evil lord

Lord malvado — Prólogo


Traducción: Leizer5991

Edición: expectro2000xxx, juliociez, Absolute


EZ: Bien para quien no conozca esta novela la promocionare así; el escritor/autor de Sevens y Otome Mobs[The World of Otome Games is Tough For Mobs] hizo también esta novela por lo que pueden esperar mucho de ella y para quienes hayan leído la WN que traduzco en enzeam pues al fin tenemos la novela ligera [que también sera subida ahí] espero que la disfruten, el ritmo de subida de cap sera de 1 a 2 cap por semana [Si puedo prepararlos también] ya que son traducidos desde el jap por mi y editados por como pueden ver Absolute y juliociez [y dando algunas notas expectro2000xxx] por lo que se tarda en preparar un cap espero que puedan esperar por estos y disfruten de estreno serán 2 cap el prologo y cap 1~~


Anterior |Índice| Siguiente


En el monitor de la cabina se mostraba el espacio exterior. Se podía apreciar luces parpadeantes y explosiones que se producían en los alrededores.

Las explosiones en el espacio son un fenómeno único en los mundos de fantasía.

Una serie de delgados hilos de luz aparecieron en la distancia, produciendo varias pequeñas explosiones luminosas. Por cada una de estas luces, cientos o hasta miles de vidas se perdían.

Este campo de batalla situado en el espacio estaba cobrando las vidas de una gran cantidad humanos.

En medio de dicho campo de batalla, donde decenas o cientos de miles de vidas perecían, me encontraba con una gran sonrisa en el rostro.

—¿Qué pasa? ¿Eso es todo lo que tienen?

Esa voz provino de un arma humanoide; un caballero móvil.

Tenía más de catorce metros de longitud y una persona abordándolo; como arma, parecía ser muy inadecuada. ¿Por qué preocuparse por la forma humanoide? ¿Por qué no una nave de combate?

Este es un mundo de fantasía en el que he abandonado semejante razonamiento de mierda. El caballero móvil que conducía era negro y de grandes dimensiones.

Mientras que las otras máquinas medían unos dieciocho metros, el caballero móvil en el que viajaba era clasificado como tipo grande con 24 metros. Una maquina tan grande podía atrapar a las maquinas más pequeñas que tuviese cerca con sus manipuladores.

Los manipuladores son las manos de un robot.

Las delicadas manos del arma humanoide capturan las armas humanoides del enemigo y las aplastan. Y al piloto en su interior.

—¡¡S-Sálvenme!!

Los bordes de mi boca se levantan mientras le escupo unas frías palabras al piloto enemigo que ahora ruega por su vida.

—Muere.

No había ni una pizca de bondad o compasión en ellas.

No hay culpa por matar al enemigo, solo emoción. Pisotear a los demás y arrebatarles su preciada vida.

Ese era un privilegio reservado para los fuertes.

—Débiles. Demasiado débiles. ¡¿No tienen a nadie más fuerte aquí?! —Me eché a reír mientras piloteaba el mecha y continuaba derribando a los enemigos que se me aproximaban. Mis objetivos eran las cabinas de control; o los pilotos, para ser exactos.

El caballero móvil empuja despiadadamente la espada que lleva en su mano derecha a la cabina, luego la patea y retira bruscamente.

—Los débiles son mis presas. ¡Esfuércense en entretenerme! —Tal el acto de alguien que no veía a las personas como humanos.

El que las llevaba a cabo es un joven en sus primeros años de la adolescencia.

Si hubiera sido el yo en mi vida pasada, seguramente me habría negado a hacer todo esto, pero… he abierto los ojos. En este mundo, los más poderosos son los malvados.

Por lo que decidí ser un mal tipo en mi próxima vida. No, un villano.

Si hubiese un término para describir mi existencia, seguramente sería «lord malvado»*. (EZ: *En jap. es: Akutou Ryoshu)

En este extraño mundo de fantasía, a pesar de que las personas se hubieron aventurado al espacio, aun existía el sistema arcaico de gobierno aristocrático. En semejante mundo, yo era un conde.

Soy un villano que gobierna un solo planeta y hace sufrir a su pueblo.

