Arifureta — Capítulo 208


Autor: Este capítulo será largo, así que lo dividí en inicial y final.

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


After Story: Compilación de Lord Abyssgate del Mundo

Hora del Show ― Parte Inicial

“¡Hazlo!”

La orden de la Jefa Magdanese que inusualmente sonó como un chillido fue dada. Las élites acechando en las sombras mostraron su lealtad sin el más mínimo retraso a pesar de que estaban sacudidos de que se descubriera su existencia.

Una tormenta de muerte azoto desde todas las direcciones junto con un estruendoso rugido. Los destellos de los cañones parpadearon en la oscuridad de la noche como para colorear el viaje de su víctima al siguiente mundo. Las balas atravesaron el aire sin piedad y llegaron a su objetivo en la distancia más corta.

“¡¡KOUSUKEEEEEE-!!”

El chillido de Emily resonó junto con el estruendoso rugido. Sus ojos reflejaban la figura de Kousuke, cuyo cuerpo fue sacudido por una violencia abrumadora como una marioneta mal hecha. Su cuerpo fue perforado innumerables veces, y cuando caería, la tormenta de balas de la dirección opuesta golpearía y lo mantendría de pie.

No había la menor duda, Kousuke definitivamente fue atravesado por varios cientos de balas frente a todos en ese lugar.

Sin embargo:

“¿N, No se cae?”

“Ja, jaja, esto es una broma realmente mala… ¿Por qué, no hay sangre fluyendo?”

Vanessa murmuró asombrada mientras la expresión de Allen se crispaba grandiosamente. Justo como dijeron, Kousuke todavía estaba de pie en medio del suelo que estaba desolado y fue perforado por las balas.

El tiroteo había terminado. ¿Se detuvo porque se acabaron las balas? O bien, ¿fue porque las élites que asumieron la seguridad del país retrocedieron ante la manifestada extrañeza? En cualquier caso, el silencio llenaba el área, como si todos los seres vivos contuvieran la respiración.

Un segundo después:

“¿Ya terminó? Entonces, ahora es mi turno”.

El murmullo que vino de Kousuke que colgaba su cabeza destruyó el silencio. Y entonces, en el momento en que todos abrieron los ojos con el pensamiento, 「Imposible」, una irracionalidad aún mayor asaltó sus nervios cerebrales y sentido común.

“Pon-”, tal sonido ligero que podría llamarse estúpido, ¡y la figura de Kousuke desapareció junto con un ligero humo!

“¿A dónde estás viendo?”

“¿¡Gueh!?”

Todos en el lugar dirigieron sus ojos hacia la dirección de esas palabras y la voz sorprendida levantada por Allen que estaba mezclada con dolor.

Allí, vieron a Allen, quien sin que nadie lo notara, estaba acostado sobre su rostro, su cuerpo estaba pisado por Kousuke sobre él. Una de sus manos estaba dentro de su bolsillo con la parte superior de su cuerpo ligeramente girada, mientras que el dedo medio de su otra mano ajustaba las gafas de sol que habían estado en su rostro sin que nadie se diera cuenta cuando se las puso. ¡Gafas de sol, aunque era de noche! ¡Gafas de sol, aunque era de noche!

“¡Qué genialidad!”

“¿¡Vanessa!?”

Un grito de alegría que sonó fuera de lugar surgió espontáneamente. ¡La cola lateral-san al lado de la dueña de la voz se sorprendió!

“Tú-”

Tal vez debería decirse que era tal como se esperaba del verdadero Sr. K. Incluso en esta situación, la sombra del país que recibió una licencia para matar todavía mostró un movimiento que haría que cualquier persona viéndolo tuviera escalofríos por la espalda. Sacó una pequeña pistola escondida dentro de su manga con un movimiento de su muñeca y disparó a Kousuke mientras aún estaba boca abajo.

Lo que era aterrador era que la bala disparada se alzaba hacia la cabeza de Kousuke con precisión a pesar de que fue disparada desde ese tipo de postura. Normalmente, si alguien fue disparado abruptamente desde tan cerca, esa persona viajaría inmediatamente al siguiente mundo, pero…

“Oops, eres realmente enérgico”.

Kousuke inclinó suavemente su cabeza mientras decía esas palabras y la bala se precipitó hacia el cielo en vano. Allen no mostró ni la más mínima agitación de que se evadiera su ataque y no perdió tiempo en apretar el gatillo sucesivamente.

Sin embargo, las balas ni siquiera rozaron a Kousuke. Solo inclinó ligeramente la parte superior del cuerpo y evadió todas las balas con una diferencia tan fina como el papel. ¡Su figura que incluso parecía borrosa en capas dobles y triples era como el agente de Matr○x!

