Shiki: Volumen 03: Capítulo dos: parte 2


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Natsuno se quedó en la casa de Tamotsu hasta la mañana, yendo de allí a la escuela. Ya que era sábado y, por lo tanto, medio día, había pensado que podría arreglárselas, pero al final durmió durante la mayor parte de la clase. Regresó a casa y tiró su mal. — ¿Qué haría esta noche? ¿Realmente no tenía otra opción además de apresurarse a ir a la casa de Tamotsu?

Mientras pensaba, se cambió de ropa. Mientras deslizaba distraídamente sus manos en el bolsillo de sus jeans, sus dedos tocaron un trozo de papel perdido. Era una pequeña parte de la postal.

Natsuno volteó ese trozo en sus dedos varias veces. Tenía forma similar a un triángulo con un lado de dos centímetros. Ayer, lo que quedaba de la postal que había esparcido fuera de la ventana eran esta pieza y tres más pequeñas. Un pedazo blanco entre la maleza.

¿Quién envió esto? Megumi fue quien lo escribió. En el fragmento apenas quedaba partes del nombre de Megumi. Pero Megumi no podría haberlo enviado por correo. Ella no debería haber podido.

Por alguna razón u otra, Natsuno recordó a la chica que había conocido en el funeral de Megumi. Ella tenía algo que darle, ¿no lo dijo? No sabía qué era, pero era posible que lo que ella quería darle podría haber sido esto, se dio cuenta.

(Cómo se llamaba …)

Tenía la sensación de que había oído su nombre, pero no podía recordarlo. Su rostro tampoco estaba claro en su mente. Todo lo que sabía era que no creía haberla visto en la escuela. Pensó que ella había estado usando el uniforme de la escuela secundaria. Si era amiga de Megumi, probablemente era una amiga de la infancia de Sotoba, o si no, posiblemente una pariente.

Aunque estaba molesto consigo mismo por no recordar su nombre, Natsuno tiró la chatarra a la basura. Cerró la ventana del dormitorio, corrió la cortina y se fue.

Tenía la sensación de que era Megumi. Era solo intuición, pero no pudo evitar sentirlo. Que alguien hubiera recogido los trozos de la postal que se había desvanecido significaba que tenía que ser ella, ¿no?

Había una parte de él decidido a que era Megumi, pero por otro lado había una parte de él basada en el sentido común que decía que eso no podía ser. Megumi era la única que no debería haber podido ser. Eso fue porque Megumi había salido de Sotoba (muerto)….

Caminando mientras estaba metido vacilantemente entre cada uno de esos pensamientos, vio un grupo vestido de negro en el camino. Otro funeral, pensó, al avistar un rostro que reconoció en la procesión. Era Murasako Munetaka. Entonces, pensó Natsuno con una complicada mezcla de emociones, mirando el ataúd que se llevaron. Debe haber sido Masao dentro de él.

No tenía ninguna obligación de asistir al velorio ni al funeral. El propio Masao no hubiera querido que lo hiciera. Por lo menos, no podía consentir en asistir al funeral en este momento. No estaba de luto por la muerte de Masao. Esa fue una ceremonia para llorar la muerte de Masao, por lo que sintió que no estaba calificado para asistir. No se perdonaría a sí mismo por ser lo suficientemente hipócrita como para actuar como si estuviera afligido por participar en su funeral.

Sin decir palabra, al ver la procesión alejarse, Natsuno se volvió. Simplemente caminando para distanciarse de la procesión fúnebre, antes de que Natsuno se diera cuenta, había llegado a la colina que se extendía hasta el lote de Kanemasa. Sin ninguna razón en particular, la subió. Mirando hacia arriba mientras subía la colina, la majestuosidad de la mansión parecía estar esperándolo.

De una forma u otra, Natsuno avanzó hasta que estuvo frente a esa puerta, perdiendo de vista lo que se suponía que debía hacer allí. Dar la vuelta sería demasiado ridículo, pero por otro lado tampoco tenía ganas de tomar el camino del bosque de regreso al pueblo. Entonces, con una mirada a la mansión, entró en el bosque de abetos en un lugar cercano. Intentaría caminar cuesta abajo y ver por dónde salía.