Si esto fuese un libro, alguien así terminaría siendo exterminado al ser un villano. Pero ¿sabes cuál es la realidad?

—¿Qué pasa? ¡Acérquense! ¡Venga! ¡Venga!

Entro en persecución de mis enemigos mientras estos huían del mecha que estoy pilotando, para luego quitarles la vida brutalmente. Poder ver a mis enemigos huir siendo despiadadamente derrotados es la definición misma de un villano. No hay tal cosa como un héroe de la justicia en este mundo.

Aunque atormente a los débiles, los héroes de la justicia no se abalanzarán sobre mí. Así pues, los villanos son quienes poseen verdadera fuerza en este mundo.

Esa es la respuesta.

Fue en los últimos días de mi vida pasada que llegué a esta conclusión.

… Ah, qué divertido. No hay nada mejor como el momento en que aplastas a los más débiles de los débiles. Esto vaya que me hace apreciar lo fuerte que soy.

Era un mundo en el que armas humanoides gigantes y naves espaciales de batalla se enfrentaban.

Había reencarnado en un mundo así… y usaba el poder que se me otorgó para llevar a cabo mis actos tiránicos al máximo.

Todo comenzó ese día.

Aquel día en que terminó mi vida anterior, cuando fui engañado y fallecí con el corazón roto.

Siguen siendo recuerdos horribles que me llenan de dolor.

Recuerdos de un hombre que vivió una vida tonta, sin saber nada y que ni siquiera se percató de que estaba siendo engañado*. Ese tonto yo de mi vida pasada. (EZ: *Por su esposa. Síp. NTR)

◇ ◆ ◇ ◆ ◇

¿Por qué soy el único que está sufriendo de forma tan irrazonable?

Dentro de la habitación del viejo, oscuro y estrecho apartamento, me encontraba presionando mis manos contra el dolor en mi pecho.

El pecho me dolía desde hacía tiempo, pero últimamente ha ido empeorando. Quería ir al hospital, pero no podía permitírmelo económicamente.

Ya no me quedaba fuerzas para que mis manos siguieran presionándome el pecho.

Esas manos arrugando una camiseta sucia y deteriorada eran más delgadas y ásperas que antes, con cicatrices y ampollas.

Había sangre mezclada en mi tos, manchando la sucia ropa de cama sobre la que me hallaba acostado.

—¿Por qué… yo… tengo que pasar por esto?

Era físicamente doloroso, pero también lo era mentalmente, dada la frustración y angustia mental. Podía ver luces girando a mí alrededor.

No me atevería a decir que fui una persona honrada a la que adular. Pero he vivido una vida honesta a pesar de todo.

Nunca me vi involucrado en un crimen, y viví una vida seria hasta el punto de que generalmente se me consideraría una buena persona.

Conseguí un trabajo normal, me casé de forma normal, tuve un hijo, compré una casa.

Pero ahora estaba endeudado y trabajando a tiempo parcial. Pagaba la manutención de mi hijo todos los meses, pero no he podido visitarlo ni una sola vez desde el divorcio.

Mi exesposa dijo que era porque su hijo finalmente se había hecho cercano a su nueva pareja, negándome que lo visitara.

A pesar de seguir pagando la manutención de mi hijo con mi escaso salario, era incapaz de verlo.

Me despidieron de mi anterior empresa por una aventura de la que no sé nada —fraude y malversación de fondos de los que no sabía su existencia— y me vi obligado a buscar un trabajo de tiempo parcial para sobrevivir día a día.

Yo no tuve una aventura.

No he malversado dinero.

Sin embargo, por mucho que lo negara, las personas a mi alrededor seguían viéndome como el culpable. No creían ni una palabra de lo que decía.

Nunca olvidaré esa desesperación que sentí.

Las personas a mi alrededor me culparon tanto que ahora me preguntaba si realmente fue culpa mía. Había llegado al punto en empecé a pensar de ese modo.

… Y ahora estaba viviendo esta miserable vida.

Con una deuda impagable y viviendo pobremente en un apartamento estrecho y vacío.

Todos los días vienen tipos malos a cobrar la deuda. Ni siquiera recordaba tener una en primer lugar.