“¿¡No me digas, tu vista puede seguir las balas!?”

“Naturalmente. Mientras este {Ojo celestial} dado por mi amigo esté conmigo, cualquier tipo de ataque no podrá escapar de mi percepción”.

“Kaclick-”, ese tipo de sonido vino del gatillo. Las balas de Allen se acabaron. Kousuke empujó bruscamente el artefacto de gafas de sol que estaba encantado con [Velocidad de la Luz] y [Previsión].

… Por cierto, el creador de este artefacto no le dio un nombre como {Ojo celestial} ni nada.

El agente y la Jefa Magdanese volvieron a sus sentidos y dispararon hacia Kousuke. Kousuke bailó magníficamente por el aire. Usando un salto mortal con una forma que incluso podría llamarse muy hermosa, las balas de ambos pasaron por debajo de Kousuke en vano.

“¡No te limites a ver estúpidamente así! ¡Acaba con él rápido!”

El comando de la Jefa Magdanese liberó a los miembros del escuadrón de sus petrificadas mentes. Atacaron a Kousuke desde todas las direcciones una vez más con un aluvión de balas que era similar a una fuerte lluvia.

“Fuh. Buena intención asesina. Pero, no es suficiente. ¡No es suficiente para atrapar este abismo sin forma!”

Kousuke dijo tal cosa mientras evadía rápidamente las balas que se acercaban sin problemas. Entonces finalmente sacó un arma. Antes de que nadie se diera cuenta, su mano sostenía una espada corta de color negro azabache que era desconocida de dónde provino.

“¡No quites los ojos, de mi poder del abismo! Susurra, {Espada Demoníaca Destructora de Calamidad Arrastrándose por la Tierra}”.

Kousuke gritó algún tipo de nombre chuuni mientras acariciaba tranquilamente la hoja de su espada corta. Cuando hizo eso, ¡una luz negra que podía confundirse con la noche comenzó a envolver la espada corta negro azabache! Y luego, Kousuke apuñaló esa espada corta en el suelo.

En un momento, el suelo sobresalió instantáneamente y cubrió a Kousuke por completo. El terreno circundante se convirtió en una protección omnidireccional que bloqueó las balas.

“――[Doton – Saryuu no Shiro (No Hay Esperanza de Tocar el Abismo)]” (TI: Escape de Tierra – Castillo Bulto de Arena)

Las palabras de Kousuke resonaron en el momento en que el suelo se cerró por completo. Esas palabras no tenían sentido; esto era importante, por lo que es necesario decirlo dos veces, esas palabras no tenían sentido. Si tuviera que decirse más, el nombre de la espada corta y el gesto de acariciar la espada tampoco tenían sentido. Hasta donde iba, el círculo mágico del artefacto en la espada corta no se activaría sin recitar, por lo que era necesario decir algo, pero si el usuario tenía que llamar el nombre de la espada corta y el nombre de la habilidad cada vez, sería convertido en queso suizo por el enemigo.

Y así, el suelo ya había comenzado a abultarse desde cuando Kousuke dijo “Su” hasta el “¡Susurro!”.

Entonces, ¿por qué Kousuke recitaba el nombre de habilidad sin sentido…?

Por supuesto, ¡porque fue genial!

“¡Do, Do Do Do Do, Doctora Grant! ¿¡Escuchaste!? ¿¡Justo ahora, dijo Doton oíste!? ¿¡Qué hacer!?”

“¡Qué hacer es mi línea! ¡Eso no es lo que debería sorprenderte! ¡El suelo se movió de repente, sabes!”

“Esa era una habilidad de Doton, por lo que el que se mueva el suelo es natural, ¿¡no!?, ¡de qué estás hablando!, ¡en lugar de eso, Kousuke-san estaba usando Tonjutsu (TI: Arte ninja de escape)! Ah, ¿¡cómo puede ser!? ¡Él es, él es, un ninja japonés!”

“¡No entiendo lo que quieres decir!”

Vanessa estaba tan emocionada que parecía que su personaje se estaba desmoronando, y Emily estaba desesperadamente replicando. Los miembros del escuadrón especial les veían mientras perdían la paciencia por cómo no funcionaban las balas. Entonces sacaron granadas.

Las granadas golpean directamente la masa de roca y al mismo tiempo hicieron sonidos estúpidos “¡Poshu!”. El rugido feroz y atronador resonó, y la masa de roca se pulverizó instantáneamente, sus fragmentos se dispersaron por todas partes de manera llamativa.

“¿¡No está!?”

“Vigilen sus alrededores. ¡Esto es un truco! ¡Ese tipo está usando un truco! ¡No se distraigan!”

