Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 09 – Capítulo 06


Capítulo 06 – Pastizales Parte Final

 

Después de ese encuentro, su viaje fue pacífico.

 

(Pensé que habría más insectos.)

 

Los pastizales los tendrían por naturaleza. Pero no era hasta el punto de un brote, sólo avistamientos de ellos saltando de vez en cuando.

 

(¿Era una ansiedad innecesaria?)

 

No Había un brote de langostas en la capital oeste. Si así fuera, Maomao podría dar un suspiro de alivio.

 

Cuando llegaron a su siguiente parada de descanso, se encontraron con el hermano mayor de Rahan que se había adelantado.

 

“¡QUÉ! ¿Pasó algo así?”

 

El hermano mayor de Rahan palideció de horror cuando se enteró del incidente.

 

(Esa es la reacción normal.)

 

Esos eran los verdaderos sentimientos de Maomao después de ver a Chue, que no se había molestado con la idea de ser atacados por unos bandidos. La reacción de la otra mujer tuvo que haber venido de la experiencia o la expectativa.

 

 

El grupo que siguió adelante consistía en una carreta, el hermano mayor de Rahan, dos oficiales militares de escolta, tres granjeros que parecían ser ayudantes y dos guías locales.

 

Aunque Maomao no tenía ni idea de si el número de personas era apropiado, sentía que dos guías eran mucho.

 

(¿No se suponía que era un solo guía?)

 

Lo que le recordó que perdió la oportunidad de preguntar sobre su falta de guías.

 

Cuando la segunda parada de descanso terminó, pronto llegaron a la aldea agrícola. Podía ver casas en el centro de un arroyo que fluía, rodeado de campos y árboles. Detrás de él, había colinas ondulantes. Era diferente a las colinas que Maomao conocía, más cerca de los montículos que se hinchaban desde la pradera.

 

Los puntos blancos que podía ver debían ser ovejas. Los negruzcos debían ser de ganado.

 

Por el número de casas, la población debía ser de unas trescientas personas como máximo.

 

A medida que se acercaban, los baas de ovejas los recibieron. Había ovejas mullidas y ovejas delgadas que ya habían sido esquiladas. Deben estar en medio de la temporada de esquila.

 

Parece que los niños también han sido puestos a trabajar. Recogían los excrementos de las ovejas y los colocaban en cestas.

 

“¿Qué es eso?” preguntó Basen.

 

“El estiércol de oveja es como un combustible. Cuando lo esparces por el suelo, se calienta”.

 

Le estaba dando un aspecto extraño, así que Maomao añadió un poco más.

 

“¡¿Con estiércol?!”

 

“Hehh, ¿no sabías nada de eso? Hermano pequeño, oh tú…”

 

Chue no se olvidaba de irritar a Basen. Además, parece que usaba “hermanito” cuando lo hacía.

 

La aldea estaba rodeada por una zanja y un muro exterior de ladrillos. Viendo cómo los bandidos habían aparecido en ese momento, deben aparecer de vez en cuando.

 

Basen estaba hablando en la entrada de la aldea. Los dejaron entrar como si ya hubieran recibido el mensaje.

 

Pero…

 

Parece que Chue había llamado a uno de los dos guías. La mujer estaba sonriendo por alguna razón, y la complexión del guía empeoró rápidamente.

 

La atmósfera amenazante se extendió incluso a las personas que les rodeaban. Detrás de Chue, estaban los oficiales militares de escolta. Chue estaba radiante y el guía también era manso, pero no importa cómo se mire, parece que lo estaba arrastrando.

 

(Ya veo~)

 

Maomao cruzó sus brazos mientras confirmaba a dónde se llevaba al guía.

 

“Oye, ¿de qué iba eso?” El hombre directo, el hermano mayor de Rahan lo había notado con sus ojos afilados.

 

“Creo que quieren negociar un descuento, probablemente. Ya que los bandidos vinieron a pesar de que nos informaron que era una ruta segura”, respondió Maomao.

 

“Ahh, ¿pero no sería una acusación falsa?”

 

“Podría serlo, pero nos dijeron específicamente que era completamente segura, e incluso pagaron más por ella.”

 

“¿No es posible? Más bien, la ruta era todo pasto. Si dicen que nos engañaron, ellos también fueron engañados, ¿no es así?”

 

Exactamente así es. Maomao decía lo que le venía a la mente, así que todo era una tontería.

