Dies Irae: Canción a la bruja — Prólogo: Johnny recibió su merecido



El nuevo recluta tomó a la ligera la situación. Después de todo, era tan simple como acabar con un enemigo que ya estaba a las puertas de la muerte.

El recluta experimentado estaba atento. Después de todo, un enemigo acorralado es aún más aterrador, no se puede saber lo que podría hacer.

Existe una gran brecha entre los que conocen la guerra y los que no. Entre los soldados curtidos y los inexpertos. Pero había una cosa que ambos lados reconocieron:

El enemigo está más allá de la comprensión.

El descuido del nuevo recluta y la vigilancia del experimentado recluta surgieron de la idea de que la caída del enemigo ya estaba escrita en piedra. Pero estaban gravemente equivocados.

Más allá los aguardaban valientes soldados del Tercer Reich, ningún soldado de la resistencia estaba gritando sus gritos de victoria y ningún civil estaba regocijándose por su liberación. Los cientos de miles de soldados pronto descubrirían que no eran ni soldados ni hombres, sino meros sacrificios.

Sainte-Mère-Église, una ciudad en la península francesa de Normandía. Fue aquí donde el soldado John Steele quedó colgando de la torre notablemente alta de su iglesia. Pertenecía a la 82vo batallón que se lanzó en paracaídas en la ciudad con el fin de liberarla del gobierno de la Alemania nazi. Sin embargo, John se dejó llevar por el viento y falló su descenso, y por suerte, su paracaídas se atascó en la aguja de la iglesia. Todo solo, indefenso, rodeado de tropas enemigas. Todo lo que podía hacer fue fingir la muerte, pero en cambio sus ojos se abrieron. (NTE: en arquitectura aguja es el chapitel (remate) estrecho y alto de una torre o del techo de una iglesia)

La visión irreal que tenía ante él no le otorgaría el lujo de hacerse el muerto. Uno a uno sus compañeros cayeron, y no en el sentido de que el punto de caída se hubiera calculado mal accidentalmente, no. Uno tras otro, antes de que los soldados tuvieran la oportunidad de tocar el suelo, les desparramaron las tripas, les aplastaron la cabeza y les devoraron las extremidades. Lo que se precipitó sobre los soldados muertos solo podría describirse como un viento blanco. Se movió a lo largo de la ciudad, matando a los soldados en pleno descenso en el aire. Cruzó los tejados y utilizó las colinas como andamios para saltar en el aire. Este viento no se pudo detener. Más de diez mil hombres habían caído en Sainte-Mère-Église, pero probablemente ninguno de ellos había podido poner un pie en el suelo.

El pueblo debajo de la visión de John se había teñido de rojo. No sólo formado por la sangre y la carne de todos los del 82vo Batallón, sino también la de la gente del pueblo. El viento había notado la presencia de John. Una vez que se dio cuenta de esto, ya había llegado a la cima de la aguja con John justo en su cima. Sin pensarlo, John cerró los ojos. No para intentar fingir su muerte, sino porque quería apartar la mirada de su muerte. Cada vez que su cuerpo se balanceaba con el viento, golpeaba la torre. El cable del paracaídas osciló y John sufrió un intenso dolor. Pero estaba vivo. Por alguna razón, el viento asesino solo se había acercado a él suavemente y no hizo nada. La onda expansiva del viento casi lo había matado, pero estaba vivo.

―¡Me sorprendiste! Parece que no vas a morir hoy.

John podía escuchar una voz desde arriba tan refrescante que haría olvidar que este es un campo de batalla.

―Pensé que tal vez la cuerda se rompería, ¡pero no fue así! Entonces pensé que tal vez la cuerda se enrollaría alrededor de tu cuello, ¡pero no fue así! ¡Asombroso! Con tu situación y tu fortuna, deberían erigir una estatua en tu honor. Incluso podría ser una buena atracción turística.

John se frotó los ojos, no podía ver al dueño de la voz. Sabía intuitivamente que no podía hacerse el muerto.

