El extra que nunca muere: Capítulo 1 – 2


<Capítulo 1: Evan D. Sherden, Aprieta su puño – 2>

 

EZ: 3/4


A cada acción humana se le da un valor de resultado correspondiente.

 

La palabra experiencia, en relación con las mazmorras, vendrá inmediatamente a la mente, pero en realidad, es el nivel de existencia lo que hace posible el crecimiento y la construcción de la experiencia.

 

Entrenar esgrima, calificar en el ajedrez, usar maná, recitar hechizos, trapear el piso, estudiar… ¡o cazar monstruos!

 

En todas estas situaciones, los seres humanos, ganan experiencia, ya sea muchos o pocos, y elevan su nivel de existencia y se hacen más fuertes.

 

Las personas piensan que crecer en los niveles de las mazmorras es lo que vale la pena, pero no debería ser así. Lo que es más importante para el jugador es crecer en los niveles de existencia junto con los niveles de las mazmorras.

 

El crecimiento del nivel de existencia no es tan dramático como el aumento del nivel de las mazmorras, pero es lo suficientemente milagroso en sí mismo.

 

No hay otra opción que adaptar la velocidad de crecimiento del nivel de las mazmorras dependiendo de la habilidad de uno, pero el nivel de existencia no tiene ese límite.

 

Un esfuerzo constante y repetitivo en cada momento, cualquiera puede crecer si puede soportar un proceso aburrido y tedioso.

 

Subir de nivel, especialmente cazando monstruos, no es una excepción.

 

Por eso es que las personas aman las mazmorras.

 

¡Era un lugar donde podíamos ser recompensados si lo intentaban!

 

‘Pero’, pensó, Evan es todavía muy joven, así que no puede entrar en el calabozo todavía. Es incluso peor salir de la ciudad donde los monstruos salvajes vagan… pero, ¿qué pasa si invocas Slimes de un artefacto? ¿Y si el slime fuera lo suficientemente débil como para que un niño lo matara?

 

El Collar de Miraseul podría llamar slimes.

 

En el nivel de existencia 1 y en el nivel de mazmorra 1, tanto el slime como el personaje principal sólo tienen 100 HP (punto de salud) y 100 MP, ¡así que incluso Evan puede matar a algunos de ellos!

 

‘El collar de Miraseul es un artefacto que podría acelerar el crecimiento de Evan. No significaba mucho para los personajes de alto nivel.’

 

Matando un slime de nivel 1, podrías obtener 1 de valor de experiencia. Un valor tan bajo no significa nada para los personajes de alto nivel.

 

Pero para alguien que sólo está en el nivel 1, como Evan…

 

Seguramente crecería más rápido, matando slimes en lugar de quedarse en su escritorio y estudiar durante diez horas!

 

¡Así es como comienza el proyecto Subir de Nivel!

 

‘Y si sigo haciéndolo desde ahora, cuando sólo tengo nueve años, ¡podría ser más fuerte cuando una sirvienta intente apuñalarme! Y luego…’

 

Sus pensamientos fueron cortados por la voz de una sirvienta.

 

“Lord, el Marqués lo está esperando.”

 

“Oh, sí. Voy a estar ahí.”

 

Era una sirvienta diferente, no Maybell. Evan saltó de la cama, se vistió y la siguió fuera de la habitación.

 

‘¡Vaya, si vendes todos los cuadros de la pared, ganarás lo suficiente para el resto de tu vida!’ pensó, mientras caminaban por el pasillo.

 

Era el mismo pasillo por el que él caminó ayer. Pero ahora que ha recuperado la memoria de su vida pasada, está fascinado por los objetos de la mansión. Era lo que se esperaba de una mansión donde vivía el jefe de la ciudad calabozo.

 

Mientras miraba por el pasillo con ojos frescos, la sirvienta le preguntó en voz baja.

 

“He oído de Maybell que quiere un regalo de cumpleaños por adelantado”.

 

“Sí. Hay algo que realmente quiero.”

 

“Pero no sea demasiado exigente. El marqués sigue ocupado con el reflujo del calabozo”.

 

“Sí, lo sé”.

 

El reflujo del calabozo es un fenómeno en el que los monstruos del calabozo se desbordan fuera.

