Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 08 – Capítulo 12


Capítulo 12 – Lord de la Capital del Oeste

 

Llegó una carta para Jinshi a su oficina.

 

No estaba hecha de madera ni de papel, sino de pergamino sellado con cera de abeja. Las costumbres del correo variaban según las regiones, pero este método era común en el oeste.

 

“¿Es de la capital oeste?” Baryou se asomó desde su lado del biombo.

 

“Como dices. Es de Gyoku’ou-dono”, respondió Jinshi.

 

“…El hijo mayor de Gyoku’en-sama, ¿verdad?”

 

“Sí”.

 

En otras palabras, el hermano mayor de la emperatriz Gyokuyou. Era muchos años mayor que la emperatriz, así que deben tener madres diferentes. En los recuerdos de Jinshi, no se parecía mucho al gentil Gyoku’en-dono.

 

“¿De qué se trata?”

 

Aunque Jinshi y Baryou eran los únicos en la habitación, fue un poco descortés preguntar de repente por el contenido de la carta. Es probable que Baryou también lo supiera, pero aún así se atrevió a preguntar.

 

“Quiere que su hija entre en el palacio interior. Lo insinuó hace tiempo, pero ahora fue al grano”, dijo Jinshi.

 

“¿Es Gyoku’en-sama consciente de este asunto también?”

 

Querer que su hija entre en el palacio interior. Cualquier alto funcionario lo intentaría, pero la Emperatriz Gyokuyou ya ha sido establecida como la principal esposa de su majestad. ¿Desea profundizar sus lazos?

 

O, ¿intentaba decir que si era posible, en lugar del tío del Príncipe Heredero, quería convertirse en el abuelo del Príncipe Heredero?

 

La Emperatriz Gyokuyou debe sentirse en conflicto.

 

“Gyoku’en-dono puede no parecerlo, pero es un individuo astuto. Pudo haberlo sabido, pero decidió hacer la vista gorda.”

 

Su apariencia es la de un anciano de buen carácter y crédulo, pero es una figura que se ha levantado como el suegro del emperador.

 

“¿Fue hace diecisiete años, cuando el Clan I(戌)* desapareció?” (EZ: Solo la letra [I] del carácter dicho ahí)

 

La capital oeste es la región más importante de Rii. La región se conocía anteriormente como la Provincia de Seii (戌西州), pero el clan I fue asesinado por la emperatriz regente, la anterior emperatriz viuda. Fueron tratados bajo sospecha de rebelión, pero Jinshi tenía tres años en ese momento. No había manera de que él recordara eso.

 

“Sí. Y después de eso, Gyoku’en-dono ganó mucho poder.”

 

Gyoku’en se está quedando en la región central, sin ninguna inclinación a volver a casa tal y como están las cosas. Esto significaba que era apropiado continuar asumiendo una importante oficina central.

 

Cuando Gyoku’en apareció en dicha central, se envió a su hijo una persona capaz de dicha central que se ajustaba a sus criterios.

 

Era Rikuson, el oficial militar que había estado trabajando bajo el estratega raro.

 

Gyoku’en lo había nominado como apoyo a su hijo, que todavía no tenía experiencia en asuntos del gobierno.

 

Normalmente, esta petición sería extraña de escuchar. Ciertamente, Rikuson es un oficial militar, pero es hábil en el papeleo. Debió haber hecho varias cosas en lugar del estratega raro odia trabajo de escritorio.

 

Pero debería haber otras personas más capaces alrededor.

 

No, ¿o podría estar intentando separar al oficial militar del lado del estratega raro?

 

“Baryou, ¿conoces a un hombre llamado Rikuson?”

 

“…Es la persona que una vez fue asistente de Rakan-sama.”

 

Con sólo pensarlo un poco, Baryou consiguió sin esfuerzo la respuesta correcta. Era malo para establecer relaciones humanas, pero tenía una gran memoria para los cargos de oficiales y nombres.

 

“Escuché que Rakan-sama es malo para recordar a las personas, así que él, que una vez fue un oficial civil, fue reclutado, habiendo escuchado que es bueno para recordar rostros.”

