Súper Gen Divino – Capítulo 676: Su Reputación


Quinto Capítulo Semana 16

¡Disfrútenlo!

Han Sen regresó al refugio. Cerca de la Montaña del Diablo, Lu Hui y el Maestro del Norte Huang Yunlong enviaron a alguien, con la esperanza de cooperar con Han Sen para cazar otra súper criatura.

Han Sen ni aceptó ni rechazó. Simplemente dijo, “Tal vez algún día.”

Incluso Philip había hecho el viaje para ver lo que se necesitaba para unirse al equipo de Han Sen.

Aunque Qi Xiuwen no quería inclinar su cabeza ante Han Sen, Dong Lin en persona le ordenó que visitara a Han Sen y solicitara la oportunidad de cooperar con él, también.

Yang Manli era la persona más ocupada, como resultado. Han Sen era un líder ausente, desviando todas las tareas y responsabilidades de liderazgo hacia ella, así que ella era la que tenía que atender todas las peticiones. Además de eso, tenía que ocuparse de los asuntos de las fuerzas especiales. Esto no le dejaba tiempo para ella misma.

“No importa si eres el líder del refugio o sólo el líder de las fuerzas especiales, debes hacer algo.” Había sido difícil para Yang Manli atender y terminar todo el trabajo que tenía para el día, pero cuando terminó, tuvo que visitar a Han Sen. Esto era algo importante para discutir, pero cuando entró, vio a Han Sen sentado en una silla, una mano sosteniendo una calabaza dorada y la otra ocupada acariciando a su zorro plateado.

Había una dama de pelo plateado detrás de él, también. Ella estaba ocupada masajeando sus hombros mientras otra dama de pelo rubio se ocupaba de sus pies.

Pensó que no era justo para ella, teniendo que trabajar tan duro cada día mientras Han Sen se reclinaba en su silla siendo atendido de pies y manos.

“Estoy satisfecho con la calidad de tu trabajo.” Dijo Han Sen, sonriendo. Yang Manli había estado ocupada, haciendo muchas cosas en todo momento. Prácticamente estaba a cargo de la Planicie Helada.

“Deberías al menos escribir tus propios informes.” Yang Manli no podía hacer frente a la actitud actual de Han Sen. No entendía por qué una persona que ganaba tanto dinero era tan despreocupada y casual en todas las cosas. También se preguntaba por qué la dejaba estar a cargo de todo. Con la posición en la que estaba, no le tomaría mucho tiempo derribar el imperio de Han Sen si así lo deseaba. Forrarse los bolsillos alterando los libros también habría sido fácil.

Pero Yang Manli descubrió que a Han Sen no le importaba el negocio, en absoluto. Ser líder de la Planicie Helada podría haber sido una gran riqueza para alguien más, pero para una persona que acababa de matar a una súper criatura, la Planicie Helada no era nada.

“¿Realmente se convirtió en la primera persona en matar a una súper criatura en la segunda zona de El Santuario de Dios?” Aunque Yang Manli se sorprendía frecuentemente por las acciones de Han Sen, ésta se llevó la palma.

Había una historia de doscientos años de humanos ocupando refugios, y aún así, en todo ese tiempo, Han Sen había sido el primero, Yang Manli luchó por creerlo.

Pensando en cómo era Han Sen, nunca pensó que se desarrollaría tanto como para convertirse en la persona que ahora se sentaba frente a ella.

“¿Qué informes? Pensé que siempre te encargabas de mis informes.” Han Sen miró a Yang Manli con una mirada de sorpresa.

Cuando Yang Manli escuchó sus palabras, levantó los labios para decir, “¿Cómo voy a saber cómo mataste a la súper criatura? ¿Cómo se supone que voy a saber y escribir sobre eso?”

“Ah. En ese caso, te transmitiré los detalles.” Han Sen no tenía problemas para escribir informes, pero creía que eran una pérdida de tiempo. Y lo último que quería era terminar como alguien famoso en la fuerza. Como resultado, todo pasó por las manos de Yang Manli.

Han Sen ahora tenía un problema, con Yang Manli ayudándolo de la manera en que estaba, era libre de hacer lo que quisiera. Pero si alguien la robaba algún día, ¿dónde encontraría a otra persona como ella? ¿Alguien que pudiera hacer todo y amar su trabajo al mismo tiempo?.