Evitando la parte más espesa de los matorrales, mientras serpenteaba sin rumbo fijo, bajó la pendiente. Ver una silueta humana entre los espacios de los árboles fue una completa coincidencia. Los pies de Natsuno se detuvieron. Pudo ver a dos personas al otro lado del bosque. Uno era una chica no muy lejos de la edad de Natsuno, el otro era un niño que parecía estar en sexto o séptimo grado. Los dos estaban escondidos entre los troncos, mirando fuera del bosque. Estaban mirando el camino forestal — o posiblemente más allá del camino forestal a la mansión Kanemasa.

Desde la posición de Natsuno, no podía ver el rostro de la chica. Todo lo que podía ver era una larga trenza por detrás y un contorno facial redondeado. No creía haberla visto antes, pero extrañamente tenía la sensación de que ella era la chica. La chica que quería entregarle algo en el funeral de Megumi.

(No hay forma.)

Era solo que estaba pensando en eso, así que lo consideró. No debería haber tal coincidencia. Incluso mientras pensaba eso, Natsuno ya no pensaba que esa chica era una completa desconocida que nunca había visto en su vida.

(¿Qué están haciendo?)

Era como si estuvieran vigilando a Kanemasa. Natsuno inclinó la cabeza, luego vio una figura detrás de la chica. Estaba a unos diez metros detrás de la chica. Escondiendo su cuerpo en la espesa maleza, un joven miraba a los dos desde atrás.

Sin ninguna base en particular, pensó que era Tatsumi. Kanemasa tenía un joven sirviente con ese nombre. No era del pueblo. Su vibra era diferente. Esa fue la intuición que sintió Natsuno como un compañero no aldeano.

“Oi, ustedes dos” gritó Natsuno de inmediato. “¿Qué están haciendo?”

Él mismo no sabía por qué gritó. Fingiendo no notar a Tatsumi, manteniendo su mirada fija al frente, en la chica que saltó y se dio la vuelta. Mientras pensaba que estaba actuando de manera exagerada, también agitó la mano con indiferencia y con pasos exagerados se dirigió hacia la chica y el niño. En el débil momento en que había desviado la mirada, la figura se había movido levemente y se había desvanecido entre la vegetación.

“Tú, eres amiga de Shimizu, ¿no?”

Kaori tomó la mano de Akira con una mano y presionó su otra mano contra su pecho cuando la llamó. Podía sentir su corazón latiendo. Natsuno parecía que iba a decir que fue una completa coincidencia verla mientras caminaba casualmente alrededor de la espesa maleza hacia ella.

“¿Nos conocimos en el funeral de Shimizu? Lo siento, si te estoy confundiendo con otra persona.”

“No …” Kaori se dio cuenta de que su voz temblaba. Probablemente podría decir que estaban espiando la casa de Kirishiki. ¿No pensó Natsuno que era sospechoso? La mano de Akira agarrando la de ella también era dolorosamente fuerte. ¿El sudor y los escalofríos venían de su mano o de la mano de Akira?

“¿Persona equivocada?”

“No — Uhm, es cierto. Nos conocimos.”

Eso pensé, dijo Natsuno, volviendo sus ojos hacia el interior del bosque. “Nos encontramos en un buen momento. Tengo algo que quiero preguntarte”

Ella asintió con la cabeza mientras Natsuno señalaba hacia el camino forestal.

“Por aquí.”

“Uhm, yo …”

“Como sea, solo vamos. — Tú, ¿cuál era tu nombre otra vez?” Mientras caminaba hacia adelante, Natsuno preguntó. Kaori apartó los ojos de Akira, quien la miró interrogante mientras respondía.

“Soy Tanaka. Tanaka Kaori …”

“¿Y el pequeño contigo?”

Akira apartó su mano de la de ella como si estuviera enojado.

“Tanaka Akira”

“Oh.”

Siguiendo por la carretera del pueblo, salió al costado de la casa de Kanemasa. Natsuno inmediatamente miró cuesta abajo. Kaori quería regresar al interior del bosque, pero el ritmo de Natsuno no parecía darle la oportunidad de decir tanto.

Intercambiando miradas con Akira, corrió detrás de Natsuno para seguirle el ritmo. Natsuno no preguntó hasta que estuvieron casi colina abajo.

“Ustedes dos, ¿qué estaban haciendo en un lugar como ese?” Preguntó sin volverse, en voz baja, casi en voz baja.