 

“Oficial civil. Eso le queda muy bien”.

 

Es un hombre delicado. Le conviene más llevar libros que una espada o una lanza.

 

“Es mejor preguntarle a mi hermana los detalles.”

 

“Maamei, huh. ¿Es ella la fuente de tu información?”

 

Así que es así. Si es Maamei, podría estar de acuerdo en que ella está bien informada.

 

“Sí, mi hermana mayor habla con mi esposa a menudo.”

 

“…Esposa. Lo que me recuerda que estás casado”.

 

Hace bastante tiempo, Gaoshun había mencionado que su nieto había nacido. ¿Era de Baryou? Baryou parecía un debilucho que se desmayaría por el toque de una chica fuera de su familia… Jinshi miró a ese hombre mientras sentía una extraña sensación de derrota.

 

“¿Puedo preguntarte algo?” Preguntó Jinshi.

 

“¿Qué cosa?”

 

“¿Cuándo comenzó su romance?” Jinshi se encontró tragando saliva. Fue todo por curiosidad.

 

“…Mi hermana mayor Maamei y mamá lo planearon. Después de compararme con Basen, parece que eligieron el método más fiable para dejar un heredero.”

 

“….”

 

El polo opuesto a los hermanos Ma. Ciertamente, comparado con el idiosincrásico Basen, Baryou con su débil constitución podría ser el mejor de los dos.

 

“Me dijeron que no sé cuánto tiempo me quedaría de vida, así que rápidamente haga un niño. Me vi obligado a darle prioridad sobre los exámenes civiles.

 

Como Jinshi se enteró de que Baryou había aprobado el examen el año pasado, cronológicamente hablando, debe haber hecho el examen después de tener un hijo.

 

“…Qué clase de esposa, no, ya he oído hablar de ella antes.”

 

Estaba tan ocupado que lo olvidó, pero antes lo oyó por casualidad.

 

“Es desciende del Clan Mi(巳)”.

 

Una respuesta válida. El Clan Ma lidera como los guardias del clan imperial, mientras que el Clan Mi es la agencia de inteligencia que reporta directamente al clan imperial.

 

Los clanes Ma y Mi protegen al clan imperial abierta y encubiertamente. Para fortalecer las relaciones, ocasionalmente, se realizan matrimonios políticos en los que se casan con niños de ambos clanes.

 

“Debe ser duro, para ti también.”

 

“No, tanto en lo que respecta a las apariencias como a la posición, no es tan complicado como para Jinshi-sama. Además, mi hermana mayor me dijo que si me acuesto y me callo por la noche, mi esposa se las arreglará.”

 

“….”

 

Además de decirle muy fácilmente algo grosero, Jinshi tenía la fuerte sensación de que había oído algo que no debía haber oído.

 

Si un matrimonio político tan sincero fuera posible, el mundo sería muy simple/sencillo.

 

Mientras charlaban, escucharon pasos que venían del pasillo. El pasillo frente a la oficina de Jinshi fue diseñado a propósito para hacer perceptibles los pasos.

 

“Parece que mi hermana mayor ha vuelto. Por favor, pregúntale más tarde.”

 

El sonido era de zapatos femeninos. Como las damas de la corte se mantienen a distancia para reducir los problemas, naturalmente ambos sabían que pertenecían a Maamei.

 

“De acuerdo”.

 

Con un golpe en la puerta, Maamei regresó, como esperaban. Estaba sujetando documentos y una taza de té.

 

“Estoy, de vuelta… ¿qué están haciendo ustedes dos?” Maamei inclinó la cabeza hacia Jinshi y Baryou que se giró para mirarla.

 

“¿Qué sabes de Rikuson, que es el antiguo ayudante de Rakan-dono que está actualmente en la capital occidental?” Preguntó Jinshi.

 

Finalmente volvieron al tema.

 

“Rikuson-sama, ¿verdad? Veamos. Lo que sé es básicamente por las conexiones”, dijo Maamei mientras dejaba los documentos y preparaba el té en la taza de té que trajo. “Se dice que antes de que trabajara directamente bajo Rakan-sama, era un oficial civil, pero escuché que no pasó el examen civil, sino que entró a través de conexiones. Viene de una familia de comerciantes o algo así.”

