El extra que nunca muere: Capítulo 2 – 1


<Capítulo 2: Evan D. Sherden, Consigue Personal – 1>

 

EZ: 2 Cap y ultimo de la semana, según parece el horario de subida de cap es 2 cap por semana los jueves y sábados tratare de subir en estos días o a mas tardar al día siguiente de la subida de los cap en ingles disfruten del cap de hoy~~


Hace siete días, Maybell, una aprendiz de sirvienta de trece años del Marqués de Sherden, se sorprendió con las palabras de su maestro, Evan D. Sherden.

 

“No me reiré tanto como sea posible en el futuro”, dijo el chico.

 

¿Por qué? Ella no podía creer que viniera del marqués, que parecía un gorila. ¡Nació hermoso, más guapo que el marqués por 100 veces! ¡Es una pérdida universal si no ríe!

 

¿Qué le ha pasado? ¿Perdió sus músculos faciales cuando se cayó?

 

En algún momento de esa agonía, al cerebro de Maybell cayó en un rayo.

 

‘No te sonreiré en el futuro.’

 

¡Eso es! ¡Entonces fue cuando Evan dijo que no le agradaba!

 

Ahora que lo pienso, me siento más segura. ¡Ese día, Evan empezó a impedirme que entrara en su habitación!

 

Y lo que es más, ¡comenzó a hacer poses extrañas en el patio!

 

¡Era todo una señal de que yo no le gustaba!

 

En ese momento, Maybell lo decidió.

 

Necesito detener su ira contra mí. ¡Voy a hacer que Evan se ría de nuevo! ¡Voy a hacer que se enamore de mí y me convierta en su sirvienta exclusiva! (EZ: por algo esta tipa lo mata en una[o múltiples] ocasión[nes])

 

“Te odio. Necesitas odiarme también”. Evan pisoteó la determinación de Maybell. Estaban sentados en un carruaje que iba a la ciudad.

 

“Nunca te haré mi sirvienta exclusiva. No quiero que me apuñalen”, dijo.

 

“¿Quién va a apuñalar a quién?” Estaba confundida.

 

“Maybell, piénsalo bien”, le explicó amablemente, sonriendo.

 

“Digamos que tienes un novio.”

 

“Sí”.

 

“El novio tuvo una aventura”.

 

“Sí”.

 

“Bueno, hay un cuchillo en tu mano. ¿Vas a apuñalar a tu novio?”

 

“Sí”.

 

“Por lo tanto, ¡te odio!”

 

Sólo tengo trece años, da miedo ser tan positivo sobre algo que aún no ha sucedido.

 

“Eso sólo sucederá si tengo un novio, y nunca apuñalaré a mi maestro… Oh… ¿Estás tratando de decir?… wow. ¡Tienes nueve años y ya es así de audaz!” exclamó. Pero para ser honesta, ¡fue un poco excitante!

 

“¡No te estoy pidiendo que seas mi novia! ¡Nunca te lo pediré!” Evan dijo.

 

“Además, ¿cuánta confianza tiene en que ya asume que me va a engañar?”

 

“OK, no voy a hablar más contigo.” Evan meneó la cabeza y se alejó de Maybell, que estaba consumida por sus fantasías.

 

Poco a poco, la ciudad que ha sido afectada severamente por el reflujo del calabozo llegó a su vista.

 

Edificios colapsados, carreteras… las personas están tratando de recuperar chatarra entre los escombros. Era muy diferente a lo que la ciudad fue una vez.

 

“… El número de personas también ha disminuido”, observó Evan.

 

“No creo que entren muchos hasta que la ciudad haya sido restaurada. Los caballeros contrataron a exploradores de mazmorras como mercenarios, y aún están buscando algún monstruo perdido…”

 

“Maestro”, dijo Maybell, “como le dije antes, no es un buen momento para hacer compras. Pero, ¿qué va a comprar?”

 

“Una persona”.

 

“¿Una persona”? … … ¡Ugh! El mercado de esclavos!”

 

“Bingo”.

 

En la Ciudad Calabozo Sherden, había un mercado de esclavos que era operado legalmente por el estado.

 

Aquí, vendían personas.

 

Personas de países que perdieron en las guerras; cautivos; los que fueron vendidos por deudas; huérfanos; razas no reconocidas…

 

La codicia humana ha llegado a tales profundidades que el estado ha elegido dirigir el mercado de esclavos y regularlo ya que no pudieron detenerlo completamente.

 

Los esclavos deben ser comprados con un propósito claro, derechos garantizados, y al menos un mínimo de dignidad.

 

Bueno, creo que el estado tuvo un éxito a medias, pensó Evan.

 

El sistema de gestión de esclavos del país ciertamente ha proporcionado mejores condiciones para muchos de los esclavos. A los ojos del estado, hicieron un buen trabajo al asegurar que los esclavos no sean forzados al tráfico sexual no deseado o como parte de experimentos humanos.

