Súper Gen Divino – Capítulo 671: Golpe del Elefante-Rex


Séptimo Capítulo Semana 15

¡Disfrútenlo!

Seis saetas plumas de cuervo fueron lanzadas consecutivamente a la cara del oso glacial. La bestia trató de mirar hacia otro lado, para evitar que le perforaran los ojos, pero era demasiado tarde. El oso se había acercado demasiado al punto de lanzamiento de las saetas, y no tuvo suficiente tiempo para reaccionar. Una de las saetas golpeó directamente debajo del ojo, lo que causó que sangrara.

El oso glacial se puso increíblemente furioso. Se levanto sobre sus dos patas traseras y un aura gélida emanó de su cuerpo. Sus patas cayeron, tratando de golpear a Han Sen.

Han Sen desconvocó la ballesta Pavo Real y evadió el ataque letal del oso glacial. Luego saltó al aire, invocó a Ardiente Púa de Rex y apuntó a la cabeza de su enemigo.

¡Pang!

El fuego y la sangre se esparcieron por todas partes mientras Han Sen coronaba la cabeza del oso con una fea marca de quemadura.

¡Rugido!

Un daño como ese no era suficiente para quitarle la vida a la criatura, pero desencadenó su furia. Han Sen era el centro de su atención ahora. Rápidamente se lanzó hacia adelante con sus patas en un intento de agarrar a Han Sen.

Una vez más, Han Sen esquivó. Evadió al oso, pero estaba cerca. Se toco el brazo y notó la presencia de un corte que sangraba a través de su armadura.

Han Sen se retiró, con el oso glacial todavía apuntando hacia él.

Por suerte, era Han Sen. Y no temía el aura fría y mortal del oso. Si los papeles se invirtieran, y Wang Yuhang estuviera huyendo, estaría muerto ahora mismo.

“¡Gran oso tonto, por aquí!” Wang Yuhang ya había corrido una gran distancia. Después de su rápida recuperación, se dio cuenta de que Han Sen estaba en peligro, así que hizo lo mejor que pudo para provocar al oso.

Esta simple provocación siempre funcionó en el pasado, y su éxito no fue menos hoy. A pesar del odio que el oso sentía por Han Sen, fue una vez más atraído por Wang Yuhang. Era como si Wang Yuhang hubiera asesinado a sus padres o algo así.

Han Sen sabía que si eso continuaba, no podrían ganar la pelea. La Ardiente Púa de Rex era lo suficientemente poderosa como para destrozar el cuerpo del oso, pero Han Sen no lo era. Su estado físico no era lo suficientemente alto, lo que significaba que era incapaz de generar el daño mortal que necesitaba para acabar con el oso.

Pero Han Sen sabía qué hacer. Sin decir una palabra, corrió tras el oso glacial, y al mismo tiempo, lanzó el Sutra Dongxuan para simular la energía del Elefante de Hueso.

El abrumador poder de un súper elefante ahora llenaba a Han Sen. Su cuerpo casi implosionó bajo la presión de manejar tal poder supremo, mientras sus músculos y huesos luchaban por mantener el control.

Wang Yuhang continuó corriendo hacia adelante. Li Xinglun continuó disparando flechas para ayudar como podía, pero eran inútiles contra la bestia enfurecida. El oso glacial se acercaba a Wang Yuhang.

Han Sen estaba empujando su potencial de poder al máximo, y estaba alcanzando un punto de inflexión. Los huesos dentro de él se sacudieron y gritaron por la presión. Con el oso aún concentrado en Wang Yuhang, Han Sen saltó al aire con ambas manos agarrando la Ardiente Púa de Rex. Balanceó su arma y todo el poder aterrador que se acumuló en su interior se desató.

Fue como si el propio espacio tiempo recibiera un golpe del ataque, y el aire tronó con un sonido espantoso.

¡Pang!

La Ardiente Púa de Rex, ardiendo con fuego, dio un horrible y devastador golpe contra la cabeza del oso. Un profundo y aplastante golpe acompañó su aterrizaje mientras el cráneo de su objetivo se hundía un poco. Las llamas se esparcieron en una vertiginosa multitud de brasas cuando el pelo de la cabeza del oso se convirtió en hollín.

Después de ese golpe, Han Sen inmediatamente invocó sus alas para volar hacia el cielo. La mayor parte de su energía se había agotado después del golpe. Si el oso no había muerto con ese ataque y hubiera tomado represalias inmediatamente, Han Sen no habría tenido la energía para esquivar al enemigo.