―¡Ah, no hay necesidad de estar tan asustado! Me han dicho que deje a uno vivo de todos modos. ¡Te convertiremos en el afortunado ganador! Entonces, oye …

Suavemente, el viento descendió desde la aguja, y esa gentileza lo había engañado subconscientemente. Perdió la fuerza en sus brazos.

―Asegúrate de mantener los ojos abiertos.

Su mirada se encontró con la del dueño de la voz, por una fracción de segundo sus miradas se cruzaron. Sus brazos colgaban sueltos, su vista se despejó de nuevo. Su voluntad de resistir y vivir. Ese encuentro fortuito que no duró más de un puñado de segundos terminó por robarle todas sus fuerzas. Una vez más, los paracaidistas se estaban disolviendo en el aire. La causa de eso era ese viento, no, esa persona. La verdadera forma de ese viento era una persona. Alguien con una velocidad como el viento atravesó la ciudad. No importa cuántos soldados fueran, todos serían aniquilados. Qué absurdo. Pero por absurdo que sea, esta era la realidad. Y los compañeros con los que había compartido sus comidas murieron frente a él.

Diez mil contra uno.

Llevaba un uniforme de oficial de las SS, era un tuerto … ¿Chico? Quizás una chica. De cualquier manera, era una belleza, y esa belleza efímera estaba desgarrando su camino de carnicería. Si un paracaidista toca el suelo, se acaba el juego. Ese es el tipo de juego que la persona parecía estar jugando. En ese caso, ¿era un simple personaje extra? John comenzó a despreciar su paracaídas que se había convertido en su salvavidas. Si tan solo se rompiera, todo terminaría. No quería seguir contemplando esta escena, y mucho menos contar esta historia. (NTE: Las Schutzstaffel, literalmente ‘Escuadras de Protección’; abreviado SS fue una organización militar, policial, política, penitenciaria y de seguridad al servicio de Adolf Hitler y del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) en la Alemania nazi, y después por toda la Europa ocupada por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.)

Junio ​​de 1944 marcó el inicio de la invasión de Normandía a manos de las fuerzas aliadas. Estas fuerzas aliadas estaban compuestas por Estados Unidos, Inglaterra, Canadá y Australia. La estrategia: ataque por tierra, mar y aire simultáneamente. El enemigo ya se había reducido a una sola nación: la Alemania nazi, como tal, la idea de aplastarlos por medio de números abrumadores ciertamente no estaba mal.

Si uno fuera a señalar una falla en este plan, sería que la mayoría de los generales de las fuerzas no creían en cierta información proveniente de corresponsales y soldados en el frente. Información que también fue filtrado por la Unión Soviética:

El Longinus Dreizehn Orden fue fundado por Heinrich Himmler como un club social de caballeros imaginarios. Pero este club había sido encabezado por la Bestia Dorada, Reinhard Heydrich, y hoy se ha convertido en un cuerpo de verdaderos superhumanos y demonios. Se dice que cada miembro posee un poder tremendo y puede igualar a miles de soldados. Olvídate de Himmler, ni siquiera el führer puede controlarlos. (NTE: Longinus era el nombre del soldado que perforó el corazón de Jesús, aunque generalmente se usa para referirse a la lanza que este portaba en ese momento. Dreizehn es trece en alemán, la traducción sería algo así como la Orden de los Trece de Longinus o la Orden de las Trece Lanzas)

Los generales de las fuerzas aliadas solo se rieron de estos informes. ¿Acabó un escritor de cómics en primera línea? Prestar atención a estas historias es absurdo. A diferencia de la Unión Soviética, que recientemente se había convertido también en enemiga de la Alemania nazi, la mayoría de estos generales nunca antes habían luchado contra la nación alemana. Como resultado, su opinión sobre la situación había sido muy ingenua. Así empezó a correr el telón sobre una gran tragedia.

Los miembros del Longinus Dreizehn Orden se encontraban en lugares clave de la península de Normandía. Todos estaban solos, pero eso no les impidió diezmar al torrente de soldados con facilidad. Cortado. Apuñalado. Picado. Aplastado. Asado. Independientemente de la tecnología y el armamento de vanguardia, no tenía ningún significado ante su presencia. Un número abrumador solo serviría para hacer la misión más tediosa para ellos en el mejor de los casos.

