Arifureta — Capítulo 207


Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


After Story: Compilación de Lord Abyssgate del Mundo

¿Estás Preparada?

“¿Cómo le va, Doctora Grant? Soy Sharon Magdanese, la persona a la que se le confía el cargo de jefa de la agencia de seguridad nacional. Le llevaré a un lugar seguro y protegido. Ahora, por aquí”.

La Jefa Magdanese instó como si fuese natural que la situación fuera así. En el medio de donde los faros de ambos carros chocaban entre sí en rivalidad, se abrió la puerta del asiento trasero del auto negro, de allí salieron el analista Allen Parker y otro agente masculino.

Allen estaba extendiendo ambas manos en una postura exagerada, como si dijera, 「Ya, estabas asustada, ¿verdad?, ¡salta a mi pecho!」. Aunque por alguna razón, la punta de su nariz tenía una gasa grande puesta allí, era una figura realmente dolorosa o estúpida.

“¡Qué quieres decir con “protección”! ¿¡Cómo te atreves a decir descaradamente eso después de secuestrar a mi familia!”

El gesto que era demasiado descarado hizo que se alcanzara el punto de ebullición de Emily al instante. Bajo toda perspectiva debería comportarse modestamente en consideración del bienestar de su familia, pero en este momento, podía depender de un chico confiable con respecto a eso. Emily pudo honestamente alzar su voz en un enojo que incluso le sorprendió.

La Jefa Magdanese mostró una sonrisa amarga realmente problemática a Emily, que era así.

“Doctora Grant, parece que está bajo un gran malentendido. No hay forma de que nosotros, las personas de la agencia de seguridad, hagamos algo como un secuestro. Solo estamos resguardando a todos los miembros de la familia Grant”.

La Jefa Magdanese habló con un tono y actitud como si estuviera amonestando a un niño que haciendo un berrinche hacia Emily que reflexivamente iba a protestar.

Quiso decir que aseguraron a la familia Grant para protegerlos de la organización que aniquiló a Hughes y a los otros agentes de la agencia de seguridad. La tableta que dejaron atrás solo reaccionaría a la huella digital de Vanessa, sin que sus otras personas no pudieran ver la información que contenía. Era válido para ellos estar al lado de la familia Grant para ponerse en contacto con Vanessa y Emily, quienes cortaron el contacto con la organización. En primer lugar, la agencia había aprobado la adopción del programa de protección, por lo que habían planeado moverse para protegerlos desde el principio.

“Pe, pero…”

Emily se quedó sin palabras después de recibir la explicación lógica. Vanessa dio un paso adelante en lugar de Emily.

“¿Jefa, puedo hacer una pregunta?”

“Absténgase Agente Paradis. Su habilidad para proteger a la Doctora Grant usted misma es digna de reconocimiento, pero está actuando de manera demasiado arbitraria por su cuenta. Aunque hubo un ataque de Warren y otros, deberías poder haberte contactado antes”.

Las palabras en como cuchillos de la Jefa Magdanese cortaron cualquier discusión de un solo golpe. El destello de sus ojos también presionaba con una intensidad varias veces mayor que la habitual. Sin embargo, Vanessa, que normalmente vacilaría en pánico dentro de su corazón contra esto, dio un paso más adelante y mostró su voluntad con acción.

“… ¿Entiendes, qué estás haciendo ahora?”

“Si. Entiendo muy bien. Hasta que mi pregunta sea respondida, no bajaré la pistola”.

Sí, Vanessa apuntaba con una pistola a la Jefa Magdanese. Su mirada era afilada y mostraba que no retrocedería incluso contra la Jefa Magdanese. Su voluntad de determinación fue emitida por todo su cuerpo. Allen silbó, “Hyuu~”, detrás de la Jefa Magdanese con admiración. El otro agente tragó saliva.

“Esto no terminará con una simple baja disciplinaria”.

“Estoy resuelta para eso”.

La Jefa Magdanese vio fijamente a Vanessa por un rato, y luego suspiró un poco. No estaba claro qué tipo de significado tenía ese suspiro… Una expresión complicada destelló brevemente en el rostro de la Jefa Magdanese mientras instaba a Vanessa a continuar con su mirada.

Vanessa abrió la boca con su pistola aún apuntada con vigilancia.

“¿Por qué estás, la Jefa misma, en este tipo de lugar?”

“Perdí cinco agentes que envié para ejecutar el programa de protección, entre los que uno fue Hughes. Además, el culpable también es un agente de la agencia de seguridad… si esto se filtra afuera, seguramente los medios saltarán de alegría. Es más, al ver cómo esto se relaciona con el Caso Berserk que agitó mucho al mundo, entonces sería más cierto. Este caso ya es el más grande, incluso entre los casos que enfrenta actualmente la agencia de seguridad”.

“¿Estás diciendo que no es extraño para usted salir?”

“Naturalmente. Por no hablar de cómo actualmente no sabemos cuántas personas hay dentro de la agencia que son como Warren, o más precisamente, aquellos bajo el patrocinio de la organización detrás de Warren. La solución óptima es que me mueva”.

