase había terminado. Levantó la vista y se dio cuenta de que había pasado exactamente una hora desde que habían empezado. La vida del alquimista era extremadamente puntual, y no había duda de ello.

 

“Bien, hemos terminado por hoy.”

 

“Pero abuelo, todavía estoy en el principio.”

 

“No seas ridículo. Si no estuvieras aprendiendo alquimia o si yo no te hubiera considerado lo suficientemente apto para aprenderla, estarías rodando en la tierra ahora mismo. Aún te queda mucho tiempo para aprender alquimia, con sólo una hora al día.”

 

“¿Sería suficiente en 50 años entonces?” Evan respondió a las palabras contundentes de Bernard riéndose, a pesar de que estaba sudando después de una hora de dura clase.

 

“¡Estaré muerto mucho antes de eso, muchacho!”

 

“Muy bien, abuelo. ¡Hasta mañana! ¡Hay un nuevo restaurante al que decidí ir hoy!” Evan se alejó de la mano entrante de Bernard. Bernard puso los ojos en blanco y, le saco la lengua a irse, comenzó a limpiar su desordenada cámara de medicina personal.

 

‘Yo ya estaba consciente, pero… Él todavía es terriblemente rápido en el aprendizaje. ¿De dónde diablos salió ese chico?’ El conocimiento de Evan era lo suficientemente vasto como para mantener a Bernard adivinando dónde lo aprendió todo.

 

Además, sus habilidades físicas también eran buenas.

 

Mientras Bernard le enseñaba a Evan, Evan había hecho una poción menor. La movió para compararla con la hecha por Hannah, que era la mejor farmacéutica de la Farmacia Brotherhood. Era increíble, incluso considerando que la diferencia entre las dos pociones no era tan grande.

 

‘Ya debe haber iniciado en la alquimia a gran escala antes de…’

 

Era la primera vez de Evan, de lo que Bernard estaba seguro. Excepto por su conocimiento, los torpes movimientos de sus manos eran sin duda de alguien novato. Pero, la velocidad a la que elaboró la poción fue asombrosa…

 

En los días siguientes, Evan, con su amplio conocimiento de la alquimia respaldado por el apoyo de Bernard, ya no le temblaban las manos debido a la tensión innecesaria. Bernard, siendo el maestro perfecto, atrapaba cualquier error en sólo segundos, siempre mirando desde un lado y haciendo su refinamiento más perfecto. ¿El entrenamiento de las artes marciales le había ayudado también con sus manos atrevidas? Bernard no lo sabía.

 

A veces, uno sabe naturalmente lo que tiene que hacer desde el principio. Si no lo haces, entonces depende de ti averiguarlo.

 

Bernard sospechó desde el principio que Evan tenía algún tipo de conocimiento secreto y posiblemente dañino. No dejaba de preguntarse qué era, y por eso intentaba averiguar más sobre él.

 

Por supuesto, no había ningún daño en el entrenamiento de Evan. Bernard sabía de qué carecía de conocimiento o experiencia, así que trató de llenar esas partes.

 

‘¿50 años? ¡Tonterías! Tomará menos de cinco años, probablemente. Él sabe más de alquimia que yo, y tal vez esta vez, estaré aprendiendo de Evan en su lugar.’

 

‘¿Evan me está enseñando? ¡A mí! Exactamente como la primera vez que nos conocimos… ¡Es extraño!’ En su corazón, Bernard se había mantenido frío desde sus aventuras de hace décadas, pero ahora sentía que una ardiente llama de deseo se elevaba. Para él, la alegría de enseñar a un discípulo de rápido crecimiento era tan grande como la alegría de sentirse fuerte y poderoso una vez más.

 

Algunos profesores estarían celosos de un estudiante sobresaliente, pero Bernard no era uno de ellos. Era un alquimista por naturaleza. En el proceso de hacer algo, sin importar si era terrible o algo grande, sentía una alegría ilimitada.

 

‘Ese pequeño niño se hará fuerte. T¡anto como Leo o tal vez incluso más que el…!’

 

¡Qué emocionante fue ayudar a una persona a ganar tanta fuerza y poder!

 

Después de enseñar a Evan durante sólo una hora, Bernard decidió mejorar sus habilidades y lo juzgó en consecuencia. Después de eso, aumentó dramáticamente la dificultad de las clases.

 

Mientras tanto, ¿qué estaba haciendo el comandante de los caballeros Mikhail?

 

Exactamente lo mismo, si no mucho más vicioso que el entrenamiento de alquimia, ¡y sólo Evan lo sabía!

 

“¿Ha terminado por hoy? En realidad no tiene que aprender a hacer pociones de este abuelo, Maestro.” Hannah abrió la puerta y entró. Estaba sosteniendo un vaso de jugo de fruta fría. Iba a dárselo a Evan, pero Bernard la apartó de su camino. Se lo quito y se lo tragó y le dijo,

 

“No es hacer pociones, es alquimia”.

 

“Es alquimia porque…” imitó a una anciana, “porque puede convertir el plomo en oro, ¿verdad?”

 

“¡Hey, espera! Nadie puede aprender alquimia tan fácilmente, de acuerdo. Deberías estar agradecido de que te enseñe a hacer pociones.”

 

“Tú abuelo también eres muy bueno para hacer enojar a las personas.”

 

Hannah sabía que había nacido con grandes bendiciones, y podía aprender fácilmente a hacer pociones. Cuando se trataba de comparar sus habilidades con las de Bernard para hacer pociones, era excepcionalmente talentosa. También era consciente de que podía mejorar sus habilidades y el método de trabajo recibiendo instrucciones ligeras de él.

 

“De todas formas, ¿vas a atender a los clientes entonces?”

 

“Definitivamente lo haré, pero el número de clientes se ha reducido.”

 

“¿Hay menos clientes? Pero, ¿es de tarde? Nuestra farmacia no puede tener menos clientes en un horario tan activo.” Bernard ladeo la cabeza ante las inesperadas palabras de Hannah. Se adelantó y revisó la situación en la tienda por un tiempo y se dio cuenta de que realmente era así. Sólo había suficientes clientes para ser contados con las manos.

 

Fue un cambio dramático, teniendo en cuenta que hasta ayer, los empleados tenían que trabajar sin descanso.

 

“¿Qué paso? ¿Salió algún bicho de alguna de las pociones?” Hannah meneo la cabeza con una belleza hipnotizante ante las preguntas de Bernard.

 

“¿Es un festival otra vez? Es tan estúpido celebrar un festival cada vez que se abren paso unos cuantos pisos del calabozo por primera vez.”

 

“No, no es así. Los dos principales equipos de objetivo han sido bloqueados en el piso 45 en los últimos años. Incluso si se hubiera roto, habría sido un festival normal, y no habríamos visto tal disminución de clientes. Y Evan lo sabría.”

 

“Si no es eso, entonces ¿qué es?” Los dos se miraron el uno al otro, preguntándose qué había causado todo esto.

 

La respuesta se supo al día siguiente.

 

En conmemoración del aniversario del templo, se había iniciado un evento de bendición y curación gratuita.

 

Se decía que el templo finalmente había empezado a ponerse en conflicto con la Farmacia Brotherhood.


Anterior | Indice | Siguiente

9 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s