Arifureta — Capítulo 256


Autor: Una historia corta. Esto no es una introducción a un arco largo.

El conteo de palabras también es bajo (Ex: Gracias) debido a que estoy ocupado. La historia continuara en el siguiente capítulo.

Como se esperaba, es imposible hacer un arco largo con estos tipos w.

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


After Story II: La Reunión de Amigos Monstruos

“Zudon”, un sonido de impacto que resonó hasta que el fondo del estómago sacudió el aire.

Un sonido atronador y una vibración que incluso se sentían como si un Rey Demonio en alguna parte hubiera lanzado un bombardeo no dejaba de sonar ni por un momento, el sonido y el impacto se producían en sucesión.

Al mismo tiempo, en el mundo de color óxido, en el 『Gran Desierto Gruen』, se levantó un gran pilar de arena y la nube de arena alzándose obstruyó la luz del sol.

Aunque lo que más obstruía la luz del sol no era la nube de arena. Si hubiera una persona aquí, sin duda abriría mucho los ojos y dudaría de su propia cordura, o escaparía de la realidad convenciéndose a sí mismos de que se trataba de un característico espejismo del desierto.

Un objeto que podía hacer que cualquier persona estuviera así bailaba en el cielo, más alto que la nube de arena, y obstruía localmente la luz del sol.

Si:

“““GYUOOOOOOOOOO”””

Los asesinos del gran desierto que gritaban mientras eran lanzados al aire, los gusanos de arena.

Originalmente, acechaban bajo tierra y detectaban a su presa a través del sonido y vibración, luego, repentinamente saltarían del subsuelo y se tragarían a su presa con su boca que era como una excavadora. Ese era el rasgo característico de los gusanos de arena. Su dificultad para ser detectados y su ataque sorpresa fueron el mayor blanco de precaución para las personas que atravesaban el desierto, eran un símbolo de terror.

Tales asesinos que no mostrarían sus figuras sobre el suelo excepto cuando se alimentan de la presa, ¿por qué ahora bailan no solo sobre tierra, sino incluso en el cielo?

Por supuesto, esto no se debió a que hubieran evolucionado y aprendido la habilidad de volar por el cielo.

La causa de eso fue esto.

“¡¡¡MUERAAAAAAAAAAAN!!!”

Más alto que los arrojados gusanos de arena, había una existencia que se precipitaba hacia el cielo. Hablaba agudamente como un yakuza mientras descendía con sus orejas de conejo aleteando.

Las patas traseras que estaban anormalmente desarrolladas aceleraban cada vez que pateaban el aire, finalmente rompiendo el muro del aire se transformó en un cañonazo blanco. Fue el conejo pateador que se originó en el fondo del abismo, Inaba.

Su carga, que utilizaba conjuntamente la aceleración de la gravedad, [Aerodinámico] y [Ground Shrinker Explosivo], era como un meteoro. No había forma de que el gusano de arena lanzado hacia arriba tuviera alguna manera de evadir, recibió la patada del descendiente Inaba y la mitad de su cuerpo estalló.

Más rápido que la lluvia de sangre y carne, Inaba pateó el aire y rápidamente alteró su dirección, sin pausa realizó un salto mortal hacia adelante y pulverizó la cabeza del gusano de arena que estaba más abajo.

Cuando pasó corriendo junto al gusano de arena en el aire, su cuerpo se retorció y lanzó una patada circular en el aire. El aleteo de sus orejas de conejo debido a la brisa del viento era hermoso. Pero el resultado que se produjo fue la definición misma de repugnante. Una onda de choque que salió volando siguiendo la trayectoria de la patada exterminó a un gusano de arena que comenzaba a caer.

Además, cuando Inaba balanceó sus piernas bocas abajo en reversa como si estuviera haciendo break dance, un corte que debería llamarse como pie espada salió volando de allí, cortando el último gusano de arena en dos.

