Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 09 – Capítulo 05


Capítulo 05 – Pastizales Primera Parte

 

El punto fuerte de Jinshi es que se mueve rápidamente una vez que llega a una decisión.

 

“Muchacha, todavía nos queda algo de medicina. Puedes tomarlo con calma. No hay necesidad de que te desvíes a las afueras de una tierra desconocida.” El médico charlatán miró a Maomao con preocupación, tomando su excusa como la verdad.

 

“Está bien. Puede que también me encuentre con alguna medicina aún desconocida”, dijo Maomao.

 

No era completamente una mentira. La vegetación era diferente a la de la provincia de Kaou. No tenía ni idea del valor medicinal y la toxicidad que estas plantas y minerales podían tener.

 

Ella se emocionó un poco.

 

Maomao escuchó que lo esencial será preparado, pero también empacó una bolsa con las necesidades básicas. En cuanto al dinero, cuando se presente la ocasión, se le prepararían polvo de oro y trozos de plata. La moneda que se usa típicamente en la provincia de Kaou también se usa aquí, pero parece que la provincia de Isei, con su extenso comercio con países extranjeros, prefiere los metales no procesados.

 

“Hmmm. Así que este es un trabajo dado a una dama de la corte.” Tenyuu la miró con escepticismo.

 

“Supongo que sí. Pero en lugar de como una médica, originalmente vendí mis habilidades como herbolaria antes, así que ya me lo habían preguntado antes”, respondió.

 

(Hacer medicina que pueda matar insectos.)

 

“Hmm, una herbolaria, huh. Aunque estaba bastante seguro de que es por las conexiones”.

 

El hombre habló como si estuviera molesto por todo y cada cosa.

 

“Vamos, paremos aquí. No es bueno sospechar de la gente”, dijo el curandero.

 

(No, médico charlatán. Deberías sospechar más.)

 

“Si el viejo lo dice, no puedo decir nada. Que tengas un buen viaje.” Tenyuu se acostó en la oficina médica temporal que acababa de ser limpiada. Con los escritorios y las camas movidas, la habitación se volvió bastante decente.

 

La nueva medicina también llegará cuando Maomao regrese. Será funcional.

 

“Entonces, me despido”, dijo.

 

“Bien, vigilaré el lugar mientras no estás. Déjamelo a mí.”

 

Rihaku estuvo aquí, así que debería poder descansar tranquila acerca del médico charlatán.

 

.

 

.

 

.

 

“Llegas tarde.”

 

“Llego justo a tiempo.”

 

Basen y Chue estaban esperando en la entrada de la villa.

 

(Qué asombrosa combinación.)

 

Hablando de su relación, debían ser suegros.

 

Maomao miró a su alrededor inquieta. “Umm, ¿esto es todo? Fue junto con una orden de entrega de papas de siembra, sin embargo.”

 

Sólo había dos caballos, si es que incluye algo más aquí.

 

(Pensé que el hermano mayor de Rahan viajaría con nosotros.)

 

¿Por qué estaban estos dos aquí?

 

“Permíteme explicarlo. Las papas de siembra serán transportadas en una carreta, pero se mueve lentamente, ¡así que saldrá primero! Una persona responsable dijo que, aunque su aspecto no era muy digno de mención. Y, por la razón que estoy aquí, Maomao-san ya es mi mejor amiga, no, mi compañera de confianza. Chue-san ha apelado a venir, así que no estarás indefensa en tierra desconocida.”

 

“En otras palabras, suena divertido, así que irás con nosotros, ¿cierto?”

 

Ante la pregunta de Maomao, Chue sacó una bandera en lugar de dar una respuesta.

 

“Entonces, ¿qué pasa con Basen-sama?”

 

“Las órdenes del Príncipe de la Luna. Me dijeron que te escoltara. Será problemático si Rakan-sama se alborotara en la capital oeste.”

 

“….” No pudo decir, honestamente Rihaku habría sido mejor.

 

Jinshi, siendo Jinshi, probablemente tenía enemigos en la capital oeste, pero sería raro que se metieran con él.

 

(Es el Lord de esta región quien se preocuparía si un asesinato ocurriera a sus visitantes.)

 

No tenía ni idea de qué clase de persona era Gyoku’ou, pero quería creer que no dañaría a sus importantes invitados.

 

“Bueno, entonces, ¿nos vamos rápidamente?”

