El extra que nunca muere: Capítulo 1 – 4


<Capítulo 1: Evan D. Sherden, Aprieta su puño – 4>

 

EZ: La novela ya paso a ser una regular en la pag en ingles por lo que se verán cap más seguido cuando vea el horario de subida lo definiré bien acá por ahora solo disfruten del cap de hoy~.


“Lord Evan, ¿está despierto?”

 

“¡Maybell, vuelve en dos horas!”

 

“No, ¡¿por qué?!”

 

“¡Necesito tiempo para pensar a solas!”

 

“Lord, Maestro?!”

 

Desde que logró obtener el collar del marqués y comenzó a entrenar en el uso de los slimes, Evan decidió hacer su vida cotidiana en un horario organizado.

 

[¡Kiuu!]

 

“En primer lugar, cuando me despierto por la mañana, tengo el maná lleno, así que hay que empezar a entrenar de inmediato… ¡Tengo que despertarme más temprano! ¡No quiero perder el tiempo durmiendo!”

 

Así es como Evan D. Sherden, el hijo dormilón del marqués, conocido por dormir mucho, empezó a despertarse tres horas antes todos los días. ¡Pero se aseguró de completar ocho horas de sueño!

 

“Y entonces… Lavarse y desayunar. Luego, un simple ejercicio hasta que el mana esté completamente recuperado. Bueno, tal vez debería empezar a hacer pesas”.

 

[¡Kiuu!]

 

Una vez que alcanza el umbral del 30%, le toma aproximadamente dos horas recuperar su mana por completo. Cuando el maná se recupera completamente, siente que su corazón se calienta; entonces, el maná fluye lentamente por todo su cuerpo.

 

Tuvo que descansar regularmente debido al fuerte consumo de mana, pero no se cansa físicamente. Pensó en el entrenamiento con pesas para poder usar su fuerza física.

 

‘No soy un experto, pero he estado haciendo mi entrenamiento personal por un tiempo. El punto es hacer el ejercicio apropiado sin exagerar.’

 

El entrenamiento con pesas puede ser perjudicial a una edad temprana. Aun así, si se adelanta, haciendo sólo ejercicios específicos y siendo cauteloso con su cuerpo, no necesita preocuparse por los efectos adversos. Sólo necesita aumentar su nivel de existencia. Cuanto más alto llegue, más saludable será su cuerpo.

 

‘Entonces, tal vez si aplico los ejercicios modernos en este mundo…’

 

[¡Kiuu!]

 

El corazón de Evan palpitaba por su hipótesis no probada. Tal vez pueda desarrollar un moderno entrenamiento sistemático con pesas aquí, ¡y convertirlo en una habilidad o algo así!

 

Mientras pensaba en esas cosas, siguió matando slimes cada nueve segundos.

 

“Entonces el Mana se recupera de nuevo, dos horas de entrenamiento con slimes. Yo decidiré la frecuencia del entrenamiento con pesas en base a mi condición física, y en mi tiempo libre… Sí, escribamos un manual.”

 

[¡Kiuu!]

 

Por supuesto, recordaba cosas esenciales del juego, como las muertes de Evan. Aun así, sintió la necesidad de organizar toda la información que conocía sobre la serie.

 

Desde los mitos de la creación de la Guerra Yo-ma hasta la historia de todos los reinos, la situación del mundo, los tesoros escondidos, ¡y las personas con talento que existen en este mundo!

 

[¡Kiuu!]

 

“Tengo que recordarlo todo. Muy bien. Puedo hacerlo.”

 

Si organizaba esta información, entonces debería saber fácilmente qué evitar o qué utilizar en determinadas situaciones. Entre las innumerables leyendas que viven y respiran en la serie de la Gran Guerra Yo-ma, tuvo que recordar cuál lo salvará o lo matará.

 

Es más, si todos los escenarios van como él sabe, ¡no es posible sobrevivir!

 

“Pero ahora, no estoy simplemente ayudando a Evan, soy Evan.

