Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 121

Anterior |Índice| Siguiente


Algo Sospechoso en el Búnker Subterráneo

A medida que el grupo se hizo más grande, también se volvió más caótico e hinchado. Atrajeron más insectoides donde quiera que fueran.

¡Hora de un sacrificio!

Qin Feng fue el primero en entrar al centro comercial.

El mercado estaba en un desastre. Había signos de insectoides que habitaban el lugar.

¡Era la mantis filo de navaja!

Las mantis poseían guadañas afiladas como extremidades delanteras. Incluso las puertas de vidrio (fibra) y acero no podian evitar que entraran. Sin embargo, las mantis no vivían en emjambre y eran mucho más fáciles de limpiar.

El grupo grande entró al centro comercial y comenzó a ocuparse. ¡Sellaron todos los pozos de ventilación y ventanas para formar un perímetro de defensa!

¡Finalmente tuvieron tiempo para recuperar el aliento!

Había grandes cantidades de comida dentro del centro comercial. Comieron sin contenerse.

Aunque era simplemente el segundo día del día del juicio final, estas personas festejaron como si no hubieran comido nada en una semana.

El estrés psicológico les había pasado factura.

Muchos de ellos estaban llorando. Algunos de ellos incluso estaban maldiciendo. Toda la multitud en el centro comercial se volvió ruidosa.

¡Bam!

El disparo de Qin Feng sonó una vez más. Pero no era su arma de energía, era su pistola.

“Parece que ustedes no han tenido suficiente, ¿les gustaría intentar vivir en los últimos tiempos una vez más?” Los ojos de Qin Feng barrieron fríamente a estas personas. (Forlag: no le pongo apocalipsis por el titulo de la novela.)

La multitud se quedó en silencio al instante.

Con voz fría, Qin Feng continuó: “Si no puedes contenerlo, usa el comunicador. ¡El resto de ustedes, callen la boca! ¡Liu Xue, reúnelos y divídelos en grupos!”

“¡Bien!” Liu Xue se levantó apresuradamente y comenzó a contar la cantidad de personas.

Quinientas personas no eran tantas, pero tampoco se consideraba poco. Si se tratara de una escuela secundaria, treinta personas formarían una clase. Estas personas solo compensarían dieciocho clases.

Pero en tal situación, si el caos estallara entre estas dieciocho clases, lo único que les esperaría sería convertirse en alimento para insectos.

Qin Feng no les estaba pidiendo que restringieran sus movimientos, pero no quería que le dieran más problemas.

Después de eso, subió al techo del centro comercial.

Wang Chen ya estaba esperando allí.

“¡Jefe!”

Wang Chen lo llamó. Después de dividirse en grupos, Wang Chen había estado al lado de Qin Feng. Para acercarse a Qin Feng, ya no se dirigió a Qin Feng como el Señor Qin.

“¡Cómo se ve!”

“Algunos de los insectoides han escuchado u olido nuestra presencia. Se están congregando hacia nuestra posición. Si no los limpiamos, vendran más de ellos.” Wang Chen explicó.

Wang Chen como artillero también podía realizar algunas tareas de vigilancia y patrulla además de ofrecer apoyo de potencia de fuego de largo alcance.

¡Justo ahora, ya había subido al último piso y examinado sus alrededores!

Qin Feng asintió y caminó hacia una ventana. Observó su entorno utilizando su rifle de francotirador antes de mirar la ruptura.

La ruptura que se dejó intacta era como un agujero gigante en la boca de una bestia grande y aterradora. Podría tragarse todo el Pueblo Han en cualquier momento.

Qin Feng sabía que más y más insectoides saldrían de las rupturas. Se volvería imparable.

“¡No nos preocupemos por eso primero!” Qin Feng dijo.

“Sí, pero jefe, ¡hay demasiadas personas saliendo de aquí con nosotros! Si aún vas a salvar a los niños, ¡mejor que estemos preparados!”

A diferencia de los adultos, los niños en el orfanato tenían una existencia lamentable que era completamente impotente.

“¡Lo sé, me mudaré esta noche!”

Wang Chen asintió sin decir nada más.

Sin embargo, las cosas no dejarían de moverse así como así. Aunque había un buen número de personas que salían de la zona, casi quinientas en número, las bajas en el camino no eran tan pequeñas. Algunos de los civiles ya estaban en pánico.

Cuando Qin Feng regresó a la planta baja, Liu Xue se encontró rápidamente con él.

