Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 111

Forlag: Según varias páginas en las que busque “Broodmother” se traduce así, también es un monstruo del dota (no he jugado nunca dota así que no puedo dar más información). Si buscan “Broodmother” encontraran ilustraciones para una mejor imagen mental


Anterior |Índice| Siguiente


La Aterradora Madre de Cría

Mientras Qin Feng se enfrentaba solo a los insectos en el primer piso, Wang Chen, impulsado por el miedo, había sellado por completo el pasaje seguro, bloqueándose así de los monstruos sedientos de sangre debajo. Fue solo después de ver la retirada milagrosa de los insectos a lo lejos que la entrada se abrió de nuevo, ya que quería encontrarse con Qin Feng abajo lo antes posible.

Sin embargo, fue justo en ese momento antes de su reunión cuando Wang Chen descubrió algo tan aterrador que solidificó su determinación de ofrecer una tregua con Qin Feng.

Wang Chen llevó a Qin Feng a la ventana donde un rifle de francotirador se apoyaba contra el marco.

“Señor Qin, ¡está en esa dirección!”

Qin Feng miró a través del visor después de confirmar que estaba apuntando el rifle en la dirección correcta.

La masiva ruptura negra permaneció flotando en el cielo sobre el Pueblo Han de donde los insectoides caerían de vez en cuando. Sin embargo, un cambio notable fue que la cantidad de insectos que ingresaron a este pueblo se había vuelto más escasa que durante la etapa inicial de la infestación.

Los autos que alguna vez recorrieron las concurridas calles ahora habían sido intercambiados con estos insectos abandonados por Dios. Se podían observar manchas de color rojo oscuro, casi negro, esparcidas por la superficie de la ciudad, en automóviles o en las paredes, por nombrar algunos lugares.

Si bien solo estaban parados en el segundo piso del edificio, la influencia de Liu Xue y su posición en el Pueblo Han les ganaron la ubicación estratégica que era el hotel. La ventana en la que Qin Feng estaba parado daba a la una vez floreciente calle que atravesaba el distrito central de negocios y al otro lado de la carretera había un enorme rascacielos que alguna vez fue un centro comercial.

Sin embargo, atrapado entre los dos grandes edificios estaba una enorme telaraña.

Descansando en la red, había una araña colosal que fácilmente podía enviar escalofríos a cualquiera que se atreviera a mirarla.

Qin Feng se congeló cuando sus ojos se encontraron con el arácnido hercúleo.

“¡Es un rey bestia!”

La distancia entre los dos edificios era de al menos setenta a ochenta metros de ancho. ¿Cómo era posible que hubiera una telaraña tan grande?

Mirando de cerca, cada seda de araña individual tenía al menos el grosor de una cuerda de cáñamo. La gigantesca bestia de ocho patas, por otro lado, tenía un cuerpo de al menos tres o cuatro metros de largo, del tamaño de una minivan. Eso excluía ocho de sus patas que se extendían hasta más de diez metros cada una.

Una bestia tan grande, era la más grande que Qin Feng había visto desde su renacimiento.

Para poner en perspectiva la longitud de diez metros, si la comparáramos con los pisos de un edificio promedio, suponiendo que tres metros por piso, ¡diez metros tendrían más de tres pisos de altura!

Con la araña eligiendo hacer girar su red entre estos dos edificios, era difícil imaginar cuán devastadores serían sus efectos si no se controlaban.

Como si eso no fuera lo suficientemente malo, colgando de la telaraña había más de diez sacos con forma de capullo, cada uno de aproximadamente una décima parte del tamaño de la araña.

Sin embargo, Qin Feng dedujo de su forma que debían ser los desafortunados que habían caído en las fauces de este rey bestia.

“¡Es una madre de cría con miembros de acero!” He Ling interrumpió el silencio, su voz notablemente temblorosa. Parecía que él ya sabía de la existencia de la araña.