Inaba, que aterrizó en el suelo, movió ligeramente sus orejas de conejo, “Fuasah”, con su pata delantera. Inmediatamente después de eso, carne y sangre, y los cadáveres de gusanos de arena llovieron a su alrededor. Inaba estaba de pie con compostura en medio de la tormenta de carne y hueso.

「¿Cree’ no me he dado cuenta? Salgan ya’. Si todavía tiene’ dignidad como el gobernante aquí」 (Ex: Estoy tratando de “¿imitar/representar?” el acento Kansai así que estoy probando algo que llegue a ver unas veces de cómo algunos lo hacen, sin embargo, creo no lo estoy haciendo bien)

Por cierto, cuando Inaba-san hablaba normalmente, su charla sonaba como, “¿Mokyu, mokyukyu? Ukyu. Mokyu~~kyumokyu”. Fue encantador. Es un adorable conejito-chan que al final de su evolución se volvió puro blanco con sus redondos y lindos ojos carmesís pareciendo húmedos.

Pudo hablar con lenguaje humano debido a la función de uno de los zarcillos colocadas en su oreja de conejo. El brazalete poseía la habilidad de [Comprensión del Lenguaje] y [Telepatía], usando la función de transmisión, sus palabras podían ser transmitidas a su alrededor como si estuviera hablando con normalidad.

Por supuesto, el creador fue ese tipo.

El 『Gran Desierto Gruen』 devolvió un silencio como la tranquila agua ante el interrogatorio de Inaba. Un segundo, dos… ningún cambio apareció incluso después de esperar.

「… Bueno, no importa’. Yo tampoco quiero intimida’ a los débiles. Solo compro la pelea que me venden. Si dihe’ que huirás con el rabo en t’e las piernas, no te seguiré. Nos vemo’.」 (TI: El habla de Inaba usa un dialecto Kansai grueso) (Ex: Sip, por eso trato de representarlo así)

Inaba se dio la vuelta rápidamente y comenzó a caminar hacia el oeste.

Inmediatamente después de eso, el suelo explotó.

El oponente que Inaba llamó. Era un monstruo merodeador que emitía un poder mágico especialmente fuerte. Era un gusano de arena gigante, en la medida en que los gusanos de arena antes de esto parecían niños. Voló el suelo y atacó a Inaba directamente desde abajo.

La figura de Inaba no estaba allí.

Solo estaba el gigante cuerpo del gusano de arena que salió afuera más de cien metros instantáneamente, parecía que una torre de repente apareció justo en medio del desierto.

Inaba, cuyo cuerpo de monstruo era comparativamente pequeño, fue tragado entero en un instante por este gusano de arena…

Justo después de que se viera así:

「No solo t’u movimiento, incluso t’u instinto es patehico eh. ¡Este es el fina’! Lamenta t’u propia estupidez, ¡pasa a la próxima vida!」

Se creó una mancha negra dentro del abrasador sol. La verdadera identidad de eso era, obviamente, Inaba.

En el momento en que el gusano de arena gigante saltó, Inaba pateó su mandíbula al mismo tiempo y voló alto hacia el cielo.

La poderosa pierna que se balanceó hacia abajo junto con un penetrante grito atravesó la mandíbula puntiaguda del gusano de arena junto con un impacto, sin pausa, el corte y el choque corrieron hasta el suelo como si se rompieran tejas apiladas con un puñetazo.

Las orejas de conejo de Inaba que pisaron el suelo hicieron, “Fuasah”, una vez más.

Un segundo más tarde, el tembloroso gusano de arena gigante se dividió limpiamente en dos y se derrumbó a izquierda y derecha.

「Si quieres pelear conmig’o, hah meno’ espera’ hasta que puedas ganar contra los monstruos que corren desenfrenado’ al final del fondo del abismo… hey, ya no puedes o’me, eh.」

Inaba se encogió de hombros con sus orejas de conejo y se dio la vuelta, esta vez con seguridad apuntó hacia el mar occidental y cargó usando [Ground Shrinker Múltiple].