Y se suponía que era una deuda que yo había contraído y que estaba obligado a pagar.

Ahora que lo pienso, mi exesposa era sospechosa, pero no tenía las fuerzas ni el dinero para consultar a un abogado. Me di cuenta de que, en estos últimos años, mi cuerpo se había vuelto delgado y atrofiado.

Me veía terriblemente viejo para mi edad.

Cada vez que me miraba en el espejo, tenía una cara de como si estuviese a punto de morir.

—¿Qué hice mal? Yo… ¿Dónde me equivoqué?

Cada vez que tosía, la cantidad de sangre que salía de mi boca aumentaba.

Tal parece que ya llegó mi fin.

En algún momento, más allá de mi frustración, me sentí aliviado de que todo hubiera terminado. Pero justo en ese momento…

Un hombre apareció al lado de mi cama, con un traje de cola rayado.

Está parado sobre el sucio tatami con sus zapatos, sosteniendo una maleta de viaje en su mano izquierda.

—Buenas noches. Hermosa noche la que tenemos aquí, ¿no?

Al mover la mirada, solo pude ver una vaga figura de la que apenas podía distinguir su boca y el sombrero de copa que tenía en la mano; sus ojos estaban cubiertos por las sombras, imposibilitando verlos con claridad.

Un hombre alto y delgado me veía fijamente. Ese hombre daba cierta sensación, como algo fuera de lugar.

Creo que se debe a que el borde de su sombrero y la cola de su traje parecen moverse.

Y algo que parecía humo negro —como si estuviera en llamas, pero no del todo— emanando de él.

Al verlo, parecía ser algo que no era de este mundo.

—… ¿Qué?, ¿has venido a recogerme?

El solo decir eso con una voz apagada e impotente me resultó muy doloroso.

No podía permitirme huir por el miedo; no pretendía huir, en primer lugar.

Me sentí abrumado por el sentimiento de «ya da igual». ¿No seré finalmente liberado de mi sufrimiento? Tuve hasta una tenue esperanza de que así seria. Al mismo tiempo, me acordé de algo:

Escuché hace mucho tiempo que cuando estás muriendo, tu adorada mascota vendría por ti. Tuve un perro hace mucho tiempo, pero por lo visto no ha venido por mí. Parece que solo fue una invención mía.

O tal vez no fui un buen dueño.

Me habría hecho muy feliz verlo otra vez.

El hombre se inclina, acercándo su rostro al mío. Su boca seguía a la vista.

Sonreía con los bordes de su boca hacia arriba, formando una luna creciente.

Era como si se burlara de mí.

—En efecto. He venido a recogerte, mas no para satisfacer ese deseo tuyo. Si tuviera que ser más preciso, diría que soy el que te enviará a un mundo diferente. Oh, cierto. Si quieres llamarme de alguna forma, el término más adecuado sería: «guía».

—Eso no e… ¡cof, cof!

Tosí y el hombre que se acababa de autonombrar chasqueó los dedos.

Mis ojos se abren un poco al presenciar lo que tenía al frente.

Se podía apreciar a un hombre con un traje de aspecto caro y a mi exesposa juntos comiendo en un restaurante de aspecto costoso. Con una comida y bebidas que se veían muy sabrosas.

No he tenido una comida como esa en años. De todos modos, ese no es el punto.

¿Cómo es que podía ver esta imagen en el aire?

Me pregunté si estaba soñando, pero el dolor en mi pecho seguía presente; me dolía. No es solo dolor, sentía como se me apretaba el corazón*. (EZ: *sus sentimientos)

Podía oír la alegre conversación:

—Tú también eres malvada. Dejaste endeudado a tu exesposo, y encima de eso lo has hecho pagar la manutención de tu hijo. Ese niño no es el hijo de tu exesposo, ¿verdad?

Parecía que se lo pasaban bien hablando de mí, pero, más allá de eso, no podía creer lo que podía escuchar en la conversación.

No, no quería hacerlo.

—Está bien. Por ley, cuánto menos, es su hijo. Pagar la manutención de los hijos es una obligación de los padres.

El contenido de la conversación no me entraba en la cabeza.

¿Que estaba diciendo mi exesposa?