 

“¿A través de las conexiones de quién?”

 

“No sé tanto. ¿Debo investigar?”

 

“No hay necesidad de apurarse.”

 

Sólo le llamó la atención. Eso debería ser todo lo que era, pero…

 

La astuta Maamei puso el té y los pasteles para el té ante Jinshi y comenzó a escribir una carta. Probablemente fue para comprobar rápidamente a Rikuson. Cuando terminó de escribir, dejó que se secara y luego la puso en el bolsillo de su pecho.

 

“Este es el último de los documentos de hoy.”

 

“De acuerdo”.

 

En comparación con antes, habían disminuido sustancialmente. Parece que estaría bien incluso si se tomara un corto descanso.

 

“Se ha vuelto considerablemente fácil ahora, pero va a estar ocupado de nuevo.” Maamei suspiró profundamente. Al final de su mirada estaba la carta de pergamino que Jinshi acababa de leer. “¿Habla en serio? ¿Acerca de ir a la capital oeste?”

 

“Es necesario. Gyoku’en-dono está preocupado por la situación de ahí. Su Majestad también expresó su preocupación,” respondió.

 

Por encima de todo, la región está cerca de Sha’ou. Quería echar un vistazo apropiado.

 

“¿Jinshi-sama tiene que ir en persona?”

 

Basen había dicho lo mismo. Ese tipo no estaba, ya que era uno de esos días en los que entrenaba con otros oficiales militares. Si estuviera, probablemente sería más ruidoso.

 

Estrictamente hablando, no era responsabilidad de Jinshi. No obstante, fue Jinshi quien ideó las medidas contra la plaga de langostas y quien se preocupó por los movimientos del oeste desde el año pasado. En cuanto a la contramedida que Jinshi había propuesto, hubo otros funcionarios que se rieron de ella como una ansiedad innecesaria.

 

No tendría sentido enviar a algún alto funcionario a una excursión.

 

Lo más importante es que el enemigo no eran sólo otros imperios o desastres naturales.

 

“Hipotéticamente, ¿qué haría usted si su vida fuera objeto de ataque en las lejanas tierras del Oeste?”

 

Esa era probablemente la mayor fuente de ansiedad para Maamei.

 

“Para eso, planeo traer a los élites entre los médicos de la corte y los oficiales militares”, dijo.

 

“La conversación que tuvo con el médico de la corte Ryuu acerca de aumentar el número de médicos de la corte confiables, ¿no? Entonces, ¿qué hay de los oficiales militares?”

 

“En cuanto a los oficiales militares…” Jinshi se tiró del cabello. La expresión de Maamei le dijo que era inapropiado.

 

Después de tener en cuenta varias cosas, esto es lo que se le ocurrió a Jinshi.

 

“Estaba pensando en traer a Rakan-dono.”

 

“¿Hahhhh?” El rostro de Maamei se contorsionó hasta un grado imposible. Era raro incluso para ella hacer una mirada tan descarada de asco. “¿Qué está pensando? Se va a poner furioso. Será un gran desastre, ¿sabe?”

“Lo sé, lo sé”.

 

“¿Quién lo va a controlar? Es absolutamente imposible traer a Rahan-sama. No, también está Ruomen-sama si hablamos de los médicos de la corte, sin embargo.”

 

Como se esperaba de Maamei. Ella lo entendió.

 

“No podemos tomar a Ruomen-dono. Los viajes largos serán difíciles para él a su edad. Y lo que es más importante, tiene una pierna mala. Incluso si lo hiciéramos, él será el último recurso.”

 

“Entonces, ¿quién… no me diga.”

 

Podía saltarse la explicación ya que ella era perceptiva. Si Rahan y Ruomen no eran buenos, sólo queda un número limitado de personas.

 

“…¿Podría ser Maomao-san?” Maamei dijo eso, su cara se contrajo.

 

Jinshi apartó sus ojos de ella con una sonrisa irónica.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s