 

Chue puso su pie en el estribo del caballo. Maomao estaba desconcertada por la inusual combinación, pero al mirar más de cerca, la otra mujer llevaba algo que parecía un traje de bárbaro.

 

“Así es. La ubicación del pueblo está a unos dos ri de aquí. Es probable que lleguemos en dos horas.”

 

“Probablemente alcanzaremos la carreta. ¿Haremos una parada de descanso en el camino?” Chue dijo eso tranquilamente.

 

“…Desafortunadamente, a diferencia de la capital, hay pocas casas de té. No te detendré si quieres parar a pastar en la hierba con los caballos”, respondió Basen.

 

(¿Oh?)

 

Maomao notó que Basen no hizo mucho alboroto por el chiste de Chue. No, ¿estaba tratando de no hacer un escándalo?

 

(Ya que es su cuñada, huh.)

 

Basen parecía como si pagara el respeto a su manera, pero Chue no parece tratar a nadie de manera diferente.

 

“Entonces, ¿con quién cabalgará Maomao-san?” Preguntó Chue.

 

“Incluso si me preguntas a mí”, dijo Maomao.

 

Había dos caballos. Maomao no montaba caballos, así que necesitaba montar con cualquiera de ellos. Pero ella estaba bien con cualquiera.

 

“Muy bien. Maomao-san se sentará detrás de Chue-san. La silla de montar de Basen-san es difícil. La silla de montar de Chue-san es de cuero bien curtido que está dedicado a absorber el impacto. No te dolerá la silla de montar por un viaje prolongado. Entonces, ¿cuál elegirás?”

 

Basta con decir que Maomao señaló a Chue.

 

“Espera un segundo. ¿Por qué tienes una silla de montar como esa? ¿No fueron prestados los caballos?” Preguntó Basen.

 

“Sí. La consideración del Príncipe de la Luna. De vez en cuando, él da un buen trabajo”, dijo Chue.

 

“¡Oye, qué es esa forma de hablar!” Basen se quebró, como si no pudiera soportar que Jinshi fuera alabado condescendientemente.

 

“¿Qué manera de hablar. Cuando escuché que el Príncipe de la Luna escogió a Basen-san para ser el acompañante, le dije que yo también vendría. Entonces pareció ver la luz. Sí, así es. Chue-san, que es más sensata que nadie, apoyará a Maomao-san. El corazón de Maomao-san es más audaz que el de una roca, pero ella morirá si su cuerpo es golpeado. Deberías darte cuenta de que no es bueno dejárselo todo a Basen-san que no conoce sus límites, y estar agradecido a Chue-san.”

 

(Sí, moriré cuando me golpeen.)

 

Maomao no era del tipo deportiva.

 

“Así que, agradece a Chue-san. Más bien, por favor llámame hermana mayor.”

 

“…ngh.”

 

Basen no podía ganar contra las palabras de Chue sin importar lo que pasara. (EZ: Los hombres de esta familia si que son debiles ante las mujeres eh…)

 

.

 

.

 

.

 

Los tres se pusieron en marcha cuando se decidió el ganador.

 

Habiendo dicho eso, no era particularmente digno de mención.

 

Cuando dejaron la capital oeste, era un interminable tramo de pastizales. Siguieron un camino de hierba seca que parecía una carretera. A lo largo del camino, pasaron por un grupo que parecía una caravana.

 

También vieron el campamento de tiendas de campaña de los nómadas pastores.

 

(¿Podría ser esa cosa del horizonte?)

 

Ruomen, su padre, se lo había contado. Le explicó que el mundo era una esfera. Como prueba de ello, el horizonte en la vasta tierra abierta tenía una ligera curva. En realidad se veía así a los ojos de Maomao.

 

Parece que había dicho que con el mundo como una esfera, el movimiento de las estrellas podía ser explicado, pero Maomao había olvidado la mayor parte. Pensando en ello ahora, sabía que era una de las cosas que Ruomen aprendió cuando estudiaba en un país extranjero. Ella había hecho algo lamentable.

 

La temperatura era fría para la primavera. Estaba bastante soleado, pero el viento filtraba el calor corporal. También secaba la piel. La elevación también parecía bastante alta, así que el aire también era un poco escaso.

 

Maomao se puso un abrigo. Chue se lo había dado. La lana forraba el interior, lo que bloqueaba el viento. Tenía un bonito bordado, una buena calidad que era popular incluso en la capital.

 

El abrigo de Chue era algo más sencillo que el de Maomao, pero parecía igual de abrigada.