Mi exesposa, quien solía ser amable y modesta, ahora era como una persona muy distinta, con una sucia sonrisa que mostraba su felicidad por el engañar a otros. Parecía otra persona, pero la mujer que tenía de frente era definitivamente mi exesposa.

—Después de todo, las mujeres se sienten atraídas por aquellos con genes superiores. No necesito hijos de un hombre de ese nivel. Lo importante es que fuese una puerta de entrada a otra fuente de ingresos. Solo me casé con ese hombre porque pude. Eso es todo lo que valía para mí.

El hombre sentado frente a ella parecía asombrado, como levemente entretenido por el discurso de mi exesposa.

—Las mujeres sí que son aterradoras.

—No, fuiste tú quien me volvió así.

La imagen de esos dos hizo que mi corazón se ahogara en dolor, y sentí un verdadero odio desde el fondo de mi estómago. Me enfadé con el Guía por mostrarme semejante escena.

—Vamos, no te pongas así. Solo quería que supieses la verdad. Por eso te mostré esta escena. ¿Aún no lo entiendes? Esto no es una ilusión. Es algo que está sucediendo ahora mismo en tiempo real.

Ahora que lo pienso, definitivamente hubo algunas cosas sospechosas que sucedieron durante nuestro matrimonio.

Pero traté de hacer la vista gorda, pensando que me lo estaba imaginando.

—Eres una buena persona. Has soportado todo este sufrimiento, y todavía estás pagando sus deudas e incluso pagando la manutención de tu hijo. ¡¿Y resulta ser que todo una mentira?! ¿Se debería permitir que ocurran cosas tan crueles? Con eso en mente, he preparado un regalo para ti.

El hombre sacó alegremente unos panfletos de su maleta de viaje de cuero.

Parecían unos panfletos para viajes turísticos.

—Has vivido una vida tan miserable, así que te garantizo la felicidad en tu próxima vida. ¿Qué te parece? ¿Te gustaría reencarnar en otro mundo?

¿Otro mundo?

… Dejando eso de lado por un momento, aún odiaba a mi exesposa, y estaba tan frustrado que me estaba volviendo loco.

Nuevamente, sentí un dolor en el pecho y tosí sangre. Fue entonces que advertí otra cosa.

—¿S-será que lo de la malversación de fondos también fue…?

El Guía asintió cuando le pregunté sobre la empresa en la que trabajaba antes.

—Así es. Fue ahí que tu antiguo jefe tiró su propio crimen sobre tus hombros… No hiciste nada malo.

Ah, ya veo… Soy un tonto en todos los sentidos.

Me engañaron. Eso es todo.

—Continuaste trabajando sin reparar en los daños de tu cuerpo, y ahora estás frente a las puertas de la muerte mientras ellos disfrutan de su exquicita comida. Es inaceptable, ¿a que sí?

Apreté la ropa de cama con mi mano izquierda.

¿Qué ha sido de mi vida? ¿Cómo pudo terminar así?

—Me… vengaré. No pienso… perdonarlos. Me vengaré… de todos.

Estaba tan frustrado que no podía dejar de llorar.

También había sangre en mis lágrimas.

¿Por qué tuve que acabar así? ¿Realmente lo hice tan mal?

Lloré mientras mi cuerpo seguía sin responder a mis órdenes. No podía siquiera vengarme en este estado.

La boca del Guía esbozó una sonrisa aún más amplia, pero rápidamente se tornó en una cara seria. Por lo visto, mis deseos no serán escuchados.

—Desafortunadamente, tu vida está a punto de terminar. Todo lo que puedo hacer es garantizar tu felicidad en tu próxima vida. No te preocupes; por muy infeliz que seas actualmente, la felicidad está justo al horizonte. Por favor, renuncia a tu venganza.

—N…o… quiero. ¡No quiero! —Me negué rotundamente con una voz débil.

Si así son las cosas, no me importaba lo infeliz que me volvería con tal que que ellos sintieran cada gramo de infelicidad que yo sentí en mi vida. Haría cualquier cosa solo por eso.

¡Cualquier cosa!

Pero el Guía negó con la cabeza, implacable.