 

Mientras charlaban, se les acercaron unos pasos.

 

“El jefe de la aldea nos guiará a nuestros alojamientos para pasar la noche.”

 

Fe Basen.

 

“Entendido”, dijo Maomao.

 

“Por favor, trátame bien.” El hermano mayor de Rahan fue cortés. A pesar de que fue tratado con rudeza, era originalmente el hijo mayor de una buena familia, así que debe tener modales.

 

“Entendido. Por cierto…” Basen miró al hermano mayor de Rahan. “¿Cómo debo llamarte?”

 

Parece que Basen tampoco sabía su nombre.

 

“¡Ohh!” La cara del hermano mayor de Rahan se llenó de anticipación.

 

“El hermano mayor de Rahan está bien”, Maomao respondió por el de inmediato.

 

“¡Oye!” El hermano mayor de Rahan le dio una bofetada en los hombros.

 

“De acuerdo. El hermano mayor de Rahan está bien, ok.”

 

“¡Esp-, TÚ!” El hermano mayor de Rahan le gritó a Basen, olvidando sus modales.

 

“Sí. Como su nombre lo indica, es el hermano mayor de Rahan. Creo que sabes sobre Rahan, pero no es tan raro. Es una persona normal, así que no hay ningún daño. Es un experto en agricultura, así que podemos dejárselo a él”, dijo Maomao.

 

“¿QUIÉN ES EL NORMAL? ¿QUIÉN ES EL GRANJERO?”

 

Si no eres un granjero, entonces, ¿qué eres? Debería estar un poco más orgulloso ya que estaba ayudando en un campo de papas tan grande

 

“De acuerdo. Como es pariente de Rahan-sama, lo trataré con cortesía.”

 

(Tiene una impresión favorable en esa parte.)

 

Hablando de qué parte, el trato de Basen hacia Maomao fue bastante duro.

 

“Umm…” El jefe de la aldea habló nerviosamente con ellos. “¿Puedo guiarlos?”

 

“Sí, fue mi error. Por favor, hágalo.”

 

Con aspecto aliviado, el jefe de la aldea los guió a la plaza pública en medio de la aldea.

 

“Entonces, por favor usen estas casas.”

 

Eran tiendas de viaje como las que usan los pastores.

 

“Estas tiendas fueron usadas por aquellos que se establecieron en el pueblo hace un par de años, pero aún funcionan y son cálidas por dentro. Las mujeres pueden usar la pequeña tienda de al lado.”

 

Ella miró adentro; ciertamente estaba caliente. La estructura, ensamblada como una red, estaba cubierta de fieltro. Una alfombra estaba extendida en el interior con una chimenea en el centro. El aire parecía malo por la falta de ventanas, pero había un tubo cilíndrico sobre la chimenea para la ventilación. ¿Era el montón junto al hogar el estiércol de oveja que los niños habían recogido hace poco?

 

La alfombra era un artículo llamativo y cuidadosamente tejido, una muestra de consideración hacia los visitantes de la aldea agrícola.

 

“Se colocó antes, así que se ahorró la molestia”, susurró el jefe de la aldea.

 

(Debe estar hablando de Rikuson.)

 

Ese hombre debería haber venido aquí hace unos días. ¿Qué demonios estaba haciendo aquí?

 

El jefe de la aldea parecía mayor con su piel bronceada, pero sus miembros eran robustos. Como el sol en el campo era fuerte, podría ser fácil envejecer físicamente. De lo contrario, ser un pastor, aunque se haya establecido, podría haber contribuido a sus fuertes piernas.

 

“Hoy ya es tarde, así que coman y descansen. Pondremos guardias delante de la tienda. Eso no será un problema, ¿verdad?”

 

“Sí, está bien.”

 

Maomao recogió sus pertenencias y se trasladó a la pequeña tienda. Se quitó los zapatos y se subió a un suelo blando. Parece que había capas de fieltro debajo de la alfombra. Se quitó el abrigo y se estiró sobre la cama.

 

(Ah, no puedo.)

 

Hacía calor en la tienda. La cama estaba caliente. Se sacudió de su somnolencia y se dio una bofetada en las mejillas.

 

Cuando se levantó, Chue regresó.

 

“Maomao-san, ¿no se ve esto cómodo? Chue-san también se revolcará.” La mujer se desplomó sobre su cama y entrecerró los ojos sonriendo.