 

(Aunque creí que tendría algo más llamativo normalmente.)

 

Podría haberlo preparado para que Maomao lo usara.

 

El abrigo de Basen era sencillo, pero práctico. Para mantener caliente sus manos que sostenían las riendas, llevaba, inusualmente, algo parecido a guantes.

 

Sus cuerpos estaban calientes, pero las áreas expuestas estaban en contacto directo con el sol y el viento.

 

(El ungüento que me dio mi hermana mayor fue útil.)

 

Con el fuerte sol secando la piel, las quemaduras de sol eran una preocupación. Maomao se puso mucho protector solar, pero ¿qué hay de Chue? Aunque su piel estaba bronceada, era flexible.

 

“Chue-san, tengo protector solar. ¿Quieres usarlo? También actúa como hidratante.”

 

Maomao preguntó por si acaso. Si se le acababa, podía mezclar algo con ingredientes que se encuentran en la capital oeste.

 

“Oh, ¿puedo? Chue-san normalmente está bronceada, así que las quemaduras de sol no se ven, pero lo usaré si me lo ofreces.”

 

“Entonces, te lo daré cuando tomemos un descanso.”

 

Basen dijo que no había un lugar donde pudieran hacer una parada de descanso, pero que tenían que descansar los caballos. La comida crecía abundantemente por aquí, pero sería mejor si estuvieran cerca de un pozo de agua. Menos mal que se veía un arroyo.

 

“Descansaremos ahí”, gritó Basen.

 

“Okaaay”.

 

“Entendido”.

 

El arroyo al que llegaron era más un gran charco de agua que un arroyo real. Era poco profundo y no fluía mucho. ¿Se formó temporalmente por las fuertes lluvias?

 

Había árboles que crecían aquí y allá a su alrededor. Había una gran roca bajo la sombra de un árbol, que parecía un punto de referencia.

 

(¿Un árbol de granadas?)

 

Por la calidad de las hojas parecía granada. Susurraba como si hubiera pájaros en las ramas.

 

Un número de caballos salvajes vinieron a beber agua. También había pájaros.

 

“Pareciera que hubiera serpientes.”

 

“Sí. Me pregunto si las hay.”

 

Miraron alrededor pero no encontraron nada. Cuando cavaron en una madriguera, salieron cosas parecidas a roedores. Habían traído comida, así que liberaron a los animales sin comerlos.

 

Los caballos bebieron el agua, pero Maomao y los otros bebieron el agua que trajeron con ellos.

 

(¿Debería haber añadido un poco de sal?)

 

Con la aridez, su sudor también se secó. Además del agua, sus cuerpos necesitaban más sal de lo esperado. La carne en el pan estaba salada, así que debería ser suficientemente buena.

 

Mientras Basen miraba el mapa, sacó un pez que apuntaba al sur del bolsillo de su pecho y lo hizo flotar en el agua.

 

Maomao y Chue lo estudiaron.

 

“¿Sería útil un mapa en los pastizales?” Maomao preguntó directamente.

 

“Creo que es mejor que nada, pero como apenas hay puntos de referencia. Parece que mientras podamos determinar la posición de la piedra con la ubicación del sol, es mejor que podamos movernos un poco hacia el norte. Sin refugio, nuestro lugar de destino será cuando podamos ver las casas, supongo.”

 

Chue era, de una forma u otra, una persona capaz. Aparentemente, también tenía conocimientos de geografía. A su vez, Basen estaba desviando sus ojos de manera algo torpe.

 

“…Tengo otra pregunta.”

 

“Sí, sí, ¿qué pasa, Maomao-san?”

 

“¿No tenemos un guía para el área local?”

 

Maomao pensó que debería haber planteado la pregunta antes.

 

Se dirigieron a una aldea agrícola bastante cercana. Si estaban en el país de Rii, ella pensó que estaría bien incluso sin un guía, pero no parecía ser el caso.

 

Es difícil llamar seguro a un lugar con tal diferencia de vegetación. Probablemente necesitarían a alguien familiarizado con el terreno.

 

“…Sobre la respuesta a eso”. Chue echó un vistazo.

 

Basen miró a su alrededor con una mirada fría. Agarró la empuñadura de su espada.

 

(Tengo un mal presentimiento sobre esto.)

 

Chue se paró frente a Maomao.

