Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 08 – Capítulo 15


Capítulo 15 – El hombre llamado Gyoku’ou

 

La pluma de Rikuson se deslizó a través del pergamino. ¿Cuántas firmas taquigráficas en cursiva ha habido? Ocasionalmente, lo comparaba con la primera firma que escribió para comprobar si su forma ha cambiado.

 

Como sólo ponía sellos cuando estaba en la capital, su mano nunca había estado tan cansada.  Agitando su muñeca de vez en cuando, revisaba los documentos.

 

“Rikuson-sama. Este por favor.”

 

Un oficial civil trajo los nuevos documentos. Este oficial en particular ha venido un total de cinco veces, y debido a su acento casi impecable, parecía provenir de la provincia de Kaou. Sus lóbulos de las orejas eran grandes, una forma que llama a la buena fortuna. Como si llevara frecuentemente cargas sobre su lado derecho, su hombro derecho estaba inclinado hacia abajo.

 

“Gracias. Entonces, estos.”

 

“Ciertamente”.

 

Los documentos que se le pasaron podrían ser descritos como trabajos ocasionales. Lo que el Lordde esta región considera como trabajos ocasionales, al menos.

 

La mayoría de la población de la provincia de Seii se concentra en los pueblos a lo largo de la ruta comercial que une el este con el oeste.

 

Los trabajos esporádicos, como se les llamó aquí, eran peticiones de los residentes de tierras aisladas de estas rutas comerciales. En lugar de pueblos, ¿estaban más cerca de aldeas o asentamientos? La mayoría de estas comunidades pastoreaban ganado o cultivaban productos secos como la uva. Estos trabajos ocasionales eran peticiones de construcción de vías fluviales para irrigación, preocupaciones sobre ladrones nocturnos que frecuentemente robaban ganado, cosas así.

 

“Hahah”.

 

Se rió sin querer de él mismo. El oficial civil miró con inquietud a Rikuson cuando salía.

 

¿Ha pasado más de medio año desde que fue convocado a la capital oeste desde la capital imperial? Rikuson había venido aquí oficialmente con el argumento de que querían una persona que entendiera el gobierno de la capital, pero sólo le dieron trabajos ocasionales. ¿Estaba aumentando su carga de trabajo lo que ha cambiado desde el principio?

 

“No parecen confiar en mí”, Rikuson habló consigo mismo en la oficina que se le proporcionó.

 

Moviendo su mano derecha, que estaba en camino a la tensión de la muñeca, revisó los documentos.

 

Después de revisar el voluminoso papeleo cada día, incluso Rikuson podía reconocer un patrón. Además de recordar las caras de las personas, él quería creer que tenía algún tipo de habilidad especial.

 

“Sin embargo, doy los informes adecuados”.

 

Gyoku’ou fue el que asignó el trabajo. Si no informaba de lo que había notado, había una posibilidad de que una vez que pasara algo descuidado, le cortaran la cola.

 

¿Por eso me llamaron intencionadamente? Rikuson tenía sus sospechas.

 

Gyoku’ou. El actual y temporal Lord de la capital oeste. Siendo el hijo mayor, si Gyoku’en no regresaba de la región central, era el siguiente en la sucesión.

 

“Discúlpeme”.

 

Una vez más, el siguiente oficial civil trajo documentos. Esta vez, no era un añadido a la carga de trabajo, sino la devolución de los documentos que Rikuson había dirigido a su superior. Rikuson sólo se había reunido con él dos veces, ya que el funcionario civil trabajaba directamente bajo Gyoku’ou. La primera vez fue cuando Rikuson viajó al oeste el año pasado, y la segunda cuando pasó junto al oficial civil en su camino para saludar a Gyoku’ou.

 

“Devuelvo esto”.

 

No había nada escrito en los documentos. Ni siquiera una firma o un sello.

 

“Esto significa que no fue aprobado, ¿verdad?” dijo Rikuson.

 

“Sí. Sin duda puede ser necesario, pero hay un trabajo más importante. Dijo que priorizáramos”.

 

El oficial civil habló claramente.

 

Al levantarse las esquinas de los labios de Rikuson, colocó el documento devuelto en el cajón.

 

“Y una cosa más”, dijo el oficial.

 

“¿Qué es?”

 

“Una llamada de Gyoku’ou-sama. No ahora, pero ¿qué tal una fiesta del té una vez que los deberes oficiales terminen por la tarde?”

