Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 165

Anterior |Índice| Siguiente


Resultados del Primer Día

 

Qin Feng despejó cien metros en cuestión de segundos y, sin embargo, las hormigas acorazadas permanecieron alborotadas en su espalda.

“¡Una vez más!”

El poder de su conciencia aumentó y Fuego Infernal se liberó una vez más, ahogando toda la superficie en fuego.

Corriendo de una carretera a otra, Qin Feng ya había cubierto más de trescientos metros en un corto período de tiempo. El primer lanzamiento de su ataque Fuego Infernal fue el resultado de que perdió el control preciso sobre su conciencia, lo que a su vez provocó la dispersión de las runas.

¡Afortunadamente, la cantidad de hormigas restantes que le perseguían implacablemente había sido constantemente disminuida por sus ataques!

Aun así, hay que tener en cuenta que estas hormigas eran la élite de su colonia.

Hablando individualmente, todos eran generales bestia, superando a Qin Feng por siete a uno.

Cada uno de ellos medía alrededor de un metro de altura, alcanzando fácilmente el nivel de altura de los muslos de Qin Feng. Sin embargo, esa no era la parte más aterradora de estas hormigas. Esa parte estaría reservada para el par de alas que sobresalían de sus espaldas, lo que les permitiría un corto tiempo de vuelo que era más que suficiente para llegar a Qin Feng si así lo desearan.

La primera hormiga acorazada tomó vuelo y comenzó a acercarse a Qin Feng. Y, sin embargo, mientras se enfocaba en su presa, en lugar de hundir sus mandíbulas en la carne de Qin Feng, atravesó su cuerpo como si fuera solo una proyección.

Por supuesto, no era su cuerpo real, era algo parecido a una proyección. Lo que pasó fue la imagen residual de Qin Feng.

¡La velocidad a la que se movía era tan rápida que había imágenes residuales!

“¡Laberinto Fantasma!”

Qin Feng esquivó un golpe fatal del general bestia.

¡Boom!

Un sonido ensordecedor resonó por las calles. El general bestia levantó un sedán que estaba estacionado junto a la carretera y lo estrelló contra un rascacielos cercano. La fuerza pura del impacto convirtió el automóvil en un disco de acero, dejándolo completamente irreconocible.

¡Evidentemente, los generales bestia de las hormigas acorazadas poseían una fuerza aterradora para su tamaño!

Tres generales de bestias más volaron hacia Qin Feng.

Era hora de que Qin Feng desatara sus propios trucos. Con la velocidad del rayo, atravesó los huecos entre las tres hormigas acorazadas mientras desenvainaba su sable.

“¡Llama Florida!” (NT: Antes llama floreciente.)

Llamas al rojo vivo escupieron del sable y las chispas volaron en todas direcciones, asemejándose a una flor en flor durante la primavera.

En una fracción de segundo, las tres bestias generales fueron picadas en pedazos apestosos.

“¡Zumbido!”

Una hormiga acorazada voló hacia la posición de Qin Feng. Debido a la inercia que había acumulado, volaba a una velocidad increíble.

Esquivar ya no era una opción viable; lo único que podía hacer era abrirse camino para evitar el ataque de la hormiga acorazada.

¡Thonk!

Cuando el Sable Emperador Verde chocó con el exterior endurecido de la hormiga acorazada sonó un sonido hueco y nítido, seguido de una sacudida masiva de energía que se extendió por el brazo de Qin Feng como resultado de la abrupta colisión. Aun así, una fracción de segundo después, la armadura del general bestia cedió y el sable pudo cortar como un cuchillo caliente a través mantequilla, ¡dividiéndola en dos partes iguales!

¡Tres generales bestias de los siete originales ya habían sido derribados por Qin Feng!

Una vez más, se liberó la habilidad de Qin Feng.

“¡Rayo de Fuego!”

Tres chorros de llamas se dispararon desde la posición de Qin Feng, cubriendo a las hormigas atacantes con una capa de calor ardiente. A pesar de esto, ¡prácticamente ninguno de ellos se detuvo en su carrera hacia su presa!

Qin Feng activó el Laberinto Fantasma, lo que le permitió escapar de su alcance. Entonces, un rayo de luz casi cegador brilló desde el Sable Emperador Verde.