“En realidad no estábamos …”

Una vez que estuvieron en el fondo de la colina y en el camino del pueblo, Natsuno finalmente se dio la vuelta. “A menos que me equivoque, la que envió la tarjeta postal de Megumi fuiste tú, ¿no?”

Kaori parpadeó sorprendida.

“Dijiste que tenías algo que querías darme en el funeral, ¿no? ¿Era esa la tarjeta de felicitación de finales de verano de Shimizu o no?”

Por un momento se acobardó, mirando entre Akira y Natsuno, pero Natsuno no parecía culparla particularmente.

“¿No fuiste tú?”

“…. Fui yo, pero…”

Ella pensó que estaba enojado, pero Natsuno solo asintió. En el cruce de cuatro caminos, se volvió hacia Monzen. Sin pensarlo, Kaori siguió a Natsuno, caminando junto a él.

“¡Pero, quiero decir, Yuuki-san no parecía que quisiera tomarlo! Pero, Megumi quería que la tuvieras y trabajó muy duro para escribirla. Así que lo puse en el buzón en lugar de Megumi. No hice nada malo.”

“No me importa eso.”

Kaori miró el perfil tranquilo de Natsuno.

“…. ¿Te sorprendiste?”

“Bueno sí.”

“¿Era eso lo que querías preguntarme?”

Sí, dijo Natsuno, mirando hacia atrás. “¿Se dieron cuenta? Justo antes, el joven de los Kirishiki estaba detrás de ustedes”

La respiración de Kaori se detuvo. “¿Detrás de…?”

“Mm. Probablemente el tipo llamado Tatsumi, supongo. Era como si los estuviera espiando.”

Kaori miró de nuevo a Akira. El rostro de Akira estaba pálido mientras negaba con la cabeza.

“No me di cuenta …”

Ella sintió un extraño escalofrío.

“¿Por qué estaban en un lugar así?”

“No hay ninguna razón en particular …”

“Estaban espiando a Kanemasa, ¿no es así?”

En realidad no, murmuró Kaori. “Más importante aún, ¿a dónde vamos?”

“Realmente no voy a ningún lado en particular. — Tanaka, ¿verdad? ¿Eras amiga de Shimizu?”

“Así es. Soy un año menor que Megumi. Somos amigas de la infancia. Nuestras casas están cerca una de la otra y todo eso.”

“Hmm … Y, ¿por qué estabas vigilando esa casa tan furtivamente?”

“Como dije, ¡no la estábamos vigilando!”

“¿Es espiar tu pasatiempo? Tú y Shimizu tienen eso en común.”

Ante el tono indiferente de Natsuno, Kaori parpadeó y luego lo miró. “No lo es. ¡Y Megumi tampoco espiaba!”

“¿Eso es cierto? Ella estuvo allí mucho, esa Shimizu. Toda escondida en mi patio trasero.”

Kaori tragó su aliento. Natsuno lo había notado. Al darse cuenta de que había descubierto un secreto tan grande, Kaori se sintió avergonzada, e incluso se avergonzó de sí misma por estar avergonzada. Al mismo tiempo, su ira hacia Natsuno estalló. La voz de Akira solo se sumaba a eso.

“¿Eeeh? ¡Megumi estaba haciendo algo así!”

“¡Solo cállate!” Kaori miró a Akira con el ceño fruncido. Ella apartó la mirada de Akira, quien bajó la cabeza hacia Natsuno. “¡Yuuki-san, eres un hombre cruel, verdad!”

“¿Cruel? ¿Por qué?”

“Porque, sabías que Megumi estaba visitando tu casa, ¿no? Si lo sabias, entonces ¿por qué dijiste algo tan cruel en el funeral?”

“Pensé que sería obvio, es porque lo sabía”

“Megumi — ¡Megumi te amaba, Yuuki-san! Lo suficiente para ir a visitar tu casa así. Quería hablar contigo, pero no podía, mirando tu habitación desde lejos, ¡era lo suficientemente seria contigo que eso llenó su corazón de felicidad!”

Ya veo, dijo Natsuno volviéndose para mirar a Kaori con desprecio. “Eres como Shimizu, ¿eh?”

“¿Por qué tienes que decirlo con tanta crueldad?”

“¿Cruel? Ella acecha en mi casa y se asoma en mi habitación ¿y me estás diciendo que esté agradecida por eso?”

Pero eso es, Kaori comenzó a decir antes de perder las palabras.