「Aun así, como pen’e, los monstruo en la superficie no son satisfactorios de pelear. Si es así, ta’ vez deb’a ir al palacio aunque tenga que esperar un poco, pa’ pode’ luchar con esa descarada coneja o con Ou-sama de nuevo, eh.」 (TI: Ou-sama = rey)

Inaba dejaba escapar su queja de insatisfacción mientras corría explosivamente a una velocidad en la que incluso el desierto circundante parecía borroso.

Actualmente Inaba estaba separado de su contrator y también amiga Suzu.

En primer lugar, se convirtió en el monstruo subordinado de Suzu para volverse más fuerte. Pero su deseo no se haría realidad en el 『Japón』 actual. Por supuesto, si realmente acompañaba a Suzu a 『Japón』 también podría hacer combates simulados contra Shia o Hajime y el resto, pero como se esperaba, no había forma de que pudiera luchar contra ellos todos los días con lo ocupados que estaban.

Y así, Inaba viajaba de un lugar a otro a sitios que tenían enemigos que parecían fuertes, como la parte profunda de la cordillera del norte y el mar de árboles, el interior del 『Gran Cañón Reisen』, el nivel más bajo del abismo, etc. Pero para el actual Inaba, finalmente no había más enemigos que pudieran darle una dura pelea.

Entrenar y luego crecer a partir de eso mismo era por lo que vivía Inaba. Aumentar sus artes marciales y conocer su propio límite fue exactamente el trabajo de su vida.

Quería demostrar que incluso un monstruo podía alcanzar la cima de las artes marciales al final del trabajo duro, que sus patadas podían llegar a la cima del mundo.

Para Inaba, que era tal artista marcial, su situación actual en la que no encontraba una batalla que pudiera hacer que su sangre hirviera y su carne danzara, donde tenía que cruzar por el borde de la muerte, era honestamente una situación realmente devastadora para él. Fue hasta el punto de que sus orejas de conejo estaban completamente flácidas en comparación con lo usual.

「El aburrimiento y estancamiento son exactamente el mayo’ enemigo. Yosh, si no puedo encontra’ nada después de buscar un poco’, me dirigiré al palacio y esperaré has’a que Ou-sama abra la puerta. Ta’bién ha pasado mucho tiempo desde que me encontré con Suzu-han. Si ese Ryu hizo llora’ a Suzu-han… Voy a abrirle la cabeza.」

Después de unas pocas horas del seco sonido del desierto que llenó sus orejas de conejo.

Inaba, quien cruzó el desierto con una velocidad asombrosa, finalmente llegó al mar occidental. Estaba en la 『Ciudad Marítima Erisen』 en la costa, pero el destino de Inaba no era allí.

Inaba vino aquí para encontrarse con alguien. Iba a visitar a un amigo que de repente recordó en medio de sus días en los que comenzaba a aburrirse. 「Ahora que lo pienso, no le he mostrado mi rostro desde hace mucho tiempo」, pensó.

Inaba dio un paso adelante desde la costa. Inaba no cayó al mar. Una onda de color rojo oscuro se estaba extendiendo bajo sus pies, haciendo un firme punto de apoyo en el aire.

Así, Inaba se fue rápidamente de la costa caminando sobre el mar.

Y luego, cuando llegó a un lugar donde pronto sería difícil incluso ver la costa, Inaba respiró hondo y llamó en voz alta a quien había venido a encontrarse.

「¡¡JE~~~~~~~~FE, LE~~~~~~~~E!!」

El fuerte grito telepático se extendió como una onda. La llamada que estaba llena de poder mágico y era magnificada por un artefacto alcanzaría un radio de 100 kilómetros si se hacía en serio.

Inaba enfocó sus orejas de conejo por un momento para buscar alguna reacción.

Y entonces…

「¡¡NO GRITES, TAN FUERTEEEEE~~~~!! ¿¡Qué idiota está haciendo esto ehhh!?」

Un grito enojado de voz áspera contestó. La voz sonaba inútilmente dandy, pero contenía un mal humor como si el dueño de la voz acabara de despertarse de su sueño por alguien que le gritó al oído usando un megáfono.

