Súper Gen Divino – Capítulo 704: Victoria de un Puñetazo


Quinto Capítulo Semana 20

¡Disfrútenlo!

Después de lo que le dijo Hua Ping, Fang Mingquan comenzó a preocuparse. No quería que Dollar se enfrentara a algo tan ferozmente poderoso.

Mientras hablaban, los dos luchadores entraron en el campo de batalla. Uno de los luchadores medía tres metros de altura y estaba vestido con una armadura negra. Se veía aterrador. Sus movimientos eran casi como los de un robot mecánico, construido en acero.

El otro luchador parecía bastante fuerte comparado con lo que se podría esperar de un humano. Sin embargo, estaba vestido con una armadura púrpura que parecía relativamente delgada frente a la de su oponente.

El Espíritu Oro Negro gritó y levantó el martillo que empuñaba, que era más grande que un coche pequeño. Aplastó el suelo delante de Han Sen con una fuerza que probablemente podría haber derribado una pequeña montaña.

Fang Mingquan miraba a Dollar con gran temor. Aunque Dollar vestía una armadura púrpura, podía decir que era Dollar por la forma en que el hombre se paraba. Mientras observaba a Dollar enfrentarse a Oro Negro, se asustó. Fang Mingquan era un evolucionado, así que podía sentir claramente el poder amenazador que residía en el martillo que Oro Negro empuñaba.

“Tu amigo parece un poco lento. ¿Sus habilidades están enfocadas en la fuerza? Si eso es cierto, no le irá muy bien contra un enemigo como Oro Negro. El poder de su enemigo es infinito, así que a menos que sea uno de los humanos más fuertes de la historia…” Hua Ping no termino de hablar, pero esa frase sólo tenía una conclusión.

Fang Mingquan no vio a Dollar esquivar, y Dollar tampoco sacó un arma. Observó con nerviosismo, ya que Dollar sólo había estado en la segunda zona por un par de años y su poder no había llegado a su punto máximo todavía. Enfrentarse a un enemigo tan temible era muy peligroso.

Mientras el martillo de Oro Negro se balanceaba de nuevo, listo para caer sobre la cabeza de Dollar, quien lanzó su puño derecho y golpeó el martillo.

Cuando Hua Ping presenció ese movimiento, sacudió la cabeza y dijo, “Tu amigo es un temerario. El poder de Oro Negro es….

Antes de que Hua Ping pudiera terminar su frase, el puño de Dollar chocó con el martillo.

¡Boom!

El golpe fue ensordecedor, y el puño rompió el martillo en pedazos.

Hua Ping y Fang Mingquan estaban inmóviles. Ni siquiera pudieron comprender la fuerza que residía en ese puño, para que rompiera un martillo gigante de metal como ese.

Hua Ping fue el que más se sorprendió. Había sido testigo de muchos Campeonatos de los Elegidos a lo largo de los años y conocía a muchos de los luchadores de allí, eso incluía a Oro Negro, el Espíritu. Era un guerrero notable. Puede que no fuera el más fuerte, pero tenía mucha fuerza, sin embargo. Contra su armadura irrompible y su intimidante martillo, muchos evolucionados murieron, o al menos fueron gravemente heridos en la batalla con él.

Muchas armas divinas también habían sido rotas por ese martillo. Pero ahora, ese mismo martillo había sido completamente aniquilado por un puño humano. La visión era inimaginable, y era el tipo de historia que pocos creerían.

Hua Ping sólo podía mirar fijamente a Dollar, con la boca abierta. Olvidándose de escribir su informe.

En la arena de combate, después de que Han Sen destrozara el martillo, un torrente de energía hirvió dentro de su cuerpo una vez más. Viendo al mismo Oro Negro horrorizado por lo que acababa de suceder, Han Sen se abalanzó con una fuerza que rompía la atmósfera, justo delante de la cara del Espíritu.

Su carne era como la de un tigre, y su puño zumbaba con fuerza cuando se dirigía a la cara de Oro Negro.

Oro Negro gritó y cruzó los brazos en un intento de bloquear el ataque entrante.

¡Boom!