“Si fueras tú, ¿serías feliz? Si algún chico de tu clase siempre estuviera apareciendo en tu vecindario, espiando en tu habitación. No pensarías que eso es espeluznante, ¿verdad?”

“Pero, Megumi era …”

“Me siento asustado por eso. Así que odiaba a Shimizu. Esos son mis honestos sentimientos.”

Kaori se mordió el labio. Había pensado que los chicos realmente no podían entender los delicados sentimientos de una chica de todos modos. Pero ella era demasiado tímida para decirlo.

“No creo que lo fueras, pero no fuiste tú, ¿verdad?”

“¿Qué no fui qué?”

No es nada, murmuró Natsuno. “Pero no has estado viniendo a mi casa, ¿verdad?”

“Engreído.”

“No soy particularmente engreído. Estoy confirmando que no fuiste tú.”

“No lo soy. ¡Incluso si me lo pidieras, no iría a tu casa!”

“Bien” la respuesta de Natsuno fue contundente. Como si murmurara, dijo “Entonces … ¿quién es?”

Kaori ladeó la cabeza. “¿Alguien te visita?”

“Mm. Y de noche. Justo donde Shimizu siempre estaba. Es como si… Shimizu todavía estuviera viniendo”

“Podría ser Megumi … Ya que Yuuki-san es tan mala con ella, se arrepiente.”

Lo había dicho con sarcasmo, pero la respuesta de Natsuno sonó extrañamente seria.

“Puede ser.”

Kaori de repente tuvo un sentimiento imperdonable. Hacia Natsuno — y, hacia Megumi.

“Fue una broma. No es Megumi. Megumi no guardaría rencor.”

“¿Es así?”

“Es así. Pero, tal vez ella tenga algo de lo que quiera quejarse”

“¿De qué?”

“Quién sabe … Podría ser algo que ella quería decir, pero no pudo, o tal vez sea algo más”

“¿Algo más?”

Kaori miró fugazmente a Natsuno. “Por ejemplo, que ella no murió de una enfermedad o.…”

“Fue una enfermedad, ¿no?”

“Así es, pero … Pero, eso no es todo lo que pudo haber sido. El doctor de los Ozaki la examinó. Dijeron que dijo que era una simple anemia. Parece que al doctor le sorprendió mucho que eso le sucediera de repente a Megumi. Dijo que eso no debería haber sido posible.”

Hn, su respuesta fue fría, pero Natsuno tenía una expresión extrañamente seria. Estaba escuchando seriamente a Kaori, como si escudriñara sus palabras. Por lo menos, no parecía pensar que ella se había vuelto loca.

“Megumi … desapareció, ¿no es así? Un poco antes de eso.”

“¿Desapareció?” Natsuno se volvió hacia Kaori. “Ah, ella no volvió a casa, dijo mi viejo cuando salió a buscarla. Algo así sucedió”

“La encontraron tirada en las montañas. Desde entonces, estaba enferma y postrada en cama. Murió así. Era el día 15”

“Correcto.”

“Fui a hacerle una visita el día 13, en la noche de las hogueras de bienvenida de Obon. En ese entonces no pensé que sería la última vez que la vería, pero … ¿Fue en ese momento? Conocí a la Madame de los Kirishiki. De camino a la casa de Megumi” (NTE: como recordatorio. A las familias de Kanemasa, Muroi y Ozaki se les conoce como los tres pilares de Sotoba y las mujeres que se casan con esas familias se les hablaba con mucho respeto, en este caso con el termino de Madame)

Los pies de Natsuno se detuvieron cuando se volvió hacia Kaori y Akira. Habían llegado justo frente al Otabisho en Monzen, donde se colocaba el palanquín durante los festivales. Natsuno lo señaló. “¿Quieres sentarte?” (NTE: Un otabisho, también llamado okariya, angū o kamiyado es un lugar que sirve como destino temporal o punto de descanso intermedio del altar portátil mikoshi que lleva a un kami en procesión ritual en su honor, básicamente una especie de capilla)

Kaori asintió y fue hacia el Otabisho. No había nadie en el Otabisho. Natsuno se sentó a lavarse las manos secas. Akira se paró descaradamente al lado de Natsuno. Kaori tomó asiento al lado del pozo en la roca cuyo propósito nunca supo.

“…. ¿Entonces?”

