Súper Gen Divino – Capítulo 718: Manantial de Sangre


Tercer Capítulo Semana Anterior

¡Disfrútenlo!

En un antiguo bosque residía un manantial y una cuenca apacibles. No fluía con el agua, no. Fluía con sangre. Una criatura cuidaba ese manantial, y lo había hecho desde que nació. La familia Zhao creía que esa bestia era una súper criatura. Habían luchado con ella muchas veces, y en cada ocasión, sus fuerzas fueron dañadas gravemente y forzadas a retirarse.

Afortunadamente para los que luchaban contra ella, la súper criatura nunca dejaba el manantial que guardaba. Nunca los persiguió, y eso permitió a la familia Zhao continuar provocando a la bestia e intentar la misma lucha muchas veces.

Han Sen y Zhao Heng llegaron a un acuerdo, y luego Han Sen lo siguió hasta el manantial.

Qin Xuan también los acompañó. Eso complació a Han Sen porque no le gustaba la familia Zhao, y temía morir de aburrimiento sin que alguien con quien le gustaba hablar estuviera presente en el viaje.

En el camino, cualquier criatura que buscara impedir o prohibir su paso era manejada por miembros de la familia Zhao. Los ocho miembros de la familia Zhao querían impresionar a Qin Xuan y Han Sen, ya que cada uno de ellos había abierto su cerradura genética. Zhao Haiyang era bastante poderoso, y estaba más que dispuesto a flexionar sus músculos.

Había una cosa que le interesaba mucho a Han Sen, y era el hecho de que los miembros de la familia Zhao tenían un mejor estado físico que la mayoría de la gente que había abierto su cerradura genética.

Mientras se tomaban un descanso, Qin Xuan le dijo tranquilamente a Han Sen que la familia Zhao tenía una solución de optimización de genes, y que a los miembros de la familia se les proporcionó un régimen de entrenamiento especial desde que nacían. Con una dieta controlada, sus genes realmente mejorarían. Esa era la razón por la que la familia Zhao tenía mayor fuerza que aquellos que estaban en un nivel similar. Y esa era también una de las muchas razones por las que eran unos fanfarrones pomposos.

“Qin Xuan, prueba esto. Es un fluido nutritivo de Genéticas Ángel, y es bueno para tu cuerpo. Estas cosas no se pueden comprar en los mercados, ya sabes.” Zhao Haiyang se acercó a los dos y le entregó una botella del tamaño de un bolígrafo a Qin Xuan. Dentro, un brebaje púrpura transparente se arremolinaba.

“Gracias, pero tengo el mío propio.” Qin Xuan no aceptó el líquido de su mano, y una mirada de dolor cruzó su cara.

Han Sen se reía por dentro. Los miembros de la familia Zhao realmente parecían pensar que eran dioses, como si pudieran hacer lo que quisieran.

Sin embargo, el Escuadrón Especial tenía una regla importante. A menos que la situación fuera grave y surgiera una necesidad absoluta, a los miembros del escuadrón no se les permitía aceptar objetos de otros. Esto también se aplicaba a la gente de su propio equipo. Se usaba su propio suministro estrictamente, para evitar problemas que surgieran más adelante.

El rechazo de Qin Xuan del fluido era un protocolo normal, y ni siquiera a Han Sen se le ocurriría ofrecerle algo. Estaba seguro de que Zhao Haiyang conocía esa regla pero, quizás inesperadamente, buscó doblar las reglas y ofrecerle el regalo a pesar de todo. Después del rechazo se enfurruñó, y parecía como si su ego dominante hubiera recibido un fuerte golpe.

Pero rápidamente, Zhao Haiyang volvió a la normalidad. Se sentó al lado de Qin Xuan y volvió a hablar con ella.

Han Sen los escuchó un rato, y sintió lástima por ella. Zhao Haiyang estaba tan obsesionado consigo mismo que sólo podía hablar de sí mismo y del poder que tenía su familia. Todo lo que Qin Xuan hizo fue sonreír y asentir con la cabeza, sin hacer una sola contribución vocal.

No pasó mucho tiempo antes de que Han Sen se cansara de escuchar el incesante cotorreo y decidiera sentarse junto a un árbol, lejos de los demás. Allí, descansó sus ojos por un rato. También envió un mensaje a la Princesa Yin Yang, que estaba muy lejos en ese momento.

En una montaña, a una buena distancia de ellos, la Princesa Yin Yang lideraba otro grupo. Zero y el zorro plateado iban detrás de ella, con Wang Yuhang al final. Parecía estar enfurruñado.

