Alaben‌‌ ‌‌al‌‌ ‌‌Rey:‌‌ ‌‌Capítulo‌‌ ‌‌155


Ayer me dormí y hoy también. Es lo que hay gente.


-¡Terror! La Montaña de Huesos-

Fei se movió rápidamente y pronto llegó al final del pasillo, y su visión se amplió de inmediato.

Una dimensión increíblemente grande apareció frente a Fei, y la primera mirada le dio a la gente una ilusión: era casi como si hubieran salido del laberinto hacia el exterior a través del pasillo. Esta era una dimensión muchas veces más grande que la [Ciudad de Héroes]. No había ningún límite cuando Fei miró hacia arriba, y todo lo que podía ver era un reino completamente oscuro. Sin embargo, con una luz tenue proveniente de una fuente desconocida, Fei pudo ver que en realidad había una torre blanca con forma de pirámide de unos cinco a seiscientos metros de altura que estaba a mil metros de ellos. La base de la pirámide tenía más de mil metros y gradualmente se fue haciendo más pequeña hacia la cima, que no tenía más de 1 metro de ancho. En general, era de un color blanco espeluznante y también brillaba débilmente con una llama de color orquídea. Toda la escena tenía una sensación inquietante y de horror que no podía describirse.

Uf~

Una corriente de llama elemental caótica brilló y salió disparada directamente de la varita corta en la mano de Fei.

En el siguiente segundo, sonaron las alas batiendo, y un gigante cuervo negro con alas de más de un metro de ancho apareció de repente sobre la cabeza de Fei. Dio unas vueltas sobre la cabeza de Fei, aterrizó sobre su hombro y luego gorjeó íntimamente unas cuantas veces junto a las orejas de Fei, como si un niño estuviera jugando con sus padres. Fei sonrió y jugó un poco con el cuervo, y luego dijo algunas palabras en un idioma muy misterioso. El cuervo gorjeó alegremente, luego batió sus alas y voló más y más alto. Rápidamente desapareció en la oscuridad sobre sus cabezas.

Los tres lobos blancos gigantes también recibieron la orden de Fei y rápidamente saltaron a la dimensión distante para comenzar a buscar en todas partes.

Entonces Fei comenzó a mirar todo cuidadosamente.

Esta dimensión no estaba completamente oscura; la estructura en forma de pirámide en la distancia emitía una tenue luz fluorescente, y también había muchos huecos delgados en el suelo debajo del pie de Fei. Cada uno tenía aproximadamente el ancho de un puño, creando una apariencia general de tela de araña finamente hecha. Estos huecos eran muy profundos, y también había débiles llamas rojas desde abajo que proporcionaban algo de luz para esta misteriosa y gran dimensión.

Con estas tenues fuentes de luz, Fei comenzó a observar cuidadosamente su entorno.

Muy pronto, se dio cuenta de que era muy diferente del simple pasillo de antes. En esta dimensión, finalmente había rastros de edificios. Había muchos pilares de piedra gigantes de 10 metros de diámetro tendidos en el suelo y en posición vertical. Había algunas líneas simples que bajaban por el pilar, que obviamente fueron talladas manualmente. También había muchos estilos de pilares; algunas tenían forma de rombo, otras de cilindro y otras de cuadrado. Cada pilar tenía al menos de 20 a 30 metros de altura. Uno completo tendría al menos decenas de miles de libras de peso, y estaban distribuidos escasamente en la dimensión. Si se observa con atención, se puede ver que en realidad estaban dispuestos en un patrón muy extraño. Fue suficiente para rodear la aterradora pirámide blanca en el medio.

Fei revisó cuidadosamente estos magníficos pilares, y pronto encontró algo extraño: todos los pilares caídos en la tierra habían sido derribados por un gran poder. Algunos se rompieron en muchas secciones después de golpear el suelo. Estaban cubiertos de rasguños de espadas, y muchos también parecían provenir de animales. Fei incluso encontró algunas marcas obvias de puños en varios pilares de piedra.

