Súper Gen Divino – Capítulo 714: Cada Puñetazo es Poderoso


Capítulo Patrocinado

He tenido que revisar el correo para asegurarme de que ciertamente y tras mucho mucho tiempo han vuelto a patrocinar un capítulo…

¡Disfrútenlo!

El Elegido de la Luz estaba disparando desde todos los ángulos, tratando de atrapar a Han Sen con sus rayos, pero no pudo. No importa lo rápido que disparara, Han Sen parecía capaz de predecir cada uno de sus movimientos, resultando en un error cada vez.

Han Sen sabía que esa era su oportunidad. Sabía que podía seguir esquivando los ataques del Elegido de la Luz, y todo lo que tendría que hacer era tocarlo para reclamar la victoria.

El Elegido de la Luz era ridículamente rápido, y estaba claro que el rasgo principal del Espíritu era la velocidad. Pero eso era a costa de su dureza física, si el Espíritu era tan rápido, no tendría la defensa de una súper criatura.

Sólo usaba una túnica en lugar de una armadura, también. Esa pista sugería que el Espíritu no dependía de su vitalidad.

“Sólo necesito golpearlo. Si lo hago, tendré una oportunidad. ¡Estoy a un paso de la recompensa del Elegido! Tengo que arriesgarme, pase lo que pase. ¡¿Y si me dan un súper espíritu de la bestia, o incluso un súper Espíritu?!” Han Sen apretó los dientes, esquivando de alguna manera para colocar al Elegido de la Luz exactamente donde quería que estuviera.

“¿Realmente puede esquivar los ataques del Elegido de la Luz de esa manera? ¡Esto es asombroso! Pero aún así, esquivar solo no puede asegurar la victoria. Sus ataques son demasiado lentos, podría no ser capaz de golpear al Elegido de la Luz.” Hua Ping estaba lleno tanto de emoción como de preocupación.

Había visto muchos Campeonatos de los Elegidos en la segunda zona de El Santuario de Dios a lo largo de los años, y Dollar era el único evolucionado que había llegado tan lejos. Realmente esperaba que Dollar pudiera ganar, y así reclamar la posición del Elegido de la Luz.

Pero todavía había un abismo de poder que los separaba. Aunque Dollar podía utilizar sus movimientos mágicos de evasión para evitar los ataques del Elegido, la velocidad del enemigo de Dollar los mantenía alejados uno del otro. Lo más probable era que no pudiera tocar al Elegido de la Luz, y eso era suficiente para que el Espíritu mantuviera su trono.

Todos sabían que Dollar había abierto su cerradura genética para luchar, lo que significaba que su tiempo era limitado.

Los evolucionados ordinarios, en una lucha tan larga, ya habrían agotado sus fuerzas y habrían tenido que cerrar su cerradura genética.

Parece que Dollar era anormal. Su estado físico era mucho más alto que el de un evolucionado promedio, y parecía que podía durar mucho más tiempo con la cerradura genética desbloqueada.

Pero no era infinito, y nadie sabía exactamente cuándo podría fallar.

De hecho, la capacidad de Han Sen para aguantar tanto tiempo no se debía únicamente a su aptitud, sino que se debía a que tenía Larga Vida y Fuerza Sol de Jade. La energía se reponía constantemente, dándole lo que necesitaba para aguantar.

Pero Han Sen seguía atado por su estatus de evolucionado, y aunque podía durar mucho tiempo, no podía durar para siempre. Todavía tendría que vencer al Elegido de la Luz, más temprano que tarde.

Los ojos de Han Sen estaban tan tranquilos, y su cuerpo estaba tan compuesto. Lentamente, poco a poco, hilaba los movimientos sutiles para llevar al Elegido de la Luz a la posición exacta.

El Elegido de la Luz, en ese punto, estaba atacando furiosamente a Han Sen como un rabioso perro láser. No se había dado cuenta hasta ahora que había sido llevado al borde de la arena.

En el momento en que el Elegido de la Luz retrocedió a una esquina, Han Sen hizo su movimiento. Aunque no era tan rápido como el Elegido de la Luz, era lo suficientemente rápido como para que los demás no pudieran ver su cuerpo.

Incluso el propio Espíritu se asustó y se preocupó por la repentina explosión de velocidad de su oponente. No esperaba que Han Sen poseyera una velocidad como esa, y sin quererlo había dejado que se acercara.

Los ojos de Han Sen estallaron en llamas. Su corazón latía como un martillo, mientras sus huesos y su carne vibraban. Una luz blanca recorrió su cuerpo para darle mayor velocidad.

