Súper Gen Divino – Capítulo 670: Ballesta Pavo Real Berserker


Sexto Capítulo Semana 15

¡Disfrútenlo!

El hombre y el oso se miraron fijamente durante tres segundos. Entonces, Wang Yuhang gritó, se dio la vuelta y empezó a correr. El oso blanco gigante salió del agua, y con el gran pez todavía en su boca, persiguió al hombre que corría. Ignoró completamente a Han Sen y Li Xinglun.

“Ese tiito puede realmente…” Li Xinglun estaba inmóvil mientras miraba la escena. Esas palabras fueron las únicas que pudo decir.

Han Sen ya había invocado su ballesta Pavo Real y la había cargado con siete saetas pluma de cuervo. Sin demora, le pisó los talones a la criatura.

Wang Yuhang continuó gritando en voz alta mientras corría, y en medio de su asustada huida, se las arregló para suplicar, “¿Qué están haciendo? Ayúdenme! Si no lo hacéis, seré el próximo chupete del oso.”

El oso blanco de ocho metros de altura saltaba ocasionalmente mientras perseguía a Wang Yuhang, tratando de abalanzarse sobre él. Cada vez que saltaba, dejaba cráteres de un pie de espesor en forma de pata en el hielo que separaba a los de arriba y las heladas aguas de abajo. Se arrojaron fragmentos y pedazos de hielo unos diez metros después de que cada pata volviera al hielo pulverizado.

Los trozos de hielo golpearon a Wang Yuhang unas cuantas veces, lo que le provocaba escalofríos. Su cara estaba dibujada de color y una telaraña blanca y helada se formó en su piel.

Su situación parecía terrible, y se podía ver sus articulaciones rígidas y lentas a medida que avanzaba.

Con Wang Yuhang acercándose peligrosamente a ser golpeado por el oso furioso, Han Sen no podía esperar más. Aunque no podía apuntar al punto débil del oso, le disparó una saeta para ayudar a Wang Yuhang.

La saeta pluma de cuervo viajó cuarenta metros y golpeó la pierna del oso. La punta de la saeta se alojó en el interior, lo que sorprendió a Han Sen.

Ya había asumido que la piel y el cuero del oso eran muy gruesos, y a pesar de disparar la saeta para golpear en cualquier parte, el hecho de que la saeta lograra atravesar a la criatura era un testimonio de la nueva fuerza de la ballesta. Su evolución fue una inversión digna, y sin duda era capaz de matar súper criaturas.

Pero en el gran esquema de las cosas, esas pequeñas plumas no tenían sentido si no se disparaban al punto débil de la súper criatura. El oso glacial rugió, rascó el perno de su pata y lo rompió.

El corazón de Han Sen murió un poco, cuando vio al oso hacer eso. Significó que sólo le quedaban seis saetas.

El oso glacial abandonó su persecución de Wang Yuhang y dirigió su atención a Han Sen. Sus ojos estaban llenos de ira, y no deseaba nada más que asesinar brutalmente a la persona que acababa de hacerle un daño menor.

Han Sen entonces convocó la Ardiente Púa de Rex. Mientras el oso saltaba hacia él, ejecuto Taladro del Dragón Tóxico. El arma afilada de dos metros de largo giró como un tornado y perforó el pecho del oso.

¡Rugido!

La piel de su pecho delantero fue abierta por la voraz Ardiente Púa de Rex. Aunque la herida no era muy profunda, la sangre salpico por la hoja giratoria. Las llamas también chamuscaron el pelaje, iluminando los bordes de la herida como un anillo de fuego.

Ese resultado hizo muy feliz al corazón de Han Sen. Se sintió confiado en empujar aún más lejos, clavando el arma más profundamente. Las patas del oso glacial, sin embargo, golpearon la Ardiente Púa de Rex.

¡Dong!

Han Sen sintió que una gran fuerza de fuerza golpeó su Ardiente Púa de Rex, lo que lo hizo temblar. La fuerza se acumuló hasta que las manos de Han Sen se ablandaron, y la Ardiente Púa de Rex fue arrebatada de sus manos y enviada volando a una buena distancia. En su descenso, se estrelló en el hielo y se deslizó en las turbias profundidades del mar.

La mano de Han Sen estaba sangrando, cargada de cortes. El poder bruto del oso glacial era enorme.

Li Xinglun disparó algunas flechas hacia el oso con su propio arco. Su propósito era suprimir el ataque, lo que permitiría a Han Sen retroceder y recuperarse. Han Sen convocó de nuevo la Ardiente Púa de Rex pero decidió no apuntar al oso de frente otra vez, cara a cara. Con su arma en la mano, se concentró en esquivar los repetidos ataques del oso, esperando la apertura perfecta.

El oso glacial sacudió entonces su cuerpo para disparar varios fragmentos de hielo afilados. El fuego que quemó el pecho del oso se extinguió entonces, ya que una niebla blanca y helada enmascaró el área circundante.