 

Estaba redactado como una pregunta, pero Rikuson no tenía forma de rechazarlo.

 

“Ciertamente. ¿Está bien si visito el kiosco del patio antes de la campana de la tarde?”

 

“Sí”.

 

El funcionario civil se fue con una expresión fría.

 

Era el lugar donde Gyoku’ou siempre celebraba sus fiestas de té. Era una especie de oasis, un lugar más fresco que cualquier otro. Rikuson era muy consciente de ello ya que el incienso repelente de insectos se enciende desde la mañana antes de la fiesta del té.

 

El hombre llamado Gyoku’ou no es incompetente. Como hijo de un hombre influyente, era bien educado. Tal vez debido a la influencia de Gyoku’en, que una vez fue un comerciante, incluso Rikuson era consciente de la pasión de Gyoku’ou por tratar de desarrollar la capital oeste.

 

Sus ojos no habían cambiado desde su juventud, con aspiraciones similares a la ambición.

 

Tal vez por esa razón, Rikuson percibió un peligro en ellas.

 

“…¿Esto también está bajo mi jurisdicción?”

 

Rikuson se recluyó en la oficina a menudo, por lo que sus conversaciones con las personas habían fallecido. Desarrollar el hábito de murmurar para sí mismo era inevitable.

 

“Quiero hablar con las personas más a menudo.”

 

Su habilidad especial de recordar las caras de las personas era también un hobby suyo. Como no puede olvidar una cara que ha visto antes, se cansa de ver las mismas caras todo el tiempo.

 

Antes de él había una factura de accesorios como seda y joyas. Siendo un puesto comercial, el precio era sin duda menor que el de la capital, pero aún así, el orden de magnitud era diferente. No era difícil adivinar para qué era.

 

Cuando Rikuson llegó por primera vez al oeste, había pasado junto a una mujer. Alrededor de quince o dieciséis años, una chica cuya aura se parecía a la de la emperatriz Gyokuyou.

 

Cuando le preguntó sobre ella al oficial que le guiaba, le dijeron que era la hija de Gyoku’ou.

 

No había ningún parecido, según susurró el oficial, pero podría haber sido prudente no decir nada más.

 

“Él es realmente ambicioso.”

 

Los labios de Rikuson se encresparon y volvió a deslizar el bolígrafo.

 

.

 

.

 

.

 

Aparte de su piel bronceada, el caballero negro y grueso tenía características poco comunes entre la población oeste. Aunque tiene rasgos muy marcados, su apariencia era la quintaesencia de Rii; cabello liso, cara relativamente redonda y un físico más delgado que el ciudadano medio de la capital oeste.

 

Hablando de eso, antes de que Rikuson fuera traído por el hombre Gyoku’ou.

 

Tenía más de cuarenta años, pero parecía diez años más joven entre los residentes de la capital oeste con sus barrigas cerveceras. Sus dientes blancos cuando sonreía alegremente daban una impresión favorable.

 

Al ver el largo diente doble, Rikuson miró en silencio hacia otro lado.

 

“Muchas gracias por la invitación.” Rikuson inclinó lentamente su cabeza.

 

“No, no hay necesidad de eso. Por favor, siéntate”, dijo Gyoku’ou.

 

Un sirviente sacó una silla de mimbre. Mientras se sentaba, se colocó un zumo de fruta en la mesa.

 

“¿Sería mejor un té?”

 

“No, se me antoja algo dulce mientras hago un trabajo de oficial civil”, respondió Rikuson.

 

¿Fue enfriado por el agua subterránea? Había condensación en el recipiente de vidrio.

 

“No seas tan rígido. ¿Crees que tengo algo que esconder?”

 

“Hahaha. Son los nervios.” Sonriendo, Rikuson se tragó un bocado del jugo de fruta. “No puedo relajarme, sabiendo que fui enviado desde la capital real para un puesto sobre mi posición. Debes estar decepcionado.”

 

“Hahaha. La selección de personal de padre no puede estar equivocada. Más importante aún, usted trabajó bajo ese Rakan-dono, así que no hay manera de que sea incompetente.”

 

Rakan-dono, ¿verdad?

 

Rikuson dejó la copa de cristal. Los coloridos zumos de fruta se sirvieron en el centro de la mesa.