“¡Estilo de Espada Cielo Ardiente!”

Una llama escupió como la lengua del diablo, partiendo por la mitad a los generales bestias restantes en sus tórax.

¡Pit pat pit!

Las hormigas de acero negro que iban detrás de sus generales se retiraron; ninguno de ellos se atrevió a dar un paso al frente y enfrentar a Qin Feng en combate.

Después de sufrir la pérdida de siete generales bestia, independientemente de cuántos generales hubieran dejado en la colonia, no estaban dispuestos a perder ni uno más. Estos insectos eran maestros en la preservación de sus propias vidas y estaban programados biológicamente para temer los lugares donde el olor a muerte atravesaba sus órganos sensoriales, de ahí su retirada.

Por otro lado, Qin Feng sintió una enorme ola de energía bruta del cuerpo del general bestia fluir hacia el suyo.

Como su fuerza carnal ya había alcanzado el nivel F7, tomaría mucho más tiempo y esfuerzo que antes aumentar aún más sus poderes, pero al ritmo actual de su progreso, ¡ese día debería llegar muy pronto!

¡Buzz Buzz Buzz!

Las orejas de Qin Feng detectaron una vibración en el aire, en lo alto del cielo, que solo podría ser causada por el aleteo de las alas de los insectos. Usando su conciencia, escaneó el área de arriba como un radar, solo para descubrir que era el infame escarabajo sediento de sangre.

Esta especie normalmente vivía en soledad, pero de vez en cuando, uno podía toparse con un grupo de tres a cinco escarabajos que viajaban juntos. Esto solo ocurriría después de una pelea particularmente intensa en la que se dividió suficiente sangre como para atraer y sostener a un grupo de estos escarabajos.

De alguna manera, la pelea de Qin Feng fue detectada por estos malditos escarabajos. Algo interesante a tener en cuenta fue que estos escarabajos no se deleitaban con la sangre de sus compañeros insectoides; solo consumirían sangre de humanos y ultra bestias

“¡Vete a la mierda!”

Varios rayos de fuego surgieron del suelo, derribando a un puñado de estos escarabajos sedientos de sangre en el aire.

Confirmando que la costa estaba despejada, Qin Feng procedió a arrancar las placas de armadura de los generales bestia que acababa de matar para obtener los núcleos de cristal dentro. Después de que terminó con eso, corrió de regreso en la dirección de donde vino.

En este punto, esparcidos por el suelo estaban los restos carbonizados de las hormigas acorazadas. La conciencia de Qin Feng entró en modo frenético mientras andaba saqueando materiales preciosos arrojados por estos insectos antiestéticos.

Aunque, poco después de que comenzara su ola de saqueos, los insectoides parecían haber entrado en un frenesí propio.

Qin Feng sacó su comunicador para verificar la hora.

Ya eran las 8pm.

“¡Supongo que volveré aquí mañana!” Con un movimiento de su mano, el semental umbra trotó silenciosamente hacia el lado de Qin Feng, seguido por Bai Li. Ambos se subieron al caballo con Bai Li sentada al frente.

Pronto, dejaron el Pueblo Han sin enfrentar ningún obstáculo.

La colonia provisional establecida en las afueras del Pueblo Han estaba muy iluminada durante la noche y era un lugar donde se registraban los logros de batalla. Todos los días, la gente se reunía aquí para reclamar nuevas recompensas al completar un flujo aparentemente interminable de misiones.

Una habitación sencilla junto a la pantalla del proyector donde se mostraban las clasificaciones de batalla era donde se reunía la gente de la Colonia Chengbei. A partir de ahí, podrían observar la acumulación de méritos cada vez que se completara una nueva misión.

“¡Señor Gao, su equipo está cosechando una gran recompensa hoy!” Lu Meng dijo con una sonrisa de alegría en su rostro.

Una multitud de personas sentadas en círculo estaba ocupada asando brochetas de carne al fuego. Debe haber habido al menos una docena de ellos allí, incluidos los equipos de Gao Linghan y Li Yaoyao. En el otro lado se sentaron Lu Meng, Zhou Hao, Zhang Tianche, Zhao Yu y el resto.