Individualmente, los caballeros que habían venido a la batalla con las fuerzas aliadas tenían diferentes motivos. Donde hay quienes trabajan para ejecutar rigurosamente sus misiones, también hay quienes se complacen en bañarse en la carne y la sangre de sus enemigos. Pero quien comprende más profundamente su misión e incluso vive para ella sería ella.

Rusalka Schwägelin, número VIII de la mesa redonda de obsidiana del Longinus Dreizehn Orden. Ni un soldado ni un maníaco, ella es la única bruja de la Mesa Redonda de Obsidiana. Su lugar al acecho durante esta operación es la costa que conecta las dos comunas Sainte-Honorine-des-Pertes y Vierville-sur-Mer: La Playa de Omaha. El lugar que poco después se llamaría Bloody Omaha.

El fuerte viento del océano agitó su cabello rojo.

―¡Ah! Por eso odio el océano…

Rusalka se arregló el cabello con un estado de ánimo apático, el viento del océano de este día tenía una sensación tormentosa. La hermosa chica en cuestión tiene una pequeña estatura y parece del tipo que se lleva bien con cualquiera. La mayoría de la gente se sentiría a gusto al observar esta escena de Rusalka teniendo una pelea inocente con el viento. La forma en que reajustó su cabello casi se asemejaría a la de un gatito lavándose la cara. Pero los gatitos son criaturas ingenuas que no tienen correa. Sin una correa, las criaturas ingenuas mostrarán crueldad hacia aquellos que son más débiles que ellos.

Rusalka se sentó en una trinchera creada por el ejército alemán, la línea de la costa más adelante se parecía nada menos que a un infierno viviente. Eso es porque la playa y el mar se tiñeron de rojo. El tipo de pintura que se usó para teñir la zona de rojo fue la sangre de los desafortunados soldados que han venido a desembarcar aquí. Los miembros de la Mesa Redonda de Obsidiana que participan en esta operación defensiva han recibido solo una orden de su líder, Reinhard Heydrich:

―Denos a conocer.

Cada uno interpretó esta orden a su manera y se movió para llevarla a cabo. Los soldados honestos entre ellos dieron a conocer su poder. Los maniacos crueles entre ellos dieron a conocer el hedor a sangre. Y la bruja, Rusalka, dio a conocer la desesperación. Con sus barcos de transporte detenidos en la costa, los soldados aliados cargaron con devoción a la playa sin tanques para protegerlos de cualquier daño. Y vendrían a morir.

Enterrados en la arena hasta el cuello, pisoteados por sus frenéticos compañeros. Tragado vivo por sombras que aparecen a sus pies. Estrangulado hasta la muerte por cadenas. Aplastado por paredes cubiertas de púas que aparecen de la nada.

Todas estas armas son parte del arsenal mágico de Rusalka. Hace cientos de años, había alcanzado el poder de controlar a los familiares mágicos que consumen las almas de sus víctimas. Son sombras devoradoras de hombres: Nachtzehrer. También ha recibido otro poder del vicecomandante del Longinus Dreizehn Orden, Mercurius. Ese poder es Ewigkeit. El espectáculo en curso en la playa es producto de estos dos poderes mágicos. (NTE: Nachtzehrer (Devorador nocturno) Ewigkeit (Evo (Duración de tiempo sin término, época dilatada.) o Eternidad)

Se puede decir que Mercurius es el único amigo jurado de Reinhard Heydrich. Todos los miembros del Longinus Dreizehn Orden han llegado a poseer poderes mágicos a través del Ewigkeit que les fue otorgado por Mercurius. Las partes clave que componen este poder son la fe y el odio, utilizando una reliquia sagrada imbuida de vastas nociones intrínsecas como su recipiente. Estas reliquias sagradas se llaman Ahnenerbe, y a través de una conexión espiritual con ellas se puede obtener el poder de la magia. (NTE: Ahnenerbe hace referencia a la Studiengesellschaft für Geistesurgeschichte‚ Deutsches Ahnenerbe e.V.(traducido del alemán como “Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana”), conocida como Ahnenerbe (en español: Herencia Ancestral) una entidad pseudocientífica alemana cuyo propósito era divulgar investigaciones con fines educativos en apoyo de la ideología nazi y en particular, de sus teorías relacionadas con la raza aria en paralelo con sus investigaciones de la raza germana.)

