Alaben‌‌ ‌‌al‌‌ ‌‌Rey:‌‌ ‌‌Capítulo‌‌ ‌‌148


Victoria Completa-

¿Variable?

Romain vaciló un poco, y luego se iluminó de inmediato.

Sí, era una “variable”.

Aparte de esta palabra, Romain no pudo encontrar ninguna otra palabra para describir todo lo que observó de esa pelea. Desde el principio, cuando el Rey Alexander de Chambord trajo a las mujeres y los niños al campo de batalla, no pensó que esas mujeres serían arqueras mágicas, actuando como las representaciones de la muerte. Tampoco pensó que la Ciudad de Chambord tendría 50 arqueros celestiales, ni pensó que el gigante perro negro tenía una fuerza tan aterradora. Nunca podría haber imaginado que esos 22 guerreros fuertemente armados y la formación de guerreros con hacha gigante serían tan destructivos. Por último, no esperaba que la famosa [Flota de Hierro del Dios del Fuego] fuera completamente aniquilada sin matar a un solo enemigo, o que la fuerza de combate del Rey Alexander pudiera haber alcanzado una nueva altura…

No esperaba nada de esto en absoluto.

Esas eran las variables.

El Rey Alexander de Chambord convirtió todas estas cosas que la gente no esperaba en realidad.

Tales variables eran las más aterradoras, porque incluso si uno fuera un comandante sabio, cuando se enfrentara a tal enemigo, serían derrotados por estas capas de variables inesperadas que seguían surgiendo. Era imposible saber qué pasaría el próximo segundo, ni qué carta jugaría el oponente. Cuando se revelaran, ¡ya habría resultado en una derrota!

¡Demasiado aterrador!

“Romain, recuerda cuidadosamente lo que viste hoy. Algún día en el futuro, es posible que también lo enfrentes…” Las palabras de la Princesa salieron de la nada para Romain, pero aún así respondió con un movimiento de cabeza.

Entre los innumerables generales reales bajo el Príncipe Arshavin, Romain no era el más fuerte. Sin embargo, tenía un corazón tranquilo y estaba ansioso por aprender; Era uno de los raros generales conocidos por su sabiduría. Él tenía el talento de convertirse en un gran general, por lo que la Princesa [Diosa de la Sabiduría] rompió su regla y siempre mantuvo a este caballero a su lado, exponiéndolo a cosas que un general normal nunca experimentaría. El significado de hacer esto se explicaba por sí mismo, y Romain también lo sabía claramente, por lo que siempre estudiaba en silencio. Esta batalla a pequeña escala de hoy le causó una gran conmoción, y necesitaba digerirla lentamente.

“Su Majestad, ¿cómo debemos encargarnos de ellos?”

El Caballero de Capricornio Paul-Pierce preguntó. Él ya había llevado a los Oficiales de Cumplimiento de la Ley a capturar a los Reyes de los 9 Reinos y los arrojó frente a [Torbellino Negro]. Una ola de ladridos del gran perro negro asustó profundamente a estos reyes que estaban acostumbrados a ser respetados y servidos, y algunos de ellos con resoluciones débiles ya se habían arrodillado, suplicando piedad desesperadamente.

“Limpia el campo de batalla, lleva a todas las personas, armas y armaduras a la ciudad y catalógalos en el inventario de la ciudad. Encierra a todos los prisioneros en la [Pequeña Casa Negra] y deja que Oleg los cuide estrictamente. Ejecuta a los que están gravemente heridos y mueve todos los cadáveres al pequeño lote abierto en la montaña trasera…” Fei cabalgó sobre el gran perro negro y escaneó el campo de batalla lleno de sangre que se evaporaba. “Lleva a todos los caballos y Bestias de Llamas Rugientes, sin importar cuán heridos estén, al Establo Real, y envía a personas con experiencia para que los cuiden bien. ¡Estos son todos nuestros futuros bebés tesoros para la Ciudad de Chambord, muahaha!”

“No puedes hacer esto; ¡Estas son propiedad del Reino Chishui! No tienes derecho a reclamarlos como tuyos.” El rey de Chishui vio a sus Bestias de Llamas Rugientes siendo llevadas una por una mientras gritaba.

Papa ~

Pierce se echó a reír y abofeteó al Rey de Chishui en la cara. El poder aterrador lo hizo sentir como si martillos de hierro cayeran sobre su rostro. Los dientes de este rey volaron por todo el lugar, y su rostro quedó instantáneamente cubierto de moretones. Ya no podía hablar con claridad. Sus ojos estaban entrecerrados debido a su cara hinchada y su nariz estaba rota.

