Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 124

Anterior |Índice| Siguiente


Alfombra de Fuego Infernal

No había una sola alma humana en medio de la noche, pero había cada vez más insectoides reuniéndose en el centro comercial.

Incluso si había repelente de bestias disperso, las respiraciones colectivas de la gente seguían dispersandose. Con una alimentación adecuada alrededor, era posible que los insectoides quisieran una comida completa o cazar para alimentar a su descendencia.

Dejarlos solos hasta la mañana significaría que los insectoides podrían entrar en cualquier momento y matar a todos.

Liu Xue y los demás patrullaban vigilantes, mirando por una pequeña ventana.

“¿Qué debemos hacer? ¿Deberíamos aclarar algunos?”

Sugirió Ling nerviosamente.

Las personas a su alrededor no respondieron. Nadie sabía cuál era el mejor curso de acción. Incluso Liu Xue no se atrevería a dar sugerencias en este momento, ya que el precio de una decisión equivocada sería la vida de alguien.

“¿El jefe aún no ha regresado?” Wang Chen siguió mirando el comunicador en su mano. Estaba mirando la hora.

Wang Chen, naturalmente, tenía el número de comunicador de Qin Feng, pero las cosas aún no habían llegado a un momento crítico. Si llamaba imprudentemente a Qin Feng y terminaba sin nada definitivo, solo demostraría que Wang Chen no era muy útil.

Entonces él aguantó.

Solo podía esperar a que pasara el tiempo y esperar que Qin Feng regresara pronto. No era solo él, los que lo rodeaban también pensaban lo mismo.

“¿Por qué el Señor Qin todavía no ha regresado?”

Solo habían pasado doce horas y Qin Feng se había convertido en un pilar en el que estas personas podían confiar. Sin él, no habrían podido resistir aquí, ni habrían tenido la confianza para escapar.

“¡General bestia! ¡Hay otro general bestia!” Wang Chen sonó en voz baja, con un rastro de miedo en su voz.

En la oscuridad, podían ver la silueta de una mantis general bestia con filo de navaja. (Forlag: Ni apunto como voy traduciendo las cosas.)

Anteriormente en el vestíbulo del hotel, también apareció una mantis general bestia con filo de navaja. Se movía a una velocidad vertiginosa, los golpes vertiginosos de sus garras en forma de hoz cosechaban hasta tres vidas.

Con la existencia de algo como esto, no había nada que se pudiera hacer para lidiar con eso.

Los generales bestia no eran tan pacientes como los insectos, y el polvo repelente bestias no los disuadiría. Más bien, comenzaría su alboroto hacia el centro comercial y comenzaría a matar todo a la vista.

En cuanto a ahora, cinco generales bestia se extendieron en las cuatro direcciones del centro comercial.

¡Uno no se atrevería a imaginar qué tipo de escena se produciría si se abrieran paso!

Solo que esta vez, una explosión de llamas vino repentinamente de las calles.

Las llamas de color rojo oscuro se elevaron hacia el cielo nocturno, pero el estallido de llamas no llenó el aire de luz. Las llamas oscuras se tragaron el alboroto que era el enjambre de insectoides en las calles.

Las llamas encendieron todo a su alrededor, pero no había una cubierta de humo, ni había una ola de calor que calentara sus alrededores. Todo habría estado en una calma tranquila si no hubiera sido por el doloroso chirrido de los insectos ardientes.

Qin Feng caminó a través de las llamas. Este fuego fue hecho por él, naturalmente no sería dañado.

Alfombra de Fuego Infernal no era una habilidad definitiva, ¡no sería suficiente para matar a algunos de los soldados bestias más fuertes con una gran vitalidad!

¡Skree!

¡Eso solo hizo enojar a los insectoides!

“Agradable. ¡No necesito ir a buscarte!”

Qin Feng observó cómo una mantis con filo de navaja destellaba sus alas y volaba hacia él. Sus alas eran delgadas como las de una cigarra, pero se estiró hacia afuera y presionó hacia adelante. La forma en que manejaba sus garras en forma de hoz indicaba que era bastante hábil con ellas.

“¡Muere!”

No importa cuán hábil sea, enfrentarse a Qin Feng significaba el final.

El Resplandor de Espada Ardiente estalló hacia afuera cuando Qin Feng y la mantis con filo de navaja se cruzaron entre sí.

No fue hasta que Qin Feng se movió a diez metros de distancia que la enorme mantis con filo de navaja se derrumbó en el suelo y fue consumida por el Fuego Infernal.

¡Mantis general bestia con filo de navaja! ¡Asesinado!