 

Por supuesto, si eres un noble o un comerciante que tiene mucho dinero, es posible falsificar documentos de esclavos. Si tomas esclavos y los dejas en el campo de batalla o dentro de una mazmorra, nadie podría detenerte. La gestión perfecta es imposible, a menos que alguien que tenga una magia muy poderosa…

 

… En realidad, había uno en la Gran Guerra Yo-Ma 3 que probablemente podría tener las habilidades mágicas para hacerlo.

 

Un personaje muy, muy famoso, no sólo por su apariencia sino por sus poderosas habilidades.

 

Por supuesto, hubo un final en el que Evan fue asesinado por este personaje.

 

¿Dónde podría estar ahora la Bruja Sangrienta*? Probablemente sea una niña como yo ahora, pensó Evan. (EZ: *Díganlo ahora que suena mejor; ¿Bruja sangrienta o bruja de sangre?)

 

Si le apetece, puede intentar localizar todos los elementos que podrían ser perjudiciales para él y detenerla desde la fuente. Evan se sentía más como un dios que como el segundo hijo del marqués.

 

De repente, Maybell soltó un grito.

 

“¡Va al mercado de esclavos a buscar una nueva sirvienta! ¡Me va a abandonar y a poner a esa sirvienta a su lado! ¡Una sirvienta más bonita, más tranquila y más madura que yo!”

 

Evan pensó que Maybell era lo suficientemente bonita. Era una chica encantadora con un corte bob marrón, ojos azules redondos y un cuello delgado. Honestamente, él no podía creer que ella fuera sólo una extra.

 

“¿No es un poco extraño decir ‘abandonar’? Acabo de decir que no te haría mi sirvienta exclusiva”.

 

“¡Lo sabía! Maestro, por favor, lo haré bien. ¡Hágame una sirvienta exclusiva!”, ella suplicó con lágrimas en los ojos.

 

Maybell se agarra a su entrepierna y junta sus rodillas mientras lloraba.

 

Evan suspiró mientras la miraba.

 

“Parece que tienes un propósito un poco retorcido. Y te lo dije, no voy a conseguir una sirvienta ahora mismo.”

 

“¿Entonces…?”

 

En ese momento, el carruaje se detuvo, y un caballero vino a abrirle la puerta a Evan.

 

“Buenos días, Maestro. Hemos llegado.”

 

En un juego avanzado como Gran Guerra Yo-Ma 3, no había un CG de rostro común.

 

Evan miró la cara del caballero e inmediatamente se sintió cómodo.

 

Era otro extra, un caballero llamado Dyne.

 

“Gracias, Dyne”.

 

“¡Vamos, Maestro!”

 

Comprar un esclavo era diferente a entrar en una tienda y mirar a su alrededor.

 

Aunque los mercados de esclavos operan legalmente, estos lugares no están ubicados en el centro de la ciudad. Se ubicaban en una calle lateral.

 

“¿Está seguro de que quiere uno, maestro? No ha obtenido la aprobación del Marqués.” El caballero escolta no pudo ocultar su ansiedad cuando Evan bajó del carruaje, con la mirada perdida.

 

“Dyne, estás aquí para protegerme”.

 

“Por supuesto, sí, Maestro, pero este no es un buen lugar para su ambiente educativo.”

 

“Sé cómo funciona este mundo. No vine aquí para verlos como animales en el zoológico, o simplemente para mostrar mi dinero. Vine a salvar personas que necesito”.

 

“Si necesita a alguien que le enseñe artes marciales… el Marqués dispondrá a alguien para usted si lo pide.”

 

Por supuesto, el marqués le dará a Evan alguien que le enseñe artes marciales. Era lo mismo en el juego. Aun así, Evan murió muchas veces.

 

Ahora, se asegurará de conseguir a alguien más. Alguien que no le permita morir.

 

“Quiero escogerlo yo mismo”, le respondió a su escolta.

 

“Huh, de hecho… Estos días, escucho a muchos sirvientes y sirvientas refunfuñar que el Maestro es diferente, pero ahora lo sé. Ha cambiado mucho, estoy impresionado.”

 

Probablemente, cuando los sirvientes y sirvientas dicen que es ‘diferente’ significaba algo más que lo que el caballero escolta ve como ‘diferente’, pero Evan decidió no abordarlo.

 

Ya había sufrido bastante conversación con Maybell dentro del carruaje.

 

“Oh, por favor, no vaya a traer un niño(a) tan bonito(a) como para que le llame la atención…” Los ojos de Maybell estaban rojos de tanto llorar.

 

“Lo verás por ti misma. ¿Pensaste que sólo esperarías aquí?” Evan se lo dijo.

 

“¡OK!”, saltó, emocionada.

 

Después de dejar el carruaje a los soldados, los tres entraron en el edificio. Cada uno tenía pensamientos diferentes.

 

El encargado/jefe de intercambios se acercó a ellos. Es un intercambio donde los comerciantes de esclavos se registran y comercian con esclavos. Este parecía un aristócrata, aunque no fuera un noble.

 

“Encantado de conocerlo. Soy el jefe de intercambios – ¡oh! ¿Maestro Evan?”

 

El jefe miró la imagen que tenía delante de él.

 

Un caballero y una chica vestida con un traje de sirvienta.

