Súper Gen Divino – Capítulo 722: Refugio Azul


Séptimo Capítulo Semana Anterior

¡Disfrútenlo!

Las pupilas de Han Sen se encogieron. Vio un misterioso refugio azul que residía en la cima del pico. Su presencia allí era como un castillo, encaramado en los cielos.

Sin embargo, el refugio azul se veía en ruinas. Muchas partes del edificio se habían caído y desmoronado. Incluso la puerta del muro frontal se había caído, sucumbiendo en montones de polvo. El lugar parecía como si hubiera sido abandonado hacía mucho tiempo.

“¿Un Refugio? ¿Cómo puede haber un refugio aquí? Me pregunto, ¿es un refugio humano o espiritual?” Han Sen observó el refugio distante lo mejor que pudo, pero no vio demasiado. Aunque parecía haberse deteriorado con la marcha implacable del tiempo, todavía parecía sólido, tal vez incluso operable.

“Parece que el refugio no es el hogar de ningún humano o criatura. Si lo es, ¿por qué estaría en el estado en que se encuentra actualmente? Pero, por otra parte, ¿por qué el ciempiés rojo le teme tanto? Ni siquiera subirá a las escarpadas colinas de esta montaña. ¿Quizás una criatura temible reside en el refugio?” Mientras Han Sen reflexionaba sobre las preguntas que se le ocurrían, vio al ciempiés rojo moverse de nuevo. Después de que el refugio roto se revelara, el ciempiés rojo poseía lo que parecía un coraje renovado, y subió rabiosamente a la montaña después de Han Sen.

Han Sen se congeló, y cuando se descongeló poco después, rápidamente salió corriendo hacia la montaña. El monstruo probablemente había creído que el refugio estaba intacto, lo que detuvo su avance inicial.

Pero ahora que sabía que el refugio era una ruina abandonada, subió la montaña sin miedo.

Han Sen no tuvo otra opción que ascender. Se apresuró a dar rápidos pasos para caminar y escalar hasta el refugio. Era una estructura en descomposición, y no parecía que nadie viviera allí arriba, pero si todavía había un teletransportador dentro, y estaba todavía en condiciones de funcionar, podía escapar volviendo a la Alianza.

Pero antes de que Han Sen pudiera teletransportarse, pensó que sería mejor comerse el huevo primero.

El ciempiés rojo estaba alcanzando rápidamente a Han Sen, que ahora estaba de pie frente al refugio azul. Se dio cuenta de que la estructura estaba compuesta de metal azul. Con una construcción tan robusta, Han Sen pensó en los eventos que podrían haber llevado a su ruina y caída.

Una pared metálica de veinte metros de alto y unos pocos metros de ancho se extendía por unos pocos kilómetros. A lo largo de su longitud, estaba rotá y derrumbada en diferentes lugares.

Han Sen observó el refugio cubierto de polvo y reflexionó sobre el número de años que habían pasado desde la última vez que una persona puso un pie en él.

Han Sen estaba bastante extasiado por el descubrimiento de un refugio abandonado. Todo lo que tenía que hacer ahora era encontrar un teletransportador e irse. No importaba lo poderoso que fuera el ciempiés, no podría seguirlo.

Han Sen corrió al interior del refugio y atravesó el grueso polvo que se había acumulado tan profundamente que parecía nieve.

El ciempiés rojo siguió a Han Sen hasta la entrada del refugio. Dudó frente a la entrada por un momento, pero aún así decidió seguirlo dentro.

El refugio de metal azul tenía muchos edificios derribados, y muchas estructuras sólo tenían una o dos paredes casi derruidas. Algunas habían sido cortadas por la mitad o incluso les habían quitado las tejas.

La carrera de Han Sen lo mantuvo girando a izquierda y derecha entre los restos de viejos edificios y construcciones, para evitar la persecución del ciempiés. Pero a esas alturas, se estaba agotando. Convocó a la Ángel Santa y le dio el huevo, ordenándole que volara lejos de él hacia el otro lado del refugio.

El ciempiés rojo le chilló a Han Sen, pero se dio la vuelta y persiguió a la Ángel Santa.

Han Sen finalmente había logrado un momento de indulto. Se movió alrededor del refugio en busca de un teletransportador que podría haber estado mejor que el resto de la zona.