La persona que parecía ser el capitán del escuadrón especial habló en voz alta y dio palabras de advertencia. Los miembros del escuadrón cuyas mentes fueron pintadas de blanco por los fenómenos sobrenaturales sucediendo repetidamente estaban recuperando la calma por la palabra “truco” que el capitán dijo como una explicación temporal.

Aunque, cuando se recuperaron, no cambió que lo que sucedió ante sus ojos no fue ningún truco o mecanismo, fue un verdadero “misterio” donde cualquier explicación era inútil. Por lo tanto:

“¿¡Gaa!?”

“¿¡Gueh!?”

Uno de los soldados que se escondía en el tercer piso cerca de la ventana giró en el aire. Era como si fuera chocado por un camión por detrás. Salió por la ventana y fue despedido afuera. Así era como parecía, pero en al momento siguiente, desde el cuarto piso del edificio opuesto, el soldado que arrojó las granadas salió disparado como una bala humana con un movimiento en espiral y se estrelló contra el soldado opuesto girando en el aire con un sonido gráfico.

Ambos chocaron entre sí en el aire y cayeron hacia el suelo. Justo debajo de ellos estaba la figura de Allen que se estaba recuperando. Allen trató de esquivar de inmediato. Pero:

“Desde lo profundo de la tierra, los muertos capturan, [Doton – Naraku no Jigoku (El Abismo os Atrapa)]” (TI: Naraku no Jigoku = Prisión del infierno)

“Qu-”

El tobillo de Allen fue atrapado. La mano que sobresalió repentinamente del suelo estaba agarrando a Allen. La situación anormal que era como una película de terror lo hizo sentir agitado. Aun así, inmediatamente intentó sacudirse la mano, pero solo sintió dolor al ser atrapado con fuerza como por un grillete banco y la mano ni siquiera se contrajo.

Y entonces, justo después de eso, Allen fue arrastrado al suelo como las palabras de la voz resonante. El suelo no estaba pavimentado con asfalto ni nada, pero era un terreno duro que no podía ser fácilmente excavado por la fuerza humana, sin embargo, a pesar de eso, fue enterrado por debajo de su cintura en el piso sin ninguna resistencia, como si fue tragado en suaves arenas movedizas.

“Mierda-, ¿¡qué es esto―― gueh!?”

Allen pensó que todo su cuerpo podría ser completamente tragado bajo el suelo de esta manera, pero inesperadamente fue arrastrado solo hasta su cintura antes de que la fuerza jalándolo desapareciera. Al mismo tiempo, el terreno circundante también recuperó su dureza anterior. Allen luchó y golpeó el suelo, pero al momento siguiente, fue aplastado por la caída de ambos hombres totalmente armados, y chilló como una rana aplastada.

“¡Te lo mereces! ¡Sr. K, te lo mereces! ¡Doton manda!”

“¡Te lo ruego, vuelve Vanessa! ¡Realmente me gusta la genial tu habitual!”

Vanessa se volvió hacia Allen, que desapareció de la vista debido a ser aplastado por los dos soldados que parecían haberse desmayado; luego señaló mientras se reía, “Hyahhaa”. Mientras Emily hacía una réplica con ojos llorosos, el caos y los gritos resonaron desde el interior de los edificios rodeando el espacio abierto desde las cuatro direcciones.

“¡Mierda! ¿¡Qué está pasando!?”

“¡Solo de dónde está apuntando!”

“¡Ten cuidado con el fuego ami―― ¿¡Gua!?”

Los soldados del escuadrón especial maldecían mientras sus cañones vagaban en duda. Pero no pudieron ver a su enemigo sin forma (Kousuke). A veces captaban algo así como una sombra negra en el rabillo de sus ojos y en el rincón de sus mentes, pero en el momento en que dirigían la mirada hacia allí, las salpicaduras de sangre de sus camaradas venían desde una dirección completamente diferente; o serían despedidos como si fuese un chiste.

“La quietud de la noche oscura es espléndida. ¿No crees que algo como el sonido de los explosivos es grosero con ello?”

“¿¡Qu―― GIh!?”

“Hyuu-”, el viento sopló, y justo después de eso, a un soldado le cortaron los tendones de las manos y los pies, y colapsó.

“¿Lo sentiste no? El frío, pero suave brazo de la oscuridad”.

“¡MALDITOOOOOOOOO――!”

La suave sensación de ser acariciado en la nuca hizo que un soldado tuviera piel de gallina por toda la columna. Maldijo mientras sacaba una pistola sin demora y disparó detrás de suya, pero lo que sintió fue un toque caliente acariciando sus cuatro extremidades al instante.