Su armadura, sus brazos y su cráneo fueron aplastados por el Puñetazo Disco Elefante de Han Sen. La sangre empapó la arena, y el cuerpo desfigurado y desmembrado de Oro Negro fue lanzado fuera de la arena de combate. La masa sangrienta aterrizó a quince metros de distancia.

“¿Cómo es posible?” Hua Ping estaba de pie, su libro y sus bolígrafos cayeron al suelo. Mientras miraba a Dollar, sus ojos se abrieron de par en par hasta que pareció que iban a caer.

Fue una victoria de un solo golpe.

El inconmensurable Espíritu Oro Negro fue asesinado poco después de que la pelea comenzara, y no tuvo ninguna posibilidad. Nadie podía imaginar la fuerza que se desprendía de ese golpe, y Hua Ping luchó por creer que era posible que un evolucionado lograra un poder tan terrible.

Fang Mingquan también estaba casi tan sorprendido, casi lloró en voz alta. No esperaba que Dollar, que sólo había estado en la segunda zona de El Santuario de Dios durante tan poco tiempo, se las arreglara para conseguir tal poder. Mató a un Espíritu de la Realeza de un solo puñetazo, y fue un espectáculo feroz para la multitud.

“Mingquan, ¿ese hombre es humano?” Preguntó Hua Ping después de que Dollar dejara la arena, agarrando con entusiasmo la mano de Fang Mingquan.

“Sí, lo es. Dollar es muy popular en la Alianza.” Le dijo rápidamente Fang Mingquan, con su propia emoción.

“Si es realmente humano… Espera… Déjame ver…” Hua Ping ya no era coherente en su diálogo, mientras pasaba sus manos arriba y abajo de su cuerpo en busca de su libro. Al darse cuenta de que estaba en el suelo, se apresuró a recogerlo.

Empezó a hojear las páginas, escudriñando las listas de batalla y dibujando frenéticamente con su pluma. Fang Mingquan no estaba seguro de lo que estaba haciendo.

Dibujó con una velocidad maníaca. Cada vez que escribía un nombre y dibujaba una línea, su cara se animaba con más emoción.

Fang Mingquan miró lo que Hua Ping estaba haciendo y notó que era un cálculo de la lista de batalla. Parecía como si Hua Ping estuviera tratando de determinar quién sería el siguiente en enfrentarse a Dollar.

“Diez combates… No se enfrentará a nadie más poderoso que Oro Negro por otros diez combates. Esta es una oportunidad.” La cara de Hua Ping se había puesto roja como una remolacha, y sonreía con deleite con sus rápidos dibujos.

La emoción en su rostro se hacía cada vez más profunda. Pero después de un tiempo, su cara se congeló. Su excitación se terminó, y se sentó en una evidente decepción. Sus ojos parecían vacíos mientras murmuraba, “Sigue sin ser suficiente. Sigue sin ser suficiente..

“Viejo Hua, ¿qué es lo que no es suficiente?” Fang Mingquan preguntó rápidamente, ansioso por entender lo que estaba pasando.

“Tu amigo es muy afortunado. Si continúa luchando, no debería encontrar más oponentes tan poderosos. Incluso si se encontrara con otro Espíritu tan poderoso como Oro Negro, tendría todas las posibilidades de vencerlo. Si tuviera la suficiente suerte, puede llegar a los diez primeros. Pero…” Hua Ping dio un largo y prolongado suspiro. Luego, continuó diciendo, “En su lucha final, la que le espera para ser coronado Elegido, debe enfrentarse a un oponente al que ningún humano puede derrotar.”

“¿De qué tipo de oponente hablas?” Preguntó Fang Mingquan.

“En el quinto Campeonato de los Elegidos, hubo un Elegido con el elemento de la luz. Aunque ese Elegido sólo se ha unido una vez, es extremadamente poderoso. Su poder ahora es algo que pocos humanos podrían comprender. Ningún humano puede vencerlo. Incluso los evolucionados con sus cerraduras genéticas desbloqueadas no tienen ninguna posibilidad. Ante el Elegido con el elemento de la luz, serían aplastados como insectos.” Hua Ping sonrió irónicamente mientras explicaba la situación.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s