「Oo, alcanzó solo con un grito. Mi suerte es realmente buena, sí.」

Unos minutos después de esperar mientras decía algo tan relajado, “Plop”, lo que mostró su rostro fuera del mar fue un pez con rostro humano que parecía un hombre de mediana edad, esa persona (?), Leeman. (TI: El katakana de Leeman también puede significar asalariado en japonés)

「¿Qué es esto? ¿No es solo Inaba? Pensé que era un idiota de alguna parte.」

「Lo sien’o mucho, Jefe Lee. Elegí la forma más rápida de encontra’lo. ¿Es’aba durmiendo?」

Los dos conversaron agradablemente.

En realidad, estos dos se conocían. Fue después de que terminara la Legendaria Gran Guerra durante el mes antes del regreso a la 『Tierra』. Hajime fue a mostrar su rostro a Leeman e Inaba, quien lo acompañaba, conoció a Leeman en ese momento.

Como compañeros monstruos que tenían fuertes vínculos con los humanos, especialmente con Hajime, los dos se llevaron bien y desde entonces su relación creció hasta poder llamarse amigos.

Inaba se rascó la cabeza mientras se disculpaba. En respuesta a eso, Leeman chapoteó alrededor de la superficie del mar mientras negaba con la cabeza.

「No dormía. Recientemente, el oeste es un poco ruidoso, así que patrullaba y regañe a los idiotas que se pusieron demasiado bulliciosos. Después de todo, mi esposa e hijos no pueden sentirse tranquilos debido a su ruido.」

「Nada supera a s’u familia en buena salud… Pero, actuar como estúpidos en el territorio de un amigo’ del asesino’ de dioses… eso’ tipos realmente no valoran su propia vida eh. Bueno, los monstruo’ normales no puede pensar en algo así.」

Inaba se sentó en el punto de apoyo en el aire que creó a unos centímetros sobre la superficie del mar mientras decía eso con sus orejas de conejo balanceándose entretenido.

Leeman, que se balanceaba ligeramente en la superficie junto al punto de apoyo, también lanzaba su mirada en un gesto relajado para disfrutar de la charla ociosa con su amigo con el cual finalmente se reunió después de un tiempo.

「No soy un pez gordo (Ex: Nótese la gracia). Si no es por el entrometimiento de Ha-bou, mi fuerza es sólo en la medida en que puedo dominar un poco a los habitantes del mar. Solo soy un trivial anciano. Es incómodo que mucha gente, incluido tú, me respeten extrañamente, así que para.」 (TI: Ha-bou, el bou es como llamar mijo/chaval a la otra persona)

「Eso es por’ue el Jefe Lee es el salvador de Ou-sama despué’ todo. Es natural que te respeten tanto. Como prueba de eso, ¿no le han dotado al Jefe de mucho’ artefactos? Incluso hubo humano’ que tramaro’ o se pusieron ruido’os tratando de poner sus manos en los artefactos del Jefe, pero al fina’ recibieron su merecido, ¿no es así’?」

Tal como dijo Inaba, el nombre de Leeman, el pez con rostro humano, era relativamente conocido entre los humanos.

Después de la Legendaria Gran Guerra, naturalmente los historiadores y poetas hacían muchos cuentos y poemas que ensalzaban al Rey Demonio Asesino de Dioses. En medio de todos esos relatos, identificaron la verdadera identidad de Leeman, con quien Hajime se encontró durante el mes anterior a su regreso a casa, entrevistaron a cierta chica con orejas de conejo, y luego hicieron circular el conspicuo servicio de Leeman por todas partes.

Cuando el grupo de Hajime estaba a punto de ser devorado por el monstruo que acechaba en el fondo del mar desde la antigüedad, el Akujiki, él llegó corriendo en su predicamento, y por sí mismo ganó tiempo y les dio la oportunidad de recuperarse de la desesperada situación.

Los historiadores dijeron, que si en ese momento Leeman no venía a socorrerlos, el mundo perdería la capacidad de oponerse al dios loco y quizás el mundo perecería.