 

Un número de hombres los rodearon repentinamente. Los caballeros, cuyas apariencias eran sinceramente difíciles de llamar limpias, les hablaron en un acentuado lenguaje de Rii. Con simples palabras de amenaza, les dijeron que entregaran el dinero. Les dijeron que dejaran atrás a las mujeres mientras estaban en ello también.

 

Era bandidos, sin importar cómo lo vieran.

 

Maomao trago saliva, sudando abundantemente.

 

(¡Cómo llegó a esto!)

 

Manteniendo su corazón acelerado bajo control, exhaló lentamente.

 

“Maomao-san, puedes cerrar los ojos. Si algo pasa, Chue-san usará el atractivo sexual de una mujer casada para seducir al enemigo.” (EZ: Jajaja)

 

Chue, rebosante de confianza en sí misma, levantó su nariz en alto.

 

Maomao se ofendió al cerrar los ojos. Sacó una aguja de coser y un repelente de insectos de su mochila. No tendrá un impacto significativo, pero podría hacer que la otra parte se estremeciera.

 

Pero no parecía que las técnicas seductoras de Chue ni la aguja de Maomao fueran necesarias.

 

Con un golpe sordo, el bandido número uno fue lanzado al aire.

 

Con un desagradable crujido, el bandido número dos se retorció mientras le agarraban el brazo.

 

Con un crujido limpio, el bandido número tres se desplomó al suelo, vomitando saliva, sangre y dientes.

 

Fue un poco más largo que una batalla escénica, pero fue muy corto. La representación era tan pobre que fue decepcionante.

 

La mano de Basen alcanzó su empuñadura. Pero no había decidido usarla.

 

(Los venció a todos con las manos desnudas…)

 

Maomao sólo podía quedarse atónita ante sus monstruosos movimientos.

 

Después de que Maomao respirara un par de veces, se calmó. Corrió hacia Basen en pánico.

 

“¡Muéstrame las manos!”

 

“O-, ok”.

 

Sorprendido, Basen extendió sus manos. No había signos de rotura en sus puños. Sus muñecas también estaban bien.

 

(¿Cómo?)

 

Con todos esos continuos sonidos desagradables, el puño de la persona debería dolerle. Había una razón para que estuviera completamente bien.

 

Maomao, nerviosa, miró el guante que se quitó. A primera vista, parecía suave con la lana empacada, pero el centro era pesado.

 

Parece haber metal en su interior.

 

La estúpida fuerza de Basen y el guante de metal.

 

Los bandidos desplomados eran lamentables.

 

Hablando de esos bandidos, Chue los ató sin detenerse. Los tres estaban amontonados, con las piernas en alto, limpiándose el sudor de sus cejas.

 

“¿Qué debemos hacer?” preguntó Basen.

 

“Nada. No podemos llevarlos con nosotros, así que dejémoslos aquí. Cuando lleguemos a la aldea, les diremos que se hagan cargo de ellos.” Chue parecía muy satisfecha.

 

“Pero estoy un poco intranquilo.”

 

“Lo comprendo.”

 

Inusualmente, yo estoy en la misma longitud de onda que Basen, pensó Maomao. Los lobos podrían atraparlos mientras se quedan aquí al lado del camino.

 

Basen se acercó a los bandidos y les tomó los brazos. De nuevo, hubo un sordo sonido de crujidos y quebraduras.

 

(….)

 

La inquietud de la que hablaba Basen, era aparentemente que los bandidos escaparan. Con los dos brazos rotos sin piedad, algunos bandidos se orinaron.

 

(Así que yo soy la más amable.)

 

Maomao pensó eso profundamente mientras miraba a Chue.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

7 comentarios

  1. LOL, Chue pensando en dejar de lado a Maomao para usar su atractivo sexual contra los bandidos para mi que no sabe donde creció Maomao xD … aunque ciertamente si está medio escuálida nuestra gatita :u

    Le gusta a 1 persona

  2. Chue san parece otra guardaespaldas para Maomao…solo imaginen a Jinshi “Debo enviar a mi mejor hombre…pero como es un poco bruto…mandemos a Chue tmb”. Ya saben Maomao es como un pollito…se no va con la brisa….😂😂😂😂

    Le gusta a 1 persona

    • Yo diría algo mas como “Debo enviar a mi mejor hombre… pero como Gaoshun está coupado ve tu Base, Chue te acompañará para proteger tu castidad” xd
      PD. Será que no envió a Rihaku por que aún le tiene desconfianza (?

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s