Esa explicación tuvo coherencia. Había un agente doble surgiendo de la oficina, y encima de eso, no había tiempo para limpiar la organización en este momento. En tal situación, podría decirse que fue una decisión heroica para la parte superior actuar junto a sus pocos subordinados de confianza.

La Jefa Magdanese le dirigió a Vanessa una mirada fría que decía, 「¿Ya terminaste?」, sin embargo, Vanessa ni siquiera movió su arma.

“Entonces, una pregunta más. Lo que causó que {Berserk} se dispersara en el edificio de investigación se debió a la disputa entre Kimberly y alguien luchando por la posesión de {Berserk}. Según lo que dijo Kimberly, ese alguien era una persona experta en un nivel que ni siquiera él podía igualar.

“… ¿Y?”

“Una organización que posee un operador lo suficientemente hábil como para manejar a Kimberly, cuya capacidad de combate es alta incluso en la agencia de seguridad, conoce la existencia de {Berserk}, y vino a robarlo en ese momento. Además, naturalmente, ese operador pertenece a una organización diferente de la de Kimberly. Solo conozco una organización que cumple todas esas condiciones”.

“¿Estás insinuando que ordené la usurpación de {Berserk}?”

“¿Me equivoco? Kimberly quien me atacó insinuó esa posibilidad”.

La Jefa Magdanese se encogió de hombros con una expresión que parecía decir lo inútil que era esta charla.

“¿No me digas que estás aceptando las palabras de un traidor en serio? Si ese es realmente el caso, entonces solo puedo dudar de tu calificación como agente”.

“Dejando a un lado mi calificación, no hay duda de que usted jefa está bajo sospecha de ordenar el ataque. Por favor conteste. ¿Fue usted jefa la que dio la orden de robar {Berserk}?”

La mirada de Vanessa atravesó a la Jefa Magdanese a través de la mira de su arma. Desde el principio, Vanessa no pensó que recibiría una respuesta honesta. Por lo tanto, con la determinación de desafiar a su superior, que debería ser considerada como un monstruo que había cargado a hombros a una agencia de 『Gran Bretaña』 durante muchos años hasta ahora, se concentró para discernir la verdad o las mentiras.

Pero, como se esperaba de la leyenda viviente que asumió la seguridad nacional, no era alguien común. Su rostro no cambió ni un poco, incluso contra la mirada afilada de Vanessa y el hecho de que le apuntaban con una pistola. Al final, abrió la boca con naturalidad, incluso hizo que cualquiera que escuchara su voz sintiera su exasperación como si se enfrentara a un niño problemático que no era obediente.

“La respuesta es, No”.

“… ¿Es verdad?”

“Probar algo que no he hecho es como probar que el diablo existe. Si me estas pidiendo que muestre la prueba, entonces no tienes más calificaciones para presentarte como agente de la agencia. En primer lugar, ¿por qué crees que tengo que ordenar robar {Berserk}?”

Ciertamente, para la agencia de seguridad que no sabía que Emily y compañía planeaban escapar, era un trato hecho que Emily y el resto acudirían a ellos. Incluso si la jefa no ordenó intencionalmente su robo, la agencia de seguridad debería poder obtener todo, ya sea {Berserk}, la creadora Emily, o el antídoto que Emily crearía.

Por lo tanto, podría decirse que la Jefa Magdanese no tenía necesidad de asegurar {Berserk} en ese momento.

Las fuentes de la duda de Vanessa eran evidencias circunstanciales; su propio instinto también jugaba un papel importante en ello. Al final, Vanessa, que era consciente de eso, solo podía intentar mostrar todos esos hechos ante la jefa para tratar de sacudirla y luego ver a través de la jefa con sus propios ojos.

Vanessa no pudo responder nada. Enfocó sus ojos para tratar de ver a través de la verdad, pero la Jefa Magdanese no se sacudió ni un poco. Vanessa estaba empezando a dudar de su propio instinto… ¿podría ser que el primer ataque fue realmente causado por una organización completamente diferente?

“¿Terminaste con tus preguntas? Entonces, Vanessa Paradis, necesitarás ser restringida. ¿No me digas que piensas que podrás continuar en tu posición después de apuntarme con un arma así?

“Eso es…”

La Jefa Magdanese levantó una de sus manos. El agente parado al lado del carro negro caminó sin decir nada. Parecía que planeaba contener a Vanessa.

Emily levantó la voz al ver eso.

“¡Espere! ¡Vanessa hizo eso solo por mi bien! ¡Incluso hasta ahora, me ha estado protegiendo todo este tiempo! Es por eso――”

Sin embargo, esa súplica fue silenciada a la fuerza por el brillo de los ojos de la Jefa Magdanese.

“… Doctora Grant. Deseo que pares con tu egoísmo infantil también. ¿Has pensado en cuántos sacrificios han surgido en este caso en el que estás involucrada?”