Afortunadamente, después de que Han Sen abriera su cerradura genética con Músculo de Hielo y Piel de Jade, había desarrollado una tremenda resistencia al elemento hielo, su movimiento no estaba restringido en absoluto.

El oso glacial gigante era, en promedio, más lento que la mayoría de las súper criaturas. Aún así, Han Sen tenía que usar todo de lo que era capaz para mantenerse alejado de los golpes de las patas del oso.

Pero la situación se volvió cada vez más sombría a medida que pasaba el tiempo, y él creía que había subestimado lo poderosas que eran realmente las súper criaturas. Las súper criaturas adultas tenían un nivel de aptitud de alrededor de trescientos, de promedio.

El nivel de aptitud física de Han Sen era de ciento setenta. Con todas las artes hipergénicas que había aprendido, la mayor potencia que podía reunir equivalía a un nivel de aptitud de doscientos. Todavía era mucho más débil que las súper criaturas que estaba ansioso por cazar.

Especialmente en términos de potencia bruta. El poder del oso glacial era mucho más fuerte que el de Han Sen, pero su velocidad inferior a la media era la ventaja que necesitaba. Su velocidad proporcionaba a Han Sen la oportunidad perfecta para luchar.

Li Xinglun abrió su cerradura genética y disparó algunas flechas más hacia el oso glacial. Una de las flechas divinas que disparó golpeó la oreja del oso, lo que enfureció a la criatura. El oso entonces cambió su objetivo de nuevo, optando por perseguir a Li Xinglun.

El movimiento de Li Xinglun fue bastante bueno. Puede que le faltara la movilidad y la agilidad precisa que poseía Han Sen, pero la velocidad de Li Xinglun era de primera cuando iba en una línea relativamente recta. Esto fue lo que Li Xinglun trató de hacer ahora. Desafortunadamente, el oso glacial no fue completamente superado, y se las arregló para permanecer bastante cerca en su persecución.

El cuerpo de Wang Yuhang finalmente comenzaba a mejorar. Rápidamente agarró un poco de hielo y se lo tiró al oso para atraer su atención de nuevo hacia él.

El oso glacial abandonó entonces su caza de Li Xinglun y reanudó su persecución de Wang Yuhang.

La saeta de Han Sen golpeó el cuello del oso glacial, pero esta vez, no se dio la vuelta y cambió de objetivo otra vez. Permaneció obsesionado con su persecución de Wang Yuhang. Siguió persiguiéndolo, ignorando a los otros.

“¡Oh cielos, puede que no sobreviva mucho más tiempo! ¡Que alguien me ayude a salvarme de una miserable muerte!” Wang Yuhang se resbaló y cayó. Con sólo un segundo de sobra, se las arregló para esquivar el siguiente ataque del oso. Estaba en peligro, y podía sucumbir al siguiente ataque fatal de la criatura en cualquier momento. Su cuerpo también estaba acumulando más capas de escarcha, ya que su pelo y cejas parecían estar pintados de blanco. La muerte no estaba lejos para Wang Yuhang.

“¡Corre hacia mí!” Han Sen le gritó a Wang Yuhang. Han Sen sostenía la ballesta Pavo Real, con su dedo en el gatillo. Con el brazo levantado, apuntó al oso y permaneció inmóvil.

Wang Yuhang se levantó y corrió hacia Han Sen, gritándole que disparara la saeta.

Pero Han Sen no se movió ni un centímetro mientras esperaba que Wang Yuhang se acercara aún más. El oso vino tras él, incesantemente, con sus sucias fauces abiertas. Su lengua estaba suelta de su boca, y ocasionalmente trataba de lamer a Wang Yuhang.

Afortunadamente, Wang Yuhang era un hombre poderoso. Incluso cuando sufrió la congelación en la que había incurrido, se las arregló para tropezar con el lugar que se le dijo y superar al oso.

Li Xinglun continuó disparando flechas desde la distancia, haciendo todo lo posible para aliviar la presión y liberar a Wang Yuhang de la persecución de su posible asesino.

Sus ojos brillaban como la luz de las estrellas. Poseía un extraño poder, ya que cada flecha era disparada con una puntería impecable. Puede que no causaran ningún daño, pero se las arregló para golpear los ojos del oso unas cuantas veces, también, para comprarle a Wang Yuhang todo el tiempo que pudo.

Wang Yuhang finalmente había alcanzado la posición de Han Sen cuando se agachó y rodó por el hielo para esquivar un último ataque.

Han Sen se enfrentaba al oso glacial que ahora estaba a sólo un metro de distancia. Apretó el gatillo y disparó a la bestia a un ritmo rápido.

Todos los saetas fueron disparadas consecutivamente, cada una en un vuelo para interceptar al enfurecido oso.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s