Jujutsushi wa Yuusha – Capitulo 25


FLORECER

Yaay~! Lo, lo logre Momokawa-kun!”

Futaba-san daba brinquitos hacia mi con una sonrisa inocente de oreja a oreja, mientras decía eso. Salpicando vigorosamente sobre los charcos de sangre a sus pies.

“Ah, sip… seguro lo hiciste…”

Con una silenciosa expresión de asombro, le di la bienvenida a una Futaba-san que jugueteaba como un perro emocionado de que su dueño llego a casa después de un largo día de trabajo.

Ok, no pierdas la calma. Justo frente a mi están las cabezas partidas, las caras aplastadas, los torsos y miembros regados por todas partes, todo eso que parece utilería de una escena de masacre, hecha con cadáveres de goma flotando en sus respectivos charcos de sangre, es algo por lo que estar alegre. No es una escena con la que estarías particularmente contento si fueras un humano sano, pero, esta es la cosa, la cosa que tanto anhelaba ver desde el fondo de mi corazón.

Si, yo, hace solo un momento, presencie el absolutamente super mega asombroso poder de la vocación de Futaba-san, BERSEKER.

“Sip, eres asombrosa Futaba-san!”

“Fu, fue, ehehehe… gracias Momokawa-kun.”

Futaba-san mece sus mejillas como si el amor de su vida hubiera alabado su comida casera, pero, en serio, esa es realmente la conducta adecuada para una chica de esta edad que es elogiada por su técnica para matar?

Aun así, la misma Futaba-san estaba preocupada sobre su propia debilidad, así que el que este así de feliz es de esperarse.

“Realmente lo eres! Pensar que podrías pelear así de bien!”

Nuestra ubicación: La fatídica intersección en forma de T donde ridículamente caí en una trampa goma. El mismo lugar donde Futaba-san se volvió un berséker por las drogas y aniquilo una horda de gomas, y, una vez más aquí, dirigió un festival de sangre acompañada por los gomas.

La razón por la que específicamente regresamos aquí es por la insistente solicitud de Futaba-san para intentar pelear usando el poder de BERSEKER. O también, una prueba de combate.

Yo mismo estoy bastante interesado en ese poder. La persona misma está dispuesta, así que no hay razón para detenerla.

De las armas por las que me mate para traer junto a la inconsciente Futaba-san, se equipo con algo que parece un hacha y una daga, ambas algo oxidadas, y nos aventuramos de nuevo para llegar a este lugar. En lugar de una búsqueda a ciegas por objetivos, se dio que nos encontramos con unos amigos de aquellos goma regresando de una revisión de lo que ocurrió por aquí, o tal vez solo vinieron a recoger el equipo.

Si llegaban con una gran cantidad de refuerzos, teníamos planeado retirarnos, pero por suerte, aquellos con los que casualmente cruzamos miradas era una pequeña unidad de 5. De verdad parece que solo estaban recolectando el equipo. Literalmente sin intención de ayudar a los heridos. Bueno, a decir verdad, mirando sus cuerpos, no piensas en otra cosa mas que una muerte instantánea.

Entonces vigilamos nuestros alrededores buscando signos de una emboscada. Asegurándonos que eran los únicos por aquí, fuimos por ellos.

Había que ir con todo, así que use prisión de cabello para enraizar a uno por los pies. Al mismo tiempo, Futaba-san se abalanzo con un increíble impulso tomando en cuenta su masa, y se dirigió al enemigo sin una sola muestra de indecisión o duda.

Y justo después, la pelea termino en un abrir y cerrar de ojos. Como si mi miserable apoyo fuera innecesario, Futaba-san aplastaba un goma detrás de otro.

No importa que tantas semillas de poder se comiera, que esas pequeñas cosas saquen este nivel de poder esta descaradamente fuera de toda predicción.

Por suerte, los goma estaban repartidos realizando sus tareas de recolección. Antes de que pudieran reunirse y hacer algo en equipo, Futaba-san los hizo papilla ágil y ordenadamente.

El hacha se balanceaba para partir sus huesos como mantequilla, y el primer golpe que llegaba a sus rostros, los pulverizaba. Los cortes al aire del hacha hacían que las extremidades de los delgados gomas volaran. Con simples patadas, bailaban en el aire igual que cuando pateas una lata de soda, volando hacia las ramas de los arboles que están alineados en el camino, terminando ensartados en ellas.

