Súper Gen Divino – Capítulo 698: Hormiguero


Sexto Capítulo Semana 19

¡Disfrútenlo!

Afortunadamente, el rey hormiga no era particularmente rápido en comparación con otras súper criaturas. Si el rey hormiga tuviera una velocidad similar a la del cuervo que Han Sen encontró una vez, temía que la Ángel Santa sería incapaz de derrotarlo.

Han Sen observó durante un tiempo y cuando la oportunidad se presentó, el bramido de los elefantes alimentó un poder dentro de su cuerpo. El poder se transmitió hasta la Ardiente Púa de Rex, que se dirigió hacia el rey hormiga.

El Rey Hormiga Diabólico sabía que Han Sen estaba atacando, pero fue incapaz de esquivarlo. No fue porque no fuera lo suficientemente rápido, sino porque se estaba recuperando del bloqueo de otro ataque que había ejecutado la Ángel Santa. Durante su recuperación, no tenía la energía para desviar el golpe de Han Sen.

El poder de Han Sen era muy inferior al del Rey Hormiga Diabólico. Normalmente, no se atrevería a hacer algo así, pero sobresalía en el ámbito de las tácticas, la deducción y la predicción, en particular. Había previsto cómo reaccionaría el Rey Hormiga Diabólico, así que se comprometió a ese golpe mortal en el momento exacto en que supo que el Rey Hormiga Diabólico no sería capaz de esquivar, bloquear o incluso contraatacar.

¡Pang!

La Ardiente Púa de Rex golpeó brutalmente la cintura del rey hormiga. Han Sen pensó que ese debía ser su punto débil.

Pero todo lo que sonó del golpe fue el sonido del metal golpeado, y eso fue exactamente lo que sintió cuando golpeó a la hormiga.

La Ardiente Púa de Rex se soltó su mano y giró por el aire a unos diez metros de distancia. Golpeó el acantilado. Con tal fuerza, las manos de Han Sen quedaron entumecidas y sus brazos casi se sintieron como si se fueran a romper.

Sin embargo, cuando el golpe fue dado, el rey hormiga chilló en agonía. Sólo se produjo una pequeña hendidura en su caparazón, a pesar del dolor que parecía sentir. Pero Han Sen sabía que tendría que romper el caparazón de alguna manera.

La Ángel Santo, sin embargo, aprovechó la oportunidad para hacer su propio movimiento. Usó su gran espada, golpeando el punto que Han Sen había agrietado. En el cuarto corte, el caparazón se rompió unos centímetros, lo suficiente para exponer la carne blanca de la hormiga.

El Rey Hormiga entró en pánico y regresó rápidamente al túnel del que había salido, sufriendo brutalmente. Sin embargo, Han Sen estaba muy débil en ese momento. Se sentía como si apenas pudiera estar de pie, y mucho menos perseguirlo.

Después de desbloquear su cerradura genética del Sutra Dongxuan y volver a simular la energía del elefante de hueso, el Golpe del Elefante-Rex se había vuelto aún más poderoso que antes. Si no hubiera sido potenciado al nivel en el que se encontraba actualmente, no habría sido capaz de producir el daño que le hizo a la hormiga.

Pero cuanto más poderoso era el ataque, más energía costaba. Después de todo, su estado físico era limitado y no podía soñar con ser como el propio elefante de hueso, desatando repetidamente tales cantidades ingentes y alarmantes de energía por capricho.

Han Sen estimó que ya había alcanzado un nivel de aptitud física de alrededor de doscientos, pero los costos de energía de esa habilidad eran todavía demasiado agotadores.

Bajo el mando de Han Sen, la Ángel Santa persiguió al Rey Hormiga hasta el pozo del que había salido. Pero también le ordenó que regresara si el Rey Hormiga seguía siendo demasiado formidable. No quería que corriera riesgos innecesarios, y quería que priorizara su propia seguridad por encima de todo.

El Rey Hormiga sólo había sufrido un pequeño daño, y aún así mantenía la mayor parte de su poder. Era aún más fuerte que la Ángel Santa, sin duda alguna. Esa era la gran ventaja de ser una hormiga. Pocos podían luchar contra una, incluso si estaban a la par con ella.

La Ángel Santa no era una mascota basada en la fuerza. No era inusual que fuera más débil que la hormiga, y como estaba abajo en su guarida, estaría en desventaja sin estar afuera. En la pequeña cueva donde la perseguía, tendría poco espacio para esquivar. Si se trataba de una lucha de fuerza contra fuerza, las probabilidades estaban muy a favor de que la hormiga ganara.