 

“Por cierto”. Gyoku’ou se levantó y se dio la vuelta. Rikuson vio que el hombre se enfrentaba a un grupo de comerciantes.

 

“¿Hay alguien que reconozca en este grupo?”

 

“…Hay tres. Dos son de las caravanas que visitan la capital cada año. Y otra trabajaba en el centro de la ruta comercial marítima.”

 

Un sirviente se acercó y dejó unos utensilios de escritura ante Rikuson. Rikuson escribió sus nombres y los pasó. “Sólo puedo recordar los nombres de dos personas. El resto son rostros que veo por primera vez”.

 

“Está bien. Los confirmaremos”.

 

¿Estaban buscando personajes sospechosos, o sólo estaban probando la habilidad especial de Rikuson?

 

El funcionario civil volvió poco después y le susurró al oído a Gyoku’ou.

 

“Hm”. Gyoku’ou se acarició la barba, como si estuviera satisfecho con la respuesta. “Como se esperaba de ti. Todo es correcto.”

 

“…Me acordé de ellos por casualidad.” Rikuson bajó lentamente la cabeza, como una muestra de modestia.

 

“Qué misterioso. ¿Cómo puedes recordar los rostros de las personas, aunque haya docenas o cientos en un día? ¿Eres pariente del Clan Ra de la capital, del que se rumorea que posee habilidades inusuales? ¿Es por eso que sirves a Rakan-dono?”

 

“¿Cómo puede ser eso?” Rikuson sonrió por primera vez ese día. Más bien, esta podría ser la conversación más interesante que ha tenido desde que llegó a la capital oeste.

 

Pensando que está emparentado por sangre con Rakan, ¿cómo puede ser eso más divertido que cualquier bufón viajero de una sola línea?

 

“Los miembros de ese clan son aberrantes. En mi caso, veamos. ¿Sería algo como un hábito?” Rikuson dijo.

 

“¿Un hábito?” Gyoku’ou imploró.

 

“Sí. Mi madre me enseñó a no olvidar nunca la cara de una persona.”

 

“Eso me recuerda que dijiste que eras de una familia de comerciantes.”

 

“Sí, olvidar la cara de un cliente generaría obstáculos en los negocios. Piense en ello como una situación de vida o muerte, mi madre había dicho.”

 

Como si sus nervios se hubieran calmado con una risa, Rikuson habló extensamente.

 

“Qué madre tan estricta tienes”.

 

“Sí”. Rikuson bebió el jugo de fruta como si lo estuviera inhalando. Al estratega-sama le gustaría lo que estoy bebiendo también, pensó, cuando Gyoku’ou dijo algo sorprendente.

 

“¿A Rakan-dono también le gustaría este sabor?”

 

“¿Es consciente de que Rakan-sama no puede beber?”

 

“Es muy conocido”.

 

Rikuson también sabía que era muy conocido. Después de que esa persona pasara, era como si un tifón hubiera pasado por ahí.

 

“Cuando llegue a la capital oeste, incluyamos esto en el jugo de fruta que preparemos.”

 

“¿Cuando viene a la capital del oeste?” Rikuson repitió a pesar de sí mismo. Empezó a sudar.

 

“Oh, estás en guardia otra vez. Así es. ¿Es la primera vez que escuchas esto? Te daré buenas noticias”.

 

Más bien, Gyoku’ou hablaba como si fuera el tema principal.

 

“Rakan-dono vendrá a la capital oeste. Por alguna razón, el hermano imperial también vendrá.”

 

Lo declaró como si el clan imperial fuera un bonus.

 

El levantamiento de los labios de Rikuson fue superficial, mientras suspiraba profundamente en su corazón.

 

 – mis pensamientos:

Juro que cuando Rakan llegue, va a quemar la capital oeste. Y Gyoku’ou se va a llevar una gran sorpresa lmao (a menos que eso sea lo que va a hacer, entonces hmm……) EZ: Tipos como estos se convierten en muertos al subestimar lo que pueden hacer estos personajes… o conocerlos bien y aun así no poder hacer nada ante ellos pero en el caso de es idiota es lo primero y no tanto lo segundo y en cuanto a Jinshi… es la mascota de las lectoras y la de los lectores? pues, Maomao es como esa gata que te odia y te araña en cada ocasión pero aun así quieres, somos unos masoquistas no? xD

EZ: Maldito WordPress tenias que meterte con lo único bueno que tenias!! el editor WP! arggg!!


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s