“¡Cállate! Los presos deben tener la resolución de un preso. ¡Todos estos artículos son botín de guerra del Rey Alexander, incluido tú!” Pierce no le dio ningún respeto a los prisioneros de alto estatus, y algunos de los reyes ya se habían desmayado después de ver la escena bárbara. Para aquellos que estaban conscientes, nadie se atrevió a defenderse más y observó en silencio mientras los Oficiales de Cumplimiento de la Ley limpiaban el campo de batalla, quitando sus propiedades una por una.

La puesta de sol era como la sangre.

Buitres flotaban en el cielo; Estas gigantes aves negras con picos afilados habían olido el olor de la muerte y los cuerpos podridos, por lo que se agruparon en grupos desde las montañas distantes en la parte posterior de la ciudad de Chambord. Sus ruidosos graznidos crearon sentimientos opresivos de oscuridad.

“Permíteles firmar el documento, duplicar las reparaciones de guerra de la última vez y darles solo un mes para entregarlo a la Ciudad de Chambord. Si no pueden reunir suficiente en este corto período de tiempo, pueden compensarlo con minerales y otros materiales. Jeje, las palabras de los príncipes no tenían ningún peso, pero ahora que sus Reyes están aquí, los Reinos probablemente deberían ser capaces de cumplir su palabra ahora, ¿verdad? Transmite mi mensaje palabra por palabra: si algún país se atreve a declinar, cuando llegue la fecha límite, ¡traeré la cabeza de su rey y los visitaré para pedirles una indemnización!” Después de una gran victoria, la actitud de Fei se endureció.

De hecho, ya había esperado que mantener a los príncipes como rehenes conduciría a un efecto de rebote. Después de todo, los príncipes no eran reyes, por lo que sus palabras no tenían mucha importancia. Es por eso que ya había esperado que tomaría algún esfuerzo obtener las reparaciones de guerra. Sin embargo, no esperaba que la alianza se formara y lo visitara tan rápido; Fei olía algo sospechoso.

“Deja que el alcaide Oleg cuide bien a estos reyes. Haz que confiesen cómo planearon y ejecutaron este viaje. ¡Necesito saber cada detalle sobre por qué estos nueve reinos se unieron!” Luego, Fei le dio unas palmaditas al gran perro negro y comenzó a caminar hacia la Ciudad de Chambord.

Esta batalla se ganó fácilmente.

De hecho, con la fuerza actual de la Ciudad de Chambord, originalmente no había necesidad de dar tantos giros y vueltas para ganar la batalla. Simplemente necesitaban una carga del ejército fuera de la Ciudad de Chambord para solucionar fácilmente el problema, pero Fei quería tomar esta simple batalla para entrenar a los soldados de Chambord. Quería ayudarlos a acostumbrarse a los diversos aspectos de la guerra, desde la planificación, la cooperación, el posicionamiento de la vanguardia, el seguimiento de los comandos, etc. Además, Fei también quería que entraran en contacto cercano con el combate cuerpo a cuerpo, la muerte y la sangre. Sabía que un ejército poderoso no solo necesitaría una fuerza extraordinaria, sino también resolución y determinación. Fei podía usar [Pociones de Hulk] y otros artículos del Mundo de Diablo para mejorar la fuerza de sus soldados, pero no podía acostumbrarlos al lado sangriento y despiadado de la guerra. Estas cosas solo se podían sentir y aprender en un campo de batalla real. La Ciudad de Chambord era un pequeño reino subsidiario en la frontera rural, por lo que no había encontrado una guerra real en muchos años. La batalla con el Ejército de la Armadura Negra contó como una, pero ese fue un caso en el que se vieron obligados a luchar, y era diferente a esta vez, donde tomaron la iniciativa en la lucha.

Esta fue la razón por la cual Fei arrastró esta guerra, que podría terminar en diez minutos, y tomó 2 horas enteras para terminar la batalla.

Fei caminó lentamente hacia las puertas, y sus ojos pasaron las caras de los soldados.

Los hechos demostraron que los esfuerzos minuciosos de Fei hoy no fueron en vano, porque a los ojos de estos soldados, además de un poco de pánico, Fei vio espíritus más firmes y valientes… Habían comenzado a adaptarse a tales batallas.

La sangre y el fuego eran las formas más fáciles de dejar crecer a alguien.

¡Esta batalla fue una victoria completa!

**Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n**


CAPÍTULO ANTERIOR  | ÍNDICE| CAPÍTULO SIGUIENTE

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s