—Lo único que puedes elegir es a qué otro mundo quieres ir. Lo mínimo que mereces es reencarnar en el mundo de tu gusto. Tu vida feliz te está esperando.

Lloré de frustración.

Los panfletos ofrecidos por el Guía le hacían parecer un mago ofreciendo cartas para escoger. Un mundo de fantasía de espadas y magia, o un mundo muy parecido a la Tierra, pero con diferentes fuerzas.

Había muchos otros mundos, incluyendo uno con tierras suspendidas en el aire.

Todos se sentían diferentes, pero hubo una portada que me llamó la atención. Tenía robots y acorazados espaciales.

—Oh, ¿estás interesado en este mundo alternativo? Te lo recomiendo mucho. Después de todo, es un mundo de fantasía donde la ciencia y la magia se hubieron desarrollado, además de que las naciones interestelares existen; es un mundo muy divertido. La esperanza de vida de las personas se ha incrementado mucho, así que podrás disfrutar de esa próxima vida mucho más que cualquier otra.

Solo la tomé por casualidad.

No me importa cuál fuera el próximo mundo.

Lo único en lo que pensaba en este momento… era en lo muy ridículo que resultó todo.

06

¿Por qué razón viví con tanta seriedad? ¿Y este es el resultado?

Engañado, objeto de burla, sin siquiera poder vengarme.

… ¡A la mierda todo!

Debí haber vivido una buena vida y disfrutarla más.

Solo debería haber buscado mi felicidad, sin preocuparme por los demás.

… «Las buenas personas son recompensadas» son solo bonitas palabras vacías.

Son solo mentiras.

De ser así, me gustaría al menos vivir mi vida de la manera que más quiera.

… Quiero vivir como me plazca y ser el villano que pisotea a los demás.

—Fumu. En este mundo…, los poderosos son la nobleza. La civilización ha evolucionado, pero el feudalismo revivió. Esto es muy interesante. —El Guía continuó explicándome mientras veía mi sufrimiento—. Haré que nazcas en una familia poderosa, así que en tu próxima vida nacerás ya con todo como un noble. Vas a nacer como un ganador.

Me tenté a sonreír al escuchar eso, pero parece que no me quedaba el tiempo para hacerlo.

Estaba tan adolorido que ni podía dar una respuesta decente. Pero mi corazón no había muerto. Nunca olvidaré este día. Es ridículo vivir una vida honesta. Si puedo renacer como un noble, podré hacer todo lo que quiera. Pisotearé a los demás y haré todos los actos malvados que me plazca.

El Guía me presentó algunas ideas.

—Una casa de condes estaría bien. Serías un lord que gobierna un planeta.

Eso es estupendo.

Es una posición muy elevada, ¿no?

Un magistrado malvado… No, había dicho lord, así que… un lord malvado, ¿no? Me entretendré lo mejor que pueda.

—¿Estás listo? Espero tengas una buena segunda vida.

Sí, claro que la tendrá. Voy a disfrutar de mi próxima vida.

… Seré un lord malvado.

En ese momento, mi conciencia fue absorbida a un lugar oscuro.

◇ ◆ ◇ ◆ ◇

El Guía miró al hombre sonriente, ya completamente inerte. Se retorció mientras reía levemente, como si se divirtiera.

Había cierta demencia en su forma de actuar.

—¿Una vida infeliz? ¡Qué idiota! ¡¿Realmente creías ser la única persona miserable del planeta?! ¿Creíste ser el único infeliz? Pues te felicito.

El sonriente guía chasqueó los dedos, dando inicio a una proyección de la exesposa y el hombre en el aire. Su sonrisa se amplió aún más, pasando a reírse a carcajadas, mientras los observaba.

—Ustedes dos han sido de gran ayuda… Bien, ahora que nos hemos divertido suficiente, es hora de darle fin a todo.

Este hombre que se llamó a sí mismo guía no era, en primer lugar, el tipo de existencia que deseaba la felicidad de los demás. Más bien, era la antítesis de tal existencia.

Volviendo la mirada hacia el difunto hombre, le señaló con el dedo mientras decía entre risas:

—¡Y pensar que fui yo quien en primer lugar causó toda tu miseria! Solo quería ver hasta donde caería una buena y feliz persona. Me divirtió mucho, inesperadamente; es hora de preparar el resto de la historia.