“No sabes, que hay cosas en este mundo que no deberías saber. ¿Sabes lo que quiero decir? Sí, soy yo”.

“Este, monstruo――”

Su compañero debería estar a su lado disparando su arma desesperadamente. Sin embargo, lo que estaba parado allí era solo una sombra negra. ¿A dónde fue su compañero?, ¿Por qué no lo respaldaba? Sin siquiera tiempo para expresar tales dudas, un soldado más tuvo su conciencia cayendo al fondo de la oscuridad junto con el toque caliente que sintió en sus extremidades.

“¿Qué es esto…? Solo, ¿qué está pasando…?”

La Jefa Magdanese murmuró con asombro en blanco. El estruendoso sonido de disparos de fusiles automáticos, destellos sucesivos, y luego gritos y rugidos furiosos resonaron en todos los edificios circundantes. Su mirada recorrió los edificios a su alrededor como si fuera una mujer de campo viendo hacia un rascacielos. Dio unos pasos hacia atrás con un caminar tembloroso.

Esto fue imposible. Incluso si Kousuke era hábil, esto era extraño.

¿Cómo podrían los soldados volar lejos por su derecha y espalda al mismo tiempo cuando un soldado fue despedido del edificio a la izquierda? ¿Se estaba llevando a cabo la eliminación del enemigo en los cuatro edificios rodeando el lugar?

Kousuke estaba solo. El enemigo debe ser una persona. Incluso si el enemigo poseía una extraña técnica de lucha con trucos, solo este hecho debería ser cierto.

“¿¡Contra qué estáis luchando!? ¿¡El número de enemigos!? ¡Todos los equipos, informen!”

La Jefa Magdanese levantó una voz enojada. Normalmente, debería haber respuestas concisas y rápidas contestándole.

La luz de la luna estaba oculta detrás de una pequeña nube, y la oscuridad barrió el área. Los faros la iluminaban como si fuera una actriz parada sola en el escenario. Las respuestas regresaron a la Jefa Magdanese sudando fríamente.

「Este es Beta 2. La identidad del enemigo no está clara. La sombra, la sombra está ataca――」

「¡Este es Delta 4! ¡No lo sé! ¡No sé nada! ¡Mierda, mis compañeros están desapareciendo!」

「Alfa 3-. ¡El enemigo es un joven japonés! ¡Ese tipo es un monstruo! Las balas-, las balas no pueden darle-. ¡Puedo verlo, pero aun así no golpean!」

Se gritaron reportes desde el dispositivo de comunicación. “¡DADADADDADADA!”, la voz de los soldados teñidos de pánico se mezcló con el intervalo entre incesantes sonidos de disparos. Ni uno solo de ellos dio un informe claro que la Jefa Magdanese pudiera comprender.

「¡Todas las tropas, salgan! ¡Formen un círculo!」

Una voz dura que estaba teñida con un aura dominante resonó desde el dispositivo de comunicación. Esa fue la orden del capitán del escuadrón especial. Los soldados obedecieron esa voz como si fuera su salvavidas. Todos saltaron de las ventanas simultáneamente sin siquiera ver, sin siquiera pensar en las consecuencias, deseando alejarse lo más posible del aterrador algo acechando en la oscuridad dentro de los edificios.

Los soldados que saltaron de segundos pisos tomaron posiciones de aterrizaje hábiles que se esperaban de operadores entrenados, luego se pusieron de pie y se apresuraron al lado de la Jefa Magdanese. Los soldados que estaban en terceros pisos y más descendieron al suelo usando las barandillas de las escaleras, los marcos de las ventanas, y así sucesivamente para disminuir su velocidad, pero el temor llenando sus pechos causo que sus extremidades fallaran, y más de la mitad de ellos golpearon el suelo y se retorcieron.

Aun así, fueron arrastrados por sus camaradas para reunirse alrededor de la Jefa Magdanese y formaron un círculo alrededor suya. Apuntaron sus armas a los edificios circundantes con miradas desesperadas. Dirigieron sus vistas hacia las ventanas por las que saltaron hace un momento mientras contenían desesperadamente sus respiraciones agitadas que no estaban relacionadas con el agotamiento de su resistencia.

Dentro de las ventanas, estaba tan oscuro como si toda la luz estuviera siendo absorbida. Seguramente, incluso si se les dijera que eras agujeros que conectaban al reino de los muertos, las tropas lo creerían fácilmente en este momento. Los cañones estaban ocupados deambulando en busca del enemigo, lo que mostraba el estado de sus corazones. Seguramente, en sus corazones también había el sentimiento de vergüenza por haber dejado atrás a muchos de sus camaradas con los que habían compartido alegrías y penas dentro de esa oscuridad.