Fue solo un enfrentamiento momentáneo y Qin Feng había matado a la mantis con filo de navaja en cuestión de segundos. No dejó de moverse, continuó su avance, ni siquiera se detuvo a mirar la mantis.

El semental umbra oscuro una vez más entró en la oscuridad, la posición de Qin Feng cambió y otra calle se vio envuelta en llamas.

¡Las cuatro direcciones fueron despejadas, y Qin Feng derribó a cuatro generales de bestia! Con todos los materiales necesarios recogidos, su cuerpo también sintió la comodidad de avanzar.

“¡Nivel F6!”

¡Parecía que luchar por un día entero tenía sus recompensas!

Por supuesto, a medida que aumentaba la fuerza de Qin Feng, la energía que absorbió después de matar a las ultra bestias también aumentó. Antes de su renacimiento, la habilidad de combate de Qin Feng era brillante. No importa cuán gravemente herido estuviera, sus heridas serían reparadas después de matar algo.

Como resultado, la muerte no era algo serio para él.

El apodo de ‘Loco Qin’ estuvo pegado con él durante mucho tiempo.

Hoy en día, su tipo de método de combate había avanzado. Gracias a su habilidad de oscuridad, Qin Feng era libre de ir y venir sin preocuparse por lesionarse.

Después de despejar las cuatro direcciones, los otros insectoides se asustaron lo suficiente como para comenzar a retirarse con las colas entre las piernas, y Qin Feng regresó al centro comercial.

Mirando la hora, ya eran las 2 de la mañana.

“¡Jefe! ¡Estás de vuelta!”

“Señor Qin, realmente te necesitamos. ¡Los generales de bestias eran frágiles como papel!

“¿Qué quieres decir con que los generales bestia eran frágiles como papel? Claramente, el Jefe es fuerte, ¡eso es!”

Todos hablaban uno tras otro, una serie de conversaciones emocionadas llenaron el aire al sentir alivio por el hecho de que los generales bestia se habían ido, y sus palabras se volvieron más fuertes y audaces.

¡Por supuesto que estaban emocionados!

¡Qin Feng, este hombre, era una leyenda en ascenso!

Haber luchado junto a él, lo que tal vez en el futuro, se convertiría en algo de lo que jactarse.

Era como jugar un juego, con una figura divina carreando al resto y despejando el camino, el alivio era desbordante.

“¡Todos regresen y descansen, nos moveremos a las 7 de la mañana de mañana para encontrar algo bueno para comer!”

Qin Feng interrumpió el entusiasmo de la gente. Después de todo, después de un día completo de lucha, el cuerpo de nadie estaba hecho de acero. Lo mismo se aplica a los usuarios de habilidad.

Qin Feng estaba naturalmente dispuesto a estar en el lugar más lujoso. Había varios lugares en el centro comercial que vendían ropa de cama. Los colchones y futones eran completamente nuevos. También se tomó la libertad de traer a Bai Li con él.

“No está mal, quiero comprar uno cuando regrese. ¡Esposo, el tuyo se ve tan feo!”

Qin Feng se quedó sin palabras, no era como si eligiera un producto defectuoso, pero como hombre, ¡elegir algunas sábanas de encaje rosa con volantes no era algo que haría!

“Muy bien, si te gusta, entonces arréglalo tú misma. ¡Esto es gratis después de todo!”

“¿Quieres decir que cosas como estas pueden ser gratis?”

“Solo en pequeños pueblos ocupados por el enemigo. ¡No intentes esto en ninguna de las tiendas de Chengbei!”

Qin Feng y Bai Li pasaron a discutir varios temas de sentido común. Bai Li era inteligente y podía hacer sus propias analogías. Esto le ahorró a Qin Feng mucho tiempo.

A la mañana siguiente, cuando Qin Feng se despertó, no pudo encontrar el cuerpo suave y delicado a su lado. Frunció el ceño e inmediatamente recuperó el sentido.

La conciencia de Qin Feng se crispó y sintió la ubicación de Bai Li. Ella estaba arriba.

¿Qué estaba haciendo ella arriba? Qin Feng llamó al comunicador de la otra.

“¡Estas despierto!” Bai Li dijo rápidamente, poco después de eso, su apariencia apareció en la pantalla del comunicador.

Lo único era que en realidad llevaba un conjunto de lencería sexy…

“¡Puh!”

Qin Feng sintió que la potencia de fuego de la mañana era demasiado fuerte, hasta el punto de que la sangre casi brotaba de su nariz.


Anterior |Índice| Siguiente

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x