Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 09 – Capítulo 08


Capítulo 08 – Campos de trigo segunda parte

 

¿Qué significa eso?

 

Maomao ladeo la cabeza y se paseó por el pueblo. Para describir el lugar en una sola frase, era tranquilo y vacío. No tenía tiendas; la mayoría eran autosuficientes. Aparentemente, un vendedor ambulante venía una vez cada diez días.

 

Los aldeanos eran personas agradables. No parecía que estuvieran haciendo nada malo.

 

(Los niños podrían haber entendido algo mal y le dimos demasiada importancia.)

 

Pero aparte de Maomao, había un hombre aquí que no estaba siendo claro.

 

“Bro, ¿por qué esa cara larga? Sonríe, sonríe.”

 

Chue se entusiasmó con el hermano mayor de Rahan.

 

El hermano mayor de Rahan, entrecerrando los ojos, fue a ver los campos de la aldea. Tenía una bolsa de tela en la mano. Contenía papas de siembra.

 

Aunque dijo que era un reclutador, el hermano mayor de Rahan vino a esparcir el nuevo producto si le iba bien. Probablemente era deseable tener personas que tuvieran alguna motivación para cultivar nuevas cosechas.

 

Aunque negaba ser un agricultor, era una persona normal que paradójicamente se tomaba en serio la agricultura.

 

No, él era normal si lo dices.

 

(Los hijos mayores que no quieren tener éxito en el negocio familiar son comunes.)

 

Pero si ella lo señalaba, él se enfadaba.

 

Honestamente, sería más eficiente para Maomao irse por su cuenta a hacer sus propias investigaciones, pero no había manera de que pudiera. La mentalidad patriarcal es fuerte incluso en la provincia de Isei; una mujer de fuera caminando sola sería mal vista. Incluso con una escolta, probablemente no será bueno para Maomao moverse de forma independiente.

 

(Dicho esto, Chue-san se va por su cuenta, sin embargo.)

 

Esa persona de espíritu libre se fue a algún lugar por otro trabajo. Suiren la había reconocido, a pesar de sus excentricidades, así que Maomao creyó que la otra mujer no lo estropearía.

 

La mejor opción sería que Maomao guiara al hermano mayor de Rahan y a Basen en sus investigaciones.

 

Incluso si Maomao no lideraba, el hermano mayor de Rahan ya estaba haciendo lo que Maomao quería que hiciera por su cuenta.

 

“Sobre los daños causados por los insectos…” dijo el granjero.

 

“Sí. ¿No fue grave el año pasado y demás?” Preguntó el hermano mayor de Rahan.

 

“Sí, hay daños por insectos todos los años, ve. Por supuesto, hubo algunos el año pasado y el daño también fue sustancial, pero nos las arreglamos. No nos morimos de hambre gracias al lord del territorio.”

 

Lord del territorio. ¿Será Gyoku’en?

 

Aunque el daño de los insectos fue grande, no fue tan malo como una plaga de langostas.

 

“Hohh. Quiero preguntar una cosa más. Ese campo de ahí, ¿quién lo cultivó?”

 

“¿El de ahí? Ahh, ese sería el de Nenjen (念真, Nian Zhen). Es el viejo que vive en la casa en el borde del pueblo de ahí. Está justo al lado del santuario, así que lo encontrarán fácilmente.”

 

“De acuerdo. Gracias.”

 

“Oh, aunque les dije, ¿están planeando conocer a Nenjen?”

 

“Esa es nuestra intención.”

 

“Hmm, está bien entonces. Aunque, creo que pueden quedar un poco sorprendidos por lo de ese viejo. Bueno, no es una mala persona. Debería estar bien si a ustedes no les importa”.

 

Sus palabras fueron extrañamente preocupantes.

 

El grupo de Maomao se dirigió hacia el lugar mencionado.

 

“Disculpa.” Maomao agarró la ropa del hermano mayor de Rahan.

 

“¿Qué pasa?” preguntó.

 

“¿Por qué te interesa ese campo?”

 

“¿No lo puedes saberlo al mirarlo? Ese de ahí es el único campo hermoso.”

 

“¿Hermoso?”