――Un monstruo pez con rostro humano que también era amigo cercano del Rey Demonio Asesino de Dioses, Leeman.

Fue reconocido como una leyenda que se extendió por todo el continente.

Leeman dejó escapar un profundo suspiro, sin embargo, luego vio fijamente a Inaba.

「Estás parloteando sobre artefactos o salvar vidas, pero tú mismo también eres escandaloso.」

La mirada de Leeman se volvió hacia los varios zarcillos en las orejas de conejo de Inaba. Cada uno de esos pendientes era un artefacto de clase tesoro nacional que debería ser administrado por el palacio, eran los productos de calidad de Hajime que actualmente se estaban convirtiendo en artefactos legendarios súper raros en 『Tortus』. (Ex: Lo pongo como zarcillo o pendiente, pero no sé si en español tienen un nombre especifico, en ingles son ear cuff y son esta clase de zarcillo)

Y luego, por encima de todo, la popularidad de Inaba superaba la de Leeman. Después de todo:

「El único monstruo que se convirtió en aliado del grupo del Rey Demonio por su propia voluntad, alguien que luchó a través de los 『Precintos Sagrados』, el Rey Pateador Inaba. Ya fueran los cientos de soldados la armada de bestias muertas o los poderosos e inigualables monstruos de los 『Precintos Sagrados』, no se les permite pararse frente a tu técnica, ¿verdad? Kukukuh.」

「Pa, para ya con eso Jefe. No hice na’ grande’. Solo ayudé un poco pa’ que Suzu-han pudiera hablar con su amiga. Yo soy el que realmente no hizo mucho.」

Viendo a Inaba, cuyas orejas de conejo se doblaban sin fuerzas con una cara preocupada, Leeman soltó una risa agradable.

Ambos tenían la conciencia de que eran monstruos. Los dos terminaron teniendo una profunda relación con el salvador de la humanidad a través de un extraño destino, pero originalmente los monstruos eran los enemigos de la humanidad. Ambos ni siquiera tenían una pizca de hostilidad hacia los humanos, pero, aun así, ser elogiados y respetados por esos humanos los hizo sentir realmente incómodos.

「Y, ¿cuál es tu negocio aquí?」

Leeman pregunto para cambiar el estado de ánimo.

「No, realmente no tengo ningún negocio aquí, ¿sabe’? No hay más enemigos aquí que puedan luchar contra mí satisfactoriamente, así que en la próxima oportunida’ que tenga’ pienso ir a la casa de Ou-sama. En ese momento no podré reunirme con el Jefe durante algún tiempo, así que me visite antes de eso.」

「Qué tipo tan diligente. Bueno, gracias. Cuando te encuentres a Ha-bou, dile que le dije hola.」

「Entendido’.」

Después de eso, Leeman e Inaba hablaron sobre los acontecimientos recientes.

Dos monstruos se calentaban con una charla de ancianos en medio de la nada en el océano. Un lado hablaba con una voz desmesuradamente dandy con palabras que eran excesivamente sugerentes, mientras que el otro lado usaba dialecto de Kansai. Bokes y tsukkomis surgían fluidamente en su conversación.

En el medio, escuchando a Inaba criticar a Shia, Leeman sonrió irónicamente mientras reprendía a Inaba, 「No trates a la señorita como una enemiga demasiado vale」, y así sucesivamente, el tiempo fluía mientras se calentaban hablando de Shia.

Pero un poco después de eso, Leeman-san repentinamente murmuró, 「¿Nn?」, como si hubiera notado algo y volvió su mirada hacia el horizonte.

「¿Qué pasa, Jefe?」

「… El mar, está llorando.」

No fue chuuni. Leeman quería decir que los residentes del mar que no eran monstruos marinos al parecer se movían con miedo.

Los ojos de Inaba se entrecerraron y vio el mar al oeste. Leeman también frunció el ceño mientras asentía.

