Súper Gen Divino – Capítulo 679: Matando al Elefante de Hueso


Primer Capítulo Semana 17

¡Disfrútenlo!

La serpiente rosada obligó a Han Sen a acercarse al elefante de hueso, ya que planeaba que ambos se enfrentaran juntos al monstruo. La propia serpiente rosada temía el poder que poseía el elefante de hueso, así que buscó al humano llamado Han Sen para que le ayudara.

Han Sen estaba interesado tanto en el elefante de hueso como en el cachorro dentro de la cueva. Las tres Esencias Genéticas Vitales que había recogido hasta ahora fueron obtenidas de súper criaturas que no dejaban cuerpos atrás. Han Sen supuso que podría haber sido porque eran súper criaturas de primera generación.

El elefante de hueso y el oso negro eran súper criaturas de segunda generación, y si eran algo parecido al Rugidor Dorado, sus cuerpos no se desintegrarían cuando fueran asesinados. En su lugar, dejarían atrás una Esencia Genética Vital comestible.

La evolución del Ángel estaba llegando a un punto crítico. Ya no quería comer criaturas divinas, pero a pesar de eso, la evolución no se estaba desencadenando. Tal vez la carne de una súper criatura era exactamente lo que necesitaba.

Han Sen, a pesar de los empujones de la serpiente, creyó que debía eliminar al elefante de hueso.

De lo contrario, si el gran oso moría, sería más difícil para Han Sen conseguir el cachorro, ya que entonces estaría en posesión del elefante de hueso.

La serpiente rosada vio a Han Sen todavía de pie. Abrió la boca y siseó, incitándolo a irse.

Han Sen se quejó y luego convocó a su Ardiente Púa de Rex. Después de eso, se acercó al elefante de hueso.

La serpiente rosada vio a Han Sen correr hacia adelante, así que extendió sus alas sanguíneas y voló como una flecha hacia la oreja del elefante de hueso. Su objetivo era bastante claro, ya que deseaba causar daño al elefante desde el interior de su cuerpo.

El elefante de hueso sintió el ataque de la serpiente rosada, mientras se retorcía en la oreja del elefante. En respuesta, usó su trompa para agarrarla y sacarla. La serpiente rosada se retorció y se retorció en el aire, esquivando el siguiente ataque.

La Ardiente Púa de Rex de Han Sen atacó el cuerpo del elefante con un preciso golpe. Sin embargo, un ruido metálico sonó después del golpe, y sólo marcas blancas arañaron los huesos rojos. Las manos de Han Sen estaban entumecidas por el golpe, casi no podía sostener más el arma.

“Es duro.” Se dijo Han Sen sorprendido.

El elefante reaccionó al ataque con más rabia, a pesar de no estar muy herido. Intentó darse la vuelta y correr hacia Han Sen, pero las patas del gran oso se agarraron a los colmillos del elefante y le impidieron girar.

Esa era la oportunidad que la serpiente rosada necesitaba para tratar de meterse en la oreja del elefante de nuevo. Han Sen levantó la Ardiente Púa de Rex de nuevo y se acercó al cuerpo del elefante de hueso.

Los huesos del elefante estaban totalmente rojos, y no había debilidades aparentes. Así que Han Sen apuntó al hueso más delgado que pudo encontrar y le dio un buen golpe.

Los colmillos del elefante de hueso seguían siendo agarrados por el oso, y no podía moverse. Trompeteó al cielo. Con una enorme explosión de fuerza, tomó al oso mientras se aferraba a los colmillos y lo lanzó hacia la ladera de la montaña. Hubo un gran estruendo y gran parte de la colina se derrumbo.

El elefante de hueso recuperó rápidamente la serpiente de su oreja con su trompa de nuevo. Pateó sus gruesas patas traseras, una de las cuales tenía la Ardiente Púa de Rex sobre ella. Una pata golpeó a Han Sen y lo mandó a volar.

El elefante de hueso era tan fuerte que luchó sin esfuerzo contra tres oponentes y los dominó con facilidad.

El cuerpo de Han Sen fue enviado a través de varios árboles de melocotoneros antes de caer al suelo. A pesar de que tenía su armadura dorada y su gárgola como protección, terminó escupiendo sangre. Su pecho estaba en llamas.