Había buscado en varios edificios en ruinas y todavía estaba asombrado por la devastación. Toda la zona era un desastre, con metralla y trozos de metal retorcido esparcidos por todos los rincones. Pero hasta ahora, desafortunadamente, no pudo encontrar un teletransportador que estuviera en buena forma.

En su búsqueda, se tropezó con una plaza que contenía un campanario medio derribado en su centro. La campana estaba compuesta de cobre azul, y exudaba un aura de misticismo. Extrañas tallas estaban grabadas en el metal de su composición, con muchas de las formas dibujadas parecidas a criaturas.

Han Sen vio esa campana azul y se preguntó, si ese lugar había sido abandonado, ¿por qué habían sonado seis campanas antes?.

Han Sen miró a su alrededor, observando el grueso polvo que cubría cada grieta del refugio perdido. No vio ninguna huella o marca que sugiriera una ocupación. Incluso la campana azul estaba cubierta de polvo y ceniza. Creía que debían haber pasado años desde la última vez que una persona tocó la campana.

“La campana que sonó no pudo haber sido ésta.” Han Sen agitó sus alas y voló hacia el campanario para mirar más de cerca.

Han Sen fue entonces golpeado por una repentina sorpresa. Había un cuerpo dentro del campanario que parecía un humano con ropas resistentes. A través de la descomposición con el tiempo, el cuerpo era poco más que un esqueleto cubierto de polvo.

Han Sen invocó una lanza para clavar la ropa que una vez vistió al difunto. Con poco esfuerzo, las ropas y los huesos se convirtieron en cenizas.

“¿Fue este un refugio humano que fue atacado por alguna criatura temible?” Han Sen bajó del campanario y pisó el refugio con un poco más de cuidado esta vez.

Han Sen convocó a su súper armadura, en caso de que algo desafortunado estuviera a punto de suceder. Como no había otros humanos alrededor, nadie lo vería ni lo reconocería.

Los edificios metálicos caídos estaban por todas partes, y no pudo encontrar ni un solo edificio que hubiera quedado intacto. La mayoría de las casas no tenían teletransportadores, y los que encontró Han Sen estaban rotos y habían dejado de funcionar.

Han Sen descubrió más tarde muchos otros restos óseos similares al primero. Por alguna razón, todo lo que se necesitó fue un pequeño toque para que los restos se desmoronaran y colapsaran completamente.

Han Sen había buscado por la mitad del refugio hasta ahora y aún no había encontrado un solo teletransportador que funcionara. La Ángel Santa estaba del otro lado, manteniendo al ciempiés rojo ocupado. No le apetecía aventurarse por ahí.

“Extraño.” Aparte de la campana de cobre azul, no hay otros campanarios aquí. No hay ninguna otra campana, en absoluto. ¿Qué campana he oído?” Han Sen pensó, desconcertado.

Mientras Han Sen pensaba profundamente, escuchó las misteriosas campanas sonar una vez más como un trueno. La conmoción fue tan fuerte que casi se desplomó.

Han Sen rápidamente ejecutó su Sutra Dongxuan para calmar la energía dentro de él. Levantó la cabeza y vio que la campana del campanario estaba sonando, por sí sola. Ni siquiera un viento fuerte la rozaba, pero tañía.

“¿Por qué me está pasando esto? ¿Por qué la campana suena sola?” Han Sen hizo todo lo posible para calmar la energía dentro de él, mientras miraba la campana.

La Ángel Santa y el ciempiés rojo dejaron de pelear, como si ambos estuvieran afectados por la campana también.

¡Dong.

La campana azul sonó de nuevo, con un tono aún más aterrador que antes. Era ruidosa, como una explosión detonando justo en el tímpano de Han Sen.

 

 


7 comentarios

  1. Volvi nuestro rey demonio despues de su hibernacion.
    Gracias por los capitulos y no es por ser mal agradecido pero me gustaba mas la portada antigua se vei como mas futurista y mistica, no como esta que parace la pelica el zorro

    Me gusta

  2. Muchísimas gracias por el pack.
    Será este el fin se han sen a manos de una campana?
    Podrá revelar el misterio de la campana que suena por si somos?
    Descubranlo en el siguiente pack de cap

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s