“-, eso…”

“Eres una prodigio, ¿no? Bueno, tal vez eso solo se limita a un campo específico, pero… desearía que pudieras tener el discernimiento para saber lo correcto de lo incorrecto cuando es realmente necesario. Tengo la autoridad de restringirte como la persona que creó {Berserk} y hacerte crear el antídoto. Después de todo, esta es una situación que amenaza la seguridad del país. Pero, en ese caso, la protección de tu familia no se incluirá, ¿sabes?”

“Tal cosa-. ¿No dijiste que estás protegiéndolos adecuadamente――?”

“Sí, eso se debe a nuestra buena voluntad”.

En otras palabras, quería decir que, si Emily planeaba complicar este caso, entonces la agencia de seguridad no resguardaría a la familia Grant. Y entonces, la Jefa Magdanese restringiría a Emily con la autoridad poseída por la organización y la obligaría a investigar el antídoto. Lo más probable es que, incluso si Emily llevara esto a tribunales, no pasaría. Después de todo, esto fue un caso que amenaza la seguridad nacional tal como dijo la Jefa Magdanese. Y Emily no era una tercera parte en esto; era literalmente el origen de la situación.

Vanessa bajó su arma. Su instinto seguía sonando la campana de alarma con fuerza dudando de la agencia de seguridad. Sin embargo, no había ningún agujero en la lógica de la Jefa Magdanese. Tampoco pudo detectar ningún signo de mentira. Y entonces, incluso Emily también sentía que solo estaba siendo escandalosamente egoísta después de escuchar las palabras de la Jefa Magdanese, sus hombros cayeron. Su ira se desinfló cuando le dijeron que su familia no había sido secuestrada ni nada.

La Jefa Magdanese suspiró como para decir lo problemático que era todo esto, y estaba a punto de darse la vuelta. Reemplazándola, el agente caminó hacia adelante para contener a Vanessa y detener a Emily.

Entonces, una voz de repente llego a sus oídos.

“¿No crees que es mejor para si lees cuál es el significado de las palabras buena voluntad en el diccionario?”

Era una voz distante que no coincidía con el lugar. Aunque la voz no se alzó demasiado fuerte, resonó con extrema claridad.

Todas las personas en ese lugar se sorprendieron sin excepción. Vanessa y Emily, que estaba emocionalmente paradas a su lado, rápidamente se dieron la vuelta tan rápido que su impulso pudo cortar el viento.

“… Esa reacción. Eso duele, saben. ¿Por qué todos ven ‘¿¡QUIEN-!?’ así? Incluso Emily, a pesar de que estabas agarrando mi manga hasta ahora”.

Kousuke torció sus labios en la forma de ‘へ’ insatisfecho. Vanessa y Emily desviaron la vista con torpeza. No había manera de que pudieran decir que habían sacado por completo de sus cabezas a Kousuke, que estaba justo detrás de ellas, y que ahora estaban completamente conmocionadas. Kousuke ya había visto completamente eso por sus reacciones.

“… ¿Quién eres tú? ¿Parece que te estuviste escondiendo dentro del auto?”

“No, no, ¡salí del auto junto con Emily! ¡Cuando Vanessa-san te interrogó, también estaba con normalidad detrás de ella!”

“…”

¡La dudosa expresión de la Jefa Magdanese! ¡Kousuke fue herido aún más! Pero, estaba acostumbrado, ¡así que está bien!”

“Responde la pregunta”.

Por ahora, la Jefa Magdanese ignoró la réplica de Kousuke y repitió su pregunta. Kousuke simplemente ignoró su orden y respondió con una “sonrisa amigable” (completa con una vena en la frente).

“No importa quién soy, ¿verdad? En lugar de eso, deja de usar declaraciones pretenciosas y trae a la familia de Emily aquí de inmediato. No importa de qué va a hablar, todo comenzará después de que haga eso, ¿no?”

“Un chico extranjero como tú, ¿sabes con quién estás hablando――?”

Un aire frío que era incomparable con el de antes surgió de la Jefa Magdanese. Pero, incluso cuando Vanessa sudaba reflexivamente por eso, Kousuke solo lo desvió con calma. ¿Y qué si ella fuera una figura autoritaria de un país? En comparación con las apóstoles de dios que marcharon con una intención asesina inhumana, o la presión del Rey Demonio que carecía incluso de una pizca de misericordia, esta mujer parecía un cachorro con una mirada amenazante.

“Algo así como las palabras de alguien que se comportaba despreciable para avivar la ansiedad de la persona con que habla, no importa cuán consistente parezcan, no son confiables en absoluto”.

“¿Avivar la ansiedad?”

La Jefa Magdanese ladeó la cabeza como si no supiera de qué estaba hablando. Ver eso hizo que Kousuke reemplazara su expresión por una helada.

“¿No fue eso lo que hiciste? ¿Qué demonios pasa con ese mensaje en la tableta? No me digas que fue solo para mantenerlo en secreto de otras personas. Basta ya con las estúpidas excusas. Después de todo, si querías contactar a Vanessa-san, entonces hay muchas otras formas de hacerlo”.