“Qin Feng, algunos de los civiles ya no desean romper el cerco con nosotros. Aquí hay un gran búnker subterráneo que puede albergar a dos mil personas, deberíamos dejar que se escondan dentro. ¡Los sacaremos cuando llegue el Batallón Coldstorm para reclamar las tierras perdidas!”

Ellos fueron los que quisieron escapar del cerco. Ahora, tenían miedo por sus propias vidas. Quizás solo entenderían la gravedad de la situación cuando la muerte llega a golpear.

Qin Feng no rechazó sus decisiones.

“Lo que tú digas entonces. ¿Cuántos de ellos quieren quedarse? Obtenga un conteo rápido y nos iremos ahora mismo. ¡Cuando caiga la noche, será más difícil hacer que se muevan!

“Sí, he contado los números. ¡Alrededor de doscientos!

“¡Pídales que empaquen sus cosas, que los lleven bajo tierra en diez minutos!”

“¡Si!”

Liu Xue respondió rápidamente antes de dejar que empacaran sus artículos.

Aunque había suministros dentro de cada búnker subterráneo, la multitud aún llenaba sus bolsas encontradas en el centro comercial con comida y agua. Llevaron sus bolsas hinchadas y se reunieron alrededor.

Qin Feng condujo a estas personas a salvo a través del estacionamiento subterráneo. Allí, encontraron una gran puerta de acero.

“Por favor abre la puerta, no hay más insectos afuera. ¡Estamos buscando refugio dentro!”

Liu Xue llamó.

En realidad, había un comunicador fuera de la puerta de acero para evitar que las personas se sellaran accidentalmente en el interior.

En poco tiempo, una voz salió de las puertas.

“No hay más espacio aquí, ¡tendrás que ir a otro lado!”

La multitud que siguió a Qin Feng y Liu Xue se enfureció.

“¿Con qué autoridad? Esta es una instalación pública del Pueblo Han, ¡por qué no podemos entrar!”

“¿Cómo podría haber dos mil personas adentro, mierda?”

“¡Que está pasando!”

Liu Xue también estaba furiosa.

“¿Cómo puedes ser tan egoísta, crees que no podemos entrar así?”

La comunicación de Liu Xue en este momento era simplemente una formalidad.

Hubo un protocolo de emergencia incorporado en las instalaciones públicas como este para evitar que personas de adentro impidan que otras personas entren. Por supuesto, para evitar que otros sean chivos expiatorios, no todos pueden activar el protocolo.

Liu Xue golpeó su palma al costado de la puerta. Apareció una pantalla. Liu Xue ingresó una serie de códigos sin dudarlo.

Pero Qin Feng de repente la detuvo.

“¿Filtraste la noticia de que fuimos al centro comercial anteriormente?” preguntó Qin Feng.

Liu Xue asintió con la cabeza. Ligeramente avergonzada, dijo: “Aunque hemos cambiado de ruta y nos hemos detenido aquí, podría haber más personas que quieran unirse a nosotros por la noche. Además, hemos causado una gran conmoción en el camino. ¡Deberían poder escucharnos!”

“Entonces, ¿hay alguien en el búnker subterráneo que quiera unirse a nosotros?”

“Erm, ¡no hay ninguno!”

“¿Ni siquiera uno?” Qin Feng comenzó a sonreír fríamente. Debe haber algo sospechoso aquí. “¡Abre la puerta entonces!”

El código que Liu Xue había ingresado justo ahora fue interrumpido por Qin Feng. Afortunadamente, había tres oportunidades.

Una vez más, Liu Xue ingresó una serie de códigos. Qin Feng presionó el botón de confirmación final. Una alarma sonora sonó desde la puerta.

“¡Abran paso!”

Qin Feng agitó su mano y señaló a los civiles que lo seguían que se quedaran atrás.

La pregunta de Qin Feng acababa de alertar a la multitud ya alerta. Después de un día entero de sobrevivir en condiciones tan terribles, la multitud ya se puso de puntillas. ¡Después de que Qin Feng dio la orden, la multitud se dispersó y se mantuvo lejos de las puertas!

Después de que la puerta se abrió por más de medio metro, el cañón oscuro de una ametralladora emergió y disparó bajo las luces tenues.

¡Ra-ta-ta-ta-ta!

Una lluvia de balas comenzó a verter.

Anterior |Índice| Siguiente


5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x