“Ahora que su suministro de alimentos está asegurado, la madre de la cría con miembros de acero pronto iniciará su proceso de apareamiento. De cada cuerpo humano, podría producir hasta trescientas arañas con extremidades de acero que, solo después de tres días, serían lo suficientemente maduras como para reproducirse. ¡Si eso sucediera, nos ahogaríamos en un mar de arañas!”

Las cejas de Qin Feng se fruncieron al pensar en el inminente desastre.

Lo que dijo He Ling no era mentira.

De vuelta en el primer piso, de hecho, había arañas con miembros de acero. A pesar de su tamaño más pequeño, no eran criaturas débiles. Si no fuera por Qin Feng, las cuatro personas que estaban frente a él se habrían hecho trizas sin perder demasiado de las suyas.

Lo que esto implicaba era que pronto habría un aumento en la cantidad de arañas macho que cazan en busca de comida.

“¡No podemos permitirnos dejar que se reproduzcan!”

Qin Feng anunció en un tono severo.

“¡Lo sabemos! Aun así, no tenemos muchas opciones aquí, ¿verdad? ¡Es un rey bestia después de todo!”

Wang Chen sintió que su boca se llenaba de amarga.

Qin Feng asintió, dándose cuenta de la impotencia de este grupo de sobrevivientes.

“¡Atacaremos esta noche!”

Mientras el Sable Emperador Verde permaneciera sin terminar, Qin Feng no podía darse el lujo de tomar decisiones precipitadas.

Como su nombre lo indicaba, los miembros de la madre de cría con extremidades de acero no eran algo que se pudiera romperse en dos con las manos desnudas.

Sin embargo, el anuncio de Qin Feng fue tomado con sorpresa e incredulidad por estos hombres.

“Señor Qin, ¿está diciendo que matarás al rey bestia esta noche?” Yu Hai preguntó vacilante antes de agregar a su pregunta inicial: “Dime, ¿qué tan fuerte te has vuelto ahora?”

No podría estar en el nivel E, ¿verdad?

Qin Feng parecía tener alrededor de diecisiete años, como máximo dieciocho años de edad. Si realmente hubiera alcanzado el nivel E, ¿eso no lo convertiría en una entidad aún mayor, con más potencial que Liu Xue?

Qin Feng se rió por la inesperada pregunta.

“No creo que sea necesario responder tu pregunta. Me temo que ustedes se mearían por miedo si tuviera que decirlo en voz alta.”

Qin Feng no podría decir que era un usuario de habilidad de nivel F4. La fuerza que poseía era algo que excedía con creces lo que estas personas podían imaginar después de todo.

Incluso si su habilidad se revelara a este grupo, aún existía la posibilidad de que dudaran de su capacidad para matar a esta madre de cría con miembros de acero.

Como tal, es mejor dejar las cosas sin decir.

Las palabras de Qin Feng solo lo hicieron un personaje aún más misterioso a sus ojos, con poderes que podrían estar más allá de sus expectativas.

No pasó mucho tiempo antes de que Qin Feng se ganara el respeto.

“Sígueme, ¡no vale la pena defender los edificios de esta calle!”

“¡Entendido!” Ellos también entendieron el valor, o la falta del mismo, del edificio en el que estaban ocupando. La única razón por la que estaban aquí era por el suministro de alimentos que quedaba intacto.

En retrospectiva, realmente era la mejor opción para ellos dejar este lugar después de todo.

¡Habían subestimado severamente lo mortales que podían ser estos insectos!

¡Antes de irnos, ve a buscar suministros de combate a la puerta de al lado y recarga ese desintegrador de energía! ¡Lo necesitaremos!” Qin Feng comenzó a emitir órdenes.

“¡Correcto!” Wang Chen fue el primero en aceptar. Los suministros de combate incluían una amplia gama de equipos, incluidos agentes hemostáticos, por ejemplo. Todo esto se podía encontrar en lo que una vez fue la tienda de equipos de Liu Zhenshan.

Qin Feng abrió el camino como punta, mientras que Wang Chen y su equipo de tres hombres lo seguían de cerca. Al llegar al primer piso, se dirigieron a la tienda de equipos de al lado a través de un pasadizo secreto.