“¡Maldición! Este elefante de hueso es mucho más duro que el Oso Glacial Gigante.” Han Sen se mordió los dientes y se levantó sobre sus dos pies. Afortunadamente para él, su arma absorbió la mayor parte del golpe del elefante. Si él hubiera recibido la mayor parte del golpe, temía que ya estaría medio muerto.

El elefante de hueso barritó de nuevo y bajó su cabeza, alineando sus colmillos con el oso negro inmóvil. Salió corriendo hacia el oso, pareciendo una montaña que caía del cielo. Si el oso fuera golpeado, estaría muy muerto.

El gran oso ya había sido herido significativamente, además de la situación en la que acababa de ser arrojado. No podía liberarse de los escombros, y un golpe final con los colmillos parecía probable.

“¡Rugido!” El cachorro que se escondía en la cueva, viendo a su madre a punto de morir, soltó un joven rugido. El pelaje de su cuerpo parecía de obsidiana al salir de la sombra de la cueva. Saltó sobre el elefante de hueso y se arañó unas cuantas marcas profundas en sus huesos.

El elefante de hueso gritó de dolor mientras usaba su trompa para quitarse al cachorro que estaba encima de él. Esto le dio al gran oso el tiempo suficiente para salir de los escombros.

Viendo al elefante de hueso a punto de golpear al cachorro, el gran oso se aferró a la trompa del elefante y sea arrodilló. Rugió, tirando de la trompa lo mejor que pudo, sin permitir que el elefante la moviera.

El elefante de hueso siguió moviendo su trompa, tratando de deshacerse del gran oso que se aferraba a ella fuertemente. La poderosa fuerza descendente del oso hizo que sus patas se hundieran en la tierra, creando dos grandes agujeros mientras tiraba tan fuerte como podía.

La serpiente rosada usó esa tercera oportunidad para dispararse a sí misma en la oreja del elefante como un rayo. Le causó dolor al elefante, que lo hizo barritar a los cielos. En su repentina locura, se las arregló para tirar al oso y al cachorro.

Han Sen estaba detrás de la espalda del elefante de hueso. Ejecutó Taladro del Dragón Tóxico y una vez más apuntó a la espalda de su enemigo. Quería replicar los resultados de su batalla contra el Oso Glacial Gigante y romper el trasero de su enemigo.

El fuerte giro se clavó con fuerza en el apretado ano del elefante, lo que provocó un tremendo fuego artificial de chispas. Pero no perforó por mucho tiempo, y poco después, se detuvo.

El cuerpo del elefante de hueso estaba construido de acero, y Han Sen carecía de la energía para impulsarlo más lejos. Si la poderosa Ardiente Púa de Rex no podía romper sus huesos, perforar tanto como quisiera estaba fuera de discusión.

Viendo al elefante de hueso enfurecido patear con ferocidad, Han Sen se las arregló para esquivarlo esta vez. Su concentración estaba ahora en su mejor momento, y detectó otra patada que se le venía encima. También evadió esa.

La serpiente rosada se había metido profundamente en los canales de las orejas del elefante, lo que alimentó su ira y locura aún más. Han Sen y el oso atacaron al elefante de hueso al mismo tiempo, pero aún así no se hundió.

El gran oso fue el tanque que absorbió el daño. Si el oso no hubiera estado allí para soportar la mayoría de los ataques del elefante de hueso, Han Sen y el cachorro habrían muerto muchas veces.

Han Sen dio todo lo que tenía, tratando de llamar su atención mientras el elefante de hueso lidiaba con el gran oso.

Aunque el cachorro no era tan fuerte como el elefante de hueso o su madre, tenía garras de obsidiana. Aún así era mejor que la Ardiente Púa de Rex de Han Sen. Cada arañazo del cachorro dejaba profundas marcas en el elefante de hueso, incluso si no causaba mucho daño duradero.

La serpiente rosada que perforó las orejas del elefante de hueso parecía ser la que más daño le causaba. Se volvió loco, gritando constantemente.

¡Pang!

El cachorro fue golpeado por la trompa y enviado a volar. Su pequeño cuerpo derribó algunos melocotoneros. Sin embargo, lo que más sorprendió a Han Sen fue el hecho de que se puso de pie y volvió a la batalla.

“Los hijos de las súper criaturas son increíblemente OP.” Han Sen estaba en shock mientras lo miraba. El cachorro negro era muy joven, pero ya era así de resistente. Cuando creciera, seguro que sería tan fuerte como el elefante de hueso.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s