Han Sen observó el campo de batalla desde arriba y notó que el oso había dejado de moverse. La sangre se filtraba de las heridas de su cráneo hundido mientras su cuerpo se tambaleaba.

“¡Rugido!” el oso glacial rugió, lo que sorprendió a Han Sen.

Entonces el oso glacial salió corriendo.

El corazón de Han Sen se alegró mucho. Sabía que su Golpe del Elefante-Rex debía haber causado un daño insano al oso, de lo contrario, no habría tratado de huir.

“¡Tras él! ¡No podemos perderlo!” Han Sen gritó desde el aire mientras despegaba en una persecución aérea.

Sin embargo, el cuerpo de Han Sen se sentía débil. No podría atacar al oso de nuevo por un corto periodo. Fue una suerte que el espíritu de la bestia voladora no se alimentase de la fuerza del individuo. Si lo hubiera hecho, no habría podido seguir el ritmo de la criatura que huía.

Wang Yuhang y Li Xinglun obedecieron la orden y también fueron tras ella. Intentaron herir y rodear al oso que escapaba, pero sus intentos fracasaron. No tenían armas súper espíritus de la bestia, así que ni siquiera pudieron dañar la piel del oso.

Pero el cerebro del oso glacial debía haber sido gravemente dañado, ya que su juicio y su movimiento tenían poco sentido. No trató de saltar al mar para escapar más rápido, sino que corrió hacia el campo de hielo. Todavía tenía velocidad, pero sus movimientos eran temblorosos.

“¡Golpea la herida en su cabeza!” Li Xinglun disparó una flecha a la herida creada por el Golpe del Elefante-Rex de Han Sen. Esto causó que la herida brotara más sangre, y que la bestia gritara de dolor.

Wang Yuhang quiso adelantarse, pero sólo tenía una espada antigua, y por lo tanto no pudo acercarse.

El oso glacial se las arregló para acelerar su ritmo, a pesar del dolor que estaba soportando. Los tres estaban en una estrecha persecución, pero finalmente se quedaron atrás y sintieron que lo perdían.

Afortunadamente, el daño causado al cerebro era grave, y no funcionaba bien como resultado. El oso no cambió de dirección ni una sola vez, manteniendo su curso todo el tiempo. Como resultado, el trío no perdió sus huellas.

El oso glacial corrió más y más profundo en el campo de hielo. Finalmente, su velocidad disminuyó a pesar de su deseo de correr.

“!Apartaos! ¡Apartaos!” Li Xinglun cabalgaba una montura para alcanzarlo. Le gritó a la gente de la Planicie Helada, diciéndoles que se apartaran del camino y no interceptaran al oso que huía, para que no resultaran gravemente heridos.

La mayoría de la gente evitó al oso, pero un grupo no lo hizo. En su lugar, corrieron hacia él, queriendo una parte de la acción.

“¡Pah! ¿Por qué tenemos que hacernos a un lado? El que lo mata es el dueño, simple y llanamente. No veo tu nombre en el oso, así que ¿por qué no podemos matarlo?” Dijo el hombre que lideraba el grupo.

Li Xinglun miró a la gente y se dio cuenta de que eran los hombres de Qi Xiuwen del Ejército del Dios Negro. Aunque pertenecían al Refugio de la Diosa, los cuatro ejércitos eran individuales y Li Xinglun no tenía autoridad para decirles que se retiraran.

Después de que la gente se precipitó hacia el oso, otros que estaban cerca notaron la posibilidad de atrapar una muerte fácil, también. También buscaron unirse a la lucha. Pero todos pensaron que Li Xinglun sólo estaba cazando una criatura divina, una que parecía muy dañada. La posibilidad de obtener un espíritu de la bestia fácil era demasiado tentadora.

Sin embargo, era demasiado tarde para que Han Sen los detuviera. Vio a mucha gente caer sobre el oso, a lo que la criatura que perseguían tuvo una reacción miserable. Invocó su aura helada y desató una lluvia de trozos de hielo para expulsar a los atacantes, congelando a la mayoría de ellos.

Los más fuertes de los que buscaban unirse a ellos eran probablemente de un nivel de aptitud de alrededor de cien. Ni siquiera habían desbloqueado sus cerraduras genéticas, y como resultado, no tenían ninguna posibilidad de soportar tal ataque.

El oso entonces golpeó el suelo, lo que llevó a una cascada de sangre. Unas pocas personas fueron aplastadas, y ninguno de sus cuerpos quedó completo. Los miembros cortados fueron esparcidos y los órganos quedaron expuestos. Una persona fue aplastada en carne picada.

 

 


4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s