evil lord

Lord malvado — Capítulo 1 | Liam


Traducción: Leizer5991

Edición: juliociez, Absolute


Anterior |Índice| Siguiente


Liam

 

Aparentemente, lo que había dicho el Guía resultó ser cierto. Efectivamente, obtuve una segunda vida.

Mi nuevo nombre es Liam Sera Banfield. Al mirarme en el espejo, pude apreciar la figura de un niño de cabello negro y ojos violetas.

Al mover la mano, me veía reflejado en el espejo moviendo esa misma mano; no parecía ser una ilusión. Ahora tengo cinco años.

Los recuerdos de mi anterior vida regresaron a mí mientras jugaba en este cuarto de juegos.

Había numerosos juguetes dispersos por el lugar, pero lo que más me llamó la atención fue el tamaño del cuarto.

―Qué grande.

Aún si mi baja estatura lo hacía parecer más grande de lo que debería, seguía siendo demasiado grande.

Era una habitación para niños llena de juguetes, pero es un tamaño en el que podría caber fácilmente una casa mal construida. Parece que somos bastante ricos.

El Guía dijo que se aseguraría de que naciera en una poderosa familia aristocrática. Supongo que cumplió con su promesa.

Apenas puedo recordar el hecho de haber nacido en una familia noble: la familia del conde Banfield.

Es una familia perteneciente al Imperio Algrand, una nación intergaláctica de la dinastía Alvarate.

Dentro de semejante imperio, nací como el heredero de una familia de condes que gobernaba un solo planeta; es decir, un futuro lord.

No; mirándolo de otra manera, significaba que sería el rey que rige sobre un planeta. A los ojos de todo el imperio, soy meramente otro nobiliario más.

Pero a nivel local nadie se atrevería a oponérseme al ser heredero de una monarquía absolutista.

—Parece ser tal y como me lo prometió.

Una sonrisa se formó en mi boca.

No sé qué pretendía hacer al reencarnarme, pero se equivocó al elegirme.

Si esperaba que fuera una buena persona, todo lo que puedo decir es que se equivocó. Ya he aprendido de mi vida pasada.

Las buenas personas no valían nada.

Para el futuro, aspiraré a ser un gran lord malvado. Pero he ahí el problema.

—¿Qué se supone que hace un lord malvado? ¿O debería decir noble malvado?

Creo que suelen abusar de los plebeyos en los dramas históricos. ¿Debería hacer eso?

¿Qué otras cosas malvadas podrá haber? Beber, mujeres y juegos de azar, ¿quizá?

Sentía que me estaba equivocando en algo.

—Por el momento, ¿debería darme un festín con las delicias de esta vida?

Mi imagen mental de lo que es un lord malvado era bastante vaga.

¿Serviría imitar a los malos políticos, malgastando el dinero de los contribuyentes y aceptar sobornos?

… Bueno, mientras viva a como se me antoje, no habrá problemas.

—En cualquier caso, parece que esto será muy divertido… ¿Eh?

Sentí que algo cayó sobre mi cabeza. Tras agarrar el objeto, resultó ser una carta.

Estaba cuidadosamente sellada. Al abrirla, descubrí que era un mensaje del Guía.

—¿Dejó una carta? ¿Por eso no apareció en persona?

La respuesta a mi pregunta se hallaba dentro de la carta.

Empezó felicitándome por mi exitosa reencarnación.

Continuó entonces explicando que estaba demasiado ocupado como para vigilar las cosas. Pero mencionó haber envíado a alguien como apoyo para ayudarme y que llegaría pronto.

Alguien más me ayudaría en lugar del Guía, aparentemente.

—¿Apoyo? ¿En lugar del Guía? ¿Dónde está?

Yo era el único dentro de la habitación, por lo que no había nadie más cerca mío.

Cuando estaba por ladear la cabeza en confunsión, se abrió la gran puerta de la habitación y una pareja entró. Eran acompañados por un gran grupo de personas que los seguían.

Dos nombres aparecieron en mi cabeza, indicándome que estos eran mis padres en esta vida. El nombre de mi padre era Cliff Sera Banfield, y el de mi madre era Darcy Sera Banfield.