El personal del escuadrón especial que al principio tenía más de treinta personas ya había disminuido a diecisiete, incluido Allen, que de alguna manera logró salir del suelo, y el agente que estaba junto a la Jefa Magdanese.

No habían pasado ni cinco minutos desde que Kousuke desapareció. En tan poco tiempo, un pelotón de un escuadrón especial de asalto propiedad de una organización estatal fue acorralado a un estado parcialmente destruido.

El sonido de las respiraciones que no podía ser aguantado resonó. El sonido de ropa limpiando el sudor que fluía por otra razón que no era el calor resonaba. Nadie estaba hacia sonido. Incluso Allen, que a menudo bromeaba, buscaba desesperadamente la posición del enemigo con sus ojos errantes. Incluso la Jefa Magdanesa también sentía el sudor frío goteando de la punta de su mandíbula mientras sus ojos veían a su alrededor desde el centro de la formación circular.

Entonces, un extraño sonido resonó.

――Clop, clop.

Fueron pasos. Pasos resonaban en el mundo nocturno gobernado por el silencio.

――Clop, clop.

Pero, no había nadie que pudiera reaccionar a esos pasos. No, para ser más precisos, estaban reaccionando. Sin embargo, apuntar sus armas cuando supieron la posición del enemigo al escuchar, no fue la reacción que hicieron.

――Clop, clop.

La expresión de todos estaba temblando porque el sonido de esos pasos resonando en sus oídos en este momento provenía de un lugar imposible. Sus cañones se sacudían. No fue porque no entendieron a quién deberían apuntar. El asaltante terror finalmente causó que los duros soldados del escuadrón de élite no pudieran reprimir el temblor de sus dedos.

――Clop, clop.

Lentamente, burlonamente, los pasos reverberaron en la noche oscura. “Gulp-”, los sonidos de tragar saliva perforaron las orejas claramente.

La Jefa Magdanese suspiró profundamente. Y entonces, lentamente levantó la cabeza hacia el lugar desde donde esos pasos resonaban, hacia el lugar donde el dueño de los pasos parecía estar.

“――Imposible”.

Ese murmullo en el que parecía que el alma del hablante también salía al mismo tiempo con él, hizo que los otros soldados, Allen, Vanessa y Emily levantaran la vista también.

“Una vez más, buenas noches, damas y caballeros. ¿No creen que esta noche es una muy buena?”

Allí, un hombre de negro estaba parado.

Ese atuendo negro era más oscuro que incluso la oscuridad de la noche, como si le diera a cualquiera que lo viera una alucinación de que el negro de la noche se derretía con su ropa. Una máscara ocultaba la boca, completada con gafas de sol de tipo un solo lente. En una mano había una misteriosa espada corta negra que daba escalofríos a cualquiera.

Su voz resonó con un eco que transmitía la noche de la noche y la oscuridad de la oscuridad. Absoluta confianza y un aura dominante habitaban en su interior; sin embargo, al mismo tiempo, contenía un terror que sostenía firmemente los corazones.

En el aire, pasos resonaban de escaleras invisibles, como una gobernante que descendía de su trono. Detrás de su espalda, había una hermosa luna creciente que parecía la risa del diablo. Un paso, otro más. Esa figura que descendió del cielo nocturno al mundo inferior mientras hacía ondas de colores oscuros bajo sus pies era realmente una existencia de mito.

“Me gusta la luna creciente más que la luna llena. No es tan brillante como para alejar la oscuridad de la noche; sin embargo, adorna esta maravillosa oscuridad con color. Su forma que traza un arco se parece a la sonrisa de la diosa de la noche”.

Él, Kousuke estaba menospreciando todo, con gestos exagerados como los de un actor de teatro. Extendió las manos como para abrazar toda la noche; sin embargo, al no ver a nadie responder, se encogió de hombros. Y entonces, lentamente hizo una rotación, colocó su mano sosteniendo la espada corta detrás de su espalda, y su otra mano levantó sus gafas de sol, luego echó hacia atrás su pie izquierdo un poco.

Por cierto, esa rotación, y también su pose chuuni, por supuesto, no tenían sentido.

“Tú… tú, ¿qué demonios eres?”

Como se esperaba de la jefa de la agencia de seguridad. La Jefa Magdanese le preguntó a Kousuke sobre su verdadera identidad mientras todos se quedaron sin palabras y cayeron en un estupor al ver la situación imposible. La situación era demasiado anormal para ser descartada como un truco. Al final, ¿estaba realmente bien clasificar al hombre que hacia esa pose en el aire incluso ahora como humano…?

Esa pregunta vino de tal duda.

Con respecto a eso, la respuesta de Kousuke fue:

“‘¿Qué eres?’, creo que esa pregunta debería hacerse a todos ustedes en su lugar”.

