Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 148

Anterior |Índice| Siguiente


Caos y confusión

“Con respecto a este asunto, Lin Zheng definitivamente encontrará una manera de vengarse de ti. Sin embargo, la mutación de Chen Ming debe tener algo que ver con Lin Zheng. Sea cual sea la inmundicia que haya allí, no tiene más remedio que continuar la investigación. Solo digo que existe la posibilidad de que la situación se salga de control. ¡Si eso sucede, estaremos en un gran problema!” Dijo Deng Nian.

Qin Feng respondió con un asentimiento serio.

“¡Tenemos que investigar este problema!”

Este caso no solo involucró a una organización oscura que dañaba a personas inocentes. No, era más profundo que eso.

Antes de su renacimiento, el destino de nacer como un genio cambió por completo y se convirtió en una vida llena de miseria, dificultades y angustia. ¿Quién podría entender su lucha?

Cuanto más se esforzaba Qin Feng, más crecía su odio hacia la Organización Z.

Ahora que finalmente tenía la fuerza que podía llamar suya, aumentaría continuamente sus poderes, hasta el punto en que nadie sería capaz de derrotarlo. Y luego, eliminaría a la Organización Z de la faz de esta tierra, de una vez por todas.

No podía permitirse que un grupo así siguiera existiendo.

Esta creencia por sí sola era la fuerza impulsora para que Qin Feng siguiera creciendo.

“Si lo estás pensando de esta manera, entonces por supuesto, adelante. ¡Te prestaré mi fuerza para bloquear a Lin Zheng!” dijo Deng Nian.

Qin Feng asintió, apreciando las intenciones de Deng Nian.

“Me quedaré en Chengyang por unos días. ¡Vayan primero ustedes!”

“¡Ok Ok!”

Por supuesto, Qin Feng todavía se subió al automóvil y se fue con ellos como grupo.

“Qin Feng, tenemos mucho esta vez, ¿no crees? ¿Cómo deberíamos repartir el botín?” preguntó Zhou Hao.

Qin Feng realmente estaba llevando las riendas de toda esta situación. Después de todo, los principales esfuerzos del grupo se centraron en su fuerza. Aun así, Zhao Yu y Zhang Tianche estaban demasiado avergonzados para preguntar, ¡así que Zhou Hao fue el que dio un paso al frente y mordió la bala!

“¡Lo dividiremos en partes iguales!” Qin Feng respondió.

“¡No, no, eso no está bien!” Zhao Yu refutó. “Si no fuera por ti, no hubiéramos obtenido tantos artículos. Sin mencionar el hecho de que gran parte de las recompensas son demasiado buenas.”

Fue el turno de Zhang Tianche de intervenir. “Qin Feng toma el cuarenta por ciento, ¡nosotros obtendremos veinte cada uno!”

“¡De acuerdo!” Zhou Hao dijo mientras asentía con la cabeza.

Qin Feng sonrió y asintió al unísono. Finalmente habían llegado a un consenso sobre la asignación de recompensas por el momento.

Sin embargo, en el momento siguiente, Qin Feng envió un mensaje a Zhou Hao. “Puedes tener mi parte de las recompensas. ¡Quiero que cada uno de ustedes tenga un fruto consciente!”

Zhou Hao miró con los ojos muy abiertos a Qing Feng. A través del comunicador, escribió: “¡Pero eres un usuario de habilidad! Si fuera por mí, quiero que tengas dos frutos conscientes y luego dejes el último para Zhao Yu. No es un gran problema para ella que obtenga menos hierbas espirituales, o al menos, no obstaculizará negativamente sus habilidades. Después de todo, no es como si necesitaras esas cosas ahora, ¿verdad?”

“Incluso los mejores guerreros antiguos necesitan un poco de energía consciente. Si bien no es la unidad más importante de su poder total, puede significar vida o muerte en el momento más crucial. Además, ¿de verdad crees que un árbol de la conciencia solo puede producir tres frutos conscientes a la vez?”

Zhou Hao hizo una expresión preocupada.

Qin Feng tomó a Xiao Bai y la abrazó cerca de su pecho mientras acariciaba su suave pelaje con afecto.

En ese momento, hubo un ligero cambio en la expresión facial de Zhou Hao que reflejó su repentina conciencia de algo.

Se hizo evidente que su mente había vuelto al incidente en la mina de cobre de Colina verde.

En aquel entonces, cuando Xiao Bai se fue, ¡fue a robar las frutas conscientes!

Sus pensamientos luego se dirigieron al árbol de la conciencia desnuda. En memoria del director de la Universidad Chengyang, Zhou Hao encendió mentalmente una fila de velas.

¡Que desafortunado!

El intercambio entre ellos se detuvo en ese momento. Por más que lo intentaron, simplemente no se les ocurrió nada que decirse el uno al otro. Incluso los registros de sus comunicadores habían sido borrados.

Fue solo después de que habían despejado las puertas de la base militar que Qin Feng se bajó del vehículo en una calle relativamente transitada. Mientras lo hacía, un gran número de estudiantes lo miró con ojos llenos de admiración. Esto también se debió en parte a que era la primera vez que venían a la ciudad Chengyang. No hace falta decir que el simple hecho de recorrer esta bulliciosa ciudad una vez fue suficiente para que aprendieran mucho más que en otros lugares.

Sin embargo, la mayoría de estos estudiantes no podrían permitirse quedarse aquí por mucho tiempo.

Por otro lado, Qin Feng no tenía tales preocupaciones.