Se acercan a mí sonriendo, entregándome algo que parecía ser un plato de cristal. Lo que emergió de este plato de color verde claro era un documento de algún tipo.

Parecía un contrato.

La forma de escribir me resultó desconocida, mas creo poder entender la idea general.

El contenido del contrato consistía en transferirme el título, territorio y demás derechos.

… ¿Piensan entregarle sin más ni menos todo esto a un pequeño niño? El presente evento me confundió bastante.

—Padre, ¿qué es esto?

Me encontré preocupado sobre cómo debería lidiar con esto, pero, más allá de eso, el hecho de tener nuevos padres y tener que lidiar con ellos al mismo instante me resultó bastante molesto. Incluso en mis vagos recuerdos de esta nueva vida, mis padres no se aparecían mucho.

¿Qué demonios estaba pasando?

Aunque no estoy acostumbrado a llamarlo padre mientras lo miraba a la cara, él empieza a hablar cortésmente como si fuera a explicar de qué trataba todo esto. Pero lo que dijo fue bastante extravagante.

—Feliz quinto cumpleaños, Liam. Mi regalo es la casa Banfield en su totalidad.

¿La casa Banfield en su totalidad como regalo de cumpleaños?

¿Sugieren que el título, territorio, etc. se las den a un niño de cinco años? ¿Me están tomando el pelo?

Eso pensé, pero al mismo tiempo recordé la carta que tenía en mi mano hace un momento.

Había desaparecido de mi mano antes de que me diera cuenta, pero ¿será esto lo que el Guía quiso decir con apoyo? Tomando en cuenta que era un ser sobrenatural, este tipo de desarrollo extravagante podría ser posible, ¿no?

Mi madre, Darcy, me mostró alegremente algo que parecía un catálogo.

—Mi regalo es este: te compraré una sirvienta robot para que se ocupe de ti; puedes elegir la que quieras.

Lo que me mostró Darcy fue una sirvienta o más bien una especie de robot hecho para parecerse a una persona.

Un robot que no se diferencia en nada de un humano. ¿Un androide?

Recibiendo el catálogo, lo abrí y se proyectaron imágenes a mi alrededor.

Lo que se proyecta en el aire son vídeos e imágenes tridimensionales que se sentían futuristas.

La tecnología futurista era un poco excitante, pero no sabía qué hacer después.

¿Q-Qué se supone que debo hacer con esto?

Al ver mi ansiedad, Darcy sonríe y gentilmente me enseña cómo usarlo.

—Puedes crear una sirvienta a tu gusto. De esta forma vas eligiendo sus partes. Es fácil ¿no? Vamos, haz que sea linda.

Se veía como la ventana de creación de personajes de un juego; esa parecía ser la manera en la que podías encargar el robot a tu gusto.

No solo se podía elegir la apariencia, sino también las partes internas y materiales que afectan el rendimiento del robot. Era realmente interesante.

Pondré piezas de alto rendimiento en todas las áreas.

Cuando elegí una pieza de alto rendimiento, el número que aparece en la parte inferior de la pantalla aumentó exponencialmente; parecía indicar la cantidad de dinero. Se añadieron dos o tres dígitos a la suma total.

Pero no soy yo quien lo pagará.

No me molestaré, así que solo elegiré piezas de alto rendimiento y exageraré las especificaciones todo lo que pueda.

En cuanto al rostro…, quiero que sea una belleza japonesa.

Con largo cabello negro arreglado en una cola de caballo y un flequillo largo en el lado derecho y recogido en el izquierdo; opté por que tuviera un estilo glamouroso y grandes pechos. Mientras me decidía por varios artículos, mi pequeña mano se detuvo en uno de ellos.

Esto también me dejó algo sorprendido.

Me molestó que Cliff se burlara de mí cuando notó mi confusión.

Pero como si no entendiera por qué estaba confundido, miró la imagen final proyectada como una imagen tridimensional.

—Ese es mi hijo. Tiene buenos gustos.

—A los niños les encantan los pechos, ¿no?

Ignoré su conversación y lentamente seleccioné el artículo, añadiendo así la función.

La función que seleccioné era una para adultos. Estos padres solo sonreían ante el niño que estaba a punto de comprar un robot con funciones para tratar los deseos sexuales.

