999 Alterna: Capítulo cero



Parte 0

Era una noche silenciosa.

Un solo barco flotaba en el océano en calma, con gaviotas blancas dando vueltas por encima.

El cuerpo negro del barco se parecía al de un gran tiburón, sus cuatro chimeneas apuntaban hacia el cielo como afiladas aletas dorsales. Como asustadas por la forma, las gaviotas ocasionalmente graznaban de miedo.

Aparte de las gaviotas, todo estaba en calma. 8:30 pm. Normalmente, sería demasiado temprano para la hora de dormir, pero el barco estaba desprovisto de vida. Ningún pasajero andaba sobre la cubierta. No había ni un solo tripulante a la vista.

Emitía la inquietante ilusión de que el barco se había tragado a todos enteros.

Varias luces iluminaron el puente del barco, proyectando un resplandor sobre un hombre uniformado que miraba con severidad por la ventana. Aunque el interior de la embarcación se mantuvo a una temperatura agradable, gotas de sudor gotearon de su frente.

El hombre bajó la mirada y se miró las manos. Un pequeño monitor descansaba justo a su alcance en el espacio debajo de la ventana. Al tocarlo con su dedo índice delgado y blanco, la imagen de un botón rojo brilló en la pantalla. Las palabras [JUEGO NONARIO] aparecieron encima.

Durante un rato, el hombre se limitó a mirar el monitor. Como si sus nervios lo dominaran, la manzana de Adán subía y bajaba repetidamente por su garganta.

De repente, un sonido estridente resonó en el reloj de su muñeca izquierda.

―Es el momento. ―Murmuró el hombre. Con una respiración profunda, presionó el botón.

La pantalla cambió para mostrar un número digital [9] sobre un fondo negro. El número fue rápidamente reemplazado por un [8], luego un [7]… No había duda: había comenzado una cuenta regresiva.

Como si estuvieran en sintonía con la terrible situación, las gaviotas comenzaron a chillar ruidosamente. Sin embargo, era demasiado tarde. El programa no permitía una función de salida forzada. Incluso el propio autor intelectual era impotente para detener el juego.

El número en la pantalla cambió de [1] a [0].

―Que comience el Juego Nonario.

La declaración del hombre se encontró con el violento sonido de una explosión cuando el costado de babor del barco se abrió de golpe. Cuando las llamas estallaron, el agua inundó la embarcación.

―Ahora bien, me pregunto cuántos sobrevivirán.

Con la mirada fija en el humo negro que brotaba vigorosamente hacia el cielo estrellado, el hombre curvó sus labios en la más leve de las sonrisas.


[Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s