 

Con ellos estaba el segundo hijo del marqués, uno con el mismo nombre de su ciudad, Sherden. Era imposible no reconocer al niño. El jefe de intercambios inclinó su cabeza mientras lo saludaba.

 

“¿Por qué ha venido usted mismo, maestro? Si hubiera llamado, se los habríamos llevado…”

 

“Me gustaría verlos yo mismo”.

 

“Eh, eh… sí… pero no hemos preparado…”

 

“Está bien. Me gusta tal como están”. Evan le cortó el paso. “Quiero ver niños de una edad similar a la mía”.

 

“… Umm, no creo que tengamos…”

 

“Sé lo que haces. ¿Hay niños que perdieron a sus padres en este desastre?”

 

El jefe de intercambios miró al caballero. No es algo que un niño de 9 años quiera, así que quiso confirmarlo con su escolta.

 

El caballero meneó la cabeza con firmeza como si dijera que en realidad sólo era una escolta. Sería Evan el que decidiría.

 

Finalmente, el jefe de intercambios suspiró. Cuando volvió a hablar, fue más directo y enérgico.

 

“Se vendieron para sobrevivir. Algunos de ellos lo hacen, Maestro. Todos estos niños fueron… De alguna manera, pueden no encajar con lo que el Maestro…”

 

“Eso significa que todos esos niños están tratando de vivir desesperadamente.”

 

Las palabras de Evan sorprendieron al encargado de intercambios. Esto también fue algo que nunca esperó escuchar de un niño.

 

“No tengo que darte explicaciones”, dijo Evan. “Por favor, llévame hasta ellos”.

 

“Bien…” El jefe de intercambios no pudo decir nada más. Inmediatamente llamó a una persona, susurró algo, y luego llevó a Evan, Maybell y Dyne a una gran habitación.

 

Dentro, el caballero de la escolta le susurró a Evan.

 

“Sr. Maestro, comprendo su noble intención, pero si toma demasiados… puede ser difícil para el Marqués manejar…”

 

“No tienes que preocuparte, Dyne. Sólo necesito una persona”.

 

“El Sr. Maestro, una chica bonita, sería…”

 

“Lo que necesito es un niño, Maybell, un niño.”

 

“¿Puede considerar de nuevo antes de decidir?, maestro Evan…”

 

“Oh, esto es realmente molesto”. (EZ: Que dolor de mujer está xD)

 

El jefe de intercambios les sirvió el té y se fue a la parte de atrás. Después de unos momentos, reapareció.

 

“Aquí, Maestro. Estos son los niños que dijo que quería. Seleccioné niños menores de 12 años…”

 

Varios niños siguieron al jefe de intercambios a la habitación, pero Evan no pudo evitar notar que el jefe de intercambios parecía sudoroso y en pánico.

 

“Hay algunos niños que no has traído”, se dio cuenta y lo dijo.

 

“¡¿Joven maestro?!”

 

“Dije que me gustaría verlos tal como son.”

 

Evan habló con determinación y miró a los niños que habían sido llamados.

 

La mayoría de los niños se veían asquerosos. Uno de ellos era bonito, pero…

 

“Puedes sacarlos a todos. Necesito verlos”.

 

“Joven maestro…”

 

“Bueno, vamos. ¿Vas a hacer que lo diga dos veces?”

 

El jefe de intercambios se congeló en shock. Dudó por un momento antes de abrir la boca.

 

“Pero estos niños nacieron débiles.”

 

“No importa. Quiero verlos”.

 

“… No tengo otra opción…”

 

El jefe de intercambios admitió que Evan era un huésped formidable.

 

La mayoría de los compradores del mercado de esclavos confiaban en las sugerencias del encargado, pero parecía que el joven tenía diferentes estándares en la elección de su esclavo.

 

Los jóvenes esclavos hicieron fila y salieron de la habitación con el jefe de intercambios.

 

Cuando la cabeza regresó, sólo tenía dos niños con él.

 

“Están un poco sucios… Hay moretones, pero está bien, sin embargo. Estos niños son más pequeños que los otros… como dije antes, los niños con debilidad congénita son-”

 

“Dyne”. Evan abrió la boca al ver a los dos niños delante de él. “Dije que sólo necesitaba una persona…”

 

Uno de ellos tenía cabello y piel oscura, más o menos de la misma edad que Evan. A pesar de su corta edad, su belleza ya era evidente.

 

¡Silent K/Night!

 

“Olvida eso. Me di cuenta de que necesito dos”, le dijo Evan a su acompañante.

 

El otro niño tenía cabello negro y ojos rojo oscuro, más oscuros que la sangre.

 

Piel blanca pálida.

 

El cabello de la niña estaba cortado, como un hombre, pero no pudo ocultar su belleza.

 

“Necesitaré a los dos”.

 

Como Silent K/Night, fue clasificada en el Top 5 de los personajes más fuertes de Gran Guerra Yo-Ma 3.

 

La hechicera más poderosa.

 

La que le dio la muerte a Evan en uno de los finales.

 

Frente a Evan estaba la joven Bruja Sangrienta.


Anterior | Indice | Siguiente

13 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s