Era una escena bastante surrealista.

Entre medio todo esto, el anciano parado detrás de ellos, el alto mayordomo Brian Beaumont, cargaba una expresión complicada en el rostro. Parecía triste y confundido.

¿Mis padres estaban haciendo algo fuera de lugar, después de todo?

Seguía confundido sobre la actual situación, pero de pronto se me ocurrió una razón.

¿No será que con apoyo el Guía en realidad se refirió a la sirvienta robot que estoy ordenando?

Empezar mi vida deshaciéndome de mis padres que solo podrían interponerse en mi camino y tener a la mujer ideal a mi lado para reemplazarlos. Me impresionó la consideración del Guía.

Mis padres no representarían otra cosa que un dolor de cabeza, así que mientras más rápido pueda deshacerme de ellos, mejor. Además, no se puede confiar en las mujeres de carne y hueso.

Para mí, una sirvienta robot es un regalo del que puedo estar muy agradecido. Después de todo, no tengo que preocuparme por que pueda traicionarme.

Incluso el catálogo dice que una sirvienta robot no traicionará a su amo, junto con la afirmación de «tu sirvienta exclusiva». Si tengo a alguien confidente, leal y capaz que no me traicione, puedo estar más tranquilo.

Así que seleccioné un gran número de opciones y otros artículos, sin reparar a la cantidad de dinero. Después de la confirmación final, apareció una ventana para seleccionar el traje de la sirvienta.

Seleccioné un traje de sirvienta clásico. La minifalda era algo exagerado.

Me costó mucho decidir si la falda debía estar por encima o por debajo de las rodillas, pero al final decidí que se pudieran ver solo los tobillos.

—Vaya. Se ve encantadora.

No había nada sutil en el deleite de Darcy al ver el producto terminado frente a ella.

Tu hijo acaba de comprar una sirvienta con una gama completa de tratamiento sexual. ¿Por qué estás feliz por eso?

—Ahora puedes estar seguro de que Liam será bien atendido por esta robot.

Declaró que dejaría mi cuidado a la sirvienta robot, y Cliff asintió en acuerdo.

—Bien, con esto no me arrepiento de nada.

Había algo extraño en la actitud y comportamiento de mis padres. Mirándolos detenidamente, pregunté:

—¿Se van a algún lugar?

Cliff levantó un poco la barbilla antes de responder con satisfacción y orgullo:

—Hemos comprado una mansión en el planeta principal del imperio, el planeta capital. Nos instalaremos ahí. Tú, como lord, defenderás tu patrimonio con honor. Para poder hacerlo, debes firmar este documento.

—¿Firmar?

Era un documento electrónico que dice que tomaré la posición, territorio, etc.

Echándoles un ojo a los otros de atrás que esperaban a mis padres, daba la sensación de que esta escena era inusual porque se les notaba bastante desconcertados.

… Cierto. Estaban por entregarle todo su patrimonio a un niño de cinco años. Eso no era nada menos que anormal.

Firmo los papeles y Darcy me muestra otro documento electrónico.

—Vamos, Liam. Debes firmar este también.

Era un documento declarando que enviaría dinero a mis padres cada año para subsistir en el planeta capital. Entonces realmente tenían pensado irse a vivir allá y me dejarme todo esto, ¿eh?

… Ustedes son unos padres de lo más lamentables.

Su querido y lindo hijo es un reencarnado. Soy un hombre viejo por dentro.

Estas personas se veían aún más graciosas por esta razón, al no saber nada.

Una pareja casi extraña para mí acababa de dejar todo su estatus y riquezas en mis manos. ¿Cómo podría calificarlo de otra manera que no sea patético?

No hay manera de que pueda apreciarlos como padres, pero al menos puedo molestarme en enviarles dinero a estas dos patéticas personas.

—¡Sí!

Por mucho que mi rostro intentara suprimirlo, no pude evitar sonreír.

Les quité todo a estos padres despistados.

Miré los documentos electrónicos que había firmado, esperando con ansias a lo que estaba por venir.

◇ ◆ ◇ ◆ ◇

Unos días después.

Los padres de Liam habían llegado al puerto espacial del territorio, protegidos por escoltas.

