Súper Gen Divino – Capítulo 672: Salve al Líder


Primer Capítulo Semana 16

¡Disfrútenlo!

Después de la matanza del oso de los evolucionados, los cuerpos y la sangre yacían esparcidos por la nieve. Aquellos que se unieron a la lucha buscando una muerte fácil, y que habían quedado vivos, tenían la cara verde. Deseaban que les crecieran dos piernas adicionales para poder correr más rápido.

Había algo malo en la cabeza del oso. No le importaba mucho nada, y buscaba matar a cualquiera y a cualquier cosa que se cruzara en su camino indiscriminadamente. Con los cuerpos desfigurados y desplomados unos sobre otros en las heladas corrientes, el cielo sabía a cuántos había matado felizmente.

A pesar de que Han Sen quería detenerlo, no tenía la fuerza en ese momento. Su energía aún no se había recuperado de su primer uso del Golpe del Elefante-Rex, así que no podía volver a usarlo todavía. Y los golpes ordinarios eran inútiles contra el gigante desbocado.

Han Sen sólo podía esperar que su energía se recuperara pronto. Si podía golpear al oso con otro Golpe de Elefante-Rex, seguramente perecería.

“¡Oh no! El oso glacial se dirige a uno de mis refugios de nivel caballero.” La cara de Li Xinglun cambió. Llamó a Wang Yuhang, diciéndole, “¡Tiito, tienes que apartarlo!”

Wang Yuhang, con una mirada deprimida en su cara, dijo, “Te aseguro que lo estoy intentando. ¡Pero el demonio ya no está bien de la cabeza! No me presta atención como lo hacía antes.”.

Los ojos de Li Xinglun se pusieron rojos. Se adelantó, intentando evacuar el refugio al que se acercaba el oso. Cuando el oso glacial lo vio, la bestia no tardó en apuntarle. La gente de adentro no tendría suficiente tiempo para escapar.

Era un refugio orientado a los negocios, así que la mayoría de la gente de adentro ni siquiera sabía cómo luchar. Si el oso glacial entraba, sería una masacre. La sangre correría por las paredes mientras cortaba y desgarraba a la gente dentro con poca o ninguna resistencia.

Mucha gente dentro del refugio había sido testigo de la anterior matanza del oso en la tundra. Creó un caos y pánico masivo, mientras la gente se trepaba unos a otros en un intento de escapar con vida.

Las calles se llenaron de gente mientras salían corriendo al unísono. Las puertas estaban congestionadas con la gente enloquecida, lo que hizo que los esfuerzos de evacuación fueran aún más lentos.

Li Xinglun siguió disparando flechas a las heridas del oso glacial, pero eso sólo lo enfureció aún más. Su violencia sólo aumentaba, quizás en respuesta a su estado de casi muerte. Quería lanzar un último ataque de sangre y terror antes de sucumbir a sus heridas.

Han Sen miró y frunció el ceño. Aunque el refugio pertenecía a Li Xinglun, todos los refugios de la Planicie Helada pagaban impuestos, lo que ayudaba a llenar los bolsillos de Han Sen con dinero en efectivo. Ese refugio en particular era uno de los que mejor pagaban los impuestos.

Han Sen no quería que sus ingresos se redujeran, y tampoco quería ver a la gente asesinada. Su energía aún no se había recuperado, así que no podía usar el Golpe del Elefante-Rex de nuevo.

El oso glacial se acercó al refugio y lanzó su peso contra la pared, como si tratara de abrirse paso. Sus patas delanteras crearon profundas marcas de arañazos en la superficie de la pared. Con su aire helado, intentó escalar la pared.

La gente del refugio, al otro lado de esos muros, gritaba de miedo. La pared era lo único que los separaba del oso glacial. Podían verlo, sin embargo, de aspecto mortífero y enloquecido. El cráneo hundido y la cara ensangrentada sólo lo hacían parecer aún más temible. Era como un gigante aterrador que se comía a la gente, y en cualquier momento estaría sobre el muro y listo para cenar en el bufé compuesto por los indefensos residentes.

Han Sen vio al oso glacial encaramándose a la pared del refugio. Apretó los dientes, agitó las alas para coger velocidad y se dirigió hacia su enemigo.

Todos vieron a Han Sen descender del cielo a la tierra, con una gigantesca arma flamígera en la mano. Parecía una cabeza de perforación XXL que giraba a máxima velocidad. Se veía terriblemente poderosa.

“¡Vete al infierno, oso! ¡Cómete mi maldito y flamígero rompeculos!” Han Sen saltó al aire, su grito de guerra envalentonó su espíritu. La Ardiente Púa de Rex apuntaba al trasero del oso glacial, que aún estaba contra la pared. Con un tremendo empuje, Han Sen le metió el arma por el ano.