“¿Debería darle un aumento a Yang Manli? ¿Darle un porcentaje más alto?” Han Sen pensó para sí mismo.

“Puedo ayudarte a escribir el informe, pero hay una misión que debes atender tú mismo.” Le dijo Yang Manli a Han Sen.

“¿Qué misión sería esa?” Han Sen miró a Yang Manli mientras le preguntaba.

“Un joven acaba de llegar la segunda zona de El Santuario de Dios, apareció en la Planicie Helada. Te pide que lo protejas.” Dijo Yang Manli.

Han Sen frunció las cejas y preguntó, “¿Dónde encontraré tiempo para hacer tal cosa? Que uno de los otros grupos lo lleve al redil.”

“No voy a tolerar eso.” Yang Manli levantó una sonrisa.

“Por supuesto que lo harás. Aunque fuera el propio hijo de Dios, recibiría el mismo trato que todos los demás.” Proclamó Han Sen con orgullo.

“No es el hijo de Dios, pero su apellido es Qin. Así que, ve a atender eso. Soy incapaz de ayudarte en tal tarea.” Yang Manli se encogió de hombros.

“¿Qin?” Han Sen miró desconcertado y preguntó, “¿Cuál es su relación con la Capitana Qin?”

“Es el sobrino de la Capitana Qin.” Yang Manli sonrió a Han Sen de nuevo.

“Ah, ya veo. ¡Entonces que venga a buscarme!” El tono de Han Sen cambió en un abrir y cerrar de ojos.

La familia Qin era dueña del escuadrón especial, y se habían ocupado mucho de la familia de Han Sen. Por su relación con Qin Xuan, tenía que aceptar esa tarea.

Mientras esperaba a Qin Wenzhao, alguien se le acercó. Esta era una persona con la que Han Sen estaba familiarizado.

“¿Su Xiaoqiao?” Han Sen miró a la persona con sorpresa, sin esperar que él también se hubiera convertido en un evolucionado y llegara a la Planicie Helada.

“Hermano Sen, finalmente he encontrado la organización.” Su Xiaoqiao agarró con entusiasmo a Han Sen, mirando como si quisiera llorar.

Han Sen charló un rato con Su Xiaoqiao, y luego le pidió a Yang Manli que le diera un puesto en el Ejército de la Diosa. Después de eso, fue a ver a Qin Wenzhao.

Parecía tener apenas veinte años, y exudaba la imagen de un joven y gentil hombre. Tenía un rostro de bebé suave, uno que Han Sen pensaba que las mujeres desearían.

“Saludos, Tío Sen. Soy Qin Wenzhao.” El joven fue educado al saludar a Han Sen. Pero en el corazón de Han Sen, se sorprendió, pensando, “¿Tío? ¿Tengo la edad suficiente para que me consideren así? Sólo tengo veinte años, ¡unos pocos más que tú!”

Parecía que Qin Wenzhao entendía qué pensamientos incómodos plagaban ahora la mente de Han Sen. Él comento, “Mi tía me dijo que te respetara. Y como ambos tienen una edad similar, pensé en llamarte tío. Si no te llamaba tío, mi tía pensaría que estaba siendo irrespetuoso.”

“Supongo que está bien.” Respondió Han Sen, sin preocuparse por las complejidades de las formalidades, en general. Miró a Qin Wenzhao y le preguntó, “¿Por qué quieres que sea tu tutor?”

Qin Wenzhao respondió, “Mi tía siempre me ha dicho que eres un hombre bueno y poderoso. Tengo la esperanza de que un día pueda llegar a ser como tú. Fue una suerte que me enviaran a la Planicie Helada, así que vine aquí con la esperanza de aprender de ti. Y no te preocupes, no seré una carga o te causaré problemas innecesarios. Trabajaré y entrenaré según tu horario.”

“¿En serio? ¿Tu tía realmente dijo eso de mí?” El corazón de Han Sen se alegró de oír eso, así que tuvo que preguntar.

“Sí, ella habla de ti a menudo. Ella te usa frecuentemente como un modelo a seguir en nuestras clases, alguien a quien debemos esforzarnos parecernos. Los jóvenes de nuestra familia realmente te admiran.” Dijo Qin Wenzhao.

“Hmm, ¿puedes darme un ejemplo de cómo Qin Xuan suele ensalzarme?” Preguntó descaradamente Han Sen.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s