Abordaron un transbordador especialmente preparado, pero se sentaron separados.

Una vez que llegaron al espacio en la lujosa nave que se dirigía al planeta capital.

El planeta capital es el corazón del imperio.

El territorio gobernado por el imperio era vasto, y el número de planetas que controlaba es extremadamente grande. Entre ellos, el planeta capital era el centro de todo.

El planeta capital se ha desarrollado hasta el grado en que sería descarado el tratar de compararlo con una remota Casa de condes del campo. Cliff estaba leyendo un periódico electrónico mientras le hablaba de forma provocativa a Darcy. No se miraban el uno al otro y no parecían estar en buenos términos entre si.

—¿Una muñeca como regalo? ¿No eres consciente de tu propia maternidad?

En contraste, Darcy estaba bebiendo su té, aparentemente sin interés. No había amor en su relación.

Era solo un matrimonio político como nobles.

—Es solo un niño que heredó mis genes. Quizá si lo hubiera dado a luz habría sido diferente, pero es difícil apegarse a un niño con ese aspecto.

Liam nació de los genes de ambos.

Darcy no dio a luz al niño; fue hecho con sus genes. Para ambos, Liam no era más que un heredero y nada más.

Ahora Darcy le pregunta a Cliff.

—En lugar de eso, ¿estás seguro de que no hay problemas en dejárselo todo a un niño de cinco años?

—¿Te quedarías si digo que no?

—No bromees.

Darcy tomó un sorbo de su té y habló de sus frustraciones hasta ese momento.

—Si no supiera que podía ser libre en el futuro, no me habría casado en este territorio en el campo. Estoy harta de ser una pobre en el campo y de todos sus problemas. Me siento mal por engañar a un niño que no sabe nada. ¿No es al menos una misericordia el darle una muñeca para que esté a su lado?

Cliff mostró una sonrisa.

—Un noble con una muñeca a su lado será el hazmerreír de todos. Se hablará de ese chico a sus espaldas por el resto de su vida.

—No me importa. No es asunto mío. Una vez que Liam sea el jefe de la familia, será suficiente.

Había un conflicto en la sociedad aristocrática con la idea de tener una sirvienta robot ―una androide, también llamada muñeca― al lado de uno. Se veía cierta tendencia a despreciar a los nobles por tener una de estas muñecas cerca suyo.

—Pero puedo confiar en ti más que en un sirviente mal entrenado. No tenemos ningún caballero o vasallo decente en nuestra casa. Además, si algo le pasa a ese niño, tendremos que volver aquí. No quiero eso.

—Ciertamente, no quiero que eso pase.

Darcy estaba preocupada por su futuro, no por Liam.

—¿Realmente crees que es seguro imponer tu título a un niño de cinco años? No te quejarás de ello después, ¿verdad?

No se preocupaba por su hijo, Liam, en absoluto.

Cliff hizo que la tripulación le trajera una bebida alcohólica y, al recibirla, se la bebió de un solo trago. Se aflojó el cuello, sintiéndose muy bien ahora que estaba libre de todo.

—No te preocupes —dijo—. Hay precedentes. Además, tenemos el permiso de la corte real. Hay muchos que hacen lo mismo. En estos tiempos, no importa quién esté a cargo. Nadie quiere gobernar una región fronteriza como esa, por lo que no pueden quejarse de ello.

El imperio permitía que le impusieran estatus y patrimonio a un niño de cinco años.

Era algo inusual, pero había una razón para esto.

—El imperio tampoco quiere involucrarse demasiado con los territorios fronterizos. Mientras tengan administradores adecuados y cumplan con su deber, no habrá problemas.

Las naciones interestelares son demasiado grandes y muy difíciles de administrar.

Además, el imperio ha intentado evitar el uso de IAs desde sus orígenes. Su uso se ha mantenido al mínimo.

La razón es que la raza humana en este mundo*isekai fue casi destruida por las inteligencias artificiales que crearon para sí mismos. La raza humana fue una vez gobernada por una IA. (AB: La palabra «isekai» se suele usar para referirse a temas como la reencarnación o, en este caso, un mundo y universo distinto al que el individuo reencarnado vivió en su primera vida.)

Y fue el pueblo del imperio el que se levantó contra esa fuerza irrazonable.