Como Qin Feng había recorrido este camino antes, ya había sido despejado una vez. Sin embargo, debido a la batalla en ese momento, algunos insectos lograron entrar.

Era difícil imaginar cuán densa era la multitud de insectos de antes, pudiendo exprimir una porción considerable de ellos en este túnel.

“¡Fuego Infernal!”

Qin Feng levantó su mano frente a él antes de activar el ataque, del cual salieron cinco bolas de fuego del tamaño de un puño, cada una volando hacia diferentes objetivos.

¡Splat! ¡Splat! ¡Splat!

Las bolas de fuego se estrellaron contra los cuerpos de los insectos antes de aferrarse obstinadamente como el napalm, lo que resultó en una muerte insoportablemente dolorosa, evidente en su violento shock en el suelo, ya que literalmente fueron asados ​​vivos.

“Muevan sus traseros, solo trae lo que puedas llevar. Está bien si dejas cosas atrás, habrá sobrevivientes que se refugien aquí algún día.”

Qin Feng instó.

En una zona urbana en la que había ocurrido la anarquía, las tiendas generalmente quedarían abandonadas por sus dueños. Naturalmente, se convirtieron en objetivos principales para los saqueadores que buscaban suministros para sobrevivir o para ganar dinero rápido.

“¡Entendido!”

Si bien parecía que desde el exterior estaba lleno de suministros, la tienda de equipos en realidad estaba bastante vacía. Había un puñado de variantes de uniforme de combate, con diferentes números que denotaban cada variante en exhibición. En cambio, el resto de los trajes se encontraron en el espacio de almacenamiento detrás del mostrador. En el exterior había cajas de productos perecederos; galletas duras y suministros médicos regulares, por nombrar algunos.

No pasó mucho tiempo antes de que Wang Chen encontrara un aerosol hemostático en alguna parte. A toda prisa se rasgó la camisa y roció el líquido sobre su abdomen herido. Parecía que apenas había escapado de las fauces de la muerte mientras las cuchillas de la mantis le cortaban el vientre.

Wang Chen luego sacó un trozo de apósito para heridas y lo aplicó a la punción. Solo después de aplicar con éxito el vendaje dejó escapar un suspiro de alivio.

Los cuatro hombres se movieron rápidamente, recogieron lo que pudieron y los guardaron en ocho grandes mochilas de grado militar antes de salir por el patio trasero.

“¡Xiao Bai, abre la puerta!”

Qin Feng notificó a Bai Li después de encender el comunicador.

La puerta de hierro se abrió de golpe, revelando a Liu Zhenshan agazapado junto al horno de fundición. Habían pasado más o menos cuarenta minutos desde que Qin Feng dejó el lugar y esa fue la cantidad de tiempo que le llevó a la punta de lanza de Acero Estelar derretirse. Por ahora, el anciano lo estaba incorporando hábilmente en el Sable Emperador Verde.

Qin Feng condujo a los tres hombres a la habitación antes de cerrar la puerta. Liu Zhenshan se dio la vuelta para ver el ruido y al ver el regreso de Qin Feng, dejó escapar un suspiro de alivio.

“¿Cómo está la situación afuera?”

“¡Está bien!”

Liu Zhenshan no necesitaba saber demasiado sobre la madre de cría con miembros de acero.

“Bueno, entonces, Qin Feng, ¿podrías ir al refugio subterráneo donde se esconden Liu Xue y el grupo? Como es seguro afuera, creo que es mejor que se muden aquí. ¡Hay dos almacenes al lado de la instalación de fundición y el sistema de defensa incorporado también es bastante robusto!”

Qin Feng también, había pensado en esto antes. Sin embargo, no importa cuán grave fuera la situación en el refugio subterráneo, el riesgo era simplemente demasiado alto para permanecer sobre el suelo. Sin embargo, para la percepción de muchos, tales riesgos podrían evitarse con la presencia de Qin Feng.


Anterior |Índice| Siguiente

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x