Y con eso, llegamos a la parte donde Futaba-san avanza hacia mí con un “yaay~” y una sonrisa.

“De hecho, incluso sin una habilidad del tipo mental, lo hiciste bastante bien.”

Los mataste muy bien, creo que decir eso sería más apropiado.

Creía que Futaba-san, con su gentil y cobarde personalidad, sería inútil en las peleas sin una habilidad del tipo mental, como concentración, que te hace perder el miedo.

Aun así, el cambio de trabajo de Futaba-san a la vocación de BERSEKER… ermm, se me traba la lengua con esas palabras… en fin, haber obtenido nuevos poderes, y por consecuencia no requerir ninguna habilidad que maneje su mente, es algo que agradezco mucho.

Y la verdad ella muestra un refrescante nivel de ferocidad propia solo con el titulo de BERSEKER. De verdad, que asombroso cambio de mentalidad, o debería llamarlo crecimiento?

No me digas, aun quedan residuos de los efectos de la droga?

“Sip, tu sabes, si… si es para serle útil a Momokawa-kun, puedo hacerlo.”

Como si sintiera lo que pienso, Futaba-san dijo eso con una sonrisa brillante. Voy a pelear para proteger a alguien, es como la mentalidad de los protagonistas de manga shonen.

Eso me haría la waifu? Si el fuerte y genial prota seguirá protegiendo a la pesada e histérica perra “solo porque es la waifu” sin fallar, entonces alegremente me volveré una.

“Aha, pero, no te da miedo? Además, la sangre y los cuerpos, estas bien con eso?”

“Da un poco de miedo, sí. Pero ya que me volví loca una vez…siento que me acostumbrare a esto.”

Ya veo, en lugar de que Futaba-san no haya matado un solo monstruo por voluntad propia ni una vez antes de salirse de control. Es mas como, habiéndolo hecho una vez, ya no es mas un problema?

“Y sobre los cuerpos, ya no me molestan. Me acostumbre a eso al cocinar, además, trabajar recolectando núcleos cuando estaba con la Repre no era tan malo.”

En cuanto a desmantelar cuerpos, con su previa habilidad de cocina en el mundo real, ella ya es de primera clase. Sin embargo, considerando la pobre extensión de la cocina, no hay forma de que este familiarizada con cuerpo tan grandes… pero quizás, ella podría tener experiencia destripando algo como vacas o puercos.

“Ah! Es cierto, ahora que estamos aquí, voy a recoger los núcleos!”

Quizás porque los goma están destinados a ser simples monstruos secundarios, es que no tenemos mucha esperanza de obtener muchos de esos cristales de mana, ergo, núcleos. Pero no es como que no aparezca ninguno. Por supuesto, los que llegamos a encontrar no son mas grandes que una piedrita. Bueno, es mejor que nada.

“Entonces, te lo encargo. Yo iré por el equipo.”

Y durante un corto tiempo, me ocupe husmeando entre la carne podrida. No se supone que los cuerpos desaparecerían de repente y dejarían algún tipo de material u oro como botín? Trabajaba mientras pensaba en ese tipo de tonterías de la nada.

………..

……

..

“Uhmm, Momokawa-kun… no, no mires, ok? Es vergonzoso…”

 “No te preocupes, no vo-…, no voy a mirar.”

Aunque dije eso, si me preguntas si quiero ver o no, si quiero. Lo quiero muchísimo.

“Uh, uu…”

Un vergonzoso gemido que se escucha mas cerca de ser llanto. Junto a, crujir, el banal sonido de ropa en fricción. Futaba-san esta, en este preciso momento, quitándose la ropa.

El desnudo en vivo de una chica de secundaria.

Vacía tu mente. Gobiérnate, Momokawa Kotarou. Si tú, en este instante, pierdes la razón y giras la cabeza, lo que te espera no es nada mas que tu cara desfigurada por la mano de la berséker. Si, realmente no quiero ser amigo de esos goma que se volvieron pedazos de carne y charcos de sangre.

Bueno, dejando eso de lado, viendo un poco hacia el futuro, necesito asegurarme de no hacer nada que pueda hacerme perder la confianza de Futaba-san. Así que, por ahora, declaro que mi vocación es CABALLERO.

“Mu-muy bien, concéntrate en la medicina.”

Me dije a mi mismo, mientras molía haciendo el ungüento A con un árbol de nueces a mi espalda.