Simplemente podrían dejar atrás un simple celular que lleno con un único número de contacto para llamar. Había muchas maneras de hacer que Vanessa se pusiera en contacto con la agencia. Incluso si quien contacto no fue Vanessa, entonces esa también podría ser una oportunidad para investigar contra quién se enfrentaban. No había necesidad de dejar atrás expresamente la grabación de video de la familia de Emily de esa forma.

Estaban dejando ese tipo de mensaje usando ese tipo de método para grabar un mensaje en el subconsciente de Emily. Que, si les apetecía, podrían hacer lo que quisiesen con su familia. Que todavía estaban a salvo, por ahora. Todo ello fue para facilitar que la balanza en el corazón de Emily se inclinara hacia un lado cuando se le acercaran con la opción que parecía protección. Para inculcar en ella cuál era el orden jerárquico en su relación.

Kousuke entendió eso, entendió cuánto Emily estaba preocupada por su familia. Ya había escuchado de ella sobre sus sentimientos que no querían perder a sus personas importantes una segunda vez.

Es por eso que el medidor de ira de Kousuke estaba aumentando sin parar.

“Incluso ahora estás actuando así. Te atreves a poner aires como si todo fuera culpa de Emily. Los que causaron este caso en primer lugar, y luego todo después de eso, todos ellos son culpa de los estúpidos idiotas cegados por la codicia. La lucha por esa cosa que fue creada accidentalmente, en la que incluso arrastraron a las personas importantes de esta niña, son las acciones de otros imbéciles descerebrados en alguna parte. No te confundas aquí. Esta niña es la víctima, no la perpetradora”.

Por supuesto, tenía la responsabilidad como creadora de {Berserk}. Por eso Emily estaba aquí. Incluso tenía la opción de mantener la cabeza baja, volverse pequeña y esperar hasta que todo terminara. Pero se resolvió a que había cosas que le habían sido confiadas, que había cosas que tenía que hacer sin importar qué, y por ello estaba aquí parada.

“Ella todavía tiene dieciséis años, ¿sabes? Y, aun así, perdió a las personas importantes que eran como su familia, y no se le permitió encontrarse con su familia relacionada por sangre… contra una niña como esa, aquí estás, avivando su ansiedad y culpa. Absolutamente no puedo confiar en alguien así”.

“…”

Las palabras distantes de Kousuke se mezclaron con ira. Era impensable que este fuera el hombre olvidado hasta ahora incluso por Vanessa y Emily. Algo que no podía ignorarse de ninguna manera estaba saliendo de él. La Jefa Magdanese estaba callada; sin embargo, su cuerpo estaba encarando a Kousuke. Esa actitud suya era la prueba de la existencia de esa presión no identificada.

Kousuke caminó hacia adelante pasando por Vanessa y Emily. Y luego, dejó de caminar cuando estaba entre la Jefa Magdanese y Vanessa, y entonces preguntó sin ver atrás.

“Hey, ¿Vanessa-san, qué te dice tu instinto? A quién le importa la lógica. Tu corazón que ha estado protegiendo a Emily de todo corazón hasta ahora en cualquier tipo de situación, sin importar lo que te hayan dicho, ¿qué te dice ahora sobre esa mujer?”

Los ojos de Vanessa deambularon. Sin embargo, incluso eso fue solo por un momento. Respondió con una expresión fría, como para cortar su vacilación.

“Mi instinto dice que ella es negro”.

“¿No es así? Yo también pienso lo mismo”.

La mirada de Kousuke se movió silenciosamente de la Jefa Magdanese, y luego dirigió su vista hacia ella.

“En primer lugar, ¿qué hace la mujer que envió a su subordinado de mierda, el que apuntó con su pistola a Vanessa cuando escapamos del hotel, hablando tras este punto?”

La mirada de Kousuke fluyó suavemente hacia Allen.

“Eh, ¿y, yo?, ¿qué estás, diciendo tan repentinamente…? Soy solo un humilde analista――”

“No te hagas el tonto, hombre de gasa. ¿Es esa tu verdadera cara? Tu disfraz es bastante bueno. Pero, la cicatriz de mi ataque cenicero no es algo que pueda tratarse de alguna manera de inmediato, ¿no?”

“Realmente no entiendo de qué estás hablando…”

“No estoy simplemente faroleando o simplemente adivinando. Me acuerdo de tu presencia. Por eso, el matón que se interpuso en nuestro camino esa vez, eras inconfundiblemente tú”.

El analista con una gasa en la nariz, la mirada de Allen Parker deambulaba desconcertado. Estaba murmurando, “Oh tiioo, de verdad, de qué se trata esto…”, pero Kousuke ya perdió el interés y apartó la vista de él. Detrás de Kousuke, Vanessa creía sus palabras, y ahora estaba haciendo una cara inquisitiva sobre por qué había un simple analista presente en ese hotel.

La Jefa Magdanese suspiró una vez más.

“… Y, no puedes creerme, entonces, ¿qué harás? Como saben, la organización de Kimberly perseguirá a la Doctora Grant sin piedad. Ni siquiera les importará cuántos sacrificios se producirán en los alrededores”.