Después de todo, ¡la gran cantidad de materias primas traídas desde el Pueblo Han ni siquiera se había procesado todavía! Qin Feng logró ubicar un rincón relativamente aislado y, posteriormente, colocó un Capa Oscura alrededor de su perímetro para evitar las miradas entrometidas.

Bai Li saltó de su hombro y se transformó en su forma humana. Luego se puso algo de ropa, una gorra y un par de lentes oscuros.

“¡Ah, qué congestión!”

A Bai Li le había empezado a disgustar quedarse en su forma bestial ahora, ya que no podía jugar con el comunicador, ni podía usar ropa bonita de esa forma, aburriéndola mucho.

Qin Feng apreto la linda nariz diminuta. “Muy bien, después de que termine de descansar, ¡vamos a comprar un nuevo vestido para ti!”

“¡Mi esposo es el mejor!”

Bai Li envolvió sus brazos alrededor de Qin Feng y lamió sus mejillas juguetonamente, sin tener en cuenta el hecho de que no se había lavado durante los últimos días.

Rápidamente buscaron un hotel al azar para registrarse. Uno en el que Qin Feng pudo tomar un agradable y largo baño. Después de limpiarse a fondo, se puso un atuendo fresco y casual por primera vez en lo que parecieron siglos.

Qin Feng, que no vestía su uniforme escolar pero lucía un atuendo informal, parecía elegante de todos modos. Aparte de eso, debido a su altura y músculos tonificados, nadie pudo distinguir que en realidad era solo un adolescente.

Por el contrario, la mayoría de las personas cuyos ojos se encontraron con los suyos se sentirían inmediatamente intimidados por su presencia amenazante.

Un guerrero antiguo de nivel F6.

Después de llamar a un taxi, llevó a Bai Li a un mercado donde se le dio total libertad para elegir los artículos que quisiera. Fue entonces cuando Qin Feng tomó el comunicador de Chen Ming.

Sin embargo, se estableció una contraseña en el comunicador. Afortunadamente, Qin Feng entendió a Chen Ming de adentro hacia afuera, y después de tres intentos fallidos, lo desbloqueó en su cuarto intento.

“¡Liang Kan!”

Qin Feng no tardó en encontrar este nombre.

Sin embargo, para evitar alertar a dicha persona, se abstuvo de marcar inmediatamente su número y, en cambio, anotó rápidamente el número.

Qin Feng encendió su propio comunicador y se conectó a la red de batalla, en la que buscó una página web secreta.

“¡Puerta secreta!”

Puerta secreta era una agencia de inteligencia especial que, con el precio justo, estaría más que dispuesta a vender cualquier información que estuvieras buscando. También mantuvieron sus secretos bien guardados, lo que los hizo más seguros que cualquier otra agencia.

Qin Feng les entregó el nombre de Liang Kan y el número de su comunicador. Luego afirmó que necesitaba una descripción general simple del individuo antes de pagar un millón de yuanes.

Comprar esa información con un millón de yuanes era una exageración. De hecho, mientras la persona permaneciera en Chengyang, Qin Feng podía descubrir mucha más información sobre Liang Kan de forma gratuita si hiciera un pequeño esfuerzo.

Sin embargo, no deseaba meterse en la madriguera de un conejo que sentía era inevitable y, lo que era más, no tenía demasiado tiempo que perder en este momento.

Después de solo media hora, la información que buscaba fue enviada.

“Liang Kan, 28 años, guerrero antiguo de nivel E, segundo al mando de la unidad de patrulla externa de la colonia Chengyang!”

“¡La foto de Liang Kan!”

“Se unió a la colonia Chengyang hace tres años…”

A continuación, aparecía más y más información sobre el hombre, pero los ojos de Qin Feng estaban fijos en una de las fotos proporcionadas.

Mostraba un primer plano de Liang Kan posando durante una sesión de entrenamiento. Debe haber sido un día abrasador cuando se tomó la foto, ya que se podía ver un sudor brillante cubriendo su cuerpo. Sin embargo, el sudor había hecho que los extraños tatuajes alrededor de su cuello fueran aún más obvios.

Qin Feng miró estos tatuajes por un tiempo.

“Se ven tan familiares. ¡Debo haberlo visto en algún lugar del pasado!”

Qin Feng cerró los ojos y buscó en sus recuerdos. Su conciencia giraba rápidamente, como los engranajes de un tren. Los recuerdos pasaron por su mente como un carrete de película, moviéndose casi a la velocidad de la luz, pero todo le pareció tan claro como el cristal.

Finalmente, una escena flotó en la mente de Qin Feng.

Fue antes de su renacimiento, cuando tenía alrededor de dieciocho años. En ese momento, ya había alcanzado el nivel F5 como usuario de habilidad. Estaba deambulando por la ciudad Fu cuando se encontró con la infame Organización Black Python.

Por supuesto, en ese entonces, la organización estaba en su etapa inicial con solo alrededor de un centenar de miembros. Fueron compuestos completamente por mutantes, ninguno era usuario de habilidad.

Operaron principalmente saqueando caravanas y robando convoyes logísticos. Por pura coincidencia, Qin Feng estaba trabajando como guardia para una de las caravanas objetivo. Después de recibir el fuego de respuesta de la caravana, se retiraron de donde venían. Uno de los tipos que eligió el puesto de Qin Feng fue asesinado en el acto y tenía tatuajes que se parecían al de la foto en este momento.

Obviamente ese hombre no era Liang Kan.

“Aun así, ¿podría ser posible que haya una conexión entre ellos?”

De alguna manera, Qin Feng sintió que esto era simplemente la punta de un iceberg colosal; se enfrentaría a más caos y confusión en un futuro próximo.


Anterior |Índice| Siguiente

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x