El Ahnenerbe de Rusalka es el diario de la condesa de sangre: Die BlutgräfinElisabeth Báthory. La vil condesa, Elisabeth Báthory, había torturado a numerosas jóvenes en un intento de alcanzar la belleza eterna bañándose en su sangre. Al conectarse a este diario, Rusalka puede dar forma libremente a innumerables herramientas de tortura, convirtiendo la playa de Omaha en una guarida de dispositivos de tortura. (NTE: Die Blutgräfin (La condesa de sangre))

Rusalka podía oír los gritos de los soldados, llevados por el viento del océano. El chillido del recluta experimentado, desgarrado mientras protege al nuevo recluta de cualquier daño. Los gritos de los soldados que intentan huir, pero sin embargo son llevados por la muerte. Estos quejidos de lamento seguramente traspasarán el corazón.

Dos soldados que intentan cubrirse son abrazados por un títere de metal hueco que sigue el modelo de una mujer santa. El interior está configurado con numerosos picos, diseñados para exprimir la sangre de la víctima. Se puede decir que este dispositivo, que se especializa en extraer sangre e infligir un dolor intenso, es un representante de la propia Elisabeth Báthory: la Doncella de Hierro. La sangre que se derramó del dispositivo, después de tragar a la fuerza a los dos soldados, tiñó la playa roja con un mayor espesor.

―¡Eso debe ser muy acogedor ahí dentro! ¿Podría haber una mejor muerte para un soldado que ser abrazado por una mujer junto con su mejor amigo? ¡De ninguna manera lo hay!

Rusalka realmente cree esto. En lugar de sentir resentimiento por haber sido asesinados, siente que deberían agradecerle por haberles otorgado una muerte tan buena. Olvidar a las esposas en casa, caer en el campo de batalla junto con los compañeros es ciertamente una muerte honorable. De lo contrario, dichas esposas no serían compensadas por la pérdida de sus maridos …

―¡Sí, definitivamente! Ahora todo el mundo tiene un final feliz, soy una filántropa … Por supuesto, la más feliz aquí es la que hizo lo mejor que pudo, e~sa~ soy~  yo~ (NTE: Filántropo: persona que se caracteriza por su amor a los demás y por sus obras en bien de la comunidad.)

Rusalka se dio la vuelta, adoptando una pose junto con una sonrisa. Pasando rápidamente del sombrío tren de pensamientos de antes. La idea de que Rusalka tuvo el final más feliz aquí definitivamente no es incorrecta. Las almas de los soldados fallecidos que acababan de tener su sangre y sus tripas esparcidas por toda la playa templaron su cuerpo. Esta no es una metáfora de algún sentido de satisfacción o logro, ella realmente absorbió sus almas.

Ewigkeit se alimenta de las almas. Al matar, las almas de otras personas se vuelven propias. Mata a cien y gana cien almas. Mata a mil y gana mil almas. En un nivel fundamental, las almas funcionan como combustible para usar Ewigkeit. Además, cuanta más fuerza vital uno absorbe de otras personas, más poderosos se vuelven el cuerpo, los sentidos y la fuerza vital. Pero reunir almas tiene un propósito mucho mayor que algo tan trivial como fortalecer el cuerpo, es una llave para un gran milagro …

Incluso si todos los soldados que estaban presentes en la playa de Omaha dispararan sus armas contra Rusalka al unísono, probablemente no podrían hacerle daño. Si uno quiere derrotar a un miembro del Longinus Dreizehn Orden, necesitaría algún tipo de intervención mágica, o quizás el poder maldito de un Ahnenerbe. En otras palabras, en este momento en la playa de Omaha, Rusalka está usando un código trampa que otorga invencibilidad. Ningún soldado en la playa cumple con los requisitos necesarios para derrotarla.