Implícitamente declaró que, al final, no tenían más remedio que obedecer a la agencia de seguridad. Normalmente, así era como sería. Una organización solo puede ser repelida por otra organización. Esa era la razón por la que Vanessa estaba tratando de determinar la verdadera intención de la jefa.

¿Qué podrían hacer una agente y un chico extranjero solo hablando valientemente?”

“La protegeré entonces”.

“… ¿Qué dijiste?”

La Jefa Magdanese preguntó reflexivamente cuando escuchó esas palabras que fueron dichas de manera casual. Eso fue tan natural. Aunque el hablante era un chico de 『Japón』 que a menudo se decía era un país idiota amante de la paz, esa gran habladuría estaba muy lejos de la realidad. Había un límite incluso para estar fuera de lugar.

Sin embargo, Kousuke no mostró ni una pizca de vergüenza o parecía que estuviera borracho con la situación, continuó sus palabras de manera casual.

“Dije que no hay ningún problema. Está bien si Emily cumplió con su deber por el camino que ella misma decidió. Junto con su familia. Por supuesto, lo mejor sería si la agencia de seguridad ‘respetablemente’ le brindara protección sin hacer estupideces. Incluso si no podemos obtener el respaldo de ustedes, no habrá ningún problema. No importa, no dejaré que nadie sea una molestia. Ya sea Emily o su familia, los protegeré con todo”.

“… Parece que te estás poniendo un poco demasiado animado después de experimentar el chico conoce chica. ¿Me pregunto si has estado viendo demasiadas películas?”

Detrás de Kousuke, una chica estaba presionando su pecho diciendo, “Hauu”, como si algo la hubiera atravesado. La Jefa Magdanese le dio un vistazo de lado con un aspecto exasperada en su rostro. Al ver eso, Vanessa se opuso con paso seguro.

“Jefa, él no es un chico normal, ¿sabe? Por lo menos, si se pone serio, entonces los tipos como un analista y un agente no serán sus rivales. Además, sobresale en la guerra de información y puede asesinar a cualquier tipo de oponente. Jefa, no eres una excepción”.

“… Parece que lo evalúas muy altamente, Paradis. ¿Y entonces? Este niño que no importa cómo lo vea no es más que un niño soñando que un malentendido en que se cree así mismo el personaje principal, ¿quién estás diciendo que es?”

Vanessa hizo una sonrisa que, aunque pequeña, era claramente una sonrisa intrépida, y luego habló de su mejor carta de triunfo.

“Él es quien consiguió que su nombre se registrara en la lista negra de la agencia de seguridad solo en unos pocos años de actividad, el Sr. K”.

「Por eso no hagas nada imprudente. Protege a Emily y a su familia adecuadamente. Y cuando termine el antídoto, deseche todos los {Berserk} que existan actualmente. Prométenos eso」. Vanessa transmitió eso. 「No sé qué tipo de motivo oculto tiene la jefa, pero concéntrate solo en resolver este caso」. Quiso decir.

Vanessa devolvió palabras amenazadoras en respuesta a las palabras igualmente amenazantes de la Jefa Magdanese. Por un momento, la Jefa Magdanese mostró una expresión como si estuviera viendo una escena sorprendente, pero en el siguiente momento, se rio.

“… ¿Qué tiene de divertido?”

La mirada de Vanessa se agudizó con irritación. Los hombros de la Jefa Magdanese temblaron al ver eso.

“No, te dirigiste a la casa de la familia Grant por cuenta propia, me apuntaste con un arma y hay muchas de tus acciones que realmente fueron realmente seguras de ti misma. Me preguntaba qué pasaba con eso, pero pensar que la base de esa confianza es el ‘Sr. K’ de todas las cosas. Bueno, aunque ciertamente, contactaste al Sr. K, así que quizás sea comprensible que confundas a ese chico como él”.

“¿Qué estás diciendo――”

“Él no es el Sr. K”.

Se rieron de su carta de triunfo, y al final, se le negó decisivamente de esa manera. Vanessa se quedó sin palabras. Estaba a punto de argumentar cuál era la base de que dijera eso.

La Jefa Magdanese mostró un gesto como si estuviera pensando en algo por un momento, y luego respondió con unos ojos como si estuviera viendo algo lamentable.

“Paradis. Verás, el Sr. K. es miembro de la agencia de seguridad”.

“… ¿Eh?”

Los ojos de Vanessa se convirtieron en puntos en incomprensión. Hacia tal Vanessa, la Jefa Magdanese continuó sus palabras lenta y meticulosamente como si moliera su esperanza hasta ser polvo.

“Es natural que no lo sepas. Es personal que está fuera de la ley. Agencia JD (John Doe). La agencia de inteligencia y agencia de seguridad, estas dos grandes organizaciones de nuestro país se oponen a las personas y organizaciones peligrosas e inquietantes dentro y fuera del mismo. Pero la Agencia JD es una organización inexistente que se extiende sobre estas dos organizaciones. Todos los miembros son llamados con alfabetos o números”.

