Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 08 – Capítulo 20


Capítulo 20 – Vida en el Barco (2)

 

“No quiero té”, le dijo Maomao a la asistente con la cara plana.

 

“Está bien, entonces”.

 

Aunque es difícil llamar a la asistente una belleza, ¿sería descortés decir que su aspecto es calmante por el contrario?

 

(Hay demasiadas bellezas en el mundo.)

 

Suiren probablemente fue bastante bella en el pasado, y todavía había suficientes rastros de ello.

 

La otra asistente, que tenía unos cuarenta años, era una belleza a pesar de su aspecto duro.

 

“Podemos ver a Suiren-sama más tarde, ¿así que puedes empezar el examen conmigo?” La asistente de cuarenta años le extendió la mano.

 

(Hm?)

 

¿Oh? Su cara me resulta familiar.

 

Si fuera un poco más joven…

 

“Oh Dios. ¿Hay algo en mi cara?”

 

Su cara le recordaba a Maomao a un depredador.

 

“Maomao, Taomei (桃美) es la madre de Basen*“, dijo Suiren. (EZ: *Depredador, LOL)

 

“¿ La mamá de…?” dijo Maomao.

 

Como la madre de Basen…

 

“¿Te has encontrado con su hermana mayor, Maamei, por casualidad?” le preguntó Taomei.

 

A quién se parecía, era a Maamei. La mujer que entregó los pasteles horneados la última vez. Si Maamei fuera veinte años mayor, sería la viva imagen de esta asistente llamada Taomei.

 

“Umm”.

 

En este caso, ¿debería decir que estoy agradecida por su ayuda? No, Basen no la había ayudado de ninguna manera. Tampoco lo había hecho Maamei.

 

No, esperen, había una persona que la había ayudado.

 

“Estoy agradecida por la ayuda de Gaoshun-sama”, dijo Maomao.

 

Ese hombre diligente. Si ella es la madre de Basen y de los otros, eso la convertiría en la esposa de Gaoshun.

 

(Ah, esto es malo.)

 

Hubo un tiempo en que ella recomendó prostitutas del distrito del placer a Gaoshun. Esa vez, había dicho que era un gallina.

 

Maomao no creía que su trabajo fuera revelado, pero ahora se sentía un poco incómoda.

 

De todos modos, tomó el brazo de la mujer y le leyó el pulso. Su pulso era normal; más bien, el ritmo cardíaco de Maomao era más rápido. La salud de la mujer era buena, pero había una cosa que preocupaba a Maomao. El color de los ojos de Taomei estaba algo desigual.

 

“…”

 

“¿Qué es?” Preguntó Taomei.

 

“Nada”.

 

Parecía que el movimiento de uno de sus ojos se retrasaba por una fracción del otro. Maomao giró repentinamente su mano izquierda. Luego giró su mano derecha, y la mirada de Taomei cambió.

 

(¿Es ciega en su ojo derecho?)

 

Algunas personas nacen con diferentes colores de ojos, y hay otros cuyos colores de ojos pueden cambiar más tarde en la vida. Este último caso es comúnmente causado por la pérdida de la vista.

 

“Ah, ¿estás comprobando lo que has notado?” Taomei parecía haber notado la reacción de Maomao. La mujer señaló su ojo derecho. Siendo la esposa de Gaoshun, era bastante astuta.

 

“Disculpe mi grosería. ¿Se interpone en el camino de su estilo de vida?” Preguntó Maomao.

 

“Por favor, no te preocupes. Estoy acostumbrada desde que perdí la vista de el hace mucho tiempo.”

 

“Está bien. Entonces, ¿tiene alguna anormalidad física en particular?”

 

“No”.

 

“Revisare sus ojos y lengua.” Maomao bajó el párpado inferior de la asistente y le miró el ojo. La mujer estaba ciertamente ciega en su ojo derecho. Muchas enfermedades oculares que nublan el ojo se deben al envejecimiento. No obstante, el hecho de que perdiera la vista hace mucho tiempo significaba que era por una lesión. “El equilibrio es inestable en el barco, así que por favor tenga cuidado.”