―Ahora tengo tiempo libre, eh … Si tan solo fuera un poco más cálido podría ir a nadar, con un traje de baño sexy y revelador… Pero no traje uno … No es que haya nadie que lo vea de todos modos …

Rusalka estaba bastante relajada porque ya había comprobado su victoria, pero alguien que cumplía con los requisitos para su derrota apareció de repente ante sus ojos, derribando las trincheras y los muros que los alemanes habían levantado.

―Hey Anna.

La mayoría de los miembros del Longinus Dreizehn Orden llaman a Rusalka por su alias, Malleus Maleficarum. Solo una persona la llama Anna … (NTE: El Malleus Maleficarum (del latín: Martillo de las Brujas) Es un exhaustivo libro sobre la caza de brujas que se publicó en Alemania en 1487. Esta obra es notoria por su uso en el período de la histeria por la caza de brujas, que alcanzó su máxima expresión desde mediados del siglo XVI hasta mediados del XVII.)

―¿¡Schreiber!?

Rusalka exclamó el nombre del intruso. Incluso “Rusalka” es otro alias suyo, él es el único que la llama por su verdadero nombre.

Wolfgang Schreiber, Número XII de la Mesa Redonda de Obsidiana del Longinus Dreizehn Orden, el Ashen Knight, uno de los tres comandantes de batallón. (NTE: Ashen Knight (caballero ceniciento))

Miró el rostro de Rusalka desde una distancia incómodamente corta. Su piel blanca y cabello claro como el día, su rostro parecido al de un ángel, era hermoso. Pero esta belleza es absolutamente intocable. Debajo hay un gran peligro, como el del cañón de una pistola a punto de disparar.

―Tu jurisdicción es más adentro, Sainte-Mère-Église, ¿no es así? ¿Está realmente bien que estés aquí?

Rusalka, al preguntarle a Schreiber por qué había abandonado su área de jurisdicción, tenía ahora una expresión mucho más tensa, como corresponde a alguien en un campo de batalla.

―Si lo sé. Pero ya no queda nadie allí.

―¿No queda nadie?

―Los que venían cayendo del cielo, los convertí en picadillo uno tras otro, pero luego se dieron cuenta y de repente detuvieron la fiesta… Me sentí solo, así que aquí estoy.

Esto no es de extrañar. Nadie decidiría saltar más cuando supiera lo que les pasará allí. La operación probablemente se detuvo después de unos tres batallones. Schreiber no tiene sentido de moderación cuando se trata de cosas como esta. Él es un loco.

―Pero dejé uno atrás, ya sabes. ¡Estaba colgando de la aguja, fue muy divertido! Te dejaré verlo más tarde.

Esa fue la única forma de moderación que Schreiber ejerció hoy. Para mostrar el poder, es necesario dejar al menos un testigo. Las únicas cadenas en Schreiber son las palabras de Reinhard. Si Él lo ordena, incluso Schreiber lo entenderá.

El lobo indomable hizo una petición muy irrazonable a Rusalka.

―Anna, déjame tener este lugar.

¿No sería eso muy conveniente para él? Rusalka había preparado innumerables artilugios en la playa de Omaha, se podría llamar su lugar de caza improvisado. Schreiber, por otro lado, devastó su lugar de caza sin pensarlo dos veces y perdió el rastro de su presa. ¿Y tiene el descaro de pedirle que entregue el suyo? Su solicitud está absolutamente fuera de discusión.

―… Bien…

Pero Rusalka entregó los frutos de su trabajo sin mostrar resistencia. Al igual que las hormigas que ceden las reservas en las que habían trabajado durante el duro invierno a los grillos depredadores.

―¡Ah, gracias Anna!

Schreiber sonrió y tomó la mano de Rusalka. Rusalka solo pudo devolver una sonrisa incómoda.

―Sabes, eres realmente …

¿Enserio qué? Schreiber ni siquiera terminó esa línea, y mucho menos le dio tiempo para responder. Ya que comenzó a correr por la playa de Omaha, los soldados y las trampas de Rusalka se hicieron pedazos ante su inmensa velocidad. De su doncella de hierro destruida cayó un solo hombre, lleno de agujeros.