“Pe, pero, el Sr. K, él es un asesino――”

“Sí, por eso te dije, ¿no? Que está fuera de la ley, y que no existe”.

Vanessa estaba sin palabras. Por supuesto que lo estaría. Después de todo, la organización a la que pertenecía estaba llevando a cabo asesinatos fuera de los límites de la ley. Realmente era como el mundo de una película. Cómo la oscuridad era una parte inevitable de una gran organización.

Y luego, esta información que originalmente se conocía solo por los escalones más altos, aparte de la jefa, ahora se reveló aquí; fue para romper el corazón de Vanessa y Emily. Para transmitirles a ambas que la agencia no se retiraría, no las dejarían escapar. Con el fin de mostrar la potencia de una organización estatal.

“Fue una sorpresa que hicieras contacto con el Sr. K y separaras contacto de la sede. Porque era un método impensable de ti, que todavía eres joven con un sentido del deber y la justicia mayor que otros, incluso si generalmente te esfuerzas por ser calmada. Aunque, a pesar de que lo envié a darle cobertura a ambas, para que lo sacaran por un cenicero pasando… Me pregunto si tu habilidad debería ser reevaluada, ¿qué piensas, Allen? No, ¿agente ‘K’?”

La Jefa Magdanese vio hacia atrás y miró con una mirada apremiante que incluso emitió intención asesina. Delante de su vista, estaba el analista Allen.

Sí, tal como dijo Kousuke, el hombre que se desmayó debido al lanzamiento del cenicero cuando escaparon del hotel, y, además, al que Vanessa le pisó la entrepierna, era Allen disfrazado. Al mismo tiempo, en realidad era el Sr. K que recibió la solicitud de respaldo de Vanessa. La razón por la cual el Sr. K, que se suponía que era un asesino, accedió a recibir el trabajo de ser el guardaespaldas de Emily ahora se dijo aquí.

“En, entonces, Kousuke, es…”

Junto a Vanessa, que estaba asombrada de ver la oscuridad de la organización, Emily murmuró con ojos temblorosos.

Allen caminó hacia adelante con una tableta en la mano mientras temblaba ante los ojos de la Jefa Magdanese. Había estado utilizando esa tableta todo el tiempo justo después de confirmar la presencia de Kousuke aquí, y el resultado de eso parecía ser la respuesta a la pregunta de Emily.

“¿Je, Jefa? Ciertamente, he estado cometiendo errores continuamente en estos pocos días, pero eso es porque soy un asesino, todo lo demás fuera de eso está fuera de mi especialidad, ¿puede ver…? Por eso, lo que quiero decir es, por favor no se enojes tanto…”

“Cállate, incompetente”.

“Sí Señora”.

Allen, a quien le arrebataron la tableta, dejó caer los hombros abatido. La mirada de la Jefa Magdanese se dirigió hacia la información que Allen reunió. Allí, se proyectó la foto de la cara de Kousuke que fue tomada quién sabe cuándo y su foto en el aeropuerto hace unos días. Y luego, la edad y nacionalidad de Kousuke se calcularon a partir de la lista de pasajeros, y la verdadera identidad de Kousuke se determinó.

Aunque Allen se llamaba a sí mismo especialista en asesinato, su habilidad como analista era de súper primera clase. Era famoso como un asesino que era fuerte en la guerra de información, pero parecía que la fama no era simplemente porque estaba respaldado por la agencia de seguridad.

“Kousuke Endou. Japonés, 18 años. Nacido de una familia realmente normal, y va a una escuela secundaria realmente normal. ¿Viajas al extranjero usando tus vacaciones de invierno?… Oh, eres uno de esos Retornados que anteriormente agitaban al mundo. Ya veo, así que viajaste sin rumbo así y metiste la nariz en este caso. Esa confianza infundada tuya, me pregunto si se debe a tu optimista pensamiento de que también estarás bien esta vez porque regresaste una vez de esa desaparición”.

Vanessa y Emily estaban sorprendidas. A veces pensaron, 「¿Es realmente un sicario virtuoso?」. No podía conducir un carro. No traía un arma, y ​​lejos de eso incluso dijo que no podía disparar correctamente. Y, sobre todo, la atmósfera en la que estaba cubierto era demasiado ligera. En la medida en que decir que era realmente un estudiante japonés le quedaba.

Aun así, pensaron que era el Sr. K porque pudieron atravesar el asalto en ese hotel gracias a él. Y además, por la expresión que a veces les mostró que les hizo esperar 「Como era de esperar, realmente es el autentico」.

Pero resultó que en realidad solo era un estudiante de 『Japón』.

“Por eso ya se los dije muchas veces. No soy el Sr. K. Ambas no me creyeron en absoluto…”

Kousuke vio hacia atrás con una sonrisa irónica. La Jefa Magdanese anunció a tal Kousuke.

“Sr. Endou. Consideraré que no pasó nada si te vas a casa ahora”.

“Ehh. ¿No crees que voy a hablar sobre la Agencia JD o sobre varias otras cosas?”

