Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 09 – Capítulo 02


Capítulo 02 – Jefe y ex-jefe

 

Rikuson suspiró cuando regresó a su oficina.

 

“Tiene que haber malicia detrás”, susurró, mientras se quitaba la arena y suciedad de su ropa sucia.

 

Hacía tiempo que Rikuson no mencionaba su deseo de ver la aldea agrícola. Gyoku’ou finalmente le había dado permiso hace un par de días, y fue hoy cuando regresó apresuradamente, albergando una sensación de presentimiento.

 

“A pesar de que escuché que su partida se había retrasado mucho.”

 

Se trataba de los visitantes de la capital. Se le dijo que probablemente llegarían en diez días. Así que se tomó cinco días sabáticos y se dirigió a la aldea agrícola, pero…

 

Llovía arena cuando palmeaba su ropa exterior. Por mucho que quisiera, no tuvo tiempo de bañarse. Tampoco parecía que tuviera tiempo de limpiarse el cuerpo. Sin otra opción, se untó la nuca con pasta de incienso. Las fragancias se dividen en dos tipos en la capital oeste: pasta de incienso y perfume, pero Rikuson sólo tenía dos a mano. Una era el perfume que Gyoku’ou le había dado en broma, y la otra era la pasta de incienso que le habían presionado a comprar mientras paseaba por la ciudad.

 

Escogió el producto que le habían obligado a comprar. Las fragancias de la capital oeste eran todas empalagosas, así que una fragancia un poco más barata pero con un aroma más ligero era perfecta. Además, no podía imaginarse llevando algo que había comprado por Gyoku’ou.

 

Cuando Rikuson se untó con suficiente perfume para enmascarar el olor del sudor, sonrió.

 

Las sonrisas son esenciales para un comerciante. Nunca debe salir cuando se enfrenta a los clientes.

 

Recordó las palabras de su madre.

 

¿Qué tipo de expresión haría Gyoku’ou al regreso de Rikuson antes de lo esperado? Se sentía un poco incómodo como su antiguo jefe aquí, pero no había nada que pudiera hacer al respecto.

 

Rikuson apretó su faja, y luego salió de la habitación.

 

.

 

.

 

.

 

“Ha pasado un tiempo”.

 

Rikuson entró en el salón de forma natural después de todo. Gyoku’ou, sus subordinados y los invitados estaban disfrutando de la comida a la ligera. Los sirvientes vinieron por turnos, dejando los platos.

 

Todavía era temprano para la cena, pero era un asunto bastante extravagante.

 

No había forma de que Rikuson olvidara las caras de los invitados.

 

El hombre afeitado con monóculo era Rakan. Baste decir que era su antiguo jefe. El ayudante a su lado era Onsou (音繰, Yin Sao). El hombre había estado con Rakan un poco más tiempo que Riksuon. Rikuson recordó cómo el otro hombre le había agradecido con lágrimas en los ojos cuando Rikuson se convirtió en su asistente. Al final, Rikuson no podía quedarse con Rakan para siempre, así que no era raro que Onsou fuera el ayudante.

 

Onsou era una persona capaz, pero era de los que terminan con el extremo corto del palo de vez en cuando. Eso fue cuando estaba bajo el régimen de Rakan, así que no tuvo otra opción que resignarse a ello.

 

Parece que Onson se había fijado en Rikuson. El hombre lo saludó con una mirada y un asentimiento, y luego susurró en los oídos de Rakan.

 

Rakan estaba como siempre. Miró en blanco. Era probable que si Onsou nunca le informaba, no hubiera notado a Rikuson. De vez en cuando Rikuson quería preguntarle cómo lo veía Rakan.

 

Aunque Rakan agitó su mano a Rikuson para que viniera, Rikuson miró a Gyoku’ou, preguntándose si sería imprudente acercarse a su antiguo jefe. El Lord regente de la capital oeste, que era el centro de la mesa, agitó su mano generosamente, diciéndole que fuera a darle sus saludos.