El Guía era una entidad que podría ser descrita como un cúmulo de maldad.

Amaba la miseria humana y vivía de ella.

Especialmente las emociones negativas de aquellos con los que se ha involucrado, a quienes tornó infelices, son como la mejor de las comidas para él. Como si le gustara disfrutar de una buena comida, ha hecho infelices a incontables personas.

El hombre ya sin vida era solo otro de ellos.

—Bueno, habiendo terminado con el aperitivo, ¡es hora de pasar al plato principal!

Humo negro emanó del Guía, extendiéndose hacia la imagen y palpándola.

Envolvió a las dos personas en la imagen, pero ambos no tenían forma de advertirlo.

Algo extraño les pasó a esas dos personas que hablaban alegremente de cierto difunto hombre. La expresión del hombre —sonriente y resplandeciente— se tornó seria antes de decidir despidirse de la exesposa.

—Bueno, espero te hayas divertido, pero mejor terminemos con esto.

—¿Eh?

El Guía soltó una risita mientras esperaba ansioso lo que estaba por ocurrir.

—Bien, veamos hasta dónde caerás tú.

La exesposa se horrorizó, dejando caer el cuchillo que sostenía.

—¿D-De qué estás hablando?

—Digo que ya me he divertido bastante, y que ya no me apetece jugar a la casita contigo.

La exesposa parecía no entender lo que el hombre estaba diciendo.

—Estás bromeando, ¿verdad? Si hablas en serio…, tú tampoco podrás salir impune. ¿Crees que no sé lo que has hecho?

Ante la ostensible amenaza de la exesposa, el hombre respondió con frialdad:

—Si quieres dar pelea, pues adelante. Pero no olvides que el abogado que te ayudó a divorciarte es un conocido mío; si haces una escena, serás tú la que estará en desventaja. Le haré saber al mundo que tú engañaste a tu exesposo y ayudaste a su exjefe a malversar fondos.

—P-Pero ¡¿qué hay de nuestro hijo?!

—Legalmente, es el hijo de tu exesposo, ¿o no? También estás recibiendo la manutención del niño. Con eso puedes criarlo.

La exesposa se estremeció al saber que el hombre hablaba en serio.

Aun así, exprimió su voz mientras bajaba la mirada:

—Dijiste que me amabas.

—Así es, te amaba. Pero ya no. Así son las cosas. Hemos disfrutado de la compañía del otro, y lo mejor será dejarlo hasta ahí. Solo encuentra otro amor.

—¡Espera! ¡Otro es imposible!

El hombre aparta a la exesposa y se da la vuelta para largarse del restaurante.

—No me toques. Tú ya no me interesas.

—Espera… ¡Por favor, escúchame! Haré lo que sea. No me abandones.

La mirada del hombre se tornó muy fría al ver la figura de la exesposa rogándole tan desesperadamente

La figura de ambos ahora no se parecía en nada a la de las dos personas que hablaban felizmente hasta hace unos minutos.

—Eres una idiota. ¿Realmente pensaste que me iba a casar con una mujer que engañó a su anterior esposo? ¿Hasta qué punto puedes ser tan descarada? Qué ciego fue tu esposo para amar a una mujer como tú.

Esas palabras significan que desde el principio el hombre no amó a la exesposa.

Fue una mentira que la amaba.

La exesposa parecía incapaz de hablar luego de entender este hecho.

El Guía aplaudió, feliz.

—Hurra~. ¿Me pregunto qué tipo de reacción tendrá~?

La desesperación de la exesposa fluye hacia el Guía.

Odio, tristeza…; las emociones negativas son deliciosas.

La miseria de los demás satisface el corazón del Guía. La exesposa aprieta los puños aún con su mirada agachada.

—Dejé a mi esposo por ti.

—Exesposo, ¿o me equivoco? Lo desechaste, y disfrutaste empujarlo hasta el límite. No te hagas la víctima. Tú eres la perpetradora.

Al escuchar eso, el Guía exclamó—: ¡En efecto! —Y se echó a reír.

Luego se decidió a leer los pensamientos de la exesposa.

