Súper Gen Divino – Capítulo 733: Esto debe ser una Alucinación


Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

El equipo de Cristal Azul encontró a Luo Sulan cerca de las montañas y rápidamente la llevó de vuelta al refugio. Wu Qinggang mató una criatura divina y se las arregló para ahuyentar a las otras dos antes de regresar él mismo.

El equipo de Cristal Azul creía que las cosas no eran tan simples como podrían haber parecido inicialmente, ya que esas criaturas divinas no deberían haber aparecido donde estaban en primer lugar. Pero aparte de su intrusión, no pasó nada más, Luo Sulan estaba a salvo.

Aunque era extraño, la seguridad de Luo Sulan era todo lo que importaba. Después de regresar al refugio, se teletransportó a la Alianza.

Cerca de la base de las montañas, el suelo parecía alterado. El suelo parecía fresco, como si algo hubiera sido enterrado recientemente.

“Mamá, ¿estás bien?” Qin Xuan le había dicho a Han Sen lo que había ocurrido en el refugio, y también le pareció extraño. Pero si querían hacerle daño a su madre, no parecía que la atracción de las tres criaturas divinas fuera suficiente.

“Estoy bien, ¿qué podría haberme pasado?” Preguntó Luo Sulan.

“Mamá, puede que haya ofendido a alguien en el santuario. Ya han intentado atacarme, pero no han tenido éxito. Ya que no pudieron eliminarme, temo que puedan ir por ti, mi familia, en respuesta. Como tal, no creo que debas dejar la seguridad de la Alianza por el momento.” Le dijo Han Sen directamente.

No podía ocultarle las cosas a su madre, y para el asunto que le preocupaba en ese momento, tenía que decirle toda la verdad para que pudiera entender la gravedad de la situación. Si no lo hacía, y felizmente dejaba la seguridad de la Alianza, podría encontrarse en problemas.

Lo que había sucedido era extraño, sí, pero Han Sen no quería que le pasara nada más. Hasta que llegara al lugar donde se encontraba su madre, no quería que dejara la Alianza.

“Pequeño Sen, ¿a quién ofendiste? ¿Pasará algo?” Luo Sulan preguntó preocupada.

“No te preocupes, puedo manejar todo esto. Tu hijo es fuerte ahora.” Han Sen sonrió mientras hablaba.

“Es mi culpa, por ser incapaz de protegerte.” Habló Luo Sulan, con un tono de tristeza.

“Mamá, ya fue bastante difícil para ti criarme. Ahora, yo debería ser quien te proteja.” Le respondió Han Sen rápidamente.

“Pequeño Sen, ¿todavía tienes la reliquia de tu bisabuelo?” Luo Sulan le preguntó, aparentemente al azar.

“Por supuesto que la tengo. No te preocupes por eso, mamá. Siempre llevo este colgante.” Dijo Han Sen.

“Está bien, entonces.” Una mirada de alivio bañó a Luo Sulan.

Después de colgar el comunicador, la expresión de Luo Sulan se agravó. Pensó para sí misma, “Después de todos estos años trabajando tan duro, ¿todavía no podemos escapar de este bucle?”

Después de que Han Sen confirmó la seguridad de su madre, decidió reanudar su viaje al Refugio Cristal Azul.

El Desierto Negro. Un interminable desierto negro que parecía el interior de un horno del infierno. Los colores eran sombríos y sin esperanza, mucho más deprimentes que un desierto promedio.

Han Sen cabalgaba sobre el Rugidor Dorado a través del Desierto Negro, y debido al vasto tamaño de la región y sus áridos desechos, parecía solitario y pequeño en su medio.

“Desearía no tener que comer o beber. Al menos me sentiría mejor en este maldito lugar, si no tuviera que hacerlo.” Han Sen había estado en su travesía por el Desierto Negro durante seis días, antes de darse cuenta de que estaba perdido.

Una masiva tormenta de arena negra había surgido dos días antes, lo cual era bastante amenazador. No dañó a Han Sen, pero en su huida, terminó perdiendo todo el sentido de la dirección.

Han Sen se concentró ahora en caminar en una sola dirección, con la esperanza de poder salir del Desierto Negro antes de agotar todas sus soluciones nutritivas.

El zorro plateado no se veía cómodo bajo la luz del sol. Seguía posado en el hombro de Han Sen, pero usaba su propia cola como un escudo a modo de una mullida sombrilla para bloquear la luz del sol. También bostezaba mucho.