 

Se sentía incómodo de cualquier manera. Onsou tenía una expresión inexplicable cuando miraba a Rikuson, pero entre su jefe y su antiguo jefe, en cuanto a la posición, Rikuson sabía quién tenía prioridad.

 

En cuanto a Rakan, estaba comiendo comida frita, sin prestarle atención. Detrás de él, una asistente, a la que Rikuson nunca había visto antes, le ponía comida en la boca, y luego le pasaba una cantidad apenas suficiente a Rakan.

 

Rikuson oyó que el hermano imperial también venía, pero esa persona no estaba cerca. La cena tampoco parecía ser pública, así que Rakan, el invitado, debió venir sin pensarlo. Viendo la mirada errante de Onsou, Rikuson comprendió que se supone que lo habían rechazado.

 

“Ummm… Rikuson, quiero comerme ese bollo al vapor.”

 

Por un momento Rikuson pensó que su nombre había sido olvidado, pero se equivocó. Y, hablando de ese panecillo al vapor…

 

“Onsou dijo que no sabe qué panecillo al vapor es. Aunque dije que es ese panecillo al vapor.”

 

No, no lo sabrías con sólo ese panecillo al vapor como una descripción.

 

Rikuson miró a través de sus recuerdos. “Es dulce, ¿verdad?

 

“Sí”, respondió Rakan.

 

“¿Tiene relleno?”

 

“No lo creo”.

 

Parece que el relleno no era dulce.

 

“¿Tenía el plato algo de salsa o algo así?”

 

“La tiene, lo hace. Esa salsa blanca estaba deliciosa”.

 

Rikuson lo descubrió. “Rakan-sama, es el bollo frito al vapor del restaurante Liu Liu.”

 

“Creo que sí”.

 

Era algo que le hicieron comprar muchas veces después de haber comido ahí una vez en el pasado.

 

“Onsou-dono, por favor, fríe un panecillo trenzado con azúcar y rocía un poco de leche condensada sobre él.”

 

“Entendido”, dijo Onsou.

 

Los rollos trenzados deben haber refrescado los recuerdos de Rakan.

 

“Panecillo frito con leche condensada. Suena delicioso.” Los ojos de la asistente, que parecía ser la catadora de comida, brillaban. No parecía realmente una asistente; ¿era otra persona que Rakan-sama recogió? (EZ: Es Chou-san)

 

Rikuson pensó, desde esta primera conversación después de mucho tiempo, que Rakan no había cambiado.

 

“Rakan-sama, será preparado con el dim sum de mañana.”

 

“Quiero comerlo para la cena de esta noche.”

 

“Por favor, no sea irrazonable. Es una reunión para cenar”. Onsou, con dudas, dijo eso en voz baja. Cuando Rikuson le dio una mirada de lástima, el otro hombre le devolvió la mirada.

 

“Parece que es como siempre”. Rikuson habló con Onsou para suavizarlo.

 

“Sí, no ha cambiado. Pareces muy influenciado por la capital oeste.”

 

Parece que Onsou notó la piel bronceada y el perfume de Rikuson. Nunca encendió ningún incienso durante su estancia en la capital.

 

“Rikuson acababa de regresar de una expedición. Perdónalo.”

 

Gyoku’ou regañó a Onsou mientras comía un bocado de carne. Parece que escuchó su conversación.

 

“¿Es así?” Onsou palideció cuando Gyoku’ou le habló de repente. No pensó que le hablarían.

 

“¿La cocina se adapta a su paladar? Si hay algo que quieran, podemos hacerlo ahora”, le preguntó Gyoku’ou a Rakan.

 

“¿Tienes los bollos fritos del restaurante Liu Liu?” Rakan dijo, sin reservas.

 

“Hoh, ¿qué clase de bollo frito?”

 

Gyoku’ou estaba preguntando eso, así que era el trabajo de Rikuson explicarlo.

 

Le empezó a doler el estomago.

 

Pensando que este estado de ánimo continuará por un tiempo más, Rikuson suspiró, preocupado por lo que vendrá después.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s