Por esta razón los aristócratas no se sienten muy contentos con muñecas equipadas con IAs, tales como las sirvientas robot. La tendencia de la sociedad aristocrática era utilizarlas de ser realmente necesario, pero se prefería disponer de la menor cantidad posible de ellas.

Darcy miró hacia el puerto espacial desde el que partió el transbordador. Era el planeta que pertenecía a la familia Banfield.

No había actividad y el paisaje no era precisamente el tipo de lugar que uno se esperaría encontrar en una época en la que las personas se aventuraban en el espacio.

Es un planeta con un nivel de civilización deliberadamente suprimido.

Además de eso, cargaba con una enorme deuda.

—Estoy seguro de que Liam se enojará cuando se entere de los problemas del territorio —dijo Cliff, su cara estaba ligeramente enrojecida por la bebida fuerte que había tomado.

—Será como yo, forzando el territorio a sus propios hijos y huyendo al planeta capital.

Un feudo del que no debía estar feliz de obtener.

Tal era el territorio de la familia del conde Banfield.

◇ ◆ ◇ ◆ ◇

La casa de la familia Banfield poco después de que mis padres se fueron.

Teniendo cinco años, ahora era un conde y un hombre que gobernaba un planeta.

—Un hombre en el poder, ciertamente. No, ¿un rey?

Hay varios condes en el imperio, como la familia Banfield. Pero eran simplemente demasiados.

Por lo tanto, solo soy uno de los otros nobles en el imperio. Pero cuando estoy en mis dominios, yo soy el rey.

Represento el poder absoluto.

Mientras me siento en una silla demasiado grande para un niño en la oficina, Brian, el mayordomo, me presenta un informe.

—Lord Liam, la sirvienta robot ha llegado.

Brian era un mayordomo que ha servido a la familia Banfield desde hace mucho tiempo. Estaba a cargo de la mansión.

Era un anciano un tanto delgado de aspecto digno ya que trabaja en la casa de un noble. En mi vida pasada podría haber estado nervioso ante su presencia, pero ahora me encuentro en mejor posición que Brian. (EZ: A los ancianos en Japón se les tiene en alta estima, por lo que generalmente se les ve como figuras intimidantes, autoritarias y de respeto)

Soy un niño, pero lo trataré con una actitud irreverente.

—Muy bien. Tráela aquí.

—Sí… Entra.

La puerta de la oficina se abrió, y entonces apareció la sirvienta robot que había visto en la imagen 3D.

Quien entró en la habitación era una hermosa persona de una figura alta caminando hacia mí.

Esperaba que entrara el mismo robot que en la imagen, pero al verla en persona era más hermosa de lo que esperaba. No había nada antinatural en sus movimientos.

No había nada que afirmara que ella fuera un robot de ningún modo.

07

Si tuviese que señalar algo, sería solo la etiqueta impresa en su hombro para que pudiera ser identificada a simple vista como una sirvienta robot. Para no ocultarlo, toda la ropa de las sirvientas está diseñada para mostrar sus hombros.

Esto es para evitar que se confundan con los humanos, pues casi no se distinguen de ellos. Aparte de eso, es un trabajo duro en el que dudo mucho se les pueda distinguir.

Cuando se presenta ante mí, me saluda con un saludo que imitaba al cartesiano*. (Ab: *Qué rara manera de explicar que la robot se encorvó en son de saludo)

Se levanta la falda y se encorva, y comienza a presentarse con una hermosa voz:

—Es un placer conocerlo, Danna-sama. Soy su Amagi. (Ab: Si alguno no tiene mucha idea sobre la cultura japonesa, el término «danna» o «旦那» acompañado por el sufijo «-sama» suele referir al esposo. No obstante, el término como tal también puede referir a un amo o patrón.) (EZ: Qué raro. Creía haber puesto una explicación de esto también, pero donde est… Ah, sí. Fue en la WN; olvidé ponerla acá)

Me esperaba una voz electrónica como la de una máquina o algún tipo de torpeza, pero mis expectativas fueron traicionadas.

Solo sonaba como si fuera una humana la que hablara.

He nombrado a mi sirvienta robot «Amagi».