Simuló el flujo de energía del propio Elegido de la Luz. Su aptitud le prohibía ser tan poderoso como el propio Elegido de la Luz, pero aún así era efectivo. Y ese era un movimiento que estaba más allá de las expectativas más salvajes de la audiencia.

La aptitud de Han Sen era de doscientos diecisiete. La aptitud de una súper criatura era de alrededor de trescientos. La diferencia entre ellos era del treinta por ciento, así que no había posibilidad de que el Espíritu pudiera dominar completamente a Han Sen.

“¿Cómo puede ser tan rápido?” Mucha gente se puso de pie en reacción al repentino y ardiente ataque de Han Sen.

“Con una velocidad como esa, tal vez pueda…” La emoción de Fang Mingquan estaba por las nubes.

Hua Ping apretó su puño y miró fijamente el siguiente movimiento de Han Sen con ojos que no parpadeaban. Si esa velocidad no le permitía a Han Sen cerrar la brecha y atacar al Elegido de la Luz, no habría otra oportunidad.

Mucha gente se tomó de las manos, con la esperanza de que Han Sen pudiera ahora golpear a su temible enemigo.

El Elegido ya estaba en la esquina de la arena de combate, y se había asustado por el repentino cambio de ritmo de Han Sen. Cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando, rápidamente esquivó el ataque de Han Sen y pasó justo a su lado. Se las arregló para escaparse de la esquina.

El público no pudo evitar suspirar. Sentían pena por Dollar porque, después de todo eso, el Elegido de la Luz aún había logrado esquivar el ataque que tanto se había preparado. Su enemigo seguía siendo demasiado rápido.

“Si quieres competir con mi velocidad, tienes un largo camino por recorrer.” Dijo el Elegido de la Luz con una sonrisa burlona y una mirada desdeñosa, al pasar por Han Sen.

“¿Ah, sí?” Han Sen se paró donde estaba y miró fríamente al Elegido de la Luz que había pasado junto a él. Abrió sus manos e intentó agarrar al Elegido de la Luz.

“Es inútil competir con mi velocidad, nada en la segunda zona de El Santuario de Dios me rivaliza. Ustedes, lamentables humanos, nunca serán capaces de lograr lo mismo.” El Elegido de la Luz aceleró de nuevo y creó una brecha entre él y Han Sen una vez más. La mano de Han Sen no había podido ni siquiera tocar su ropa.

Viendo las manos de Han Sen tratando de agarrarlo, el Elegido de la Luz simplemente se alejó aún más. La gente que estaba observando comenzaba a sentirse débil y sin esperanza una vez más.

Pero de repente, el Elegido de la Luz, que estaba bastante lejos de Han Sen, tenía todo su cuerpo succionado hacia Han Sen como un imán. Fue lanzado por el aire hacia su némesis humana. Cuando la brecha se cerró, Han Sen apuntó a la cabeza.

“Intentémoslo de nuevo.” Han Sen levantó su puño y dio un puñetazo directamente a la cara del Elegido de la Luz, repentinamente angustiado.

¡Pang!

La cabeza del Elegido de la Luz sufrió un golpe terrible, que la hizo retroceder. Una gran marca roja pintó el centro de su linda cara, y su nariz se había doblado fuera de forma ya que ahora rezumaba sangre.

Después de ese fuerte ataque, el cuerpo del Elegido de la Luz no se escabulló como pretendía. Fue succionado de nuevo a la mano de Han Sen.

Sin dudarlo, Han Sen golpeó de nuevo, su puño desatando el Puñetazo Disco Elefante sobre la cara de su enemigo varias veces. Puñetazo tras puñetazo, el cráneo de su enemigo golpeaba como metal.

Cada puñetazo era fuerte, e incluso los huesos del interior temblaban y chocaban contra sí mismos.

El Elegido de la Luz estaba en total shock. Trató de retorcerse para liberarse, para resistir y retroceder, pero no pudo. Una extraña fuerza atraía su cuerpo hacia Han Sen, de la que no podía escapar. Su velocidad había disminuido, y en ese frenético pánico Han Sen había logrado alcanzarlo.

¡Pang! ¡Pang!

Los horribles puños se estrellaron en el rostro del Elegido de la Luz como un alud. El sonido de cada puñetazo era un placer audible. El Elegido de la Luz era como cualquier otro ahora, con la cara magullada y la nariz sangrante.

El Elegido de la Luz quería bloquear los golpes que lo golpeaban, pero la fuerza continuamente lo despojaba de su velocidad. Sus movimientos seguían siendo predecidos, y Han Sen reaccionaba en consecuencia cada vez. Han Sen lo golpeaba cada vez que hacía medio movimiento. Al ser incapaz de esquivar, todo lo que podía hacer era agitar sus manos desesperadamente.

 

 


4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s