 

“Entendido”.

 

Maomao reflexionó que había dicho lo obvio. Ya que no había forma de que la mujer no lo supiera.

 

“Más importante aún, ¿pensaste que no hay flores entre los asistentes del príncipe de la luna?” Taomei planteó una pregunta que era difícil de afirmar. “A decir verdad, si mi hija Maamei viniera, una abuela como yo no tendría necesidad de venir.”

 

“¿Oh? Si Taomei es una abuelita, ¿eso me convertiría en productos secos?” Suiren respondió repentinamente.

 

“Tengo tres nietos. Tratarme como a una joven está fuera de discusión, ¿verdad?”

 

De su refutación directa a la broma de Suiren, Maomao sintió cierta fuerza en esa mujer.

 

Parece que sólo una pequeña fracción de las mujeres con temperamento permanecen alrededor de Jinshi.

 

Maomao terminó rápidamente el examen y pasó a la siguiente asistente, la joven.

 

“Mi nombre es Chue(雀, que en cn).”

 

Tenía una nariz parecida a la de un dango y ojos pequeños. También era de piel oscura. Se puede decir que era como el significado de su nombre, un gorrión.

 

(Aunque no es una belleza.)

 

Su rostro transmitía una sensación de familiaridad. En lugar de servir al hermano imperial, era más adecuada para una vendedora de un puesto callejero.

 

“Chue es la esposa de mi hijo”, dijo Taomei.

 

“La esposa de su hijo… no es Basen-sama, ¿verdad?”

 

“Sí. Es de mi hijo mayor. Quiero que ese niño se case ya.” Taomei chasqueó su lengua.

 

La familia de Gaoshun es muy unida.

 

“Mientras estamos en ello. Te presentaré a mi hijo mayor también.” Taomei caminó enérgicamente y se puso de pie ante la cortina en un rincón de la habitación. Volteó las cortinas; dentro había un hombre pálido que estaba resolviendo problemas de go.

 

“¿Qué pasa, estimada madre?” preguntó el hombre pálido.

 

“Baryou, ¿no puedes ni siquiera decir tus saludos?”

 

“Ah, saludos, dices estimada madre.”

 

El hombre llamado Baryou se parecía mucho a Basen. Era un poco bajo y tenía una cara que parecía no haber visto el sol en medio año.

 

“U-, un gust-, o….. ohhh.”

 

Baryou se estrelló en el suelo, apenas alcanzando la mirada de Maomao. Estaba agarrado a su vientre. Por su aspecto, parecía enfermo, así que Maomao pensó que era hora de trabajar, pero parece que no la necesitaban. Chue apareció inmediatamente y volvió a encerrar a Baryou detrás de el biombo.

 

“Suegra, le molesta conocer personas nuevas si no empieza con el intercambio de cartas para acostumbrarse a ellas primero, y luego hacer que hablen con un biombo de bambú entre ellos. No tenemos suficiente medicina para el estómago para encuentros repentinos cara a cara.”

 

“Eso es cierto. Eres hábil en el manejo de Baryou. Más bien, se ha puesto peor que antes.”

 

Maomao fue testigo de una relación de parientes políticos que no tenía ni idea de dónde meterse.

 

“¿Deberíamos haber dejado a Baryou y haber traído a Maamei en su lugar?”

 

“Si viene la cuñada, ¿quién va a cuidar de mi hijo?”

 

“Eso es cierto. No tienes intenciones de criar a tu hijo.”

 

Había un número de cosas a las que Maomao le quería replicar, pero sentía que no tenía fin.

 

Pongámoslo todo junto de una manera simple.

 

La esposa de Gaoshun: Taomei.

 

El hijo de Gaoshun: Baryou.

 

La esposa de Baryou: Chue.

 

Muy bien. No hay ningún problema con esto.

 

¿Debería volver ahora que el examen médico quedo en el aire, pensó Maomao, cuando Suiren la empujó?

 

“¿Qué es?” Maomao se dio la vuelta y se topó con una mirada persistente.