“Oye, ¿Princesa? ¿Puedo preguntar a dónde nos dirigimos?” Wang Yuhang preguntó amargamente.

“¡Sólo tienes que seguir en silencio! ¿Cómo puedes hablar incesantemente sobre tanta mierda de dragón?” La Princesa Yin Yang respondió con severidad, miró a Wang Yuhang con desagrado. Durante todo el tiempo que el grupo había estado viajando, Wang Yuhang no había hecho más que quejarse.

“¡Bueno, por favor dígame lo que el jefe nos ha pedido que hagamos! Habla conmigo.” Wang Yuhang corrió delante de la Princesa Yin Yang y le preguntó con una amplia sonrisa.

Anteriormente había intentado preguntarle a Zero. Pero sintió que su presencia ante ella era invisible. Ella no respondió ni siquiera lo miró, como si no fuera más que una molestia.

Sólo la Princesa Yin Yang le decía ocasionalmente algo, pero nada de lo que decía era particularmente explicativo o revelador.

La Princesa Yin Yang ignoró a Wang Yuhang y continuó caminando.

La intención de Han Sen de llevar a Wang Yuhang y al resto no era de ninguna manera buena. La familia Zhao había obligado a Han Sen a luchar contra una súper criatura, y él no iba a inclinarse ante sus deseos tan simplemente.

La familia Zhao nunca esperaría que Wang Yuhang y el resto del equipo de Han Sen los siguieran. El camino era largo y agotador, y ser atacado por otras criaturas era algo común. El ruido de tales peleas no dejaría una estela sigilosa.

Pero el zorro plateado tenía la capacidad de repeler a las criaturas. Así que, afortunadamente, podían seguir al grupo más grande que iba delante sin causar problemas. La familia Zhao no tenía ni idea de que iban detrás.

Ese antiguo bosque era la morada de un montón de criaturas peligrosas, y habían matado a muchas en su camino. Había una buena cantidad de criaturas divinas, también. Han Sen y Qin Xuan nunca tuvieron la oportunidad de luchar, y como resultado, no pudieron cosechar ni un solo beneficio o recompensa.

Zhao Haiyang se ofreció a compartir algo de carne con ellos, una oferta que ambos rechazaron.

Cerca de un antiguo árbol, corría un río que era de color rojo sangre. Era como el delicado flujo de una herida recién abierta.

“Seguiremos esta corriente de sangre ascendente. En unas veinte millas, veremos el manantial de sangre y la criatura.” Les recordó Zhao Haiyang.

La familia Zhao era arrogante, sí, pero no eran tontos. Tomaron prestada la fuerza de Han Sen para finalmente matar a esa súper criatura, de una vez por todas. Si no podían aprovechar su presencia entre ellos esta vez, no estaban seguros de tener otra oportunidad.

Después de caminar veinte millas, el antiguo bosque se abrió alrededor de una roja y escarpada colina. No era alta, pero había una grieta en el medio. La grieta daba nacimiento al manantial rojo sangre, que fluía para crear un estanque de sangre en la parte inferior de la colina.

En el estanque de sangre, una bestia negra descansaba. Tenía un pelaje negro y su cabeza estaba coronada por dos cuernos curvos.

Era imposible saber lo que era. Su forma parecía similar a la de un perro, pero también se parecía un poco a la de un gato.

Su tamaño era equivalente a un tigre adulto, y por lo tanto bastante pequeño comparado con la mayoría de las otras súper criaturas. Pero después de leer su fuerza vital, Han Sen pudo decir con un cien por cien de certeza que se trataba de una súper criatura.

“De acuerdo con nuestro trato, tendrás que cooperar con nosotros durante la duración de la lucha. Y también, debes permitirnos el golpe final.” Zhao Heng le dijo a Han Sen.

“Bien, lo que tú digas.” Han Sen asintió.

“Convoca a tu súper mascota para luchar y buscaremos una oportunidad para rodearla.” Dijo Zhao Heng.

“No hay problema.” Han Sen no dijo mucho y simplemente convocó a la Ángel Santa.

Zhao Heng y el resto miraron a la Ángel Santa con genuina admiración. También hubo un destello de envidia hacia Han Sen. Les confundió por qué una persona como él había tenido la suerte de encontrar una súper criatura moribunda a la que pudiera acabar fácilmente, y luego ser recompensado con tal mascota.

Han Sen ordenó a la Ángel Santa que atacara a la súper criatura, mientras que también envió un mensaje a la Princesa Yin Yang.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s