Porque tenía cabello negro e incorporaba un estilo japonés; realmente le sienta bien. Eso es lo que pienso.

Observé la reacción de Brian, pero no se mostraba preocupado, así que no parece haber nada extraño en ello. Supongo que no encontró el nombre japonés antinatural.

Brian da una explicación detallada. (EZ: La “dice” pero no la escuchamos, la siguiente en hablar es Amagi)

—Desde hoy estaré a cargo del cuidado de Danna-sama. Pero he de advertir que debo recibir mantenimiento una vez a la semana.

—¿Mantenimiento?

Cuando miré a Amagi, estaba de pie después de que el saludo terminara.

—Es un mantenimiento de rutina. Suele terminarse en unas dos horas.

—Qué sorpresa. Esperaba que tomara más tiempo.

Sintiendo mi frustración, Brian se apresura a explicar la importancia del mantenimiento.

—Aunque se le diga mantenimiento, es solo un chequeo corporal. Limpieza y todo eso. Pero si hay un problema serio, tendremos que devolverla al fabricante para que la repare. Por eso son necesarias las revisiones rutinarias.

Es increíble pensar que en una semana, con solo dos horas de descanso, podía seguir funcionando sin problemas. Tras escuchar eso, extiendo mis manos hacia Amagi.

Entendiendo mis intenciones, Amagi levanta mi pequeño yo con gentileza. La sensación de contacto al ser levantado por ella se asemejaba bastante a la piel humana.

Toqué sus pechos, que resultaron eran demasiado grandes para que mis pequeñas manos los rodearan.

—Qué suaves son… Esta es la suavidad que todo hombre añora.

Tenía unos pechos realmente grandes; no demasiado suaves ni demasiado firmes. Brian estaba desconcertado, pero fue cuidadoso en expresarse:

03

—Lord Liam. Por favor, absténgase de hacer esas cosas en público.

He oído que Brian, quien ha servido a la familia Banfield durante mucho tiempo, ha dirigido la mansión desde la generación de mi bisabuelo. Y parece que no se puede administrar la mansión sin un mayordomo, así que no es un talento que pueda ser fácilmente despedido.

Pero el amo aquí soy yo.

Es ridículo maquillar el hecho de que sea un niño de cinco años ahora, y he decidido abandonar mi infantilismo desde el principio.

—Lo que hago es asunto mío. De todos modos, continúa con el informe sobre el territorio.

Brian tocó su brazalete, dejando escapar una mirada de abatimiento, y unas imágenes aparecieron a su alrededor.  Mostraron el estado del territorio en números y gráficos.

También se mostraban mapas y otros datos importantes, pero… no podía entender lo que significaban.

—No tengo idea de lo que significa nada de esto.

—Eso ya me lo temía —dijo Brian en respuesta, pareciendo un poco decepcionado. No había forma de saberlo a primera vista.

En mi vida pasada, fui un hombre de negocios promedio.

No tengo un conocimiento alguno sobre cómo gobernar un territorio. Además, este es un mundoisekai que se ha desarrollado a una nación interestelar.

Las torpes ideas de los aficionados son inútiles.

Mi antiguo kohai*, Nitta-kun, dijo una vez que amaba las reencarnaciones en otro mundo, pero es poco probable que pueda usar el tan mencionado conocimiento tramposo moderno en la política interna aquí. Nitta-kun no era más que un otaku autoproclamado. (EZ: *Lo siento Absolute estoy de acuerdo con mucha de tu edición sino casi toda, pero el lenguaje otaku en ciertas cosas como estas se queda; Kohai-senpai es parte del lenguaje de la cultura de jerarquías en japón siendo kohai junior al traducirlo o cosas parecidas) (Ab: Estoy bien con eso siempre y cuando no abuses con las mayúsculas iniciales; «kohai» es un término, no un nombre)

Me ha enseñado un montón de cosas, pero… ¿me pregunto cómo le estará yendo ahora?

Es bueno que se hubo ido antes de que yo dejara la compañía y que no fuera una de las personas que me hizo caer. Debería haber hablado más con él.

Pero me siento abrumado.

No tenía ni idea de qué hacer.

Eso era equivalente a no poder hacer nada.