「… Justo ahora, dije que en el oeste era muy ruidoso, ¿verdad? Parece que fluía de esta manera desde muy lejos. Una vez fui a investigar cuando el sol se había puesto lo suficiente, pero no había nada particularmente extraño. Pero, fue curioso.」

「¿Curioso? ¿Qué’?」

「Los monstruos corriendo de esta manera. Todos ellos, se sentía como que estaban asustados.」

「Asustados… ¿El Jefe está diciendo que algo está pasando’ a lo muy lejos? Y ese algo hizo que los aterrados monstruos deambularan de esta manera, ¿es eso’?」

「Al final es solo mi suposición sin embargo.」

Fue realmente sospechoso. Pero al mismo tiempo, el corazón de Inaba saltó. Si era desconocido, entonces es genial. Si era una amenaza, entonces es incluso mejor. El aburrimiento y estancamiento eran exactamente el mayor enemigo de Inaba.

「Menos mal que estoy aquí, Jefe. Los monstruos errantes vienen aquí de nuevo, ¿verda’? Llévame’ también. Es mejor cuanto más ayuda haya, ¿verda’? Protejamos la paz del mar, sí.」

「… Dios santo, alguien como tú. ¿Estás hablando de paz con ese tipo de rostro alegre? Eso es solo tu lado maníaco de las peleas yendo con todo.」

「No soy un maniático de las peleas. Soy un artista marcial. Pelea’ contra enemigos fuertes es justo lo que buscó. Incluso si el Jefe no me lleva, todavía te seguiré.」

Leeman, que agitó la aleta como queriendo decir, 「Santo cielo」, con exasperación, vio a Inaba.

「¿Puedes pelear bajo el agua, eh? No voy a ser tu niñera, ¿de acuerdo?」

「No puedo pelea’ bajo el agua. Pero si quieren matarme, tienen que salta’ del mar. Solo necesito provocarlos. Además, mira, me veo’ delicioso, ¿verda’?」

「Eres un conejo después de todo. Tu apariencia al menos.」

Inaba se estaba riendo, 「Ja-ja-ja-ja」, a lo que Leeman hacía una expresión que parecía que estaba soportando un dolor de cabeza como si dijera, 「No diré nada más」, mientras que justo después de eso dejó escapar una poderosa telepatía.

Esa telepatía era para guiar a los seres vivos en el mar. Era una medida para que los monstruos que venían del lejano oeste no los mataran en vano, para proteger el medio ambiente marino (la esfera de vida diaria de Leeman).

Al mismo tiempo, Inaba emitió una presión anormal de espíritu de lucha. Su espíritu de pelea que estaba perfectamente controlado se extendió hacia el oeste.

Inaba apretó sus patas de conejo para calentar mientras hacía una sonrisa intrépida e hizo que sus orejas de conejo hicieran “Fuasah”.

「Vamo’, vamo’, amigo del asesino de dioses.」

「Santo cielo, no se puede evitar. Vámonos ya, Rey Pateador de los 『Precintos Sagrados』.」

Diciendo eso, los dos cargaron hacia el caótico oeste.


Autor: Muchas gracias por leer esto cada vez.

Muchas gracias también por los pensamientos, opiniones e informes sobre errores ortográficos y palabras omitidas.

Recientemente, estoy pensando que los ancianos de mediana edad son agradables, eh.

Ancianos duros, ancianos geniales, ancianos absurdamente fuertes.

Ancianos que son imperturbables, pase lo que pase, y pueden lidiar con ello como adultos.

Quiero intentar escribir una historia con ese tipo de ancianos como personajes principales algún día.

Eso es todo de Shirakome.

P.D

Se subió el último capítulo de la versión manga de Arifureta.

Yue es linda. Puedo ver varias Yues.

Si están interesados pueden verlo en la página de inicio de Overlap-sama, así que intenten echarle un vistazo.

Ex: Me pregunto si en algún momento Inaba conseguirá pareja y en caso de hacerlo como sería, podría ser un nuevo recurso cómico o de mini historias, ojalá Shirakome lo haga un día y nos lo muestre.


Anterior |Índice| Siguiente

4 comentarios

Responder a expectro2000x Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s