“¿Quién creerá ese tipo de historia cuando es un niño japonés quien las cuenta? Deja ya de poner aires como si fueras el personaje principal de un cuento”.

Justo después de eso, sonó un solo disparo y una bala desgarró el suelo cerca de los pies de Kousuke. Allen dijo, “Lo siento, vale”, mientras disparaba tan rápido que no se vio el desenfunde del arma. Esa fue la última advertencia. Si Kousuke no se dio la vuelta y escapó con la cola entre las piernas aquí, entonces habría un informe en las noticias sobre cómo un chico japonés tuvo un desafortunado accidente en su viaje.

Eso fue transmitido a Kousuke muy claramente. Pero:

“Bueno, no puedo ir a casa sin embargo”.

“¿Todavía no puedes ver la realidad?”

“No, soy consciente de ello. Hay treinta y dos hombres armados. Están al acecho dentro de los edificios a nuestro alrededor y rodearon completamente este lugar. Al menos sé eso”.

La expresión de la Jefa Magdanese cambió por primera vez desde que vino aquí. Sus ojos se abrieron realmente con su sorpresa al descubierto. Incluso mientras estaba así, la mirada de Kousuke recorrió lugares como la ventana de un edificio, la sombra a la esquina de una calle, detrás de un pilar, etc. Todos esos lugares eran donde se escondía el escuadrón especial de la sección de asalto de la agencia de seguridad basado en el arreglo de la Jefa Magdanese.

“Te moviste personalmente, trayendo solo esos dos porque no tienes a nadie en quien puedas confiar. Eso fue lo que dijiste, pero parece que realmente trajiste unos cuantos a pesar de eso”.

“Tú…”

Las palabras de la Jefa Magdanese quedaron atrapadas en su garganta cuando vio los ojos penetrantes de la persona que debería ser solo una estudiante. Su preparación para el peor de los casos fue contraproducente. Un leve indicio de agitación se filtró desde los alrededores. Allen, que estaba parado a un lado, entrecerró los ojos lentamente con su acto frívolo desapareciendo.

La brisa nocturna se sentía cada vez más cálida y húmeda. Incluso después de ver a través de la posición del escuadrón, Kousuke todavía no mostró ni siquiera una pizca de agitación; sus manos todavía estaban dentro de sus bolsillos con compostura. Entonces dijo.

“Lo diré una vez más, ¿está bien? No se puede confiar en ti. Y entonces, en esta lucha de tres vías, se puede confiar en el enemigo del enemigo más que en ti. Después de todo, esa pista de Kimberly es correcta. El bastardo de mierda que se infiltró en el edificio de investigación y arrastró a las personas importante de esta niña a la muerte, es el Sr. K de allí. Justo ahora, dijo que ya había fallado continuamente”.

“… También dije esto antes. No hay necesidad de que haga algo como――”

“¿La charla sobre el motivo? Algo así no es importante. Si es una razón, entonces puedo imaginar muchas. Puede ser para usarlo como un arma, o para obtener ganancias, o debido a la decisión del país, o tal vez sea por tu propia codicia…”

La Jefa Magdanese vio a Kousuke por un momento. Y entonces, de repente levantó la mano.

Justo después de eso, los miembros del escuadrón especial mostraron sus figuras de una vez. Los cañones de sus ametralladoras que podían disparar en automático estaban dirigidos a Kousuke. Al mismo tiempo, la Jefa Magdanese dio una orden a través del comunicador en su collar. Su comando era traer a las personas de la familia Grant aquí.

“En pos de proteger el gran barco que es el país, hay momentos en que el mal es necesario. Hay opositores contra los cuales la ley o las negociaciones no pueden hacer nada, y, aun así, todavía hay que hacer algo contra ellos para proteger el gran barco que es el país. La encarnación de ese mal necesario es la Agencia JD, este Sr. K. {Berserk} también es así”.

La mirada de la Jefa Magdanese se fijó en Emily.

“Me pregunto si sabes cuánto personal, cuántos soldados mueren en l batalla contra los terroristas cada año. Si podemos convertir a terroristas capturados en monstruos locos para enviarlos como sustitutos de esas nobles personas… cuán útil sería eso. ¿Cómo podemos salvar las nobles vidas de nuestro país sin pagar sacrificios? Sin embargo, seguramente la Doctora Grant no podrá entender eso”.

“¿Es por eso que intentaste robar el {Berserk} mientras la haces crear el antídoto?”

“Correcto. Debido a que la Doctora Grant parece odiar el {Berserk}, existe la posibilidad de que cree algún tipo de error en los datos a través del proceso de investigación del antídoto. Es necesario asegurar la sustancia original. Es necesario tener a la mano el antídoto que la chica crea voluntariamente y el {Berserk} inalterado. Entonces, si la chica se deshace del {Berserk} por su cuenta, podemos avanzar en la mejora de la droga nosotros mismos utilizando los datos robados”.

Pero, incluso esa farsa terminaría aquí. Ahora, obligarían a Emily a mejorar el {Berserk} por el bien del país. En lugar de hacer un antídoto, deberá hacer la droga de control para {Berserk}. Y entonces, lo que se utilizaría para motivar a Emily será su familia que fue tomada como rehenes.