“¿Un refugio?” Han Sen vio un edificio muy grande en medio de las arenas negras que atravesó, lo que le hizo abrir bien los ojos.

Incluso si no era un refugio humano, y mientras no fuera un súper refugio, podía aventurarse dentro y obtener un nuevo espíritu. Si lo hacía, podía teletransportarse a la Alianza y darse una ducha caliente. Podría descansar, reabastecerse y prepararse una vez más.

Han Sen apuró su Rugidor Dorado, queriendo acercarse al lugar más rápido. Observó con atención el refugio a medida que se acercaba más y más. Era bastante pequeño, así que era segura de que no era un súper refugio. Por lo pequeño que parecía, ni siquiera parecía del tamaño de un refugio de la realeza. Asumió que era más probable que fuera un refugio noble.

Pero cuando se acercó, Han Sen comenzó a sentirse un poco perturbado. El refugio se veía un poco desaliñado y herrumbroso. No parecía estar en total ruina, pero ciertamente parecía una antigua ciudad abandonada hacía mucho tiempo.

“Esto no puede ser un refugio abandonado. Oh, por favor, Dios… deja que el teletransportador siga funcionando.” Rezó Han Sen en su corazón.

A medida que se acercaba al refugio Yellowstone, las cosas no eran tan malas como parecían al principio. Era en efecto un refugio humano, y frente a la puerta principal, notó que se había colocado una sombrilla gigante. Debajo del parasol había un banco para tomar el sol con una persona acostada en él.

Había una hermosa mujer acostada allí.

Tenía unas bonitas y largas piernas con pelo corto y negro. Su trasero era firme y redondo como un melocotón, cuyo protagonismo sólo se lo robaron sus grandes tetas. Su cintura era delgada pero sólida, y se podía ver un poco de músculo allí.

En medio de ese aburrido desierto negro, los ojos de Han Sen casi se cansaron de ver lo increíble que era esta vista.

¿Cómo pudo Han Sen verlo tan claramente?

Porque la señorita de pelo corto estaba desnuda, tomando el sol en el banco en una postura relajada.

“¿Mis ojos me están jugando una mala pasada? ¿Estoy sufriendo una alucinación por haber estado en el Desierto Negro demasiado tiempo? ¡Quizás sea realmente un espejismo!” Han Sen se frotó los ojos con fuerza, queriendo confirmar que lo que estaba viendo era realmente cierto.

El refugio Yellowstone todavía estaba allí. La sombrilla y el banco para tomar el sol seguían allí, al igual que la hermosa dama.

Pero Han Sen aún no creía que fuera verdad. Puso al Rugidor Dorado de regreso al Océano Espiritual y aceleró su acercamiento al refugio Yellowstone. Corrió hacía allí tan rápido como sus piernas podían llevarlo.

A medida que Han Sen se acercaba más y más, la imagen del lugar que había descubierto se hizo más y más clara. Realmente parecía un lugar real que existía.

“De ninguna manera. ¿Esto es real? No hay manera de que tenga tanta suerte. No tiene sentido tener una mujer bonita y desnuda tomando el sol aquí en el desierto. Esto debe ser una alucinación, ¡debe serlo!. El Desierto Negro no tiene un refugio humano.” Han Sen no creía que lo que estaba viendo era realmente cierto.

La hermosa mujer yacía frente a Han Sen, boca abajo. Llevaba gafas de sol, y a su lado había un poco de jugo y bocadillos. Parecía estar dormida.

“¡Alucinación! ¡Tiene que ser una alucinación!” Han Sen estaba ahora frente a la señorita de pelo corto. Extendió su mano para agarrar el trasero de la mujer para confirmar la validez de su visión, y se sorprendió al sentir que su piel era lisa y brillante al tacto. Incluso pudo sentir el protector solar que le habían puesto.

“HHmm, tal vez me equivoqué. ¡Esto parece real!” Han Sen pensó que se sentía muy bien, así que le apretó el trasero un poco más.

Un segundo después, sin embargo, la señorita de pelo corto se despertó. Giro la cabeza aún adormilada y dijo, “Pequeña Naranja, no hagas eso. Estoy tratando de tomar el sol aquí.”

Cuando su vista se enfocó, y vio a Han Sen con una mano aún firmemente sujeta a su nalga, se congeló completamente.

Ambos se miraron durante unos segundos antes de que la mujer estallase, lo que provocó un grito que resonó en todo el Desierto Negro.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s