“Eso es todo. Era la primera vez que veía a uno de los Kirishiki. Quiero decir, desde que se mudaron, no se han mostrado en absoluto, ¿verdad? Esa gente. Y así le dije a Megumi. Que la Madame de los Kirishiki estaba por ahí. Que ella era bonita. Y luego Megumi … dijo que lo sabía.”

“¿Ella lo sabía?”

Kaori asintió, pensando que era extraño que le hubiera dicho a Natuno algo como esto. 

“Estoy segura, lo dijo. Era como si hubiera conocido a la Madame de los Kirishiki. Pero, el día que Megumi desapareció, me encontré con Megumi al pie de la colina. Megumi estaba interesada en la mansión Kirishiki. Durante el verano la vi tantas veces en el fondo de la colina. Megumi quería saber qué tipo de gente vivía allí. Como si nunca hubiera conocido a ninguno de los Kirishiki”

Natsuno la escuchó con expresión seria. 

“Pero, ¿no es extraño? Megumi desapareció el 11. Después de eso, estaba enferma y en cama. Pero el 13, cuando la vi, Megumi actuó como si hubiera conocido a la Madame de los Kirishiki. Entonces, ¿cuándo conoció a Madame Kirishiki?”

“El 12 o el 13 … normalmente pensarías eso”

“Eso no puede ser correcto. No creo que Megumi haya salido el 12 o el 13. Si hubiera salido, habría enviado por correo la tarjeta de felicitación de finales de verano, creo. Hay un buzón de correo cerca de la casa de Megumi.”

Natsuno inclinó levemente la cabeza. “¿No podría haberse olvidado de eso?”

“Ese podría ser el caso, pero … Esa fue una tarjeta de felicitación de finales de verano, ¿no?”

“Aa.”

“No es una tarjeta de felicitación de mediados de verano. Como tuvo que volver a escribirla tantas veces, se convirtió en una tarjeta de felicitación de finales de verano, ¿verdad?”

“Supongo.”

“Se puede enviar una tarjeta de felicitación de finales de verano desde el primer día de otoño”

“¿Es así?”

“Eso es” dijo Kaori mirando a Akira. Akira miró entre Kaori y Natsuno, interesado. “Cuando lo busqué, el primer día de otoño es el 8 de agosto. Pero, Megumi tuvo un malentendido. Ella pensó que una tarjeta de felicitación de finales de verano era después de que el Obon comenzara”

Ya veo, murmuró Natsuno.

“Esa fue una tarjeta de felicitación de finales de verano. Si Shimizu pensó que la fecha límite para una tarjeta de felicitación de mediados de verano era Obon, eso fue escrito justo antes de Obon. El 12 o el 11, o si no, entonces, el 10. En ese entonces, se imaginaba que tardaría dos días en enviarse, eh, ya que primero tiene que pasar por la oficina de correos de Mizobe”

“Mm. Correcto — eso es correcto.”

“Shimizu escribió una tarjeta de felicitación de verano y, asumiendo el tiempo máximo de envío de dos días, se dio cuenta de que llegaría durante Obon. Entonces, la reescribió como un saludo de finales de verano. Si la enviaba el día 10, llegaría el día 12, así que no habría necesidad de escribirlo. Era el 11. El 11 es un punto incómodo. Si toma dos días, llegaría el 13, pero si fuera rápido, llegaría el 12”

Kaori se sintió animada. La sensación de que alguien más podría entender lo que llevaba en el pecho.

“No estaba terminado el día 10. Entonces no fue enviado. El día 11 fue terminada, pero en un momento incómodo. Entonces Shimizu esperó un día para enviarla. O eso planeó, pero el día 11, Shimizu desapareció, y después de eso estuvo postrada en cama. Si salía, el buzón de correos estaba cerca, por lo que probablemente lo habría enviado por correo. Pero Shimizu no pudo enviarlo”

“Woah” interrumpió Akira. “Nii-chan, tu cerebro es rápido, ¿no es así? Totalmente diferente a Kaori.”

Kaori le dio a Akira un pequeño empujón. Natsuno ignoró eso y continuó como si hablara solo. 

“Hay muchas probabilidades de que Shimizu no saliera el 12 o el 13. Pero actuó como si conociera a alguien el 13 que no conocía el 11. Si la Madame de los Kirishiki se reunió con Shimizu, sería el 11. Después de separarse de Tanaka …”

Kaori asintió con firmeza. “Sí – y luego, cuando Megumi y yo nos separamos, la vi subir la colina.”