No podía hacer cosas buenas, pero tampoco podía hacer cosas malas.

Y tampoco puedo actuar como un lord malvado.

Al verme desconcertado, Amagi, que me sostenía mientras le froto los pechos, abre la boca:

—Danna-sama, poseeo funciones para actuar como asistente del gobernador si es necesario. Si le parece bien, ¿quiere que le ayude?

—¿Estás segura? Aunque es cierto que no entiendo nada de esto. ¿Puedes actuar como asistente en esta situación?

¿Qué puede hacer para ayudarme como asistente, a este yo que no puede hacer nada?

Cuando se le hice esa pregunta, Amagi respondió que no había problema.

—Le recomiendo entrar en una cápsula educativa, Danna-sama. Mientras tanto, me encargaré de la gestión del territorio en su nombre. Puede considerarlo como una medida de emergencia.

Al oír eso, la expresión de Brian cambió.

Desde el punto de vista de Brian, era algo inaceptable.

—¡Estoy totalmente en contra de esto! Permitir que una inteligencia artificial maneje el territorio es considerado un acto malvado en el imperio. ¡Ella solo tiene permitido funcionar como apoyo!

Amagi refutó razonablemente la opinión de Brian.

—No existe tal disposición en el imperio. Solo que el uso de las inteligencias artificiales sea el mínimo posible. Mientras Danna-sama no tenga los conocimientos necesarios para gobernar, mi propuesta es la más adecuada. Pero creo que mejor será apegarnos a la decisión que tome Danna-sama.

Amagi y Brian tornan sus miradas hacia mí.

¿Entonces Amagi actuará como la gobernante provisional mientras yo estudio en la cápsula educativa?

Las cápsulas educativas son un dispositivo muy útil.

Cuando entras en la cápsula llena de líquido, instala el conocimiento en tu cerebro. Además, también fortalece tu cuerpo.

Se dice que seis meses en una cápsula son suficientes para obtener el conocimiento a nivel de educación obligatoria.

Era un dispositivo de ensueño que reducirá el tiempo de aprendizaje en nueve años a seis meses.

El problema es que, aún si se insertaba conocimiento a la fuerza y se fortalece el cuerpo físico, todavía habría que salir y estudiar en verdad y hacer ejercicio para adquirirlo… Aunque uses una cápsula educativa y acabes instalándote un conocimiento, eres tú quien lo debe aprender a usarlo.

Es como tener un diccionario, aparentemente; si no lo sabes usar, es inútil. Una vez que salgas de la cápsula, es necesario pasar por una rehabilitación.

Si no aprendes a usar el conocimiento instalado en un cuerpo que se ha fortalecido más que antes sin moverse, estarás en peligro de poder seguir viviendo tu vida diaria.

Además, estaré dormido mientras estoy en la cápsula. No puedo hacer nada más.

Aun así, he oído que es docenas de veces más eficiente que estudiar de forma normal.

No puedo hacer nada con los números y gráficos que estaban presentes ahora en el aire al no saber a qué diablos se refieren.

Bien pues…, ya he decidido que hacer.

—Brian, prepara la cápsula. Amagi, mientras esté en la cápsula, tú estarás a cargo del territorio.

—¡Lord Liam!

Brian me grita enojado, pero Amagi responde con un: «déjemelo a mí». Al parecer, Amagi no obedece a nada más que mis órdenes.

Excelente.

Era muy distinto a una mujer de carne y hueso.

Sin embargo, a pesar de los problemas, convenzo a Brian.

—Brian, escúchame bien. Como no sé realmente nada, ¿no sería más aterrador que me meta en los asuntos del territorio en este estado? Esta decisión es ahora de suma importancia.

—S-Sí, eso es cierto, pero hay algo llamado mala fama.

—Solo será por poco tiempo. Si lo entiendes, prepárala ya.

En primer lugar, si puedo dejarle esto a otra persona, es mejor hacerlo.

Se dice que no solo porque es una inteligencia artificial, pero ese no es mi problema. Pero aún si realmente fuese un problema, no me importa.

No pensé que necesitaría aprender algo para exprimir a mi pueblo. Pero por ahora habrá que mantenerse tranquilos por un tiempo.

Mi cuerpo es todavía el de un niño.