La Ángel Santa era una mascota equilibrada. Aunque no tenía elementos especiales, su fuerza, velocidad, vitalidad y ataque estaban por encima de la media.

Además, tenía la habilidad de volar. Era una mascota que cubría casi todo. Aunque no era muy especial, tampoco tenía ninguna debilidad.

Una súper criatura como esa era lo más aterrador para un humano. Con todas las habilidades capaces de aplastar a un humano, los humanos no tendrían la oportunidad de luchar.

Han Sen convocó a la princesa Yin y a la princesa Yang. Las convocó para que recogieran los cadáveres de las hormigas demoníacas, mientras que él arrastraba su propio cuerpo cansado tras el Rey Hormiga.

Aún no se sentía seguro, y le preocupaba que la Ángel Santa luchara contra el Rey Hormiga hasta que ella muriera. No importaba si ella podía matar al Rey Hormiga o no, su pérdida sería muy dolorosa para él. Han Sen no podía imaginar perderla.

Bajó un largo camino hacia la montaña desde la entrada del túnel. Cuando llegó a donde conducía, había descendido cuatrocientos metros. Desde ese punto, el túnel se ensanchaba hasta convertirse en una caverna gigante. Parecía un nexo o un centro de algún tipo, ya que había muchos otros túneles y pasadizos que salían de esa caverna central. En cuanto a la Ángel Santa, estaba dentro revoloteando.

Aunque el rey hormiga estaba herido, aún era increíblemente poderoso. Vigilaba bien la caverna, en la batalla con la Ángel Santa, y no había señales de que perdiera.

Han Sen, mientras estaba allí abajo, estaba ocupado inspeccionando esa caverna que había descubierto, en lo profundo de la tierra. Con gran observación, supuso que toda la montaña de arriba había sido vaciada por las hormigas. Era como un enorme reino subterráneo para las hormigas.

Pero lo que Han Sen no entendía era que, dentro de ese hormiguero, aparte de ese rey y de las veinte hormigas divinas que había arrasado antes, no había otras hormigas.

Eso era extraño. Para un nido tan grande, debería haber muchas más hormigas allí. El hecho de que sólo hubiera un Rey Hormiga también era extraño.

“¿Ese pangolín se comió a todas las otras hormigas?” Han Sen recordó repentinamente la visión de ese pangolín, que escapaba de la persecución de las hormigas divinas.

Tal vez la razón por la que las Hormigas Diabólicas lo habían perseguido con tanto fervor como lo hicieron, era porque había matado al resto de las hormigas del reino. Si esto era cierto, eso sugería que era realmente poderoso. Incluso podría haber sido una súper criatura.

Pero Han Sen no estaba muy seguro de eso. Otras personas no podían sentirlo, pero después de aprender el primer nivel del Sutra Dongxuan, era extra sensible a las fuerzas vitales de las criaturas con las que se encontraba.

La fuerza vital del pangolín era un poco más poderosa que la de una criatura divina, pero no tanto como la de una súper criatura.

La Ángel Santa todavía estaba luchando contra el Rey Hormiga, pero el Rey Hormiga se había retirado a una pequeña cueva. Su caparazón ya era lo suficientemente duro, y con su poder, hizo increíblemente difícil que la Ángel Santa le hiciera daño.

Pero ahora, la herida alrededor de su cintura ya había sanado. Se veía como nuevo, como si no hubiera recibido ni un solo golpe.

“Este rey hormiga está enfermo. Ni siquiera estoy seguro de si seré capaz de matarlo.” Han Sen se estaba deprimiendo un poco, pero justo cuando pensaba en rendirse, algo más acechaba en la oscuridad. El pangolín había regresado, y espiaba a los combatientes desde un túnel, como un pequeño ladrón.

El pangolín observó cómo la Ángel Santa y el Rey Hormiga luchaban mientras se movía por las paredes de la caverna. Sus escamas eran del mismo color que la roca, en un color verde oscuro. A menos que se prestara mucha atención, habría sido difícil detectarlo, moviéndose a hurtadillas.

Rápidamente, el pangolín entró en una cueva cerca del Rey Hormiga y luego perforó otra cueva a su lado. Después de eso, desapareció.

Han Sen observó lo que hacía con curiosidad y decidió seguirlo hasta el túnel que acababa de crear.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s