Era un grupo extraño, formado por personas de diferentes grupos de edad y de diferentes círculos. Sin embargo, debido al hecho de que Lu Meng ahora se había convertido en parte de la fuerza estacionaria de Zhou Hao, así como de su estrecha relación con Li Yaoyao, todos se sentaron juntos para compartir buena comida e intercambiar información privilegiada de la que habían oído hablar entre ellos.

“¡No es tan malo!” Gao Linghan asintió levemente, pero una mirada de placer se reflejaba claramente en sus ojos.

Lideró a su equipo en una misión de cazar y destruir hoy temprano y juntos, habían matado muchos insectos, alrededor de mil de ellos.

Si bien mil muertes no era un gran problema, uno debe tener en cuenta que solo llegaron después del mediodía. En un lapso de unas pocas horas, matar tal cantidad los convertiría en uno de los usuarios de habilidad más letales de Chengbei.

“Aunque, ¿por qué Qin Feng, un miembro de su equipo, no está junto a ustedes?” Los ojos de Gao Linghan mostraban indicios de duda y curiosidad.

Zhou Hao estaba royendo un ala de pollo perfectamente asada mientras respondía casualmente. “Se fue con Bai Li a cazar insectos por su cuenta. Ese lunático ahora solo busca insectos de nivel F para matar, así que, naturalmente, ¡no se lleva bien con nuestro equipo! ”

La sonrisa de Gao Linghan se puso rígida.

Con el ceño fruncido, Li Yaoyao se burló de Zhou Hao. “Para que Qin Feng actúe de esta manera, ¿es porque ustedes lo están reteniendo durante la batalla? ¡Estoy seguro de que no sería el caso si fuera por Gao!”

Zhou Hao sonrió con ironía, pero eligió permanecer en silencio.

Fue entonces cuando Zhang Tianche, que estaba sentado cerca, rompió el silencio. “¡Qin Feng ha vuelto!”

“¿Ah? ¿Dónde está él?” Zhou Hao escupió un trozo de hueso de pollo y estiró el cuello hacia atrás, inmediatamente pudo ver a Qin Feng.

Quizás esto se debió a que Qin Feng se destacó entre la multitud. No, no era Qin Feng lo que sobresalía como un pulgar adolorido, sino Bai Li, que actualmente estaba acurrucada entre sus brazos.

Cabalgando en el lomo del semental umbra, Bai Li lucía una camisa blanca que brillaba en plata, como si estuviera tejida con los rayos de la luz de la luna. Eso, junto con su belleza inigualable, significaba que nadie podía apartar los ojos de ella sin importar cuánto lo intentaran.

“Así que has vuelto, ¿eh, Qin Feng? ¿Cómo son tus resultados de hoy?” Zhou Hao rápidamente siguió con una pregunta.

Todos en la escena levantaron sus oídos.

“No lo he informado todavía, pero aquí, ¡échale un vistazo!” Qin Feng le pasó su comunicador a uno de los miembros del personal que manejaba los informes de batalla.

La máquina produjo una serie de pitidos que terminaron abruptamente, lo que significa que los cálculos se habían finalizado.

“Bip Bip Bip”

[Revisión completada. Tu logro de batalla: ¡2602 puntos!]

Esto no era una gran sorpresa para Qin Feng. Sin embargo, sólo se había registrado el número necesario para su insignia de usuario de habilidad de nivel F, que era doscientos cuarenta ultra bestias de nivel F. ¡Los resultados restantes deben haber venido de las desafortunadas bestias que había matado accidentalmente en medio de la batalla!

“¡Bastante brillante, lo eres!” Dijo Zhou Hao mientras miraba el número en la pantalla.

Y, sin embargo, Gao Linghan no reconoció los resultados del día de Qin Feng.

“Que regreses tan tarde, con tantas horas adicionales en el coto de caza. ¡Si fuera por mí, podría superar ese número sin esfuerzo!”

Sin embargo, Gao Linghan se perdió un punto esencial. En el terreno de caza, estaba peleando con todo un equipo, siendo él un usuario de nivel F, mientras que el resto de sus compañeros de clase eran usuarios de nivel G8 y G9.


Anterior |Índice| Siguiente

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x