 

“Chue-san, ¿puedo comprobar algo contigo?” Maomao consolidó todo lo que pasó hoy en su mente. Mientras lo hacía, se sentó en sus rodillas con su espalda recta. Chue también hizo lo mismo, mirando hacia ella.

 

“Sí, sí, ¿qué pasa, Maomao-san?” Chue respondió en su manera habitual.

 

“La que puso la carnada para los bandidos. Fue Chue-san, ¿no es así?”

 

Ante la pregunta de Maomao, la expresión de Chue no cambió.

 

“¿Qué quieres decir, Maomao-san?”

 

“Mi expresión no era la adecuada. Si la reformulo, habías supuesto que habrían bandidos, así que dirigiste a los bandidos a nosotros, que partimos más tarde para mitigar el daño real.”

 

La expresión de Chue no cambió. “¿En qué te basas?”

 

La mujer no estaba poniendo a Maomao en el punto de mira. Ella estaba simplemente preguntando para divertirse.

 

“Sí, en primer lugar. Por qué nos separaron en dos grupos. Puede ser para que podamos viajar con el menor tiempo posible, por mi bien. También puedo asumir que desde la cómoda silla de montar que Ji—, el príncipe de la luna había preparado. Pero aunque hubiéramos dividido el grupo, me pareció extraño que aunque tuviéramos dos guías, ninguno de ellos estuviera con nosotros.”

 

“Hoho”.

 

Parece que Chue era hábil en la lectura de mapas, pero sería mejor tener guías en un lugar en el que estás por primera vez. Al parecer, los guías no fueron traídos con ellos a propósito.

 

“En segundo lugar, este abrigo.”

 

“¿No te gusta?”

 

“Era magníficamente cálido y útil. Pero, ¿lo único que me preocupa es lo llamativo que es?”

 

“¿Brillante?”

 

Maomao miró el abrigo que Chue llevaba puesto. “Chue-san, te gustan las cosas llamativas, así que pensé que elegirías el abrigo más llamativo de entre dos opciones. Pero el relativamente más sencillo fue el que elegiste.”

 

“Eso es verdad, pero Chue-san es consciente de su lugar, por lo menos,” bromeó Chue.

 

“Sí, si Chue-san me diera el mejor artículo, yo pensaría que es algo dado por el príncipe de la luna. Hablaste de la cómoda silla de montar, así que deduje que el abrigo tenía que ser del príncipe de la luna también. Pero, ese no es el caso.” Maomao pasó sus dedos por el buen abrigo. El delicado bordado dejó claro que era un producto de calidad. “Si me pusiera algo tan bonito, anunciaría a los bandidos que soy una presa fácil. El abrigo ligeramente más sencillo de Chue-san indicaría que eres la asistente del blanco fácil.”

 

“Fufufu. Desde el principio, la posición de Chue-san es como la de la asistente de Maomao-san. Entonces, ¿estás diciendo que hice a propósito que Maomao se pusiera el bonito abrigo para que fuera asaltada, y separe el grupo en dos grupos también?”

 

“En lugar de hacerme el objetivo, sentí que estabas enfocada como la objetivo para mitigar el daño real?”

 

Chue parpadeó sorprendida.

 

Maomao continuó. “Dirigirse a la aldea agrícola junto con un carruaje dejaría una gran marca. Los oficiales militares aumentarían el poder de combate, pero hay personas que no están acostumbradas a ser objetivo de los bandidos. No querrían interrumpir el trabajo que sigue si se asustan, y la posibilidad de rehenes tampoco sería baja”.

 

El hermano mayor de Rahan, de aspecto normal, parecía estar en forma, pero no parece estar familiarizado con las escaramuzas. Probablemente se asustaría fácilmente como una persona normal.

 

“Hipotéticamente, si el grupo se dividiera en dos y se diera la impresión de que hay personas que valen dinero en el grupo más pequeño, los bandidos probablemente se dirigirían a ese. Dos mujeres y un hombre. Basen-sama es honestamente un monstruo con su verdadera fuerza, pero tiene una cara de bebé, y como oficial militar, no se puede decir que tenga un físico tan robusto.”

 

Los bandidos, también, no creerían que si voltearan la tapa, encontrarían un oso en piel humana. (EZ: En efecto xD)

 

“Pero Maomao-san, asumiendo que tu hipótesis es correcta, ¿por qué Chue-san puso un cebo a los bandidos? Incluso si Maomao-san llevaba un bonito abrigo, ¿no es demasiado conveniente que estuvieran al acecho para una emboscada?” Chue dijo.