 

En los primeros días del descubrimiento del calabozo, fue lo que hizo que las personas llamaran al calabozo la ‘guarida del demonio’.

 

La destrucción era inevitable, y las personas que vivían cerca de ella sufrieron.

 

Sin embargo, pronto aprendieron que los desbordamientos de las mazmorras ocurren regularmente cada tres meses. Por lo tanto, los cazadores fueron capaces de idear la ‘limpieza’ – un programa regular de caza de monstruos dentro del calabozo y acabar con los desbordamientos. ¡Es la adaptabilidad humana!

 

Pero, esta vez, la limpieza fue un poco desafortunada, y causó muchos daños.

 

Fue un momento terrible para pedir algo, pero no puede evitarlo.

 

¡Porque tiene que crecer un poco más rápido y sobrevivir!

 

‘El personaje principal tiene 16 años cuando ocurre el episodio principal. Evan es cuatro años mayor que el protagonista, así que… 20 años. Tendría 20 años para entonces. Faltan 11 años. Tengo que mantenerme a salvo; ¡no debería morir antes del episodio principal!.’

 

¡Tiene que salvarse a sí mismo a partir de ahora! ¡Hay que tener cuidado con el camino, con los pequeños monstruos; cuidado con el veneno; cuidado con las personas, sobre todo con las mujeres con cuchillos!

 

Evan se concentró en revisar las precauciones cuidadosamente en su cabeza.

 

Cuando recobró el sentido, ya había llegado al frente de la habitación donde el marqués le espera.

 

La sirvienta llamó suavemente a la puerta de la biblioteca para anunciar la visita de Evan. “He traído a Evan, Maestro”.

 

Pronto, más allá de la puerta llegó la profunda voz del marqués.

 

“Dile que entre. Debería volver al trabajo.”

 

“Bien”.

 

La sirvienta giró suavemente el pomo de la puerta para abrirla, y se alejó, abriéndole la puerta. La serie de movimientos refinados y corteses asombraron a Evan. Estos movimientos eran desconocidos en sus 29 años de vida en la Tierra.

 

“¿Por qué sigues parado junto a la puerta, Evan?” La voz del marqués lo sorprendió.

 

“Oh, sí. Padre.”

 

Evan entró en la biblioteca.

 

Lo primero que vio fueron las montañas, montañas y montañas de papeles apilados frente a su padre. Detrás de las montañas, pudo ver la cara del marqués.

 

“Acércate más aquí. El cansancio que he acumulado hasta ahora desaparece con sólo mirar tu cara”, dijo el marqués.

 

El marqués era un hombre de mediana edad que daba la impresión de que iba a ser muy terco.

 

Francamente, Evan no se parece mucho a él. Sólo tenían una cosa en común: los oscuros y profundos ojos violetas que tienen los nobles.

 

El resto de los rasgos de Evan se asemejaban mucho a los de su madre, que tiene cabello oscuro, una nariz afilada y una complexión delgada.

 

Sin que el marqués lo sepa, Evan está muy agradecido de que se parezca más a su madre que a su padre.

 

“Padre”.

 

“Sí, Evan. ¿Viniste aquí tú mismo a rogar por algo?”

 

El marqués levantó a Evan, su hijo de nueve años, y lo sentó en su regazo.

 

No se ajustaba a la dignidad de un noble, pero ¿por qué iba a ocultar su afecto?

 

¡El marqués adora a Evan, que se parece a su esposa!

 

Evan contaba con este conocimiento cuando decidió que pediría una reliquia familiar.

 

“Bueno, me gustaría recibir mi regalo de cumpleaños un poco antes.”

 

“Podrías esperar unos días, y te dejaré tener lo que quieras. ¿Cuál es el apuro?”

 

“Realmente quiero el collar que vi antes.”

 

“¿Un collar? ¿Tú?”

 

Los ojos del marqués se abrieron de par en par a petición de su hijo. No era lo que él esperaba.

 

Un niño de esta edad suele querer una espada, una armadura o un animal vivo.

 

¿Pero una pieza de joyería?

