Shiki: Volumen 03: Capítulo dos: parte 5


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Hirosawa se sorprendió por la inexplicable acumulación en sí mismo. Al volver a casa del trabajo que tenía en Mizobe, conduciendo por la carretera nacional escasamente iluminada, se dio cuenta de que se sentía melancólico.

Su casa estaba en el pueblo. Su esposa y su hija pequeña también estaban allí. Era el pueblo en el que nació y se crió, el pueblo en el que nació y se crió su esposa, el lugar donde nació y se criaría su hija. Con lazos regionales y de sangre tan fuertes, era donde él pertenecía y, sin embargo, se sentía nervioso al regresar allí. La obligación que tenía de regresar era más fuerte que el sentimiento de querer volver a casa. Esa fue la primera vez que sintió eso.

Poco a poco las casas disminuyeron, lo que significa que no había más farolas. No solo eso, parecía que la oscuridad se agravaba. Un pueblo de montaña aislado de la civilización, del mundo exterior. Aislado en la oscuridad, su pueblo natal estaba rodeado de muerte.

El pueblo está rodeado de muerte.

La frase que alguna vez se sintió tranquila y piadosa, ahora se sentía ominosa. La propia imagen interna de Hirosawa de la “muerte” había cambiado. No era algo que se mantuviera en una dignidad tranquila. Era algo más codicioso y voraz, y algo que incluso se escondía astutamente, acercándose sigilosamente detrás de él. Como una bestia hambrienta, se escondió rodeando el pueblo.

Desde el verano, las muertes habían continuado y aumentado. La muerte era algo que venía en oleadas misteriosas, ya había pasado por algo de lo que se podía hablar con esa frase. Aparentemente era anormal. Los susurros de que era una plaga se extendieron como una enfermedad. Hasegawa del creole le había susurrado que el doctor de los Ozaki lo había reconocido implícitamente. Ya veo, así que así era, pensó mientras por otro lado pensaba ¿es realmente una plaga? Si le preguntaban qué era o no una enfermedad, sería difícil responder, pero no pudo evitar la sensación de que la palabra “plaga” no era adecuada para lo que rodeaba la aldea.

La razón por la que pensó eso era…

Porque el número de sus alumnos estaba cayendo de forma considerable. En una escuela lo suficientemente pequeña como para que cada grado tuviera solo un grupo de clase, incluso si intentaba ignorarlo, estaba claro que los estudiantes estaban disminuyendo. No hubo ninguno que muriera. Todos se habían transferido, por lo que no debería haber tenido ninguna relación con la plaga. Se trasladaron a colegios de la ciudad, pero todos lo hicieron de manera repentina, y sin presentar la documentación correspondiente. De repente dejaron de ir a la escuela. Habría una llamada de algún pariente lejano, o enviarían los papeles. Incluso si intentara preguntar las circunstancias del entorno, el paradero de las familias ya sería desconocido, sin medios de contacto. Por ejemplo, Koike Touko, sin tener en cuenta a su abuelo dejado en el pueblo, de hecho, el abuelo mismo no sabía adónde había ido su familia; hubo casos como ese. De repente, los estudiantes se fueron. No estaban muertos, pero era similar a la impresión de muerte que se extendía por el pueblo. —Demasiado similar.

Con un humor tan sombrío, Hirosawa regresó a la aldea. Giró el volante justo antes de la entrada del pueblo. Su coche entró en la gasolinera brillantemente iluminada.

La gasolinera Kusunoki estaba dirigida únicamente por padres e hijos de la familia Kusunoki. Estaba Kusunoki Masaya y su esposa, su hijo mayor y su esposa, y su segundo hijo. Cuando detuvo su auto, fue Masaya quien se acercó como si arrastrara los pies. Hirosawa abrió su ventana y sacó la llave del encendido. Kusunoki parecía hosco cuando lo aceptó. Cuando sus manos se tocaron, las suyas se sintieron bastante heladas por la noche.

“Buenas noches. — Regular, tanque lleno, por favor.”

Kusunoki asintió. El segundo hijo, Shouji, llegó arrastrando lo pies de la misma manera. Kusunoki le pasó la llave a Shouji, tomando el paño para el polvo.

“No parece estar bien”

Hirosawa dijo mientras salía del auto; Kusunoki solo respondió que sí. Su discurso sonó pesado. Parecía terriblemente fatigado. La mano que limpiaba su parabrisas parecía sin vida.

“Hace bastante frío por las mañanas y por las noches, ¿no es así? ¿Has estado bien?”

“…. Si.”

La conversación continuó irregularmente con respuestas letárgicas. De alguna manera estaba distante, tuvo esa sensación. Las luces de la estación estaban encendidas y no podía ver el interior, pero no vio señales de nadie. Parecía que esta noche solo Kusunoki y Shouji estaban allí.

Incluso cuando el punto de continuar naturalmente la conversación había pasado, Hirosawa preguntó al respecto de una forma u otra, a lo que Kusunoki asintió.

“Vamos a renunciar.”

Eh, dijo Hirosawa mirando a Kusunoki. Kusunoki asintió ceremonialmente. “Estamos cerrando el negocio y mudándonos”

Pero, murmuró Hirosawa. Solo había una estación de servicio en el pueblo y se ocupaban de todos los habitantes de una forma u otra. Además de eso, la gasolinera Kusunoki también manejaba el propano de la aldea. Incluso se podría decir que todas las personas del pueblo eran clientes de la estación. El cierre de la tienda Kusunoki causaría un gran problema a todos, y Kusunoki debería haber tenido un negocio considerable. No podía imaginar una razón por la que cerrarían.

“Mi sobrino me pidió que se lo entregara, así que ya llegamos a eso”

“Ah … ¿es así? Pero, aun así, ¿tan de repente?”

Kusunoki dejó caer la tela en el cubo sin fuerzas.

“Tengo miedo de Sotoba …”

Hirosawa frunció el ceño, trató de preguntar qué quería decir Kusunoki con eso, pero Kusunoki le dio la espalda y regresó al interior del edificio.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s