 

Jinshi frunció el ceño desde detrás del biombo.

 

“¿Puedo llamarlo Jinshi-sama?” le preguntó ella.

 

“…Sí”, le respondió él.

 

Parece que había estado esperando detrás del biombo todo el tiempo. Ella no había terminado, así que parece que él estaba mirando, pero ella sentía que el hecho de que él mirara un examen médico de mujeres era inapropiado.

 

“Sólo aquí, está bien usar ese nombre.” Suiren guió a Maomao a un asiento. “El barco se está balanceando, así que es más estable para sentarse”.

 

“Entendido. Pero el examen médico sigue siendo…”

 

Suiren sonrió y comenzó a preparar té. Maomao había dicho que no lo quería. Fue la otra persona la que lo hizo.

 

Resulta que el examen médico era una tapadera para el tema principal.

 

Jinshi se movió desde el otro lado del biombo.

 

Las asistentes estaban a su alrededor, pero parece que no tenían intención de unirse a la discusión.

 

Por cierto, se escuchó el sonido de piedras detrás de la cortina, así que parece que Baryou había empezado a jugar a los problemas de go.

 

“Yup”.

 

“Sí”.

 

“Um…”

 

“Sí”.

 

Bueno, entonces, Maomao tenía muchas cosas que quería decir, pero en ese momento, ¿era grosero decir que no tenía nada que decir?

 

“….”

 

Parece que Jinshi, también, no tenía ni idea de qué hablar.

 

Preguntó Maomao, inclinando la cabeza. “¿Puedo hablar primero?”

 

“Sí”.

 

“Así que viajaremos a la capital oeste. ¿Cuánto tiempo tomará?” Ella entendió que no obtendría una respuesta clara, pero lo dijo para iniciar la conversación.

 

“Honestamente no tengo ni idea. Escuché que tomará tres meses por lo menos.”

 

“Sí. Entonces, una cosa más. Se trata de las ventajas de llevarme a este viaje”.

 

“….” Jinshi apartó la mirada.

 

(Ahhh, lo sabía.)

 

“¿Me uso como cebo para el estratega raro?” preguntó.

 

“…Me siento arrepentido.”

 

Aunque Maomao tenía ganas de fruncirle el ceño, se lo aguanto por que las asistentes la miraban. En vez de eso, ella movió su dedo hacia él, preguntando si había alguna compensación.

 

Jinshi fue comprensivo en esa parte. Sacó algo del bolsillo de su pecho. Le quitó la tela. Contenía una cosa gris blanquecina parecida a una roca.

 

“¡Esto es!”

 

“Sí. ¿Quieres comprobarlo?”

 

Después de intercambiar miradas con Jinshi, Suiren trajo un té junto con un trozo de alambre. “Aquí tienes”.

 

Junto con el alambre, también se preparó carbón caliente.

 

Él había dicho, “Compruébala”.

 

Maomao tomó la piedra de Jinshi. Era una piedra pómez en lugar de una roca. Era bastante ligera.

 

“Voy a comprobarla”, dijo.

 

Calentó el alambre con el carbón y lo clavó en la piedra pómez. Emitía un olor característico.

 

“Aunque no creo que Jinshi-sama prepare artículos falsos, esto es verdadero. Es ámbar gris.”

 

Maomao inmediatamente puso sus manos en su recuerdo para la madam.

 

Normalmente, sería grandioso como si colgara una zanahoria delante de un caballo, pero que se lo diera de esta manera era algo incómodo.

 

No, ella sólo podía verlo como un bastardo desde el momento en que la hizo viajar con el estratega raro.

 

“Raka… no, el estratega-dono tenía que venir en este viaje sin importar lo que pasara”, dijo Jinshi.

 

“…¿Es una petición de la capital oeste?” Preguntó Maomao.

 

“También está eso. Al mismo tiempo, quería que el estratega-dono comprobara la capital oeste.”

 

(¿Es así como es?)

 

El estratega raro es inútil y no puede hacer lo mínimo como humano, pero es el mejor en las estrategias.