 

El descriptor probablemente era mejor para algo más que un campo, pero el hermano mayor de Rahan parecía serio.

 

“Los otros tomaron atajos y aun así ese campo está bien dividido. Incluso se pisó el trigo. Las plantas de semillero parecen fuertes.”

 

“¿Es así?”

 

Ahora que lo mencionó, así parecía, pero desafortunadamente, Maomao no tenía mucho interés en el trigo.

 

(Me pregunto si el lirio enano [麦門冬] crece por aquí.)

 

Recordó la medicina herbal que se parece al trigo. Y aun así, no tiene nada que ver con el trigo, una raíz de planta que se conoce como barba de serpiente.

 

(Plantas útiles crecen por aquí.)

 

Maomao parecía estar sufriendo una deficiencia crónica de medicina herbal. Su reacción fue severa porque, desde que se convirtió en asistente de médico de la corte, había visto muchas medicinas.

 

(Y-, yo quiero ver la medicina…)

 

Inmediatamente tuvo un ataque cuando lo pensó. Su respiración se volvió agitada.

 

“O-, oye, ¿estás bien? Tu tez se ve mal.” El hermano mayor de Rahan parecía preocupado.

 

“L-, lo siento. No es nada mal…”

 

Pero, ella quería ver la medicina. Quería olerla. En este punto, incluso el veneno estaría bien.

 

Si hubiera alguna medicina a base de hierbas cerca, ¿sería la cabra la que andaría despreocupadamente por ahí?

 

(¿Se pueden usar sus cuernos como medicina?)

 

Si la memoria no le falla, hay un cuerno de antílope. No obstante, quizás era una raza diferente, la forma del cuerno era distinta a la que Maomao había visto antes.

 

(Está en un tipo similar de cabra. Debería tener un efecto similar…)

 

Con sus movimientos fantasmales, extendió sus manos hacia la cabra del otro lado de la valla.

 

“¡Oye, está actuando de forma extraña!” El hermano mayor de Rahan sujetó los brazos de Maomao por detrás de su espalda.

 

Maomao también sabía que estaba actuando de forma extraña, pero no podía detener sus manos en absoluto. Ella quería alguna medicina, cualquier tipo de medicina, así que no se puede evitar.

 

“M-, medicina…” Maomao le rogó al hermano mayor de Rahan que sacara alguna medicina.

 

“¿Medicina? ¿Estás enferma?”

 

“¿Medicina? Eso me recuerda que Suiren-dono me dio algo.” Basen sacó una bolsa de su bolsillo del pecho. “Me dijo que mostrara esto si la gato se comportaba de forma extraña.”

 

Lo que sacó fue un extraño bien seco que tenía forma de gancho.

 

“¡C-, caballo de mar!”

 

Probablemente se entenderá si se le llama por su otro nombre: el hijo ilegítimo del dragón. No es realmente un pez o un insecto, una extraña criatura marina.

 

Basen escondió la bolsa de Maomao.

 

“¡Ah!”, gritó.

 

“Umm, ¿qué?” Preguntó el hermano mayor de Rahan.

 

Basen leyó en voz alta el trozo de papel que estaba en la bolsa.

 

‘Si Maomao actúa de forma extraña, muéstrale el contenido de la bolsa. No puedes darle esto de inmediato. Dáselo sólo uno una vez que termine un trabajo.’

 

Aunque Basen estaba leyéndolo en voz alta, ella escuchó la voz de Suiren.

 

(Como se espera de esa anciana capaz.)

 

Era diferente de cómo la anciana del Rokushoukan manejaba a Maomao. Dicho esto, Suiren también lo sabía, viendo cómo Jinshi le colgaba el cebo.

 

El hecho de que fuera Suiren quien lo había pasado por alto y no Jinshi, significaba que la vieja ama de llaves trataba a Basen como a un novato.

 

“Eso dice, pero ¿se curó su ataque?” preguntó Basen.

 

“¡Sí! ¡Estoy sana!” Exclamó Maomao.

 

“¿No hay forma de que estes del todo sana? ¡¿Existe siquiera una medicina que pueda curar con sólo verla?!” El hermano mayor de Rahan respondió así.