Incluso si voy a oprimir mi territorio, no se puede confiar en el cuerpo de un niño. Estaba pensando en eso mientras frotaba los pechos de Amagi. (EZ: Y sigue haciéndolo xD) (NTE: jajajaja sin duda es digno de admiración por eso XD)

◇ ◆ ◇ ◆ ◇

El territorio de la familia Banfield.

El nivel de civilización ahí era increíblemente inferior al de su mundo original. (EZ: De Liam)

La razón de esto era que no había necesidad de darle a la gente de su territorio vidas cómodas.

Debido a la existencia de cápsulas educativas, si querían personas altamente educadas, podían simplemente recogerlas y criarlas.

Desde el punto de vista de los lores, mientras tengan una población moderada, trabajen y paguen impuestos sin quejarse, eso era todo lo que les importaba. Además de la familia Banfield, había otros feudos en el imperio que obligaban a sus pueblos a vivir a un nivel medieval.

Para los habitantes de estos territorios, los nobles eran simplemente existencias absolutas.

Durante mucho tiempo, los habitantes que han sido gobernados por la familia Banfield parecían intranquilos cuando escucharon que el lord había sido reemplazado. La atmósfera en la ciudad era oscura y sombría.

En una taberna desierta, un maese* de aspecto cansado charlaba con los clientes después del trabajo. El tema de conversación era, por supuesto, Liam. (EZ: *el dueño o el que atiende un bar, así es llamado en el mundo del manga-anime y no sé si así los llaman en Japón también así) (Ab: Anteriormente decía «maestro», pero a decisión mía se cambió a «maese», que básicamente significa lo mismo pero la palabra en sí ya está en desuso. Este cambio se debe a un personaje que a continuación se le referirá bastante como «maestro» además de su nombre, así que pensé que sería bueno cambiar la manera con la que se refieren al dueño del bar.)

—¿Escuchaste? Parece que el nuevo lord tiene solo cinco años.

—Debería haber límites para lo joven que pueden ser —responde el maese a su cliente, revisando la copa pulida.

―… Me pregunto si empezarán a cobrar un impuesto extra por el motivo de la sustitución.

Ya fue bastante malo en la época de Cliff, el anterior lord.

Habían pasado ya… «cientos» de años, pero el maese todavía lo recordaba vívidamente. En un mundo en el que las personas vivían lo suficiente, no era raro que las personas vivan durante cientos de años.

—Cuando era joven, la recaudación de impuestos se hizo de forma muy brusca por la sustitución.

La familia Banfield había sido sucedida por lores terribles desde la generación anterior y la anterior a esa.

Desde el punto de vista de Liam, la familia Banfield se había desarrollado en los días de su bisabuelo, muy diferente a lo que es ahora. De hecho, el bisabuelo de Liam fue un gran monarca, pero ahora no había ni una pizca de esos días en ningún sitio.

En total, dos generaciones de monarcas oscuros siguieron una tras la otra, devorando la fortuna de esa época. Los ancianos hablaban de cómo vivían más felices en los tiempos de antaño. Eso era lo que siempre dicen.

La generación más joven solo ha conocido tiempos difíciles.

Uno de los clientes se bebió su licor barato de un trago antes exclamar sus quejas:

—¡Los aristócratas solo nos ven como ganado!

—No lo digas muy alto. Bueno, esperemos algo del nuevo lord.

—¿Podemos esperar algo?

—Las posibilidades no son cero. Aunque son increíblemente cercanas a cero.

—¡No me haré ilusiones! —murmuró el cliente casi gritando, y se dejaba caer sobre el mostrador. Nadie en el territorio tenía expectativas de Liam.


Anterior | Índice | Siguiente

11 comentarios

  1. la novela es buenísima…. yo la leí directamente del ingles, y debo admitir que la tengo en mi read list de favoritos novel updates…. es una novela en la que el protagonista le salen las cosas de suerte, tan, pero tan bien, que deseas saber lo siguiente que hará, si te gusto to be a power in the shadow y otomege esto te gustara.
    no nombro sevens porque aun no lo he leido, estoy leyendo demasiadas cosas actualmente y necesito hacer espacio en mi vida.

    20/10, obra maestra…

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s