 

‘No, esperen,’ pensó el Marqués, confundido. ¿El collar que vio antes? No está hablando de los collares de su madre o de mi segunda esposa. Entonces, ¿de cual? Ahora que lo pienso, lo que le acabo de mostrar hace un rato… no será…’

 

“¿Es el Collar de Miraseul?” le preguntó a su hijo con curiosidad.

 

Evan asintió.

 

“Me gustaría tener ese collar con un montón de pequeñas joyas.”

 

“Ya veo. No es algo que pueda sacar imprudentemente. ¿No te he hablado de esto?”

 

“Pero Padre. Realmente lo quiero.”

 

Evan miró al marqués con lágrimas en sus ojos violetas, ojos que eran iguales a los de su padre.

 

¡La lindura de un niño de nueve años es poderosa!

 

Su efecto es extraordinario, y sobre todo cuando se dirige a los padres, ¡su poder destructivo rompe el universo!

 

“Pero Evan, no importa cuán insignificante parezca el collar, sigue siendo una reliquia.”

 

‘No puedo dar fácilmente la reliquia de la familia’, pensó el marqués con una fuerte determinación, que se fue debilitando poco a poco al ver la lindura de su hijo.

 

Una teoría vino a su mente.

 

‘Hay un dicho que dice que el artefacto escoge al dueño correcto para poseerlo. Si el Collar de Miraseul elige a Evan y él puede sacar el verdadero poder del collar…’

 

La verdadera habilidad es invocar slimes nivel 1, ¡pero el marqués no lo sabía!

 

Miró a su hijo con una expresión melancólica y agonizó repetidamente… luego, finalmente, asintió.

 

“Muy bien, Evan. Te lo daré”.

 

“¿En serio? Te amo!”

 

Evan vitoreó y abrazó al Marqués. No importa si el marqués es un hombre de mediana edad con una cara peluda; ¡podría haber besado a un chimpancé ahora mismo!

 

“Pero debes tener cuidado, Evan”, el marqués lo calmó mientras saltaba de alegría.

 

‘¿Chimpancés? No, concéntrate’, pensó Evan. Inclinó la cabeza y preguntó. “¿En qué?”

 

“Eso es porque hay un límite en el número de artefactos que puedes equipar.”

 

¡De repente, surgió algo como en los juegos!

 

“Espada, armadura, anillos, pendientes, collares, brazaletes… Hasta cinco, sin importar la zona. Este es el límite de habilidades de las armaduras mágicas y artefactos. Más que eso es algo que nuestros cuerpos no pueden llevar.”

 

“Bien…”

 

Definitivamente era lo mismo que en el juego.

 

Por lo tanto, cuándo y dónde llevar ciertos artefactos es un tema crítico.

 

La estrategia usual era llevar una espada o armadura y llenar el resto de las ranuras con artefactos.

 

“Así que si creces y necesitas otro artefacto, quítate el Collar de Miraseul y ponlo de nuevo en el almacén. No tienes que seguir usando un collar que vale mucho dinero.”

 

“¡Sí, lo haré!”

 

El plan original de Evan era devolverlo cuando ya no pudiera subir de nivel con los slimes. ¡No podrá subir el nivel para siempre con slimes que sólo dan un punto de experiencia!

 

‘Desearía poder comprobar mi nivel de existencia y habilidades’, pensó, ‘pero eso es imposible’.

 

Esa es la prueba concluyente de que este mundo no es un juego. Con tales pensamientos, Evan suspiró.

 

De todas formas, lo que importa es que consiguió el Collar de Miraseul con éxito.

 

El proyecto número uno, ‘Subir de Nivel”, estaba en marcha.


Anterior | Indice | Siguiente

3 comentarios

    • No no, el problema acá es que el Evan original tenia mucho potencial pero su belleza y el consentimiento en exceso de sus padres lo terminaron arruinando no como el prota que en su lugar usa su atractivo y a sus padres para sus intereses y como todo buen prota de Toika para entrenar en exceso xD

      Me gusta

      • Dicho así suena como una villana otome. El no era un villano sino un aliadobdel prota usado para los fetiches de asesinato de los desarrolladores.
        Y en los toikaversos el amor a los hijos es cosa seria recuerden a la pantera.

        Por otro lado… El padre se volvió a casar o es bigamo.. Los harem son juego limpio en ese mundo?

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s