La cara de Emily se puso pálida. Debe estar imaginando el futuro donde {Berserk} es utilizado como arma. Y entonces, también se imaginó otra cosa al mismo tiempo. La razón por la cual la Jefa Magdanese estaba empezando a hablar así.

La mirada de la Jefa Magdanese volvió a Kousuke como para demostrar eso.

“Esto también es un mal necesario. Sabes demasiado sobre este caso. Esto es incomparable con algo así como chismes sobre una organización estatal que no existe. Será un poco problemático si hablas de {Berserk} con los medios que actualmente están calentados. El costo de dejarse llevar por un chico conoce chica así es muy caro. Esta vez, ya no puedes ser un Retornado, ¿sabes?”

“¡Huye, Kousuke! ¡Lo siento! ¡Lamento arrastrarte a esto! ¡Huye rápidamente!”

“Kousuke-san… mis disculpas”.

Emily gritó. Incluso mientras entendía que ya era imposible, aun así, no pudo evitar gritar. Vanessa intentó correr de inmediato, pero vio las luces rojas de los punteros láseres bañando su cuerpo y su movimiento se detuvo por reflejo. Y entonces, cuando vio a Kousuke, que estaba cubierto de forma similar con puntos rojos de la muerte al igual que ella, pronunció su disculpa con una expresión coloreada por el arrepentimiento y la culpa.

Viendo a ambas estando así, Kousuke, que tenía la muerte empujada contra él, estaba:

“No te preocupes tanto por eso. Se los dije cierto, no soy el Sr. K, pero… Soy la Mano Derecha del Rey Demonio”.

La cara de Kousuke no se podía ver. Su rostro que estaba ligeramente hacia abajo estaba oculto por sus mechones. Así, incluso parecía que lo asaltaba el miedo por el destino que le esperaba después de esto, en el que se derrumbaría en cualquier momento. Pero, incluso mientras se veía así, su voz que habló con Emily y Vanessa resonó agradablemente como una suave brisa.

Y luego, al escuchar a Kousuke decir algo así como la Mano Derecha del Rey Demonio ahora que los eventos habían llegado a este punto, la Jefa Magdanese suspiró pensando que se trataba de un niño lamentable que vivía en un mundo de ilusiones mientras estaba a punto de dar la señal para la ejecución.

“Hey, Jefa-san”.

Su atención se desvió un momento por que Kousuke se dirigió a ella. Y entonces, se dio cuenta de cómo sus propios brazos tenían la piel de gallina sin que lo notara. Hacia la Jefa Magdanese que sentía dudas sobre su propio estado, esas palabras la alcanzaron suavemente.

――La familia de Emily, ¿todavía no han llegado?

Sintiéndose desconcertada, la Jefa Magdanesa habló por su comunicador y preguntó qué estaban haciendo sus hombres. “zaa- zaa-”, después de escuchar con atención el sonido chirriante de la conexión que se sentía excesivamente espeluznante por alguna razón, una voz imposible respondió.

「Justo ahora, renunciaron a su deber. Para la Jefa que tiene negocios con ellos, repita su vida desde el principio después del pitido. 」

Entendió incluso a través de la conexión. Esa voz era inequívocamente la voz de la persona que había estado hablando con ella hasta ahora. Fue imposible. ¿Cómo podría la voz del joven que estaba aquí en este lugar venir del dispositivo de comunicación del personal que envió para vigilar a la familia Grant?

No podía comprenderlo. Un escalofrío le subía por la espalda como un gusano. La Jefa Magdanese levantaba lentamente la mirada de del comunicador en su collar mientras sentía terror, y entonces, lo vio.

Con su expresión aún oculta por sus mechones, solo la boca de Kousuke se estaba dividiendo aaaampliamente. Era como si estuviera viendo la luna creciente que brillaba en el cielo de esta noche.

“Ustedes perros del estado que cantan las alabanzas de un mal necesario. ¿Están preparados? ¿Están resueltos? Si no, entonces mejor dense prisa. El abismo ya está aquí”.

La Jefa Magdanese sentía un terror que era como una tinta negra que pintaba toda su conciencia mientras balanceaba su brazo medio inconscientemente.

Sucedió al mismo tiempo con la aparición de “ese tipo”.

“Ahora, es hora del show”.


Autor: Muchas gracias por leer esto cada vez.

Muchas gracias también por los pensamientos, opiniones e informes sobre errores ortográficos y palabras omitidas.

Viene, ese tipo, esta viniendooo.

La próxima actualización está prevista para las 6 PM del sábado de la próxima semana también.

Ex: Estuve emocionado todo el capítulo, pero me resulto muy doloroso traducir el malentendido de Vanessa y cuando se creían superiores, esa clase de momentos me son muy incómodos por lo patético que terminan después de decir todas esas cosas, pero valió la pena aguantarlo porque ahora, el Lord ha llegado, aunque no para ustedes, en su caso tienen que esperar al lunes.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s