“¿Qué, quieres decir con eso?”

La Jefa Magdanese le devolvió una mirada aguda incluso mientras se sentía perpleja. A eso, Kousuke giró una vez más, y luego, levantó sus gafas de sol con una mano y al mismo tiempo echó la cabeza hacia atrás un poco con la punta de su espada corta apuntando con un movimiento afilado.

“Oh guardián del país. Es exactamente como dijiste antes, hay pocas cosas que se pueden proteger con ideales hermosos. Sin la determinación de ensuciarse, lo que espera es ser pisoteado”.

Los ojos de la Jefa Magdanese se abrieron por las palabras de Kousuke. Ni siquiera se imaginó que haría una declaración que afirmara sus propias palabras. Parecía que Vanessa y Emily también estaban igualmente sorprendidas por eso. Emily todavía estaba completamente conmocionada sin poder recuperarse por su agitación, y Vanessa abrió mucho los ojos por la sorpresa que recibió.

“Solo sentir es insuficiente. Nada se puede hacer sin resolución. Intentar resistir el destino sin ensuciarse, algo así ni siquiera puede convertirse en una historia divertida”.

Esas fueron palabras pesadas. Aunque no sabían nada sobre este joven, entendieron que había pasado por una experiencia tremenda. Entendieron, cómo había sido grabado en su carne y huesos.

“Uno tiene que elegir lo que debe proteger. Uno tiene que persistir en llevar su propia voluntad, superando la distinción entre el bien y el mal. Desear todo, eso solo es posible para alguien que trasciende la extremidad de esa voluntad”.

Para proteger el gran barco que era el país de la mala voluntad y hostilidad acechando en todo el mundo, era imposible con solo ley. Era imposible resistir solo con la conducta correcta y los ideales hermosos. En el momento en que alguien maldijo que el otro era cobarde o lo peor, lo que perdieron no volvería.

El “proteger”, era una tarea casi imposible más de lo que los humanos podían imaginar.

Por lo tanto, Kousuke no negó la cara oculta de este país. El comportamiento de la organización inexistente que llamada Agencia JD. Si había cosas que no podían protegerse sin tal existencia, entonces era inevitable.

Sin embargo, todavía, aun así.

“Aun así, hay cosas que uno no debe tirar”.

Sí, por eso Kousuke estaba aquí. Estaba aquí, con su espada desenvainada. Desató la técnica y fuerza que obtuvo al final de los combates mortales, junto con una amarga experiencia, en otro mundo.

“La humanidad y justicia en el alma de uno”.

Esos no deben ser olvidados. Incluso si el cuerpo era ensuciado con un mal necesario, el alma no debe pudrirse junto con él. Si no, entonces el mal necesario algún día se degradaría a mero mal.

“La fe en el corazón de uno”.

La gente tenía fe en ellos de que protegerían la seguridad de este país. Esa fe no debe ser traicionada. Si eso fue traicionado, entonces toda su base se sacudiría.

“La sinceridad en la resolución de uno”.

Su resolución establecida, su juramento, esos deben llevarse a cabo fielmente. En el momento en que hicieron un compromiso, esa resolución se volvería desenfrenada y mostraría su colmillo incluso hacia aquellos que debería proteger.

Justo como la situación actual.

“Oh guardián. ¿Emily Grant no es alguien que tú también deberías proteger?”

“…”

La Jefa Magdanese no respondió. O posiblemente, no pudo responder.

“Nació en este país, se crio en este país, vivió en este país. Una chica como ella, ¿no es alguien a quien deberías proteger? Mal necesario, no lo rechazaré. Pero, al final, ¿Emily es alguien a quien debería apuntarse con algo así? Acorralar a alguien que está haciendo lo mejor que puede desesperadamente, una chica que desea crear una cura para una enfermedad incurable, ¿es esa la seguridad nacional de la que estás hablando?”

Al escuchar la pregunta de Kousuke, había personas que hacían expresiones complicadas entre las tropas del escuadrón especial; incluso había personas que obviamente se veían culpables. La expresión de la Jefa Magdanese no cambió. En este momento, estaba viendo directamente a Kousuke sin ninguna alteración.

Kousuke también le devolvió la mirada a la Jefa Magdanese como si esperara su respuesta. Todavía en su pose chuuni.

¿Cuánto tiempo estuvieron así? En poco tiempo, la Jefa Magdanese suspiró y silenciosamente abrió la boca.

“Yo también, soy el perro de mi país. No siento autodesprecio ni arrepentimiento de eso. Sin mencionar dudas, no tengo nada de eso… Ya he tomado mi determinación”.

Esa fue su respuesta.