 

“Por eso… Estabas hablando con uno de los guías hace un momento. Tercero, cuando Chue-san llegó a la aldea, sólo hablaste con un guía.” Maomao recordó al guía con la cara pálida. “Antes de que el grupo de avanzada se fuera, Chue-san debe haber hablado con los dos guías sobre cosas diferentes. Sobre qué pozo de agua usaría el grupo de avanzada. Les mostraste el mapa, pretendiendo comprobar los lugares que son buenos para descansar, para que la otra parte supiera el sitio que íbamos a usar.”

 

No tenía ni idea de cómo se comunicaba el guía, pero debe haber varios medios para compartir información con los bandidos.

 

“Sí. Desde el principio, empleamos como guía a personas sospechosas que parecían estar conectadas con los bandidos.  Chue-san les dijo diferentes lugares de descanso y revisó dónde podíamos ser emboscados. Para determinar si el guía era inocente o no. Pero también está el caso en el que los dos podrían ser culpables,” dijo Maomao.

 

“Fue sólo uno de los dos. El otro guía era alguien cuya identidad ya hemos verificado”. Chue no negó las palabras de Maomao.

 

“¿Fueron ordenes del príncipe de la luna?” Maomao le dijo a Jinshi que la usara como una herramienta. Así que no era que ella no pensara que sería usada así.

 

“No. Fui yo quien preparó el abrigo”, dijo Chue.

 

“¿Es así?”

 

Entonces Maomao se equivocó.

 

“Maomao es inteligente, así que Chue-san está preocupada.”

 

“No sé lo que Chue-san está pensando, así que también estoy preocupada.”

 

Ambas suspiraron.

 

“Maomao-san, tengo dos peticiones,” dijo Chue.

 

“¿Cuales?”

 

“Chue-san es alegre y divertida, así que por favor trata a Chue-san como lo haces normalmente,” dijo ella, sacando una bandera.

 

“…No lo entiendo pero muy bien.” Maomao tomó la bandera y la colgó de sus dedos, sin saber qué hacer con ella.

 

“Maomao-san, Chue-san tiene otra petición. ¿Puedo hacer una pregunta?”

 

“¿Qué?”

 

“¿Por qué pensaste que el abrigo llamativo de alta calidad no era algo regalado por el príncipe de la luna?”

 

Parece que Chue tenía una pregunta genuina.

 

“Si esa persona me diera regalos, sería dentro de mis posibilidades, cómodo, pero también práctico y no excesivo con las decoraciones”, respondió Maomao.

 

“¿Es así como es?”

 

“Así es como es.”

 

Chue la miró con una expresión inexplicable y de repente levantó la mirada.

 

“Mis sinceras disculpas”.

 

Escucharon la voz de una mujer que venía de afuera de la tienda.

 

“Por favor, entren”, dijo Maomao, y el fieltro de la entrada se hizo a un lado.

 

“Discúlpenme”. Una mujer de mediana edad se asomó al interior. Llevaba unas riendas. “He preparado tres cabras como me pidieron. ¿Sera solo esto?”

 

“Sí, sí, muchas gracias. Aquí está la tarifa.” Chue puso el dinero en la mano de la mujer. Parece que ella lo había pedido antes de volver a la tienda.

 

(Cabras. ¿Para traer de vuelta?)

 

Si los animales fueran para comer, sería más barato matarlos primero. Tampoco necesitaban tres.

 

Chue, con las riendas de las cabras en sus manos, pescó entre sus pertenencias. Sacó una pesada bolsa.

 

“¿Qué es eso?” Preguntó Maomao.

 

“Es sal. En esta zona, no se puede conseguir sal de roca ya que no hay mar. La sal es un recurso valioso. A las cabras montesas también les gusta la sal.”

 

“¿Entonces qué planeas con eso?” Maomao no pudo leer sus intenciones.

 

Chue sonrió. “Negociaciones. Chue-san es un pacifista, así que será la opción más pacífica dentro de nuestras posibilidades. Maomao-san, por favor descansa tu cuerpo agotado.”

 

La mujer le dio la espalda a Maomao, y se llevó las cabras.

– mis pensamientos:

Me pregunto qué está tramando Chue. (EZ: Algo muy inteligente y a la vez muy Divertido seguro XD)


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s