La piedra con la que se hicieron estos pilares era muy dura. Era un tipo que Fei nunca había visto antes. Se transformó en [Modo Oso Gigante], concentró toda su fuerza y ​​desató un golpe de palma en el Pilar de Piedra. El druida de nivel 21 ya tenía el poder del nivel máximo de 3 Estrellas, y la fuerza incluso se duplicó después de tomar forma de oso, que era equivalente al nivel inicial de 5 Estrellas. Tal fuerza ya era increíble, pero lo que lo sorprendió aún más fue que el golpe de la palma ni siquiera dejó una ligera abolladura en el pilar de piedra.

“Qué…”

Fei respiró hondo. Este descubrimiento le causó un gran impacto. Parecía que uno tendría que ser al menos una élite de 6 o 7 Estrellas para dejar una marca en el pilar de piedra. ¿Quién pudo haber dejado estas marcas? Obviamente, las innumerables marcas de armas y puños en el pilar no las dejó una sola persona. Esto significaba que había innumerables élites de 6 o 7 Estrellas que libraron una batalla caótica aquí… ¿qué tipo de lugar podría ser este?

Llevando tal duda, Fei siguió mirando a su alrededor, y cuanto más miraba, más asustado se volvía.

Esto se debió a que en los pilares de piedra más alejados, continuó encontrando más rastros de batallas, y algunos pilares de piedra gigantes incluso fueron cortados por la mitad por alguien y se habían derrumbado en el suelo… Para poder dejar tal daño, ¿qué clase de maestro podría hacer eso? ¿Élites Clase Luna? ¿Lord Clase Sol?

La complejidad de este caso parecía haber ido mucho más allá de las expectativas de Fei.

“Kraa, kraa, kraa…”

En ese momento, oyó una ola de chirridos de cuervos.

Fei concentró su mente y cambió su visión hacia el cuervo.

Al instante, vio un campo de escarpadas rocas de montaña aparecer frente a sus ojos, cubriendo toda el área sobre su cabeza. Fei ordenó al cuervo que volara unos miles de metros en todas direcciones, pero todavía había cantidades ilimitadas de rocas, como una gigantesca cúpula invertida de rocas sobre su cabeza. Fei no adivinó mal; todavía está en algún lugar subterráneo, o en un espacio en la ladera de una montaña gigante.

Sorprendentemente, las profundidades del corredor eran en realidad un mundo así.

Fei observó el entorno circundante sobre su cabeza una vez más, y su visión finalmente se fijó en la magnífica torre blanca en el centro de este mundo. Quizás habría más pistas allí.

Sin embargo, cuando Fei se acercó lentamente a la pirámide blanca, gradualmente comenzó a notar que algo andaba mal.

La llama de color orquídea en la pirámide blanca no tenía el más mínimo calor, en realidad era… ¡¿brizna?! Fei se sorprendió y rápidamente caminó hacia la pirámide blanca gigante y miró más de cerca con la ayuda de la llama. Inmediatamente se sorprendió: ¿cómo era esto una torre blanca gigante? En realidad, era una gran pila de esqueletos. Esta estructura en forma de pirámide de unos 700 a 800 metros de altura era en realidad una montaña de huesos formada por innumerables esqueletos amontonados.

Fei solo sintió un escalofrío detrás de su columna. Era como si una mano fría invisible estuviera tocando ligeramente su espalda y todos sus cabellos estuvieran erizados. Todas esas películas de terror de zombis que Fei vio en su vida pasada volvieron a su cabeza. Una montaña tan gigante de huesos; ¿cuántos esqueletos necesitaría completar? Probablemente ni siquiera fue posible construirlo incluso después de matar a decenas de miles de personas…

Después de calmarse un poco, Fei siguió mirando.