Allen envió una mirada aguda que solo duró un momento al capitán del escuadrón especial y al agente. El capitán del escuadrón especial tensó levemente su mandíbula y, al mismo tiempo, el agente retrocedió un poco.

Kousuke lo sintió. Planeaban convertir a Allen y al escuadrón especial en peones desechables, para evacuar a la Jefa Magdanese de este lugar. El agente tenía la intención de correr hacia el carro para permitir que la Jefa Magdanese escapara.

¿Debería estar admirado, o exasperado por eso? Lo que hizo dudar a Kousuke de llegar a una conclusión, fue lo poco que dudaban Allen y los soldados del escuadrón especial. Para dejar escapar a su jefa, aceptaron su final sin siquiera un momento de vacilación.

“¿Esa es la resolución y sinceridad de ustedes?”

Obligarían a una chica de su propio país para proteger a las personas de la nación. A pesar de la opinión de Kousuke de que estaban poniendo el carro delante del caballo, esa fue la respuesta de la agencia de seguridad. Sabían muy bien eso, aun así, si ello era lo que decidía su patria, entonces no dudarían. Por eso, habían tomado la decisión de arriesgar sus vidas hace mucho tiempo.

Habló la Jefa Magdanese.

“Sobre el edificio de investigación, ese fue un triste error de nuestra parte. Tampoco pudimos detectar la traición de Kimberly, y también el cómo los estudiantes del Laboratorio Down iban a provocar una conmoción… Fue mi error hacer que Allen se infiltrara por su cuenta”.

Nunca había esperado que los guardias que protegían el {Berserk} fueran reemplazados por los cómplices de Kimberly. En ese momento, Allen hizo sonar la alarma debido a la reacción de los guardaespaldas que era diferente de los agentes entrenados habituales, y quedó completamente sorprendido por la conducta inesperada de los falsos agentes.

“No tengo excusa para eso”.

“Tal cosa, incluso si dices eso-”

Emily se enfureció al escuchar esa disculpa dirigida a ella. Cuestionó si esta mujer planeaba pedir perdón solo con esa frase. ¿No entendió cuán grande fue la pérdida que sufrió debido a sus acciones?

Pero al parecer, en contraste con sus palabras, la Jefa Magdanese ni siquiera tenía la mínima pizca de intención de pedir perdón. Sus ojos aún seguían fríos incluso mientras recibía la ira de Emily desde el frente.

“Todos ustedes, esta es una orden. Cumple tu deber”

“““““¡¡Sí, señora-!!”””””

La Jefa Magdanese retrocedió. Al mismo tiempo, Allen salió corriendo del círculo hacia Emily mientras el agente giraba hacia el carro. Los ojos de las tropas brillaron con su última intención asesina, y estaban a punto de apretar los gatillos al aire a Kousuke.

Sucedió en ese momento.

¡Tan-!, ¡Tan-!

Dos disparos resonaron débilmente.

“Muh”

“¿¡!?”

Esos no vinieron del escuadrón especial. Tampoco de Allen.

Un disparo perforo espléndidamente la carne de Kousuke, y el otro disparo paso a uno de los soldados mientras desgarraba el hombro izquierdo de la Jefa Magdanese.

La Jefa Magdanese se derrumbó por el impacto con una salpicadura de sangre. Y entonces, Kousuke cayó al suelo en una trayectoria de arco.

“¡¡KOUSUKEEEEEEE-!!”

“¡¡KOUSUKE-SAN-!!”

Emily y Vanessa gritaron en voz alta.

“Jefa-”

“-, ¡protejan a la Jefa!”

El corriendo Allen hizo un giro que hizo caso omiso de la estructura del cuerpo humano al tiempo que alzó una voz que expuso su agitación e inquietud por primera vez. Con el comando del capitán del escuadrón especial, varios de los soldados usaron sus cuerpos para cubrir a la Jefa Magdanese como escudo y arrastraron su cuerpo hacia la pared.

Emily y Vanessa corrieron hacia donde estaba cayendo Kousuke. Emily abrazó a Kousuke con una expresión que podía llorar en cualquier momento, y junto con Vanessa, jaló su cuerpo hacia la cubierta de un auto.

La segunda ola de ataque no llegó. Parecía que el francotirador se volvió incapaz de tener una línea de fuego. Aun así, todos se quedaron quietos mientras se mantenían en guardia de los alrededores. El cuerpo de Kousuke estaba flácido sin ningún movimiento.

No estaba claro cuánto tiempo pasó. Tal vez fueron unas pocas docenas de segundos. El capitán del escuadrón especial echó un vistazo y vio que los primeros auxilios para la Jefa Magdanese habían terminado, y estaba a punto de ordenar movilizarse, pero varias luces atravesaron el área.