“Colina arriba…” murmuró Natsuno. “Así que es por eso que estabas espiando la casa de los Kirishiki. Ese día, Shimizu subió la colina. Y se encontró con la esposa de los Kirishiki. Y luego desapareció, luego cuando la encontraron estaba enferma. Incluso el doctor estaba sorprendido de lo mal que resultó y … murió”

Kaori asintió. Los ojos de Akira brillaban mientras su cuerpo se inclinaba hacia adelante. “Le hicieron algo a Megumi. ¿No te parece?”

“¿Le hicieron qué?”

Bueno, murmuró. Kaori negó con la cabeza.

“No lo sé … pero, tal vez Megumi quería decirte eso, y no pudo seguir adelante …”

“Y si no es eso, podría haberse levantado.”

Kaori parpadeó. Miró a Natsuno que miraba el paisaje con una expresión seria.

“—- ¿Eh?”

“Ella murió y podría haberse levantado. He estado pensando, la persona que venga por aquí en la noche podría ser Shimizu”

“¡Eso no puede ser!”

“¿No puede?” Natsuno miró a Kaori. “¿Crees en los vampiros?”

Antes de que Kaori pudiera responder, Akira habló. “¡Yo lo vi! ¡Por eso dije que fuéramos a Kanemasa y tiré de Kaori!”

“¿Lo viste?”

Akira asintió con gravedad. “Yasuyuki Nii-chan del aserradero. — Murió. En agosto. Pero lo vi, apenas ayer, subiendo la pendiente y entrando en la casa de Kanemasa”

Natsuno miró a Kaori implorante.

“Akira lo dijo. Pero, como no he visto nada …”

“¡Te lo digo, no hay duda!”

“Eso dice Akira, pero no lo sé. Pero, creo que algo le pasó a Megumi el día 11. Y que fue en la cima de la colina. Tal vez incluso la Madame de Kanemasa le hizo algo a Megumi, creo. Y luego murió. — Murió, y terminó enterrada en el suelo …”

Aa, Natsuno asintió.

“¿Y luego? Cuando vi a la Madame de los Kirishiki, no estaba sola. Estaba en el aserradero Ohtsuka. Con Yasuyuki-san.”

“¿Es eso cierto?”

“Mm … Entonces, creo que es extraño. Megumi y Yasuyuki-san conocieron a la Madame de los Kirishiki, antes de morir. Pero, no puedo creerlo.”

“Si crees que los muertos pueden venir como fantasmas si tienen algo que decir, no es tan extraño que puedan levantarse de la tumba, ¿verdad?”

Eso es — exactamente correcto. Kaori agarró su camisa.

“Pero no. No puedo creer en eso”

“Yo pienso lo mismo” dijo Natsuno en voz baja. “Así que pensé en confirmarlo”

Akira miró a Natsuno. “¿Confirmarlo? ¿Cómo?”

“Desenterrando la tumba de Shimizu.”

No puedes, gritó Kaori. “Estás bromeando, ¿verdad?”

“¿Por qué? Si hago eso, lo sabremos de una sola vez. Si Shimizu se levantó o no. Incluso sin verificar el cadáver de Shimizu, creo que lo sabríamos al mirar el ataúd. Si ella se levantó, la tapa tendría que abrirse, y debería haber algunos signos de ello. Incluso sin desenterrarlo, podríamos saberlo mirándolo”

Akira saltó de emoción. “¡Eso es! ¡Simplemente haremos eso!”

“No podemos, no podemos hacer eso. Algo como eso…”

“Entonces, Kaori puede negarse” dijo Akira, mirando a Natsuno. “Yo te ayudaré. ¿Deberíamos hacerlo ahora?”

“Hay herramientas que necesitamos para hacer eso. Para cuando las reunamos y nos preparemos, estará oscuro. Quizás sea mejor hacerlo mañana”

“Es cierto. Entonces, mañana. También es domingo. Que suerte, ¿no?”

Natsuno solo asintió.

“Pero eso es … incluso si no vas tan lejos para confirmarlo …”

Nastuno dio una respuesta desinteresada. “No puedo simplemente dejarlo así. Si la que viene por la noche es Shimizu, creo que seré el próximo en ser atacado”

Dijo Natsuno, mirando a Kaori. “Tú, sabes dónde está la tumba de Shimizu, ¿no?”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s