 

Maomao nunca olvidará sus palabras. “La enfermedad es de la mente. Por favor, no te preocupes por eso. Más bien, terminemos este trabajo lo antes posible”, dijo ella.

 

(Por el bien del caballito de mar.)

 

Es una medicina herbal que puede ser usada como tónico, en su mayor parte.

 

“No, no puedo aceptarlo. ¿No es extraño? ¿No es extraño?” El hermano mayor de Rahan seguia diciendo eso. (EZ: Deberías sos del clan de los raros XD)

 

“De alguna manera, la forma en que lo repites me recuerda a alguien, hermano mayor de Rahan”, dijo Maomao.

 

Principalmente al de las gafas y pelo rizado.

 

“Como dije, mi nombre no es hermano mayor de Ra…”

 

“Démonos prisa. No tenemos todo el tiempo del mundo.”

 

Su nombre fue interrumpido como era prometió, pero ella sintió que casi lo había convencido.

 

El granjero lo llamaba santuario, pero era un poco diferente a lo que Maomao conocía. Estaba construido con ladrillos y no tenía ninguna ventana. Dentro, una tela colgaba, y en lugar de estatuas, se montaron ilustraciones de dioses en la pared.

 

“Bueno, entonces, aquí vamos.” Pareciendo que no podía aceptar su explicación, el hermano mayor de Rahan llamó a la casa junto al santuario.

 

“…”

 

No hubo respuesta.

 

“¿Esta fuera?”

 

“¿No lo creo? Podría estar cuidando las cabras o el campo”, dijo Maomao.

 

Aunque parecía que cuando regresaría de la comida…

 

En cuanto al tiempo, parecía que cuando regresara del almuerzo, sin embargo.

 

“¿Qué es lo que quieren?”

 

Escucharon una profunda voz ronca.

 

Al darse la vuelta, vieron a un anciano bronceado. Tenía una azada en la mano y una toalla en el cuello; su aspecto era sin duda el de un granjero. Sus ropas estaban manchadas de barro negro y tenía muchas manchas. No hay duda de que era un granjero, pero…

 

“!?”

 

Basen alcanzó su espada y se detuvo. Maomao también sabía por qué estaba en guardia.

 

“Oye, oye, ¿por qué estás en guardia contra un granjero?”

 

Había muchas manchas de pigmento en su piel bronceada. Junto con la vejez, era probablemente la prueba de permanecer bajo el sol durante largos períodos de tiempo. Pero, eso no era por lo que Basen reacciono.

 

El anciano no tenía su ojo derecho. Por la forma en que la cavidad estaba hundida, no tenía un globo ocular. En su mano derecha donde llevaba el azadón le faltaba el dedo índice. Las partes expuestas de su cuerpo también tenían muchas cicatrices de heridas de espadas y flechas.

 

Entendió la razón por la que el granjero dijo que se sorprenderían.

 

“¿Tiene experiencia militar?” Le preguntó basen respetuosamente.

 

“Nada muy grande. Sólo soy una langosta que se arrastra por las estepas”.

 

(Langosta…)

 

Sus palabras fueron interesantes. Había otra cosa en la que Maomao estaba interesada.

 

“¿Ha estado trabajando en un campo?” Maomao lo expresó claramente. Había barro en su azada. Recordó a otra persona cuya ropa había estado llena de barro.

 

“¿Qué más podría estar haciendo?”, respondió el anciano, sin prestar atención a sus palabras.

 

Ciertamente, ella preguntó lo obvio. Pero Maomao había notado algo al mirar los campos de la aldea.

 

“No creo que se ensucie tanto con el barro de la agricultura normal.”

 

Con la temporada actual, no se ensuciaría tanto incluso cuidando el trigo. La tierra de los campos estaba seca; mientras no se aren los suelos húmedos, no se podrían enlodar.

 

“¿Podría ser que una persona llamada Rikuson viniera aquí?”

 

“…hmmmm.”

 

El anciano parpadeó con el ojo que le quedaba y abrió la puerta de su cabaña.

 

“Ustedes, entren. Si es sólo leche de cabra, puedo servirles eso.”

 

Después de poner la azada contra la pared, el anciano invitó al grupo de Maomao a entrar.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s