—Oh, ¡esto es genial! Ahora está pensando en el otro que ya murió. ¡Las mujeres son muy duras, vaya que sí! Pero… ¡qué lastima! ¡El hombre que te amaba murió y su último deseo fue vengarse de ti!

El sonriente guía abrió la puerta al otro mundo mientras disfrutaba de los posibles futuros.

—Encontrar a su exesposo o encontrar a un nuevo hombre, estoy ansioso por ver los resultados. De todos modos…, lo que te espera no es en absoluto una vida feliz.

Sin importar el resultado, todo conduciría a la miseria

Dado que el Guía estaba involucrado, claro está.

—Ahora tengo que guiar el alma de este tipo a un mundo donde las vidas se consumen a bajo precio, ¡así es más entretenido para mí!

El Guía no podía dejar de reírse al pensar en el mundo al que lo dirigía.

—Para cuando lo descubra, ya será demasiado tarde. Estoy seguro de que será divertido. Se arrepentirá, resentirá y se lamentará porque no se suponía que fuese así… ¡Probablemente hasta me odie! ¡Y ese odio es mi pan de cada día!

El Guía —un amante de las emociones negativas de las personas— se abre de brazos para expresar su alegría. Parecía estar divirtiéndose mucho al pensar en las emociones que sentirá en esos momentos.

—¡Puedes ser un villano y esparcir tu desgracia por el otro mundo! ¡Puedes ser infeliz y odiarme por ello! ¡Ha llegado la hora de divertirse!

Sin importar el resultado, le será favorable.

El Guía estaba extasiado.

—Ups, ya me tengo que ir. Volveré luego de guiar su alma. Pero en fin… Todos son unos tontos que se alegran al escuchar sobre la reencarnación. Qué buena época es esta.

Ciertamente. Solo había que decir unas pocas palabras dulces para engañar fácilmente a las personas.

Tomo su maleta alegremente.

Luego, con un chasquido de dedos, apareció una puerta de madera desproporcionadamente hermosa en el apartamento. Esa era la forma de viajar a otro mundo.

El Guía felizmente puso la mano en el pomo de la puerta y la abrió, revelando algo que se arremolinaba de color negro púrpura.

Parado frente a la puerta, el Guía se llevó una mano en la barbilla como si pensara en algo.

Y desde una esquina de la habitación apareció una pequeña luz que miraba al Guía.

La luz antes tenue se fue volviendo más y más grande hasta ganar forma mientras continuaba oculta y observante. Su contorno era borroso, pero parece ser un perro.

Miraba con tristeza al hombre sin vida, para luego dirigirle una fuerte mirada al guía. El Guía no se percata de este suceso.

—Ahora me pregunto cómo debería disfrutar de esto. Primero, hay que decidir adónde reencarnarlo. Podría arrojarlo a una familia feliz y hacerlo miserable, pero ya se disfrutó de eso antes. ¿Debería hacerlo caer una vez que hacienda a la cima? Pero no me siento bien al recibir gratitud hasta entonces…

El Guía entonces choca la palma de su mano con el puño de la otra.

—¡Ya lo sé! Habrá que esperar, ver y ser flexibles. Pero para el final, preferiría una ejecución pública o verlo ser torturado. Quiero disfrutar que muera en la desesperación, resentido conmigo. Oh, ahora no puedo esperar a que suceda.

El Guía se abrazó mientras se retorcía. Su gozo fue extraordinario.

—Por favor, vive mucho. ¡Vive una vida más larga y dolorosa! Por el bien de mi felicidad, ¡da tu mejor esfuerzo!

El Guía entró por la puerta ya con la mente y pensamientos más claros, pero el pequeño perro de luz saltó al mismo tiempo sin ser descubierto.

La puerta al otro mundo desapareció de la habitación tan pronto como se cerró. Todo lo que quedaba en la habitación era el cuerpo de un difunto hombre.


Anterior | Indice | Siguiente

7 comentarios

    • La estoy subiendo en en enzeam también [en el sub-sitio de lectura] estoy ahora mismo procesando la entrada de notificación de ello en el sitio principal y en las entradas mismas no puse eso solo acá

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s