Pero cuanto más miraba, más aterrorizado estaba. Fei descubrió que los esqueletos de los que estaba hecha esta montaña eran inusualmente duros, y ni siquiera podían ser aplastados por la fuerza de Fei como si fueran de acero blanco refinado. Además, la pila de huesos estaba muy bien organizada, como si alguien apilara cuidadosamente las capas de huesos blancos y las insertara firmemente en la Montaña de Huesos. Emitía una mirada llena de armonía arquitectónica y artística. No había la menor mota de polvo en los huesos. Estaba tan suave como nuevo; esta no era en absoluto una formación natural. Parecía haber sido construido artificialmente.

“¿Podría ser que esta Montaña de Huesos en realidad se construyó no hace mucho tiempo? ¿No significa eso que también hay otras personas u organismos viviendo aquí?” Con esa idea apareciendo en su mente, Fei sintió otra ola de sudor rodar por su espalda. Rápidamente se escabulló por la Montaña de los Huesos, pero no encontró ninguna escalera o escalones que pudiera llevarlo a la cima, ni encontró huecos o pasajes. Apretó los dientes, volvió a cambiar su visión a la del cuervo gigante y luego le ordenó que rodeara la montaña muchas veces. Sin embargo, no se encontró nada.

“Para poder construir una montaña como esta se requieren al menos decenas de miles de años de trabajo, y es imposible no dejar ningún rastro. Esto es realmente extraño… ” Después de gastar otra hora, Fei había subido personalmente a la cima de la Montaña de los Huesos para mirar, pero aún no podía descubrir la existencia de ningún organismo vivo.

Pero durante este proceso, también hizo un nuevo descubrimiento.

Esta Montaña de Huesos no fue enteramente compuesta de esqueletos humanos. Durante el proceso de “escalada”, Fei también notó algunos huesos completos que medían más de 30-40 metros. Obviamente fue dejado atrás por una criatura gigante después de la muerte. Aunque no había un solo cadáver completo en la Montaña de Huesos, además de estos huesos gigantes, Fei también encontró muchos esqueletos que claramente no eran humanos. Algunos eran extremadamente delgados, mientras que otros eran demasiado robustos. Sin embargo, estos esqueletos tenían las mismas características. Eran extremadamente duros, y Fei ni siquiera pudo encontrar una sola pieza que pudiera romper con su fuerza actual.

Solo había una explicación para este fenómeno.

La fuerza de los dueños de estos esqueletos deben haber sido súper élites que excedían a los guerreros de nivel Estelar, porque solo los guerreros tan fuertes serían capaces de cultivar los huesos de su cuerpo para que fueran incluso más duros que el acero. Además, incluso después de que murieron y su carne se pudrió, su esqueleto aún podría conservarse durante miles de años, a diferencia del esqueleto de la gente común que se volvía frágil después de unas pocas décadas.

Esta conjetura hizo que Fei casi reconsiderara su propia percepción.

En otras palabras, los huesos blancos que se apilaron en esta montaña eran en realidad súper élites que se excedieron a sí mismo. Pero la pregunta era ¿dónde podría encontrar tantas súper élites? Para poder apilar una montaña de este tamaño se requirieron decenas de miles de cadáveres… ¿podrían haber muerto aquí más de decenas de miles de súper élites? ¿Cómo fue eso posible? Los maestros de ese nivel se pueden contar con una mano en el Imperio Zenit.

¡Esto era simplemente una tumba de súper élites!

Fei sacó un hueso de dos metros de largo en forma de machete de una criatura desconocida, lo agitó casualmente en el aire dos veces, lo que provocó que soltara una ráfaga aguda de sonido que atravesó el aire. Entonces, Fei saltó y cortó con el hueso hacia un pilar de piedra en la distancia. Inesperadamente hizo una chispa, similar a cuando chocan dos metales. Extendió la mano y sintió el hueso en su mano y murmuró: “Esto es increíble. Este hueso se puede utilizar para fabricar armas. Si todos los soldados en la ciudad de Chambord pueden tener un hueso como este en sus manos, ¡podría ser equivalente a sostener armas de nivel divino!”

¡Fei de repente se dio cuenta de que el valor de estos huesos era astronómico!

**Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n**


CAPÍTULO ANTERIOR  | ÍNDICECAPÍTULO SIGUIENTE

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s