Al ser un comandante de batallón, Schreiber está por encima de Rusalka tanto en estatus como en poder real. Rusalka puede ser la número seis del Longinus Dreizehn Orden y Schreiber el número doce, pero este número no se basa en el poder. El actual número uno es Reinhard, pero el vicecomandante Mercurius es el número trece.

La razón por la que Rusalka se retiró no fue por la diferencia entre sus filas. Schreiber carece en un nivel fundamental, su moral y sentido común simplemente no funcionan correctamente. Hasta el punto de que los compañeros locos se reirían de la idiotez de Schreiber.

Si Rusalka se resistía a él, seguramente se convertiría en su almuerzo. ¿Cómo sería eso? Amigo o enemigo, Schreiber es una bestia que solo sabe tener hambre. Si algún día se enfrentara a una crisis de algún tipo, la última persona por la que querría ser salvada es Schreiber. Ella absolutamente no puede confiar en él, absolutamente no, ni siquiera lo pienses. Como sea, nada como eso le pasaría a ella de todos modos …

Rusalka lanzó todos los artilugios que había creado. En este punto, ya no quería involucrarse más con la playa de Omaha o Schreiber.

―Bien, supongo que debería hacerle una visita a ese superviviente suyo.

Rusalka le dio la espalda a la playa. Quizás ahora que Schreiber se fue, la operación de descenso ha comenzado nuevamente. Probablemente no, pero necesitaba una excusa para alejarse de este lugar.

Wolfgang Schreiber terminaría anotando un recuento de muertes de 185,731 personas hasta la caída de Berlín. Este número es el más alto no solo entre los del Longinus Dreizehn Orden, sino que también es el recuento de muertes individuales más alto de la historia. Incluso los miles de soldados que Rusalka había reunido encomiablemente en la playa de Omaha no eran más que una cantidad trivial de personas para él.

Así, la invasión de Normandía y el victorioso Día D a manos de las fuerzas aliadas tuvieron un resultado sombrío.

Los miembros del Longinus Dreizehn Orden lograron hacer una retirada completa en cuestión de días, pero las fuerzas aliadas solo desembarcarían en Europa más de un mes después. Superados por el miedo a lo desconocido, no pudieron hacer su movimiento durante bastante tiempo. Este retraso tuvo sus repercusiones y la Unión Soviética había llegado primero a Berlín. Vendrían a presenciar el poder del Longinus Dreizehn Orden y la anomalía que fue el suicidio masivo de los ciudadanos de Berlín.

Pero el Longinus Dreizehn Orden desapareció junto con la Alemania nazi. No fueron derrotados, simplemente desaparecieron. Con eso, las principales potencias del mundo se habían convertido en los vencedores deshonrados. El Longinus Dreizehn Orden fue tratado como si no existiera y no apareció en los libros de historia. Solo se registraron los nombres de sus miembros individuales y fueron designados como criminales de guerra.

La razón de esto fue ciertamente para encubrir la desgracia, pero una razón mucho mayor fue el miedo que estaba enterrado profundamente en los países del mundo. ¿Y si vuelven después de desaparecer? Como resultado, su nombre nunca más fue mencionado.

Pero con el paso de los años se hizo más fácil, cada año la desgracia se aliviaba, el mundo llegaba a olvidar ese miedo. Unas decenas de años más tarde, las dos grandes potencias del mundo, Estados Unidos y la Unión Soviética, se consideraron a sí mismos los grandes vencedores sin la menor duda. Los otros países del mundo probablemente sintieron lo mismo. Incluso Alemania, que se había dividido en dos en ese momento, casi se habían olvidado de ellos.

Pero el testimonio de un hombre, la leyenda de soldados invencibles que habitan el campo de batalla, hizo añicos esa presunción demasiado ingenua.

El Longinus Dreizehn Orden existe.

Con sus recuerdos de la guerra tan frescos como siempre, un nuevo conflicto se acerca cada vez más. Ahora son los sesenta. El mundo los conocerá una vez más.


[Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s