 

“He oído que podría haber una guerra”. Maomao miró a su alrededor.

 

Puede que esté en la habitación de Jinshi, pero quería creer que estaba estructurada para que el sonido no se escapara.

 

“No es correcto ganar a través de la guerra. Es correcto no empezar una guerra. Pero, lo que es correcto es difícil.”

 

En otras palabras, parece que Jinshi quería decir que se consideró la posibilidad de que empezara la guerra.

 

También entendió la razón por la que obligó a los médicos de la corte a venir.

 

“No creo que pueda manejar bien al estratega raro haciendo que yo vaya. Es otro asunto con mi padre adoptivo”, dijo Maomao.

 

Si fue Ruomen, puede lograrlo de alguna manera. Si Ruomen fuera un poco más joven y su pierna no estuviera mal, también podría venir.

 

Desafortunadamente, no salió tan bien, así que fue el médico charlatán quien vino.

 

(El médico charlatán que es el sustituto de papá es… ¿hmm?)

 

Maomao recordó repentinamente el comportamiento de Jinshi de hace un momento. Era como si estuviera adulando al médico charlatán, hasta el punto de que parecía sospechoso para los espectadores…

 

Jinshi se había referido al bigote del curandero. Habiendo sido tan alabado, el médico charlatán probablemente se afeitaría el vello facial por un tiempo.

 

Una vez más, había llamado al médico charlatán “Médico de la Corte”. Casi nadie en este barco conocía al médico charlatán. Si sabían que Maomao no llamaba al médico charlatán por su nombre, el médico charlatán era un simple médico de la corte. No obstante, deberían saber que es un eunuco por sus características físicas.

 

Siendo llamado un médico de la corte de alto rango durante la expedición, además, un eunuco. Además, una persona a la que Maomao siempre acompaña.

 

Maomao se encontró abofeteando la mesa.

 

(No, tengo que calmarme un poco.)

 

El té se puso delante de ella, así que lo bebió sin pedir permiso. Quizás para calmar las emociones de Maomao, estaba hecho de hierbas con un efecto calmante.

 

Ella exhaló y miró a Jinshi. “¿Coloco al médico de la corte para que sea el doble de mi padre adoptivo?”

 

“Podemos saltarnos las explicaciones ya que tu juicio es tan bueno como siempre.”

 

Los ojos de Jinshi eran los mismos que los del palacio interior.

 

El médico charlatán y su padre eran eunucos, pero su apariencia y edad eran diferentes. No obstante, el número de personas que sólo saben por rumores que es un eunuco y un médico de la corte se podría contar con una mano. No pensarán que trajeron a propósito al médico de la corte del palacio interior a la expedición.

 

Si uno de ellos viniera, probablemente pensarían que sería Ruomen, que fue un antiguo eunuco y había regresado a la corte imperial como médico de la corte.

 

Esa fue la razón por la que no se le comunicó la identidad de los médicos de la corte que habían sido elegidos hasta el final.

 

“La capital oeste, no, Gyoku’en-dono habría investigado si Ruomen-dono fuera traído también. ¿Sabes lo que se supone que eso significa?” Preguntó Jinshi.

 

“Por Gyoku’en-dono… ¿no significaría que tiene personas enfermas?” Maomao respondió.

 

La habilidad médica de Ruomen está por encima de las demás. Hay muchos enfermos que querrían contratarlo.

 

“Él podría, estar planeando ganarse al estratega-dono, es lo que pienso. Por supuesto, no di una respuesta clara, así que es la situación del otro lado donde confunden al Médico de la corte-dono con Ruomen-dono.”

 

“Podría estar planeando ganarse al donante táctico, es lo que creo. Por supuesto, no di una respuesta clara, así que es la situación de la otra parte donde confunden al Médico Táctico-dono con Ruomen-dono.”

 

Por su uso de “Yo” (watashi), el Jinshi de aquí no era el típico hombre decepcionante, sino el hermano imperial. El hombre inteligente que usa a las personas como peones está presente.

 

“Ganarse, dice. Es más constructivo contarle al zorro sus planes. Además, es el hermano mayor de Gyokuyou, ¿verdad?” Maomao dijo.