Eran luces de faros de carros. Y no provenían de uno o dos. Más de diez autos corrían hacia ellos a gran velocidad.

Varios de los carros llegaron antes de detenerse y tomaron posiciones rodeando a las personas de la agencia de seguridad y al grupo de Emily. Todos los autos fueron detenidos horizontalmente y bloquearon cualquier vía de escape.

Vanessa y la Jefa Magdanese fruncieron el ceño por tener a cierta persona viniéndoles a la cabeza el cual usaba métodos repulsivos, pero astutos.

Parecía que sus expectativas dieron en el blanco.

“Yoo, honrada Jefa Magdanese. Qué envidia de ti el tener una reunión clandestina fuera de la ciudad por la noche. Déjame unirme también, vale”.

“Kimberly”.

Quien salió de uno de los carros fue Kimberly, quien lucía una sonrisa realmente desagradable. Con eso como el comienzo, docenas de hombres armados también salieron de los otros autos. No parecían entrenados como los soldados del escuadrón especial. Parecían más degenerados y violentos; si tenía que decirse, entonces eran se veían como compañeros miembros de la mafia.

Allen y Vanessa intentaron moverse con indiferencia. Pero como era de esperar, Kimberly no dio abertura y agudamente los notó.

“Whoops, ustedes dos, no se muevan de allí. Especialmente el analista-kun. Eres malas noticias después de todo. Solo inténtalo. Si te mueves, aunque sea un poco, entonces masacrare a todos sin piedad”.

Kimberly ordenó a sus hombres que liberaran los seguros de sus armas. Aunque las personas que se habían resuelto a morir en este momento no obedecerían esa instrucción tan fácilmente, ambos se vieron con sus cañones alzados incluso con esa abrumadora diferencia en la fuerza de batalla.

“Bueno, supongo que es así. No hay forma de que la jefa obedezca simplemente. No importa qué, eres la ‘El núcleo de la protección de 『Gran Bretaña』’ o ‘La mujer de hierro que se casó con 『Gran Bretaña』’, ¿eh? Lo que es más, tienes una fuerte mala suerte”.

Kimberly se encogió de hombros mientras observaba el brazo izquierdo de la Jefa Magdanese que rezumaba sangre. Y luego, volvió su mirada hacia la razón por la cual no mató a la Jefa Magdanese y a todos los demás aquí de inmediato.

“Entonces, jefa-sama. ¿Qué demonios es eso?”

Al final de su vista estaba el flácido Kousuke que solo parecía un cadáver inmóvil incluso ahora, y la figura de Emily que abrazando a Kousuke.

“Las élites de la sección de asalto de la agencia de seguridad fueron medio destruidas en pocos minutos. Lo que es más, demostró una técnica increíble similar a flotar en el aire. Cuando escuché el informe del francotirador y vi la grabación del video, pensé que mis ojos saldrían de sus cuencas, ¿sabes?”

La mirada de Kimberly dejó a Kousuke y vagó por el aire. “Bueno, debe haber un cable o algo en el aire”, parecía que pensaba que lo que Kousuke hizo fue un truco por esas palabras que dijo.

Aunque sin embargo era un traidor, anteriormente fue miembro de esa agencia de seguridad, y por ello Kimberly sabía lo poderosa que era la sección de asalto. Parecía que quería saber la razón de cómo un grupo como ese podría ser arrinconado a la destrucción así de impotentemente. Esa fue la razón por la que dejó que las tropas siguieran vivas incluso ahora.

La Jefa Magdanese distorsionó su expresión cínicamente ante tal Kimberly.

“No hay forma de que sepa qué es eso. Eso es… sí, es “algo” que el conocimiento humano no alcanza. Según las palabras de esa cosa, él es la Mano Derecha del Rey Demonio, algo así”.

“¿Rey Demonio, qué? ¿Qué tipo de broma es eso? Eso――”

――Llamándome “eso”, “eso” desde hace algún tiempo, es un poco descortés, ¿no es así?

Una voz de repente reverberó con eco. Kimberly y su grupo se sorprendieron y vieron a su alrededor. La Jefa Magdanesa sacudió la cabeza con una expresión que parecía un poco cansada mientras decía, “Aa, tal como pensaba”.


Autor: Muchas gracias por leer esto cada vez.

Muchas gracias también por los pensamientos, opiniones e informes sobre errores ortográficos y palabras omitidas.

La siguiente parte se subirá en una hora más.

Ex: Espero que esto sea un sábado o en una fecha especial para que haya pack, porque no lo subiré seguido.

Por cierto, siento como si tradujera Naruto con esos nombres.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s