Después de la pelea con los ladrones de caminos goma, regresamos al jardín de las hadas. Después de obtener nuestro primer botín desde que empezamos la conquista de la mazmorra, el mejor sentimiento de satisfacción mas la esperanza en el futuro, agregado a lo cómodo que fue todo, todo eso se juntó en un único y gran suspiro de alivio.

Y porque un suspiro solamente te preguntas? Porque finalmente nos dimos cuenta—el olor.

Un resultado natural. Desde que nos arrojaron a este mundo, sin duda ha pasado mas de un día. Justo ahora, debe ser entre el 2do y 3er día. En ese lapso, no nos hemos cambiado de ropa ni una vez.

Mas que nada, ambos hemos experimentado batallas sangrientas, literalmente. Esta perfectamente claro que nuestra ropa esta a un nivel muy superior al estado de “sucia”. Incluso los vagabundos deberían verse pulcros en comparación.

Siendo ese el caso, nuestra mas alta prioridad eran un baño y lavar la ropa.

Aun así, no tenemos una bañera con regadera y vapor, uno de los 3 objetos sagrados. Ni siquiera tenemos lavadora. El único lugar donde podemos obtener agua limpia en este lugar es, como asumes, en la fuente del jardín.

No es una bañera, ni una regadera, pero lo puedes describir como una piscina natural.

“…!”

Por detrás, esta entrando el sonido del agua chapoteando a mis oídos. Futaba-san esta, en este momento, justo detrás de mí, exponiendo ese cuerpo rellenito.

Creo que, la mayoría de los chicos de mi clase estarían como, esa gorda desnuda? Si claro, NUNCA, blergh, alguien tráigame una cubeta, y empezarían los abucheos, pero, fuuh, plebeyos ignorantes. Al final, el hombre no puede resistir su deseo. El deseo, ese deseo de poder ver pechos.

Pero en este momento, el héroe dentro de mí, con un espíritu santo, esta sellando esos perversos deseos. El de darse un banquete con los ojos en el super mega busto de Futaba-san que no puedes ni encontrar en el porno de pechos grandes, ese deseo es el que reprime.

“E-esta es… quizás, la prueba mas grande que he enfrentado hasta ahora…”

Y por un corto tiempo, como un chico de escuela media frente a una revista porno sellada en una tienda de conveniencia, saboree el punzante dolor en el corazón y la angustia.

“Momokawa-kun… ya, ya terminé…”

Con la voz de Futaba-san, mi prueba termino. En realidad, es probable que no fuera tan larga, pero un severo sentimiento de agotamiento invadió mi cuerpo.

Pero no debo mostrar tan vergonzosa apariencia, y seria unas muy malas noticias si se da cuenta de mis bajas intenciones, así que me gire portando la cara de un sabio.

La figura de Futaba-san parada ahí, estaba fuera de mis expectativas, vestida en las obligatorias ropas de gimnasio de un color azul profundo. No he mostrado ninguna mirada intencional de erotismo.  Incluso vistiendo su ropa de gimnasio, su pecho y cintura siguen estando ajustadas como con cualquiera, o tal vez es algo que solo le pasa a ella.

Parece que tambien lavo su cabello. El siempre esponjoso cabello, bañado en agua perdió algo de volumen, y produce una vista fuera de lo común.

“Sip, por suerte trajimos la ropa de gimnasia eh.”

“Si, estoy de acuerdo. Si no hubiera visto a Momokawa-kun tomarla, la hubiera dejado en el salón de clases.”

Gracias a eso, podemos quitarnos los uniformes con la garantía de un cambio de ropa. Mi hipótesis para un escenario de supervivencia es que un segundo cambio de ropa es esencial. Ha dado en el blanco con asombroso éxito… pero si no lo tuviéramos entonces, oh rayos, no queda de otra, no tenemos más ropa eh¸ pasaría eso y hubiera podido ver a Futaba-san en ropa interior. No- no es como si me estuviera arrepintiendo de esto, okay!?

“uhm, Momokawa-kun, si tu quieres, puedo lavar la ropa.”

“Eh, lo harías?”

#Si, realmente no creo que pueda hacer otra cosa.”

Futaba-san posa su mirada en el ungüento A que estoy preparando en el suelo.

Ciertamente, como un chaman a cargo de crear medicamentos, tengo la necesidad de trabajar en un lugar seguro como el jardín de las hadas. Pero sobre todo, quiero inspeccionar todo el equipo nuevo que obtuvimos de los goma, y tambien quiero terminar cualquier otra tarea que tenga pendiente ya que estoy aquí.