El fuego ardía y la sangre brotaba a borbotones cuando el taladro de dos metros de largo se clavó en la parte posterior del oso.

El corazón de Han Sen saltaba como un loco, y sus huesos gemían bajo el poder atronador que había invocado. Han Sen había vuelto a poner su fuerza al máximo, y con ambas manos agarrando el arma, la empujó tan profundo como pudo.

La mitad de la giratoria Púa de Rex había sido introducida, chorros de sangre que salían al viento como pétalos en la brisa.

Todos los que vieron esta escena estaban congelados en su lugar, sin movimiento. El golpe que acababan de presenciar les hizo extremadamente felices, aunque los músculos de sus nalgas se apretaron más.

“¡Rugido!” El oso glacial soltó un doloroso grito. Intentó darse la vuelta y atrapar a Han Sen.

Pero Han Sen soltó la Ardiente Púa de Rex para esquivar, y cuando estuvo libre, pateó el mango de la Ardiente Púa de Rex siete veces. Cada patada era como un martillo, clavando una clavo cada vez más profundamente en la tierra marrón.

Después de la séptima patada, Han Sen gritó al cielo. Sacó lo que quedaba de su poder a sus puños y golpeó el mango de la púa Rex, la única parte que no había sido clavada dentro del oso. Después de eso, toda la Ardiente Púa de Rex estaba dentro de su cuerpo.

La sangre caía en cascada por su trasero, mientras el oso gritaba. Pero su aullido fue interrumpido cuando el cuerpo se desplomó pesadamente al suelo. El resultado fue un terremoto que hizo vibrar todo el refugio.

«Cazada Súper Bestia Oso Glacial Gigante. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Carne no comestible. Se puede obtener la Esencia Genética Vital. Consumiendo la Esencia Genética Vital de Súper Bestia Oso Glacial Gigante hay oportunidad de obtener 0-10 súper puntos genéticos.»

Han Sen escuchó la voz familiar pero se decepcionó al no recibir el espíritu de la bestia, a pesar de la increíble dificultad que tuvo para matar a la súper criatura.

Pero Han Sen debía esperarlo en algún momento. Aún así, obtenía un alto índice de espíritus de las bestias cuando se trataba de súper criaturas. Por supuesto, a nadie le importaría una golosina extra por realizar una tarea difícil, y lo mismo se aplicaba a Han Sen. Por lo tanto, tenía la esperanza de poder obtener el espíritu de la bestia del oso glacial.

Los ojos de todos se abrieron de par en par, viendo a Han Sen regresar a los cielos como un dios. Nadie dijo una palabra, y la zona estaba mortalmente tranquila.

Pero entonces, después de un período de silencio, los evolucionados dentro del refugio comenzaron a celebrar su triunfo. Alguien gritó, “¡Salve al líder!”

Los otros que acababan de escapar de la muerte se unieron, cantando, “¡Salve al líder!”

“¡Salve al Dios RompeCulos!” El que inicio el canto lo cambió.

Muchos otros siguieron una vez más, gritando, “¡Salve al Dios RompeCulos!”

Las voces retumbaron al cielo y Han Sen casi se desplomó después de escuchar los gritos de alegría. En realidad se sentía un poco incómodo. Si aún tenía fuerzas, volvería a bajar, averiguaría quién inició tan ridículo cántico y lo mataría.

El cuerpo del oso glacial desapareció. Han Sen agarró el cristal de hielo del tamaño de un puño de donde el cadáver yacía y se fue volando.

La noticia del triunfo de Han Sen sobre el oso glacial se extendió por toda la Planicie Helada, pero la noticia de la caza de una súper criatura por parte de Ji Qing aún no había sido anunciada. La gente común no sabía de la existencia de las súper criaturas, así que se creía que Han Sen sólo había matado a una criatura divina extra poderosa. Nadie sabía que era una súper criatura.

Pero la gente que presenció la lucha que ocurrió ese día contó la historia de Han Sen abriendo el ano de un oso gigante y helado muchas veces. Y esa historia es la que le valió a Han Sen el título de ‘Dios RompeCulos.’

Cuando la gente escuchaba esa historia, quería saber más sobre ella.

 

 


Un comentario

  1. ya me habias asustado, ya iba a preguntar por ti, por que la ultima vez que no subiste dijiste nadie pregunto.
    PD: gracias por el cap.
    PD2: no sabia que super god gene tenia miles de capitulos, asusta un poco la cantidad aterradora de capitulos que hay

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s