 

“Hay muchas personas que creen que pueden lograr lo que otros no pueden. Además, hay casos en los que no tienen otras opciones. Es imposible que los parientes de un santo sean todos santos. Aún más, no es inusual que los parientes de la emperatriz arruinen un país.”

 

“…¿Se me permite escuchar esto?”

 

“No estoy afirmando esto. Es sólo una posibilidad”.

 

(No, pero lo estás sospechando, ¿verdad?)

 

Dicho esto, no decir nada en sí mismo es también vago.

 

Jinshi levantó un dedo índice mientras agarraba su taza de té. Su dedo apuntaba a Maomao.

 

“En el caso de que no tenga opciones, ¿a quién apuntará?” preguntó.

 

“¿A mi, que soy una debilidad?” Maomao dijo.

 

“Eres una debilidad, no importa cómo la veas. Al lado de Gyoku’ou está el antiguo ayudante del estratega-dono.”

 

(¿Se trata de Rikuson?)

 

“Es imposible que no sepa de ti”.

 

(…Está en una posición en la que si se lo piden tiene que hablar, huh.)

 

Entendió un poco más la elección poco razonable de Jinshi del personal para la expedición.

 

“¿Penso que sería un objetivo si me quedo en la capital?” preguntó.

 

“Hay una posibilidad. Además, ¿cuántos enemigos tiene el estratega-dono?”

 

“…”

 

“Probablemente sepas de su existencia siempre y cuando pienses en ti misma, y no eres una idiota que pasa por alto eso”.

 

Maomao sólo podía asentir ante las palabras de Jinshi. Debería haber pensado más antes de convertirse en asistente de médico de la corte.

 

Fue Jinshi quien la animó a convertirse en una, pero si el estratega raro no hubiera tomado una actitud tan extrema, habría alcanzado un estilo de vida más tranquilo. No tiene sentido lamentarse por el pasado.

 

“Rahan puede cuidarse a sí mismo, así que hice que se quedara en la capital. Hice que Ruomen-dono desapareciera quedándose en el palacio interior por un corto tiempo. Lo siento por ti, pero serás llevada a la capital oeste. Más importante aún, sentí que era más seguro mantenerte donde el estratega-dono pueda vigilarte. Será difícil decir que va a ser pacífico”.

 

(Vaya, tú.)

 

“Es así”.

 

Los pensamientos de Maomao estaban todos mezclados, pero ella había considerado lo que dijo Jinshi. Sin duda había pensado en las relaciones humanas, el estacionamiento del personal y, sobre todo, en la seguridad más eficiente.

 

“Por el médico de la corte-dono, te daré al oficial militar que es tu antiguo conocido, Rihaku”, dijo Jinshi.

 

“Sí”, respondió fríamente Maomao. Miró aturdida el ámbar gris que le dieron.

 

(No estoy realmente satisfecha.)

 

Maomao se puso de pie sin tomar los bocadillos de té.

 

“Maomao, ¿no te llevarás algunos pasteles contigo?” Suiren le envolvió algunos pasteles horneados. Maomao sintió que la asistente había leído sus sentimientos.

 

(El médico charlatán estará feliz.)

 

“Gracias por la comida”. Después de aceptar el paquete de pasteles, Maomao inclinó la cabeza y salió de la habitación.

 

“Ah, umm…” Jinshi extendió la mano hacia delante, pareciendo que quería hablar con Maomao, pero ella honestamente no estaba de humor hoy, habiendo ya hablado bastante.

 

Fingiendo no haberse dado cuenta, salió.

 

Basen parecía estar haciendo guardia fuera de la habitación, pero ella decidió simplemente inclinar la cabeza y volver a la oficina médica.

 

– mis pensamientos:

Hace tiempo que no tenemos nuevos personajes.

EZ: Le estoy dando los toques finales al PDF del arco anterior [el 7] dentro de poco lo subiré y daré el informe de ello en los comentarios del cap para su descarga en el indice de la novela acá y en enzeam.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s