Así que, si ella propone hacerse cargo de la lavandería, estoy más que agradecido. Con la premisa de distribuir el trabajo, creo que es buena idea ayudarme a mi mismo recibiendo la buena voluntad de Futaba-san.

“Gracias, lo dejo en tus manos.”

“Ok! Uhmm, Momokawa-kun… tambien lavare tu camisa, así que quítatela.”

Me bañe en la fuente antes que Futaba-san. Aunque dije bañar, no es que ´pueda zambullirme en ella o algo así.

Tambien es el agua que bebemos, así que no me arriesgare a contaminarla, acorde de antemano con Futaba-san que no meteríamos nuestros cuerpos. En cualquier caso, incluso sin esa regla, no es tan fácil meter nuestros cuerpos en agua helada.

Además, una correcta técnica de baño en general seria, mojar una toalla y usarla para limpiar el cuerpo.  No tenemos una cubeta para sacar agua, y tenemos que usar una botella vacía de 500ml.

De todos modos, en este punto, al menos nos las podemos arreglar para limpiar un mínimo de suciedad. Por suerte, ambos trajimos una toalla seca junto a nuestra ropa, así que no tenemos esa bonita situación donde solo hay una toalla, ósea, compartirla.

Y así, habiendo terminado mi baño, me cambie de ropa… pero se me olvido. Mi ropa de gimnasia, específicamente la playera, se la llevo el oso armado. Claramente recuerdo como hizo listones con mi playera de un solo zarpazo.

Siendo ese el caso, lo único que quedo en mi posesión fue un simple par de pantalones de gimnasia. Dejar la parte superior de mi cuerpo expuesta seria desconcertante, así que a regañadientes me puse la camisa sucia de nuevo, pero si la va a lavar, tengo que quitármela.

“Si, está bien.”

Sin una pizca de pena, me quité la camisa y se la di a Futaba-san.

Al ser un hombre, tener la parte de arriba de mi cuerpo desnuda no debería ser vergonzoso. Bueno, exponer una figura tan escuálida puede considerarse vergonzoso en otro sentido, pero no soy una mujer así que seria raro cubrirme el pecho con la mano a estas alturas. A veces soy confundido con una mujer, pero por dentro, soy indudablemente un hombre. Un hombre joven de secundaria nadando en feromonas-

“S-si…”
sin embargo, si Futaba-san se queda mirando a mi pecho con unos ojos tan intensos, me voy a terminar avergonzando.

Oh, mi lady, acaso el cuerpo de un hombre atrae tu curiosidad? O algo diría un macho de verdad, algo que no logro hacer que salga de mi boca.

“Futaba-san, hay algo, uhm, tengo algo que necesites?”

Decir algo como, tengo algo en mi cara? Seria muy incómodo. Que diablos quieres decir con necesitar algo de ti!? Pensé que diría algo así, pero entonces me di cuenta de la profunda e incomprensible mirada penetrante de la chica, no se de qué otra forma preguntarle.

“Ah! Pe-perdona… umm, la cicatriz en tu cuello, aun, no se ha ido, como pensé…”

“Eh? Aah, te refieres a eso.”

Oh viejo, un poco mas y, puede ser que, Futaba-san, a caído presa de mi físico? Casi tengo ese malentendido. Pensé que no era posible, y parece que así es.

“Bueno, no es como que aun me duela, se me va a curar uno de estos días, así que no te preocupes.”

Esta herida en mi cuello es de cuando Futaba-san se descontrolo y me mordió. Ella dice que recuerda lo que paso, estamos hablando de esta gentil chica, así que no es difícil imaginar lo terriblemente preocupada que debe estar sobre mí, su aliado, al verme herido.

Con devolución del dolor, ella obtuvo la misma herida en su cuello, pero gracias a cuerpo bendito, se le curo después de un rato, es probable que eso la haga sentir incomoda.

“Realmente lo siento… te aseguro que definitivamente, no volverá a ocurrir.”

Finalmente, con una cara ligeramente deprimida, Futaba-san tomo mi camisa y se dirigió a la fuente. No tiene nada mas que decir. No mas palabras para este, que solo lleva pantalones de gimnasia, ser sin gracia.

Ah, ya que ella está lavando todo significa, que debajo de esa ropa, Futaba-san tampoco lleva nada!

Haa… hay que hacer medicina.”

Dispersando mis demonios, por ahora, regrese a la fabricación de medicamento.

[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s