 

La Gran Guerra Yo-ma, que fue experimentada por Yeo Ban-min, en su vida pasada, es muy similar a este mundo. Muchas cosas serán similares o iguales, pero él pensó que no puede confiar absolutamente en los datos.

 

Por eso tenía que registrar lo que sucede en este mundo con precisión, para poder comparar y analizar los cambios y prepararse para el futuro, ¡para no ser abrumado por la ola de muertes que vendrán de todos lados!

 

[¡Kiuu!]

 

“Y entonces arriba, bueno… Bueno, ¿qué más? Sólo como a tiempo, y otras veces, entrenamiento con slimes, entrenamiento con pesas, y eso es todo.”

 

Pensándolo bien, Evan no tenía un horario antes. ¡Un niño de nueve años no necesita un plan! ¡Todo lo que tenía que hacer era jugar como un niño!

 

“Pero ahora no tengo tiempo que perder de esa manera. Si hago lo que hice antes, sólo recrearé lo que le pasó a Evan. Eso es… nunca dejaré que eso suceda.”

 

[¡Kiuu!]

 

Sacudió la cabeza, penso en el Evan D. Sherden del juego.

 

Evan apareció en el tercer episodio de la Gran Guerra Yo-ma 3. Era un joven atractivo, leal y encantador que captaba la atención de todos los que lo veían.

 

Aparte de la descripción de su personaje, todo lo demás era un desastre.

 

Incluso si no había una avalancha de posibles muertes para él, ¡Evan no estaba en excelentes condiciones!

 

“Era el típico debilucho”.

 

[¡Kiuu!]

 

Un ejemplo fue el caso de la Espada Mágica. Al principio del episodio principal, Evan está justo fuera del nivel de principiante, aunque ya tenía 20 años.

 

El marqués lo mimó demasiado, aunque todos sabían que Evan debía entrar en el calabozo cuando cumpliera 18 años.

 

Evan descuidó su entrenamiento, y cuando cumplió los 18, entró en el calabozo acompañado de un montón de caballeros, que estaban ahí para protegerlo.

 

Tuvo resultados desastrosos.

 

‘Ni siquiera llegó a despejar el primer piso…’

 

[¡Kiuu!]

 

Cuando alguien despejaba el piso de una mazmorra, oía la voz de Dios bendiciéndolo y aumentando nivel de mazmorra por ello.

 

Evan no escuchó la voz de Dios ese día. No logró la expectativa de despejar el primer piso.

 

Evan dejó todo en manos de los caballeros, y por lo tanto, fracasó miserablemente.

 

Le llevó tres meses intentarlo de nuevo y finalmente despejar el primer nivel.

 

“Era un hombre tan patético… ¡pero las mujeres lo perseguían!”

 

[¡Kiuu!]

 

A Evan le gustaba gastar dinero, y quería pasar el rato con las personas. Por eso siempre está rodeado de tantas personas… Eso agravó gradualmente su situación.

 

Afortunadamente, no le prestaba mucha atención al alcohol o a los juego de azar, pero tenía un problema con las mujeres.

 

Se mezcló mucho con todo tipo de mujeres, y ya se había desarrollado a un nivel irreversible al principio del episodio principal.

 

¡Tenía misiones de tres dígitos, todas involucrando a aquellas a las que había seducido!

 

[¡Kiuu!]

 

“Ha, ¿cómo pudo Evan coquetear con tantas mujeres?”

 

Sacudió la cabeza, recordando la misión que había asumido en el pasado mientras jugaba Yo-ma 3.

 

Una mujer con la que Evan coqueteó le traerá la muerte.

 

Se decidió a no coquetear con mujeres de ahora en adelante. ¡Ni siquiera les sonreirá!

 

[¡Kiuu!]

 

“Whoa, mi corazón se siente apretado. Alto.”

 

Comprobó cuánto tiempo tardó en llegar al límite del 30%: dos horas, una pequeña mejora.

 

El hecho de que el tiempo que puede invocar slimes continuamente aumenta poco a poco significa que sus puntos de mana estaban aumentando.

 

“Estoy mejorando”.

 

Es una pequeña mejora, pero lo que importa es que estaba creciendo paso a paso.

 

Estaba contento. Entonces, un gran deseo surgió dentro de él.

 

‘¡Quiero ser más fuerte con más rapidez!’

 

Ya sabe cómo hacerlo. Optimizando el horario, puede reducir la pérdida de tiempo y centrarse más en el entrenamiento de slimes.

 

Y si es posible, ¡añadir entrenamiento con pesas! ¡Va a ser mucho mejor que sólo el apretar slimes!

 

“¡De acuerdo, el objetivo es crear habilidades de entrenamiento con pesas! ¡Muy bien, empecemos a entrenar de inmediato!”

 

Evan apretó sus puños con determinación y corrió directo al patio.

 

Era la mitad del día, y Maybell lo atrapó antes de que pudiera llegar al patio.

 

Le hizo lavarse la cara e ir a desayunar.

 


 

‘El segundo maestro es un poco extraño en estos días’ era el tema entre los sirvientes de Sherden.

 

“Mi maestro es como… Me dijo que no entrara en la habitación, y odia cuando intento mirar su cuaderno. Me dijo que no viniera a menos que me llamara. Solíamos ser tan cercanos; ¡me seguía como si fuera su hermana!”

 

La Sirvienta M, la sirvienta que quiere ser anónima, empezó a hablar.

 

“Maybell, deberías parar. Es bueno sentirse amigable con el Maestro Evan, pero si te pasas de la raya, se acabó. Entonces, serás despedida por el Marqués. De todos modos, creo que el maestro Evan ha cambiado. Solía jugar en el pasillo y destruía algunos cuadros y jarrones caros, pero eso no sucede hoy en día.”

 

Un sirviente masculino llamó brutalmente el nombre de la sirvienta que deseaba permanecer en el anonimato, antes de añadir su propia observación.

 

“El Maestro Evan está muy raro estos días. Como dijo Maybell, no sé qué hace en la habitación solo, ya no lo veo más en la mansión”, dijo otra sirvienta, a la que llamaremos Sirvienta B.

 

“¿No lo sabes? El segundo maestro, ha estado en el patio mucho últimamente… Está haciendo poses raras ahí. Siento que está haciendo ejercicio”, dijo otro sirviente, el sirviente B.

 

La Sirvienta M, err… Maybell no pudo aguantar más y se puso a llorar.

 

“¡Mi Maestro está actuando de forma extraña! Aparentemente, ¡cuando tenía fiebre en ese momento…!”

 

“Hey, que alguien calme a Maybell. Ella va a estar en un gran problema.”

 

“He oído que sigue abriendo y cerrando su mano izquierda, como un bebé.”

 

“Déjenlo en paz; los niños suelen hacer cosas que los adultos no entienden. Como yo no entiendo lo que Maybell está haciendo ahora.”

 

“Maybell, si quieres seguir trabajando para la familia del Marqués…”

 

Con los sirvientes charlando, la puerta del salón se abrió de golpe, y el sirviente C entró. Estaba jadeando, y sus ojos estaban bien abiertos mientras les contaba lo que había visto.

 

“Hey, ¿el Maestro Evan acaba de…? ¡No, no lo sé, el maestro Evan! ¡Acaba de levantar la roca del patio! Dijo que lo estaba haciendo en lugar de pesas, ¿cómo lo llaman? Era una roca pequeña, pero no era algo que un niño pudiera cargar”.

 

El sirviente A le gritó. “¡¿Y qué demonios es una pesa?!”

 

Luego, se dirigió a sus colegas.

 

“OK, Sirvienta B, sigue sosteniendo a Maybell. Sirviente B, ¡lleva al sirviente C al sacerdote y pídele que le arregle los ojos y los oídos!”

 

“¡Muy bien!”

 

“¿Qué es? ¡¿Qué están haciendo?! ¿Por qué me sostienes?”

 

Han pasado diez días desde que Evan empezó a entrenar con los slimes.

 

No se dio cuenta, pero su cuerpo estaba cambiando más rápido de lo que pensaba.

 

Ahora, podía matar los slimes en sólo siete segundos.


Anterior | Indice | Siguiente

8 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .